Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.624 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.386 Miembros | 19.275 Autores | 97.801 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » ORGÍAS » CUATRO HERMANAS. CAP. 13. CELEBRANDO MI CUMPLEAÑOS
[ +

ZONA SEXO

CONTACTOS

CAMS TODORELATOS

VIDEOS X
Fecha: 12-Oct-16 « Anterior | Siguiente » en Orgías

CUATRO HERMANAS. Cap. 13. Celebrando mi cumpleaños

Inmacul
Accesos: 18.236
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 17 min. ]
 -   + 
Mis sobrinas me preparan una fiesta de cumpleaños especial con mis cuatro amantes, sus madres. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

CELEBRANDO MI CUMPLEAÑOS CON MIS HEMBRAS

Mis sobrinas Isa, Yolanda y Macarena organizan una orgia/cumpleaños para mí con la sola participación de mis cuatro mujeres. Ellas se encargan de diseñar la actuación, el vestuario de sus mamis y de grabar en video la orgía de mi 54º cumpleaños.

Fue un domingo de julio, empezamos por la mañana yendo a una playa donde nadie nos conociera y se hiciera toples. Allí fue mi primera sorpresa al encontrarme con mis cuatro mujeres maduras y barrigonas enseñando las tetas por primera vez en su vida.

Todas excepto Mariana, la mayor, las tenían gordas y tiesas. Pero ellas no se cortaban jugaban a las paletas enseñando sus ubres entre jóvenes pivones sin darles corte. Eso me hizo calentarme por primera vez en el día.

Luego me hicieron que les untara crema solar por todo el cuerpo y allí estuve magreando sus carnes maduras, sus piernas, sus culos y sus tetas blancas como la leche.

Por cierto usaban unos tangas biquinis muy modernos, de esos que enseñan todo el culo. Paca y Juana con una parte alta y Conchi y Mariana con un hilo por dentro del culo.

Me hicieron meterme en el agua y las cuatro se pusieron alrededor de mí jugando. Paca se sumergió y me quitó el bañador y Mariana me agarró la polla ya tiesa y me la estuvo meneando un rato, luego su hermana Conchi la sustituyó masturbándome hasta que me corrí.

Más tarde nos fuimos a pasear por el paseo marítimo y las muy provocativas vestían una camiseta azul con mi nombre con unos vaqueros mini shorts de esos que se ponen las niñatas que enseñan parte del culo y que saben que tanto me gustan.

Paseábamos abrazados y yo le tocaba de vez en cuando el culo a las cuatro. La gente se nos quedaba mirándonos viendo a las cuatro maduras vestidas de esa forma. Pensarían que eran putas baratas.

Nos fuimos a mi piso donde estaba Macarena, la nuera de Paca, preparada para grabar. La puñetera chavala está muy buena con una silueta muy sexy. Vestía un short y una camiseta como mis amantes y un top cortito marcando cuerpazo y morenazo. Ella no intervenía para nada en la orgía sólo se limitaba a dirigir y grabar.

Yo me quedé con ella en el salón mientras mis cuatro amantes se metieron en mi habitación de matrimonio para ponerse sexi, previamente habiendo pasado por la ducha.

Cuando avisaron a Macarena nos fuimos al salón me senté en el sofá y con música sensual fueron desfilando las cuatro putas enseñándome sus cuerpos vestidos de la siguiente manera:

Mariana: se vistió a sus 65 tacos de colegiala con una minifalda plisada y una camisa blanca amarrada a su barriga muy desabotonada a través de la cual se marcaban sus anchas areolas. En los pies unas zapatillas blancas.

Paca: una bata azul abotonada por delante dejando ver sus ubres y sus piernas blancas apetitosas.

Conchi: un corsé blanco ciñendo su cintura y dejando al aire sus lechosas tetas. Debajo llevaba un short blanco muy ceñido.

Juana: un picardías negro muy corto que dejaba ver parte de su culazo, sin nada debajo.

Durante su actuación fueron pasando por donde yo estaba una detrás de otra:

Primero me morrearon un poco cada una sintiendo el placer de sus bocas y destacando la larga lengua de Conchi hasta mi garganta.

Segundo se fueron sacando una de sus tetas para que les mamara un ratito un pezón, destacando como siempre las súper tetas de Paca con sus enormes pitones.

Tercero, mi mujer me sacó la polla tiesa y me la chupó un poco, dejando paso a sus hermanas para que cada una me diera una lamida rápida. Destacó como siempre Conchi tragándosela hasta los huevos.

Después Macarena me dijo que ahora se iban a sentar las cuatro en los sofás y me iban a dedicar una masturbación hasta correrse. Yo no podía intervenir sólo contemplarlas con placer.

No me quise sentar me quedé de pie moviéndome para verlas en varias perspectivas. Fue una experiencia muy morbosa de la cual resumiré lo siguiente:

Las cuatro empezaron a masturbarse a la vez, para ello Mariana se sacó las bragas y Conchi el short. Las otras dos no tuvieron que quitarse nada pues no llevaban bragas.

Mi mujer, Juana, se masturbó metiéndose un pepino en el culo y un plátano en el coño. Con los muslos abiertos apoyando los pies en el asiento del sofá se los metía y sacaba con una mano mientras con la otra se frotaba la pipa. Lo hacía muy en silencio.

Conchi se pajeaba sin tocarse el clítoris, metiéndose muy rápidamente cuatro de los dedos de una mano en su coño mientras con la otra se magreaba las tetas. Conchi era la más escandalosa, gritaba y gemía sin cortarse. Estaba echada muy para atrás con las piernas curvadas recogidas hacia arriba.

Paca era la más silenciosa. No se metía nada en el coño, sólo se frotaba la pipa gorda que tiene fuertemente. Estaba sentada con los pies en el suelo.

Y Mariana se masturbaba teniendo introducido en su enorme cueva toda una mano y con la otra moviéndose la pipa como si de una pollita se tratara con dos dedos. Estaba espatarrada y suspiraba fuertemente.

Macarena les propuso el reto de ver cual se corría antes. La primera fue Conchi en tan sólo un minuto, que se corrió chillando y expulsando leche por las tetas y jugos por el chocho. En segundo lugar fue la vieja mariana que explotó en un gran orgasmo suspirando y quedando exhausta. En tercer lugar fue mi mujer que encadenó una serie de varios orgasmos moviendo la cabeza como si estuviese poseída, tan largo fue su corrida que coincidió con la más suave de todas y última, la de Paca.

Macarena me indicó que degustase los flujos que habían expulsado tras su corrida. Fui despacio metiéndole los dedos en las vaginas tactando, oliendo y viendo la consistencia y color de sus jugos vaginales.

Primero empecé por el chocho con pocos pelos de Paca, tenía pocos jugos y eran muy espesos y trasparentes. Los olí y recordé el olor de mis primeras pajas cuando era adolescente y olía sus bragas sucias en el lavadero de su casa. Era la que tenía el chocho menos mojado.

Luego el de mi mujer totalmente depilado que estaba chorreando de jugos muy líquidos. Era el chocho menos oloroso.

A continuación del de Conchi peludo y lleno de jugos blancuzcos y pastosos, de joven no los tenía así sino transparentes y fluidos. Así los tiene desde su último embarazo a la madurez. Se los lamí todos. Es un coño que huele a bacalao.

Y por último el chocho pelado de Mariana que estaba lleno de flujos espesos, los cogía con los dedos y eran como hilos pegajosos. Me los comía. Eran dulzones y saben como a semen.

Después de estos entremeses venía el primer plato que consistía en hacer un numerito con cada una de ellas a solas.

Macarena me fue dirigiendo. Primero me dijo que me fuese a la habitación de mi hija donde me esperaba Paca.

Allí estaba la cincuentona esperándome con la bata desabrochada ofreciéndome las tetas.

Paca: Ven hijo, que te voy a hacer una paja con las tetas como a ti te gusta, pervertido.

Le metí la picha entre sus globos y me la estuvo meneando con sus deliciosas tetonas.

Paca: como sé que a ti te gusta te contaré algo de mi casa. Como sabes mi casa es un putiferio. Ahora tenemos allí viviendo a mi hija y a mi hijo con sus respectivas parejas. Y no veas lo bien que se llevan los cuatro. Lo mismo entro en la habitación de mi hijo y me lo encuentro follando con su hermana, que entro en la habitación de mi hija y me encuentro a mi nuera jodiendo con mi yerno. Pero lo mejor de todo es cuando entro en alguna habitación y me encuentro a mi marido follandose a su hija o a su nuera.

Ángel: Pero tú no te quedas atrás Paca.

Paca: Es verdad cuñado, a mí también me follan indistintamente mi hijo o mi yerno, los cabrones ni me piden permiso. Donde me pillan allí me la meten.

Con estos diálogos consiguió que me vaciara en su cara y sus tetas.

Paca: anda hijo, que no echas leche!

Ángel: leche, la que echa tu hijo, Paca!

Paca: es verdad, el hijo de puta cuando se corre como tú acabas de hacer me pone tan pringosa que me tengo que duchar directamente. Ahora ve a la cocina que te espera mi hermana Mariana.

Mariana estaba sentada en la encimera de la cocina con las piernas abiertas por lo que se le veía la enorme raja de su coño. Se hacia la niña hablando como tal y peinada con coletas. A su lado tenía un montón de frutas y verduras fálicas.

Mariana: Venga papi, estoy esperando que le des de comer a mi hambriento conejo.

Dijo eso abriéndose el boquete del coño, parecía una cueva. Empecé a meterle de todo, empezando por los más pequeños como zanahorias, plátanos o pepinos, y acabando por los más gordos como calabacines, berenjena y calabazas.

Ángel: Mariana, cada vez tienes el coño más grande.

Mariana: si hijo, ayer el bestia de mi hijo me incrustó un melón pequeño dentro del coño. Me iba a reventar. Luego no podíamos sacarlo. Tuvimos que romperlo para sacarlo a trozos.

Ángel: Mariana, eres la más caliente de las cuatro, mira que las otras son viciosas, pero yo creo que eres ninfómana, te va todo. Tu hermana Paca es quizá la que más folla, pero no es por ella sino porque la obligan y tiene mucha familia en su casa a la que atender. Pero tú es que lo demandas, eres una salida puta.

 Cuando le metí una calabaza grande llenándole su enorme vagina la golfa sesentona se corrió por segunda vez.

 Cuando se recuperó me dijo que me fuese al cuarto de baño que allí había revistas porno y que empezara a pajearme. Así hice.

Me senté en el wc y cogí una revista porno poniendo a masturbarme. Entonces llegó Conchi.

Conchi: Hola cuñado, ¿echamos un polvo como cuando éramos chicos y me metía en el váter de tu casa cuando estabas meneándotela?

Ángel: Ven para acá puta.

Le agarre el culo por encima del short y se lo sobé. Se lo desabroché y se lo saqué, debajo no llevaba bragas.

Ángel: vaya veo que has vuelto a dejarte la pelambrera del coño.

Conchi: Si, y la de los sobacos también como cuando éramos jóvenes.

Conchi cogió y se sentó sobre mí introduciéndose mi polla. Mientras me puse a mamarle la leche que todavía producen sus tetas de su hijo/nieto que ya tiene 4 años.

Conchi: aprovecha que ya mismos se me corta, voy a dejar de dar de mamar ya. Aunque lo tengo difícil

Conchi no paraba de hablar mientras follaba, como siempre.

Conchi: es que últimamente tengo en mi casa a mi hijo con su pareja  que es bisexual viviendo y me han incorporado a mí a sus relaciones. Como verás, yo encantada de tener otro chocho en casa. La estoy pervirtiendo y se ha enviciado en mis tetas y como los dos no dejan de mamarme no se me corta la leche.

Me corrí dentro del caliente coño de mi cuñada Conchi y ella hizo lo mismo.

A continuación me dijeron que me fuera a mi habitación de matrimonio

Cuando entré me llevé una gran sorpresa. Mi mujer se encontraba a cuatro patas con el picardías puesto aun y detrás de ella estaba el corpulento de mi vecino desnudo dándole por el culo.

Juana: hola cariño, mira quien tenemos aquí. Tú sigue, no te pares que a mi marido le pone esto de los cuernos. Ángel, vas a ver el cacho de cipote que tiene el vecino. Anda, sácamela un momento y enséñasela a mi marido.

El tiarron le sacó el sable a Juana y me dejó impresionado. Era un pedazo de polla tiesa y dura tan grande como uno de sus anchos antebrazos.

Vecino: nunca le había podido meter mi trabuco entero a ninguna tía, nada más que a tu mujer y a la mía. Valla culo mas hondo tiene.

Se lo volvió a meter hasta el fondo y el bruto se corrió en sus entrañas mientras mi mujer me mamaba con ganas la polla y también se corría.

A continuación Juana se fue de la habitación y Macarena me dio una viagra diciéndome “Toma, te va a hacer falta”.

El segundo plato consistía en una orgía con las cuatro en mi cama.

Yo me tumbé en la cama bocarriba. Entraron Conchi y Paca, me lamieron de arriba abajo. Paca se tumbó en la cama se quitó la bata y me dijo “follame cuñado”.

Yo fuera de la cama le cogí las apetecibles piernas y se las levanté me llevé un pié a la boca y se la metí en el coño follandola de esa forma.

Mientras Conchi llamó a Juana y se puso a meterle la mano, el brazo hasta el codo en el culo.

Conchi: Valiente culazo tienes Juana, que ganas tengo de que te encule un caballo.

Paca se corrió y yo dentro de su higo. Sorprendentemente mi pene siguió erecto. Conchi se tendió en la cama con la cabeza fuera colgando y me dijo:

Conchi: Ángel, Fóllame la garganta hasta el fondo como a ti te gusta. Dame fuerte y córrete dentro.

Le metí mi nabo en su obscena boca, su garganta engordó. Bombeé lo que puede. Era delicioso ver cómo le entraba todo en la garganta, me corrí y ella se lo tragó todo.

Mientras tanto Juana estaba metiéndole puños en el coñazo de su hermana mayor, Mariana. Se desnudaron entre ellas y yo me las fui comiendo mientras las dos sorprendentemente montaban un 69. Les lamí los pies  y les chupé los ojetes olientes que me pusieron de nuevo la polla tiesa.

Luego les hice que se pusieran una al lado de otra de menor a mayor edad tendidas en la cama. Me eché sobre las cuatro atravesado disfrutando de sus cuatro cuerpos a la vez.

Les hice que se pusieran a cuatro patas y les relamí sus rajas culeras. En esos momentos me fijé que Macarena estaba grabando con una mano dentro de su desabrochado short masturbándose. Era delicioso ver su sexy y atractiva silueta femenina.

A continuación las cuatro me cabalgaron una tras otra obteniendo un orgasmo cada una.

Después quise acabar follandome a las cuatro a la vez:

Me eché sobre Conchi con las piernas abiertas metiéndosela en el coño. A continuación la guarra de Paca se puso a lamerme el culo y follarmelo con sus gordetes dedos. Mi mujer me puso su coño en la boca para que se lo comiera y por último mi cuñada Mariana me metió el brazo en su coñazo.

En esta postura estuvimos un rato. Primero se corrió Mariana dejándome el brazo pringado de caldos que relamió su hermana Juana. Luego me corrí yo llenándole el coño de leche a Conchi. Ésta lo hizo casi simultáneamente chillando como una loca.

A continuación se corrió Juana meandose en mi boca y en la de su hermana Conchi. Y por último lo hizo Paca, me extrañó porque seguía chupándome el culo. Volví la vista y es que su nuera Macarena le estaba chupando el clítoris.

Para terminar yo se la metí a la mayor llenándole el recto de mi meada, y Conchi vació su vejiga dentro de abierto ano de su hermana pequeña.

Dimos por concluida la orgía, íbamos a ducharnos pero Paca nos desafío a ir a la pizzería a cenar todo lo guarros que estábamos.

Aceptamos y así fuimos por la calle. Conchi y Paca chorreándoles los chochos de mi leche por las pierna abajo. Yo y Conchi con las caras llenas de pis de Juana, se nos olía a distancia. Y Juana y Mariana chorreando pis por su culo poniendo sus shorts empapados y corriéndoles por las piernas.

Cuando terminamos de cenar volvimos a mi casa donde nos encontramos como sorpresa el postre, las mis dos deseadas sobrinas de mis dos hembras mayores. Isa y Yolanda.

Al entrar en casa nos las encontramos a las dos en el sofá desnudas. Yolanda le está mamando una teta a su prima.

Yolanda: hola tito, felicidades. Uy que buena está la leche de la prima.

Isa: tito, esto es la guinda del pastel, el postre para tu cumpleaños sexual. En principio pensamos en que solo participaran tus cuatro hembras pero creo que nosotras ya somos para ti una extensión de ellas ¿no?.

Ángel: si, en vez de cuatro, tengo seis putitas.

Macarena: pues tus putitas se van a ir a la habitación a prepararte una sorpresa lésbica incestuosa.

Al rato avisan que ya podemos pasar y me encuentro a las seis totalmente en pelotas haciendo tres 69 repartidas en dos camas:

Isa encima de su madre Mariana con una mano dentro del coño chupándole la pipa, mientras esta le come el negro chocho.

Conchi encima de mi mujer con una mano dentro de su culo chupándole la pica, mientras Juana le come el negro chocho.

Paca encima de su hija comiéndole el higo y metiéndole su gorda lengua mientras Yolanda le lame el culo a su puta madre.

Yo empalmado de nuevo aprovecho la sugerencia de Macarena para ir pasando entre los tres grupos metiéndoles mi polla un poco a toda, a algunas en la boca, a otras en el conejo y a otras en el ojete. Mientras ellas siguen comiéndose sus coños hasta correrse las seis.

Luego las madres se van y me dejan solo con mis dos sobrinas.

Yolanda e Isa se fueron a cambiarse, yo me relajé y me quedé dormido. Al rato siento que me están besando dulcemente en la boca, abro los ojos y veo que es mi sobrina Isa. Está vestida con un salto de cama blanco de mi mujer muy corto. Y tiene uno de sus muslazos blancos sobre mis caderas.

Le sonrío y le sobo las cachas hermosas que se le han quedado tras el embarazo. Isa se saca una tetaza por el escote del vestidito

Isa: mama un poquito mi niño

Se aprieta un pezón negrísimo y sale un chorrito de leche yo me amorro a su teta y trago leche de mi sobrina mamá.

De pronto siento que detrás de mí hay alguien que empieza a lamerme el cuello y a sobarme el pito, me lo pone tieso. Me giro y veo a Yolanda disfrazada de Harley Quinn.

Yolanda: tito, como me dijiste que ahora que estoy mas delgada me parecía, he buscado el disfraz. Me ha costado, pero es tu regalo de cumpleaños.

Yolanda se levanta, poniéndose de pié para dejarme ver su indumentaria. Coletas de colores, maquillaje corrido, un top corto que aprieta sus grandes pechos y un mini short cortísimo de látex dejando al aire sus largas piernas. No podría faltar el bate de beisbol en sus manos.

Yolanda me hace un striptease quitándose el top y los shorts. Yo me aparto de Isa y ella se lanza sobre mí. Me morrea, me mete su larga lengua hasta la garganta. Yo le magreo su esbelto cuerpazo tan grande como el mío. Se mete mi polla tiesa entre las piernas frotándola suavemente.

Al poco mis dos sobrinas se ponen a comerme la polla. Yolanda me agarra los huevos.

Yolanda: Isa, yo me como los huevos y tú la polla.

Así están chupándome un rato. Las dos jóvenes babean dejándome los genitales chorreando.

Yolanda: déjame un momento prima, que me lo como todo.

Yolanda abre su enorme boca y se traga toda mi polla introduciéndosela en la garganta y sigue hasta meterse mis huevos en la boca. Todo mi paquete genital en su bocaza.

Isa: ostia Yolanda, que boca tienes.

Me excitó tanto que me corrí en su garganta. Ella se lo trago todo.

Mientras me recuperaba Yolanda se echó sobre Isa y le chupó un rato su conejo peludo. Cogió el bate y poco a poco se lo introdujo en su coño.

Isa: menos mal que me has pillado recién parida, que si no, no me hubiese cabido ese pedazo de palo.

La folló un rato con el bate. Mientras yo aproveché para lamerle el culo y el chocho todo depilado le dejé el ojete abierto.

Ángel: Isa, métele el bate en el culo a tu prima, veras como le cabe.

Así hizo, le metió prácticamente todo el bate en su recto y la folló con él.

Isa: vas a ser la sucesora en culo de la tita Juana.

Yolanda: chúpame las tetas tito.

Mientras su prima le daba caña con el bate, yo me agarré a sus tetas largas y colgantes tirándole y chupando sus largos pezones duros. Yolanda se corrió como una golfa.

Mientras Yolanda descansaba, Isa y yo aprovechamos para follar.

Ángel: vamos a hacer la postura favorita de tu tía Juana

Me puse tendido en la cama e Isa se hincó mi pollón en su coño, echándose para delante para que le comiera las tetazas. Le agarré las nalgas abriéndoselas para meterle dos dedos en el culo.

Al rato se espabiló Yolanda y le dijo a su prima que compartiera. Isa se sentó sobre mi cara para chuparle el coño y Yolanda se metió mi polla en su chocho. Así estuvieron follándo a su tío y como estaban frente a frente se morreaban y se magreaban las tetas mutuamente.

Yo me corrí dentro de Yolanda, ésta se salió de mí y le ofreció su coño a su prima para que se tragara mi poco semen que me quedaba directamente de su vagina.

Yolanda: oye prima, ¡tú todavía no te has corrido!. Ven para acá.

Isa: no, que lo voy a poner todo chorreando.

Ángel: no importa, ya se limpiará

Tumbamos a Isa y entre los dos la hicimos correr. Yo le ordeñaba una teta con una mano y con la otra le metía dos dedos en el ojete. Yolanda le metió tres dedos en su vagina y los movió rápidamente dentro y fuera hasta que la chica explotó en un intenso orgasmo empezando a lanzar chorros de líquidos a presión que puso perdida la habitación. Yo aproveché y me amorré a su chocho tragándome los últimos chorros de caldos.

Yolanda: bueno tito, ha sido un placer guarrillo. Ahora tienes que salir al salón para el broche final.

Me dio un morreo y yo después me agaché a darle otro a Isa que estaba derrengada en la cama.

Salgo al saló y me encuentro la guinda del pastel, una escena morbosa:

Paca en el suelo bocarriba mientras Conchi en cuclillas se mea en su cuerpo masturbándose.

El bestia de mi vecino enculado de nuevo a mi mujer que está a cuatro patas mientras su hermana Mariana por detrás de él le tira de unos largos y gordos huevos y se los chupa.

Macarena me coge el nabo y me lo menea poniéndolo tieso de nuevo, cómo funcionan las pastillas!. Se desnuda y me dice:

Macarena: Siéntate en esta silla que te voy a follar. El último polvo mientras que ves a tus cuatro guarras. Feliz cumpleaños Ángel.

La joven se desnuda del todo, se sienta sobre mi pene hincándoselo en su coño y me besa con ganas acariciándonos mientras veo a mi mujer y sus hermanas.

Al mirar veo que un perrillo se ha acercado a mi cuñada mayor y se la folla mientras ella sigue lamiendo las bolas del hombretón de mi vecino que se vacía en el recto de mi mujer mientras ésta se corre.

Paca se corre masturbándose mientras Conchi también lo hace soltándole una larga meada en la boca, tetas y coño.

Yo vuelvo a orgasmear viendo el espectáculo mientras Macarena se corre largamente después de estar tantas horas aguantando nuestro puterío.

En definitiva, el mejor regalo de cumpleaños para un pervertido como yo.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Inmacul

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Inmacul
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)