Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.428 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.641 Miembros | 17.595 Autores | 86.160 Relatos 
Fecha: 11-Abr-13 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Karin, mi hermana y mi profesora. Lección 5

El TiTi
Accesos: 10.616
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 15 min. ]
 -   + 
Continuan las aventuras entre Karin y Yuri aunque tal vez este podria ser el inicio de un triste final... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Se recomienda leer los capitulos anteriores para mejor comprensión de la historia:

Capitulo.1: http://www.todorelatos.com/relato/85196/

Capitulo.2: http://www.todorelatos.com/relato/85309/

Capitulo.3: http://www.todorelatos.com/relato/86056/

Capitulo.4: http://www.todorelatos.com/relato/87720/

Capitulo.5: http://www.todorelatos.com/relato/96800/

----------------------------------------------------

El día se había pasado volando entre risas y juegos, aquella experiencia que había tenido que Karin y la prima Liz fue algo que difícilmente se le borraría de la memoria a una persona y aunque Liz era una chica muy especial jamás podría superar lo que sentía por Karin.

Aquellos días en que tuvimos nuestra intimidad alejados de cualquier mirada adulta nos la pasamos principalmente follando como unos animales, debo decir que me agradaba ver la cara de celos que ponía mi hermana cada vez que me concentraba en Liz.

El tiempo corrió hasta que llego el día en que la prima se tuvo que ir y nosotros a limpiar el tremendo desastre a lo que llamamos “Casa” pues prácticamente apenas parábamos el desenfreno solo para ir al baño, comer comida rápida y dormir.

-Karin, prométeme que me prestaras a este macho de vez en cuando-Suspiro-

-Ya veremos Liz…

Le pude ver a la muy puta una cara de felicidad y satisfacción porque ya ella se iría y nos dejaría solos a nosotros.

-Yuri, escápate de vez en cuando a visitarme, veo que tu ama no te dejaría ir voluntariamente.

-No prometo nada, soy un hombre dominado-le guiñe un ojo-.

-Liz, ya llego el taxi

-Hay Dios… que aguafiestas. Nos vemos!

Antes de irse como si quisiera provocar el enojo de Karin, se acerco a mí y me pego un gran beso al tiempo en que agarraba mi paquete. Ella cuando vio la tremenda bronca que le esperaba, me soltó y salió a la huida hasta que se subió al taxi y se perdió en el horizonte.

-Me recuerdas que la debo de asesinar…

-No te pongas así, sabes que yo te amo a ti.

-Seguro se lo dices a todas.

-No se lo dije a Liz, no?

-Eres molesto a veces-dijo riéndose-.

-Sabes, todavía nos quedan unas cuantas horas antes de que nuestros padres lleguen, quieres divertirte un poco más?

-Tú no te cansas?

-Si es contigo, difícilmente pueda cansarme.

Tome a Karin de la cintura y la acerque a mi cuerpo, ella rodeo mi cuello con sus brazos y así fue como nos fusionamos en un gran beso apasionado. Juntábamos nuestras lenguas como si esa fuera la ultima vez que pudiésemos demostrarnos el amor que sentíamos el uno al otro.

-Creo que mejor deberíamos entrar y seguir la acción adentro. No vaya a ser que algún vecino nos mire y le cuente a los viejos.

-Tienes razón, a mama le daría un infarto

Así fue que llego ese maldito pensamiento amargo a mi cabeza, ese pensamiento que me decía que aunque fuera la mujer que mas amara, ella seguía siendo mi hermana y lamentablemente ni nuestros padres aceptarían nuestra unión.

-Que paso Yuri? por que tienes esa cara?

-Estaba pensando Karin, de verdad esto que hacemos está bien. Yo a ti te amo pero no sé si esto será algo correcto.

-Entiendo lo que sientes -Sonrió- Ya veras, te convenceré de que lo que estamos haciendo no es nada malo.

Ella tomo mi mano y me condujo hasta la casa. Una vez dentro, cerró la puerta y me llevo a mi habitación. Ella tomo mi cara y me miro fijamente a los ojos con aquellos ojos que tanto me gustaban. Aquellos ojos que podían ver mi alma, corromperme y hacerme hacer lo que su portadora quisiera.

-Yuri -se sonrojo- Bésame.

La tome y la pegue a mi cuerpo, acaricie con la palma de mi mano su rostro y nos besamos. Aquel beso no fue un beso pasional, fue uno tierno y con cariño. Karin se había empezado a quitar la blusa hasta quedar en un bracier azul. Ella tomo mi camiseta, lentamente me la quito. Con sus manos empezó a recorrer mi pecho y abdomen al mismo tiempo que lo besaba en línea recta hasta llegar a mi short.

Desabrocho mi cinturón y me lo quito. Me desabotono el short, bajo la cremallera y de un tirón lo bajo completamente. Sobresalía un gran bulto en mi ropa interior ya que mi verga ya había estado parada desde hacía mucho tiempo.

Karin le dio un beso a mi glande hasta que la levante y la tire en mi cama. La lujuria se había apoderado totalmente de mí…

Le quite lo que le quedaba de ropa hasta que quedo totalmente desnuda frente a mi aquella diosa.

-Karin, que diosa fuiste en tu otra vida?

Lo primero que ataque fueron sus pezones rosados, empecé a chuparlos con mucha fuerza, ella no podía hacer más que gemir del placer que le daba ya que ella los tenía muy sensibles. Me divertía como un bebe entre sus montañas y ella por su parte me acariciaba el pelo.

Con mis dedos explore su piel, hasta que llegue a su clítoris, ella chillaba cada vez más fuerte.

-Ahh Yurihh!-Gemía- Ya no aguanto más!!! Métemelo!

-Pero, todavía no estás totalmente mojada. Te podría doler

-No importa, quiero sentir secamente como tu miembro me penetra hasta el fondo. Quiero sentir como centímetro a centímetro nos convertimos en uno solo.

Abrí sus piernas lo más que pude y me puse en dirección para poder hacer su deseo realidad. Tome mi miembro con firmeza y lo dirigí hasta la entrada de su vagina. Lentamente lo fui metiendo, su cara tomo mil formas distintas al sentir como entraba en ella hasta que ya todo mi miembro estuvo dentro de ella.

-Umm, que rico Yuri.

Empecé a moverme lentamente y paulatinamente aumentaba la velocidad a medida que sentía que Karin se sentía más a gusto y también porque sentía como se hacía más fácil penetrarla.

-Ahh, siii Yurihh.

Ella era increíble, ese sentimiento de ternura y calor que irradiaba su interior hacia que me calmara y aumentara mi placer. Esa sensación que me hacía sentir como si no hubiese ningún problema, esa sensación de seguridad que ella me daba me hacia cambiar de idea pues si esto fuese malo, por que existiría?

-Karin, a este paso no creo que pueda aguantar más tiempo. En cualquier momento creo que me correré.

-No hay problemaaaa Yurihhhh-Grito-Termina dentro de mí! Quiero sentir hasta la más mínima gota de leche tuya dentro de mí.

Aguante lo más que pude hasta que ya no pude más y con toda mi fuerza empecé a vertir mi leche dentro de ella, sentí como cada chorro le chocaba en las paredes de su interior. Retire mi miembro y caí sin fuerza a un lado de mi cama.

-Dios Karin, ha sido increíble.

-Para que veas que ninguna otra como yo podrá complacerte tanto.

-Hahahahaha, creo que tienes razón con relación a lo que hacemos, no puede haber placeres tan grandes en la vida si fuese algo malo.

Ella solo sonrio.

De repente Karin y yo empezamos a escuchar ruidos de motor como si un vehículo se estuviera aparcando cerca de la casa.

-Mierda! -Grite- Llegaron antes de lo planeado, corre y vístete rápido

Tanto ella como yo nos vestimos tan rápido como pudimos mientras escuchábamos como la puerta se abría y  nuestros padres empezaban a dar pasos hasta llegar a la habitación. Vi como lentamente la perilla de la puerta se movía hasta que se la puerta se abría.

-Se puede saber qué diablos estaban haciendo ustedes dos todo este tiempo?! –Gritaba mama-.

-Ni saludar puedes mama… -decía Karin-.

-Dios mío!- suspiraba mama- esta casa está hecha un chiquero. Pareciera como un grupo de burros, animales, perros, yeguas, vacas caminantes hubiesen estado viviendo en este lugar! No podían limpiarlo un poco?!

-Tal vez mama pero es que llegaron antes de lo previsto. Yuri y yo hicimos un trato como buenos hermanos para cooperar en la limpieza.

-Está bien, solo limpien todo esto.

Nos habíamos salvado por los pelos de que nuestros padres nos hubiesen agarrado in fraganti en uno de nuestros encuentros pasionales.

-Por los pelos Karin...

-Si, por poco.

Me puse inmediatamente a hacer verdad la mentira que había dicho ella hasta que me empecé a reír pues me di cuenta de que ella en su rapidez de empezar a vestirse no se había puesto ropa interior.

-No te rías tarado que a poco no te gusta lo que ves.

En el transcurso de esos tres días habíamos hecho un desastre tan grande que me espante pues pensé que no terminaríamos nunca. Mientras lo hacíamos, ella y yo jugábamos juntos y nos reíamos por lo que la limpieza fue más un gusto y el tiempo paso más rápido que de costumbre.

Desde ese momento pasaron varias semanas en la que ponía todos los conocimientos y experiencias que me daban las lecciones para complacer cada vez más a mi hermana. Los encuentros eran cada vez más difíciles y arriesgados pues al vernos tan apegados nuestros padres empezaban a sospechar sobre si estábamos tramando algo por lo que tuvimos que limitarnos un poco y eso para mí era muy difícil ya que me era imposible no demostrar mucho amor a aquella mujer que me daba los mejores momentos que pudiera tener.

-Yuri sabes, estuve pensando en tu nueva lección.

-Hahahahaha, aun te queda algo por enseñarme?

-Ahora te crees el machito que sabe más que la maestra y siempre tiene una A+?

-Para nada, A+ solo lo tiene Dios, A- el maestro y B+ el alumno.

-Buen Chico.

-Entonces, que tienes pensado? No creo que nuestros viejos se fueran a ir de la casa si ya hace poco tomaron uno y tampoco creo que con el poco tiempo que tenemos para follar seas una narcotraficante o tengas un árbol del dinero para tener tanto dinero.

-No es exactamente eso a lo que tenía planeado…

-Entonces?

- Ya que no tenemos forma de que nuestros padres se larguen de la casa por unos días, estaba pensando en que nosotros deberíamos ser quienes nos fuéramos.

Siempre he pensado que a Karin le faltaba un tornillo pero nunca pensé que su locura llegara a tanto…

-A ver, y como podremos lograr tu magnífica idea?

-El próximo fin de semana, mi clase tiene un viaje a un sitio apartado de la ciudad en el que nos podremos divertir, estar entre nosotros y unirnos como grupo con toda la mierda que ellos promocionan y que nunca funciona. Entonces quería ir pero al momento de preguntarle a papa el me respondió con un rotundo no…

-Si ya te dijo que no, entonces como iremos?

-Esta es la parte divertida, el me dijo que la única manera en que el me dejara ir es que tú me acompañaras. Cuando escuche eso me reí en mis adentros y con mucho enojo dije que te convencería.

-Esto tiene que ser broma entonces papa nos está facilitando todo sin saberlo.

-Entonces, quieres ir? –me dijo enojada-.

-Tengo de otra? –dije también enojado siguiéndole el juego-.

 Como si fuese viento, la semana paso volando hasta que llego ese fin de semana. Mi padre nos miraba con cara de asombro como preguntándose en sus adentros “Que diablos abra hecho Karin para convencer a Yuri?”. Ellos nos llevaron a la estación en donde se encontraban los compañeros de Karin.

-Hijo, cuida bien a tu hermana. Que ningún idiota tome provecho de ella, si sabes a lo que me refiero.

-Está bien papa, el único que tomara provecho de ella soy yo. Hahahahah!

-Confió en eso hijo mío.

Subimos al Bus y lo primero que pude notar fue lo horrible que era su grupo. Puedo decir que apenas 3 o 4 chicas eran casi tan bonitas como Karin y aunque no sea gay podía decir que realmente no valían la pena los varones y para que un hombre opine sobre la apariencia de otro… Bueno.

-Que clase tan interesante tienes…

-Cállate que me es difícil todos los días.

Acomodamos las maletas en sus respectivos lugares, nos sentamos en nuestros asientos y así el autobús empezó a andar. Me di cuenta que en todo este tiempo, jamás había conocido alguna amiga de Karin. Para mí, todos eran extraños y extrañas.

-Dios mío Karin! –dijo una chica- Quien es ese tío? tu hermano?

-Hahahahaha, no digas tonterías Celia. Este es mi novio, Pedro Santana.

-Pedro, esta es Celia. Ella es mi mejor amiga.

-Encantado –Sonreí-.

-No lo puedo creer, como tu viejo te dejo traerlo a este viaje?!

-Les dije que él no me haría nada y que es inofensivo.

-Pedro, en donde te tenía escondido esta tía todo este tiempo. Jamás he escuchado algo de ti. Solo oigo hablar de su hermano Yuri.

-Sí, me imagino que él es un gran tipo como para que ella se olvide de mi por su hermano.

Durante todo el viaje Karin, Celia y yo estuvimos hablando de trivialidades y chismes. Principalmente estuvimos hablando de los problemas que existían en la clase, en especial sobre lo desastrosa que es la vida amorosa y sexual que tenían. En muchas ocasiones Celia se me había insinuado disimuladamente.

Después de casi cuatro horas de viajes finalmente habíamos llegado a nuestro destino, una gran finca acondicionada principalmente para esa clase de actividades en grupo. Había dos dormitorios, uno para hombres y otros para mujeres por lo que Karin y yo no tuvimos más opción que separarnos por el momento hasta que ella me dijera de qué trataba su nueva lección.

Después de instalarnos y presentarnos todos lo que estábamos presentes, todos nos fuimos hacia la piscina para calmar un poco el calor que hacía. Cuando llegamos, las mujeres empezaron a quitarse la ropa para mostrar cómo se veían sus figuras y aunque la gran mayoría le hacía daño a mi vista había otras que tenían un cuerpo de infarto. Entre ese grupo que daban ganas de babear estaba mi hermana mostrando su cuerpo con un bikini rosado y Celia con un bikini rojo.

Celia es una chica de tez morena, pelo negro, cara tierna y una gran sonrisa Colgate. Aunque ella no tuviese un gran cuerpo ni voluptuoso estaba muy en forma.

Todos nos metimos en la piscina a pasar un buen rato y a mojarnos hasta iniciar una guerra de agua. De una paz habíamos pasado a una guerra bestial en el que se podía ver como el agua estaba volando por todas partes. Al terminar, el pelo y las cosas de Karin se habían mojado totalmente.

-Mierda Pedro, no tengo Toalla para poder secarme. Podrías traerme una por favor?

-Claro Karin

En ese momento, ambos nos dimos un beso. Ese fue el primer beso que nos habíamos dado frente a un público.

-Están en mi habitación, ve con Celia que te acompañe para que la localices más rápido.

-Celia, vienes conmigo a buscar algo?

-Claro Pedro!

El camino hacia el dormitorio era un poco largo y en todo el trayecto, hablamos de distintos temas en común como la música que nos gusta o las series de televisión que a ambos nos gustan.

Después de unos quince minutos caminando pudimos llegar al dormitorio. Entramos a la habitación de Karin y rebuscamos entre sus cosas hasta que encontramos lo que buscábamos.

-La encontré Celia.

-Que bien, yo también encontré algo que quiero.

De repente sentí como ella me daba la vuelta y me robaba un beso del cual en un principio coopere con él y luego me aleje de ella.

-Pero qué diablos?! Recuerda que soy el novio de Karin, tu mejor amiga.

-Olvida a Karin unos minutos y vamos a divertirnos juntos.

Ella me beso de nuevo pero esta vez ya no puse impedimentos, solo me deje llevar por la pasión y lujuria. Nuestras lenguas se entrelazaron la una a la otra, nuestras respiraciones se hacían cada vez mas rápidas y profundas.

Celia me comenzó a pasar las manos por mi pecho desnudo. Yo le desate por detrás su bikini rojo y tomaba una de sus tetas. Bese su cuello mientras bajaba lentamente por su cuerpo hasta llegar a su pecho. Aunque no eran tan grandes como los de Karin, tenían un buen tamaño y eran bastantes firmes.

-Oh Yurih –gemía-.

Chupaba y lamia aquellos pezones negros con gula mientras los masajeaba y jalaba con suavidad. La acosté en su cama. De un tirón le quite la parte inferior de su bikini para así ver una vulva totalmente depilada. Acariciaba su clítoris y la besaba con mucha violencia y sus gemidos aumentaban cada vez más

Me quite mi traje de baño dejando en el aire una gran erección que llevaba desde hacía un rato. Ella sin yo decirle nada tomo mi miembro y lentamente me masturbo mientras chupaba mi glande. Ella me jugueteaba con su lengua mientras succionaba fuertemente. Su cabeza cobraba más velocidad en su movimiento de vaivén.

-Umm, Celiaaa!

Cuando sentí que me estaba a punto de correr la pare para cambiar de postura y tomar un poco de aire. Ella se coloco en forma de perrito y abrió bien sus piernas.

-Hazme sentir como una perra Pedro.

Sin perder ni un segundo más le metí mi miembro con todo y huevos hasta el fondo, ella soltó  un gran grito y así fue como empecé a bombear con todo lo que tenía. En un principio ella solo se quejaba pero pasados algunos minutos solo se podían escuchar los  gemidos de placer.

-Mas rápido Pedroo, mas!.

Levante a Celia y coloque su frente contra una pared mientras la seguía bombeando. Cuando sentí que ya me estaba por ir, se lo avise a lo que ella me dijo que me corriera en donde quisiera. Aunque con mucho gusto me hubiese gustado correrme dentro de ella, ella no es Karin y fácilmente quedaba embarazada y me buscaba el verdadero lio así que preferí correrme en su culo.

-Celiaa, aquí voy!

En el último segundo saque mi miembro de dentro de ella y solté toda mi leche en sus nalgas, ella cuando vio que había terminado de tirar hasta la mas mínima gota tomo un poco con un dedo y la probo; El resto ella se lo froto como si fuera crema en su culo.

-Que te ha parecido Pedro?

-De otro planeta Celia.

Me dije a mi mismo que probablemente esta sería la quinta lección: Ser infiel y luego me sentí miserable por haberle hecho eso a Karin.

Antes de salir nos dimos un último beso y cada uno tomamos direcciones distintas. Empecé mi caminata exhaustiva hasta llegar a la piscina.

-Dios Pedro, pero cuanto tiempo te tardaste en buscar una simple toalla. De tanto que te tardaste ya no la necesito porque el sol ya me seco.

-Es que la escondiste muy bien sabes…

-Y Celia?

-Se fue para otro lado… Supongo que quería comer o algo.

-Bueno, está bien… Creo.

Al final nos la pasamos ese fin de semana sin tomar ninguna lección nueva, solo follando como siempre. Supongo que Karin solo uso como excusa el hecho de una nueva lección solo para poder pasar un rato conmigo  a solas. Durante todo el tiempo me sentí como una mierda por haberla engañado y no atreverme a decirle nada. Sé que esto me causara problemas en un futuro…

Supongo que la quinta lección es: Ser infiel… Por desgracia…

--------------------------------------------------------

Nota del Autor:

Siento no haber podido escribir en tanto tiempo, los deberes realmente me absorben y realmente ya tenía mucho tiempo tarde la nueva lección. Cualquier crítica o comentario será bien recibido. El que desee enviarme alguna otra información me puede mandar un correo a mi E-mail: Eltiti_TD@hotmail.com . Muchísimas gracias por leer mi relato!



© El TiTi

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (4)
\"Ver  Perfil y más Relatos de El TiTi
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)