Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.416 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.337 Miembros | 19.389 Autores | 98.540 Relatos 
Fecha: 30-Ago-16 « Anterior | Siguiente » en Interracial

Mi amigo negro, el macho de mi madre 13b, sexshop

Pucelano
Accesos: 30.540
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 53 min. ]
 -   + 
Mi amigo negro sigue follandose a mi madre, esta vez en un sexshop probando todo tipo de juguetitos Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

 Buenas a todos. siento la tardanza en enviar este relato, pero he tenido mucho curre y ademas me he ido a vivir con la novia, la cual no comparte este tipo de relatos, jejejeje, asi que lo he tenido que hacer a escondidas. Espero que os guste y einto la tardanza. Sigo donde lo deje en el anterior, un saludo.

-          Nelson: Pringado saca el móvil y busca en google maps un sexshop.

-          Carlitos: Vale, tío (joder hasta quería que se lo buscara yo). A ver, hay uno un par de manzanas más tirando a la derecha.

-          Nelson: Muy bien, así me gusta, rápido y eficiente.

Cuando llegamos a la tienda se la veía bastante bien cuidada, la fachada era de color rosa con cristaleras en donde se mostraban todo tipo de juguetes eróticos. Estuvimos mirando un rato el escaparate viendo la cantidad de juguetes eróticos que tenían, algunos ni los había visto en mi vida y no sabía ni para que servirían.

-          Nelson: A ver el plan es, que nosotros dos estamos empezando en esto del sexo y Sara como madre tuya, nos está enseñando a descubrir las cosas del sexo, y que por casualidad pasábamos por aquí y teníamos curiosidad.

-          Sara: Vale

-          Carlitos: Buehhh yo no diré nada.

Entramos en la tienda con cuidado de que no nos viera nadie, tenía varios pasillos con mogollón de artículos colgados. La tienda no era muy grande pero sí que tenía profundidad. Había todo tipo de cosas, ropa erótica, vibradores, esposas, películas porno, etc. Lo mejor es que la tienda la llevaba una chica que era bastante mona, con ojos azules y pelo negro, tendría unos 24 años. Nelsón y yo no la dejábamos de mirar y ella a nosotros tampoco, supongo que por qué no habría visto a muchas madres acompañar a dos chicos.

-          Elena: Me llamo Elena ¿En qué os puedo ayudar?

-          Sara: Pueesssss habíamos entrado con mi hijo y su amigo que tenían curiosidad. Están empezando a salir con chicas y querrían saber más

-          Elena: Ahhh bien. ¿Chicos en que estabais pensando? ¿Queréis que os enseñe alguna cosa que queráis comprar?

-          Nelson: Pues sí, tengo un royo desde hace poco y quería comprarla algún juguetito erótico porqué estamos un poco cansados ya de lo mismo. (dijo eso guiñando un ojo a mi madre)

-          Elena: Aja, te entiendo, para darle algo más de diversión a la cosa, ¿no? ¿Qué habías pensado en comprarla?

-          Nelson: Pues algún vibrador

-          Elena: Mira tenemos en esta estantería todo tipo de vibradores, con pilas, sin pilas, de silicona, otros más duros, dobles…

-          Nelson: Pues no se quería un vibrador del tamaño de mi polla, que no quiero que se la quede pequeño, que, sino no disfrutaría, ni grande para que no la dilate más que yo.

-          Elena: me parece bien (dijo algo extrañada)

-          Nelson: Ya el caso es que tendría que comparar el tamaño

¡¡Y en ese momento NELSON SE DESABROCHO EL PANTALÓN Y ENSEÑO SU POLLA!! La tenía morcillona, algo curvada pero no totalmente empalmada. Yo me quede con los ojos como platos, mi madre flipando con la naturalidad con que Nelson se la había sacado y la dependienta se quedó con la boca abierta.

-          Elena: ¡¡¡Uoooooo chico vaya polla te gastas!!!

-          Nelson: Es que lo que dicen de los negros es verdad, y eso que no la tengo empalmada del todo.

-          Elena: Yayayaya

-          Nelson: ¿Me podría ayudar a ponérmela dura para así comparar a ver que consolador puedo comprarla a mi novia?

-          Elena: ¿Ehhhhh nose que opinará la madre de tu amigo?

-          Nelson: Por ella no se preocupe, es la madre de mi amigo y no creo q la importe.

Nelson lo decía con una sonrisa maliciosa, mientras mi madre no sabía dónde mirar, ni que hacer.

-          Elena: Ehhhhh nosee

-          Nelson: ¡No sea tímida y toque! (Nelson agarro la mano de la dependienta y la puso encima de su polla) Además ¿No está para ayudar a los clientes?

-          Elena: Si buenooooo.

Mi madre estaba de los nervios, no sabía que hacer viendo como esa chica más joven que ella estaba pajeando aquella polla que la había dado tanto placer. En su mirada se podía ver odio y sus puños estaban apretados tan fuerte que parecía que se iba a hacer sangre. Mientras Nelson seguía como si nada, con una sonrisa de oreja a oreja, disfrutando de aquella chica tan guapa le estuviera pajeando.

-          Nelson: Ves cómo me hacía falta tu ayuda.

-          Elena: Ya veo, ya veo como está creciendo. He de decir que es la polla más grande que jamás he tocado.

-          Nelson: Pufff pues ya verás cuando este empalmada totalmente.

Su polla estaba prácticamente en posición horizontal y la dependienta ya la pajeaba ella sola.

-          Elena: ¿Os importa si sigo? Es que ya que jamás he visto una polla de este tamaño hay que aprovechar.

-          Carlitos: No no.

-          Sara: No (dijo secamente).

-          Elena: Bienn, creo que voy aponer el cartel de que me he salido y bajaré las persianas, así no nos molestará nadie.

-          Nelson: Me parece bien

Elena soltó su polla y se dirigió a la entrada, cerrando la puerta y colgando el cartel.

-          Nelson: Oye ¿Por qué no traes un bote de lubricante de esos del escaparate? Es que quiero comprarlo porqué a veces practico el sexo anal con mi chica y la cuesta un poco (dijo mirando a Sara)

-          Elena: Mira te recomiendo este que es de base acuosa, tiene sabor a vainilla, que a mí me encanta (que puta, seguro que ya estaba pensando en probarlo con Nelson) y sirve para todo tipo de cosas.

-          Nelson: Perfecto ¿Lo puedo probar?

-          Elena: Si claro

La muy zorra se echó un chorro en ambas manos y cuando volvió, le agarro la polla a Nelson con las dos manos que ahora se deslizaban que daban gusto. Las pasaba sucesivamente de arriba abajo recreando se en el capullo y frotando lo bien

-          Elena: Joder nene no doy abasto ni con las dos manos llego a cubrírtela entera.

-          Nelson: Que te he dicho. ¡¡¡Ummmm que bien deslizan las manos con esta crema!!! Me la estas poniendo bien durica, jajajaja

-          Elena: Ya ya veo. Oiga señora si quiere probar usted que la veo un poco tensa.

-          Nelson: No hace falta, que lo estás haciendo muy bien.

-          Sara: No no no (a mi madre se la veía de una mala ostia de flipar)

-          Elena: Ufff es que me estoy poniendo… Si quiere puedo usted también mirar algún vibrador y tu chico si te sacas la polla tampoco pasa nada.

Yo estaba con la polla que ya necesitaba sacarla del pantalón. La tía estaba bien buena y verla manejar la polla de Nelson con esa maestría me ponía peor. Se veía que tenía mucha experiencia, claro, por algo tendría la tienda erótica. Me saque la polla y lo que paso me dejo un poco ploff.

-          Elena: ¡¡Aii por Dios, yo pensé que sería del calibre de la de tu amigo!! Se ve que la tuya todavía es de un niño. Eso es un pito, no una polla

-          Nelson: Jajajaja, si el pobre es virgen todavía.

-          Carlitos: aiiii

-          Elena: Jajajajaja (Se agacho y empezó a mamar la polla de Nelson)

-          Sara: ¡¡Pero buenoooo, queréis parar ya!!!

-          Nelson: Ufff no no que está en lo mejor, además todavía la polla no me ha crecido del todo.

-          Elena: Glup glup glup espero señora que norgg le molegteee, eg que pollas asig se veng pocagg glup glup glup veces. Ademaag eg solo es el amigo de su hijogg, ¿a ugtedg queg la impogta?

-          Nelson: No te preocupes tía, que lo dirá porque no está acostumbrada a ver estas cosas porqué esta chapada a la antigua.

Mi madre estaba roja roja, la estaba tomando por tonta Nelson. Mientras la dependienta le chupaba la polla a Nelson, con unas ganas y maestría que no tenía mi madre. Estaba como poseída, le chupaba los huevos, golpeaba el capullo con el interior de sus carillos, pufff me ponía malísimo solo de verla

-          Nelson: Vamos a ver lo que entra mi polla en tu boca

-          Elena: Glup glup glupp

La cogió de la cabeza y se la metió todo lo que pudo, estaba que no podía respirar y de la comisura de sus labios empezaba a salir burbujitas de babas. Cuando Nelson saco la polla de su boca estaba toda llena de babas. Era diferente la forma de mamar la polla la dependienta a la de mi madre. La dependienta se la llena entera de saliva lo que hacía que deslizará mejor y le diera más placer a Nelson.

-          Nelson: ufff nena como la mamas, pero aun te falta rabo por comer

-          Elena: Tengoogg muchag egperiencia, ¿Porg qué creeeees queg tengo la tiendagg? Porquégg estooo me encantagg.

-          Sara: ¡¡¡Queréis parar ya de una vez!!! (pensé que mi madre iba a darla un par de ostias a la dependienta) Me estáis poniendo mala.

-          Nelson: Bueno bueno no se ponga así, si quiere probar este rabo también puede, que tengo para todas.

Yo creo que mi madre no lo decía porque la pusieran caliente, sino porqué la estaban cabreando de verdad, pero como Nelson la dio pie a entrar en la escena, supo reaccionar y aprovechar la oportunidad.

-          Sara: Ahora veras como se hace.

-          Nelson: Eyyyy

Mi madre se sacó el tanga y se dirigió hacia la polla de Nelson. La metió un empujón a la dependienta que casi la tira.  Agarro la polla de Nelson y se puso a mamarla como nunca antes lo había hecho, mientras se frotaba el coño.

-          Elena: ¡¡Pero señora!! ¿Qué pensará su hijo de usted, al verla mamar la polla de su amigo?

-          Carlitos: ¡¡¡Mama!!!! ¿Qué coño estás haciendo?

-          Sara: Naggda que pienseg lo que quierag perog yo tambiénnn estoy muy necesitadag.

-          Elena ¿Y su marido?

-          Sara: Yaggg no estagg cong nosotrogg glup glup glup

-          Nelson: Bueno bueno que hay para las dos, déjala mamar a ella también

Y las dos se pusieron a mamar como auténticas zorras el rabo de Nelson. Eso era una competición para ver quien se ganaba al macho. La una le quitaba el rabo a la otra, se lo mamaba una mientras la otra le chupaba los huevos o le lamia los pezones a Nelson.

-          Nelson: Ufff dejarlo ya que la tengo a tope, me habéis puesto malo zorritas. Trae los consoladores para comparar el tamaño.

La dependienta se fue a por alguno que tenía sobre las baldas de la tienda mientras mi madre seguía mamándole el rabo a Nelson.

-          Sara: Eres un cabrón (dijo mi madre en voz baja)

-          Nelson: Y yo ya te he dicho que eres mi putita

Dijo también en voz baja mientras cogía la cabeza de mi madre y la enterraba la polla. Nelson tenía metida la pelvis hacia dentro y agarraba a mi madre de la cabeza para metérsela lo más que pudiera.

-          Elena: Ya los tengo aquí, a ver déjame comprobar.

-          Nelson: Puta suéltame la polla que quiero ver el tamaño de esos vibradores.

-          Carlitos: No llames eso a mi madre

-          Nelson: La llamare como me dé la puta gana.

La dependienta cogió uno y lo puso al lado de la polla de Nelson. Era pequeño y además no era ni del calibre de la polla de Nelson.

-          Elena: Puff pues este es tamaño ya XL.

-          Nelson: Es pequeño, a ver otro.

Cogió otro más grande y este ya era del tamaño de la polla de Nelson, pero seguía siendo fino.

-          Nelson: Naa este no vale tampoco.

Saco ya el más grande de los que trajo y este sí que era como la polla de Nelson. 

-          Nelson: Este me gusta, pero no se no me convence tendría que ver lo en acción y ver de lo que es capaz una mujer de meterseeee porque no quiero que mi novia luego se lleve un chasco porque no la de placer. No seeee podías probar las dos y ver cual me recomendais.

-           Elena: Será un placer, el cliente manda

La dependienta clavo el consolador en suelo y se fue agachando de cuchillas hasta introducírselo poco a poco. Al ser como la polla de Nelson, no la llego a entrar entero, se veía en su cara como se esforzaba por tenerlo alojado en su interior. Su coño estaba más cerrado que el de mama, tenía los labios muy pegados y parecía el de una niña al estar totalmente depilado.

-          Elena: ¡¡¡Ahhhh joder que gusto!!!

-          Nelson: Sara podías coger tu otro y ver que tal.

-          Elena: Tengo unos cuantos en la balda de atrás que suelo llevar en mis tapersex.

Mi madre cogió otro también del tamaño de la polla de Nelson y se puso al lado de la dependienta para clavárselo poco a poco. Al haber follado con Nelson su coño no tuvo tantos problemas de alojar el consolador, aunque todavía la quedaba para tenerlo totalmente dentro. Nelson mientras se agarraba la polla y se masturbaba viendo el espectáculo, que suerte tenía el cabrón era capaz de poner a mi madre y a otra tía buena a meterse consoladores delante te él. Se fue hacia la dependienta y se puso a inspeccionar de cerca como su coño tragaba el consolador, se agacho y la muy cerda de ella se abrió el coño con dos dedos para que pudiera verla mejor. Además, eso la excitaba más y acelero el ritmo de sus botes sobre el vibrador.

-          Nelson: Veo que aún le falta a ese coñito para poder metérselo entero.

-          Elena: Ahhhhh sii, no estoy acostumbrada a este diámetroooo

Luego se acercó a mi madre con una risa picara, se puso por atrás y pudo ver como mi madre con el culo y el coño abiertos al máximo alojaban semejante trozo de plástico. Para poder bien desde adelante Nelson se inclinó por encima de la cabeza de mi madre doblando la espalda y abriendo las piernas de mi madre mientras con sus manos la separaba los labios del coño. Al inclinarse Nelson desde atrás de mi madre para ver por delante su coño, la polla de Nelson quedo a la altura de la cara de mi madre, la cual intentaba mamar con su boca.

-          Nelson: Veo que este choquito está más abierto, se nota que tiene experiencia jejejeje.

Al oír esto la dependienta intentaba clavárselo más el suyo. Parecía una competición por ver quien alojaba más en su coño. Nelson se dio cuenta, pero no la hizo ni puto caso.

-          Nelson: Creo que este cochito es el que se ajusta bien a mi polla

Se puso delante de mi madre y la dio de mamar su rabo mientras ella seguía brincando sobre el vibrador. Yo no podía más y tuve que empezar a menearme la polla por encima del pantalón. La dependienta al ver que mi madre la ganaba se levantó y fue a por un vibrador aún más grande. Cuando lo trajo parecía un misil tomahok lleno de venas. Se quitó la ropa enseñando bien el cuerpazo que tenía, unto lubricante en el coño y empezó a bajar poco a poco por él.

-          Elena: AHhhhhhhhhhhhhhhh uffffff ahhhhhhhhhhh

Los gritos que pegaba por alojar semejante trabuco eran de escándalo. Nelson dejo a mi madre y se fue hacia ella.

-          Nelson: Joder vaya trabuco te has cogido, vamos a ayudar a esta zorrita

Puso sus manos sobre los hombros de ella y la empezó a empujar hacia abajo.

-          Elena: Ahhhhhhhhhhhh uffffff

-          Nelson: Parece que a este chochín hay que ayudarle más. Te voy a tener que ayudar a abrirlo.

-          Elena: Siiiii.

-          Nelson: ¿Quieres que te lo abra?

-          Elena: Sii.

Nelson la cogió por debajo de los sobacos y la levanto llevándosela al hombro como si fuera un saco de patatas. La bajo y la puso al lado del mostrador de manera que ella apoyo los brazos en él he hizo que sacara su culo. Después de un par de bofetadas en los cachetes Nelson agarro su polla y apunto hacia la entrada de su coño. La metió un poco la punta y ya le costaba introducírsela, se veía que no estaba acostumbrada a semejante diámetro de falo. Mi madre por su parte al ver la escena su cara se entristeció, era como si la hubieran partido el corazón. El hombre que la había dado tanto placer estaba follando con otra delante de sus narices. Se la veía como alguna lagrimita caía por sus mejillas. ¿Podría ser que se hubiera enamorado de Nelson? Veía como Nelson la estaba sometiendo agarrándola del pelo y tirando de ella, como hacía unas semanas cuando los dos follaron en los baños de mi colegio.

-          Nelson: ¡¡¡Sara!!! Ven aquí que necesito tu ayuda, que esta zorra no tiene el coño tan abierto como tú.

-          Elena: Ahhhhh cabrón es que no he probadooooo una polla tan grande como la tuyahhhhhhhhhhhhh

-          Sara: Si, ya voy

Se secó un poco la lágrima que la caía por la mejilla, cambio el gesto de la cara y se acercó.

-          Nelson: Quiero que la abras las nalgas bien, a ver si así la entra mejor mi polla a esta puta.

-          Elena: Ahhhhhhh cabron!!! Me estas partiendoooooooooooo.

-          Nelson: Uffff que apretadito los tienes zorra, supongo que, como Sara al principio, luego de tanto follar se te abre. ¿A que si Sara?

-          Sara: Sii.

-          Nelson: Pero todavía te cuesta zorra. Échame un poco de lubricante Sara en la polla.

Mi madre obedeció como una sumisa y lubrico la polla y el coño de la dependienta. La polla de Nelson ahora entraba más, pero seguía faltando todavía para llevar al nivel de mi madre. Nelson seguía follándosela y con una mano agarro la cabeza de Sara, atrayéndola hacia él y la pego un morreo en los labios.

-          Nelson: La siguiente eres tú, putita. Quiero que veas bien lo que te espera.

La tiró de los pelos puso la cara de mi madre encima del culo de la dependienta, haciendo que mi madre viera en primer plano como la polla que tanto amaba perforaba otro chochito. Así estuvo Nelson durante 10 minutos follandosela mientras mi madre triste e impasible contemplaba la escena.

-          Elena: Ahhhhhh ahhhhhhhhhh ahhhhhhhhhh.

-          Nelson: Ahora te toca a ti putita.

-          Elena: ¿Chaval vas a dejar que tu amigo se folle a tu madre? (La hija puta me lo decía para que no se follara a mi madre y siguiera Nelson follando con ella)

-          Carlitos: Ehhhhh

-          Neslon: A mí me importa una mierda lo que piense este, es un marica y ya ha recibió más de una ostia por enfrentarse a mí. Así que no creo que se atreva a decir nada.

Saco la polla del coño de la dependienta que al salir hizo un sonido como de pedo, haciendo que los jugos que estaban en su interior y por la presión que Ejercía la polla de Nelson no salieran ahora se escurrieran por el muslo de ella. Se acercó a mi madre quitándola la ropa que la quedaba, la puso su espalda contra una estantería y estando de pies Nelson la levanto una pierna, haciendo que se abriera e introduciéndola la polla en su coño.

-          Sara: Ahhhhhhhhhh joderrrr

-          Nelson: Esto es lo que buscabas putita ¿ehhhh?

-          Sara: Siiiii ahhhhhh

Mi madre le agarraba el culo a Nelson queriendo que su polla se metiera más adentro. Se lo cogía como diciendo que ese culo era suyo y de nadie más y su polla era solo para ella. Las tetas de mi madre botaban a cada embestida, Nelson la ayudaba a clavársela bien cogiéndosela de las caderas y haciendo que no perdiera el equilibrio al estar solo sobre una pierna apoyada, sobre la cual ya empezaban a resbalar fluidos vaginales.

-          Nelson: ¿A que eres una buna putita?

-          Sara: Ahhhhhhhhhhh siiii

-          Nelson: ¿Y cada vez que vaya a tu casa a jugar con tu hijo te podre follar?

-          Sara: Siiiiiiiiii por Dios ahhhhhhhhhhhhh

La dependienta estaba flipando, estaba con la boca abierta y frotándose el coño viendo la escena. Supongo que estaba igual de cachonda que lo estaba yo, que ya no pude más y me saqué la polla para pajearmela. Era increíble ver como Nelson se follaba a mama y la dependienta que estaba buenísima metienodose dos dedos en su coño. Nelson agarro la cabeza de mi madre y la pego un morreo, después puso su cara sobre su hombro mordiéndoselo del placer que tenía. Cuando levanto la mirada me vio con la polla en la mano pajeandome. Su mirada se clavó en la mía y sus gemidos comenzaron a ser más fuertes. Posteriormente supe que Nelson la dijo en voz baja:

-          Nelson: Ya ves como Carlitos lo está aceptando y disfrutando también.

-          Sara: Siii ahhhhh

-          Nelson: Voy a hacer que seas una puta incluso delante de tu hijo, y que te corras como una cerda.

-          Sara: Uffff siiiiiiiiii

Eso la debía de poner a mi madre más cachonda todavía, la excitaba que la dijera guarradas.

-          Nelson: Señorita, ¿me puede ayudar?

-          Elena: Si ahhhhh dime ahhh

-          Nelson: Necesito que vaya preparando el culito de esta zorrita, ¿sería tan amable de empezar a llenarla de lubricante el ojete?

Uooooooooooooo Nelson iba a dar por culo a mi madre. Yo creo que con lo casta que había sido mi madre con mi padre su culito debía de ser virgen.

-          Sara: Noo noo noo, Nelson, nunca lo he hecho por ahí.

-          Nelson: ¿Qué te he dicho? Vas a ser mi putita y vas a gozar por todos tus agujeros.

-          Sara: Por favor Nelson

Y ahora era Nelson el que agarraba el culo a mi madre para follárselo más. La dependienta se acercó con el bote de lubricante y empezó a pasarla el dedo por el ano. La separaba las cachas del culo con una mano mientras con la otra hacía círculos estimulándola el ojete.

-          Sara: Ahhhhhhhhh ahhhhhhh

Parecía que a mi madre la estaba gustando que la frotaran el ojete mientras que la polla de Nelson seguía introduciéndose, lo estaba disfrutando y lo veía en su cara mientras me seguía pajeando.

-          Elena: ¿Guapito quieres ver de cerca el ojete de tu mami?

-          Carlitos: Ummm nose

-          Nelson: Jajajajaja, eso que mire bien por donde caga su madre, que el mierda este salió de su otro agujero, así ve por donde salen sus hermanos cuando su madre caga, jajajajaja

-          Elena: Jajajajajajaja

-          Sara: Ahhhh parad ahhhhhhhhhhh ahhhhhhhh

Me acerqué y pude ver como la puta de la dependienta estimulaba el ojete de mi madre. Los huevos de Nelson de vez en cuando golpeaban la mano de ella, la cual también los agarraba y sobaba.

-          Elena: Ahí que dilatar bien este ojete que sino luego va a sufrir con semejante polla.

Así que empezó a introducirla un dedo por el orifico.

-          Nelson: Como sabes bien lo que hay que hacer.

Nelson agarro a mi madre he ido que su culo se clavara más sobre el dedo de ella.

-          Sara: Ahhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhh

-          Elena: Joderrrrrrr, he notado tu polla por dentro de ella, ummmmm

-          Sara: ahhhhhh ahhhhhhhhhh

La dependienta mientras seguía con su trabajo con la otra mano me agarro la polla y siguió ella con mi pajeo.

-          Elena: ¿Te gusta ver como tu amigo con ese pollón se folla a tu mami?

-          Carlitos: Ahhhh ahhhhhh siii

-          Elena: Es que pone cachondo a cualquiera y más si se follan el coño por donde naciste

-          Carlitos: uffff

La escena era demasiado para mí y con las cerdadas que me decía, a los dos segundos que me toco, me empecé a correr.

-          Carlitos: Ahhhhhhhh ahhhhhh

-          Elena: Que poco aguante tienes bebe.

-          Nelson: Ya te dije que era un puto mierda, jajajajajaja

Me separé de ellos entristecido y ya con la polla poniéndoseme flácida. La dependienta siguió con la faena ahora metiéndola dos y tres dedos por el ojete. Mi madre ya lo tenía dilatado y los dedos entraban y salían con toda facilidad, incluso cuando no los tenía dentro ya se la quedaba el agujero del culo abierto.

-          Sara: Ahhhhh joder que a gusto ahhhhhhhhhhhhhh

-          Elena: Esto está listo.

Elena saco el dedo del culo de mi madre el cual aprecio con un poco de mierda de mi madre.

-          Elena: Pringado, tráeme la caja de clínex que está en el mostrador.

-          Carlitos: Toma.

-          Nelson: Ufff que ganas de perforar este culito. Pero primero hay que recompensar a la dependienta por su magnífico trabajo

Saco la polla del coño de mi madre apartándola a un lado y quedando tirada en el suelo ya que sus piernas no podían del placer que la había dado la polla de Nelson. Se dirigió a la dependienta y después de darla un morro y dos bofetadas en la cara la tumbo en el suelo apoyando su espalda en él. Nelson se colocó encima, la obligo a abrir bien las piernas y empezó a meter su polla poco a poco. Le seguía constando poder recibir semejante polla, pero su coño ya estaba acostumbrado al diámetro de Nelson. Tenía razón cuando Nelson me dijo que a una tía se la conquista con la polla, cuando ya están a gusto se sueltan y hacen lo que uno quiera.

-          Elena: Ahhhhhhhh joderrr que placerrr

-          Nelson: ¡¡Hay que recompensar a las buenas putas también!!

-          Elena: Siiiiiii

Mi madre les observaba ya cansada y sin importarla nada, los dos follaban al estilo misionero besándose apasionadamente, como dos amantes jugando con sus lenguas. El culo de Nelson se movía a una rapidez increíble perforando el chochín de la dependienta, la cual estaba fuera de sí del placer que estaba recibiendo.

-          Nelson: Buena ahora a follarme el culito de la madre de mi amigo (dijo mirándome)

-          Elena: Noooo, follame un poco más

-          Nelson: Ok, pero va rápido

Metió sus manos por debajo del cuerpo de ella agarrándola el culo, fallándola frenéticamente, los espasmos de la dependienta eran continuos, hasta que Nelson en su última metía, se la clavo hasta el fondo dejando su polla ahí unos segundos y luego sacándola de golpe, dejando en el suelo un carcho con la corrida de ella.

-          Elena: Ahhhhhhhhhh joder!!!!!!!!!!que gusto!!!!!!!!!!!!!1

-          Nelson: Ya está, ahora a por mí culito. Pero primero quiero que mi polla este bien limpia para que la primera vez que entre sea como dios manda.

Nelson se dirigió a mi madre, la levanto del suelo y la dio la vuelta con lo que su culo quedo pegado a los abdominales de Nelson. Su polla se puso por debajo del coño de mi madre entre sus piernas y debido a lo longitud de aquel miembro asomaba casi la mitad por delante del coño de mi madre.

-          Nelson: Límpiame la polla zorra.

La dependienta, que seguía en el suelo, se acercó hacia ellos y empezó a lamer la polla de Nelson, mientras el hacía movimientos de atrás a delante haciendo que mi madre se excitara con el roce en su coño. Luego cogió con sus manos el culo de Nelson he hizo fuerza hacia ella y abriendo la boca SE INTRODUZCO LA POLLA HASTA QUE SU BOCA TOCO EL VIENTRE DE MI MADRE. Pufffff era demasiado su boca tenía la polla de Nelson y al mismo tiempo llegaba con sus labios al clítoris de mi madre.

-          Sara: Ahhhhhhhhhhh joder me estáis volviendo loca ahhhhh ahhhhhhh

-          Nelson: ¡Y esto no ha hecho más que comenzar! Ahora vas a saber lo que es bueno so puta de mierdaaaaaaaa

Agarro a mi madre por la cintura levantándola y llevándola frente al mostrador, obligándola a que sacará el culo para follárselo. La fornicación del culo de mi madre estaba a punto de empezar

-          Nelson: Te voy a desvirgar el culito zorra delante de tu hijo. ¡¡Pringao ven para aquí que quiero que lo veas bien!!

Me acerque y puede ver como separo los glúteos de mi madre con una mano y con la otro se sujetaba la polla para que estuviera bien recta cuando entrara. Empezó a hacer fuerza, pero el culito de mi madre estaba muy tenso y se metía poco, aunque Nelson hacía fuerza.

-          Sara: Ahhhh que dolor, no puedo con esa polla en mi culo

-          Nelson: Ufff esto está muy prieto me vais a tener que ayudar igual que la otra vez. Tía pásale el bote de lubricante al pringado este para que me eche más en la polla.

Me llevo el bote y empecé a echar un chorro de gel sobre la polla y el coño de mi madre. Era muy denso como aceite haciendo que la polla de Nelson adquiriera un color dorado. La dependienta para ayudar separo con sus dos manos los glúteos de mama. La ayuda estaba surtiendo efecto y el culo de mi madre empezaba a dejar entrar la polla de Nelson

-          Nelson: Vamos que ya casi esta

-          Sara: Ahhhh

-          Elena: ¿Te gusta ver como perfora un negro el culo de tu madre?

-          Carlitos: Si

-          Elena: Se la va a follar todos los días que quedéis ahora para jugar en tu casa. Lo que pasa que será ella quien juegue con él ahora.

-          Nelson: Jajajaja

-          Sara: Ahhhhhhhh.

-          Nelson: tranquila nena que esto empieza a funcionar

La polla de Nelson ya entraba con facilidad, el roce era continuo y mi madre empezaba a dejar de sufrir para recibir placer, yo creo que también por todas las guarradas que la decían y al ponían cachonda.

-          Sara: Ahhhhhh ahhhhhh

-          Elena: Ya está gozando la muy cerda.

-          Sara: Siiii ahhhhhhhhhhhh me está gustando ahhhhhhhhhhhhhhhhh

-          Nelson: ¡¡Ves nena!! Y esto es solo el principio. Elena pilla un huevo de esos que vibran y haz que su coño también disfrute.

Saco un huevo de esos suavecitos y se lo puso a mi madre encima del clítoris mientras Nelson seguía taladrando su culo. Elena tenía que agarrar a mi madre de las piernas para que el vibrador no se separar de su conejito, ya que Nelson la estaba rompiendo el culo con fuertes pollazos.

-          Sara: ¡¡¡Ahhhhhh joder me vais a volver loca!!!

-          Elena: Si ya lo estas, follando con un negro delante de su hijo.

Mi madre me miraba con la cara desencajada del gusto y Nelson con una furía como si me estuviera pegando a mí. Así estuvieron durante 10 o 15 minutos en donde mi madre se debió correr un par de veces.

-          Sara: Ahhhhhh no puedo más

-          Nelson: Pues a descansar. Tengo otro culito que romper.

Saco la polla del ojete de mi madre y cogió a Elena por debajo de los sobacos, levantándola y tumbándola en el suelo encima de un cojín. El cuelo de Elena era de esos que decimos finos y yo dudaba si la polla de Nelson podría perforarlo. Aun así la dependienta se separó con las manos los cachetes para que Nelson viera bien donde tenía que meter su polla. Apunto su polla a ese agujerito y comenzó a hacer fuerza,

-          Elena: Ahhhhhhhhhh joder es enorme!!!

-          Nelson: Tu solo relaja el esfínter. Sara cómela las tetas que así se tranquiliza más,

Mi madre con cara de pena se acercó colocando su cabeza encima de las tetas de Elena. Esta a su vez como las tetas de mi madre la quedaban a también a la altura de su cara comenzó a mamárselas. La polla de Nelson se abría paso por su culo y el dolor era importante.

-          Sara: ¡¡¡Ahhhhhhhhh no me muerdas los pezones zorra!!! Si te duele te aguantas pero no me jodas a mí.

Y la soltó una bofetada tremenda, yo creo que también por la mala ostia que tenía al ver a Nelson follando con ella.

-          Nelson: Me encanta follarme los culitos porque están más prietos.

-          Elena: Ahhh uff me esta costandoooooo.

-          Nelson: Tranquila que ya viste a Sara como pudo. Tú también podrás si ya te han dado por culo.

-          Elena: Siiii, pero no con semejante pollahhhhhhhh

-          Nelson: Hay que ver la panda putas que tengo aquí. Seguro que si te pongo a follar en el escaparate ganas más clientela!!!

-          Elena: Noooo por favor!!

-          Nelson: Ummm ya veré si lo hago, putaa

La cogió con sus manos de la garganta y la siguió dando unos pollazos de escándalo hasta que el rabo la salió del culo de los movimientos que la daba Nelson.

-          Neslon: ¡¡¡Diosssss que puta!!! Ven zorra que necesito que hagas una cosa.

La agarró del pelo y la llevo hasta unas estanterías.

-          Nelson: ¡¡Quiero que te pongas esto!!

¡¡Era un consolador doble con un cinturón!!!!!  Un extremo se lo metía la tía con el cinturón y la otra polla servia para follar.

-          Nelson: Quiero que a esta puta nos la follemos entre los dos por sus dos agujeritos, que ya les tiene preparados (dijo mirando a mi madre)

Agarro Nelson la polla del consolador que se ponía con el cinturón y se lo metió a Elena.

-          Elena: Ahhhhhh joderrr, me estoy metiendo de todo, puffff

-          Nelson: Ya verás cómo vas a gozar cuando te folles a Sara, se te va a meter el consolador hasta el fondo, vais a compartir la misma polla y no solo la mía.

La puso el cinturón y la llevo hasta donde estaba mama. Nelson se metió dos dedos en la boca y empezó a pajear a mama. La velocidad con que lo hacía y el coño ya de mi madre cachondo hicieron que empezará a gemir de gusto.

-          Nelson: ahora vas a saber lo que es gozar como una puta.

-          Sara: Ahhhhhhhhhhhh joderrrrrrr

La saco las manos del coño a mi madre con sus dedos manchados por sus jugos y se los metió a Elena en la boca agarrándola por la cabeza como un loco. Cuando se los saco su boca estaba llena de babas y Nelson para rematarlo la dio un morreo en los labios que cuando termino la empujo para atrás poniéndola la zancadilla y haciendo que cayera al suelo despacio agarrada por las manos de Nelson.

-          Nelson: Pon la otra polla del consolador para arriba Elena.

-          Elena: Ah, sii

-          Nelson: Y tu ven acá Sara, y métetelo hasta el fondo del coño,

Mi madre se puso a horcajadas sobre Elena y fue bajando poco a poco guiando el consolador hacia dentro de su coño. Iba deslizando poco a poco, la costaba a mi madre bajar por esa polla de goma, mientras Elena obtenía más placer al hacer más presión sobre su coño la otra parte del consolador. Después de un rato mi madre ya tenía entero metido su extremo y Elena la otra parte.

-          Nelson: ¡¡Muy bien!!! Ahora me toca a mí tapar el otro agujerito que te queda.

Nelson hizo que mi madre se reclinara contra Elena y con sus dos manos abrió su culo. Pude ver como su coño estaba completamente dilatado y no daba más de sí con el vibrador dentro. Nelson fue metiendo poco a poco su tronco negro, abriéndose hueco en el interior de mi madre desplazando el consolador.

-          Sara: Ahhhhhhhhh joderrrrr me vas a partir

-          Nelson: Eso es lo que quiero que mueras de placer

-          Sara: Ahhhhhhhhhhhhh no me había sentido tan puta como hoy

-          Nelson: Y más que lo vas a ser, que tu marido no te ha sacado provecho.

-          Sara: Nooooo

-          Nelson: Pringado voy a follarme a tu madre todo lo q no follo tu padre, jejejej

-          Carlitos: puffffff

-          Elena: Joderrrr que envidia.

Las cerdadas que decían, hacían que mi madre se pusiera más cachonda todavía y la entrará mejor el rabo de Nelson el cual ya lo tenía entero metido y ya empezaba un mete saca a buen ritmo. El culo de mi madre se veía a reventar la polla de Nelson al salir hacía que la carne roja del interior de su culo se viera de lo apretada que tenía la polla. Solo separaba la polla de Nelson y el consolador una línea fina de musculo anal de mi madre. Nelson comenzó a follarse ese culito virgen agarrándola de los hombros e imprimiéndola fuerza

-          Sara: Ahhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh

-          Nelson: Uff que culo más estrecho ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh le voy a coger más vicio que a tu coño que ya es decir

-          Sara: Ahhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhh

-          Elena: Ahhhhhhhhhh no os mováis tanto que me partir a mí también

-          Nelson: Tengo fuerza para follarme a 10 putas como vosotras

-          Sara: AHhhhhhhhhhhhhhh

-          Elena: Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh

La fuerza que hacia Nelson era descomunal, estaba sudando a tope y las gotas que caían sobre mi madre resbalan hasta su culo haciendo que lubricara más aún. Nelson se inclinó más y con sus brazados cogió a Elena de la cadera, así tenía a las dos agarradas ya que me madre estaba en medio. Nelson bufaba como un auténtico toro y las embestidas eran de campeonato.

-          Elena: AHHHHHHHHHHH JODERRRRRRRRRRRRRRRR AHHHHHHHHHHHHH

-          Sara: AHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHH

-          Nelson: AHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHH

Los orgasmos de ambas empezaban a llegar con tanta follada

-          Sara: AHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHH

-          Elena: AHHHHHHHHHHHHHH AHAAHHHHHHHHHHHHHHHAHHHHHHHHHH AHHHHHHH ME CORROOOOOOOOOOOOOOO

-          Nelson: ZORRASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Nelson dio un último empujón al culo de mi madre haciendo que su polla saliera con toda la fuerza de ella y posándosela encima de él. Mi madre cayo exhausta encima de Elena, los empujones que había recibo la habían dejado hecha polvo. Nelson se arrodillo al lado de las dos y las puso la polla entre medias de sus caras.

-          Nelson: Chupármela zorras que aún os queda.

Las dos empezaron a mamar a la vez esa polla venosa, mi madre comiéndosela entera y Elena chupándole los huevos y el ojete ya que era la que estaba abajo. Su polla no hacía más que seguir tiesa y no perder ni un ápice de su vigor. Devoraban ese rabo como si no hubieran comido nada en semanas. Todos estaban sudorosos, a mi madre la corría el sudor por las tetas, lo que hacía que estuvieran mejor todavía, todo relucientes y con los pezones en punta, su culo brillaba ya no sé si por su sudor o por el de Nelson mientras se la follaba.

-          Nelson: Ahora quiero disfrutar de esta putita a solas.

Cogió a mi madre la levanto, la dio un morreo metiéndola toda la lengua, para luego bajar y con sus grandes labios de negro se puso a mamarla los pezones, mientras con su mano estimulaba su ojete y la metía un dedo de vez en cuando. La agarro y la empujo contra el mostrador otra vez.

-          Nelson: Ahora vas a saber lo que es que te rompan el culo

-          Sara: Uffffffff

Cogió su polla por la base del tronco y a mi madre de la cintura y empezó a empujar poco a poco en el ojete de mi madre. Entro mucho mejor que la otra vez, pero aún tenía dificultadas para albergar semejante polla negra. Nelson fue poco a poco deslizando ese mástil en el agujerito de mi madre, el cual empezaba a ceder y a gozar como una puta. Ya con ella metida hasta el fondo Nelson empezó un movimiento de mete-saca recreándose en cómo estaba abriendo el culito virgen de mi madre.

-          Sara: Ahhhhhhhhhhh uffffff joder que bueno cariñooooo

-          Nelson. Ya te dije que ibas a gozar como una puta y esto es solo el principio

Agarro Nelson a mi madre por las caderas y empezó unas embestidas frenéticas, la estaba jodiendo bien el ojete, la estaba dejando las marcas de las manos en el culo de lo fuerte que agarraba

-          Sara: AHHHHHHHHHHHHHH JODER ME VAS A ROMPERRRRRRRRRRRRRRRRRR.

-          Nelson: ¡¡¡Eso es lo que quiero que tengas bien abierto tus agujeros!!!

Elena estaba apartada viendo la escena con un consolador metido en su  conejito y estimulándose el clítoris con la otra mano. Yo la entendía, la escena era de puro morbo y yo estaba más cachondo que ella todavía. Nelson agarro a mi madre por los hombros y dio más fuerza a sus embestidas, el mostrador se movía para delante de tantos embites que le daban.

-          Sara: AHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHH

-          Nelson: AHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHH JODER QUE PUTO OJETE TIENES, ZORRA!!!!!!!!!!!!!

-          Sara: AHHHHHHHHHHH SIIIIIIIIIIII FOLLAMELOOOOOOOOOOOOOOOO

-          Nelson: AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

-          Nelson: ¿Te gusta maricón como desvirgo el culo a tu madre?

-          Carlitos: Si (dije con resignación)

-          Nelson: ¡¡¡Va a tener un buen zurrullo tu madre todos los días en el culo, pero no de mierda!!! Jajajajaja. Y tu putita serás la siguiente. ¡¡¡¡¡¡¡Pero que coño haces!!!!!!!!!!!!! ¿Quien te ha dado permiso para meterte eso en el coño?

-          Elena: Ehhhh, nadie. Es que estaba muy cachonda viéndoos

-          Nelson: Aquí mando yo y el que pone los coños y los culos a tono soy yo. Pringado quítale el consolador a esa zorra del coño, que ahora termino con tu madre y la doy su merecido a esta otra putita

Nelson se pegó a tope a mi madre y la metió varias embestidas hasta los huevos, cogiéndola del pelo y haciendo que quitara como una puta de gusto.

-          Sara: AHHHHHHHHHHHHHHHHHHH JODERRRRRRRRR ME HAS ROTO EL OJETE

Yo por mi parte fui hacia Elena que tenía una cara de tristeza y me agache para sacar el consolador de su coño. Mi polla estaba durilla de tanto morbo que había, pero no se me llegaba a empalmar porque ya me había corrido una vez. Cuando lo retire pude observar que todo su coño estaba rojo y al ir deslizándolo estaba entero pringado de su fluido. Ya cuando salió su conejito dejo salir los fluidos que tenía dentro resbalando por todos sus muslos.

-          Nelson: Marica, ven. Quiero que le metas a tu madre el consolador en el coño, que no quiero que se quede fría mientras doy su merecido a Elena.

-          Carlitos: Si.

Mi madre estaba exhausta apoyando su pecho en el mostrador y con el culo en pompa. Nelson se apartó y la abrió bien los cachetes dejándome ver en todo su esplendor el culo y el coño de mi madre, los cuales tenían un diámetro fuera de lo común por la dilatación.

-          Nelson: Quiero que se lo metas bien adentro pringado.

-          Carlitos: Si, joder

Fui poco a poco introduciendo ese tronco de plástico en la vagina de mi madres, la cual al recibir la vibración del consolador dio un pequeño salto y un gemido (AHHHHHH) Su coño se adaptaba con toda facilidad y disfrutaba de ese tronco metido bien adentro, yo en cambio estaba nervioso al ver ese fabulo culo bien abierto, posiblemente era la vez que he estado más cerca del coño de una tía.

-          Nelson: ¡¡¡Bien imbécil!!! Déjaselo ahí metido y que goce.

Me aparte y la escena era la ostia. Mi madre recostada con el culo para arriba y el vibrador dando círculos dentro de su coño mientras jadeaba como una perra gozando.

-           Nelson: El que manda aquí soy yo, ¿eh puta?

Y la arreo una bofetada a Elena que estando sentada en el suelo hizo tuviera que apoyar las manos en el suelo para sujetarse, quedando prácticamente tumbada en el suelo.

-          Nelson: Vamos a darte tu merecido

La cogió del culo y sin contemplaciones empezó a meterla la polla dentro de su ojete.

-          Elena: AHHHHHHHHHHHHH

-          Nelson: ¡¡¡Vas a saber lo que es bueno puta!! Por hacer lo que te de la gana sin mi consentimiento.

-          Elena: AHHHHHHH AHHHHHHHHHHH

-          Nelson: ¡¡¡Ábrete con tus manos el culo zorra!!!!!!!!

-          Elena: Si AHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHH

Nelson saco la polla y se podía ver todo el ojete de Elena dilatado al máximo, en ese momento Nelson dejo caer una baba de su boca que fue a parar dentro del culo de Elena

-          Nelson: ¡¡¡Canasta!!!! Ahora vas a saber lo que es follarte el culo.

Los envites de Nelson eran salvajes, la tenía los brazos inmovilizados con sus manos y la polla entraba con una fuerza que la reventaba.  Llego un momento en que Elena no podía más y tuvo que apoyar todo su cuerpo en el suelo. Nelson ahora parecía que hacía flexiones encima de ella dejando caer todo su cuerpo encima de ella.

-          Nelson: ¿Te has enterado quien es el amo aquiiiiiiiiiiiiiiiiiií?

-          Elena: SIIIIIIIIIIIIIIII AHHHHHHHHHHHHHHH JODERRRRRRRRRRRRRR

-          Nelson: ¿Quién?

-          Elena: Tú AHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHhhhh

-          Nelson: ¡¡¡Así me gusta puta!!!

Y dejo caer todo su cuerpo encima de ella, aplastándola y metiéndola toda su polla hasta lo más hondo de su coño.

-          Elena: AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHH

-          Nelson: Ahora vamos a terminar con la otra zorra.

Dejo a Elena tirada en el suelo, no sin antes sacar su polla y dale una ostia a su culo que le dejo la palma de la mano bien marcada. Se acercó a mi madre, que parecía que no daba señales de vida y con su mano la metió más a un el consolador en su coño.

-          Nelson: ¿Está disfrutando mi putita?

Mi madre no respondía de lo cansada que estaba.

-          Nelson: ¡¡¡Te he dicho que si estas disfrutando!!!!

Agarro a mi madre por el pelo que estaba recostada en el mostrador y la puso de pie tirando de ella, mientras con la otra mano la agarraba un pecho con furia, dejándola las uñas marcadas.

-          Carlitos: ¡¡¡Déjala!!! ¡¡¡No ves que no puede más!!!

-          Nelson: ¡¡¡¡¡¡¡¡Calla pringado!!!!!!!!!!!!!

-          Sara: Siiii (dijo levemente)

-          Nelson: ¿¿¿Notas mi polla contra tu culo, eh???

-          Sara: Siiii

-          Nelson: Eso es que todavía tengo ganas de romperte el culo.

Cogió su falo por la base y estando mi madre de espaldas pegada a él, se la fue metiendo por el culo, mientras el consolador seguía llenando su coño

-          Sara: Ummmmmmmmmm

Nelson la tenía agarrada por los brazos y como una muñeca la manejaba a su antojo metiéndola la polla hasta lo más hondo de su coño. De la fuerza que imprimía Nelson a sus pollazos hacía que mi madre se levantará del suelo y perdiera un poco el equilibrio, poquito a poquito mi madre tenía que ir avanzando a tientas para aguantar esas folladas. Poco a poco se iban acercando a mí sin que Nelson sacará la polla de su coño.

-          Nelson: ¿¿¿Has visto que bien camina tu madre cogida de mi polla, eh???

-          Carlitos: Siiiii

-          Nelson: La estoy volviendo una puta con ganas de follar, ¿a qué si cariño?

-          Sara: AHhhhhhhhhh si

-          Nelson: Agachate para ver como tiene tu madre lleno sus dos agujeritos

-          Carlitos: Si (dije con voz temblorosa)

La entre pierna de mi madre estaba inundad en fluidos, era una mezcla de su flujo vaginal, sudor y lubricante. Lo tenía rojo pro completo y tanto la polla de Nelson como el consolador se movían  a su antojo.

-          Nelson: Para la próxima ves la voy a llenar los tres agujeritos, jejejee. Pero para eso necesitare ayuda, tendré que pensar en algo o en alguien.

-          Sara: ¿¿Eh???????

-          Carlitos: ¿No serás capaz?

-          Nelson: Es mi puta y hago lo que me da la gana

Agarro a mi madre por sus caderas y se la metió aún más fuerte

-          Sara: Ahhhhhhhhhhhhhhh

-          Elena: Joder como la tienes dominada a esa puta, con esa polla no me extraña

-          Nelson: Ya te digo. Que sepas que me la llevo follando ya varios meses. Cuando entramos a la tienda solo hicimos el paripé para disimular.

-          Elena: Ya decía yo que se ponía muy nerviosa cuando te cogía yo la polla

-          Nelson: Y tanto, no puede estar sin mi rabo ¿eh?

-          Sara: Siiii Ahhhhhhh Ahhhhhhhhhhh ( y la metió un pollazo más fuerte)

-          Nelson: Y al tonto del culo este le pone que me folle a su madre, ¿a qué si?

-          Carlitos: Sii

-          Sara: Ahhhhhhhhh Ahhhhhhhhhhh Ahhhhhhhhhhh

-          Elena: Joder, que bien lo tienes montado

-          Nelson: Si, pero aún le queda a esta puta por aprender, hoy ha sido la primera vez que la he desvirgado el culo.

-          Sara: Ahhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhh (más pollazos duros)

-          Elena: Pues si la queda a esta zorra por disfrutar, ¿Y su marido no se la follaba?

-          Sara: El padre de este puto mierda, no la debía de follar ni una vez al mes, jajajaja

-          Carlitos: Eh!!!! No te metas con mi padre!!!

-          Nelson: Es verdad, es un mierda. Porque teniendo semejante puta en casa no la ha sacado provecho. Pero tranquilo nene, ahora seré yo tu padre y tu madre estará más contenta.

-          Sara: Ahhhhhhhhhh ( la metió la polla hasta lo más hondo de su culo)

-          Nelson: Vamos a darle el ultimo empujón a este culito para partirlo. ¡¡¡Elena!!! Ven y cómeme el culo mientras termino con esta puta.

Elena se acercó y mientras Nelson seguía rompiendo el culo a mi madre ella hacía intentos por chuparle el ojete a Nelson. Le tenía agarrado de las nalgas mientras el cogía a mi madre pasándola sus brazos por debajo de los suyos y agarrándola del cuello, como haciéndola una llave de judo, inclinándola la cabeza hacia abajo para que viera como su polla entraba por su virgen culo.

-          Sara: Ahhhhhhhhhhhhhhhh Ahhhhhhhhhh

-          Nelson: ¡¡¡Uffffffffffffffff joder que dos zorras tengo hoy!! Uffffffffffff (bufaba Nelson como un toro)

De vez en cuando Nelson le sacaba la polla a mi madre del culo y se la daba a Sara para que la mamara, después se la volvía a enchufar a mi madre, cuyo culo ya estaba plenamente dilatado y la polla de Nelson entraba con toda facilidad, a su vez Elena trataba de comerle los huevos o meterle la lengua en el ojete.

-          Nelson: Vamos a enseñarle a tonto de tu hijo como tienes tus agujeritos llenos

-          Sara: Ahhhhhhhhhhhhhhhhh noooooo

-          Elena: Si que así aprende a cómo tratar a una mujer, que le queda mucho por aprehender.

Nelson levanto a mi madre en volandas y girándose a mí ¡¡¡ME ENSEÑO TODO EL COÑO Y CULO DE MI MADRE LLENOS POR EL CONSOLADOR Y SU POLLA!!. Su entrepierna rezumaba jugos por todos los lados, el lubricante se mezclaba con sus jugos, y creaba una mezcla blanquecina que tenía un olor a sexo que echaba para atrás. Mi madre exhausta con la cabeza ladeada de vez en cuando me miraba a los ojos para ver mi expresión, era una mezcla de vergüenza y morbo lo que tenía al ver que su hijo la miraba todos sus agujeros llenos. La debía de gustar porque no se tapaba con sus manos nada, solo las usaba para agarrarse fuertemente a Nelson. La polla de él seguía perforando su culito virgen y el vibrador daba vueltas a su antojo dentro de su coño.

-          Elena: Que madre más puta tienes chico. Follando con un negro delante de tuyo y con vibrador metido en el coño

-          Sara: AHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHH

Y Sara cogió el consolador y se lo metió aún más. Yo solo pude decir:

-          Carlitos: Siiiiii

-          Nelson: si es que le está gustando esto de ver follar a su madre UFFFFFFFFFFFFFF

-          Carlitos: Si

-          Nelson: Y a la madre también

-          Sara: Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, AHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHH

-          Nelson: Deja de jugar con el consolador Elena que la voy a terminar de romper el culo.

Elena se apartó y Nelson cogió bien a mi madre del culo para darla las últimas fornicadas a su culito. Toda su entrepierna estaba bien abierta, podía verla enteramente abierta con el vibrador y la polla de Nelson perforándola

-          Nelson: UFFFFFFFFFFFFFFF UFFFFFFFFFFFFFF

-          Sara: AHHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHH  ME PARTES

-          Nelson: ASI ME GUSTA PUTA QUE GOCES AHHHHHHHHHHHHHHH

-          Sara: AHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHH

-          Nelson: TE VOY A LLENAR EL CULO CON MI LECHE

-          Sara: AHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHH

Nelson embistió a mi madre más fuerte, su ritmo era descomunal tanto que llego un momento en que ¡¡¡EL VIBRADOR SE LA SALIO DEL COÑO!!! DEJANDO ESCAPAR TODOS SUS  FLUIDOS. Parecía una fuente de agua, se estaba corriendo del gustazo y el charco que había debajo suyo ¡¡¡era impresionante!!

-          Elena: ¡¡¡Joder!!! La muy cerda de tu madre se está corriéndose del gusto

-          Sara: AHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHH QUE GUSTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

-          Nelson: SIIIIIIIIIIIIIII ME CORRO ME CORROOOO ME CORROOOOOO AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHH

-          Sara: AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHH SIIIIIIIIIIIIIIIIII

-          Nelson: SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

El pene de Nelson se convulsionaba dentro de mi madre al correrse. La estaba vaciando todos los huevos dentro de su culo y resto de lefa bajaban de su tronco recorriendo sus huevos.

-          Nelson: ¡¡¡AHHHHHHHHH AHHHHHHH ahhhhhhhhh ahhhhhhhhhhh!!! pringado trae a la puta de la dependienta y haz que se trague todo lo que caiga del culo de tu madre

Elena estaba con sus dedos metidos en el coño viendo la escena y la cogí de la mano para llevarla a donde estaban ellos. No puso mucha resistencia y ella misma incluso se agacho entre las piernas de Nelson para recoger los restos que caían de su culo.

-          Nelson: Ábrela bien la boca a esa zorra.

Agarre la mandíbula de Elena y la abrí al máximo. Nelson saco la polla poco a poco del culo de mi madre y fue cayendo lefa. El culo de mi madre estaba abierto al máximo y podía ver como de él, al principio fueron cayo un chorro enorme de lefa, que Elena recogió sacando la lengua, luego poco a poco iban saliendo gotas del ano de mi madre junto con las gotitas transparentes de la corrida de su coño, la escena era hipermorbosa, algunas gotas de corrida de Nelson se quedaban del culo de mi madre colgando por un hilillo hasta la boca de Elena.

-          Elena: GLUP GLUP GLUP GLUP, erta corrigda no eg parag mí, seg lag va a tragarg tug madreg

Nelson dejo a mi madre de rodillas el suelo y abriéndola la boca hizo que se fuera comiendo la corrida que Elena tenía en la boca. La empezó a soltar toda la leche dentro pero mi madre estaba que casi no reaccionaba pudo tragarse la mayor parte de la corrida peor algún trozo se la fue por el cuello y las tetas.

-          Nelson: Así me gusta zorritas que compartías lo bueno

-          Elena: Si

-          Sara: Si (dijo con voz tímida)

-          Nelson: Ahora dejarme la polla bien limpia

Y las dos se pusieron a mamarle el rabo como descosidas para dejárselo reluciente. Después de la limpieza Nelson se tumbó en el suelo y las dos putitas se recostaron en su pecho, una a cada lado, tocándole los abdominales y la polla con leves caricias. Así estuvieron un rato en el que prácticamente se quedaron dormidos. Yo que no sabía que hacer me puse a vigilar el exterior de la tienda. Era difícil poder ver algo dentro, porque en el escaparate, los artículos y los posters tapaban la visión.

Ya recuperados Nelson fue el primero que se despertó y aprovecho para curiosear por la tienda y ver todo lo que tenían. Empezó a seleccionar todo tipo de juguetes eróticos, vestidos, utensilios y aceites. Despertó a Elena y la dijo que la cobrará todas las cosas que había cogido.

-          Elena: Joder sí que te lo vas a pasar bien con la zorrita de tu amigo

-          Nelson: Hay que aprovechar a comprar ya que estamos aquí. Además paga ella, jajajajaja. Nena coge la cartera y paga todos tus nuevos juguetes.

-          Sara: Si (dijo con voz de cansancio)

Mi madre se recompuso toda su ropa y saco la tarjeta para pagarla.

-          Elena: Encantada de haberos conocido, espero volveros a ver otro día pro aquí.

-          Nelson: Nosotros también, cuando me canse de todos estos juguetes vendré a por más

-          Elena: Genial, si vuelves te mediré la polla a ver si te ha vuelto a crecer.

-          Nelson: Jejeje, eso está hecho nena.

Nelson la planto un morreo a Elena y se despidió de ella, sin que mi madre se pusiera furiosa o rechistará por ello. Camino de vuelta a casa me toco a mi volver a conducir, mientras Nelson probaba los juguetes nuevos con mi madre en la parte trasera, hubo un momento en que pude ver a mi madre con cada pierna apoyada en los asientos delanteros, abriéndose al máximo, mientras Nelson la tenía varios vibradores metidos en el coño y un plug muy bonito metido en su culo de forma que solo se veía el final del mismo, el cual tenía como una piedra preciosa roja.

Años más adelante me entere de que mi madre se gastó parte de mis ahorros para la universidad para pagar todos los juguetitos que Nelson había comprado ese día.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Pucelano

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (8)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Pucelano
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)