Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 4.812 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.445 Miembros | 19.182 Autores | 97.209 Relatos 
Fecha: 03-Sep-16 « Anterior | Siguiente » en Dominación

De semana santa en mi pueblo

Sincahonda
Accesos: 20.981
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
La llegada a mi pueblo para disfrutar de las fiestas de semana santa me depara una esperiencia nueva Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Me llamo Cristina y esta es una historia de cuando yo era una jovencita, tenía 18 años recién cumplidos con todas las virtudes que se tienen a esa edad, tenía mis grandes pechos en su sitio, no tenía ni un kilo de más, y mi culo se presentaba respingón y en su sitio, siempre he sido una chica alta y todo el mundo dice que tengo cara de niña buena y unos ojos ámbar que te penetran.

Me dirigía a mi pueblo, situado en la provincia de Córdoba a disfrutar de la semana santa esperando que el tiempo acompañase y poder disfrutar de unas fiestas en condiciones no como las del año pasado.

La casa de mi abuela se encontraba en la plaza, y esta semana santa podría disfrutar de la casa para mi sola, en cuanto llegue deje la maleta en la habitación principal y llame a mi amiga Sandra, que se encargaría de usar el método de llamadas en cadena para juntarnos todos en mi casa.

Cuando había deshecho casi toda la maleta sonó el timbre, y estaba a medio cambiar abrí la puerta esperando ver a Sandra para ir a la fuente donde siempre quedábamos los demás, mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que era Manu, era más basto que un arao que contrarrestaba con un físico musculoso debido a sus jornadas en el campo.

Manu- Hola Cris, me encanta que me recibas en sujetador.

Cristina- ¿A ti y a todos no?

Manu- Con esas tetas a todos, pero solo te gusta enseñármelas a mí.

Cristina- Que bruto eres, siempre quieres ver y nunca enseñar- Dije juguetona.

Manu- A ti te lo enseño todo.

Solo podía ser Manu, el tío de un tirón se bajó los pantalones y los calzoncillos, yo por un momento me quedé hipnotizada por el rabo que se gastaba, era enorme y eso que la tenía solo morcillona.

Cristina-Madre mía Manu, súbete los pantalones.

Manu- Pero si te has quedado mirando, la última vez que estuviste aquí te quedaste con las ganas.

Cristina- Bueno pero ahora no tenemos tiempo.

Me dirigí al cuarto principal para terminar de cambiarme, me miraba al espejo y decidí quitarme los pantalones y salir con un vestido blanco, cuando me encontraba en ropa interior vi que Manu estaba en la puerta mirándome.

Cristina- ¿Qué coño haces ahí? –Dije intentando taparme.

Manu- Ya que tú me has visto lo mío, quería verte desnuda, y ahora solo tengo ganas de follarte.

Mire hacía su entrepierna sin querer y me quedé sorprendida otra vez con el tamaño, ahora estaba dura como una piedra, cuando el empezó a acercarse no me salieron las palabras se puso justo en frente de mí.

Manu- Yo sé que tú quieres mi polla, siempre vienes de la ciudad y me has mirado por encima del hombro porque piensas que soy un garrulo, pero hoy eres mía.

Le iba a soltar un bofetón, pero el cabrón en un abrir y cerrar de ojos me agarró los pechos a través del sujetador, debido a lo excitada que estaba solté un leve gemido que escuchó.

Manu- Sabía que lo estabas deseando. Dijo mientras de un tirón desabrocho el sujetador y dejo mis tetas al aire.

Empezó a tirar de mis pezones y yo ya me dejaba hacer, me metió una mano en las bragas y la paso por mi entrepierna.

Manu- Que mojadita estas, seguro que te mueres de ganas de comerme la polla.

Cristina- Sigue no pares.

Manu- ¿Quieres comerme la polla?

Cristina-SI, me muero de ganas de comértela.

Manu- ¿A que estas esperando?

Obedecí sin dudarlo, me agache ante él, que seguía tirando de mis pezones con fuerza, sujete con una mano la polla y empecé a pasar mi lengua por su tronco de arriba abajo mientras que con la otra jugaba con sus testículos, me paré en su capullo y lo lamí como si fuera un polo en verano para acabar metiéndome toda la polla en la boca.

Manu-Joder sí, chúpamela puta, a partir de ahora serás mi puta ¿Verdad?

Cristina- Si, sere tu puta.

Manu- Túmbate en la cama boca abajo.

No sé por qué estaba tolerando eso, pero me ponía cachonda que me tratase así, me dirigí a la cama obedeciéndole, me tumbe bocarriba y le dije.

Cristina- ¿Así es como quieres que me ponga?

Manu- Abre la boca y saca la lengua.

Cristina- Aaa.

Me metió la polla hasta la campanilla, la sentía en mitad del cuello, entraba y salía a una velocidad de vértigo que apenas me dejaba respirar, notaba como me salían lágrimas de los ojos mientras él me follaba, me dio por lo menos un par de arcadas, era una nueva experiencia para mí y me estaba encantado, puse mis manos detrás de su culo para ayudar en sus embestidas.

Manu- Mira a mi putita como le gusta que le folle la boca, estas vacaciones te la voy a follar todos los días.

Me dio un par de embestidas más y dejando toda su polla en el interior descargó todo su semen directamente en la garganta, cuando terminó la sacó despacio y pude tomar una bocanada de aire, mientras me sentaba en la cama.

Manu- Seguro que en tu maravillosa ciudad no has visto una polla como esta.

Cristina- La verdad es que no, estoy deseando que me folles.

Manu- Donde están esos modales de los que siempre alardeas, pídemelo como es debido.

Cristina- Necesito que me folles con esa polla por favor. – Le dije poniendo voz de niña buena y poniéndome a cuatro patas.

Manu- Eso está mejor.

Se puso detrás de mí y empezó a darme cachetadas en las nalgas, me daba una tras otra mientras me repetía lo puta que era, no paró hasta que mis nalgas cambiaron al color rojo, yo me dejaba hacer, me estaba encanto lo bruto que era conmigo, finalmente me agarró de la cadera, puso el capullo en la entrada de mi coño y de un solo empujón me la metió entera a lo que yo respondí con un grito de dolor, que a él le da igual y empezó a bombear todo lo rápido que podía, me estaba partiendo en dos, y no quería que parase.

Manu- ¿Te gusta puta?

Cristina- Si, no pares dame más fuerte.

Manu- Pero que viciosa eres, a partir de ahora eres mía. – Me dio un fuerte cachetazo en el culo.

Cristina- Soy tuya cuando quieras, pero sigue.

La sacó, me dio la vuelta, me agarró de los tobillos y me la volvió a meter, yo empecé a jugar con mis pezones y a estimular mi clítoris mientras movía mi cadera ante sus embestidas, después de 6 o 7 embestidas empecé a notar un cosquilleo en los pies que subió por mis piernas, entonces como si un relámpago recorriese mi columna y explotase en mi sexo tuve el mejor orgasmo de su vida entre gemidos y convulsiones, alcanzando el clímax cuando noté como Manu descargaba sus potentes chorros de semen dentro de mí.

Manu- Ya veo que estabas necesitada, pero tranquila que en estas vacaciones se te va a pasar, te espero en el salón que llegamos tarde a la quedada.

Se marchó de la habitación mientras de mi coño brotaba su semen y caía por mis muslos, me levanté de la cama como drogada y me aseé en el baño.

Cuando estuve lista me esperaba Manu en el salón para reunirnos con los demás fuera, cuando pasé a su lado me dio un cachete en el culo que sonó por toda la casa.

Manu- A partir de ahora eres mía, y me tratarás como a tu señor.

Cristina- Sí.

Manu-¿Si, qué?

Cristina-Si, mi señor.

Salimos por la puerta y llegamos al bar del pueblo que era donde quedamos, según llegamos allí se encontraban todos, bebiendo mientras Sandra nos esperaba fuera, llegué y la di un fuerte abrazo y dos besos, cuando se acercó Manu y la plantó un pico en la boca, a lo que me quedé estupefacta.

Sandra- Es verdad que no te lo había dicho, Manu y yo llevamos 1 año de novios, desde la última vez que estuviste por aquí.

Manu- Ya se lo he contado cariño.

Me quedé muda, solo pude soltar una sonrisa y realizar un gesto de aprobación.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Sincahonda

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Sincahonda
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)