Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.380 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.986 Miembros | 19.351 Autores | 98.386 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » LÉSBICOS » LA HISTORIA DE LA CANTANTE, UNA DAMA Y SU POETA 35
[ +

ZONA SEXO

CONTACTOS

CAMS TODORELATOS

VIDEOS X
Fecha: 21-Nov-16 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

La historia de la cantante, una dama y su poeta 35

Rc Adrii Torres
Accesos: 1.640
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 20 min. ]
 -   + 
Las fuertes emociones te pueden causar un desprendimiento parcial o completo de placenta haciendote tener un aborto. -dije con tristeza y quedo en mi voz. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Capitulo 35

Llegamos y ella en especial estaba agotada, el embarazo no le propiciaba muy bien para tanto viaje. Le prepare una ducha caliente y una ensalda de frutas condimentada con jugo de mango caida la noche ella durmiendo mientras yo bagando por las calles de la sombria ciudad llegue a donde buscaba.

-       Buenas noches señorita, -dijo una señorita atendiendome amablemente- tiene cita con alguno de nuestros artistas?

-       Buena noche... En realidad no, pero soy cliente de Cloe -dije respetuosa, con las manos dentro de la chaqueta. La recepcionista del lugar hizo una seña y llamo por el telefono luego de esperar varios minutos Cloe ya estaba alli sonriente de brazos abiertos para mi!

-       Alexandra Medina! Poeta de este artista. Como os a ido en la hermana tierra?

-       Mi querido Cloe! Aqui me veis, con cosas buenas y cosas malas, pero estoy bien y vos?

-       Trabajando querida, sabeis bien que los vampiros salimos a cazar de noche.

-       Se muy bien de eso, aunque ya deje esa vida. -sonrei recordando a Estefania-

-       Os habeis salido del club? -su sonrisa de felicidad me hizo bien-

-       Que os puedo decir, una caza vampiros me robo los colmillos.

-       Pamplinas, pero os felicito venid a mis brazos y dejadme extrecharte fuerte contra mi pecho!

-       -su abrazo fue mas que correspondido sintiendo el olor a cigarrillos que en seguida me hizo apartarlo de mi- Ya no fumo tio!

-       Joder! Que os han matado en vida tia! Ostias, si que os habeis encontrado a la mujer correcta, pero basta de hablar del clima decidme que os trae a mi humilde lugar.

-       Esto. -me retire la chamarra de cuero negra quedando solo con la franelilla transparente levante mi cabellera castaña y le mostre el pequeño espacio que quedaba en mi nuca- Aqui tenies el boceto. -le dije entregandole el papel.

-       Lo quereis asi? En banco y negro?

-       Escala de grises. -Le dije viendolo de frente- Quiero las lineas largas en blanco y las mas finas en tonalidades mas oscuras.

-       Quereis todo el dibujo -pregunto como buscando confirmar- En serio lo quereis en hebreo?

-       De la misma forma, con todos los implementos y el nombre completo. -Le sonrei para mostrarle mis sentimientos, el los entendio bien-

-       Dadme 15 minutos y vuelvo con esto -dijo el alzando el papel.

Esos 15 minutos que se volvieron 45 me dieron tiempo de recordar varias historias de mis tatuajes, los cuales muchos me los habia realizado allí en esa misma tienda. La sonrisa sin rostro, fue el que mas me dolio, tanto que me hizo derrarmar un par de lagrimas, porque al observarlo alli en mi abdomen fue recalcarme que jamas habia sido feliz, que jamas habia tenido un poco de amor y cuando sentia el afecto en mi, todo se terminaba de la peor manera, justo eso me pasaba Estefania estaba en Ojeda y yo en Ibiza, a kilometros de distancia, y ahora yo fingia sonreir estar bien para seguir fuerte.

-       Bueno estais lista.? -Dijo Cloe llegando a mi lado-

-       Mas que nunca. Muero por tener ese tatuaje.

-       Pasad por aquí, ya sabes lo que tenéis que hacer.

Me retire la camiseta y me recoste de la enorme silla guarde silencio, acostumbrada al dolor que mi cuerpo habia sentido con constancia solo tuve que soportar el fastidioso ruido de la maquinita.Y a Cloe haciendome preguntas de porque volvia aquí y yo buscando respuestas en milesimas de segundos para darle coherencia a historias remotas y sin asunto.

La noche se hacia larga y extensa las lineas directas del tatuaje se acompasaban formando lo que pedi.

Luego de algunas horas y tanto sentada callando mis gritos y soportando el olor a cigarrillo me vi en el espejo y sonrei. El Estetoscopio se veia genial y sumado a eso el nombre de Estefania D' Castillo Mia Bella Dama, Daba la elegancia natural. Eso queria, Cloe jamas me decepcionaba siempre sabia darme mas alla de lo que me pedia. Con la proteccion necesaria sali del local y volvi al departamento casi amaneciendo fue que pude dormir, su aroma me embriagaba y me lastimaba recordarla tanto y no tenerla.

...

La idea de Alexandra no era tan mala despues de todo. Asi que no lo pense mucho para ponerme en marcha y hacer lo que ella me habia recomendado.

Mi pasaporte, maleta sencilla y volaba atravesando el mundo solo por mi mujer.

...

-       Alex! Alexandra! Alex! Despierta! Vamos arriba.

-       -Abri los ojos despacio parpadeando varias veces.- Que paso Alejandra?

-       Que ya es hora que os levantéis, vamos a yoga.

-       Por Dios es muy temprano, mas tardecito!

-       Ostias majo! Vos si sos sinica, vamos arriba. Levantaros!

-       No ire a ningun lugar, insisto apenas han de ser como las 5 de la madrugada y yo llegue hace como 30 minutos.

-       Joder! Que estais durmiendo desde esta madrugada, ya paso todo un día! Esa desvelada con Estefania si que os callo del copón!

-       Diablos! No quiero! Quiero seguir durmiendo!

-       Depues no digáis que no os adverti Alexandra. -sentí su maldad traspasando sus limites-

-       Si, si. Anda hacer vuestras cosas y dejadme dormir un poco más.

Y asi senti mi cuerpo adormitarse nuevamente pero eso duro solo minutos breves hasta que el agua fria que Alejandra me lanzo encima mojo mi desgastado ser.

-       Joder! Que estais de coña tia? El embarazo te ha jodido las neuronas -estaba realmente  cabreada-

-       Os he pedido amablemente que os levantaras y vos habeis ignorado mi peticion. -se justifico ella sonriendo-

-       Coño! Que Esta helada! -dije levantandome quitandome toda la ropa evitando una pulmonia- es que estais de coña joder! No hay otra explicacion para ello. No hay mas que hacer. Debeis buscar ayuda, eso esta helado. -enseguida recorde el tatuaje y el cuidado que debia darle- Haber, venid aqui y observad mi tatuaje, quiero evitar se infecte como los otros.

-       Tatuaje? Creo que ha sido a vos a quien se le ha volado el tapete, como que tatuaje?

-       -sonrei aun un poco molesta y le mostre el tatuaje retirandome el vendaje- Este es mi nuevo y mejor tatuaje.

-       Puta Madre! Esto es una jodida broma! En que momento te habeis hecho eso?

-       Colocadme esto. -dije aventandole la crema que necesitaria-

-       Si que se ve hermoso, me encanta. -ella sonrio-

-       Lo sabia, ahora es vuestro turno de pagarme el de este año. Yo sabre que os mandare hacer. -dije juguetona-

-       Alex se conciente que estoy en cinta! -dijo ella reprochandome-

-       Ups eso no lo pensasteis cuando me mandasteis hacer este tauaje no? -sentia la injustica entre su mundo y el mio-

-       Es diferente, tu la amas y luchas por ella solo por estar aqui.

-       TU igual amas pero no luchas por nadie, ni si quiera por vos.

-       Que has tratado de insinuar? -Las cosas estaban tomando un rumbo diferente-

-       Si os amaras un poco pensariais en tener sano y salvo a vuestro bebe no en perder vuestra vida para salvar mi patetica existencia.

-       Sos mi hermana y vos mereces ser feliz.

-       Al igual que vos aunque yo se asumir lo que he hecho mal.

-       Mal haceis cualquier cosa! Y luego te ves en vuelta en estos casos, sos las culpables de todos vuestros males. -dijo ella alzando un poco la voz-

-       Y vos sos la culpable de haber perdido a la unica persona que alguna vez habeis amado y que os a amado! -ambas comenzamos a alterarnos gritandonos y sacando nuestro colera-

-       No le defiendas mas! Sabeis que le ame como a nadie!

-       Pues no le veo aqui a vuestro lado! Amandose! A quien buscais engañar! Sos solo una niñata miserable! Ni siquiera toda vuestra fanaticada junta llena vuestros enormes vacios.

-       Yo no tuve la culpa de que se fuera, jamas me amo! Siempre fui un juego! Debia ser una amistad tuya, que mas podria esperar de una persona alcoholica y promiscua como vos.

-       Pero bastante que te le follaste y que gritabas su nombre con el buen sexo que os dio! Su coño jamas paso desapercibido por vuestro instinto sexual, allí os tenes vuestro respeto y orgullo! Tiraos por el piso tal como una ramera.

-       Sos una guarra te habeis tirado a todo España y aun mas! A veces ni yo misma entiendo porque me preocupo tanto por vos, ni si quiera mereces la lastima de un perro.

-       Nadie os apedido vuestra lastima, jamas necesite de nadie y no empezare hacerlo ahora. Sos una gilipollas inmadura! Por eso habeis de morir sola. Jamas sabras que es amar y que os amen.

-       Claro ahora resulta que no necesitais de nadie? Y entonces que haceis aqui? Por que cojones no estais de independiente por allí? Claro porque no podrias controlar tu ninfomania y alcoholismo y estarias tirada en una esquina pidiendo limosnas! Aparte... Y vos si sabeis lo que es? -guarde silencio tragando mi colera- Habla joder! Vos si sabeis que es ser amada? Que te traten con ternura? Con eso llamado amor?

-       Claro que lo se!

-       Ja no me hagais reir por favor! Si estas mas sola que la una, y asi morireis, a nadie mas que a tu puto ego quereis! Y ahora con esa enfermedad que bien merecidad que la tenes! Sera un poco de justicia para todo el daño que habeis hecho.

-       Sos una cualquiera, como podes ser tan sinica? Si ahora te encuentras embaraza y soltera?

-       Por lo menos no perdí a la criatura que llevaba en mi vientre, yo aun puedo llamarme mujer!

-       Maldita sea! No metais a Camila en esto! El puto accidente mas la ayuda del medico desgraciado ese me hizo perderla y dejar de ser mujer! Termine vacia por su maldita culpa! Y ahora vos? Quereis ser señora soltera, no me hagais reir, por favor, si sos mas guarra que cualquiera. Bastante que le chupasteis el culo a ese a quien llamais amor!

Y tras esas palabras llego lo que ninguna de las dos penso! Ella me abofeteo una bofetada que por poco me vuela una muela y tras un fuerte dolor en su vientre, gritos desesperados, el desmayo que la arratro al piso y un sangrado que ninguna esperaba nos encontramos aquí de nuevo despues de casi una semana más...

Con mi mirar vacio y lleno de dolor  me acerque a su cama para hablarle, ella empezaba a despertar.

-       Ale! -dije tomando su mano cerca de su cama- Perdoname, perdoname por ser tan imbecil y prepotente. Nada, NADA de lo que dije fue cierto -me encontraba llorando otra vez- Yo no quise herirte ni a ti pequeña! –dije tocando superficialmente su vientre- Es que todo lo que dijiste fue verdad! Nadie me ha amado! Nadie mas ha querido como os quiso vuestro amor de primavera, como os sigue amando Kelly. -Seque mis lagrimas velozmente y respire profundo soltando el aire poco a poco- Ale os amo y siempre sereis mi gemela, en realidad no merezco ni la lastima de un perro porque hasta el vale mas que yo.

-       No digais eso pequeña poeta -escuche una voz queda y suave- Sos unica y mereces ser amada.

-       Ale! Llamare a Najera para que os venga a revisar. -dije levantandome rapidamente del borde de la cama, secando los residuos de gotas saladas-

-       No, ven tenemos que hablar. -Dijo ella tomando con su poca fuerza mi mano.

-       Primero vuestra salud, no hay nada que hablar. Vuestro embarazo es riesgoso a raiz de la discucion que hemos tenido. -trague grueso- Las fuertes emociones te pueden causar un desprendimiento parcial o completo de placenta haciendote tener un aborto. -dije con tristeza y quedo en mi voz.

-       Perdoname. Estoy tan mal, desde que se fue todo duele, ya ni la musica es igual sin su amor! –Mi alma rota se hizo polvo, como era posible que yo me fuera puesto tan insencible delante de la persona que ha merecido mi amor mas que nadie.-

-       Ale! Debes ser fuerte, lamento lo que dije. Nada fue verdad, la rabia de ser tan basura me invadio recordandome que no la volvere a tener a mi lado.

-       Lucha por ella, Estefania te ama.

-       y yo igual. -amabas sonreimos ampliamente- si! La amo! O por Dios lo dije, la amo! Amo a Estefania Del Castillo!

-       Esa es mi poeta -me acerque con cuidado a la cama y le di un beso en la frente-

-       debes descanzar hermana.

-       Perdoname. -una lagrimita furtiva renacio de sus pupilas- No quise herirte de esa manera.

-       Di un par de golpecitos a mi pecho y sonrei- soy de hierro, debes hacer mas que unas oraciones sin sentido para perderme. Te amo! Y a ti tambien mi renacuajo! -bese su vientre- ahora se me cuidaran. Las quiero a ambas en casa pronto. Les cocinare algo rico.

-       Alex, dime que me perdonas, jamas quise herirte, me duelen aun esas palabras. Me duele haberte hablado de esa manera no lo merecias, tu siempre has buscado lo mejor para mi y yo ahora...

-       shh -cerre con dos de mis dedos sus labios- ya, jamas necesitamos mas que esto, tu mirada, mi mirada, una sonrisa y continuar, ahora dejame llamar al obstetra para que os revise, quiero vengais a casa pronto.

-       Cuanto tiempo llevo internada aquí?

-       Cuatro días. -respondi con dolor-

-       QUE!? -pregunto ella incrédula, el cansancio se veía reflejado en su rostro, su cruel y desgastado rostro, se veía demacrada.-

-       Tu estado a sido realmente critico, si este pequeño renacuajo hubiese no nacido a mi me hubieran metido presa por ser la causante del aborto! -Dije con melancolia- Hasta donde he llegado cuando mas daño debo hacer para hacer algo bien.

-       Alexandra! -su suave voz llamo mi atención- No os culpes, lo importante es que estoy bien. Y sigo aquí, aun no me has perdido! Y no lo haras. Eso solo ocurrira cuando sea por ti.

No pude decir mas, no quise decir mas, solo asenti sonriendo con tristeza y sali de la habitación.

Al salir me encontre con Najera el medico tratante del caso de Alejandra

-       Alejandra que haces de pie en tu estado? -preguno el preocupado-

-       Doctor soy Alexandra Medina la gemela de su paciente.

-       Oh vaya lo siento, es que sois identicas, no me percate de ello.

-       Pierda cuidado -el asintio- Doctor que tan bien o mal esta mi hermana, la verdad por favor.

-       -su rostro hizo esas muecas que solia hacer Estefania ante una mala situacion- Para serle sincero, aun desconocemos porque el sangrado precoz que a presentado su hermana, pero como le dije con anterioridad...

-       Si eso ya lo se y examine sus variable viendo que posiblidades tiene de que ocurra y cuantas de que este bien. -dije seria-

-       Me sorprende vuestro conocimiento en la medicina, y aun mas que no seais doctora o algo similar.

-       Las letras me van bien y la escritura cursiva aun mas, el detalle con las K me sale realmente bien. -sonrei por el auto alago- Cuando podran darle de alta, recien termina de despertar, supongo seguiran administrando suero hasta que este completamente estable segun el diagnostico de sus proximos examenes.

-       No hay mas que decir solo esperar -el sonrio satisfecho- Ahora continuare con  mis labores señorita Medina, le mantendre informado sobre el caso de su hermana, que tenga feliz día.

El doctor Najera se alejo de donde yo me encontraba y aun con mi poca voluntad quise estar fuerte, debia recompensar a mi hermana.

Pero en que demonios estaba pensando?

Pase cuatro años sin verla y ahora por mi culpa ella estaba hospitalizada, me senti mal, -quizás después de todo si soy una basura de persona- recorde mis palabras hacia Estefania y senti una lanza atravesar mi alma -No eres una basura...Eres sencillamente la persona mas increíble que he conocido- me reconforto pensar en ello, aunque yo era la miserable, tanto le pedi a Dios volverla a ver y ahora que la veia la trataba como si fuese una cualquiera? NO! No podia permitir eso. Debia por lo menos mover una de esas fichas llenas de polvo y empezar a cambiar.

Me levante de la silla de metal, y camine a donde se encontraba el telefono publico de la clinica.

Descolgue la bocina y la lleve a mi oido, marque el numero correspondiente al que queria llamar y luego de varios repiques contesto.

-       Es Alex! -dije un poco triste-

-       Que ocurre?

-       Debo empezar hacer cosas que valgan! Asi muera en el intento.

-       A que te refieres con eso?

-       Es hora de vuestro reencuentro. Procurad llegar el viernes. Un paso sera el comienzo de todo.

-       No creo sea buena idea esto.

-       Debeis hablar, si tenes los suficientes cojones de volverle a ver y demostrarle que siempre le habeis amado os espero. Sino, creo he cometido un nuevo error.

Con poco animo tranque la llamada y salí por unos minutos de la clinica necesitaba aire fresco, me senti bien al salir y ver que llovia, me dio tantita risa ver a un señor que luchaba con su paraguas y el viento. Los niños que corrian a esconderse bajo un quiosco.

-       Joder, Estefania no quiero vivir sin ti.

-       Disculpe? -pregunte incredula, acercándome al señor, mientras limpiaba mis oidos- que dijo?

-       Por que tanta Anomalía?, no es posible vivir así.

-       Oh lo siento. Siga! -dije soltando el brazo del señor el se fue alejando, mientras seguia discutiendo con su paraguas-  Me volvere loca si sigo aquí. -en ese momento sono mi celular- Si bueno? Hola? Yuju? Oh! Genial! -dije tras los truenos que se comenzaron a escuchar-

-       Hola... -Esa voz, la conozco, claro que la conozco!-

-       Eres...

-       Te comio la lengua el cambio de clima? -Sonrei ante su comentario- Solo queria saber de ti.

-       Bueno? Hola? Estefania? Estas allí? Hola!

-       Maldición! Puta señal! Joder que no es posible tia! No tuve ni oportunidad de decir nada!

Me sentí aun peor de lo que me sentia antes de su llamada, aunque mi corazon estaba a salvo y se mantenia confiado, firme y sonriente solo por haber escuchado su voz. Camine de nuevo a la clinica entrando en la habitacion de Alejandra, viendola dormir, quise imitar su ejemplo, los cuatro días que habian pasado no logre conciliar el sueño, estaba cansada, mi cuerpo solo se mantenía con café de maquina y galletas de soda, ya pronto seria viernes y tenia mucho que hacer.

Pasaron solo un par de horas, en serio. Para mi fue como si fuese suspirado! NO! En realidad ya habia vuelto amanecer, desperte llena de pereza y cansancio los sofas de la clinica si que eran incomdos, y el frio aun mas! Pase toda la noche dando vueltas por el lugar buscando, el espacio mas calentito hasta que luego de varias horas lo encontre -bajo la cama de Alejandra- al amanecer luego de sentir que solo parpadee mientras dormía, Escuche a unas enfermeras en la habitacion y con mi poca humanidad sali a gatas de mi comodidad.

-       Buenos días -salude de forma seria estirandome- Y la paciente? -pregunte desviando la mirada a la cama-

-       No es usted? -pregunto una de ellas algo asombrada despues de verme salir bajo la cama-

-       No -Acaso no era obvio?-

-       Esta en la ducha. -contesto una jovenzuela que sin duda se me hizo familiar-

-       Gracias tia.

-       No soy vuestra tia! -dijo ella con ese tono de voz complice-

-       Sos una amargada -sonrei ocultando mi lado oscuro, en ese momento salio Alejandra de la ducha, caminando muy despacio y suave- hermana! -literalmente corrí a su encuentro – Venid dejame ayudaros.

-       No es necesario, puedo sola.

-       Dejad, no es ninguna molestia. Que os ha dicho Najera?

-       Que nos podemos ir, solo debo guardar reposo y abstenerme de emociones fuertes.

-       Entendido, me encargare de ello. -ambas caminamos despacio y con cautela hacia la puerta de la habitación- Hasta pronto chicuelas, os deseo lo mejor. Y vos -refiriendome a la una de las enfermeras- dejad de ser tan amargada, por eso nadie ni os pela. -sonrei con aires de victoria y salimos de la habitacion con una risita leve que se fue convirtiendo en una estruendosa carcajada junto el pequeño simulacro por reir que hacia mi hermana.

Juntas volvimos al departamento dejando descansar nuestros cuerpos abrazadas en la misma cama compartiendo el mismo sentir de un remordimiento sin olvido.

El viernes.

Desperte y me extraño sentir la casa sola, ni una nota, ni un recado. Pasando por la cocina me encontre con un banquete extraordinario, debia admitir que Alex era buena cocinera pero no entendia porque tanto lujo y delicadeza para un desayuno natural.

No quise darle importancia ya que mi bebe reclamo la comida al instante, sin perder tiempo me sente en una de las sillas del comedor y desenvolviendo una de las servilletas la coloque en mi regaso viendo caer una pequeña tarjetilla.

-       Buen apetito, espero tu presencia en la villa, no hay nada mas dulce que la miel de tus labios-

Sentí un escalofrío recorrer toda mi columna vertebral y por mi garganta tragar fuerte todos los recuerdos que revivieron tras leer de nuevo su letra.

Comi con cierta felicidad el exquisito desayuno, casi despues de devorarlo todo, me diriji a la ducha, largo rato bajo el agua calmo un poco mis nervios, pero me encontre despues con una enorme batalla -MI CLOSET- estabamos en invierno y yo en cinta. Que mejor que un vestido de caida recta un poco mas abajo de mis rodillas color lila, mi cabellera suelta y las zapatillas, ya que como bien me habia dicho el doctor mi estilo de vida debía cambiar. Quizas era cierto que estaba embarazada pero no por eso dejaria de verme bien. Luego de aligerar mi rostro con un poco de maquillaje y arreglar algo de mi cabello acaricie mi vientre, ya se notaba que tenia por lo menos unos 5 meses de embarazo, lo habia pensado mucho… Y después de todo no me arrepentía de nada, me gustaba sin duda alguna estar asi, mi hija o hijo ya en mi creciendo, pateándome, moviéndose a diestra y siniestra por todo el pequeño espacio que tenia, debía sentirme feliz, este era un hermoso regalo que solo Dios me habia dado la oportunidad de tener. Sonriendo salí del departamento camino a la villa.

Enrique me esperaba en el auto y ese se me hizo aun mas extraño, quise restarle importancia y pensar que Alex le pudo decir que esperase por mi.

-       Adelante señorita.

-       Gracias Enrique.

-       Acomodaos en vuestro asiento, pronto llegaremos al lugar.

-       Que sabeis vos acerca de ese lugar?

-       Esa es información que no poseo.

Y asi cerro el compartimento del auto, aumentando la intriga y el nerviosismo en mi. Luego de un buen rato en via senti la tranquilidad de las llantas, con cautela abri la puerta del auto viendo como Enrique me ayudaba y se volvia a ir. Quedaria sola en la enorme villa?

Quise llenarme de valentia y despacio comence a caminar. Desde que abri la puerta de la casa fui recibida con petalos de infinidades de flores, era como levitar en un magnifico lugar, la musica de piano era divina, era un enorme jardín muy bien conservado, y para mi caminar el enorme sendero de rosas que me llevo al pie de la puerta a la casa, por un segundo me transportaba a una nueva dimensión. Con cobardia camine despacio a la habitación siguiendo el rastro de aquel perfume, el cual mi olfato jamás olvidaria. Las escaleras se hacian eternas y mis piernas fallaban con cada nuevo paso. Como una novela de misterio o el capitulo mas asombroso de una historia de hadas la puerta estaba entre abierta esperando por mi. Recordé un capitulo de esas historias de terror donde solo sigues tus impulsos y por seguirlos apareces decapitada en un viejo bosque, el escenario ya lo tenia, la escena ya la tenia, solo hacia falta la persona la cual ejecutaria todo aquel macabro plan. Un hondo suspiro escapo de mi y abri la puerta dando paso a mi presencia sintiendo como era envuelta en el manto de pureza en el terminaba de caer.

-       Bienvenida.

-       Que haceis aquí? No deberías estar en Venezuela con vuestra familia?

-       No tengo familia, mi unica eres tu -su dulce tono de voz me embriago al punto donde doblegue recostandome de su regazo siendo aprisionada en su abrazo que me transmitio el infinito amor que me habia tenido siempre

-       Os he extrañado. -dije cerrando los ojos, perdiendo de vista su mirada ante la oscuridad improvisada.

-       Igual que yo a ti. -levanto mi mejilla secando la lagrimita furtiva- Te amo Alejandra.

Y adios cordura, lo ultimo que consientemente sentí fue sus labios robandome el aliento y embriagandome de pasion, llenandome de lujuria y reviviendome con amor. Su ternura fue infinita, me trato como una damicela, llena de amor, escaza de vida! Cuanto la ame, tanto le amo, jamás podría perdonarme si la volvia a perder.

RcAdriiTorres

Se reserva el derecho de autor.

Mis queridas lectoras GRACIAS! GRACIAS! Infinitas gracias, y de aqui un poco de mi agradecimiento con estas letras!

Por favor cualquier comentario, duda, pregunta, critica o sugerencia haganme la llegar! Besos. Un fuerte abrazo! desde mi amada tierra, desde mi humilde lugar.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Rc Adrii Torres

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Rc Adrii Torres
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)