Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.156 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.744 Miembros | 19.571 Autores | 99.918 Relatos 
Fecha: 03-Ago-16 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

CUATRO HERMANAS. Cap. 2. El principio (II)

Inmacul
Accesos: 28.568
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Y me lié con las cuatro. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

EL PRINCIPIO (II)

Unos días después me metí disimuladamente en el lavadero del patio de la casa sin que nadie me viera y cogí unas bragas sucias para olerlas y después chuparlas. Me empalmé, me saqué la polla y empecé a meneármela.

Cuando estaba en los más interesante me sorprendió Mariana que en aquel entonces tenía unos 30 años. Estaba casada y ya tenía dos hijos.

Mariana: ¡Qué sinvergüenza eres Ángel! ¿Te gustan las bragas de mi hermana Paca?. Si quieres puedes chupar las mías, están más sucias y calentitas.

Dijo esto quitándose las bragas que llevaba puestas. Yo empecé a chuparlas siguiendo pajeandome. Mariana llevaba puesto un vestido fino y corto rosa.

Mariana: Si quieres te puedo seguir haciendo la paja yo.

Me cogió la polla diciendo “Qué nabo más gordo!”

Sus bragas estaban chorreando de flujos, pis y hasta un poco de caca.. Las tiré, le levanté la falda y le metí mano al coñazo gordo que tenía ya entonces.

Mariana: Chúpame el chocho Ángel

Me agache y le empecé a comer el higo grande, jugoso y guarro que tiene. Mariana gemía de gusto. Sus jugos chorreaban por mi barbilla.

Me levanté y empecé a chuparle la lengua, con una mano le sobaba las blandas tetas y con la otra le metía cuatro dedos en el chocho.. Mientras tanto ella me la meneaba con sus mojadas bragas alrededor de mi tiesa polla.

Mariana: Fóllame, Ángel, estoy muy caliente. Métemela.

La eché sobre la pared y le abrí las piernas. Se la metí de golpe en su caliente coño. Empecé a joderla magreandole el culo y metiéndole un dedo en el ojete a la vez que la morreaba.

Mariana: ¡Qué buena follá tienes!. Me viene el gusto, échame la leche. Ay, Agg, Ahg!

Me corrí en su conejo. Se la saqué y ella se limpió el coño con las bragas usadas de Paca.

Unos días después, Paca ha venido de Sevilla y está dándole de mamar a la niña que hacía unos meses ha parido. Mariana y yo estamos viéndola. Paca llevaba un vestido fino.

Paca le quita el pezón de la boca a la niña y nos enseña su enorme teta con el gordo pezón goteando leche. Mariana lleva pantalones vaqueros y una camisa blanca.

Paca: Mirad como tengo los pezones de gordos y las tetas tan hinchadas de tanta leche que tengo. ¿A ti cómo se te han quedado las tetas después de los dos niños Mariana?

Mariana, sin importarle mi presencia se desabrocha la camisa y se saca el par de tetas fuera del sostén. Son blancas y un poco colgantes y grandes, pero no tanto como los cántaros llenos de leche de Paca.

Paca: Mirad, se me sale la leche sola.

Mariana: Déjame que la pruebe

Yo estaba empalmado. Mariana cogió a la niña y la puso en la cuna. Se puso a mamar un pezón de Paca.

Paca: Pruébala tu también Ángel

Se sacó el otro enorme globo y yo me puse a tragar chorros de una leche buenísima.

Como Mariana y yo estábamos mamando, Paca nos hizo sentarnos en  sus piernas abriéndolas para que cada uno nos sentáramos a caballo en sus muslos y siguiéramos mamando de sus gordos pezones negros.

Paca: Mariana, me estás mojando la pierna y el vestido, y tú Ángel, ahí tienes algo muy duro. ¿Qué os pasa?

Mariana: que estamos calientes Paca, sácale la picha a Ángel verás que gorda la tiene.

Paca me desabrochó los pantalones y me sacó la polla.

Paca: Valla tranca Ángel, la tienes más grande que mi marido!

Se puso a meneármela.

Ángel: Paca, me gustaría que me hicieses una paja con tus tetas.

Me puse de pié, le puse el cipote en el canal de sus melones. Ella se los coge con las manos y los menea y aprieta contra mi polla.

Paca: ¿Te doy gusto?

Ángel: Si, mucho, sigue

Paca: Mariana, hazme una paja que estoy muy caliente.

Ahí me di cuenta que las dos hermanas mayores ya tenían experiencias juntas.

Mariana le metió mano a las bragas

Mariana: Es verdad, estas chorreando cochina!

Mariana no solo le hace una paja sino que se pone a comerle el chocho.

Paca: Eso, chúpame el chocho y di gloria!

Yo me corrí entre sus tetas llenándole el cuello y la cara de leche. Mariana se incorpora , yo me aparto.

Mariana: Uy, cómo te ha puesto la cara de esperma Paca!

Paca: Es igual , vámonos a la cama de papá, tengo ganas de follar.

Cuando entramos en la habitación sorprendemos a Conchi y Juana desnudas y follando en la cama de matrimonio de su padre. Juana está abierta de piernas con unas medias negras con ligas y Conchi está encima de ella frotándole el pubis con el suyo. Juana le tiene cogido el culo a Conchi y le tiene metidos dos dedos en el ano, se los mete, se los saca, se los chupa…..

Paca: Qué bien, vamos a formar una orgía! Ángel fóllame que no puedo más.

Me quedé alucinado, por lo visto las cuatro ya lo hacían juntas a menudo.

Paca se tendió en la cama, Mariana le lame toda la leche que tiene en la cara y en las tetas.

Mariana: Ángel, venga. Métesela en el conejo!

Yo le meto el pito en el conejo de la Paca.

Conchi y Juana gritan de gusto.

Paca: Ya me viene el gustazo!

Yo me corro y le lleno el coño de semen

Conchi y Juana ya se han corrido y se separan.

Juana: Ángel, ahora quiero que me la metas en el chocho. Quiero probarlo, después de haber probado el otro día por el culo.

Ángel: bueno, pero antes me la tenéis que poner tiesa

Mariana: Eso está hecho!

Mariana se metió mi nabo en la boca lleno de semen. Lo chupó hasta dejarlo bien limpio y ponérmelo tieso.

Mariana: ya puedes metérsela, pero con cuidado que es virgen.

Juana abrió sus patorras y me dijo “métemela”

Se la fui metiendo poco a poco hasta que encontré un poco de resistencia con el himen, apreté y se lo rompí. Ella gritó un poco de dolor pero enseguida empezó a gemir de gusto. Yo la bombeaba sintiendo en mi polla un coño estrecho, mojado de lefa y sangre.

Mariana me puso el coñazo en mi boca y me pidió que se lo chupara mientras me desvirgaba a su hermana pequeña. Cuando Juana se corrió, Mariana me dijo:

Mariana: Estoy muy caliente. ¡Qué polvo te voy a echar Ángel!

Me puso en la cama boca arriba. Se sentó sobre mi gordo cipote y se lo metió hasta los cojones. Se echó sobre mi cuerpo y me cogió el culo para empezar a follame moviéndose ella.

Mientras tanto Juana estaba exhausta y Conchi y Paca sin decirse nada se estaban comiéndose los coños mutuamente.

Conchi: Qué guarra eres Paca, que peste te echa el higo. Pero cómo me gusta.

Paca: Sigue metiéndome tu gorda lengua en el chocho que me das mucho gusto. Te tengo metidos cuatro dedos en el coño Conchi.

Mariana se corrió en mi polla y se bajó de mí. Yo, que estaba calentísimo me fui por la Conchi, la separé de la Paca y le metí la polla en el coño. Ella gritó empezando a correrse continuamente:

Conchi: Ay, hijo puta, me corro, me corro.

La putilla de Juana fue a la cocina por un pepino gordo, cogió y sin que se diera cuenta se lo metió a su hermana Paca en el coño empezando a follarla con él.

A la vez la muy bestia, le metió toda la mano en el coñazo a su hermana Mariana. Movía el puño dentro de la enorme vagina sacándole chorros de caldos. Juana escupía a sus dos hermanas mayores.

Paca, la muy puerca, se sacaba mocos de la nariz y se lo daba a Mariana para que se los comiera. Así se corrieron las dos mayores.

Yo me corrí en Conchi mientras ella me decía:

Conchi: Así, Ángel, qué gusto, lléname el chocho de leche, de esperma, Ahhg.

La guarra de la Paca mientras nos corríamos se meó sobre nuestros genitales y después sobre nuestras caras.

Así de fuerte fue mi primera orgía con las cuatro hermanas. Luego posteriormente las relaciones fueron individuales con cada una de ellas, aunque de tarde en tarde hacíamos orgías conjuntas.

Unos meses después me hice novio formal de Juana con el consentimiento placentero de sus hermanas.

Continuará….


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Inmacul

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Inmacul
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)