Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 4.696 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.348 Miembros | 19.163 Autores | 97.120 Relatos 
Fecha: 28-Ago-16 « Anterior | Siguiente » en Orgías

CUATRO HERMANAS. Cap. 9. Juana (II)

Inmacul
Accesos: 11.486
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Juana puteando con su sobrina Yolanda Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

JUANA (II)

Un día salí con las niñas de marcha, fuimos a una disco a ligar. Yo con mis 45 años con las veinteañeras Yolanda y Macarena.

Íbamos todas muy guapas y modernas. Yolanda con su escotazo tremendo enseñando casi los pezones. Las jóvenes vestían mini shorts enseñando parte del culo y yo una minifalda con botas altas enseñando mis muslazos.

En la disco nos pusimos un poco borrachas. Yolanda se enrolló con un negro guapo y se fue con él al coche después de darse el filete con él.

Macarena se lió con dos tíos a la vez  que se la llevaron a un coche y se dieron el lote con la chiquilla de 22 años.. Macarena hizo que los dos le chuparan su gran pipa.

Yo también ligué con dos chavales que me llevaron a los servicios y me follaron levantándome la faldita, uno por delante y otro por detrás.

Al día siguiente salí con mi sobrina Yolanda a putear. La primera noche ella vestía bajo el abrigo lencería rosa preciosa con medias blancas y yo lencería negra con corsé marón que me hacia una bonita figura.

Esa noche nos fuimos al polígono a putear. Yo estaba cortada pero Yolanda a sus 27 años no. Desde lejos mi marido y mi cuñado (su padre) nos vigilaban.

Esa noche yo cogí un cliente viejo al que se la mamé y Yolanda a otro más joven que se la folló en el coche comiéndole las tetas.

Después mi sobrina se fue con dos tíos a su casa. Eran padre e hijo y entre los dos se la metieron por todos los agujeros durante una hora. Yolanda vino cansada y con el coño y el culo doloridos.

Mientras tanto yo fui contratada por un matrimonio joven de unos 30 años. Me comieron todo el cuerpo desde los pies a la boca. Tuve que comerle el coño a la mujer mientras el marido me daba por culo. Ella tenía un chocho precioso, negro con unos labios grandes y un clítoris  tieso.

El tercer día Yolanda vestía con una minifalda cortísima de colegiala que dejaba al aire su culo. No llevaba bragas. Yo de nuevo corsé negro, medias negras con ligas y las tetas al aire.

Primero Yolanda y yo estábamos en el coche con un tío, las dos a la vez. El hombre quería que le pusiera el coño e la boca mientras la joven se la mamaba y él le metía los dedos en el coño y en el culo. Así estuvimos hasta que lo hicimos correr dos veces. Yo me tragué una corrida y Yolanda se corrió en la boca del tío.

Después una mujer de 49 años muy alta con unas buenas piernas y nalgas contrató a mi sobrina para una orgía con ella, su marido bajito de 52 años, su hija hermosota de 22 y su hijo enano de 18 que le llegaba a su madre.

La mujer se llamaba Josefa, vestía medias de red negras y un sujetador negro. Tenía el pubis depilado como mi sobrina.

Lo primero que le ordenó a mi sobrina fue que se sentara a observar cómo ella calentaba a su familia.

Josefa de pié en el centro del salón con taconazos. La hija se quitó el pantalón y se quedó solo con una camiseta, tenía un buen culazo respingón y apetecible con anchas caderas. Josefa se agachó un poco para darle la lengua a su hija. Esta sacó las tetas fuera del sostén de su madre y se lió a mamarle los pezones largos y gordos que tenía.

Después se acercó el marido y Josefa abrió las pierna para que se amorrara a su coño. Al ser tan bajito sólo se tuvo que agachar un poco. El tío tenía solo una camiseta y la polla pequeña totalmente empalmada.

A continuación se acercó al enano que previamente se había desnudado enseñando a mi sobrina un pedazo de verga descomunal para lo pequeño que era. Estaba totalmente descapullada y de su glande gordo ya caían unas gotitas de semen. Se acercó a su madre y por detrás le comió el culazo.

Josefa se notaba ardiente. La hija seguía mordiéndole los pechos. El marido dejó de chuparle el coño y poco a poco  le fue metiendo toda la mano y parte del brazo en su chocho chorreante de flujos. El enano se ensalivó sus dedos y hizo lo mismo introduciéndole con facilidad la mano en el culo de su madre.

Yolanda se masturbaba viendo la escena. Josefa le dijo entre suspiros que su familia era insaciable, que la habían pervertido y que si conocía a alguna compañera para llamarla porque creía que iba a necesitar refuerzos para hoy.

Mi sobrina le dijo que sí que si no le importaba llamaría a su tía que era cuarentona. Me llamó y cuando llegué me encontré a Josefa en la puerta.

Me hizo pasar al salón donde estaba la misma escena pero con Yolanda en su lugar, siendo magreada en cada una de sus patorras por el marido y el hijo, y con su culo y su coño bombeados por las manos de estos. La hija chupándole los cántaros, ahora se había quitado la camiseta y vi que tenía dos tetazas muy grandes y gordas aunque no tanto como las de mi sobrina.

Yolanda se corría en esos momentos. Josefa se echó en el sofá y abriendo sus muslazos me hizo comerle el conejo ardiente mientras veía la escena de mi sobrina.

Cuando Yolanda terminó de correrse el enano la puso a cuatro patas y le metió la tranca por el ano que ya lo tenía bastante abierto. El enano estaba de pié follandola por atrás y le llegaba al culo. Parecía un perrillo tirándose a una perra grande.

El marido se puso detrás de mí y abriéndome las cachas me metió su pilila tiesa en el agujero del culo. Yo seguí comiéndole el higo a la mujer.

La hija se montó en el sofá y poniéndose abierta de piernas sobre su madre la meó regándole la cara, el pecho, la barriga y el coño. Yo me iba a quitar pero Josefa me agarró la cabeza diciéndome “Bébete el pis de mi hija, puta”.

El enano se vació dentro del culo de Yolanda y sacó su tranca llena de caca. La guarrilla de su hermana se fue hacia él y le limpió toda la polla con la boca.

Josefa: habéis visto qué hijos más puercos tengo?

Esto lo dijo mientras se corría en mi boca. Su marido se corrió en esos momentos en mi culo.

Descansamos un rato y nos fuimos a la habitación de matrimonio. Tenían una cama grandísima, por lo visto los cuatro dormían todos juntos y todas las noches follaban a Josefa.

Josefa se puso a chuparle la picha , los huevos y el culo a su hijo enano hasta ponérsela grande de nuevo.

Josefa: Tírate a la vieja

Esto se lo dijo al enano señalándome a mí. El enanito se tumbó en la cama y me metió su cipote. Follaba bien el cabrón.

El marido ya estaba empalmado. Yolanda lo levantó en brazos chupándole la pichilla. Mientras se la chupaba e  guarro se meó encima de ella. Mi sobrina lo tiró encima de la cama.

La hermana al verlo se fue por Yolanda y le ordenó que le chupara el chocho. Al final  se revolcaron las dos haciendo un 69 en el suelo.

Josefa: Vaya, qué te parece la zorrita de mi hija?

Josefa se tumbó en la cama a mi lado y mientras su enanito me follaba ella me daba la lengua.

Después tumbó a su marido en la cama y se puso sobre su cara para que le chupara sus partes mientras ella le masturbaba y le metía un dedo en el culo.

El enano se corrió dentro, se salió de mí y la madre sin dejar de correrse en la cara de su marido le limpió su nabo de los restos de semen y flujos míos.

Yolanda le dijo a la niña que parara un momento que iba a mear, pero ésta la retuvo y le ordenó que lo hiciera en su boca. Mi sobrina aceptó y le soltó un largo chorro que la chica se tragó casi enterito.

Yolanda: antes de terminar mi tía y yo os vamos a ofrecer un numerito espectacular. Vais a ver el culazo que tiene esta puta cuarentona y lo que goza por su enorme agujero.

Yo me puse a cuatro patas con el culo en pompa ofreciendo mi gran agujero negro. Mi experta sobrina me lo chupo y después empezó a meter dedos, mano y brazos haciéndome gozar como siempre. Me corría como una guarra.

El final consistía en que mi sobrina me metía el pié dentro del recto, introduciéndome su pierna casi hasta la rodilla. Así me follaba metiendo y sacando su pierna de mi culo sin fondo. Hasta que exploté derrumbándome en el suelo.

Al final nosotros nos arreglamos, nos pagaron y nos dejamos a la familia calientes y liados.

Josefa en el váter cagando mientras el enano meaba por el hueco que dejaban sus patorras en el váter y le regaba el coño.

Por otro lado la niña se follaba a su padre metiéndose su pito en su chocho mientras este le mamaba las tetorras.

Nosotras nos fuimos de nuevo a putear. En esa noche nos tiramos dos tíos más cada una, esta vez en sus coches.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Inmacul

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Inmacul
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)