Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.120 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.387 Miembros | 19.170 Autores | 97.145 Relatos 
Fecha: 10-Ago-16 « Anterior | Siguiente » en Hetero: General

Vanesa cambio mi vida

Sincahonda
Accesos: 23.327
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 31 min. ]
 -   + 
Despúes de la boda de mi mejor amigo conozco a una mujer que me cambia la vida Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Había pasado un año desde que mi mejor amigo Victor se había casado con mi mejor amiga Laura, alias mi amor platónico desde la niñez y acabo de superarlo, ¿cómo? Pues como bien dice el refrán un clavo saca a otro clavo, dicho clavo se llama Vanesa y me ha cambiado la vida.

Conocí a Vanesa hace un mes y medio en la fiesta de Halloween, yo nunca me pierdo una de estas pues me encanta disfrazarme, iba disfrazada de vampiresa, pero no de esos disfraces que venden en los chinos que si le agregas el adjetivo de puta a cualquier disfraz cuela, era un disfraz que se salía del tópico, vestía un vestido Worth del siglo XIX, estaba maquillada muy pálida con dos colmillos postizos, dos lentillas rojas y un peinado de esos extravagantes, la verdad es que me llamó mucho la atención, la estuve observando desde lejos durante un buen rato.

Victor que se percató de que la miraba, me animó para que la dijera algo, pero yo estaba muy dubitativo, nunca he sabido que decir a una mujer que no conozco,  así que Victor pidió 2 chupitos de tequila, me dio uno y me dijo –Esto seguro que te envalentona.

Yo iba disfrazado de Igor, el ayudante del Dr. Frankenstein, llevaba un candelabro con una vela dentro, una chepa de goma debajo del ropaje, una capucha, y estaba maquillado para que mis ojos fueran más grandes, me había currado el disfraz la verdad y pensé que a lo mejor si tiraba con el tema de los disfraces podría sacar algo, me tomé el chupito de un trago y me acerqué hasta ella.

Yo- Hola

 

Vanesa- Hola

 

Yo- Te he visto desde lejos y quería decirte que me encanta tu disfraz.

 

Vanesa- Muchas gracias, me encanta disfrazarme y si puedo evitar el típico disfraz mejor.

 

Yo- Se nota, a mí también me encanta disfrazarme.

 

Vanesa- Ya lo veo, está muy currado, me gusta mucho el detalle del candelabro.

 

Yo- Menos mal que te gusta, si no me hubiera tenido que cambiar de disfraz.

 

Vanesa- ¿Y eso?

 

Yo- He traído dos disfraces, como me suelo poner muy nervioso, si la cago me cambio y así tengo otra oportunidad ante una chica tan guapa como tú.

 

Vanesa- Jajajaja, que buena esa, ¡nunca me la habían dicho!, ¿Cómo te llamas?

La conversación se extendió durante toda la noche, descubrí que era una chica muy interesante, y lo mejor de conocer a alguien disfrazado es que no sabes cómo es físicamente, pero sí que puedes llegar a saber cómo es, tenía 32 años, era bióloga ya que siempre le habían encantado los animales, trabajaba en una reserva marina cercana estudiando las especies marinas de la zona, le gustaba los mismos grupos de música que a mí, salir por los mismos sitios…, parecía hecha para mí, así que al terminar la noche nos intercambiamos los teléfonos para quedar otro día.

Pasaron creo recordar que 3 días y me animé a llamarla, la dije que si quería tomar un café el sábado por la tarde, ella aceptó de buena gana y después de concretar el sitio colgamos, creo que fueron los días que más largos se me hicieron, estaba nervioso así que fui a ver a mis amigos Victor y Laura para pedirles consejo, yo soy muy de pifiarla en seguida y con esta chica quería que todo saliese bien.

Cuando llegue a casa de Victor y Laura me cosieron a preguntas, sobretodo Laura.

Laura- ¿Y es guapa?

 

Yo- Pues sinceramente no lo sé seguro, solo la he visto disfrazada, pero yo creo que sí.

 

Laura- ¿Y cómo es que te animaste a entrarla? Tú sueles ser muy “parado” en ese aspecto.

 

Yo- Pues me animo Victor y su chupito de tequila si te soy sincero.

 

Victor- ¡No hay nada mejor que el alcohol para ello!

 

Yo- Ya bueno, ¿pero qué hago ahora?

 

Laura- Se tú mismo, siempre has sido un encanto pero te pones nervioso y eso hace que las chicas no se fijen en ti, pero si vas con seguridad no habría chica que se resistiese a tus encantos.

Eso me animo viniendo de ella, nunca creí que pensase eso de mí, así que me dio una seguridad hasta entonces desconocida en mí y me dejo menos nervioso.

Llegó el sábado, yo llegue 5 minutos tarde, ella ya estaba allí sentada en la terraza, ahora sí que la podía ver, era alta, quizás 1,75, morena, los ojos marrones claros, del mismo color que su pelo, estaba sentada pero se la veía buen cuerpo, unos pechos ni grandes ni pequeños y un culo prieto y duro, se notaba que hacía ejercicio de submarinismo en su trabajo, tenía un cuerpo de escándalo, ¿Cómo podía tener tanta suerte?

Me acerqué, y estuvimos charlando un buen rato en la cafetería, luego nos dimos una vuelta por el paseo marítimo hasta que llegamos a unos cines.

Vanesa- Mira, podríamos ver una película, ¿Te apetece?

 

Yo- Bueno, ¿de qué tipo?

 

Vanesa- Podríamos ver una de acción, me van las explosiones y los disparos.

Dicho y hecho, compre dos entradas para la típica película de acción, compramos palomitas y entramos a ver la película, nos sentamos en media fila y empezamos a disfrutar el espectáculo audiovisual, en la sala apenas había gente así que gozamos de cierta intimidad.

Cuando llevaba un rato la peli, pensé que era un buen sitio para intentar algo más. Pero para no parecer muy ñoño, en vez de pasar la mano por su hombro como en todas las pelis, decidí posar mis manos en su pierna más cercana y empecé a acariciarla, tenía la piel muy tersa y suave, creo que a ella no le gusto porque no me prestó atención así que acabe quitándole la mano de encima y seguí viendo la película.

Pensé que la había cagado, lo mismo había ido rápido, pero antes de que me diera tiempo a comerme la cabeza, ella puso su mano sobre mi pierna, me miró y me dijo

Vanesa- ¿Por qué paraste?

 

Yo- Pensé que te incomodaba.

Ella sonrió se acercó hacia mí y me beso, fue un beso largo y cálido, me miró y me dijo que creía que era especial, que lo que iba a hacer no se lo hacía a cualquiera, y que esperaba que fuese una tarde de muchas más, subió la mano de mi pierna a la bragueta, me sacó la verga y me la agarró con fuerza.

Vanesa- Parece que calzas una buena herramienta.

 

Yo- ¿Así? Hace mucho que no la doy uso.

 

Vanesa- Eso tiene arreglo.

Empezó a pajearme, me volvió a besar y bajo la cabeza, al principio solo besaba mi glande mientras me pajeaba, todo despacito, luego se metió el glande en la boca y empezó a lamer el capullo, se la sacaba y recorría mi tronco con la lengua, bajaba y subía para volver al glande, lo volvía a lamer, se la sacaba de la boca y recorría otra vez el tronco, lo repitió un par de veces más y se la metió entera en la boca.

Mientras ella succionaba ferozmente, mire hacia la sala y un chaval creo que se dio cuenta, creo que intento proponerle lo mismo a su chica pero esta la miro con cara de pocos amigos.

Yo no podía hacer más que disfrutar, ella subía y bajaba mientras jugaba con mis testículos, yo no pude más y la avise de que me iba a correr, a ella no lo importó y descargué en su boca, se incorporó, me sonrió, yo la besé y continuamos viendo la película.

Pasaron 2 semanas y prácticamente éramos pareja, estábamos mirando un piso para alquilar y empezar a vivir juntos, en todo este tiempo habíamos disfrutado de nosotros, sobretodo sexualmente, éramos bastantes activos, yo estaba feliz, mi vida había dado un giro de 180º y me iba todo fenomenal.

Antes de ir a vivir juntos le presente a Vanesa a mis amigos Victor y Laura, fuimos a casa de ellos donde nos invitaron a comer, de primeras se llevaron bastante bien, lo cual era muy importante para mí, la velada se alargó y acabamos los chicos por un lado y las chicas por otro, la verdad es que Laura y Vanesa parecían haber congeniado bastante.

Victor- Joder tío, Vanesa es perfecta, que suerte has tenido.

 

Yo- Tienes toda la razón, nunca pensé conocer a una chica como ella, nos complementamos muy bien.

 

Victor- Además es una belleza.

 

Yo- Si la verdad, y en la cama es increíble.

Pasamos lo que quedaba de velada, al final se hizo tarde y Vanesa y yo nos fuimos a casa, la pregunte que le habían parecido mis amigos:

Vanesa- Son muy majos, tenemos que repetir la velada en cuanto inauguremos la casa.

 

Yo- Me alegro de que te caigan bien.

 

Vanesa- De lo que me he fijado es que tú has tenido alguna historia con Laura, a veces se la notaba incómoda, cuando tratábamos algún tema más íntimo.

 

Yo- Bueno más que una historia, fue un “quiero y no puedo”, yo estuve enamorado de ella desde que era pequeño, hasta hace relativamente poco, pero ella nunca me correspondió, o al menos yo no supe ganármela.

 

Vanesa- Pues no sé, pensé que si habías llegado a tener algo con ella, parecía celosa.

 

Yo- ¿Así?, ¿Que te dijo para que pienses eso? – me ruboricé.

 

Vanesa- jajaja, te has puesto colorado, pues no sé cuando estábamos hablando de lo bien que funcionas en la cama, y de lo mal que funciona Victor, me dijo de cambiar de tema de manera muy brusca, yo esas cosas las noto.

 

Yo- Me dejas de piedra.

 

Vanesa- De piedra se te ha puesto otra cosa… ¿En qué has pensado para que se te ponga así?

 

Yo- joder, solo pensar en Laura y en ti hablando de mis habilidades en la cama, ¿Te parece poco?

 

Vanesa- Que pasa que sigues sintiendo algo por ella.

 

Yo- No te pongas celosa, ella físicamente le gusta a cualquier hombre, yo estoy enamorado solo de ti.

 

Vanesa- Pues qué pena, porque seguro que entre los tres nos lo podríamos pasar muy bien.

 

Yo- ¿Te gustaría hacer un trio con ella?, aunque no voy a negar que eso es el sueño de cualquier hombre, Victor eso no lo permitiría.

Me quedé asombrado, ella era muy liberal en la cama, había tenido muchas experiencias nuevas en la cama desde que la conocí, pero fue una grata sorpresa ver que no tenía reparos en llegar un paso más allá.

Paso el tiempo y la verdad es que logramos hacer grupo los 4, la vida era perfecta, Vanesa se hizo intima de Laura y solíamos hacer planes los 4 juntos, parecíamos todos felices, pero una noche que les invitamos a cenar a casa, Victor y Laura empezaron a discutir, al principio parecía que era por algo tan banal como que a Laura se le cayese una copa y Victor le dijese lo torpe que era, pero la discusión fue en aumento, Victor la llegó a recriminar que ya no le prestaba atención y que no hacían el amor, pero el martillazo definitivo fue de Laura al decir que para que lo iban hacer si no sabía cómo hacerla disfrutar.

Victor se levantó gritando y se fue dando un portazo, Laura se quedó llorando en la mesa, mi mujer y yo nos miramos con cara de circunstancia, ella se sentó al lado de Laura y empezó a consolarla, yo empecé a recoger la mesa mientras la decía que no se preocupase.

Deje a Laura y Vanesa solas en el comedor mientras fregaba los platos, cuando lo deje todo limpio y recogido volví al salón para ver cómo estaba Laura, cuando llegue, ¡qué sorpresa la mía!, Vanesa y Laura se estaban morreando, mientras Vanesa le metía mano a Laura por debajo de la camisa.

Laura era un poco más baja que Vanesa, era rubia con los ojos verdes, tenía los pechos pequeños per un buen culo, tenía la cara llena de restos de lágrimas pero parecía que la tristeza se le acababa de esfumar.

Vanesa se percató de mí presencia me hizo un gesto para que me acercara, me puse enfrente de ellas y dijo:

Vanesa- Ya verás Laura, con esto se te va a pasar el mal momento- mientras me bajaba los pantalones.

Laura- No sé, esto está mal, yo quiero a Victor.

Vanesa- Victor no tiene porqué enterarse, os irá mejor si no estás tan frustrada en la cama, ya verás que mañana vais a estar mejor.

Me bajo los calzoncillos, me la agarró con la mano y se la metió por la boca, se la metió entera de golpe, apretaba con los labios, mientras se la sacaba y se la volvía a meter, Laura estaba quiera sentada al lado sin hacer nada, yo no podía creer lo que estaba pasando, estaba algo cortado por la situación, pero estaba alucinando.

Vanesa- Laura ven, si no participas no sabrás como es.

Laura se acercó dudosa, y Vanesa agarrándome la verga con la mano la dirigió a la boca de Laura, esta algo dubitativa todavía se metió el capullo en la boca y empezó a lamerlo lentamente, Vanesa por su parte se agachó y empezó a lamerme las pelotas, era increíble, la mujer de mi vida y mi amor platónico me estaban haciendo una mamada de infarto.

Laura se fue animando y aumento el ritmo, se la metía más adentro, absorbía todo lo que podía con furia, como si hiciese tiempo que necesitase hacerlo, pensé por un momento en Victor y cómo habría sido su sequía, pero ese pensamiento duró un segundo, volví a centrarme en las dos diosas que tenía frente a mí.

Vanesa se levantó y se empezó a desnudar, Laura no para de mamármela con una velocidad feroz, Vanesa se quedó desnudita, me besó y levantó a Laura a la cual agarró de la mano y se la llevo a nuestra habitación; seguí sus pasos y me quede en la puerta contemplándolas.

Vanesa empezó a desnudar a Laura mientras la besaba por las partes en que la iba dejando sin ropa hasta que se quedó desnuda, luego se puso encima de ella y la morreó, fue bajando, se detuvo en su pechos pequeños, se recreó bastante en ellos, los lamía, mordía sus pezones, los apretaba con la mano, siguió bajando hasta quedarse a cuatro patas enfrente de Laura que estaba extasiada y empezó a lamerle el clítoris.

Laura movía la pelvis en la boca de mi mujer, gemía y se tocaba sus pechos, era una imagen increíble, me acerque detrás de Vanesa y le agarre sus dos nalgas con las manos, me agache y empecé a pasar mi lengua por sus labios, hasta que le apareció su pequeño botón y me recree en él, estuvimos un rato así hasta que Laura pegó un grito de placer.

Laura- Dios ha sido increíble, hacía muchos años que no tenía un orgasmo.

 

Vanesa- Si esto te ha parecido increíble ahora sí que vas a ver las estrellas

 

Vanesa subió hacía Laura, se dio la vuelta y le puso su clítoris en la boca, me miró y me dijo:

 

Vanesa- Fóllatela, como siempre has deseado, quiero ver como lo haces.

No sé qué cara pudo poner Laura, ya que estaba en la entrepierna de Vanesa, pero puse mi miembro en la entrada de su vagina y se la metí de golpe hasta el fondo, la agarré de los tobillos con las dos manos y empecé un mete-saca frenético, la habitación se llenó del sonido de mis cojones contra su culo, y de los gemidos de Vanesa que tiraba de sus pezones y recibía la lengua de Laura en su clítoris.

Estuvimos 5 minutos así, hasta que mi mujer se inclinó hacia adelante y le empezó a comer el clítoris a Laura mientras yo seguía bombeando, no pasó ni dos minutos cuando las piernas de Laura empezaron a temblar en mis manos y volvió a tener un gran orgasmo.

Saqué la polla del coño de Laura y se la metí en la boca de mi mujer para que probase los jugos de Laura, me subí a la cama y me puse detrás de mi mujer, que estaba en un 69 con Laura comiéndole el clítoris, y se la metí hasta el fondo.

Bombeaba mientras le daba cachetes en el culo, ella se incorporó hasta pegar su espalda en mi pecho y pude llegar a amasar sus tetas, mientras ella giraba la cabeza y me besaba, estuvimos un rato así hasta que Vanesa empezó a temblar y se dejó caer encima de Laura recibiendo un gran orgasmo.

Saqué la polla del coño de Vanesa, mi mujer se hizo a un lado, y Laura se puso a cuatro patas, parecía insaciable, y yo no sabía si sería capaz de aguantar lo suficiente para darla otro orgasmo, cuando Vanesa apoyándose en la espalda de ella, la dio dos cachetes con ambas manos en el culo de Laura e introdujo su cara en la raja.

Por el respingo que dio Laura intuí que la estaba lamiendo el ano, lo cual pude comprobar cuando levanto la cara, me miró y me dijo:

Vanesa- Reviéntala el culo- cogió mi polla y la puso en la entrada de su ano.

 

Laura- Por ahí no, que me duele y no me gusta.

 

Vanesa- Mi chico lleva soñando desde los 13 años ver cómo le desaparece la polla en tu culo, así que quiero que te la meta, si quieres morder la almohada puedes hacerlo.

 

Vanesa me miro, me pegó un guiño y empuje mi verga hacia dentro del ano de Laura, solo entro el capullo, Laura pego un grito.

 

Laura- Aaaaaah, ¡me duele mucho!, ¡Sácala!

Se la saqué inmediatamente, Vanesa me la agarró, se la metió entra en la boca y escupió en mi capullo, la volvió a poner en el culo de Laura y volví a empujar, esta vez entro hasta la mitad, Laura gritaba de dolor, yo empuje más y mi polla desapareció en su culo, la deje quieta, estaba entera dentro y no me moví durante un buen rato.

Laura- Sé que he sido muchas veces injusta contigo, sabía de tus sentimientos hacía mí y aun así te contaba mis líos amorosos o como el chico que me gustaba me rechazaba, perdóname, pero por favor sácala, me duele mucho.

Echó su cuerpo hacia adelante sacándose la mitad de mi verga yo la agarré de la cintura y la eché hacia atrás, su ano se iba dilatando y acoplando a mi verga, empecé un vaivén, Laura giró su cara llena de lágrimas, me miro y me dijo:

Laura- ¡Reviéntame el culo!

Vanesa puso detrás de mí y giré la cabeza y me morreé con ella, ella con una mano me pellizcaba un pezón, y con la otra la metió entre mis nalgas e introdujo un dedo en mi ano, agarré a Laura más fuerte de la cadera, y empecé a follármela por el culo todo lo fuerte que pude, la sacaba hasta la base del capullo y la volvía a meter, Laura gritaba de dolor, pero no paraba de repetirme que no parase, yo la metía entera y la sacaba a la mayor velocidad que podía, hasta que no pude más.

Yo- Me voy a correr.

 

Vanesa- ¿Dónde quieres correrte cariño?

 

Laura- ¡Déjale que se corra en mi culo!

Según decía eso Laura descargue todo en su culo, me desplome sobre ella, la bese en el cuello, y se la saqué.

Vanesa me quito de en medio, y metió la cabeza en el culo de Laura y le metió la lengua en el ano totalmente dilatado, hasta sacar todo mi semen, luego Laura se incorporó y se dieron un morreo mientras se pasaban el semen la una a la otra.

Yo me levanté de la cama y me fui a duchar y las dejé a las dos solas, cuando salí del baño en la habitación me esperaba mi mujer.

Vanesa- Laura se ha ido, me ha dicho que le ha encantado, que nunca le había dolió tanto el culo pero que al menos alguien le ha dado caña de verdad, supongo que deberías de llamar a Victor para preguntarle qué tal esta.

Yo- Ahora le llamo, ¿Crees que me he pasado dándola tan fuerte?

Vanesa- Si y no, puede que no se corriese cuando la sodomizabas, pero te aseguro que cuando vuelva a tener sexo, le pedirá que la den por detrás.

Llamé a Victor para preguntarle como estaba, que Laura se acababa de marchar que ya estaba más tranquila, me contó que le acababa de llamar y que habían hecho las paces, que sentía mucho el espectáculo y que teníamos que repetir la velada, yo asentí y quedamos para otro día.

Vanesa. ¿Qué te ha dicho?

 

Yo- Que tenemos que repetir.

 

Vanesa- Yo creo que también.

 

Me sonrió, se puso a cuatro patas y me dijo.

 

Vanesa- Reviéntame el culo como se lo has reventado a Laura…

Me agache, y le metí la lengua hasta el fondo del ano, hice un “helicóptero” con mi lengua en su interior, luego la escupí, me incorporé y puse mi capullo en la entrada de su ano, apreté con fuerza, ella arqueó la espalda y se echó hacía entras, introduciendo mi verga en el interior de su ano.

Vanesa- ¿Has disfrutado más con Laura que conmigo? – me dijo de repente cuando todavía estaba inmóvil esperando que su culo se dilatase.

 

Yo- Me ha encantado follármela, he disfrutado abriéndola el culo, me la follaría más veces, pero si tengo que elegir, sin duda te prefiero a ti.

 

Vanesa- ¿Te gustaría volver a follártela eh?, a lo mejor te dejo, pero si eres buen amigo lo que tienes que hacer es enseñar a Victor a que se la folle.

 

Yo- ¿Y cómo quieres que haga eso?

 

Vanesa- Podríamos hacer una orgía, así podríamos enseñarle y tú volvías a disfrutar de Laura.

 

Yo- Si claro, me gustaría ver como consigues eso.

Saque mi verga de su culo y se la volví a meter, note que entro con facilidad así que estaba preparada, la agarre de sus glúteos y empecé a bombear primero despacio y cuando ella se llevó una mano a su clítoris empecé a hacerlo mucho más rápido.

Ella movía su culo aumentando mi placer, yo seguía bombeando con furia, ella gemía de placer mientras se mordía un brazo, pasados dos minutos a ella le temblaron las piernas y recibió un gran orgasmo, y yo ya exhausto, descargué en el culo de Vanesa, sin duda hasta ese día mi mejor experiencia sexual.

Pasaron un par de meses y Laura estaba más feliz con Victor, Vanesa y yo sabíamos porque era y sabíamos que era temporal, a mí la idea de una orgía no me motivaba, ya no tenía ningún deseo en Laura, y menos estando con Vanesa, ella de vez en cuando me lo recordaba, yo me negaba hasta que al final le pregunté.

Yo- ¿Por qué tiene tanto interés?

 

Vanesa- Verás yo siempre he querido probar con dos chicos a la vez, y como sé que con Laura disfrutaste aunque no sea yo, pues lo veo como mi única posibilidad de probarlo.

 

Yo- ¿Y no has pensado que si Laura disfrutó tanto con nosotros es porque Victor es muy malo en la cama?

 

Vanesa- Para mí Victor es solo un complemento, teniéndote a ti el orgasmo está asegurado.

Me hizo pensar, ella me lo había dado todo, y la noche con Laura fue increíble, ¿sería yo capaz de negarme a eso?, me dije que no, que tenía que hacer el esfuerzo, ¿Pero cómo convencer a Victor?, Laura lo daba por descontado, así que tiré por lo que pensé era lo más fácil, quedé con Victor en un bar habitual y estuvimos hablando.

Yo- ¿Qué tal con Laura?, ¿Seguís con problemas en la cama?

 

Victor- Bastante mejor, aunque no sé si la complazco bien, ella se queda desganada y yo acabo por no disfrutarlo.

 

Yo- Pues eso lo tenéis que arreglar, y con Vanesa no tengo ninguna pega, es increíble en la cama, he probado un montón de cosas nuevas.

 

Victor- Seguro que disfrutas mucho con ella en la cama, ojalá yo pudiera sentir algo igual, la verdad es que a Laura no le motiva hacer nada nuevo, siempre es un misionero y así es difícil.

 

Yo- Bueno, a lo mejor te gusta una chica que lleve más la iniciativa.

 

Victor- ¿Cómo quién?, yo estoy con Laura y no todas las chicas son como Vanesa

 

Yo- Hombre Vanesa es única, para sentir algo como lo que siento yo solo puede ser con Vanesa.

 

Victor- Pues lo que yo te decía, que no todas son como ella, ¿Qué voy a hacer yo?

 

Yo- Podrías tirarte a Vanesa…

 

Victor- ¿Cómo dices?, es tu chica, ¿Cómo puedes decir algo así?

 

Yo- Pues no sé, ¿No te gustaría tener un buen orgasmo?

 

Victor- Bueno sí, pero yo quiero a Laura y pensé que tú a Vanesa.

 

Yo- Ya bueno, tu piénsatelo, Vanesa es muy abierta y hace unas cosas increíbles en la cama.

 

Victor- ¿Qué cosas? – Picó el anzuelo, al menos la curiosidad ya le puede.

 

Yo- A mí nunca nadie me la ha chupado también como ella, le encanta que la azoten, el sexo anal es una gozada con ese culo tan estrecho que tiene… ¡son tantas cosas!

 

Victor- Bueno a mí me encantaría todas esas cosas pero yo soy fiel a Laura, entiéndame, yo te agradezco el gesto, la verdad es que no me esperaba esta proposición, pero yo me debo a mi mujer.

 

Yo- Bueno tu mujer puede participar si quiere, a lo mejor coge ideas, si tienes el valor de hablarle de esta conversación lo mismo ella quiere probar.

 

Victor- No creo que Laura acepte eso, además ella es muy modosita, parece otra cosa, pero a mí nunca me la ha chupado, y su culo es terreno vedado, como te he dicho no pasa del misionero.

 

Yo- Mira vamos a hacer una cosa, tú se lo propones, y yo me apuesto a que te dice que sí, si es así este sábado quedamos los 4 en mi casa para cenar, y si es que no, os pago las vacaciones de este verano.

 

Victor- Bueno, la preguntaré, seguro que le hace mucha ilusión unas vacaciones pagadas.

Yo sabía que Laura le iba a decir que sí, mi mujer le dio un orgasmo ella sola, y le complemento el que le di yo, hace 2 meses que seguro que no tuvo ningún orgasmo, la cosa era mi participación, pero eso lo solventaría seguro, solo tenía que jugar con las ganas de Victor, llegué a casa y le conté a mi mujer lo sucedido, cuando recibí una llamada de Victor:

Victor-Tío, no sé como pero Laura me ha dicho que sí, ¿estás seguro de que Vanesa va a querer?

 

Yo- Si, se lo acabo de decir, me ha dicho que tiene muchas ganas de que llegue el sábado.

 

Victor- ¿así?

 

Yo- Si claro, me ha dicho que lo está deseando.

 

Victor- Nunca imagine que Vanesa quisiera algo así…

 

Yo- Ya ves, tu tranquilo.

La semana paso fugazmente, el sábado llegó y tal como le comente a Vanesa, Victor tenía la idea de que estaría con Laura y con Vanesa, Vanesa por su parte estaba deseando dirigir la orquesta y se reía para sus adentros.

La cena fue algo incomoda, a Victor se le veía vergonzoso, y Laura estaba muy callada, nosotros viendo el percal no paramos de hablar para no caer en silencios incomodos, cuando terminamos, Vanesa se levantó y me dijo que le acompañara a la cocina.

Vanesa- Cariño quédate fregando los platos, que ahora te traigo a Laura para que me la distraigas un rato.

 

Yo- ¿Y tú que vas a hacer?

 

Vanesa- Preparar a Victor.

 

Vanesa regresó al salón y al poco llegó Laura a la cocina.

 

Laura- Vanesa me ha pedido hielos.

 

Yo- Están en el congelador en el último cajón.

Laura abrió el congelador y se agachó para buscar los hielos dejando su culo en pompa, tuve la tentación de darle un cachete pero preferí esperar.

Yo- ¿Qué tal vas con Victor?

 

Laura- Bueno seguimos igual, no hay mucha pasión.

 

Yo- A lo mejor tú también deberías participar más, cuando estuviste aquí te vi demasiado modosa.

 

Laura- ¿Eso piensas de mí?

 

Yo- No es que lo piense, no te ofendas, creo que tienes mucho potencial, pero te reprimes por alguna razón, solo te digo que tienes que sacar la tigresa que llevas dentro.

 

Laura- ¿Y él no tiene que sacar el tigre que lleva dentro?

 

Yo- Si te pones a cuatro pata como te pusiste conmigo, te aseguró que el saca el tigre que lleva dentro.

Laura se avergonzó y agachó la cabeza, yo me acerqué a ella y la dije que no tenía por qué avergonzarse, la cogí de la cabeza y la besé, la metí la lengua en la campanilla y la dije que todo tenía solución.

Me miró a los ojos y me pregunto qué porqué ofreció a Vanesa a Victor.

Yo- Hombre yo le ofrecí un trio contigo, no sé qué te contó.

 

Laura- Me dijo eso mismo, pero me dio la impresión que yo sobraba en la cita.

 

Yo- Yo no quise decir eso te lo aseguro.

A la cocina llego el sonido de un gemido de hombre, un gemido largo y profundo, Laura fue a salir de la cocina pero la sujete de la mano.

Yo- ¿A dónde vas?

 

Laura- ¡A ver qué hacen esos dos!, no quiero creer que Victor sea capaz de hacerle cosas a Vanesa que no me hace a mí.

 

Yo- Bueno, Vanesa le va a exprimir, pero seguro que le gusta más a Victor si estás tú.

Ella me sonrió y se fue al salón a ver qué pasaba, Victor estaba sentado en el sofá con los pantalones bajados, sujetando la cabeza de Vanesa, que estaba arrodillada junto a él mientras se tragaba la verga de Victor entera, Laura se quedó un poco en shock, la di una palmada en el culo y la dije.

Yo- ¿Por qué no vas y te la comes igual que Vanesa?

Se dirigió hasta allí miro a Victor que tenía la cara desencajada por el placer, y se arrodilló junto a Vanesa, esta se sacó la polla de Victor de la boca, la agarró con la mano y se la acerco a Laura a la boca mientras la sonreía, Laura se la introdujo lentamente en la boca, pero se la tragó entera, no empezó tímidamente como conmigo, empezó mucho mejor, apretaba con los labios la polla de Victor mientras bajaba y subía, se la sacaba y le cedía el turno a Vanesa.

Yo tenía la polla que se iba a salir de los pantalones, decidí acercarme y Victor me giño un ojo como dándome las gracias, agarré a Laura de la cintura desde atrás y la hice ponerse a cuatro patas delante de Victor para que no dejase de mamársela, la subí la falda y de un tirón le rompí el tanga dejando al descubierto su coño depilado y su ano, introduje un dedo en su coño mientras me agache para lamer su ano, esta vez no se sobresaltó.

Victor me miró como con gesto de desaprobación, fue toda una sorpresa para el verme ahí, él se pensaba que iba a gozar de las dos mujeres, Laura se dio cuenta y le dijo.

Laura- ¿No querías disfrutar de Vanesa?, déjame disfrutar, quiero que veas lo que va a pasar.

Se metió la polla de Victor entera, yo me desvestí en un abrir y cerrar de ojos y fui a penetrarla, le puse la polla en la entrada de su vagina y me dispuse a penetrarla, cuando Laura me detuvo con su manos, me agarró la verga y la llevo a la entrada de su ano.

Laura- ¡Empuja fuerte!

Yo apreté y entró la mitad del tirón, Vanesa tenía razón, Laura lo volvería a pedir, volvió a chillar pero como tenía la boca llena no se notó mucho, Victor me miró estupefacto, creo que nunca pensó que su mujer se dejaría dar por el culo.

Yo- Que estrecho lo tiene Victor, tienes que probarlo.

 

Laura- ¡Se lo tiene que ganar! – dijo sacándose la polla de la boca y pasándosela a Vanesa.

 

Vanesa- Tranquilo Victor solo tienes que disfrutar.

Victor no parecía muy contento, pero Vanesa se desnudó ante él, fue a sentarse a horcajadas y Victor intentó metérsela por detrás.

Vanesa- Tranquilo, tu mujer ha dicho que tenías que ganártelo.

Vanesa se llevó la polla a la entrada de su vagina y se la metió entera, subía y bajaba de la polla de mi amigo a toda velocidad, mientras yo enculaba a Laura todo lo rápido que podía, Laura esta vez a diferencia de la otra vez se acariciaba el clítoris, no creo que la terminará de gustar del todo, pero al ser una sensación nueva yo creo que lo disfrutó.

Vanesa se levantó, cogió a Victor y le puso de pie, se sentó dónde estaba él y le dijo:

Vanesa- Es hora de que hagas tu algo, quiero ver de lo que eres capaz.

Victor se puso las piernas de Vanesa en los hombros y la penetró muy despacio, la verdad es que no se le veía un buen ritmo regular y lo hacía tremendamente despacio, no veía a Vanesa disfrutar mucho, pero ella es única para estas cosas y le dio la vuelta en seguida.

Vanesa- Victor, si quieres follarme el culo, vas a tener que mejorar, dame fuerte que no soy de cristal, quiero que me partas en dos, quiero que el sonido de tus cojones contra mi culo silencie los gemidos de Laura, ¡Fóllame de verdad!

Dicho y hecho, Victor aumento el ritmo, como si las palabras estuvieran encantas empezó a embestirla fuerte, y por primera vez en la noche empecé a escuchar los gemidos de mi mujer, Laura se quedó embobada mirando a su marido como se follaba a Vanesa.

Estuvimos un rato en esta posición, y como si todo estuviera orquestado, Laura y Vanesa se corrieron a la vez, Laura se quedó exhausta, se llevó la mano a su culo dolorido y se fue al baño.

Vanesa- Mientras Laura se recompone, creo que te has ganado tu premio Victor.

Mi mujer se levantó, me agarró de la mano y me tiró al sofá, se puso encima de mí y se metió mi verga hasta el fondo, miro hacía Victor y le dijo.

Vanesa- Piensa en como acaban de follarse a tu mujer por el culo, probablemente esté en el baño sin poderse sentar.

Victor sin pensárselo, lleno de excitación y rabia se puso detrás de mi mujer, le puso el capullo en la entrada del ano y empujó todo lo fuerte que pudo, mi mujer puso cara de dolor, Victor empezó a bombear con mucha fuerza, sin dejar que el ano de Vanesa se adaptase, me miro y me dio un beso para evitar chillar, por lo que empecé a bombear.

Vanesa- Así es como te tienes que follar a Laura, reviéntame, ¡dame con todas tus fuerzas!

Yo hacía un esfuerzo por compenetrarme con Victor, parecía que el sofá se iba a romper en cualquier momento, entro Laura y se relamió con lo que veía, nosotros seguíamos penetrando a Vanesa, hasta que nuevamente esta le empezó a temblar todo el cuerpo, pego un gemido enorme y se corrió.

Victor sacó su polla, tenía algo de sangre, mientras Vanesa se hacía a un lado del sofá sin fuerzas y con una cara enorme de satisfacción, yo me levanté y para que Victor supiese que él tenía que ser el rey de la noche dije:

Yo- Laura a qué esperas para limpiarle la polla a tu marido.

Laura se agachó, y se metió la polla entera de Victor en la boca, Victor me miró, me sonrió como muestra de agradecimiento y me hizo un gesto de que me acercara.

Me puse a su lado y Laura empezó a pajeármela, mientras de la chupaba a Victor, Laura estuvo un rato así hasta que se sacó la polla de Victor, se puso de pie y dijo:

Laura- Hoy no me has tocado apenas cariño.

Victor se puso detrás de ella, la abrió las nalgas e introduciendo su polla en el culo de Laura la contestó.

Victor- A Partir de hoy te voy a tocar mucho.

Laura se abrazó desde atrás a Victor y le beso, este a su vez la cogió de las piernas y la elevó para que no tocase el suelo, la subía en volandas y la bajaba a pulso, mientras su polla desaparecía completamente para volver a parecer en su culo, yo me acerqué despacio y aprovechando la postura la penetré por delante mientras ayudaba a Victor a subir y bajarla para aumentar el ritmo, la subíamos y la bajábamos mientras con nuestros movimientos de caderas hacíamos que las envestidas fuesen muy rápidas, Laura morreaba a Victor con pasión, y ya sin poder alargar la situación más, Victor y yo descargamos en sendos agujeros de Laura, esta al sentir el calor que emanaban nuestras vergas, recibió un gran orgasmo.

Me separé de ellos y me fui con Vanesa al sofá, estaba molida pero con una sonrisa que no se borraba, la besé en los labios y me acurruque a su lado, miré hacía nuestros invitados y estaban besándose apasionadamente mientras a Laura le salía del ano y del coño sendos chorros de semen.

Empezamos a vestirnos, cuando por fin alguien dijo algo, la verdad es que fue un momento incómodo.

Victor- Muchas gracias, no imagine que la velada fuese así, pero hoy me voy no solo con una gran experiencia vivida, si no con una nueva forma de ver el sexo.

 

Yo- Bueno ahora solo tenéis que disfrutar los dos, esperemos que esto haga que se os olvide estos meses de atrás.

Se terminaron de vestir y se fueron, Vanesa y yo nos fuimos a la cama a dormir, pues nunca habíamos estado tan cansados, mi plan, o creo que era mi plan salió a la perfección.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Sincahonda

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (5)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Sincahonda
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)