Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.596 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.833 Miembros | 19.463 Autores | 99.166 Relatos 
Fecha: 01-Oct-16 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

Me niego a ser Lesbiana (23)

Nokomi
Accesos: 7.202
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 65 min. ]
 -   + 
Lucrecia descubre qué ocurrió realmente en su primera vez. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Capítulo 23.

Suplicio.

Hay un período en nuestras vidas en el que aprendemos que somos capaces de sentir más de una emoción al mismo tiempo. Podemos estar tristes porque se rompió nuestro juguete favorito y al mismo tiempo, enojadas con nuestra pequeña hermana por haberlo metido dentro del horno de microondas. O tal vez enojadas por la forma en que una monja nos sermonea y al mismo tiempo estar excitadas por la sensualidad que irradia su presencia. Imagino que esas son cosas que le han pasado a todo el mundo… bueno, quizás no a todos; pero a mí sí.

Esta ocasión era un tanto diferente a esas, ya que no podía ni siquiera describir todo el cúmulo de emociones que me invadía en ese momento. El pibe, que se había llevado mi virginidad, me sonreía como si a mí me alegrara verlo. Por un lado me sentía llena de rabia, con ganas de saltarle al cuello y estrangularlo. Por otra parte, sentía pena por mí misma, al tener que recordar cosas que ya creía olvidadas y superadas. También sentía compasión por él, por su sonrisa de perro mojado y por recordar la golpiza que su padre le propinó cuando salió a la luz el incidente. A esto debía sumarle muchas otras emociones a las que ni siquiera podía ponerles nombres. No sabía con cuál de todas debía encarar la situación. Opté por la que mejor me protegía: la ira.

―¿Qué querés? ―pregunté de mala manera, arqueando las cejas y mostrando las palmas de mis manos.

―¿Te acordás de mí? ―repitió señalándose con el índice.

―Sí, pero no voy a estar gritando tu nombre, delante de todo el mundo, como si esto fuera una telenovela. ¿Qué mierda querés?

―¡Qué mala onda che! ―él seguía sonriendo como si fuéramos grandes amigos.

―¿Mala onda? ¿Yo? ¿Y cómo mierda querés que me ponga? ¿Vos te pensás que tenía ganas de verte? ¿Qué mierda hacés acá?

―Vine con unos amigos. No me imaginé que te iba a encontrar.

―Bueno, ya me encontraste, ahora podés irte.

―Lucrecia, entiendo que estés enojada conmigo… ―si bien la música sonaba muy fuerte, lo tenía tan cerca que podía escucharlo con total claridad.

―¡Ah! ¡Qué milagro! Aparentemente hay una cosa que sí podés entender.

―Estás siendo injusta conmigo.

―¿Injusta? ¿Después de lo que me hiciste?

―Lo sé, por eso quería hablar con vos. Quería pedirte perdón ―me quedé muda, mirándolo como una estúpida―. Nunca me permitiste contarte mi versión de los hechos. Me hiciste quedar como el malo de la película y nunca entendí por qué. La pasé realmente muy mal ―debía referirse a los golpes que recibió de su padre y los insultos que recibió del mío.

―¿Y vos creés que yo la pasé bien? ―espeté.

―Imagino que no, pero…

―¿Pero qué? ¿Me vas a decir que para vos fue menos traumático que para mí?

―No pretendía que fuera traumático para nadie.

―Pero lo fue.

―Para mí también lo fue. Desde que pasó eso con vos no me animé nunca a acercarme a una mujer, de la forma en que lo hice con vos.

―¿A qué te referís con: “de la forma en que lo hice con vos”?

―Bueno, en ninguna forma. Siempre que me gusta una chica me da miedo que las cosas terminen igual de mal.

Eso me dejó pasmada. Desde aquel incidente yo no había sido capaz de confiar otra vez en un hombre; pero creía estar superándolo de poco. Lo que pasó con Rodrigo y Edith fue un gran avance para mí. De pronto caí en la cuenta de que este pibe había venido a un boliche gay… ¿acaso él también había optado por la misma “solución” que yo?

―¿Por qué viniste acá? ―le pregunté.

―Ya te dije, no esperaba encontrarte…

―No me estás respondiendo. Este un boliche gay, ¿qué hacés vos acá?

―Tengo amigos gays.

―¿Y vos no sos…?

―No creo… ―por primera vez apartó su mirada de mí. Me dio la sensación de que no estaba siendo totalmente sincero conmigo―. Sé que mucha gente heterosexual viene a bailar acá. ¿Vos por qué estás acá?

―Es difícil de explicar, pero la versión resumida es que trabajo acá.

―Ah, qué bueno.

Se quedó mirando el techo, las luces, la gente que bailaba a nuestro alrededor. Parecía estar pensando en algo más que decir o tal vez pretendía que la que hablara fuera yo; pero no le di el gusto.

―¿Podemos sentarnos a charlar un rato? ―me preguntó por fin―. Solamente me gustaría explicarte como vi yo las cosas, y vos decidí si querés seguir enojada conmigo o no.

―No vas a hacerme cambiar de opinión ―de pronto me vinieron a la mente todos los sermones que había escuchado decir a muchos curas en misa. Quedó resonando en mi mente un versículo de Lucas: «No juzguen, y no se les juzgará. No condenen, y no se les condenará. Perdonen, y se les perdonará». Muchas veces quise explicar mi situación ante mis padres, pero ellos se negaron a escucharme. Yo no quería convertirme en mis padres. Suspiré y señalé hacia el área donde había mesas y taburetes―. Está bien, podemos sentarnos allá; pero solamente un ratito.

Él volvió a mostrar su sonrisa de perro mojado. Avanzamos entre la multitud, pidiendo permiso y empujando a todos los que se nos cruzaban por el camino; esto no me molestó ya que me encantaba ver el sitio tan lleno de gente, las ganancias de la noche podrían ser muy grandes y nos podrían dar dinero suficiente para seguir manteniendo todo este proyecto a flote.  

―Te escucho ―le dije en cuanto nos sentamos; allí la música sonaba levemente más baja, por lo que no era necesario gritar tanto.

―Lo que pasó fue totalmente injusto, para lo dos ―comenzó―. Las cosas se salieron de control y se exageraron demasiado ―posiblemente notó la rabia en mi mirada, por lo que cambió el discurso―. Nunca tuve intención de lastimarte, Lucrecia. Jamás haría eso.

―Pero lo hiciste. El daño ya está hecho.

―Durante todo este tiempo, y después de escuchar lo que tu papá le contó al mío, me di cuenta de que la historia se cambió mucho.

―Mi papá sabía la historia porque yo se la conté.

―¿Estás segura de eso? ―esa pregunta me tomó por sorpresa.

―¿Qué querés decir?

―¿Qué mierda hace este hijo de puta acá? ―ambos giramos la cabeza para ver a mi hermana; su rostro estaba tan desfigurado por la rabia que me recordó a Linda Blair, la niña del Exorcista.

―Hola Abi ―la saludó él con una sonrisa.

―Solamente estamos hablando, Abigail.

―¿Y por qué carajo vos estás hablando con este hijo de puta? ―su mirada se mantenía fija en él, no la apartó ni siquiera para responderme.

―Estamos intentando aclarar lo que ocurrió ―le aseguré.

―No hay nada que aclarar. Él te va a mentir, como lo hizo siempre; porque es una mierda de persona, y vos… y vos…

―¿Y yo qué?

―¡Sos una pelotuda histriónica! ―me miró y pude sentir su enojo atravesándome―. ¿No te das cuenta que quiere engatusarte otra vez? Él sabe que sos una crédula total. Vos sabés muy bien lo que te pasó con él, y estoy segura de que te va a hacer dudar de lo que pasó…

―Él sólo intentaba darme su versión de los hechos.

―Su versión de los hechos seguramente lo deja muy bien parado. ¿No es así? ―volvió a clavar la mirada en él.

―Mirá Abi, lo que tenga que decir es entre tu hermana y yo. No tengo por qué darte explicaciones a vos.

―Abigail, sé lo que estoy haciendo. Te pido que por favor te calmes y nos dejes hablar tranquilos.

―¡No me calmo nada! Este tipo es una mierda de persona y no quiero que estés cerca de él.

―¡Abigail! ―exclamé con tono autoritario―. Ya soy grande y no necesito que vos estés diciéndome qué puedo hacer y que no. Eso es algo que ya tuve que soportar de papá y mamá y no quiero tener el mismo problema con vos. Te pido que nos dejes solos, solamente voy a hablar con él.

Ella nos dedicó una colérica mirada a cada uno, luego dio media vuelta y se marchó con los puños apretados.

―Que carácter tiene tu hermanita… ―dijo él con una sonrisa burlona.

―Y si no me aclarás rápido las cosas, vas a descubrir que yo tengo un carácter mucho peor. ¿Qué estabas insinuando?

―¿Sobre qué?

―No te hagás el pelotudo. Tenés dos segundos para decir todo lo que tenés que decir, de lo contrario llamo a seguridad para que te echen a la mierda.

―Está bien, está bien. No te enojes ―mostró las palmas de sus manos, como si con eso pudiera apaciguar mi ira―. Vos sabés muy bien que tus padres siempre te manipularon ―eso no era secreto, cualquier persona cercana a mi familia podía deducirlo―, y estoy seguro de que cuando tu papá se enteró que su dulce angelito ya no era virgen, se puso como loco ―efectivamente, así había sido―. Tengo la fuerte sospecha de que fue él quien empezó a meterte en la cabeza todas esas ideas de “abuso y violación” ―marcó las comillas con sus dedos―; porque esa historia que él le contó a mi papá difiere mucho con lo que en realidad pasó.

En mi mente toda esa situación, desde el comienzo hasta el final, estaba conformada por imágenes borrosas y sensaciones horribles. Había pasado tanto tiempo intentando olvidar todo que en parte lo había conseguido; era como si mi cerebro hubiera reprimido la mayor parte y la hubiera guardado en algún baúl con llave tirado en el fondo de mi inconsciente. Recordaba el dolor de la primera penetración, el peso de su cuerpo sobre el mío, su respiración, el movimiento, su voz… pero todo estaba conformado por fragmentos inconclusos. Luego aparecían los gritos de mi padre, el llanto de mi madre, la mirada incrédula de mi hermana… la vergüenza.

Haciendo un gran esfuerzo conseguí recordar parte del interrogatorio al que me sometió mi padre. Él me gritaba las preguntas con rabia, yo temblaba como una hoja y asentía con la cabeza. «¿Te tocó?», asentí. «¿Te llevó a su cuarto?», asentí. «¿Te quitó la ropa?», asentí. «¿Te insultó», asentí. «¿Te golpeó?», asentí. «¿Te inmovilizó», asentí. «¿Te penetró», asentí. «¿Le pediste que parara?», asentí. «¿Se detuvo?», negué.

Lo siguiente que recuerdo es subirme al auto de mi padre. Él condujo con una furia implacable, los demás autos nos tocaban bocina; pero él nunca se detuvo. Yo lloraba como una loca, creía que nos íbamos a matar.

En la casa del pibe las cosas empeoraron. Nunca había visto a mi padre gritarle a otra persona que no fuera parte de mi familia. El hombre al que le gritaba era el padre del presunto violador, quien también se llenó de odio; pero no hacia mi padre, el acusador, sino hacia su hijo. Pude ver parte de la golpiza que le propinaba. Días más tarde mi papá me aseguraba que al muchacho lo habían castigado severamente, y que estaba en…

―Terminé en un hospital, Lucrecia ―sus palabras me devolvieron a la realidad―. Fue un asunto muy turbio, mi papá tuvo que usar toda su influencia con jueces para que la policía no se nos echara encima ―recordaba que su padre también era juez; qué irónico―. No podíamos recibir una denuncia por maltrato ni mucho menos por violación; eso arruinaría nuestras vidas… pero nunca hubo una violación. Vos estuviste de acuerdo con todo lo que hicimos. Estábamos nerviosos los dos… también era mi primera vez. Además habíamos tomado bastante ―recordaba que habíamos probado algunas de las bebidas que su padre guardaba. Por aquel entonces yo nunca había tomado alcohol por lo que mi tolerancia era mínima―. Estabas tan borracha que en un momento te quedaste dormida ―sonrió―, y yo no me di cuenta hasta después de un rato. No fue nada positivo para mi ego que la chica con la que estaba teniendo mi primera vez se quedara dormida en pleno acto. Te juro que jamás imaginé que las cosas iban a terminar tan mal, para los dos.

Sentí pena por él, se lo veía realmente afligido. Él tenía razón en algo, mi padre siempre había sido un manipulador, y no podía tolerar la idea de que sus hijas tuvieran relaciones sexuales, como todo el mundo. Para él que yo no fuera virgen era un insulto. ¿Qué diría él a sus amistades de la iglesia cuando preguntaran por la perfecta Lucrecia? Sabía que los rumores estarían en boca de todos, hablarían a su espalda y lo acusarían de ser mal padre, por no poder mantener cerradas las piernas de su hija. Comprendí que el interrogatorio había estado completamente guiado por él, yo no había dicho prácticamente ni una palabra; estaba tan asustada que me limité a asentir con la cabeza. En ese momento supe que mi desprecio hacia los hombres en realidad era hacia mi padre. Él me había violado, psicológica y emocionalmente.

El pibe me miraba con los ojos brillosos, tal vez, al igual que yo, estaba al borde de las lágrimas. Extendí mis manos y las posé sobre las suyas.

―¡Soltala, hijo de puta! ―gritó una frenética voz femenina.

En ese instante vi un denso chorro de humo blanco cayendo directamente sobre él, instintivamente me aparté, justo cuando una densa nube blanca se formaba sobre la mesa y sobre el pibe. Abigail parecía poseída, sus ojos relampagueaban. En sus manos sostenía un extintor rojo, el cual estaba vaciando completamente encima del muchacho, al cual yo había perdido de vista.

―¡Abigail! ¡Calmate, por favor, calmate! ―le grité mientras forcejeaba con ella para que soltara el extintor; sin embargo estaba aferrada a él con tanta fuerza que era imposible.

Tan sólo unos pocos segundos después dos guardias de seguridad se hicieron presentes. Ellos también forcejearon con ella.

―¡Despacio, es mi hermana… es mi hermana! ―les grité.

Aparentemente el extintor ya se había agotado, pero la nube de polvo blanco aún no se disipaba. Abigaíl pataleaba en el aire, aún aferrada al cilindro rojo, mientras los dos guardias de seguridad se la llevaban.

Lo que siguió fue un caos. La música se detuvo. Todo el mundo miraba a ese pobre infeliz cubierto de pies a cabeza con un fino polvillo blanco. Tosía desesperado, se estaba ahogando. Vi aparecer a una persona que, usando su propia camisa, comenzó a golpearle la cara; al principio creí que lo estaba agrediendo, pero pronto comprendí que lo hacía para apartar el polvillo del extintor. También me di cuenta que la persona que lo estaba ayudando era Rodrigo.

―¡Llamá una ambulancia! ―me gritó.

Obedecí tan rápido como me lo permitieron los dedos. Le di rápidas indicaciones al servicio de emergencia y me sugirieron que llevara afuera a la persona expuesta al polvillo, ya que necesitaría aire fresco.

Miguel también se hizo presente y le indiqué que debíamos sacarlo de allí. Entre él y Rodrigo lo cargaron hasta afuera y lo depositaron en la vereda.

―¿Qué pasó? ―me preguntó Miguel, atónito.

―Mi hermana… ―mis dos amigos me quedaron mirando mientras el otro pibe tosía e intentaba inhalar aire limpio―. Ella se enojó con él y le vació el extintor en la cara.

―¿Dónde está tu hermana ahora? ―preguntó Rodrigo.

―Se la llevaron dos muchachos de seguridad, no sé a dónde. Les dije que era mi hermana…

―No te preocupes, Lucrecia, yo me encargo de ella ―me aseguró Miguel―. Ya vengo.

―Me habías dicho que tu hermana podía ser un poquito… volátil; pero nunca me imaginé que pudiera llegar a esto ―Rodrigo estaba con el torso desnudo y le daba palmadas al muchacho en la espalda, el polvillo saltaba para todos lados.

―Imagino que tenía una buena razón ―le dije―. En el pasado tuve un altercado con este pibe, y mi hermana se quedó muy enojada con él. Cuando lo vio hablando conmigo se puso como loca.

―Esto puede ser grave para el establecimiento, Lucrecia.

―Lo sé, perdón ―no sabía qué más podía decirle.

―¡Se van a comer tremenda denuncia! ―gritó el afectado―. Mi papá es juez y no va a parar hasta clausurarles el local.

―¡A vos te voy a clausurar la boca de una patada! ―le gritó Abigail que venía hecha una fiera, seguida por Miguel.

―Se me escapó… yo no quería emplear fuerza con ella… ―decía el pobre Miguel como si fuera un guardia de zoológico excusándose por la fuga de un león.

―Abigail, por favor te pido que te calmes ―le dije interponiéndome entre ella y el pibe.

―Sí, loquita, mejor calmate ―dijo él―, porque vos vas a ser la primera que se coma una denuncia.

―Dale, hijo de puta, denunciame todo lo que quieras. Yo estoy loca, bien loca… puedo alegar locura, a lo sumo me dirán que siga tomando pastillas. ¿Pero qué podés alegar vos cuando te comas una denuncia por violación? Mi papá guardó las fotos de Lucrecia… sabía que algún día vos podías volver. Esta vez no nos vamos a quedar callados, no te va a salvar ni tu papito, el juez golpeador ―si la cara del muchacho no hubiera estado cubierta de polvo blanco, seguramente lo habríamos visto palidecer―. Estaré muy loca, pero no soy ninguna boluda. Más te vale que no te acerques nunca más a mi hermana, porque la próxima vez te cago a patadas antes de vaciarte un extintor en el orto… ¡y sabés que lo hago! ―lo señaló con el índice, el muchacho asustado retrocedió.

  Tomé a mi hermana del brazo y la arrastré conmigo hacia adentro. La música se había reanudado y ya había dos personas limpiando el desastre ocasionado. En el camino me encontré a Tatiana, que estaba desorientada y asustada, me pidió una explicación y le pedí que nos acompañara. Fuimos a una de las oficinas del fondo, donde la música no era más que un murmullo constante que hacía vibrar las paredes.

Abigaíl tenía la mirada perdida, sus ojos se fijaban en puntos invisibles del piso; eso era indicación de que podría estar sufriendo uno de sus “episodios”.

―Abi, ¿estás bien? ―la sacudí desde los hombros―. ¡Abi, mirame! ―ella parecía un muñeco de trapo, no dejaba de mirar hacia el infinito. Era como si su mente se hubiera ido a otra parte, dejando su cuerpo atrás.

―¿Qué le pasa? ―me preguntó Tatiana.

―Le está dando uno de sus “episodios”.

―¿Y qué hay que hacer?

―No podemos hacer nada, solamente esperar que se le pase y vigilarla de cerca ―Abi giró lentamente su cabeza y fijó una tétrica mirada en Tatiana, la morocha se asustó tanto que soltó un pequeño grito―. Tranquila Abi, es Tatiana. Está acá para ayudarte.

―Pelotuda histriónica.

―¿Qué me dijo? ―preguntó Tati.

―A vos no, me lo dijo a mí. Hace un rato me dijo lo mismo. No sé qué quiere decir.

―Básicamente significa que hablás de forma exagerada, con muchos gestos ―aseguró la morocha―. Vos no hablás así, no tiene mucho sentido.

―Mi hermana vive diciendo cosas sin sentido, va a ser mejor que te vayas acostumbrando.

―¿Qué hacemos ahora?

―Vamos a llevarla a casa. En ese cajón están guardadas las llaves del auto de Rodrigo. Sacalas.

―¿Le vas a robar el auto?

―Sólo se lo pido prestado. Ya me lo ha prestado otras veces, supongo que comprenderá que ésta es una emergencia.

Media hora más tarde estábamos las tres acostadas en mi cama, con Abigail en el centro. Yo tenía su cabeza apoyada en mi pecho y la acariciaba cantándole en voz baja una canción de Radiohed, llamada “No Surprises”. Supongo que mi inconsciente escogió ese tema porque ya no quería más alarmas ni más sorpresas; sólo quería que mi hermana se sintiera mejor.

Aproveché los siguientes minutos para narrarle lo ocurrido a mi amiga.

―Gracias por hacerme el aguante, Tati ―le dije al final―. A veces la gente se asusta tanto con Abigail que tienden a evitarla.

―A mí no me da miedo… bueno, no me da mucho miedo. Ella es una buena chica. Actuó para protegerte.

―Sí, lo sé. De todas formas me quedé pensando en un montón de cosas. ¿Qué fotos son las que tiene mi papá?

―Las que sacó el abogado ―dijo mi hermana con voz monótona.

―¡Abi, volviste! ―me senté en la cama y le sonreí; aún tenía la mirada un poco perdida, pero al menos parecía estar consciente de la realidad―. ¿De qué abogado hablás?

―¿No te acordás que papá llamó a un amigo suyo que es abogado?

―Si te soy sincera, no me acuerdo prácticamente de nada de todo ese incidente. Es como si mi cerebro lo hubiera borrado.

―Hacés bien en no recordarlo. Mientras me acuerde yo, es suficiente; de todas formas yo ya estoy loca, un trauma más no me hace nada.

―No digas esas cosas, Abi. ¿Podés contarme lo del abogado?

―Papá lo llamó para pedir asesoramiento; porque hasta ese momento estábamos a punto de llamar a la policía y presentar una denuncia. Sin embargo ya nos había llegado la noticia de la golpiza que le habían dado al pibe… y su padre, que es juez, llamó y habló con el abogado. Llegaron a un acuerdo para que nada de eso llegara a juicio. Como a papá y a mamá no les gusta para nada ese tipo de publicidad, acordaron no presentar una denuncia; sin embargo el abogado dijo que era mejor ser precavidos. En cualquier caso que la historia se destapara, deberíamos tener pruebas a favor. Por eso te sacaron fotos de todo el cuerpo… yo estaba ahí cuando te sacaron la ropa ―Abi comenzó a llorar―. Estabas toda llena de moretones, marcas de uña y de más tipos de heridas ―me quedé anonadada mientras ella me lo contaba―. Mamá y papá lloraban a moco tendido, el abogado y yo éramos los únicos que no llorábamos, por eso me pidió que le ayudara. Vos parecías un cadáver, estabas catatónica. Todavía me acuerdo de cómo tenías de hinchado un ojo… y la boca. Tenías las muñecas todas marcadas, como si te hubieran atado. Es más, el abogado concluyó que posiblemente te habían atado. Tenías sangre seca entre las piernas. Yo estaba tan enojada que le pedí a Dios que el hijo de puta que te haya hecho esto se muriera en el hospital… pero Dios no escucha cuando sufren los inocentes.

Las palabras de mi hermana habían hecho tanto impacto en mí que hasta llorar me costaba, podía sentir las lágrimas cayendo y tenía espasmos respiratorios. Quería gritar y no podía. Abi me abrazó con más fuerza y Tatiana dio la vuelta a la cama, apareciendo a mi lado. Ella se acostó en el pequeño margen de colchón que quedaba y me abrazó. De pronto había pasado yo a ser la que estaba en medio, la que necesitaba ser consentida y protegida. Todo mi cuerpo temblaba y los recuerdos comenzaron a aparecer en mi cabeza, como si fueran piezas perdidas de un tétrico rompecabezas.

Recuerdo las bebidas, las insinuaciones, los toqueteos. Recuerdo haberle dicho que no, en repetidas ocasiones. Él me agrada, pero yo tengo miedo. Nunca tuve sexo con nadie y quiero que mi primera vez sea maravillosa; sin embargo él está borracho, insiste. Por primera vez en mucho tiempo recordé el primer golpe. Me lo dio con el revés de su mano, contra el ojo izquierdo. Se siente como si hubiera chocado de cabeza contra una pared. Sus gritos… sus gritos son los de un hombre desesperado. Saca su pene y lo sacude frente a mí. Quiere que yo… que yo…

Yo no puedo hacerlo.

Eso lo hace enojar.  

Su furia me atemoriza. Le digo que quiero irme, la cabeza me da vueltas. Mucho alcohol, mucho dolor en la cara. Otro golpe.

Me arrastra, tirándome de los pelos, hasta su cuarto. Recuerdo las cuerdas en mis muñecas… ¿lo recuerdo o lo imagino porque mi hermana me lo contó? Puedo sentir el dolor.

¡No quiero! ¡Quiero irme!

Pataleo, grito, lloro.

Él me vuelve a golpear. Es más fuerte que yo.

Pido perdón. Le pido que me suelte. Le suplico.

Siento sus dedos presionando con excesiva fuerza en mi cuello; en mis pechos; en mi…

Él no me trata como a una dama. Él no me brinda su amor, su respeto, su cariño. Él no hace nada de lo que me enseñaron en las charlas sobre sexo en la iglesia. Él simplemente me desvirga.

Le ruego… le pido a Dios que me ayude.

Dios no me escucha. Dios no está allí. Dios me dejó sola.

Sola a merced de ese degenerado.

Un dolor agudo se apodera de mi parte baja. Sé qué es lo que me lo está causando… pero ni siquiera quiero pensar en ello.

Se mueve dentro de mí. Me insulta. Me dice que soy su puta. Me dice que si no dejo de moverme, me va a matar.

No quiero que me mate. No quiero…

Tengo miedo.

Rezo. Imploro.

A Dios no le importo… o Dios quiere que sufra. No se me ocurre otra explicación.

Todo se vuelve borroso; pero la tortura no termina, me acompaña en mis pesadillas.

Me despierto, tiempo después, con la cara apoyada en un piso duro y frío. El ruido de un auto al pasar me sobresalta. Levanto la cabeza y no sé dónde estoy, sólo sé que estoy en la calle. Tirara al borde del camino, con la ropa hecha jirones. Una pareja de ancianos me ve, se atemorizan y siguen caminando como si yo no existiera. Cuando me pongo de pie me doy cuenta de que estoy en la puerta de mi casa. Alguien me llevó hasta allí y me dejó tirada. Toco timbre; la primera en verme es Abigail.

―Tranquila, Lucrecia, yo no voy a permitir que te vuelva a lastimar ―mi hermana me acaricia el pelo. No puedo dejar de llorar.

*****

 

Pasé tres días llorando casi sin parar. Durante ese tiempo Abigail se quedó conmigo. Tatiana se encargaba de cocinarme, pero rara vez yo consumía algo. Entre ella y mi hermana menor pasaron a cumplir el rol de una madre. Una madre que yo nunca tuve, al menos no de esa manera. Me la pasaba encerrada en mi cuarto, pero nunca estaba sola, ellas se turnaban para cuidarme. En los únicos momentos en los que estaba sola era cuando tenía que ir al baño; pero incluso cuando me di una ducha, Tatiana me acompañó. Incluso llegó a hacer varios intentos por excitarme, con la intención de que eso me ayudara a sentirme mejor; pero fue inútil. Mi cuerpo y mi mente no parecían responder ante sus estímulos. Le agradecí el esfuerzo y volví a mi cama.

Abigail me contaba algunas de sus divertidas y absurdas historias. Ella tenía una facilidad increíble para crear personajes de la nada y hacerlos vivir las aventuras más disparatadas posibles. Algunas de sus historias me recordaban a Alicia en el país de las maravillas. Eso me ayudaba mucho a tener la mente ocupada en otra cosa y a reírme, aunque sea un poco.

En algún momento, no sé exactamente cuándo, Rodrigo llamó para preguntar cómo estaba. Él me dijo que el muchacho no presentaría cargos por el altercado y que se había limitado a decirle a la policía que había sido un accidente provocado por él mismo al estar jugando con un extintor. Me alegré de que Afrodita no se viera perjudicada y volví a pedirle perdón.

―No hay nada que perdonar, Lucrecia ―me aseguró―. Cuando comprendí por qué tu hermana reaccionó de esa forma, supe que yo tampoco me hubiera podido controlar. Si te soy sincero, tuve que hacer un gran esfuerzo por no romperle la cara a trompadas al tipo ese, delante de la policía. El que consiguió calmarme fue Miguel… dicho sea de paso, él también le quería pegar; y vos ya sabés que si Miguel le llega a poner una mano encima…

―Lo mata ―completé la frase, con una sonrisa. No me alegraba que ese pelotudo se muriera, pero sí me alegraba saber que estaba bien protegida.

―Exacto. Por cierto, Miguel y yo queremos ir a verte, si no es mucha molestia.

―Preferiría que no… al menos por el momento. Estoy con mi hermana y con Tatiana, ellas no me dejan sola ni por un segundo. Ya suficiente tengo con dos enfermeras como para sumar dos más.

―Si vieras lo sexy que me queda el conjunto de enfermera, no pensarías eso.

―Ni siquiera quiero imaginarme cómo te queda…

―Era un chiste, Lucrecia. Podré ser gay, pero no me visto de mujer.

―A bueno, es que con vos nunca se sabe qué va en serio y qué no.   

Me despedí de él prometiéndole que cuando me sintiera mejor me reincorporaría al trabajo y lo invitaría a él y a Miguel a tomar mates a mi casa.

Al final del tercer día me sentía mucho mejor. Podía mantener una conversación e incluso proponer temas. Mi humor comenzó a normalizarse. Abigail se quedó a dormir una noche más y a la mañana siguiente regresó a su casa. Le agradecí enormemente todo lo que había hecho por mí y le prometí que si llegaba a sentirme mal, le avisaría.

Al cuarto día me reincorporé al trabajo y recibí una buena noticia. Las ventas de Afrodita habían superado nuestras expectativas, por lo que teníamos algunos fondos para dejar contentos a los obreros que remodelaban la nueva área.

La madre de Edith me había dejado una bonita nota escrita a mano agradeciéndome por la oportunidad de invertir en la barra y dijo que estaba segura de que, a la larga, nos iría a todos muy bien.

Miguel y Rodrigo me trataron de la misma forma en la que lo habían hecho siempre. Agradecí eso ya que temía que de pronto me fueran a tratar como a una pobre enferma. Incluso Rodrigo me dio más trabajo del habitual, en parte porque debía ponerme al día y seguramente también lo hizo para mantenerme ocupada y que no me pusiera a pensar demasiado en mis problemas.

*****

Dos semanas después del incidente ya me sentía mucho mejor. Mi vida había vuelto a ser atareada y había aprovechado el tiempo libre para juntarme con mis amigas. Casi todos los días los destiné a reunirme con alguien de mi grupo de amistades: Edith, Alejandro, Daniela, Jorgelina, Miguel, Rodrigo, Evangelina, etc. Muchos me reclamaron que los tenía abandonados y les aseguré que era por mi nuevo trabajo. A la única que había evitado era a Anabella.

Justo el día en que pensaba hacer planes con Lara, para encontrarme con ella y con Samantha, recibí una llamada.

—¡Lucrecia! —me dijo en cuanto contesté.

—¡Lara! Estaba por llamarte para…

—¿Dónde estás? ―me interrumpió, parecía estar alterada.

—En mi casa. ¿Por qué? ¿Pasó algo?

—Sí, necesito que me hagas un inmenso favor, y que lo hagas ya. Andá a mi casa lo más rápido que puedas, yo no puedo salir de acá... esto es un quilombo —me percaté de que detrás de su voz se escuchaba un bullicio generado por personas hablando—. No te puedo explicar mucho la situación, pero tenés que hablar con mi mamá... le tenés que contar que soy lesbiana y rogale a tu dios, que por favor no me mate.

—¿Qué? —me senté en la cama, confundida—. ¿Por qué se lo tengo que contar?

—Me expulsaron de la universidad. El motivo, aparentemente, es porque soy lesbiana. A Samantha la están por echar del trabajo, ahora mismo está discutiendo con medio mundo.

—¿Qué? ¿Pero por qué? ¿Qué pasó?

—Jimena... —me llevó un segundo recordar a Jimena Hernández, la profesora y ex pareja de Lara.

—¿Ella tiene algo que ver con todo esto?

—Sí, no tengo mucho tiempo de explicarte ahora lo que pasó, el punto es que se enojó mucho conmigo e hizo todo lo posible para que me rajen de la universidad. Lo peor de todo es que me dijo que le había enviado un e-mail a mi mamá, contándole sobre mi vida sexual... ¡Mi vieja me va a matar, Lucrecia! —me di cuenta de que estaba sollozando.

—Tranquilizate, Lara...

—¡No puedo! No quiero que me pase lo mismo que a... —se quedó muda, no hizo falta que completara la oración para que supiera de qué estaba hablando.

—¿Lo mismo que a mí?

—Sí...

—No te va a pasar lo mismo, tu mamá no está loca como la mía.

—Vos no conocés a mi mamá, ella odia los homosexuales... ¡por favor, tenés que hablar con ella antes de que lea ese e-mail! No sé qué le habrá puesto Jimena, pero seguramente no fue nada bueno. Tal vez vos puedas reducir un poco el impacto.

—¿No te parece que vos tendrías que hablar con ella en persona?

—No me animo, tengo mucho miedo... además estoy ayudando a Samantha. Por favor, Lucrecia, hacelo por mí, hacelo por todos los buenos momentos que pasamos juntas.

—Lo voy a hacer, te debo un millón de favores muchos más grandes que este; pero quedate tranquila.

—Apurate, Lucre. Esto es un caos.

—Está bien, salgo ya mismo para tu casa.

Cortó la comunicación. Me puse de pie rápidamente, agarré mi bolso, por si llegaba a necesitarlo y salí del departamento prácticamente corriendo.

Por suerte aún tenía el auto de Rodrigo, conduje hasta la casa de Lara apretando el acelerador, esperaba llegar a tiempo... aunque también dudaba mucho que mis palabras fueran de ayuda; la madre de Lara no se pondría nada contenta con la noticia… y si por casualidad la invadía algún impulso asesino, sería yo la que serviría como primera víctima.

*****

Al llegar toqué el timbre tres veces seguidas, indicando que estaba apurada. Tuve suerte en que la madre de mi amiga abriera la puerta inmediatamente. Sonrió al verme, eso me tranquilizó un poco ya que, evidentemente, aún no se había enterado de nada.

—Carmela, tenemos que hablar —le dije con ansiedad, la situación me crispaba los nervios.

—No me llamo Carmela —me miró confundida.

—No importa, tenemos que hablar igual... urgente —eso era lo malo de llamar “Señora” a las madres de mis amigas, nunca me acordaba de los nombres. Para colmo Lara siempre la llamaba “mamá” y su marido le decía “querida”, no era muy común que escuchara su nombre de pila.

—¿Sucedió algo malo?

—Sí, y tiene que ver con Lara —ella abrió los ojos, espantada. Se hizo a un lado y me dejó pasar.

—¿Qué le pasó a Lara?

—Esto va a ser difícil de digerir, te recomiendo que te sientes.

—Por favor Lucrecia, no me asustes... —su piel se tornó blanca, como si el alma se le estuviera yendo del cuerpo junto con los colores.

—No te preocupes Carm... señora, no es tan grave; pero eso no quiere decir que la noticia le vaya a gustar —tomó asiento, sus manos temblaban—. Hay algo que no sabés de tu hija... ni de mí —no sabía cómo empezar a contarle—. Sabés que mis padres me echaron de mi casa, pero no te contamos la verdad; ellos no me echaron por alguna discusión, sino por mis... inclinaciones sexuales —ella seguía con los ojos muy abiertos, mirándome fijamente—. En resumen: soy lesbiana; me gustan las mujeres —abrió la boca y luego la tapó con una mano; le di unos segundos para que procesara la información.

—¿Eso quiere decir que…?

—Sí, Lara también es lesbiana. Ella... ella fue mi novia, durante unos meses. Ahora estamos... distanciadas, pero seguimos siendo amigas.

—Mi hija... ¿una lesbiana? ¿Pero cómo? Ustedes... llegaron a... —sabía lo que quería decir, pero no sería yo quien dijera la palabra— ¿llegaron a tener relaciones sexuales?

—Lamento decirte que sí. En muchas ocasiones —sus ojos se pusieron vidriosos, supe que estaba a punto de llorar—. Ella me dijo que usted no tolera a las personas de nuestra condición —no sabía si estaba siendo lo suficientemente clara, por lo que decidí explicarme mejor—. Me contó que no le agradan los homosexuales.

—¿Qué? ¿De dónde sacó eso? —el tono de su voz había cambiado drásticamente, ya no sonaba dulce y cálida como de costumbre, sino temerosa e intranquila.

—No lo sé... simplemente me lo dijo. Señora le juro que mil veces pensamos en contarle todo, inclusive ensayamos la forma en que lo haríamos. Pero Lara tenía miedo de su reacción. Tenía miedo de que usted la echara de su casa, como hicieron mis padres conmigo.

—Jamás le haría eso a mi propia hija... ¡jamás! Te lo dije antes, y te lo repito ahora, me parece aberrante que tus padres te hayan echado de su casa. Desconocía el motivo; pero si éste fue, entonces son unos locos... pero... pero...

—Pero eso no quiere decir que a usted la noticia le guste.

—No me gusta... para nada —una lágrima cayó de su ojo derecho—. Me gustaría que todo fuera una broma... de esas que suele hacer Lara... que son de muy mal gusto. ¿Es una broma de mal gusto, verdad? Ella una vez me hizo creer que estaba muerta… la voy a matar si esta es otra de sus bromas.

—No lo es, es la verdad. Tanto a mí como a ella nos gustan las mujeres. Lo descubrimos juntas. Estuvimos muy enamoradas una de la otra.

—¿Enamoradas? ¿Cómo pueden decir que están enamoradas de una persona de su mismo sexo? ―me miró como si yo viniera de Júpiter―. No me entra en la cabeza.

—Tal vez sea porque vimos más allá del sexo, vimos la persona que había dentro de ese cuerpo... la vida como lesbiana no es nada fácil, Carmela...

—Candela, Lucrecia... me llamo Candela.

—Perdón... no soy buena con los nombres... no es falta de respeto... —me puse muy nerviosa, tenía miedo de que ella pensara que estaba divirtiéndome—. ¿Entonces no es cierto que usted es... homofóbica?

—No lo sé... no odio a los homosexuales —agachó la cabeza—. Nunca lo hice... pero eso no quiere decir que apoye la homosexualidad. No puedo creer que mi hija lo sea... después de la crianza que le dimos... ¿en qué fallamos?

—Fallan en creer que la homosexualidad es un fallo —levantó la cabeza súbitamente y me miró.

—¿Qué no lo es?

—No, es una simple elección de vida. Nosotras elegimos amar a otras mujeres, como podríamos haber elegido cambiar de religión, o de partido político... o de estilo de vestimenta. Son elecciones, tal vez te parezcan absurdas las comparaciones; pero no lo son. No consideramos que nuestras vidas estén mal sólo por haber escogido a personas de nuestro mismo sexo. Vos elegiste casarte con tu marido, cuando podrías haberte casado con un hombre católico o de cualquier otra religión. Elegiste formar parte de la colectividad judía. Fue una elección de vida, de la que seguramente estás muy orgullosa. Espero que entiendas la decisión que tomó tu hija; porque a ella también la hace muy feliz.

—Esto es muy fuerte para mí —dijo luego de titubear.

—Lo comprendo, tal vez te enojes conmigo y ya no quieras verme; pero sólo te quiero decir dos cosas. La primera es que no odies a Lara, ella te adora y sé lo feo que es cuando tus padres no te apoyan, así que también vas a tener que hablar con tu marido. La segunda cosa es que fuiste una excelente suegra para mí, aunque nunca lo supiste. Hiciste mucho por mí al permitirme quedarme acá durante el tiempo que lo necesité y por eso les voy a estar eternamente agradecida, tanto a vos como a Lucio —esperaba haber dicho bien el nombre del padre de Lara.

Candela comenzó a llorar copiosamente, pero lo extraño era que entre el llanto podía ver leves atisbos de sonrisas.

—¿Pasa algo? —pregunté confundida.

—No... bueno... es que Lucio siempre hizo comentarios referentes a la cantidad de tiempo que pasaban juntas. Él sabía que había algo raro con ustedes, pero pensaba que tal vez se cubrían la una a la otra para encontrarse con algún noviecito o algo así. Eso no nos molestaba, ya que nosotros también tuvimos nuestro noviazgo a escondidas durante varios meses; pero lo que nos molestaba era que Lara no nos quisiera contar acerca de su vida amorosa. Eso no lo comprendíamos, ella siempre había sido muy abierta con nosotros.

—Creo que Lucio se va a morir de un disgusto cuando se entere de que... Lara y yo...

—No lo sé, puede que sí. Todavía tengo que ver si no me muero yo por el disgusto, esto es demasiado fuerte.

—Lo sé. Sé que les va a llevar mucho tiempo comprenderlo, pero les pido por favor que hagan el mayor esfuerzo posible, por su hija, que los ama con todo el corazón.

—Nunca la vamos a echar de casa, de eso quedate tranquila.

—Me alegra escucharlo, realmente es horrible que tus propios padres te echen a la calle, como a un perro pulgoso. Y yo pulgosa no soy, me baño todos los días… perdón, soy una pelotuda. Cuando me pongo nerviosa empiezo a hacer chistes boludos.

—Está bien, Lucrecia. Entiendo lo que decís —de pronto su mirada se perdió en el infinito.

—¿Estás bien, Candela? —pregunté poniendo mi mano sobre la de ella; no me apartó y eso era una buena señal.

—Hay algo que no comprendo.

—¿Qué cosa?

—¿Por qué viniste a contarme vos, y por qué estabas tan apurada por hacerlo?

—Es que hubo un pequeño... mejor dicho, un gran incidente en la universidad. Aparentemente expulsaron a Lara.

—¿Qué? —sus ojos se abrieron tanto como en el momento en que se enteró de las inclinaciones sexuales de su hija.

—Hay otras cosas que tengo que contarte... sé que es demasiada información, pero tengo que contarte todo para que puedas comprender qué es lo que está ocurriendo.

—Sí, por favor. Contame todo, a esta altura ya nada me puede sorprender.

—No estés tan segura...

—¡Ay, Lucrecia, por Dios! ―se persignó; imaginé que hacía mucho tiempo no mostraba un gesto católico― ¿En qué andaban ustedes dos? Haceme el favor de contarme de una vez.

—Está bien, perdón. Hace un tiempo, poco después de descubrir nuestra sexualidad, Lara y yo tuvimos una dura separación. Nos peleamos por un gran malentendido, por el cual yo cargo con gran parte de la culpa; pero a lo que voy con esto es que durante ese tiempo de separación Lara decidió tomar otro rumbo y probar suerte con otra mujer...

—¿Otra más?

—Em... sí, y eso no es todo. Esta mujer era una profesora de la universidad —a Candela se le cortó la respiración, pensé que había sufrido algún tipo de muerte súbita; supe que no iba a poder hablar así que me apresuré a continuar con la historia, para que supiera la verdad antes de abandonar este mundo—. Esta profesora se llama Jimena Hernández, la relación con ella no fue muy buena y terminó en poco tiempo. Ella se quedó muy enojada con Lara. Incluso yo tuve que enfrentarme con Jimena para aplacar un poco todo el odio que le tenía. Aparentemente eso había quedado en el olvido, hasta que hoy me enteré, por Lara, que esta profesora volvió a meterse en su vida. No sé qué fue lo que hizo dentro de la universidad, pero ella tiene mucha influencia, y consiguió que expulsen a Lara. Además de esto se tomó el atrevimiento de escribirte a vos un e-mail, contándote sobre la condición sexual de tu hija.

—¿Un e-mail?

—Sí, al menos eso le contó a Lara.

—Tengo que verlo...

Candela se puso de pie rápidamente y se dirigió hacia una computadora de escritorio que tenían en una especie de estudio que utilizaba Lucio para trabajar. Se sentó y encendió el monitor, aguardó impaciente a que éste se iluminara y cuando lo hizo se apresuró a ingresar a su casilla de correo. Yo caminaba de un lado a otro exprimiéndome los sesos para intentar imaginar cómo solucionar todos estos inconvenientes. De pronto noté que Candela miraba fijamente la pantalla y me tomé el atrevimiento de invadir su privacidad. Leí el mencionado e-mail que Jimena le había mandado:

«Estimada señora, le escribo para comunicarle, con gran estupefacción, que encontré a su hija Lara en una situación bastante reprochable. Ella estaba escondida en una de las aulas de la universidad besándose de forma muy intensa con otra mujer, la cual es empleada del establecimiento. Debo añadir, para que se comprenda la gravedad del asunto, que ambas iban muy sueltas de ropa. Me enteré, por fuentes de confianza, que éste no es un evento aislado. Su hija lleva largo tiempo manteniendo relaciones homosexuales, y no sólo ha estado con esta mujer que le menciono, sino también con Lucrecia Zimmermann, a quien seguramente conocerá como “amiga” de Lara. Este asunto no es de mi incumbencia pero, teniendo en cuenta que usted proviene de una familia decente, es mi deber informarle que los padres de Lucrecia no han sabido cómo controlar la irresponsable conducta de su hija y se han visto obligados a tomar medidas drásticas con ella. Además debo informarle, tristemente, que Lara también se ha visto envuelta en las disputas que forzaron a los padres de Lucrecia a tomar semejantes medidas. Todo este asunto me tiene bastante preocupada ya que Lara siempre fue una alumna ejemplar; es una pena ver a qué ha llegado a cometer un acto tan indecente dentro del propio establecimiento. Le recuerdo que este es un establecimiento católico y aquí hay normas que cumplir. El inconveniente con Lara nada tiene que ver con su religión, pero imagino que ustedes, en la colectividad judía, también encontrarían este tipo de actitudes como reprochables. Le sugiero que la observe más de cerca y usted misma podrá comprobar que todo lo que le digo es cierto».

Atentamente, Jimena Hernández.

Me quedé confundida al leer ese mensaje, la muy hija de puta se había encargado de hacerme ver como la mala de la película y lo peor de todo era que hacía a Lara mi cómplice y chivo expiatorio.

—¿Dónde está Lara ahora mismo? —preguntó Candela con un tono de voz tan frío que me heló la sangre.

—En la universidad, intentando arreglar el asunto de su... novia —no había razón para ocultar su relación con Samantha.

—¿Novia? ¿Qué novia?

—Es esa “empleada” a la que hace referencia el e-mail. Se llama Samantha. Comenzó a salir con Lara cuando ella y yo decidimos poner fin a nuestra relación.

—¿Y qué “asunto” tiene con ella? —su rostro carecía de expresión, me estaba poniendo sumamente nerviosa.

—Aparentemente quieren echar a Samantha de su puesto de trabajo. Además Lara estaba intentando aclarar su situación, para que no la expulsen.

—Vamos.

—¿Cómo?

—Vamos a la universidad. Ahora mismo. Tengo que hablar con Lara, urgente.

No sabía cómo decirle que eso sólo empeoraría las cosas, ella estaba demasiado enojada y si se ponía a discutir con su hija delante de las autoridades universitarias, entonces podía dar por segura la expulsión.

No me animé a contradecirla, parecía una fiera enjaulada luchando por su libertad. Tomó su cartera y yo tuve que hacer lo mismo con la mía. Me ofrecí a llevarla hasta la universidad y ella sólo asintió con la cabeza, mostrándome una dura mueca de labios apretados y ceño fruncido.

Durante todo el trayecto Candela no dijo una sola palabra, por suerte la universidad quedaba a pocos minutos de la casa y la tortura del silencio glaciar no fue tan extensa.

Sabía que esta vez sí se iba a armar “la de Dios es Cristo”, y que las víctimas íbamos a ser Lara, Samantha y yo. Ya me podía imaginar, crucificada, en el patio de la universidad, con una lesbiana a cada lado.

Bajamos y caminamos a paso rápido hacia el interior del establecimiento, no sabía exactamente dónde podría encontrar a Lara, pero imaginé que estaría en la oficina en la cual trabajaba Samantha, así que nos dirigimos directamente hacia ella.

Efectivamente allí estaban, había un gran revuelo y como la puerta estaba entreabierta simplemente me asomé. Lo primero que vi fue a Lara, sentada en una silla, sola, contra una pared, con las mejillas manchadas por las lágrimas y el maquillaje corrido. Parecía una de esas nenas de las películas de terror japonesas, pálida y con sombras oscuras rodeando sus grandes y oscuros ojos. Abrí un poco la puerta y pude ver a Samantha, detrás del panel de madera y vidrio que dividía la oficina en dos, discutiendo fervorosamente con el decano de la universidad; nunca había visto a la pelirroja tan enojada, su cara se había mimetizado con el color de su cabello, sus gritos llegaban apagados por la gran contención que ofrecían los vidrios.

—Lucrecia... —me dijo Lara poniéndose de pie; pero se quedó petrificada al ver que Catalina venía conmigo—. Mamá...

—Lara, tenemos que hablar —dijo la mujer con tono muy serio; su hija se limitó a asentir con la cabeza, como condenado a muerte resignado—. Lucrecia me contó cuál es la situación —entró a la oficina ignorando completamente la discusión que tenía lugar del otro lado del vidrio—, además recibí el mail de esa profesora, Jimena Hernández. ¿Es cierto que tuvo una relación amorosa con vos?

—Sí —respondió Lara, abatida. Daba la impresión de ser más pequeña de lo que en realidad era.

—Entonces es una arpía traicionera, una hija de puta —ambas miramos a Catalina completamente sorprendidas—. En el e-mail que me mandó te acusó de un montón de cosas horribles, pero en ningún momento mencionó nada de su amorío con vos. Para colmo me dijo, con indirectas poco sutiles, que yo tenía que hacerte lo mismo que le hicieron a Lucrecia sus padres y que tengo que vigilarte más de cerca... a mí no me va a decir cómo tengo que criar a mi hija. Si esa hija de puta quiere hacerte la guerra, entonces se la vamos a dar.

Lara se quedó boquiabierta mirando a su madre, luego reaccionó con la velocidad de un rayo y se lanzó sobre ella, apretándola en un fuerte abrazo, tan fuerte que tuve que hacerme a un lado para que no chocaran contra mí. La pequeña rompió a llorar.

En ese momento me percaté de que del otro lado del vidrio ya nadie discutía, todos los presentes, que eran cuatro en total, miraban hacia nosotras. La puerta que dividía a la oficina en dos se abrió y el decano me saludó con un mudo gesto. El hombre tenía la frente cubierta de pequeñas gotas de sudor, signo de que estaba pasando una jornada bastante dura. Samantha me miró con dolor en sus radiantes ojos verdes. Detrás de ella dos mujeres maduras la acompañaban, una de ellas me miró con bastante odio, se trataba de Gladis Rodríguez, la mujer encargada de las becas universitarias, a la cual yo había insultado con mucha dureza justo el mismo día en que había le había propinado un duro golpe en la nariz a Jimena Hernández. Recordé que Gladis era una dura homofóbica, no me extrañaba para nada que estuviera allí, regodeándose ante la posibilidad de echar a dos lesbianas de la universidad. No conocía a la otra mujer, pero imaginé que sería otra directiva del establecimiento.

—¿Es usted la madre de Lara? —Catalina le dijo que sí—. Me presento, yo soy Raúl Orellana, el decano de la universidad.

—Un gusto —le dijo ella saludándolo con un leve apretón de manos—. ¿Me puede decir qué es lo que está ocurriendo?

—Claro que sí, quisiera pedirle que pase a la otra sección de la oficina, para que podamos hablar de forma más cómoda.

—Está bien —accedió ella.

Cuando estaban ingresando vi que la señora Rodríguez ya estaba dando media vuelta para unirse a la conversación.

—Catalina, te sugiero que hables sola con el decano —le dije—. Preferiría que evites discutir con Gladis —dije señalando a la mujer.

—¿Por qué? —me preguntó la madre de Lara.

—Porque es una vieja hija de puta.

En ese instante sentí varias miradas de sorpresa clavadas en mí.

—Señorita Zimmermann, le recuerdo que estamos en un establecimiento cristiano —dijo el decano—, le ruego que se abstenga de hacer ese tipo de comentarios.

—¿Abstenerme? Pero es la pura de verdad... y Dios ama la verdad.

—Escuchame una cosita, Lucrecia. No te voy a permitir que me faltes el respeto de esa manera... —ladró la vieja—, soy una autoridad importante de la universidad y tengo que participar de estas reuniones.

—Preferiría que no lo haga —intervino Catalina—, confío en Lucrecia y si ella me dice que es mejor que usted no esté, entonces tendrá sus razones.

—Pero yo...

—Está bien Gladis, voy a hablar con la señora y luego la pongo al tanto de la situación —dijo Raúl, soltando un suspiro; el pobre hombre parecía agotado de tener que lidiar con tantas mujeres coléricas.

Entraron solos a la parte posterior de la oficina. Hice señas a Lara y Samantha para que me acompañaran fuera de ese lugar, necesitaba hablar con ellas tranquilamente.

—¿A dónde van? —se quejó Gladis, con voz canina—. Usted, señorita Zimmermann, no se pase tanto de la raya... ya voy a ir a hablar con sus padres por este asunto.

—Vaya y hábleles todo lo que quiera, se va a llevar muy bien con ellos, están hechos de la misma clase de mierda que usted.

No esperé respuesta, le cerré la puerta en la cara y me alejé con mis amigas.

Nos fuimos a ese pequeño patio apartado en el que yo solía encontrar a Anabella, tuve la pequeña esperanza de poder verla por allí, pero no había rastros de la monjita. La extrañaba mucho, pero ella me había pedido que le diera un tiempo para pensar, y no quería interferir con eso, aunque me doliera en el alma.

Samantha y Lara me dieron un panorama más amplio de lo que ocurría, pero no me aportaron nada que yo no hubiera imaginado. Aparentemente alguien había puesto una queja en la que se decía que ellas dos habían sido vistas manteniendo relaciones sexuales dentro de una de las aulas de la universidad. Las creía capaz de semejante cosa, pero ellas me juraron que eso nunca ocurrió, que lo máximo que hicieron fue meterse en una aula, sin cerrar la puerta, para poder besarse lejos de las miradas curiosas; pero por desgracia Jimena Hernández las encontró y montó una escena bastante desagradable, en la cual trató a Lara de puta e insultó todo el árbol genealógico de la pelirroja.

—No sé qué más hacer —dijo Samantha, abatida—. Es nuestra palabra contra la de ella... y a nosotras nadie nos cree. Hasta la hija de puta de Gladis dice que nos sorprendió más de una vez en actitudes indecentes. ¡Jamás nos vio haciendo nada! Somos muy cuidadosas, casi nunca nos besamos dentro de la universidad, eso sólo pasó en dos o tres oportunidades.

—La vieja odia a los homosexuales —le dije—. Le importa un carajo si es verdad o no, ella solamente quiere tener una excusa para expulsarlas. Jimena las bañó de kerosene y Gladis quiere tirarles un fósforo encendido y festejar alrededor del fuego, como si se tratara de una quema de brujas.  

—Si pierdo este trabajo no sé de qué voy a vivir...

—No te preocupes, Sami —le dije agarrándole las manos—. Tengo una idea. Si todo sale bien, en lugar de echarte van a pedirte disculpas por haberte ofendido.

Me puse de pie y saqué del bolso el viejo teléfono celular y llamé a mi amigo el periodista.

—¿Lucrecia? —preguntó apenas contestó la llamada.

—Hola Alejandro. Te tengo que pedir un favor enorme. ¿Estás ocupado ahora mismo?

—Estoy trabajando en una nota para...

—¿Eso puede esperar?

—Em... sí, supongo que sí. ¿Qué pasa?

—Necesito que vengas urgente a la universidad. Hubo un problemita que a vos te va a venir como anillo al dedo para tu nota sobre lesbianas.

—Si es por trabajo, salgo ya para allá.

—Sí, trabajo... y algunos favores. Cuando llegues te explico bien qué es lo que pasa.

—Perfecto. Salgo para allá.

Quince minutos más tarde lo vimos entrar a la universidad, con su cabello ondulado tan desalineado como siempre, llevando un morral colgando del hombro. Nos saludó con bastante amabilidad y le presenté informalmente a mis amigas. Me llevó unos cinco minutos ponerlo al tanto de la situación, lo vi sonreír en más de una ocasión.

—Disculpen —se excusó—, no es que me ría de la desgracia ajena, lo que pasa es que esto podría ser un gran material para una buena noticia y...

—Pero esa no es la noticia que queremos que cuentes —le dije.

—¿Cómo? Pero si acá hay de todo... están echando a una alumna y a una empleada por ser lesbianas. También está todo lo que te pasó a vos. Es un escándalo de la gran puta…

—Sí, lo sé; pero por eso te decía que además de trabajar me vas a tener que hacer un gran favor.

En ese momento escuché que alguien me llamaba, cuando me di vuelta me encontré con Candela, quien nos hacía señas desde un pasillo para que nos acercáramos. Le expliqué a Alejandro que esa era la madre de Lara. Ella nos comentó que el decano parecía bastante confundido con lo ocurrido, ya que la acusación en contra de su hija y Samantha parecía ser bastante sólida. A él no le gustaba tener que expulsar a nadie, pero no podía permitir que los alumnos anduvieran intimando en las aulas del establecimiento. Él tenía las manos atadas ya que otras importantes autoridades de la universidad ya habían tomado una decisión.

—¿Vos le contaste sobre mi historia con Jimena? —preguntó Lara.

—Preferí no hacerlo, a no ser que sea necesario... todavía me cuesta digerirlo.

—Perdón, mamá. Me siento muy mal porque las cosas se hayan dado así.

—¿Sabés qué es lo que más me molesta de todo esto, Lara? Que no me hayas contado la verdad... que me hayas mentido durante tanto tiempo.

—Te pido disculpas por eso, pero estaba muy asustada, no sabía cómo ibas a reaccionar... ponete en mi lugar, vos hubieras hecho lo mismo.

Candela la miró con los labios apretados, pero no dijo nada.

—Este es Alejandro —dije para romper el silencio—. Es periodista y nos puede ayudar a solucionar todo este problema... si él quiere, claro está. Después de todo el periodismo es el cuarto poder.

—¿Qué tengo que hacer?

—¿Cuánta integridad tenés como periodista?

—¿Por qué me pone tan intranquilo esa pregunta? ¿Pensás que todos los periodistas carecemos de integridad y que somos capaces de cualquier cosa con tal de publicar una buena nota? Además, no me hace falta mentir en nada, si tengo que contar lo que está pasando, me basta y me sobra. Sólo tengo que decir la verdad.

—Es que justamente lo que quiero es que no digas la verdad.

—¿Qué?

—Así es, quiero que mientas... y además quiero que extorciones un poquito.

—¿A quién?

—Vamos a hablar otra vez con el decano... y su jauría de autoridades —le dije.

Me llevó unos cuantos minutos pero conseguí convencer al decano de improvisar una reunión en la que todos pudiéramos participar. Pidió una de las salas de conferencia de la universidad y a ella concurrieron varias autoridades y empleados, entre los cuales pude ver, con bastante desagrado, a Gladis Rodríguez y a Luciano Sandoval, el cual hizo de cuenta que no me conocía en cuanto me vio. Se quedó de pie al fondo de la sala, como si fuera un simple espectador en un Coliseo en el que se verían gladiadores y leones luchando por sus vidas.

—Estamos aquí reunidos para tomar una decisión importante —anunció Raúl Orellana con voz profunda—. La situación es bastante compleja así que pido a todos que eviten las agresiones verbales —al decir eso me miró fijamente—, y por sobre todas las cosas, que lleguemos a una conclusión lo antes posible. 

—No hace falta deliberar mucho —intervino Gladis—, las señoritas aquí presentes —señaló a Lara y a Samantha— fueron vistas manteniendo relaciones sexuales dentro de una de las aulas.

Comenzó un molesto murmullo y varias miradas acusadoras se posaron sobre mis amigas.

—¿Está aquí la persona que supuestamente las vio hacer eso?

—No, la profesora que presentó la queja no se encuentra aquí ahora mismo —se apresuró a decir Gladis—, pero eso no cambia nada las cosas, es una mujer muy respetable que...

—Que se acuesta con sus alumnas —mis palabras resonaron como un látigo en el aire, la vieja retrocedió como un pequinés ante una patada.

Esta vez el murmullo fue aún mayor y todos intercambiaron miradas, sin comprender nada de lo que ocurría.

—Teniendo en cuenta que la situación es bastante compleja lo mejor es que hablemos con franqueza —dije intentando mirar a todos en general, sin posar la vista en nadie en particular. Me estaba dirigiendo a al menos diez personas, sin contar las que me acompañaban—. Todos parecen tomar la palabra de la profesora Hernández como la ley absoluta, porque, según tengo entendido, ella es la hija del antiguo decano de la universidad. Pero nadie se detuvo a pensar que ella podía estar mintiendo. Algunos sabrán que ella es lesbiana, al menos habrán escuchado rumores al respecto. Hace unos meses ella tuvo una relación sentimental con mi amiga Lara, la cual no terminó nada bien.

Las miradas se posaron en Lara.

—Es cierto, estuvimos juntas durante algunas semanas, luego decidí terminar mi relación con ella, ya que la encontré bastante inestable emocionalmente. Incluso insistía en que me fuera a vivir con ella. Sé que muchos no me van a creer, no tengo nada que pruebe que esto es cierto; pero les juro por mi mamá, aquí presente, que es la verdad.

La expectativa en los presentes se hacía cada vez mayor.

—Supongamos que esto es cierto —dijo el decano secándose la frente con un pañuelo—. ¿En qué cambia lo que la profesora denunció?

—En que ella miente por despecho —dijo Lara—. Samantha y yo... somos pareja. Ella se enteró de este detalle cuando nos vio besándonos. Es cierto que estábamos en un aula vacía, pero no habíamos cerrado la puerta y no estábamos manteniendo relaciones sexuales, fue solamente un beso. Un beso como el que cualquier otra pareja se puede dar. Sólo queríamos tener un pequeño momento de intimidad, pero esto puso muy celosa a Jimena y comenzó a gritarnos de todo. No es la primera vez que ella hace algo así. Tiempo atrás le hizo la vida imposible a Lucrecia, porque se enteró que ella era mi pareja en aquel entonces.

—¿Ahora son todas lesbianas? —preguntó una mujer en el fondo y el murmullo volvió a comenzar.

—Somos personas —le contesté con el ceño fruncido―, y merecemos ser tratadas como tal. Ahora, si me disculpan, tengo algo que hablar con él —señalé a Alejandro.

Salimos de la sala de conferencia y le conté rápidamente lo que quería hacer, no se mostró muy convencido; él esperaba poder contar la historia tal y como estaba ocurriendo ya que le parecía muy buena, eso le daría una gran noticia para publicar.

—Confío en que vas a tomar la decisión correcta —le dije antes de volver a entrar.

Al ingresar nos encontramos con una serie de discusiones inconexas, algunos ni siquiera hablaban dirigiéndose a alguien en particular, sólo vociferaban a diestra y siniestra, mendigando un poco de atención o un gesto de asentimiento.

—Si me disculpan... —la voz juvenil de Alejandro sonó por encima de todas las otras, volvió a reinar el silencio—. Me presento, mi nombre es Alejandro Céspedes, soy periodista —esto fue como una granada sin seguro para los presentes, se quedaron mirándolo horrorizados—. Hace un tiempo comencé a recopilar información para una nota con la intención de exponer cuál es la realidad que tienen que enfrentar los homosexuales en esta ciudad, especialmente las lesbianas. Lucrecia me brindó una buena cantidad de información importante y me contó que por razones de discriminación se vio impedida de seguir cursando en esta universidad.

—¿Qué? Eso no es cierto —dijo Raúl Orellana—. A ella nunca se la expulsó por ninguna causa, ella simplemente dejó de concurrir al establecimiento.

—Dejé de concurrir porque pensé que era inútil quejarse ―intervine―. Puede preguntarle a un par de los que están aquí presentes sobre los inconvenientes que tuve, especialmente con la señora Gladis Rodríguez, quien se encargó de negarme la beca debido a mi condición sexual.

—Eso es una acusación muy grave, Lucrecia —me dijo el decano.

—Pero es cierto —la voz grave que provino el fondo me dejó totalmente descolocada, se trataba de Luciano Sandoval—. Yo mismo escuché a Gladis hablar mal de Lucrecia en reiteradas ocasiones, y muchas veces me dijo que ella nunca le iba a dar una beca a una lesbiana ni a ningún otro desviado sexual.

—¡Mentira! —gritó Gladis, se había puesto pálida.

—No es mentira —dijo Luciano acercándose, la miró con sus imponentes ojos enmarcados con espesas cejas; parecía un rottweiler enfrentándose a un pequinés—. ¿Cuántas veces te quejaste de todos y cada uno de los homosexuales que concurren a la universidad? Siempre estás atenta por si surge algún pequeño rumor nuevo y te encargás de que todo el mundo se entere. Vos misma me contaste que Jimena Hernández era una desviada que se acostaba con una de sus alumnas... ¿y de repente ahora ella es una mujer respetable a la que hay que creerle?

No podía creer que Luciano estuviera discutiéndole con tanto fervor, de pronto tuve ganas de abrazarlo.

—Lucrecia podrá ser muy atolondrada y estúpida en ciertas ocasiones —allí fue cuando se me quitaron las ganas de abrazarlo—; pero ahora no está mintiendo.

—Además esa imbécil de Jimena tuvo la caradurez de mandarme un e-mail hablando peste de mi hija —acotó Catalina—. Disculpen, pero cuando alguien se mete con mi nena, soy capaz de saltarle a la yugular con tal de protegerla —noté que Lara sonreía y se le llenaban los ojos de lágrimas.

—Ahora que la situación nos está quedando mucho más clara, depende de ustedes qué tipo de historia voy a publicar.

—¿Cómo sabemos si este mocoso es un periodista de verdad? —vociferó Gladis.

—Porque esto —sacó de su bolsillo la credencial que lo habilitaba como periodista y la dejó encima de la mesa, luego ésta fue pasando de mano en mano. Todos asintieron al comprobar que era auténtica—. Mi editor me puso una fecha límite para publicar esta nota, saldrá a la luz la semana que viene. Es un periódico con bastante repercusión, local y nacional, y además después la nota aparecerá en una importante revista. De más está decir que en ambos casos tendrá su debida publicación en internet. A mí me encantaría poder contar que en esta universidad se discrimina a las personas por su inclinación sexual. Estamos en el siglo XXI, ya se imaginarán qué clase de publicidad les traerá esa noticia. Sin embargo en este preciso momento tienen la oportunidad de cambiarla —me quedé mucho más tranquila al escuchar eso, todo dependía de que él sacrificara su gran nota, por ayudar a mis amigas—. Ésta podría ser una importante noticia sobre un escándalo o bien podría ser una aburrida y olvidable noticia que cuente la gran tolerancia que tiene esta universidad hacia aquellas personas que han optado por amar a las de su mismo sexo. Lo curioso es que eso es lo más sencillo de hacer, simplemente tienen que dejar que Lara continúe cursando normalmente y que Samantha retome su actividad laboral. Nada tiene que cambiar.

El decano se rascaba la barbilla, intranquilo, todos lo miraban a él como si su decisión fuera el veredicto de un juez.

—Esto es intolerable —se quejó Gladis una vez más—. No podemos permitir que un mocoso con un carnet de biblioteca nos chantajee. Esas chicas tienen que ser expulsadas de una vez, son una mala imagen para el establecimiento. Si no intervenimos todos los alumnos van a estar fornicando en las aulas. ¿Acaso no se dan cuenta de que estas personas están enfermas?

—Lamento decir que no puedo permitir que las cosas sigan como si nada hubiera ocurrido —dijo el decano—. Lo que pasó aquí fue muy grave.

—Totalmente —gruñó la vieja, como un pequinés rabioso.

—Por eso mismo, Gladis, le voy a pedir que pase por su oficina a retirar sus objetos personales. Espero ver su renuncia mañana a primera hora —la mujer se quedó de piedra―. Si no está dispuesta a renunciar, nos veremos obligados a tomar medidas más drásticas que podrían perjudicar su futuro desempeño laboral.

—Pero... pero...

—Además comuníquenle a la profesora Hernández que sus servicios ya no serán requeridos. También quisiera que le aclaren que no espere una carta de recomendación de parte mía, lo mismo va para usted, Gladis. Lamento mucho si no encuentra otro empleo, pero no puedo permitir que alguien con sus prejuicios determine el futuro de nuestros estudiantes, y mucho menos, de nuestros empleados. Estas chicas son excelentes en sus respectivas áreas y para nosotros sería un honor que continuasen aquí, esto lo hago extensivo para vos también, Lucrecia.

—¿Qué? ¿Yo? Pero si no tengo plata para pagar la universidad.

—Pero podemos volver a tramitar esa beca de la cual hablaste. Esta vez yo mismo me voy a encargar de que te la den. Vi tu libreta de calificaciones varias veces y es realmente excepcional, al igual que el de Lara. Además la mayoría de los profesores hablan maravillas sobre ustedes. En cuanto a usted, jovencito —dijo dirigiéndose a Alejandro—, puede escribir la nota que quiera, solamente le pido que considere que no todas las autoridades de este establecimiento comparten la opinión de Gladis.

—Está bien, lo tomaré en cuenta.

—Pero señor, ¿cómo me dice que me vaya?

—Gladis ¿qué hace acá todavía? ¿Puede retirarse? Sinceramente hoy tuve un día muy agotador y la mayor parte de ese agotamiento vino por su culpa, es como si irradiara una energía negativa constante. Usted es una mujer muy resentida. Haría bien en preocuparse de sus propios asuntos de hoy en adelante. Ahora, por favor, retírese —la mujer salió caminando con furia, apretando fuertemente los puños—. Lucrecia, ¿puedo hablar con vos a solas?

—Claro.

Todos se miraron sin saber qué hacer, Raúl les hizo señas para que se retiraran y en pocos segundos dejaron la sala de conferencia vacía, a excepción del decano y yo.

—¿Qué me quería decir? —le pregunté sentándome en una silla.

—Cuando vos dejaste de venir no entendía muy bien a qué se debía. Tus padres siguieron enviando generosas donaciones al establecimiento, como cuando vos cursabas acá. ¿Me podés explicar qué ocurre?

—Es sencillo. Cuando ellos se enteraron que yo soy lesbiana me echaron de mi casa, pero son personas tan pero tan orgullosas que no van a admitirlo nunca. Ellos se ven como los padres perfectos y yo vengo a ser la oveja negra de la familia. Siguen enviando las donaciones porque no les afecta en nada a la economía y porque quieren que yo quede como una loca irracional, que de un día para otro decidió abandonar los estudios, sin ningún motivo aparente.

—Comprendo. Tenés una situación bastante complicada. ¿En dónde estás viviendo?

—En un departamento que logré que pusieran a mi nombre.

—Ah, qué bueno, tenía miedo de que estuvieras deambulando por todos lados... ¿sabés una cosa? Se corría el rumor de que vivías en una de las habitaciones del convento.

—Bueno, eso no está tan errado. Hubo un tiempo en el que no tenía dónde vivir y la Hermana Anabella amablemente me ofreció esa posibilidad.

—Ya... Sor Anabella... otro caso aparte —meneó su cabeza de un lado a otro.

—¿Por qué lo dice?

—Tengo mis razones... ella puede ser tan problemática como vos; pero eso no vienen al caso. Lo importante ahora es tu futuro académico. Por lo visto tenemos dos posibilidades. La primera es que te otorguemos la beca y avisemos a tus padres que te reincorporaste, lo más probable es que dejen de enviarnos las donaciones que, aunque me cueste admitirlo, nos vienen muy bien.

—¿Y cuál es la segunda posibilidad?

—Que te demos la beca y no les avisemos nada —al decir esto media sonrisa se dibujó en sus labios.

—¿Harían eso? —pregunté sorprendida.

—No tenemos obligación de darles parte de tus estudios. Si algún día se enteran pueden dejar de enviar los donativos, pero de momento no veo razón para que alguien vaya a decirles que volviste a ser estudiante de esta universidad.

—Eso sería genial —dije con una gran sonrisa—. Ellos se merecen que les expriman un poco el bolsillo.

—Coincido con vos, es bastante despreciable lo que te hicieron. Entonces, ¿vas a retomar tus estudios?

—¡Claro! Aunque creo que ya perdí este año... lo mejor va a ser que lo retome a partir del año que viene —él asintió con la cabeza—. Gracias por todo. Me sorprende mucho que me ayude tanto, ya que casi no me conoce.

—Te voy a contar una cosita, pero que no salga de acá...

—¡Ay, no! ¿No me va a decir que usted es gay?

Comenzó a reírse a carcajadas, le llevó varios segundos calmarse. Luego se sentó en una silla y me miró fijamente.

—No, claro que no. Soy heterosexual y tanto mi esposa como yo podemos dar fe de eso. Pero hace unos años tuve la sospecha de que mi hijo era homosexual. No sé exactamente por qué, tal vez sea por su forma tan... amanerada de hablar, o porque nunca me presentaba ninguna novia. Me preocupé mucho por este asunto, no me importaba que él anduviera con hombres, sólo me dejaba intranquilo pensar la discriminación que iba a sufrir por parte de sus amigos, compañeros de universidad, colegas, etcétera. No todo el mundo es tan tolerante como deberían ser. Sin embargo tiempo después me di cuenta de que esto no era más que una falsa alarma. Ahora mi hijo está felizmente casado con una buena mujer, hasta tuvieron un hijo juntos; sin embargo esto me ayudó a comprender un poco la dura situación que debía enfrentar un homosexual. Gran parte de la sociedad se niegan rotundamente a aceptarlos.

—Dígamelo a mí...

—Me imagino que habrás sufrido mucho —las palabras no salían de mi boca, me limité a asentir con la cabeza, un repentino deseo de llorar me invadió—. No puedo solucionar tus problemas, Lucrecia, sin embargo voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para que lleves una vida académica normal.

—Muchas gracias.

—Hay otro temita del que quisiera hablarte...

—¿De qué se trata? —pregunté con cierto miedo, ya que su tono de voz era el mismo que ponían los padres cuando pretendían dar una mala noticia a sus hijos. Sonaba afectivo pero a la vez me daba a entender que lo que venía no me iba a gustar.

—¿Cuál es tu relación con Sor Anabella? ―sabía que no me gustaría la pregunta.

―¿A qué se refiere con eso? ―intentaba que la conversación se alargara, y tener más tiempo para pensar.

―Porque hubo ciertos rumores… y con esto de que vos sos lesbiana.

―¿Rumores? ¿Por qué habría rumores?

―Porque en muchas ocasiones se te vio entrar a sus aposentos, a distintas horas del día. Ella tiene todo el derecho del mundo a recibir visitas, pero resulta un poco extraño que lo haga a puertas cerradas, en su habitación.

―Eso se debía a que tratábamos temas privados ―arqueó una ceja―. Yo le confesé a ella mis inclinaciones sexuales. Como sabrá provengo de una familia muy religiosa, y todo este asunto de la homosexualidad me trajo conflictos de fe.

―Ya veo.

―Sor Anabella me ayudó mucho con eso. Entenderá usted que no era un tema para hablar en público, ya vio todos los inconvenientes que puede traer.

―Comprendo perfectamente. Sin embargo…

―¿Si?

―Esta pregunta me resulta un poco incómoda. Hace un tiempo hubo un video circulando entre los estudiantes.

―Sí, sé a qué video se refiere. Es un tema que preferiría olvidar.

―El problema en concreto no es el video en sí, sino que se corrió el rumor de que la mujer que estaba con vos era Sor Anabella.

―¿Qué? Eso es ridículo ―intenté mostrarme indignada―. La otra mujer del video es Lara, si quiere puede preguntarle a ella. Nunca lo dijimos públicamente porque ya era suficiente con el suplicio que tuve que atravesar yo. No quería que ella pasara por lo mismo.

―Está bien, te creo. Me tranquiliza saber que esta vez Sor Anabella no tuvo nada que ver.

―¿A qué se refiere con “esta vez”?

―No puedo revelarte nada de eso. Sin embargo te digo que le hiciste un gran favor aclarando todo este asunto.

―Está bien, me alegra que así sea.  

Raúl dio por concluida la charla y dejó que me marchara. Antes de irme le agradecí de corazón por la valiente actitud que había tomado frente al problema. Le aseguré que la institución iba a mejorar mucho ahora que Gladis no estaba.

Afuera de la universidad me esperan, Lara, su madre, Samantha, Alejandro y, para mi sorpresa, Luciano Sandoval. Me dirigí primero a él.

―Me sorprendió mucho que nos hayas ayudado; pero igual te quería dar las gracias.

―Está bien, no es nada.

―¿Por qué el cambio de actitud hacia mí?

―De hecho fue por varios motivos. En primero es que estoy harto de aguantar a Gladis con sus prejuicios, la homofobia no es lo único que le molesta. Es una mujer muy tóxica, se vive quejando de todo. Me alegra no tener que aguantarla más. Segundo, porque corté con Cintia. Me di cuenta de que vos tenías razón sobre ella, era muy manipuladora, mentirosa y malintencionada. Que quede claro que yo hice lo que hice porque pensaba que vos le habías arruinado la vida; no creía que fuera al revés. Mi error fue escuchar una sola campana. Si hubiera hablado con vos desde el principio, no hubiera llegado tan lejos.

―Me sorprende que hayas abierto los ojos con Cintia. No es una buena persona, todavía estoy enojada con ella por lo que le hizo a Tatiana. 

―Si no te molesta, me gustaría hablar con esa tal Tatiana. Lo intenté varias veces, a veces me la cruzo en los pasillos de la universidad, pero ella siempre me mira como si yo fuera una bolsa de abono. Quisiera hablar con ella, para que me cuente su versión de los hechos.

―Tati es un amor, pero también puede ser bastante jodida. Si vas con buena intención le voy a decir que te hable.

―Ok, muchas gracias ―diciendo esto se despidió.

Miré a los presentes, todos esperaban que yo les contara qué había hablado con el decano. En pocas palabras les resumí que me iban a dar una beca para retomar los estudios. Omití las preguntas sobre Anabella y cierto video pornográfico que aún circulaba por internet.

―Si me disculpan ―dijo la madre de Lara―, yo me retiro y me llevo a mi hija conmigo. Tengo mucho que hablar con ella ―luego su mirada se clavó en Samantha―. Y usted, jovencita, haría bien en pasar mañana por casa, que con usted también quiero hablar ―la pelirroja me miró asustada, luego miró a su novia―. No se preocupe, no tengo malas intenciones. Sólo me gustaría conocer mejor a la pareja de mi hija. Al fin y al cabo sería la primera vez que Lara me presenta una.

―Capto la indirecta ―le aseguré.

Cada quien se fue por su lado, antes de marcharme le agradecí a Alejandro por el favor y le prometí que pronto nos juntaríamos a cenar en mi casa, y que podía llevar a su adorable novia.

Todo había salido mucho mejor de lo esperado, estaba contenta de haber solucionado un gran inconveniente en la vida de mi mejor amiga. También me alegraba no haber ocasionado yo el problema, estaba bueno poder intervenir en los problemas de los demás, para variar.

 

*****

Una tarde Lara vino a visitarme y me contó cómo sus padres se tomaron la noticia de su orientación sexual. Al pobre Lucio casi le da un infarto, se pasó tres días tomando té de tilo para poder tranquilizarse. Sin embargo llegó a aceptar, a regañadientes, que su hija fuera a estar en pareja con otra mujer. Cuando conoció a Samantha se dio cuenta de que la relación iba en serio, ya que la pelirroja le aseguró que para ella esto era un cambio enorme en su vida. Aparentemente la más contenta con la noticia fue Candela, ya que le hizo mucha ilusión de ver a su hija enamorada y de tener una nuera.

Una semana después del conflicto en la universidad, me encontraba lavando ropa… o al menos intentándolo, hasta que de pronto escuché el timbre. Me asusté un poco debido a la insistencia con la que era presionado. Un timbrazo largo detrás de otro. Solté la ropa que tenía en las manos y corrí por el pasillo pensando que podía tratarse de alguna de mis amigas con algún serio problema. Espié por la mirilla de la puerta y me quedé helada al ver, del otro lado, a un oficial de policía.

―¡Momentito! ―grité mientras buscaba las llaves.

Abrí la puerta, aterrada, y me di cuenta de que el oficial venía acompañado por otros tres.

―¿Usted es Lucrecia Zimmermann? ―me preguntó el que había tocado timbre, con tono autoritario.

En ese momento vi a mi vecina asomándose por la puerta, en cuanto nuestras miradas se cruzaron ella se escondió rápidamente. Recodé la disputa que habíamos tenido en el pasado y de pronto comprendí todo.

―Sí, soy yo. No sé qué les habrá dicho la loca esa, pero ella me provocó ―señalé hacia el departamento de mi vecina, el oficial volteó para mirarlo y luego me observó como si no comprendiera lo que le decía.

―Tenemos una orden de registro, para este domicilio ―levantó la mano y me mostró dicha orden.

―¿Qué? ¿De registro? ¿Por qué motivo? No hice nada malo, fue solamente una pequeña discusión entre vecinas.

―No sé de qué discusión me habla ―aseguró el oficial― ¿Puede hacerse a un lado y dejarnos pasar?

―Les digo que no hice nada malo ―recalqué esto, pero me aparté.

Dos oficiales entraron rápidamente a mi departamento, dieron un par de vueltas por diversas habitaciones y luego se reunieron en la puerta de entrada.

―Sí, la descripción coincide ―aseguró uno de los que había inspeccionado quién sabe qué cosa.

―Entendido. Va a tener que acompañarnos, señorita Zimmermann ―dijo el oficial que me había mostrado la orden de registro―. Pónganle las esposas.

El que estaba más cerca de mí me tomó una mano con excesiva fuerza y luego me agarró la otra, obligándome a dejarlas detrás de mi espalda. Pude escuchar el ruido metálico que producían las esposas. Éstas se cerraron firmemente alrededor de mis muñecas.

―¿Qué? ¿Qué mierda pasa? ―Pregunté espantada, con un duro nudo en la boca del estómago― ¿Por qué me esposan? ¡Yo no hice nada! ¡¿Qué mierda pasa?!

―Llévenla –ordenó el oficial.

Continuará...

---------------------------------------------------------------- 

Nota: Desde que comencé a escribir esta serie de relatos tuve como “regla” incluir al menos una escena de sexo en cada capítulo; sin embargo decidí romperla por primera vez. Esto se debe a la temática tratada en la primera mitad del capítulo y período emocional que está atravesando la protagonista. Espero que sepan comprender que incluir sexo en este capítulo hubiera sido forzado y no hubiera quedado bien. De todas formas esto sigue siendo una serie de relatos eróticos, y las escenas de sexo volverán en los próximos. 


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Nokomi

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (10)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Nokomi
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)