Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.640 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.616 Miembros | 19.553 Autores | 99.790 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » LÉSBICOS » LA HISTORIA DE LA CANTANTE, UNA DAMA Y SU POETA 34
[ +

ZONA SEXO

CONTACTOS

CAMS TODORELATOS
Fecha: 16-Nov-16 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

La historia de la cantante, una dama y su poeta 34

Rc Adrii Torres
Accesos: 1.917
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 20 min. ]
 -   + 
Hablando hasta que me empezo a faltar el oxigeno de repente fui victima de mi propia enfermedad en una fuerte crisis que me corto la respiración, haciendo palidecer aun mas mi rostro y el malestar en mi pecho tumbandome despacio desvaneciendome suavemente hasta dejarme caer fundida en un sueño... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Capitulo 34

-       -Son las Medinas Son las Medinas-

Ese grito y ver a paparazzi corriendo hacia nosotras nos hizo recordar los viejos tiempos y que esta vez estabamos en un lugar donde nos conocian por nuestro talento y trabajo no por quien eramos.

-       Apartence, las hermanas Medina no estan para entrevistas. -Fue lo que me dijo alguien que al instante no reconocí.

-       Señorita Medina cuantos corazones ha dejado rotos en Venezuela? -pregunto un sujeto rubio colocando la grabadora cerca de mi rostro-

-       Alejandra es verdad que tu relacion con el deportista frances ha terminado?

-       Cuando sera su proximo concierto en vivo señorita Medina?

-       Volvera hacer un dueto con su hermana?

Preguntaban a descontrol cada paparazzi mientras 2 hombres muy altos y fuertes nos resguardaban. Llevándonos a la limosina que esperaba por nosotras.

-       Roberto! Enrique! Muchas gracias por esperarnos, esas dos semanas en Venezuela me hicieron olvidar que vivia esto a diario -dijo Alejandra soltandose el cabello y acomodandose en su asiento-

-       Hermanita si que has dejado al publico mal! -Sonrei y desvie mi mirada hasta sus guardaespaldas- Enrique, Roberto! Roberto, Enrique! -Ellos sonrieron- Gracias por lo que han hecho, paparazzi insoportables! -replique graciosa.-

-       Que le podemos decir señorita, es nuestro trabajo! –Dijo el moreno mas alto, creo que ese era Roberto, tenia cara de Roberto.-

-       Me encanta la forma en la que trabajan, en serio. -Los chicos volvieron a sonreir recostandose tranquilos del asiento-

Estabamos rodando, no era fácil escapar de ellos, pero dejaba en manos de Alexandra el plan de escape, ella sabia mejor que yo lo que era lidiar con esa cuerda de vuitres sin alma.

-       Su trabajo esta muy bien hecho... -Ale puso su mano en su vientre acariciándolo, llevábamos una media hora rodando, quise ver a travez de los vidrios ahumados solo vi espacios vacios en la carretera, era mas un camino que una autopista- Detengan el auto ahora mismo! -grito tapando su boca tanto los chicos como yo nos preocupamos sintiendo el auto parar-

El chofer freno en seco y ella bajo corriendo a no se donde... Luego de un par de minutos volvio a entrar al auto.

-       Dios, peque, estos arranques que te dan aveces no me gustan. -Ella subio de nuevo al auto y se recosto del asiento-

-       -Entonces entendí que fue mi pequeña pulga quien habia creado esa reacion en ella- Una botella de agua, tomad eso os ayudara -le entregue la botella y ella bebio una cantidad bastante generosa- Mejor Ale?

-       Gracias, ya me siento un poco mejor -respondio ella- de seguro ha sido el vuelo.

-       De seguro es que estais en cinta. -Le dije graciosa- Y ahora, no escodais mas... A donde iremos? -pregunte curiosa-

-       A mi casa... En Ibiza, en realidad no quiero estar aqui en Madrid...

Los guardias se alejaron un poco cambiandose de puesto dejandonos un espacio para que nosotras pudiésemos hablar con libertad.

-       Todavia duele? -pregunte con una voz suave tomando su mano-

-       Es que no entiendo porque deje todo sin luchar! No teneis ni una puta idea de cuanto me arrepiento.

-       Ni yo tampoco y eso que os conozco desde siempre. Me duele que sufras tanto por su amor.

-       No es justo, nos dimos todo, pero jamás fuimos tan maduras para aceptar lo que ocurria -sonrio- Me queria casar y que tu fueses mi dama de honor!

-       Ale! Ale! Me parte el alma verte asi. Y me dan ganas de partirle la cara por hacerte sufrir de esa manera. O bueno, ambas lo merecen, fueron unas grandísimas gilipollas, que amor mas hermoso y perderlo de esa manera.

-       No os preocupes ya brillara de nuevo el sol! -dijo ella restandole importancia al asunto-

-       Insisto, sos bien imbéciles ambas dos, vosotras por no aceptar que moríais por ser la madre de Brayan, y ella por no aceptar que vos habeis sido vuestro mas grande amor.

-       Alex! Os compre algo mientras estuvimos en Venezuela! -Ella saco de la chaqueta un pequeño gorro tejido de esos que solia usar hace algunos años atras y me lo puso en la cabeza tapando hasta mi boca.- os veis hermosa, me encanta!

-       -Me subi el gorro acomodandomelo como correspondia y hable ironica- Amo la manera en la cual me demostrais que seguís siendo una gilipollas.

-       Pero por favor debeis admitir que es un lindo gorro.

-Fue entonces que lo retire de mi cabeza y me dedique a observarlo, detallando que este tenia un pequeño tejido en cual sostenía una foto nuestra en uno de sus conciertos. Claro esta yo no cantaba nada bien pero si sabia tocar la guitarra-

-       Fue nuestro concierto, ese dia el orfanato gano mas dinero que nunca.

-       -sonrei con añoranza al recordar el orfanato- Podremos ir? -pregunte euforica-

-       Claro de hecho baja la ventanilla.

-       -baje lentamente la ventanilla mi hermana si que sabia hacerme cada cosa. Mi sorpresa fue grande al ver que estabamos llegando al orfanato- Alejandra! Me habeis engañado como un crio -Puchero-

-       Estamos aqui y eso es lo importante. No importa bajo que circunstancia haya sido -su sonrisa me hizo feliz-

La limosina estaciono y ambas bajamos... quisimos pasar inadvertidas para jugarle una broma a los chicos pero al vernos salieron corriendo haciendome caer sobre la grama!

-       Alex! Viniste! -gritaron varios de los niños sobre mi-

-       Pequeños mocosos, párense! -hable seria ellos enseguida se levantaron- Ja los engañe -dije riendo abriendoles mis brazos en los cuales los acobije con un abrazo-

-       Me asustaste -hablo uno de los pequeños-

-       Ella jamas cambiara -dijo Alejandra pasando frente a mi haciendo un ademan con sus manos lanzandoles un beso a los pequeños-

-       Cuidado con la cantante... Me hara tia

-       -los niños sonrieron alegres corriendo hacia ella pero frenando en seco al recordar su estado- Alto! La cantante debe ser tratada con amabilidad! -Roxana era toda una piyuela! Me encantaba lo racional que era a pesar de sus 14 añitos...-

-       Chocalas -hice un ademan con mi mano y la chocamos.- si que estan grandes... por lo que veo hay nuevos rostros y otros ausentes.

-       Han sido adoptados -Escuche alegre-

-       -el sentimiento de añoranza que crecio en mi desde que vi que los pequeños no estaban hasta que Alejandra con una sonrisa me dio esa buena noticia fue increible. Me senti bien por ellos, sabia que ahora estarian en mejores lugares.

-       Alex! Te quedaras esta noche con nosotros? Comeremos paella...

-       -tanto los niños como yo desviamos una mirada de suplica hacia Alejandra- Hey, hey, hey! No me vengan con esa cara! Alex! Por favor, debemos llegar a Ibiza...

-       Yo no tengo prisa, aparte tengo un hambre, no me podre mover de aquí. -fingi dolor- huy no y menos como estoy horita -Cai convaleciente a la grama.

-       Esta vez no te funcionara. No nos quedaremos aqui. -hablo ella seria-

-       nos vemos en Ibiza hermanita, llego mañana, por nada del mundo dejaria de comer con ellos. A ver vamos a sacar a Margarita de la cocina! Yo preparare nuestro plato Español!

-       Alexandra!

-       Alejandra! Si somos hermanas somos gemelas, pero tengo años que no los veo, y que mas regalarle una noche de estas pocas... niños vayan a sus habitaciones iremos en un momento.

Los niños se alejaron y Alejandra comenzo a caminar entre unos arbustos llegando a una plazoleta pequeña algo oculta en el orfanato. Por inercia la segui y enseguida uni todos los puntos y logre armar el rompecabeza.

-       Ale! Mi amor, no me habia percatado. Tu historia de amor comenzo aqui.

-       Por eso no quiero quedarme aquí, el perfume que solia usar lo puedo sentir aun.

-       Le amas? -pregunte levantando su cara encontrandome con su triste mirada-

-       -Ella esquivo mi mirada y camino dandome la espalda quedando de frente a un arbol- Alex es algo de lo cual no quiero hablar.

-       Te pregunte si aun le amas? -mi frialdad se sintio en cada palabra-

-       Si! -ella volteo y me vio a los ojos mostrandme coraje- Me jode! Me cabrea el hecho de no haber podido continuar nuestra historia! Eramos un complemento, su sonrisa fue lo que me impulso a amarle! No es posible Alexandra! Como carajos me explicais vos que yo me este muriendo solo por estar aqui de pie en este lugar donde me senti su mujer y donde ahora me siento tan vacia! -Sus lagrimas abrillantaban sus mejillas haciendo mas rojiso su colera amoroso-

-       -Solo calle y abri mis brazos, ella se acobijo en el dulce abrazo que le brinde y un altibajo nos mezclamos siendo una sola otra vez.

-       Debo volver a Venezuela. Pero no quisiera dejarte.

-       Entonces os invito a que os quedeis a mi lado el resto de vuestra vida. Os hare feliz!

-       Eres tan hermosa Alejandra! Te amo y junto a ti quiero mi vida! Pero debo llegar a una reunion que tengo mañana. Mi vuelo sale esta noche.

-       Excelente, asi te podre comer a besos todas estas horas.

-       Pero mi vida!

-       O sea, me estas prohibiendo que yo Te coma a besos?

-       Si

-       Oh! Como que mañana no llegareis a vuestra reunioncita!

-       No!

-       Si, No! Que se joda el mundo, vosostros de aqui no saldras hoy!

-       Pero... Amor... Tus besos son mi debilidad. Asi que deten...te o... Al carajo te deseo otra vez y todas las veces.

-       Alejandra! Ale! Hey!

-       Que? Que? Que? -contesto ella alterada-

-       No has comido ni un bocado! Por favor los niños ya terminaron y se fueron a dormir.

-       Lo siento estaba recordando algo...

-       Sobre vuestra historia verdad?

-       Es que todo sigue intacto!

-       Ale -tome su mano que reposaba en la mesa junto a su plato de comida intacto- No te lastimes mas.

-       Me duele amar tanto, de esta forma a descontrol a quien no dio nada por nuestro amor... –ella suspiro y remendó sus palabras antes de que yo llegase a decir algo- no luchamos, simplemente dejamos de hablar y escuchar, dejamos de sentir y ver la vida de la misma manera. Con amor.

-       Vaya que los versos os florecen en cualquier momento! -sonrei y ella igual-

-       Te amo hermana! Me hiciste mucha falta! -Su mano apreto fuerte la mia y su mirada llena de amor me traspaso el alma, quedamos en infinitos segundos de silencio hasta que su tierna sonrisa fue vil y maliciosa-

-       Alejandra! Alejandra Medina que escondes tras esa fribola sonrisa? -pregunte asustada-

-       Tienes unos brazos muy bellos! -sus manos empezaron acariciar con descaro mis brazos-

-       Ale! Oh Dios! Ahora que?

-       Donde quereis el tatuaje?

-       Os he dicho que he preferido un reto, aunque mejor deberia considerar esa opcion.

-       Pues si de retos se os trata debeis cantar en el concierto de STD el proximo viernes.

-       No mames Alejandra Valentina! Eso es una jodida broma! NO! NO! NO! Ok olvidaba lo drasticos de vuestros retos. Aqui en mi nuca tengo un espacio. -levante mi cabello y le deje ver el pequeño espacio que habia en mi espalda aun-

-       Ella se levanto y se acerco a una repisa tomo una de mis plumas fuentes y sonriendo me delineo algo en la espalda, luego le tomo una foto y me lo mostro- Hermoso! Estefania! Ese sera el nuevo tatuaje! Si os soy sincera se os ve de lujo! -sonrio-

-       Alejandra! Su nombre? En serio? De verdad? -nunca le habia entregado y mostrado tanta incredulidad como ahora- Ella?

-       Y cual es el problema hermana? -me abrazo por la espalda estando yo aun sentada en la silla-

-       Que ella es clase y aparte!

-       Pues su nombre es hermoso queda de lujo alli y sobre todo sera el nombre de la primera mujer en tu cuerpo, lo que le dara el toque esencial sera que la amas.

-       Alejandra no me tortures mas! Yo no la... -calle suspirando y observando el techo. Ella beso mi frente y acaricio mi hombro transmitiendome su fuerza-

-       No lo puedes decir porque la verdad es que la amas.

-        Fin! Si ok -su sonrisa fue reluciente.

Estuvimos rato mas hablando hasta que me empezo a faltar el oxigeno de repente fui victima de mi propia enfermedad en una fuerte crisis que me corto la respiración, haciendo palidecer aun mas mi rostro y el malestar en mi pecho tumbandome despacio desvaneciendome suavemente hasta dejarme caer fundida en un sueño...

Deje de ser conciente.

Todo estaba oscuro y borroso luego de varios parpadeos constantes volví a mi. Y me encontre en una en una habitacion con unos colores esquisofrenicos, de esos neutros que solo ves en los hospitales, al fondo de la habitacion dos muebles verdes hoja de roble, de esos que son tan incomodos para pasar la noche al dormir. Un poco a la derecha un armario de madera incrustado a la pared, frente a este una ventana panoramica cubierta por una cortina azul cielo. Mi cuerpo tumbado sobre una cama de sabanas blancas con un frio aterrador recorriendo mi ser, mi brazo derecho atravesado por una sonda que se veia unida a una maquina de la cual provenía un ruidito realmente molesto... Sentada sobre uno de esos muebles vi a Alejandra leyendo Cierra Los Ojos Que Vamos A Ver, en una esquina de la amplia habitacion. Ese era uno de mis libros favoritos… era divino. Me gustaba. Había logrado llevarme de péquela a muchos lugares sin si quiera salir de casa. En ese momeno quise levantarme pero cai de nuevo acostada, ese quejido que escapo de mi llamo la atencion de mi hermana quien sonriente se levanto y camino hacia mi.

-       Sos la peor gemela que alguien pudiese desear!

-       -sonrei descaradamente como siempre solia hacerlo, sin pudor alguno sin buscar excusas- Quiero ir a casa

-       Ya no sos una cria! Joder que debeis tener cuidado en lo que haces

-       Alejandra por Dios! Solo os pido que me entendais un poco! Yo me amo pero que carajos hago?

-       EL TRATAMIENTO! -me dijo ella con voz fuerte y seria-

En ese momento entro Gustavo Lorflaz -mi doctor- a la habitacion. Su porte intelectual y ese acompasado caminar tan seguro, un reloj en su muñeca izquierda y la bata blanca tan culta y coloquial enseguida recorde a Estefania, susurrando su nombre en un suspiro.

-       Eso es amor! -dijo el sonriendo-

-       Eso mismo le dije yo, pero ella se hace la dura.

-       Alejandra! En este preciso momento mamasita no os necesito!

-       Estefania? Se me hace familiar ese nombre... -El coloco su mano en su mento y lo acaricio buscando recordar- hace varios años tuve una excelente alumna llamada Estefania Del Castillo -la piel se me erizo por segunda vez y sonreí ampliamente-

-       Esa! Ella es! Altura promedio de un metro setenta y tanto, piel bronceada, cabello negro, ojos verdes. Neumonologa! -Gustavo solo asintio y se hizo complice de la sonrisa que se escapaba de Alejandra- Que pequeño es el mundo! Vos sos el tutor del amor de mi poeta! Carajo! -ella se arrecosto de la cama y mordio su puño conteniendo una carcajada-

-       Vaya, vaya, vaya! Con que te habeis enamorada de mi mejor alumna, ella fue una rebelde pero apasionada y entregada como solo ella ninguna.

-       Conozco a una escritora que es igualita! Debeis conoceros! Os sorprendera! -Ale no soporto mas y comenzo a reir contagiando a Gustavo-

-       A ver, de que carajos se rien vosotros? -pregunte evidentemente molesta-

-       Sos una pendeja, os a veis enamorado de una excelente mujer. Aunque no lo acepteis, supongo vuestro orgullo fue mas que lo que ella te dio? -Gustavo me conocia bien-

-       Vaya! Si que la conoces Gustavo! -Ale me observo y vio la lagrima en mi-

-       No llores Alexandra amar no esta mal. Solo que debes aprovechar el momento para entregar y vivir.

-       Eso es lo menos que puedo hacer ahora! -dije con impotencia- Morire! Lo se! Quizas 5 meses cuando mucho si me cuido un poco! Pero morire, busque y lei mis examenes, mis posibilidades de vida son casi nulas! A menos que un transplante bipulmonal se me realice cuanto antes. -dije seria con evidente molestia-

-       Como sabeis todo eso Alexandra? -pregunto el rascando su barba-

-       Olvidas que tome un curso avanzado de enfermeria -acaricie mi cabello y de la mesita que estaba junto a la cama tome mis lentes- dejadme ver esos papeles.

-       No! Estos son privados -dijo el apretando con fuerza la carpeta-

-       Tratan sobre mi – el asintio- entonces, no son privados, la unica privacidad que tiene mi vida es el sucio rencor que le guardo al oxigeno desgastado que llega a mis pulmones y transita por mi cavidad toraxica! -golpee la cama con la fuerza que me acompañaba y con seriedad le extendi mi mano libre el coloco los papeles en mis manos y comence a leerlos- Estoy mal eso ya lo sabia! -dije restandole total importancia al asunto con una seriedad absoluta- Segun el ultimo analisis el tratamiento puede controlar mis crisis, pero no me ayudara a recuperarme. Que haras? Mantenerme sedada? Pastillas? Inyecciones? Vitamina?

-       Debeis guardar reposo, sos muy fuerte se que podras soportar, el tratamiento sera solo terapia respiratoria hasta que llegue tu donante, esto sera mas complicado ya que vosotros necesitareis ambos pulmones.

-       Yo podria donarlos -hablo Alejandra sonriendo-

-       Debeis estar muerta para ello.-dijo mi doctor con una expresion neutra-

-       Puedo morir por Alexandra el dia que sea! La amo y curare su dolor y su rencor bajo la circunstancia pertinente que amerite la ocacion.

-       Alejandra estais loca? -ella nego-

-       Creo que es mejor que os deje a solas chicas, ustedes necesitan hablar.

Gustavo salio de la habitación y ambas quedamos en silencio... Alejandra acariciando su barriga y yo con la mirada perdida en -El Grito- ese cuadro siempre me hacia viajar en el tiempo y sentir mis dolores reales, ver que sufro y que soy miserable, que no hacia nada bien y por eso mi desgracia aumentaba cada día mas y mas.

-       Hace muchos años me prometi a mi misma algo que he llevado guardado en lo mas profundo de mi ser. -Ella hizo una pausa reincorporándose tras un suspiro- Me prometi, que recompensaria tanto dolor.

-       No quiero mueras! Ya te creí muerta una vez no necesito ahora me hagas realidad el tragico recuerdo.

-       -tomando mi mano, observe sus ojos y me encontre con la mirada mas pura y llena de tanto amor que ella me entregaba, sus ojos brillaban como zafiros, mi corazon se enternecio ante su dulce mirada- Te amo hermanita, y esta pequeña criatura que crece aquí -Coloco mi mano sobre su vientre- Es nuestro fruto de amor. No es tu culpa pero si es culpa de esos malditos que abusaron de ti.

...

-       Alex, pequeña ven.

-       Dime tia, ok... Ustedes quienes son? Y mi tia Flor? Que le paso?

-       Nada pequeña, nosotros seremos tus nuevos tíos... -el hombre se empezo acercar despacio- no corras yo sere tu tio Rubén.

-       Alejate, sueltame, sueltame! No me hagan daño por favor! -Sollozo desesperada mientras los hombres comenzaban acariciar su cuerpo aun en desarrollo-

-       Callate maldita! -Le abofeteo, rompiendo su labio-

-       Sueltenme, llevense lo que quieran pero no me hagan daño.

-       -otra bofetada que la dejo inconciente, siendo incapaz de percatarse de lo que estaba por ocurrir-

-       Odio no haber sido tan fuerte! Odio no haber podido ayudar a mi tia! Ale no te quiero perder a ti! Si tu no estas quien cuidara de mi?

-       Ella... -Sabia claramente que se referia a Estefania. Sin mas solo se acerco a mi besando mi mejilla, Ale se alejo y metio su mano en el bolsillo de su chaqueta- una llamada para ti.

-       Atiende tu, no estoy de animos para hablar con nadie.

Senti un pequeño temblor cerca de mi corazon y quise percatarme de que era hasta que cai en cuenta que era el celular de mi hermana, sus palabras fueron suficientes para hacerme atender su llamada.

-       Buenas tardes.-Atendi respetuosa-

-       Alejandra? -escuche una voz tan familiar que me hizo erizar la piel-

-       -Guarde silencio y suspire-

-       Eres tu hermosa? -No podia articular palabra, hasta que el almohadazo que me dio Alex me obligo a salir del trance en el que me encontraba-

-       Quien sos?

-       Esta bien, merezco estar en el olvido de tu vida -NO! TU NO!- Pero solo llamo para saber de Alex.

-       Ten es para vos -extendi mi mano y le entregue el celular a mi gemela levantandome lentamente de la cama y saliendo asi de la habitacion.

-       Camine por los pasillos de la clinica, recorriendo la sala de maternidad y asi diferentes lugares hasta que de tanto caminar volvi a parar allí de nuevo frente a la habiattacion de mi hermana. Entre sin avisar viendola a ella de pie terminando de trancar la llamada telefonica.

-       Eso espero, os amo con el alma! Hasta pronto!

Tranque la llamada de dos horas que mantuve desde que Ale salio de la habitacion hasta que volvio.

-       Hermana, que sorpresa, habeis llegado justo a tiempo, voy de salida. Venis conmigo?

-       Como? Si aun vos estais convaleciente, no debeis salir de aqui podria ser peor para vos.

-       No pretenderas mantenerme aquí verdad? O si? Ale odio las clinicas, en definitiva me enferman mas. He pasado el ultimo año mas en una clinica que en mi propio hogar, así que he decidido venir dos veces por mes, solo por tratamiento. No mas, no hare mas, hasta que mi donante llegue y esto me permita ir con los mios.

-       Sino seguis el tratamiento podrias morir.! Dejadme hacer realidad mi promesa. Dejadme ser vuestro donante

-       Me rehusó a que eso ocurra, vuestro amor de primavera sigue ardiendo como las brazas asi que si no luchas por quien amas no me pidas que luche porque no lo hare.

-       Sos tan objetiva, y a veces hasta detestable. No soporto esto! Te amo pero me cuesta aceptaros vuestros chantajes.

-       Ved buscando maneras de volver con vuestro amor si quereis que yo siga con esto.

-       Lo tenias todo planeado? -su cara fue un poema- Sabias que no te dejaria morir tan facilmente que lucharia por vos! Joder! Pero es que sos detestable!

Abri la puerta y ambas salimos pasando por recepcion cancelando la estadia corta. Huyendo nuevamente de los paparazzis. Horas de viaje y discuciones fingidas, crisis leves y un poco de tos, logramos llegar a Ibiza, la ciudad de los recuerdos y vivencias fuertes. El apartamento de Alejandra estaba perfectamente amueblado, en magnificas condiciones esperando nuestra llegada. Nuestro estar sencible.

RcAdriiTorres -Facebook-

Se reserva el derecho de autor.

Aqui de nuevo! Con ustedes un poco mas de aqui! exitos para ustedes, bendiciones, exitos!


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Rc Adrii Torres

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Rc Adrii Torres
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)