Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 9.104 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.311 Miembros | 19.391 Autores | 98.535 Relatos 
Fecha: 10-Mar-14 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

De timido a golfo 8- Por la familia

ryutora
Accesos: 18.322
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 11 min. ]
 -   + 
Fernando es despertado por un sueño y recibirá un "buen trato" Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Abrí los ojos para encontrarme otra vez en aquel espacio oscuro, mi mente pensé, volvió también el sonido de la moto, que de nuevo, salió de la oscuridad directamente hacia mí, cerré los ojos antes de que me arrollara, oí una voz gritando mi nombre, luego un sollozo, cuando volví a abrirlos me topé con unos ojos grises… Sasha… ella susurro algo que oí perfectamente, “aguanta, te daré mas besos luego, te quiero”

Una sensación electrizante me hizo abrir los ojos, sobresaltado. Oí un gemido a mi lado y ahí dirigí mis ojos, alarmado, mientras trataba de incorporarme. Era Paula, con mi polla entre sus labios, mirándome igual de alarmada. Durante unos segundos nos miramos y yo no fui capaz de comprender nada.

-¿Qué hora es? –fue lo único que pude articular.

Ella se encogió de hombros y se sacó mi pene de la boca.

-¿Estás bien? –me preguntó, confusa.

Yo fruncí el ceño, estaba desorientado, Sasha…. De golpe, como si algunos de mis sentidos empezasen a funcionar con retraso, sentí lo dura que tenía la polla. La sensación de alarma despareció: No pasaba nada malo, era solo que me había despertado de golpe.

-¿Sigo? –me preguntó.

Yo le dije que si con la mano y ella se puso a lo suyo. Me sentía muy cansado, más bien mi mente era la agotada. Tal vez ese fuese el problema, me había pillado en la parte más profunda del sueño en vez de a punto de emerger. Tampoco era como para quejarse, la verdad. La sensación era muy agradable hasta que Me incorporé, de nuevo alarmado.

-¿Y Diego? –inquirí. Me había olvidado de él.

Ella señaló la puerta de la habitación, convenientemente cerrada.

-¿Por qué lo haces?-dije pesadamente- si diego….

-shhh… solo disfruta –dijo sensualmente

Paula  colocó su mano sobre mi vientre y me empujó para que me volviese a tumbar, mientras que con un movimiento brusco se introdujo mi polla hasta el fondo de la garganta. Me estremecí y me dejé caer pesadamente, ¡Coño, estaba disfrutando de una mamada! En mi defensa diré que aún a día de hoy no se me ocurre un momento en el que me apeteciese menos levantarme.

Ella  intentó acelerarse, pero yo le hice un gesto con la mano para que fuese con calma. Oí su resoplido frustrado, ella estaba perfectamente descansada y lo que quería era que le diera caña, pero yo no estaba para darle sexo salvaje. Continuó con el ritmo pausado: era una gozada, la verdad.

- joder eres una experta– dije entre jadeos

No la miré porque estaba con los ojos cerrados, pero estoy seguro de que sonrió. Empezó a chupármela con violencia, me costaba creer que fuera capaz de forzarse tanto sin que fuese yo quien llevase el ritmo. No aguanté ni un minuto, me corrí en su boca tan ricamente y se redobló mi cansancio.

-te quedas a almorzar-pregunto mientras me  besaba, yo me que tieso- jiji... supongo que quieres un porque a lo de ayer y esta chupadita -asentí- como sabes Diego y yo hemos vuelto, yo le dije que le daba otra oportunidad si cumplía mi fantasía, un trio- respire aliviado solo me faltaba que ella quisiese mas

-Así que era eso…pues encantado de ayudar a mi amigo-dije mientras me vestirme – ¿y la mamada?

-un extra, ayer follaste excelente – dijo juguetona, yo sonreí

Desayune con la parejita que enseguida se acaramelo, sabiendo que mi labor terminó me fui para casa, esperando que Amelia estuviera ya en casa y enseñarle el video para pedirle un precio por mi silencio, un estriptis, una paja o quizá una mamada ¡Dios! Estaba excitadísimo.

Entre en casa, olía a huevos fritos, encontré a mama en la cocina haciendo el desayuno y a papa sentado ojeando el diario

-hola familia –dije alegremente

-hola cielo, no has dormido aquí ¿verdad? – dijo mama esperando explicaciones

-es que después de la uni fuimos a casa de diego y jugando a la consola, se hizo tarde- dije tranquilamente, tampoco mentía, diego y yo jugamos, pero la consola era Paula

-entonces, ¿porque hueles a perfume?- dijo entrecerrando los ojos, mierda, ¿tanto huele?- no será que...

-Catalina, mujer no le agobies, está en esa edad…-dijo papa abogando por mí, le mire dando gracias

-ya, pero entiende que por ahí hay mucha lagarta y…-no acabo de hablar, porque papa en un rápido movimiento la beso tiernamente- jiji para hombre

Y así empezaron a darse carantoñas como adolescentes, eso me alegro y por un momento dude de todo, si con mi osadía de chantajear a Amelia rompiera esta familia… porque pensar en mi hermana me ponía a mil pero  sinceramente no sabía si valía la pena sacrificar esta felicidad por mi calentura…

Mientras mis padres seguían a lo suyo subí a mi habitación, con idea de encontrar a Sasha, mi querida prima

entre en la red social y accedí a mi cuenta, muchos mensajes ya que hacia siglos que no me conectaba, los leí por encima, había uno de Dominique diciendo que en navidades volvería a casa de su prima y que ella estaba dispuesta para la “acción”, otro de diego agradeciendo que no me cabreara por lo de ayer y otro sorprendente de Lara diciendo que sabía sobre la pelea con Claudia y,  insinuando que yo era libre y ella también, podíamos acabar lo empezado, me hizo gracia la chica estaba buena pero tampoco me atraía tanto

Después de leer los mensajes, me centre en buscar a Sasha para contactar con ella ya que el sueño despertó mi curiosidad, ¿el te quiero era simplemente filial? Podría ser pero y eso de “te daré más besos” bueno todo se reducía a Sasha, así que empecé

Primero puse su nombre, obviamente salieron miles de resultados, entonces probé el nombre y el primer apellido, se simplifico ahora solo aparecieron cien…genial pensé, luego me golpee la frente, era tonto, ¡había filtro para buscar bien! Así que por ultimo puse: su nombre, sus dos apellidos y el filtro en EE.UU. y clique, bien ahora solo eran tres.

La primera era castaña pero de ojos café, la segunda morena de ojos verdes bastante guapa, no pude evitar pensar en cierta pelirroja ¿Cómo estaría?

Menee la cabeza, ahora no tocaba eso, mire la pantalla, ¡era ella! El pelo algo más rubio pero reconozco esos lindos ojos de un azul tan claro que eran grises, en la foto salía de lado apoyada en una pared formando una sensual pose, llevaba una chaqueta azul cielo abierta dejando ver su escote y vaya escote, estaba seguro que era el sujetador más apretado del mundo vaya par de pechos, eso que con 15 años estaba preocupada porque incluso Amelia dos años menor tenía más pecho, ja, como cambiaba, hice clic para agregarla, estuve tentado a dedicarle una buena faena pero entonces vi que ya había aceptado mi solicitud.

Estuve unos minutos mirando la pantalla, los dedos en el teclado y sudando, no sé si por las ansias de aclarar aquello que me atormentaba o por la excitación que había provocado la foto, pero estaba bastante nervioso, así que conté hasta tres y escribí

Fernando: hola jajaja ¿me conoces?- la espera se me hizo larga

Sasha: ¿?¿?

Fernando: mira que no reconocer a tu primo favorito…

Sasha: Fer!! Que ilusión!!

Fernando: ya era hora chica o debería decir mujer

Sasha: si, esque no esperaba que fueras tú… como estas?

Así empezamos una larga conversación, ya que 3 años daban mucho de sí, me conto que sus primeros días en América fueron durísimos, porque su inglés era muy malo y estuvo triste unos meses, pero en cuanto empezó a defenderse con el idioma hizo buenas amigas y algún noviete,  pero nada serio, y pues yo todo mi lio amoroso, mi indecisión entre ser libre de cualquier relación, esperar a que Maura tuviera problemas con su novio como diego decía o aclarar algo con Claudia

Sasha: ay que primo tengo…

Fernando: ya

Sasha: mira, lo mejor que puedes hacer es hablar con Claudia

Fernando: ¿pero qué le digo?

Sasha: Fer… tienes que tener confianza en ti mismo y no pensar que todo debería estar amoldado a ti, hazlo tú mismo

Fernando: si tienes razón pero…

Sasha: yo te apoyare aunque sea de lejos

Fernando: gracias, tengo algo que preguntar

Sasha: dime

Fernando: veras resulta que recordé todo sobre el accidente

Sasha: todo… TODO? Incluso lo nuestro?

Fernando: como imaginaba… pero… nos gustábamos?

Sasha: bueno a mí un poco si…:$

Fernando: entonces yo...

Sasha: te explico… tu y yo siempre nos tuvimos mucho cariño y a aquella edad se tiene curiosidad pero no era amor, más bien experimentamos cosas

Fernando: entonces no era rollo incesto

Sasha: jajaja que imaginabas pervertido!!

Fernando: joder, entiéndeme… todos mis recuerdos vienen de pedazo en pedazo y los relacionados contigo… son para malpensar

Sasha: bueno había besos y algún toqueteo pero nada más

Fernando: gracias otra vez, por cierto tengo otra pregunta

Sasha: suéltalo

Fernando: supongo que ya no tienes complejo por estar plana jajaja

Sasha: tonto… pues ya no

Fernando: no si ya veo

Sasha: te gustan mis tetas…primito?’

Fernando: están para apretarlas

Sasha: pues pídele a Claudia que te deje las suyas

Fernando: ja ja… graciosilla

Sasha: bueno Fer, me ha encantado hablar contigo, ahora debo irme mantenme informada

Fernando: de acuerdo adiós guapa

Cerré sesión y me tire sobre la cama, mientras mi mente divagaba en mi conversación con Sasha, realmente hizo darme cuenta que siempre culpaba al mundo por no ser perfecto pero ¿ay algo perfecto en este mundo? Supongo que eso hace la vida entretenida, la esperanza, la ilusión, el amor… si el mundo fuera perfecto no existirían esos sentimientos tan crueles abecés pero necesarios.

Entonces escuche la puerta principal abrirse, era Amelia, mi respiración se aceleró, había llegado la hora, mientras bajaba escalón tras escalón pensaba en que pedirle a cambio de mi silencio, todo me excitaba tanto pero me decidí por una y entre en la cocina donde mi hermana calentaba la comida que dejo mama

Llevaba el pelo recogido y un vestido de verano rojo que marcaba su apretado trasero que movía inconscientemente mientras esperaba el microondas, juro que en aquel momento tuve que controlarme para no agarrarla por la cintura y pegar mí ya palpitante miembro a ella

-hola hermanita-dije mientras me sentaba, ella se sobresalto

-joder, Fernando que susto-dijo poniéndose la mano en el pecho

- jajaja perdón, por cierto ¿cómo fue ayer?-pregunte para empezar todo

-pues bien aunque Claudia esta decaída… no entiendo porque ella dice estar bien pero…-dijo tristemente yo enmudecí… Claudia… ¿estará así por mí? No ahora no

- no te preocupes, seguro que está bien –dije quitando hierro al asunto- por cierto quiero que veas algo

-¿el qué? –pregunto alegremente

Mientras subimos las escaleras mi morbo aumentaba velozmente aún más cuando entramos en la habitación, le pedí que se sentara en mi cama, puse el portátil en su regazo y reproduci el video…

Cuando el video acabo se quedó callada, supongo que pensando qué hacer, decir y cómo.

-esto lo grabe antes de ayer cuando volví a casa-dije seriamente

-papa… el… ¿lo sabe?-dijo en un hilo de voz

-no pero lo hará… se lo enseñare y…-dije haciendo ver estar nervioso

-¡no! Si papa lo ve será terrible –dijo horrorizada

- bueno lo borrare por una paja-solté sin pudor,

-¿Cómo?-dijo confusa, mi última frase la había descolocado, decía entre líneas "házmela tú hermanita". Y ella lo entendió. Volvió a quedarse pensativa, parecía también algo molesta.

-¿y lo borraras?-dijo dudando

- en cuanto termines- dije poniendo la mano en el corazón

-solo una paja?-yo asentí -vale, date la vuelta-me sorprendió lo fácil que acepto, supongo que pensó que el precio por mi silencio era mejor que romper la familia, además solo era una paja. Por mi parte Fue oírle decir esas palabras y mi polla se levantó como lo hace un militar cuando tocan corneta por las mañanas.

Suavemente agarró con su mano derecha mi polla, me estremecí cuando noté su tacto...y comenzó a frotar su mano despacio, muy despacio. Yo cerré los ojos y me dispuse a disfrutar lo que había logrado, ¡que Amelia me hiciera una buena paja! Lo que no quería era correrme enseguida, porque al ser ella me daba mucho morbo así que disfrutaba como si fuera la primera.

Notaba el aliento de mi hermana detrás de mí. De pronto, además de pajearme con su mano derecha me empezó a sobar suavemente los huevos.

-Amelia, lo haces muy bien, ya casi.....más deprisa por favor- dije entre tanto placer.

Mi hermana aceleró el ritmo y no tardé en llegar al orgasmo........dejando salir una respiración fuerte y agitando mi cuerpo por los espasmos de ese placer.

-bórralo ¡ya!- ordeno ella

-vale, vale –dije aun con la polla chorreando

(Este fue el primer y ultimo encuentro con mi hermana, hasta la fecha no hubo resentimiento ni reproche)


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© ryutora

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de ryutora
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)