Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.304 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.367 Miembros | 19.165 Autores | 97.121 Relatos 
Fecha: 20-Ene-16 « Anterior | Siguiente » en Confesiones

Donde hay patrón no manda marinero

Susana
Accesos: 16.898
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
Me estuve masturbando cuando me vi interrumpida por el ruido del pomo abrirse, saque con sumo cuidado mis dedos de mi empapada y caliente vagina Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Donde hay patrón no manda marinero

Una de las normas de casa de mis padres es… “Donde hay patrón no manda marinero”, significado que él da que donde manda un padre no puede mandar un hijo, por lo que siendo su casa tengo que acatarse la decisión o decisiones oportunas que imponga, como autoridad que es. Sabeis una cosa, aun recuerdo el día en que presente en casa de mis padres rogándole volver, lógicamente no me hace falta pedírselo y menos volver a su casa. Pero tanto lo primero como lo segundo tiene su explicación, lo primero me refiero a quedarme en su casa por algo tan lógico por tener a alguien de apoyo emocionalmente, aun mas ante la llegada de estas fiestas tan familiares como es la navidad y la segunda, me refiero a que no haría falta quedarme en su casa porque tengo mi piso de soltera... si aun lo tengo. Porque os preguntareis, pues quizás porque me daba pena desprenderme de él, acabando este por alquilarlo ya sea por semanas o meses.

Como bien sabéis fue el sábado, sábado que tras mi infidelidad volví a casa… no precisamente avergonzada, pero si satisfecha. Donde pretendía enfrentarme a mi marido y el cual no estaba, mi móvil no tenia llamadas, ni mensajes y aun menos WhatsApp, tampoco pretendía yo llamarlo... cosa que él quizás pretendiera.

Como mente en su momento, llegue ir tras cerciorarme que no estaba... decidid ducharme, necesitaba una ducha para limpiarme y quitarme restos resecos que aun tenía en mi cuerpo... mmm!!!. Luego cogí una maleta y comencé a echar algunas cosas, obviamente no me lo he pensando dos veces. Me he marchado a casa de mis padres, pues mi intención es quedarme allí con la idea de reconsiderar mi matrimonio. La verdad que antes de coger  la puerta, llame a un amigo que es consejero matrimonial y mi abogado, cuyo consejo me dio no siendo otro que darnos tiempo, fue él quien me sugirió irme a casa de mis padres a reflexionar, valorando los pros y los contra.

Cuando llegue a casa de mis padres se sorprendieron más al verme con la maleta. Pero cuando más tarde les conté, fueron compresibles y me dieron todo su apoyo como padres que son, acabando por aceptar mi decisión, decisión que ha gustado más a mi padre que a nadie.

A lo largo del sábado no he tenido noticias de mi marido, quizás ya no quiera saber nada mas de mi o se siente tan mal con sigo mismo que se avergüence llamarme. Bueno yo de todas formas no he querido salir, aprovechando con hablar con mi madre como nunca he hablado, hemos tocado todos los temas e incluso el sexo. Confesándome que aun lo sigue haciendo a su edad, pues mi padre está muy fogoso. Según mi madre...

  • "Tu padre me está demostrando noche tras noche que se encuentra en su segunda juventud, llegando a pedir yo basta tras dos o más orgasmo, mientras él ha obtenido uno o a veces ninguno”, confiesa.

Esa misma noche pude escucharlos... pero ojo, no solo escuche sus gemidos sino hasta los golpes del cabecero de la cama contra la pared, ruidos que me parecieron como un castigo pues acabe haciéndome un par de dedos para poderme quedar dormida... mmmm!!!. Por las mañanas mi madre mostraba pruebas de que estuvo haciendo durante la noche, no me refiero a hematomas o malos tratos… sino a ojeras y “muerdos”. Mientras mi padre estaba más sonriente y espabilado que nada, notando como cuando toma el café se toma unas pastillas, pastillas que ignoraba su utilidad.

Desde el lunes retome mi vida laboral, callando mi situación ante compañeros y algunos amigos, satisfaciéndome mediante esporádicos amantes y ocasionales amigas, dándome tanto uno como otras su apoyo a su manera… mmm!!!. Siendo el martes el día que me lleve el mayor de los fiascos, acabando por ser el miércoles cuando mi marido se intereso por mí y mí futura situación, proponiendo una separación por mutuo acuerdo, quedando para el jueves a modo de poder hablarlo. Siendo el jueves cuando quedamos y tras hablarlo, quedamos en darnos un tiempo a modo de poder poner nuestras ideas claras y reflexionar sobre nuestra relación. Acabando por sellar este acuerdo primero en el sofá y acabándolo en la cama, siendo uno de las mejores embestidas desde que nos casamos.

El viernes nada más salir del trabajo me desplace a un parque de fuera de mí ciudad, parque que me han hablado y sugerido, aun estando este a las afueras es fácil de acceder y aun más de encontrar lo deseado, parque que no me interesa mencionar por no acabar como el “Charco de la Pava”, pues no hay más gente porque no quieren.

Nada más acceder a este me senté en un banco y saque de mi bolso un eboock, simulando leer a pesar de la poca claridad. No tardando en aparecer un par de elementos, elementos de unos cincuenta y tantos años, elemento que solo uno de ellos acabo por acercarse. Comenzando este a darme conversación, dejando caer de vez en cuando su mano sobre mi muslo, separando yo su mano en unas ocasiones y en otras, apartando el muslo pero sin decirle nada. Entre palabras y palabras dejaba caer alguna bordería, cosa que para nada mostré molestia alguna, pasando a conversar sobre mi pareja a la cual le conteste que este me había sido infiel.

Nuestra conversación fue entorno a esta infidelidad, recomendándome este que debía de pagarle de la misma moneda, dejando caer que él podría ayudarme. Haciéndome la ingenua pregunte…

  • “Como me podría usted ayudar”, dije.

Este no dijo palabra alguna no en cambio se bajo la cremallera y del interior de su pantalón se saco su miembro… mmm!!!, pensando nada más verlo… “pedazo de pollón tiene este”. Tome su miembro y tras levantárselo comencé por chupar sus huevos… mientras este miraba a nuestro alrededor, continúe por chupársela e introducírmela todo lo que su grosor me permitía… mmm!!!, mientras este suspiraba. Tras sacármela… pajee su tronco mientras le miraba a los ojos y acto seguido me la volvía a introducir, tragándome en esta ocasión toda hasta sentirla traspasar mis amígdalas a pesar de arcadas y nauseas… uuummm!!!. Diciéndome este…

  • “Vaya manera de chupar… joder, tu eres una puta y me has engañado, te voy a follar y no pienso darte ni un euro”, dijo.

  • “No soy una puta, pero por ese pedazo de polla seré tu puta, quiero que me folles”, le conteste.

Me sentó sobre un tronco y tras separar mis piernas deje que este se colocara entre estas, tome su polla y aloje su glande en mi orificio vaginal, empujando este y sentir como iba entrando dentro de mí… ooohhh!!!... uuuffff!!!. Mientras me penetraba bajo la cremallera de mi vestido, bajándomelo hasta el vientre y soltó los brochetes de mi sujetador, dejando desnudos mis senos. Senos que hizo suyos, chupando y lamiéndolos mientras seguía penetrándome… uuummm!!!, hasta que tras sacarla violentamente de mi… acabo por correrse, dejándome perdida de su leche y acabe por marcharme a casa caliente y muy excitada.

Tras llegar a casa de mis padres, me marche a mi dormitorio con la idea de darme un buen baño, baño que me vino de maravilla y que tras secarme, me puse unas braguitas normales y un camisón. Tras la cena vimos un poco la TV los tres hasta que mi madre se fue temprano a la cama, haciéndome saber que tras noches de no poder descansar. Me hizo saber que se tomaría una pastilla llamada "lormetapezam" cuyos efectos le harían dormir “SI o SI”, yo en cambio me quede despierta junto a mi padre viendo la televisión, bueno eso y que estaba whatseando con algunos amigos y mis amigas... mmm!!!, hasta que decidid irme  a la cama.

No recuerdo bien la hora en que me acosté pero sí que tras cerrar la puerta me desvestí, me coloque el camisón y me acosté no haciéndome falta más prenda de abrigo, pues en casa de mis padres con la calefacción centralizada no hace falta.

Recuerdo que no podía dormir… pensando sobre todo cuando sorprendí a mi marido el pasado martes, no quedándome otro remedio que hacerme un dedo para conciliar el sueño. Como el camisón me estorbaba acabe por quitármelo, quedándome como única prenda mis braguitas, no penséis que eran especiales… no eran de encajes, ni transparencias y mucho menos eran tangas, sino eran las típicas braguitas de toda la vida, braguitas cómodas, viejas y de algodón.

La verdad es que estoy muy caliente y más aun después de lo que presencie, aquello que vi me ha provocado… tanto que no puedo remediar masturbarme. Tras acostarte de lado, comencé por acariciarme los pechos… comencé a apretármelos un poco y a pellizcarme los pezones, pues es algo que me da mucho placer. Me introduzco varios dedos dentro de mi boca a modo de humedecérmelos con la intención de llevármelos impregnados en mi propia saliva hacia mis pezones... mmm!!!. Me gusta pasarme los dedos por mis endurecidos pezones… mmm!!!, moviéndolos de forma circulares… aaahhh!!!... uuufff!!!. Pero la única pega de meterme el dedo en la boca, no es otra que imaginarme que alguno de mis "amigos pervertidos" me ha introducido su dedo a modo de emular una mamada... mmm!!!, mamada que le doy a mu propio dedo… ooohhh!!!.

Prosigo... como he dicho, tras sacármelos comienzo a juguetear con mis senos y pezones, dándome tal placer que ni os lo imagináis… aaahhh!!!. Aun sigo acostada de lado... dando la espalda a la puerta de mi dormitorio, tengo las piernas los suficientes cerrados pero dejando espacio para poder tener dos dedos de mi mano derecha sobre los labios superiores de mi vulva. Comenzando a frotar las yemas de mis dedos de arriba hacia abajo... ooohhh!!!, hasta encontrar ese punto de placer que pocos hombres han encontrado y si bastantes mujeres han localizado... mmm!!!.

Comienzo a frotar las yemas de mis dedos por toda aquella zona que me da tanto placer… ooohhh!!!, presionando primero con uno de mis dedos hacia dentro… aaahhh!!!, siendo segundos después dos los dedos que me dan placer… ooohhh!!!. Comienzo a acelerar teniendo que ayudarme con mi otra mano a modo de acariciar mis labios vaginales… uuufff!!!, dejando caer mis juguetones dedos por mi caliente clítoris alternando con mí vagina… uuummm!!!,obteniendo un orgasmo bestial... aaahhh!!!.

Tras sacar mis empapados dedos… comienzo de forma frenética a frotarme los labios vaginales… ooohhh!!!, no deteniéndome pues mi cuerpo me pide más… ooohhh!!!. Aunque pienso en verdad…

  • “Qué coño mi cuerpo me pide una polla que me rompa en dos, necesito una polla que me haga explotar de verdad… aaahhh!!!”.

Tras mi primer orgasmo necesito un segundo, por lo que comienzo nuevamente con los dedos de mi mano derecha comienzo a acariciarme mi pubis, comienzo a deslizar la yemas de mis dedos alrededor de mis labios vaginales… ooohhh!!!. Cada vez con más rapidez deslizo tres de mis dedos sobre mi clítoris, notando la calentura sobre todo en mi sensible vulva… uuummm!!!, mis dedos se deslizan de arriba hacia abajo… uuufff!!!. No pudiendo remediar y me introduzco dos de mis dedos dentro de mi orificio vaginal, teniendo que morder la almohada por evitar soltar un gemido del placer que estoy sintiendo… uuummm!!!.

Momento en que me vi interrumpida por el ruido del pomo de mi puerta abrirse, continúe de lado sacando con sumo cuidado mis dedos de mi empapada y caliente vagina. Una luz en penumbra me hizo saber que la puerta estaba abierta en par en par apareciendo al fondo y en medio de esta una silueta, difuminándose poco a poco a medida que la puerta se cerraba.

Seguidamente unas pisadas, continúo con el hundir de mi colchón detrás de mi. Oliendo el olor inconfundible del aroma que desprende mi padre, continúe en silenció... fingiendo que dormía, este me hablo primero y me zarandeo después a modo de cerciorarse que dormía.

Acto seguido el colchón se repuso del peso y la presión de su mano, pudiendo escuchar ahora como se desvestía primero. Notando como retiraba las ropas de abrigo de mi cama, pasando ahora a sentir como se metía en mi cama. Continúe fingiendo, calle como si no pasara nada, asustándome al notar su cuerpo pegarse al mío, no porque se pegara sino por estar desnudo y sentir su erecto miembro pegarse a mis nalgas... aaahhhh!!!. Transmitiéndome la calidez de sus veinte centímetros de pura carne, besa mi cuello al tiempo que mientras su mano izquierda acaricia mis cabellos... mmm!!!, con la derecha acaricia mis senos. Deslizando su mano desde mi rostro hasta mi pubis,  dándose cuenta que he estado jugando, soltándome...

  • "Niña mala, para que juegas si aquí esta tu padre para complacerte", suelta.

Hábilmente baja mis braguitas e introduce su erecto miembro entre mis muslos, notando como se desliza por mi ingle... ooohhh!!!. En uno de estos deslizamiento siento el enorme placer de notar su glande golpear mi entrada vaginal, escapándose un gemido y acto seguido con un golpe de pelvis por parte de mi padre, me la introduce hasta sentir su glande en mi interior. Continuando por acelerar las embestidas a medida que siento como se introduce sus veinte centímetros... ooohhh!!!, golpeando sus grandes genitales en mis nalgas hasta lograr en minutos mi segundo orgasmo. Teniéndole que decir...

  • "Por favor papa... para... aaahhh!!!, por favor papa que soy tu hija... aaahhh!!!", solté.

Pero mi padre no solo no se dé tiene sino que acelera sus embestidas, teniendo las consecuencias de hacerme lograr un nuevo orgasmo y lograr el suyo, descargando todo su esperma en mi interior, descargando chorros de semen dentro de mi útero... ooohhh!!!.

Tras sacarla de mí y con el aspecto de no haberse corrido aun, me pide más… petición que niego, haciéndome girar sobre mi propia cama, haciéndome darle la espalda... oprimiendo mi cuerpo con el peso del suyo, mientras me decía...

  • "Ya no lo recuerdas, hace falta recordarte lo de... Donde hay patrón no manda marinero. Calla y estate quieta", soltó.

Siento sus dedos comenzar a humedecer mi orificio anal mediante saliva, ayudado con dos de sus dedos. Intento golpearlo pero a pesar de su edad, asombrada soy testigo como me reduce y con la ayuda de mis braguitas, acaba por atarme las muñecas.

Incompresible aquello más que asustarme me pone aun mas, cosa que él sabe y como maestro e instructor mío, acaba por introducírmela poco a poco en mi orificio anal, embistiéndome muy lentamente a modo de poder sentir cada centímetro de carne dura y de hinchadas venas... ooohhh!!!. No hay otra cosa que mi padre disfrute más que el de sodomizar a una mujer, hasta vaciarse en su totalidad dentro de mí, quedándose inmóvil sobre mi cuerpo, sintiendo su pesado cuerpo mientras noto como se va desinflado su miembro.

Tras descansar se levanta y suelta mis muñecas, aprovechando mis braguitas que tiene en sus manos para limpiar su tronco. Se viste mientras no deja de mirarme y se marcha a su dormitorio, escuchándose al poco roncar, mientras yo me quedó tendida en la cama sin deseó si quiera de enjuagarme, quedándome dormida finalmente por el cansancio y la fatiga... mmm!!!.

Cuando mente lo ocurrido el martes sobre mi marido, no fue otra cosa que haber sorprendido a mi marido siendo infiel. El cual se encontraba practicando un trió en nuestra cama de matrimonio, sorprendida no fue por haberlo sorprendido que me alegraba enormemente sino el cómo lo sorprendí. Pues este le estaba haciendo una mamada a otro hombre, el cual estaba boca arriba sobre mi cama al tiempo que otro hombre penetraba a mi marido por detrás.

No se me ocurrió en ese momento… pues no me lo esperaba, no porque no supiera su bisexualidad sino porque me había prometido que lo había dejado al tiempo que me hacia prometer que yo dejaría mi vida de lujuria e infidelidad. No se me ocurriéndome nada mejor en ese momento que grabar aquellas escenas, quizás para poderlo utilizar en un futuro o evitar males mayores, mientras le espiaba no pude contenerme y comencé a masturbarme… mmm!!!.

Pero en referencia a mi estancia en casa de mis padres, os puedo asegurar que no fue la única noche en que fui visitada, aprovechando este otras estancias de la casa como en los viejos tiempos… mmm!!!. Bueno mis queridos lectores y lectoras, ante todo agradecer a muchos de vosotros vuestros emails, os agradezco vuestro apoyo y os lo agradezco de corazón.

Hasta aquí llego mi confesión, me despido hasta otra nueva confesión, pero eso sí… sí deseáis saber más de mí, os invito a pasaros por mí desfasado blogs personal más por saber de mí persona:

http://susanabix-misconfidencias.blogspot.com.es/

Preguntarme aquellos que tenga la suerte de verme conectada por mí Skype, e incluso si deseáis pasaros por mi Facebox:

 https://www.facebook.com/Susanabix?ref=ts&fref=ts

 O porque no por mi Twitter: https://twitter.com/Susanabix

 Bueno queridos lectores… lo dicho, si alguno desea expresaros dejad vuestros comentarios os invito a que lo hagáis y porque no, haber si alguno desea calentarme... ya sabéis mis direcciones de contactos: susanabix @ hotmail . com


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Susana

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (4)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Susana
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)