Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.120 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.387 Miembros | 19.170 Autores | 97.145 Relatos 
Fecha: 24-Ago-16 « Anterior | Siguiente » en Hetero: General

Una mala jugada

Sincahonda
Accesos: 8.493
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 16 min. ]
 -   + 
Como en mi 18 cumpleaños una partida de cartas hace aue se desmadre la cosa Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Me llamo y cristina y lo que voy a contar me pasó hace mucho tiempo, todo paso en la fiesta de mi dieciocho cumpleaños, era verano y el instituto se había acabado, me habían admitido en la facultad de derecho de Alcalá de Henares y mi única preocupación por aquel entonces era pasar el mejor verano que pudiese, por aquel entonces no tenía los achaques de la edad, mis pechos grandes estaban en su sitio, no estaba delgada como un palo, pero estaba de buen ver, mis ojos marrones claros iban a juego con mi castaño natural.

Mis padres se habían marchado de vacaciones y me dejaron la casa para mi sola, por lo que decidí celebrar mi cumpleaños en casa, despejaría el salón de muebles, y prepararía una barbacoa en el jardín, la idea era que el cumpleaños durase lo más posible, quedé con mi amiga Marta un día antes para prepararlo todo fuimos a comprar la comida y los licores, y dejamos el salón solo con el sofá para evitar posibles daños, al final invité a Marta a cenar en casa.

Marta- Estarás ansiosa por mañana, ¡vas a ser mayor de edad!

Cristina- No le veo ventajas, ¡Solo son responsabilidades!

Marta- Va tampoco es para tanto, ¿mañana van a venir todos?

Cristina- Si, no te importa que venga Vito ¿no?

Marta- Para nada, lo nuestro fue una tontería y es agua pasada.

Cristina- Teníais que haber acabado juntos, ahora estas sola y necesitada.

Marta- ¡Como tú no te jode!, ¿Cuánto hace que no te llevas a alguien a la cama?

Cristina- Una eternidad, si al menos conociese a alguien interesante.

Marta- ¡Ese me lo pido para mí!

Estuvimos riéndonos un buen rato, disfrutamos de la cena y finalmente se despidió hasta mañana por la tarde en la fiesta.

Al día siguiente a las cinco de la tarde empezaron a llegar los invitados, en total éramos nueve, tres parejas, un soltero, Marta y yo.

Las parejas estaban formadas por Eva y Miguel, que llevaban juntos toda la vida, Miguel era el amigo que siempre la liaba de alguna manera, rompía algo o se caía, su chica Eva era una amiga de toda la vida, muy recatada, por aquel entonces eran vírgenes, otra pareja era Alejandro y Margarita, llevaban poco saliendo, Alejandro era un tío enorme y fuerte, con una barba negra que le hacía mayor, era el cocinitas por lo que se encargaría de la barbacoa, Margarita por su parte era esa clase de chicas que por mucho que comen no engordan, cualquier chorrada le causaba risa, y por ultimo estaban Edu y Alexandra, eran esa pareja que estaban juntos porque sí, porque ambos tenían cuernos, Edu no es que fuera un tío buenorro pero era un ligón de cuidado, era el único que trabajaba y tenía dinero y Alexandra era claramente la tía buena del grupo, nunca le faltaban pretendientes.

Luego estaban Vito, Marta y yo hacíamos el grupo de solteros, Vito era alto y delgado, y tenía siempre un aspecto hippy, Marta por su lado era una chica bajita, pechugona, con buen culo, eran mis mejores amigos de siempre.

La tarde empezó como ya suponía con Alejandro en la barbacoa, mientras los demás nos llenábamos los minis de cerveza hasta arriba, contábamos alguna anécdota de noches anteriores de fiesta entre risas.

La carne fue saliendo, y como gente joven prácticamente la devorábamos, yo me tenía que preocupar por que dejaran algún cacho.

Alejandro- ¡Sois unos cabrones!, menos mal que esta Cristina si no ni como, ¡Y ni me habéis puesto una cerveza!, menudos amigos.

Vito- Todo el día quejándose macho, a ver vamos a por tu cerveza, ¡Te la tendría que poner Rita!

Margarita- ¡Ni que yo fuera su camarera!

Alejandro- Menuda novia que me he echado.

Miguel- Eso es que no la tienes educada, la mía siempre me pone las cervezas, la tienes que educar.

Cristina- Ten cuidado con la cerveza que te pone Miguel, no vaya a ser que sea una cruzcampo para vengarse.

Todos nos reímos, en seguida como era costumbre empezó las conversaciones sexuales, iniciadas por Edu claramente, estaba más salido que el pico de una mesa, posiblemente como todos a esa edad.

Edu- El sueño de cualquier tío es hacer un trio con dos tías.

Alexandra- ¿Y por qué no con dos chicos?, si apenas os da para una…

Vito- Un trío yo lo veo imposible, mejor probar otras cosas como el sexo anal.

Eva- ¡Qué asco!, eso no sé quién lo va a querer hacer.

Cristina- Bueno eso por probar quien sabe.

Alejandro- Bueno aquí tenemos a una dispuesta a todo, no como otras.

Margarita- ¡Tampoco te pases!, yo coincido con Eva, no sé por qué os obsesiona tanto el sexo anal.

Vito- A ver para hacer todos los días no, pero algo así como regalo de cumpleaños para tu chico.

Alexandra- Y para nuestros cumpleaños qué ¿eh?

Vito- Bueno algo os gustará en especial.

Eva- Un cinturón de esos con polla para vosotros.

Nos echamos a reír, la cena estaba siendo muy divertida. Pasada la hora, a eso de las ocho y media la barbacoa se había terminado, recogimos la mesa del jardín y pasamos dentro del salón, encendí el home cinema y la música empezó a sonar, mientras Marta sacaba las botellas de alcohol con los refrescos.

Los chicos fueron los primeros en servirse como siempre, nosotras estábamos distraídas hablando del conjunto que llevaba cada una, o de criticar a cualquier conocida ajena al grupo de amistad, como solía pasar siempre, se formaban dos grupos, uno de chicas y otro de chicos que se rompían brevemente al irse a servir nueva bebida.

No paso mucho rato cuando nosotras nos dedicábamos a bailar y los chicos acabaron jugando al póker en la mesa del jardín, lo cual era un fastidio porque tarde o temprano seguro que algún vecino acababa llamando a la policía, como efectivamente acabó pasando, vino la policía y dijo que teníamos que hacer menos ruido, me despedí de los agentes y le dije a los chicos que entrasen dentro.

Al final acabamos hablando las chicas en el sofá, mientras los chicos jugaban en la mesa que ahora se encontraba en el salón.

Eva- Que pesados son.

Cristina-Déjales, así se lo pasan bien.

Margarita- Aunque a nosotras nos han dejado sin la pista de baile.

Marta- Bueno, para eso nos vamos a una discoteca la semana que viene.

Alexandra- Eso ¡noche de chicas!

Todas- ¡Sí!

Según les fueron entrando sueño, las chicas se fueron yendo, dejando a sus chicos en el salón jugando a las cartas, finalmente me quede sola, y para no aburrirme cogí una silla y me senté con ellos para mirar al menos como jugaban.

Vito- ¿No quieres jugar?

Cristina- ¿Se puede meter uno cuando quiera?

Vito- Claro, estamos jugando con céntimos, pones dinero y ya está.

Cristina- ¿Pues qué royo no?, así no hay emoción ninguna, no os jugáis nada más que chicles.

Edu- ¿Y qué propones?, no tenemos mucho dinero…

Cristina- Bueno podemos apostarnos tener que hacer algo si un pierde.

Edu- ¿Algo como qué?

Cristina- No sé, beberse un cubata de un trago por ejemplo, podrías tener más imaginación Edu.

Todos se quedaron callados unos segundos y al final aceptaron, repartieron las cartas y al final los botes no eran solo botes de 20 o 30 céntimos, sino de algo más. Al principio era sobretodo de beberse cubatas de un trago, pero Edu abrió la veda a otros términos, cuando en una apuesta conmigo propuso que el que perdiese se comería un huevo crudo, yo acepté, tenía buena jugada y él había estado faroleando, pero resulto que mi doble pareja no fue suficiente ante un trio de chiripa que le salió en con la última carta, y me obligaron a comerme el huevo crudo.

Las apuestas empezaron a subir bastante, algunos se daban algún bofetón, yo me tuve que comer un chupito lleno de nada de un solo bocado simulando que era una verga, cortesía de Edu que no hacía más que ganarme todas las bazas, el juego estaba gracioso y no lo estábamos pasando bien.

En un momento de la partida, me repartieron dos ases, pensé en vengarme de Edu, tenía la mejor mano inicial, así que aposté fuerte, siendo céntimos no es que quedase muy espectacular, pero llegué apostar medio euro, todos se fueron tirando hasta que le tocó a Edu, él no se pudo resistir y metió todo su dinero, yo lo vi y le dije que el que perdiese le tenía que dar su ropa al otro, de esta manera él se tendría que volver desnudo a casa, él sonrió y estuvo de acuerdo, y dio la vuelta a un AK.

Era perfecto, le tenía que sonreír mucho la suerte para que yo perdiese, sacaron las cinco cartas y no me lo pude creer, ¡me empató!, había salido un T, J, Q y K haciendo que tuviéramos la misma escalera, mi venganza se tenía que posponer.

Alejandro-¡qué pena!, si no llega a salir esa K.

Vito- Bueno yo creo, que cada uno debería darse la ropa al otro, total el bote se tiene que repartir.

Cristina- ¡Si claro! Si no hemos perdido ninguno.

Vito- Ya por eso hablo de repartir el bote, tú te quedas con sus ropas y el con las tuyas.

Que cabrón estaba hecho, así está claro que el que ganaba era él, vería a su amigo haciendo el ridículo por la calle y a mi desnuda, yo estaba medio borracha pero tampoco era tonta.

Edu- Bueno creo que lo mejor será que empiece yo…

Edu empezó a desnudarse, se quedó en pelota picada, se levantó y me dio su ropa, era la primera vez que le veía desnudo, no estaba nada mal, tenía complexión atlética y su polla no estaba mal de tamaño.

Todos- ¡que se desnude!, ¡Que se desnude!

Me levanté, y terminándome lo que me quedaba de un trago empecé a desnudarme, al principio se hizo el silencio, estaban todos expectantes, me quite los zapatos y se los tiré a Edu, luego me saqué el vestido por la cabeza dejando mis pechos al descubierto pues no tenía sujetador y empezaron todos a vitorearme, lejos de sentir vergüenza me entro una sensación de orgullo, pues siempre había pensado que los chicos no me miraban de esa forma, finalmente sujete mis braguitas por los dos lados y fui bajándolas mientras contoneaba mi culo y los chicos empezaban a gritar un olé que se debió escuchar en todo el vecindario, y le tiré las bragas a Edu.

Cristina- A ver qué haces con ellas, no se vaya a pensar cosas raras Alexandra.

Miguel- Alexandra vete a saber que estará haciendo ella.

Todos se rieron mientras Edu le daba un golpe a Miguel por el comentario, la partida siguió, pero todos me miraban las tetas, apenas prestaban atención al juego, yo para distraerles me las apretaba con los brazos aposta o me echaba para atrás y me estiraba haciendo que se viesen mejor, lo mejor fue cuando a Edu se le notó la erección.

Vito- Vaya Edu, a ver dónde apuntas con eso.

Edu- Ya te digo donde me gustaría apuntar. –dijo mientras me miraba las tetas.

Cristina- No sabía que te gustasen tanto, ¿no prefieres las de Alexandra?

Edu- Pues no, Alexandra no las tiene tan bonitas os lo puedo asegurar.

Vito- No hace falta que lo jures. – Dijo señalando hacia la verga de Edu.

Edu-Vamos, ¿Me vais a decir que de todas las chicas Cristina no tiene las mejores tetas?

Alejandro- Eso está claro.

Miguel-Y seguro que las da uso no como Eva…

Yo me puse colorada, me estaban alagando muchísimo y tenía una sonrisa en la cara por ello, nunca me habían dicho la opinión sobre mí, y les encantaban mis tetas, no me podía creer que ese día hubiera acabado de esa forma.

La partida se calentó, cuando de nuevo me tocaron dos ases de mano, pero esta vez no quería hacer ninguna locura y solo subí un poco, Edu fue el que me vio y nos quedamos solos en la mano, sacaron las 3 primeras cartas, K de picas, J de corazones y 6 de tréboles, un flop perfecto, el pasó, yo subí y el volvió a subir, me entró algo de nervios pero tenía dos ases y el flop traía una K que seguro que a Edu le venía bien, por lo que vi, sacaron la cuarta carta y era un 4 de tréboles, el volvió a apostar y yo vi, la quinta carta era un As de tréboles, mi victoria, si tenía dobles estaba perdido, así que después de que el pasase yo aposté, él se quedó pensando un rato y metió todo su dinero, yo lo vi inmediatamente, pero antes de levantar las cartas me dijo:

Edu- Si gano, me dejarás tocarte las tetas como yo quiera.

Cristina- Claro hombre, que gracioso, ¿y si yo ganó qué?

Edu- Si tú ganas, te devuelvo tu ropa, y te pago el primer año de universidad.

Me quedé callada, la proposición era indecente, Alexandra era mi amiga, pero la verdad que me pagase el primer año de carrera era un buen dinero, que evitaría que tuviera que buscar un curro de fin de semana, me quede pensando un buen rato.

Cristina- Esta bien, pero esto no puede salir de aquí.

Le di la vuelta a mi trio de Ases, Edu sonrió dio la vuelta a lo que parecía una doble pareja de KJ, pero me di cuenta que eran de tréboles, el muy cabrón había hecho color en la última carta, la carta que yo creí que me daba la victoria, los dos ases me habían cegado y ahora tenía que pagarlo muy caro.

Edu se levantó, mantenía la erección el tío, se acercó donde yo estaba, y se agachó ante mí, yo cerré los ojos y me estiré, el comenzó a sobármelas, tenía buen tacto y sabía manejar sus manos, me agarraba de los pezones que enseguida se pusieron duros, yo seguía con los ojos cerrados mientras el tiraba de mis pezones y me agarraba los pechos, finalmente solté un leve gemido.

Edu- Parece que te gusta.

Cristina- Lo haces muy bien.

Edu- Seria difícil saber quién de todos nosotros está más excitado.

Mire a mi alrededor, todos me miraban mientras se tocaban los paquetes, ¡Había puesto cachondo a 4 tíos!, me sentí tremendamente excitada, de hecho nunca lo había estado tanto, Edu se puso de pie para irse y yo en un acto reflejo le agarré la verga y evité que se fuera.

Edu- Creo que eres tú la que más excitada estas.

Cristina-Puede ser, pero no sé si tú serás suficiente para saciarme.

Mire al resto de los chicos, luego a Edu, me puse de rodillas ante él y me metí su verga en la boca, el tío pego un gemido gigante, mientras los demás miraban como me tragaba la polla de Edu, les miraba mientras lo hacía, y ellos se masturbaban por debajo del pantalón, decidí cambiar de postura y ver si alguno más se animaba, por lo que sin sacarme la polla de Edu de la boca puse mis piernas rectas y empecé a masturbarme para que me vieran.

Estuve un rato así y empecé a pensar que solo Edu se iba a animar, cuando de repente Miguel se levantó y se bajó los pantalones, y se puso al lado de Edu, yo le agarré la polla con la mano y le empecé a masturbar, mientras seguía chupándosela a Edu, finalmente sin que me diera cuenta, Alejandro se había puesto detrás de mí y buscaba con su polla la entrada de mi vagina, solté un segundo la polla de Miguel y agarre la de Alejandro y la coloque en la entrada, el de un empujón me la metió entera.

Me follaba muy fuerte, tan fuerte que no podía chupársela a Edu ni a Miguel, ellos solo me sobaban las tetas mientras yo gemía sin parar, Alejandro era enorme y no dudo de agachase sobre mi espalda, agarrarme por las piernas y levantarme en volandas, mientras me abría las piernas para que los demás me vieran perfectamente cómo me penetraba.

Edu y Miguel se sentaron y se empezaron a masturbar, Vito seguía sentado en su sitio y no hacía nada, solo miraba, yo creo que no lo aprobaba, pero me daba igual, Alejandro subía y bajaba mi cuerpo ensartado en su polla con una ferocidad terrible, yo no podía parar de gemir, pero al contrario de lo que pensaba no duro mucho, sus movimientos empezaron a ser más irregulares y acabó corriéndose dentro de mí.

Me bajo al suelo y se dejó caer sobre el sofá mientras Edu se acercaba a mí, yo me senté sobre la mesa de póker, le abrí mis piernas invitándole a entrar, el me agarró de los tobillos, y me la metió en mi coño lleno del semen de Alejandro, empezó a bombear mientras yo me masturbaba el clítoris, entraba y salía con menos ferocidad que Alejandro pero le notaba un mejor que hacer, yo estaba en éxtasis y más cuando noté que Alejandro también se venía dentro de mí.

Se hizo a un lado y Miguel le reemplazó inmediatamente, se le notaba inexperto, estaba perdiendo su virginidad conmigo y eso me excitó mucho más así que decidí ponerle más caliente.

Cristina-Si quieres puedes correrte en mi boca Miguel, seguro que Eva no te deja.

Miguel empezó a ganar velocidad, parecía que me follaba con rabia, yo me masturbaba y me tocaba las tetas y me tiraba de los pezones mientras él me miraba, no pude aguantar más y me vino un orgasmo enorme, hacía mucho que no tenía uno, lo disfruté muchísimo entre gemidos y aspavientos.

Miguel se salió de mí, tenía la polla llena del semen de Alejandro y Edu, me agache y me la metí en la boca, mientras se la limpiaba y le realizaba una mamada, el me agarró de la cabeza y con un gran gemido descargó en mi garganta.

Miguel se sentó en el sofá con Alejandro y Edu, yo miré a Vito que estaba callado, me acerqué a él.

Cristina- ¿Tú no quieres disfrutar igual que tus amigos?

Vito- Pensé que yo tendría más derecho que ellos, ¿No era tu mejor amigo?

Cristina- Si claro.

Se bajó los pantalones, la tenía enorme, como si fuese un vaso de tubo o una botella pequeña de agua, se la agarré y me fui a agachar para mamársela pero me detuvo en seguida.

Vito- Ya sabes que yo soy muy tiquismiquis y no me gusta beber del vaso de los demás.

Me dio la vuelta haciendo que le diese la espalda, e hizo que me recostará en la mesa, abrió mis nalgas y puso su capullo en la entrada de mi ano virgen.

Cristina- No espera, no estoy preparada.

Vito- ¿No decías que querías probarlo?

Cristina- Si bueno, pero no en este momen… ¡ahhhhh!

Me había metido el capullo en el ano, me dolía a rabiar, el me agarró de la cintura por delante y empezó a empujar.

Cristina- Para por favor, me duele mucho, ¡para!

El hacía oídos sordos y empujaba más adentro, yo deje vencer mi cuerpo sobre la mesa, miré al resto para ver si hacían algo por mí, pero parece ser que la escena les estaba gustando y se estaban masturbando. Vito terminó de metérmela entera, me ardía y me dolía muchísimo.

Cristina-Para por favor, dame un respiro.

Vito- Tranquila.

Esta vez sí me hizo caso y se quedó quieto como unos cinco minutos, espero a que yo tomase la iniciativa, finalmente probé menear mi culo un poco sacándola un poco y volviéndola a meter, me seguía doliendo y me molestaba, pero al menos era ya soportable.

Cristina- Ten cuidado no seas bruto.

Vito me agarró de la cintura y empezó a bombear, la sacaba hasta la mitad y la volvía a meter, mi culo no estaba preparado y me molestaba, pero ya no me dolía, intenté masturbarme para ver si conseguía disuadir la sensación, estuvimos unos minutos así y sin darme cuenta la sensación me generaba un placer y un dolor a partes iguales, cambié mi leve masturbación por un frenesí en mi clítoris mientras ayudaba a Vito con mi cadera a sacarla más de mi culo para volvérmela a meter hasta el fondo, al revés que con los otros tres, no tardé ni cinco minutos en correrme, cuando me entró el tembleque en las piernas y gemía, Vito aumento las embestida, provocando que se corriera en mi culo y me llenará de leche.

No podía ni moverme, Vito salió de mí, se subió los pantalones y dijo.

Vito-Me voy, ha sido una fiesta estupenda, mañana me paso para ayudarte a recoger.

Los otros tres seguían en el sofá masturbándose, Edu se levantó y se corrió sobre mis nalgas, luego lo imitó Miguel y Alejandro, yo no me moví del sitio, ellos se empezaron a vestir y se despidieron mientras se marchaban.

Finalmente me separé de la mesa como pude, me fui a la cama y me dormí.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Sincahonda

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Sincahonda
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)