Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.392 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.344 Miembros | 19.163 Autores | 97.102 Relatos 
Fecha: 06-Sep-16 « Anterior | Siguiente » en Zoofilia

CUATRO HERMANAS. Cap. 11. Anamaría (II)

Inmacul
Accesos: 21.503
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 10 min. ]
 -   + 
Sus hijos le organizan recientemente a su madura madre Mariana una gangbang con muchos perros que la dejan echa polvo. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

La gangbang canina de Mariana

Hola, soy Isa, la protagonista de “La calentura de mi hija preñada”. Ya ha pasado un mes desde mi parto degenerado. Ya estoy recuperada y jodo todos los días. Hoy voy a relataros uno de los fetiches de mi madre Mariana, la zoofilia. Principalmente la zoofilia con perros.

en casa de mi madre desde pequeña ha habido perros, por lo que ha tenido a su disposición animales para sus bajos instintos. Sin embargo ella ha sido la única, ninguna de sus viciosas hermanas han sido aficionadas a las relaciones con animales.

Dice mi madre que desde los nueve años empezó a sentir calor en el coñito cuando veía a sus perros follar con las perras. A eso de los 12 años ya calentona, pero sin desarrollar aun, se atrevió a sobar el pene del perro más grande que había en casa. Aquello le hizo perder la cabeza y acabó chupándosela y bebiendo su semen. Un perro fue su primer amante y a los trece se atrevió a que el perro la desvirgara.

A los dieciséis, un día fue al campo con el burro del padre de una amiga. Esta ya lo había catado antes y delante de mi madre le sobó el cipote gordo del animal poniéndoselo tieso. Aquel fue el día en que mi madre probó por primera vez el sexo con otro animal, llegando a copular con aquella enorme verga en su ya ancho coño. Mi madre tiene una foto antigua en la que está magreando el cipote del burro y me la ha enseñado hace unos años.

Mariana, mi madre, siguió con su vida de incesto, sin dejar de vez en cuando de tener relaciones con los perros. De hecho, siempre ha habido perros en casa. Y yo me preguntaba desde niña por qué siempre se iban detrás de mi mamá.

A los treintaitantos años se hizo muy amiga de una vecina que también tenía las mismas aficiones de mi madre. El padre de esta amiga tenía una huerta con animales y durante esa época mi madre fue mucho allí a follar con cerdos, perros, burros y con caballos. Valentina, su amiga se maravillaba de cómo el coñazo de mi madre admitía las trancas de los equinos, aunque ella no se quedaba atrás pues se las hincaba enteras por el culo.

Desde que mi madre empezó las relaciones incestuosas con sus hijos no ocultó su pasión animal y de vez en cuando nos hacía una exhibición de zoofilia con nuestros perros. Pero nosotros no hemos intervenido hasta hace unos cinco años. Antes no nos atraían pero últimamente con la edad estamos más pervertidos y nos hemos animado a follar con perros. De hecho tanto mi hermano como yo tenemos perros en casa a los cuales nos tiramos de vez en cuando aunque no sea nuestro fuerte.

Pero bueno, mi intención hoy es contaros la orgía perruna que le organizamos ayer a mi madre por su 64 cumpleaños. Todo lo anterior ha sido para poneros en antecedentes.

Hace poco hablando con mi hermano y mi padre sobre el cumple de mamá, no se nos ocurría nada para celebrarlo. Mariana a sus 64 ya lo había probado todo. Pero a guarro de mi hermano Pepe se le ocurrió:

Pepe: joder, se me ha ocurrido una idea. Ostias nada mas de pensarlo me he empalmado.

Isa: A ver que se te ha ocurrido Pepe. Miedo me das, con lo guarro que eres.

Pepe: mamá está harta de follar con perros y de tragar su semen. Pero nunca la he visto de hacerlo con varios a la vez. Todo lo más ha sido con un perro y un tío al mismo tiempo. Se me ocurre que podríamos echarle todos nuestros perros a la vez para que hagan un gangbang y una bukake con ella. Que se harte de perros.

Cuando se lo propusimos a Mariana le encantó la idea:

Mariana: Joder, Isa. ¿Con cinco perros a la vez? Tiene que ser emocionante. ¡Con lo que aguantan los chuchos! Me van a hacer polvo. Hija, que tu madre aunque guarra, ya tiene mucha edad!

Isa: jajaja. Tú eres capaz de dejar a los perros secos y encima pedir que te sigamos follando entre papá, el hermano y yo. Te conoceré.

Mariana: Tienes razón hija, con solo pensarlo mira como tengo las pierna.

La ostia puta! Miré las piernas de mi madura madre y vi como le corrían los jugos del coño por las patas abajo.

Total, que lo preparamos todo para el día de su cumpleaños. Los invitados fueron mi padre, mi hermano, mi marido y yo. Lo hicimos en la casa de campo que tienen mis padres. Allí tienen dos perros grandes, uno de ellos un pastor alemán. Mi hermano llevó a su perro y a su perra. Nosotros llevamos un perro de agua que tenemos. Y mi madre llevó a un perrito pequeño que tiene en casa. Es un perro pequeño pero superdotado porque tiene un cipote grande como el de un hombre. O sea cinco perros y una perra.

Lo teníamos todo organizado y mi madre nos dio permiso para grabar la orgia. Se encargó de ello mi marido.

Para evitar que los animales Mariana se puso un body negro de látex viejo que le regalaron cuando tenía cuarenta años que le cubre los brazos y el tronco dejando al aire sus voluptuosas piernas. Un body que se desabrocha por la entrepierna para dejar al aire sus agujeros y que además tiene dos aberturas para sacar sus tetas fuera.

Estábamos todos reunidos en la sala de la casa. Mi madre fue a la habitación a cambiarse y salió así vestida con el perrillo pequeño en brazos. El chucho ya traía el nabo empalmado y la salida de Mariana se puso a mamarle el capullo colorado. Así estuvo un rato hasta que el perrito empezó a echarle chorros de leche en la boca. Mi madre tragó un montón y se lo sacó de su boca cuando todavía seguía expulsando líquido que le empapó la cara y el pelo.

Lo soltó en el suelo y el chucho se fue a un rincón a lamerse el pene.

Luego Antonio, mi padre entró en la sala con uno del los perros grandes que tienen en la casa de campo. Un perro negro que está acostumbrado a tirarse a su mujer. De tal forma que en cuanto vio a mi vieja se fue hacia ella que se había sentado en un butacón y se puso a culearla una de sus piernas desnudas.

Antonio: me parece que Nolo (así se llama el perro) huele el coño de vuestra madre desde lejos. El hijoputa como está acostumbrado a tirársela se cree que es su perra. Siempre está dispuesto a montarla.

Mariana: espera Nolo, espera que me ponga en posición.

Mi madre se levantó, se desbrocho la entrepierna y se puso en el suelo a cuatro patas. En seguida Nolo se puso tras ella y dando dos o tres empujones le ensartó su miembro tieso en el coñazo de su ama. Se puso a follarsela con mucho ímpetu.

Mariana: eso es Nolo. Dame fuerte, follate a la perra de tu ama. Ay qué gusto me das sinvergüenza.

Mientras Nolo se la tiraba, mi hermano Pepe fue por uno de sus perros “Capitán” y se lo puso delante de su madre. Esta mientras disfrutaba de las embestidas de Nolo sobó los huevos y el pene de Capitán sacándole un cacho de polla tiesa y muy roja. La muy puerca se la metió en la boca mamándosela.

Al poco tiempo Nolo se vació en la vagina de mi madre mientras esta se corría por primera vez.

Mariana: Ay que gustazo. Ahora tú Capitán lléname el coño tú ahora.

Mi madre empujó a Nolo del cual se desprendió con facilidad debido al enorme diámetro de su coño se sacó la bola del perro entera. Capitán se dio la vuelta y antes de nada se puso a lamerle la vulva que chorreaba semen de Nolo, le metía con facilidad la larga lengua dentro del coñazo materno.

Mariana: Capitán, el culo dame lengüetazos en el ojete por favor. Así, así guarro, cómete la mierda de tu perra.

La puerca de mi madre tendría ganas de cagar y como sabía los gustos de Capitán se cagó mientras el perro se tragaba toda su caca.

Mariana: ahora, Pepe , apúntasela para que dé por culo.

Mi hermano hizo de mamporrero y Capitán le metió su polla en el culo de mi madre.

Pepe fue por la perra la cual estaba en celo y empezó a meterle dedos en el chocho. La perra estaba cachonda perdida. Jadeaba con la lengua fuera.

Pepe sabía lo que quería sacó los dedos llenos de caldos de la perra y se los untó a su madre por la cara y las tetas.

Pepe: mamá, a que no eres capaz de comerte el coño se la perra?

Mariana: Ay, hijo con lo cachonda que estoy me lo como todo.

Así que mi hermano le puso el culo de la perra a la altura de la cara de mi madre y esta empezó a chuparle el higo con ganas.

Mariana: umh, como huele. Se nota que está en celo. Me da tanto gusto Capitán que me lo como todo.

Cuando dijo todo fue todo, le comió no solo el chocho en celo, sino también el culo de la perra metiéndole dedos dentro de sus dos agujeros.

Mi madre llegó a un orgasmo al sentir como Capitán le llenaba sus tripas de engrudo.

Quedó enganchada un rato con la bola del perro por el culo porque no lo tiene tan ancho como el coño.

Los demás estábamos cachondos ya y mientras mi marido lo grababa todo con su polla fuera del pantalón empalmada, mi padre me follaba estando yo sentada sobre su regazo y mi hermano le metió su pito gordo en el chocho de la perra en celo vaciándose rápidamente dentro de ella.

Cuando mi madre consiguió sacarse el nabo de Capitán de su ano. Ya tenía alrededor a Nolo y a Chiqui (el pequeñín cipotón) porque olía a perra en celo. Mi hermano se llevó a la perra y trajo a mi perro Tinto, el cual también se puso a oler a mi madre.

Tinto tiene una lengua muy larga que me da un gusto tremendo cuando me lame el coño. Mariana se puso de nuevo a cuatro patas. Nolo le lamía el culo y coño que chorreaba semen y el pequeñín le lamía las tetas untadas de jugos de la perra en celo. Tinto se puso a lamerle la cara a mi madre llena de caldos de la perra también.

Mariana de nuevo cachonda también lamia la lengua larga de Tinto. Y se atrevió a cogérsela y metérsela en la boca chupándola. Mi perro se la metió hasta el fondo de su garganta.

Yo me corrí y mi padre dentro de mí. Me dio pena mi marido y mientras grababa se la mamé.

Tinto se puso cachondo y sin pensarlo puso las patas sobre los hombros de mi madre y le metió su cacho pene en la boca de mi madre empezando a follarla por la garganta.

Al momento el perro se puso a eyacular en la garganta de Mariana, la cual se atragantaba y tosía con los chorros de líquido que le expulsaba Tinto.

Por último mi hermano sacó a Gigante un gran danés muy grande con una polla descomunal. Como es tan grande no necesita montarse en mi madre ya que al ser pequeñita solo tiene que ponerse debajo del perro que debe agacharse un poco para meterle la tranca.

Al verlo mi viciosa madre lo cogió y se puso a sacarle el largo cipote. Mas que un perro parecía un burro. Le comía la verga por todas partes. Cuando se le puso tiesa Gigante se fue tras mi madre y ladrando expulsó a Nolo de su lugar. Se agachó un poco y le introdujo su cipote en el coño.

Mariana: Ahgg! Que polla. Cómo me llena. Me revienta el coño.

Menos mal que mi madre tiene una vagina gigante y puede soportar ese pedazo de rabo.  Tan grande es que cuando le llenó el chocho de semen perruno se quedó enganchado con la bola del tamaño de un balón.

Durante cinco minutos mi madre descansó porque la dejaron tranquila los perros, pero cuando se sacó la bola del Gigante dijo “Quiero más!”

Cogió a gigante, lo tumbó y se echó sobre el metiéndose de nuevo su tranca en el coño follandola ella . Era la primera vez que veía a una tía tirándose a un perro echándose encima de él como si de un tío se tratase.

En esa postura dejaba su culo al aire de modo que el cerdo de mi hermano cogió a Capitán y le hizo que se la metiera por el ojete.

Mariana: Oh! Que gusto. Qué locura, dos perros follandome a la vez. Vamos Pepe acércame otro a la boca.

Pepe le acercó a Nolo y mi madre se puso a tragarse su pito. También era la primera vez que veía a una tía ensartada por perros por sus tres agujeros.

Yo me puse tan cachonda que llame a mi Tinto y le dije “móntame como tú sabes”. Me tumbé en el suelo y abrí mis patorras. Nuestra postura favorita es follarme encima , es decir, la postura del misionero, cosa rara en los perros, pero yo lo trato como un hombre. Me ensarta con su polla y me mete su lengua en la boca. De esa forma los dos nos corremos en minutos.

Mariana coronó un clímax cuando los tres perros le llenaron por dentro. Casi pierde el sentido.

Todos creímos que ahí acababa la sesión zoofilica. Pero la zorra de mi madre cuando se recuperó dijo:

Mariana: mas, echarme todos a la vez.

Mi hermano soltó todos los perros y cada uno hizo lo que pudo con la madura Mariana. Uno le lamia el chocho. Otro se la metía por el culo, otro le lamía las tetas. A otro se la mamaba mi madre. En fin una locura. La tiraban al suelo, la pisoteaban, le dejaron las piernas llenas de arañazos. Pero ella disfrutaba como una golfa.

Para terminar mi marido, mi hermano y yo nos pusimos de acuerdo y nos pusimos a meneársela a los perros para que eyacularan sobre mi madre. Ella boca arriba mientras mi padre le follaba el coñazo con el antebrazo, recibía chorros y chorros de líquido seminal de los chuchos. Abría la boca y nosotros apuntábamos para que los perros se corrieran dentro de ella. Cuando la tenía llena  se lo tragaba. Se pegó una pechada de leche de animales. Debía tener el estomago lleno.

Además le rociamos todo el cuerpo con el engrudo perruno dejándole empapada la cara, las tetas y las piernas. O sea que estaba emborrizada en leche de perros.

De esa forma llegó a su último orgasmo quedando totalmente hecha un asquito.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Inmacul

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Inmacul
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)