Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 4.988 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.945 Miembros | 19.230 Autores | 97.491 Relatos 
Fecha: 30-Ago-16 « Anterior | Siguiente » en Otros Textos

Cría Cuervos

THECROW
Accesos: 1.723
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Lo que soy y siempre seré. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

“Yo voy, lobo estepario, trotando

Por el mundo de nieve cubierto

Del abedul sale un cuervo volando

Y no cruzan ni liebres ni corzas el campo desierto”

 

 

De “El Lobo Estepario”

Hermann Hesse, 1927

 

 

 

- ¿Qué soy? No soy nadie. Aquí no tenemos nombres ni rasgos, carecemos de piel y miradas, de puños y lágrimas, aquí no somos.

El reloj pende de una cadena de plata sostenida desde su otro extremo por una mano femenina.

 

TODO ES SILENCIO

 

 

 

Giran las palas de un ventilador de techo, sonríe la Mona Lisa desde una réplica ubicada sobre un escritorio y una gota de sangre se desliza a través de mi barbilla.

- A la cuenta de tres despertarás del letargo hipnótico – dice una voz dulce – Vil quimera que consume a la inocencia del comienzo.

UNO…

 

 

 

¿Qué hiciste Omar? Me pregunto una y otra vez mientras pierdo la mirada en la taza de té frío sobre la mesada de la cocina o en el brillo de la rueda de aquella silla de rueda. La respuesta se derrama como lágrimas negras desde mis dedos. Extender las alas oscuras como las golondrinas de Neruda y, desde el abedul del ostracismo, salir volando hacia los cielos de nieve cubierto. Derramar el ardor de la pluma entre las piernas de la imaginación, que hundida en la lujuria, se viste de letras en llamas. Ofrecer lamidas de fuego impregnadas de oscuridades y humedecer mentes. SER.

Eso hago, y más, siempre más.

Así es el vuelo.

Mi vuelo.

O al menos, así fue.

- Cuervo, ¿hasta dónde quieres llegar?

- Hasta las profundidades de las almas -

Se muerde el labio inferior, pasa sus manos por el largo de sus cabellos y sonríe. Sonrío. Y con avalancha mortal de tildes, ausencia de brillos y ganas de sobra, la beso en la barbilla mientras mis manos la toman desde el nacimiento de su espalda y la traen contra mí. Sus pezones enterrándose en mi pecho, latidos fríos versus calientes, brillo en los ojos de cazador y de presa; dureza, humedad, suspiros, silencio. Silencio de lectores, palmas abiertas y dedos mojándose sobre líneas de fuego, manos cerradas alrededor de varas duras en frenético sube y baja, ordeñe sexual.

- Cójeme.

- ¿Cuánto deseas que te coja?

STOP.

CoGer, coJer, follar, empuñar, copular, fornicar, agarrar… al fin y al cabo se trata de lo mismo, meter, recibir, sacar, gozar, sea con J o con G.

 

PLAY.

Su falda ahora es un grueso cinturón de tela roja rodeando su cintura y sus bragas un bólido atravesando la habitación luego de ser arrancada por mis deSeos que no van con C, de eso estoy más que seguro.

- Hazlo. Muero porque me cojas. Clávamela. Soy tu puta, soy tu puta, soy tu puta.

- Eres una puta.

DOS…

 

 

 

 

Cosas del destino, burlas de mi suerte, o lo que fuere, pero en un abrir y cerrar de ojos las seis cuerdas y sus acordes fueron reemplazadas por letras en carne viva impregnadas de luces y de sombras.

La voz de Jim Morrison en mi mente…

La muerte rondando por sobre la carroña del pasado.

Afila navajas.

Abre heridas.

“La muerte hace ángeles de todos nosotros

Y nos da alas donde teníamos hombros

Suaves como garras de cuervo”

Un fantasma presenciando toda su maldita sanción.

Un puño.

Letras.

Una lengua filosa pulverizando con palabras.

Un círculo de fuego.

Yo dentro de él.

Vaya espectáculo dantesco, heridas sangrando historias, entrevero de latidos, un mundo de rostros; putas, sillas de rueda, piernas muertas, incestos entre humos dulces, violadores nocturnos, malos chistes de vida, sarcasmo en movimiento, tormentas, asesinos, desaparecidos, soldados, vendedores de droga, adictos, perversos, vampiros, trazas poéticas, un trío que da náuseas, mi arrepentimiento, delirantes de sexo, presos de la lujuria, el círculo de fuego cerrándose, Jim Morrison dentro de él.

Todos y cada uno inmersos en las brumas de historias roídas por las realidades de mi imaginación, retazos de vidas, la mía, la de otros, la de todos, noches oscuras, líneas blancas, grandes falos, senos pequeños, ojos violeta, alas frondosas, eterno vuelo, sangre en el pecho, siete burlas bien logradas, pósters de Jim, tazas de té frío, una Les Paul blanca, los muros de una prisión, barrotes de hierro, armas humeantes… una moneda gira, hay público para nuestro drama.

TRES…

 

 

 

 

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada reina

torre directa y peón ladino

sobre lo negro y blanco del camino

buscan y libran su batalla armada.

 

 

“Ajedrez” de Jorge Luis Borges.

 

 

Una rodilla se clava en las arenas, la otra apunta al pecho de un TR que es y será el lugar donde todo, absolutamente todo comenzó; mis ojos reflejando toda la mierda que impregna los sentidos, una mano abierta, apoyada sobre un teclado, la otra hecha un puño de miles, clavando las uñas en las palmas, sangrando, a gusto con las heridas… y mi compañera eterna destruyendo la soledad de mi vuelo, que ya no es solitario, lo veo en sus alas de ángel, reflejo esmeralda, un abrazo, la furia de los intensos y la eternidad de sus latidos.

 

Dame sueños esmeraldas para soñar y te daré amor interminable…

 

 

De pie.

Nunca más (oximoron)

 

 

 

- Cuervo, ¿hasta dónde quieres llegar?

- Hasta las profundidades de las almas, más allá de las pupilas, en general; y a ella, más acá del beso, en particular.

De pie.

 

Soberano.

Altivo.

Sagaz.

Hierático.

Alado.

 

 

Apreté su muslo y la muerte sonrió…

 

 

Abro los ojos, giran las palas de un ventilador de techo, sonríe desde el escritorio una réplica de La Mona Lisa y una gota de sangre golpea suicida contra el dedo medio elevándose desde un puño. Estoy despierto y SOY más que nunca.

Sonrío de lado. Carraspeo finales… y un volver a empezar.

Ninguna recompensa eterna me perdonaría haber malgastado el alba.

Entro nuevamente a mi bosque esmeralda.

 

 


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© THECROW

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (10)
\"Ver  Perfil y más Relatos de THECROW
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)