Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.084 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.343 Miembros | 19.163 Autores | 97.102 Relatos 
Fecha: 22-Nov-16 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

Aprendiendo a Amar Cap. 64

Tami22
Accesos: 3.465
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 33 min. ]
 -   + 
Camine hacia la puerta de su oficina, golpee y abrí, mi corazón se detuvo, Tami estaba con la camisa desabotonada y Tati estaba besando su pecho, al verme se separaron Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Espero les guste el nuevo capitulo!!!

Agreguenme a Facebook: https://www.facebook.com/tami.denise.56

Siganme en Twitter: https://twitter.com/AaAmarTR

Envienme correos: tami.denise.22@hotmail.com

Saludos ;)

Capítulo 64

 

>>Jenny<<

Hace una semana que Sofí no está viviendo conmigo, estoy casi segura que está en la casa de Tami, sé que ir implicaría hablar con las dos, Con Sofí de nuestra relación y con Tami sobre su renuncia a la empresa, no me da más la cabeza, tengo demasiados problemas juntos y sola me cuesta mucho resolverlos.

Por suerte ya es sábado, tuve que salir casi a las 6 de la tarde de la empresa por unos clientes que solicitaron una reunión. Tome la decisión de ir a hablar con Sofía, necesitaba que me escuchara así que fui directo a la casa de Tami

-      Hola Jenny – me saludo con un beso en la mejilla – Se está bañando

-      Entramos ambas - ¿Cómo vas con tus dolores de cabeza? – se encogió de hombros - ¿Aún siguen? – asintió – Deberías ir al médico, eso realmente no está bien

-      Recién ayer renuncie, deja que se me pase un poco el estrés y si no se van si lo hare – hicimos silencio – Me voy a la casa de Tati, me dijo que iba a cocinarme – beso mi mejilla – Hablen tranquilas

-      Gracias Tami – la vi cerrar la puerta

Camine hasta el cuarto donde seguramente está durmiendo Sofí, me senté en la cama y espere pacientemente a que entrara. Unos diez minutos después la puerta se abrió, ella se asustó y luego me miro seriamente

-      ¿Qué haces acá? – cerro la puerta

-      Vine a que hablemos – negó

-      ¿Queres hablar? – asentí – Esperame afuera que me tengo que vestir

-      Soy tu novia, conozco todo tu cuerpo – siguió en la misma postura

-      No, desde hace una semana terminamos – me puse de pie – Si queres que hablemos esperame afuera

No quise decir más nada, abrí la puerta y al salir la cerré, camine hasta la sala y me senté en el sillón individual, mire mi celular y tenía varios mensajes de un cliente, lo apague y lo guarde dentro de mi bolso, me cruce de piernas y espere a que salga la rubia. Una vez que termino se sentó en el sillón frente a mí y me miraba esperando que hable

-      Voy a ser clara, no vine a rogarte de que regreses solo quiero que escuches mi sentir – asintió de forma muy fría – Sé que la cague, sé que pase un límite el otro dia cuando revise tu celular, te dije que te estabas acostando con Laura y sé muy bien que eso no es cierto, si sentí celos de ver cómo te reis con ella y que pasen juntas el tiempo que no podes pasar conmigo pero no lo hago porque quiero, de verdad siento demasiada presión, ambas sabíamos que esto podía pasar al ser responsable de que todo marche bien en una empresa, necesito dedicarle demasiado tiempo, por lo menos hasta dentro de un tiempo cuando ya estemos estables en el mercado y no dependamos de conseguir clientes – me la quede mirando buscando la manera correcta de seguir explicándole – Pense que podía contar con tu apoyo, que me entenderías pero no es así y me siento muy sola, Tati hace muchísimo por la empresa pero nadie puede hacer lo que yo hago, tengo que manejar demasiados números, sé que lo hacía en la empresa de mi padre pero esto es distinto, me encargaba de hacer unos gráficos cerca del mes y de firmar autorizaciones que previamente revisaba mi papá pero ahora no es tan sencillo, yo tengo que supervisar todas y cada una de las cotizaciones, hablar con los clientes para explicárselas, ahora se acerca el cierre de mes y eso también me ocasiona más presión

-      Yo entiendo todo tu trabajo, siempre me dijiste que odiabas la relación de tus padres y te convertiste en lo mismo que odiabas – asentí – No me dedicaste tiempo, me desplazaste en muchas cosas, ni siquiera hacíamos el amor

-      Si, tenes razón pero es lo que puedo darte en este momento, si quiero que la empresa funcione tengo que dedicarle más tiempo del pensado -  sabía que lo que le iba a decir me podía costar muy caro – Si estas dispuesta a entenderme y soportar mi ritmo de vida voy a esperarte con los brazos abiertos – se quedó en silencio y tampoco me miraba – Me voy, estoy muy cansada y quiero legar a dormir – me puse de pie y camine hacia la puerta – Recorda que mañana regresa Santi

Abrí la puerta y me fui, me sentía mal, sabía que la posibilidad de una separación definitiva estaba demasiado latente, me subí al auto y apoye mi cabeza en el volante, las lágrimas caían incontrolablemente, quería volver y abrazarla, decirle que la amo como nunca lo hice en mi vida pero no puedo estar con alguien que no comprende como son las cosas, con mis manos seque mis lágrimas, prendí el auto y maneje hasta mi casa.

Al dia siguiente me levante tarde y lo hice porque no dejaba de sonar el timbre, baje las escaleras frotándome los ojos, atravesé el jardín delantero y al abrir la puerta Santiago salto sobre mí, sentí que mi alma había vuelto a mi cuerpo, lo abrace y llene de besos, Sofía entro detrás de él

-      Santiago anda buscando tu ropa, subo en un minuto – el nene subió muy contento – Solo vinimos a buscar ropa y nos vamos a la casa de Tami

-      Está bien, entiendo – subió la escalera

Fui a la cocina, puse a calentar el café que estaba en la cafetera, cuando estuvo caliente me serví en una taza, le puse dos cucharadas de azúcar y regrese a la sala justo cuando bajaban, Santi ya no tenía la carita feliz, me miraba bastante triste y me abrazo

-      No tengas esa cara enano, vas a venir a visitar a Pupo – se aferró más fuerte a mí – No llores

-      Quiero estar con vos, no quiero irme – mire a Sofí que estaba seria, él se separó de mí y volteo a ver a su hermana – Te odio Sofía ¿Por qué me separas de Jenny?

-      Santi, te dije que hablábamos en casa de Tami – él negó – Vamos, está el taxi esperando

-      Anda con tu hermana Santi, podes venir a quedarte unos días de la semana – el perro se acercó y el niño lo abrazo – Pupo y yo vamos a estar esperando que vengas a quedarte – me dio otro abrazo – Portate bien – bese su frente y él salió hacia el jardín – Me gustaría que se quede algunas veces conmigo

-      Lo hablamos en la semana – agarro los dos bolsos – Te veo mañana en la empresa – ambas salimos

-      Adiós mi amor – Sofía de dio vuelta pero al notar que le hablaba a Santi siguió caminando – Te amo mucho

Se subieron al taxi y cuando partieron cerré el portón, entre y me puse a limpiar la casa, no quería pensar en que seguramente los había perdido.

>>Tami<<

El domingo después de desayunar Tati y yo fuimos a mi casa, nos sentamos en el sillón y empecé a escuchar el discurso de mi novia, decía que vaya al médico que no era normal tanto dolor de cabeza pero por suerte los hermanitos rubios llegaron, pense que llegarían contentos pero no fue así, ambos estaban con caras serias, Santi abrazo a Tati y luego a mí y nos decía que Sofía lo separo de Jenny, nosotras miramos a la hermosa rubia, ella estaba con la mirada en el piso y luego llevo al pequeño a su cuarto, unos pocos minutos después regreso

-      ¿Qué paso? – Tati se sentó en mis piernas mientras le preguntaba

-      Que no se quiere ir de la casa de Jenny – se sentó a un lado nuestro – Ayer hablamos y me dijo que yo no la entendía, que estaba con mucha presión y que si yo podía soportar su ritmo de vida ella iba a recibirme

-      Sofí, es cierto lo que te dice – mi novia y mi mejor amiga se miraron fijamente – Ella se encarga de demasiadas cosas en la empresa y nadie puede hacer por ella esas cosas, es la contadora y todo se maneja en base a cifras – me miro – A parte ahora estamos viendo lo de Tami si no va a regresar tenemos que buscarle un reemplazo y eso es difícil, porque no confiamos en nadie mas

-      Yo necesito a mi novia, que me ame, que sea cariñosa, que me haga el amor – tome su mano – Hace casi un mes que no lo hacemos, la he buscado y si no está revisando algún proyecto esta con su computadora o tiene sueño, yo necesito una relación donde las dos pongamos de nuestra parte

-      Te comprendo muy bien, nosotras – Tati me señalo a mí y luego a ella – Nos hacemos un tiempo para estar juntas, cuando compartimos tiempo no hablamos de trabajo solo disfrutamos de la presencia de la otra – Sofí asintió – Eso es lo que deben hablar, el dialogo es lo primordial en una relación

-      Quiero pensar unos días, no puedo volver ahora con ella – se levantó – Voy a tratar de hablar con mi hermano

La vimos irse y cuando escuchamos la puerta Tati estampo sus labios sobre los míos, la cargue y nos fuimos a mi cuarto, quería continuar disfrutando su cuerpo como en la noche.

La semana fue pasando, yo me quedaba en casa, quería pensar que iba a hacer, me sentía muy frustrada por no estar más en la empresa, me encantaba mi trabajo pero no puedo pasar más tiempo con Natalia ni con Isabella, ya estaba afectando mi salud y no iba a darles el gusto de verme mal.

Santi se quedaba conmigo todos los días, jugábamos PS4 y algunas mañanas me lo llevaba al gimnasio, él se divertía mucho con el instructor, iban juntos a indicarles las rutinas a todos los que nos ejercitábamos y al salir íbamos al parque para que jugara.

El viernes en la mañana fui a llevar al pequeño con su abuela, ella había dicho que lo llevaría a pasar el fin de semana a la casa de unos familiares, Santi estaba muy contento porque vería a unos primitos suyos. Al regresar a mi casa estaba Sami esperándome, me acerque a ella y la salude con un beso en la mejilla, abrí a puerta y entramos, ella no decía nada, solo me observaba

-      Habla por favor, me estas poniendo nerviosa – siguió igual – Sami, por favor

-      No te vayas de la empresa – note un sentimiento de culpa en su voz – No sé qué haya pasado pero no te vayas

-      Hey, no estés así, no es tu culpa y si sabes que paso por eso estas acá y sintiéndote mal aunque no debes – levante su carita para que me vea – Isabella desde que esta Natalia se puso peor, todo el tiempo buscan la manera de joderme, sin Natalia te juro que le había agarrado la manera a Isabella pero realmente no puedo – señale mi rostro – Mirame, no duermo hace días y eso que no estoy trabajando, me sigue doliendo la cabeza y a veces es demasiado fuerte, todo eso lo ocasiona mi hermana, no puedo entender que tengamos la misma sangre y pueda ser tan cruel

-      Solicite una reunión con Jennifer y Tatiana ayer – me senté y ella se sentó a mi lado – Les pedí que despidan a Natalia o que por lo menos no tenga que estar en la empresa

-      ¿Por qué hiciste eso? – no dijo nada – No es lo que yo quiero

-      Pero sos socia de la empresa – acoto rápidamente

-      Lo era, yo no trabajo más ahí – frunció el ceño - ¿Qué?

-      Aun esta tu dinero ahí – asentí – Seguís siendo socia – negué – No importa lo que digas, Jenny y Tati quieren reunirse con vos mañana, te van a llamar más tarde

-      ¿Para qué? – se encogió de hombros – Si me van a pedir que regrese que ni se molesten en llamarme, mi decisión está tomada

-      No sé para que sea, tal vez te regresen tu dinero o tal vez sea para comentarte la decisión que van a tomar – no dije nada - ¿Qué harás si no vas a trabajar con nosotros?

-      Puedo tener mi propio despacho – respondí muy segura

-      Vamos, no podes empezar así, sin una cartera de clientes – hice silencio – Sabes que no te conviene, no seas caprichosa

-      Deja que me golpee la cabeza contra la pared – negó y se puso de pie - ¿Por qué te enojas?

-      No me enojo, solo quiero hacerte ver que estas cometiendo un error – me pare y quedamos frente a frente – Se lo importante que es este trabajo para vos, pensa bien antes de tomar la decisión definitiva – beso mi mejilla – Te dejo, tengo que regresar al trabajo

-      Está bien – la acompañe a la puerta – Gracias por venir

-      Una cosa más – la observe expectante para ver que me iba a decirNo dejes que tu hermana se salga con la suya

-      Lo voy a pensar Sami – sonrió y se fue

Casi una hora después sonó mi celular, Jenny me decía que fuera mañana a la empresa, que querían reunirse conmigo para tomar una decisión le dije que mañana a las 11 am estaría allí. El resto del dia me lo pase acostada, estaba demasiado cansada. Me levante cuando Sofí llego, se puso a preparar comida, si ella no estuviera ahí estoy segura que no comería o solo pediría algunas veces delivery.

Después de cenar le dije que me iba a acostar de nuevo, realmente sentía mi cuerpo cansado, estaba a punto de meterme a la cama y se abrió a puerta

-      ¿Puedo quedarme un rato con vos? – asentí y golpee la cama para que se acueste – No sabes cuánto me cuesta dormir sola, estoy tan acostumbrada a girar en la cama y sentir a Jenny a mi lado, abrazarla y sentirme segura – empezó a llorar – Me siento una nena desprotegida

-      No llores pequeña – la abrace – Sé que no es lo mismo pero podes quedarte esta noche acá

-      Gracias Tami – se pegó más a mí – Hoy fui a su oficina, le dije que quería que hablemos y me dijo que hasta el domingo no iba a poder – sentí sus lágrimas mojar mi hombro – Si realmente le importara se haría un tiempo para mi

-      Tal vez no tenía contemplado que le digas de hablar y tiene demasiado trabajo – me miro como si hubiera dicho lo más absurdo de toda mi vida – En la mañana va a estar ocupada conmigo así que seguro haya pasado su trabajo para la tarde

-      Tami ¿Me das a decir que no pudo dedicarme esta noche? ¿Ni la noche de mañana? – no respondí – Hasta el domingo me puede dedicar un tiempo

-      ¿Qué le dijiste? – pregunte mientras acariciaba su espalda

-      Que le avisaba si nos veíamos o no – se limpió las lágrimas con mi remera

-      Con confianza, sécate las lágrimas – nos reímos – Acomódate pequeña, vamos a dormir

-      Sos muy buena, no sé por qué tu hermana te hace la vida tan cansada – beso mi mejilla – Buenas noches Tami

-      Buenas noches Sofí – apague la lámpara de noche y cerré mis ojos esperando poder dormir esta noche

Varias veces me desperté en la madrugada, por suerte sofí se daba cuenta y me ayudaba a calmarme y a volverme a dormir

A la mañana nos despertamos para que se vaya al trabajo, mientras se bañaba le prepare el desayuno, cuando ya estaba todo en la mesa Sofí llego a la cocina y me dijo que me fuera a bañar, que vaya con ella a la empresa

-      No pequeña, mejor voy cuando sea el horario – se sentó y comenzó a tomar el café – No quiero ver a mi hermana ni a Isabella

-      Vas a estar conmigo, en mi oficina – me hizo pucherito – Por favor

-      Está bien – me levante de la silla y ella salto encima mío – Sabes cómo convencerme

-       Lo que quiero lo consigo – me dio una nalgada – Anda a bañarte que oles muy mal

-      Hey, ayer me bañe – se tapó la nariz con una mano – No sé porque me caes bien si sos tan mal conmigo – me saco la lengua y luego bebió nuevamente de su café

Me fui a mi cuarto, agarre una toalla y entre a bañarme, al salir de la ducha cepille mis dientes, me mire al espejo y todavía me veía fatal, las ojeras no desaparecían, me seque, me puse un conjunto de ropa interior color verde aqua, una camisa de jean, un pantalón color beige, un cinturón café y unas botitas del mismo tono que el cinturón, no suelo maquillarme pero decidí ponerme un corrector de ojeras, un poco de rubor y delinee mis ojos, si me iba a encontrar con alguna de las dos no quería que me vieran mal, me puse un perfume Dior que me regalo Tati, puse en un bolso mi billetera, mi licencia de conducir, mi celular y salí en busca de mi amiga, cuando me vio me regalo una sonrisa y fuimos a la cochera, le di un casco y yo me puse el mío, saque la moto, la encendí y nos subimos, cuando ella se abrazó a mi puse primera y maneje hasta la empresa.

Cuando llegamos deje la moto en el estacionamiento, al entrar a la recepción mamá Carmen se alegró de verme y me dio un abrazo, me decía que me veía más flaca y sabía que era cierto, le dije que la veía más tarde y subí junto con Sofí, en la recepción de arriba me encontré con Luz

-      Tami – me abrazo – Se te extraña mucho

-      Yo también te extrañe mucho – vi que Tati salió de su oficina, me miro muy seria y se volvió a meter – Hola Lau – le di un beso en la mejilla - ¿Cómo estuvieron?

-      Bien, pero no es lo mismo sin vos – respondió la que era mi secretaria y sentí la mirada de Sofí – Se nos hace más pesado el trabajo

-      ¿Vamos a mi oficina Tami o vas a ir con Tati? – me pregunto mi mejor amiga

-      Te alcanzo en un ratito – le guiñe el ojo y fui a la oficina de mi novia – Hola hermosa

-      Hola – ni volteo a verme – La reunión es a las 11 am

-      Si, también te extrañe y te pense toda la noche – me senté en la silla frente a ella - ¿Otra vez tus celos?

-      Tengo mis motivos – se sacó los lentes

-      No sos así y no me gusta que lo seas – me levante y fui hasta ella, recorrí su silla y me senté en sus piernas - ¿Qué te está pasando?

-      Nada, solo que escuche un comentario que me hizo sentir incomoda – la mire sin entender - ¿Recordas el dia que estaba con Sami? – asentí – Vos estabas muy contenta hablando con Luz y Bella acoto algo muy desafortunado

-      ¿Qué dijo? – pregunte fastidiada

-      Que ya la habías engañado a Sami y que ahora me tocaba a mí – golpee con mis palmas el escritorio y me puse de pie – Sé que no me lo harías

-      Pero…. – le di el pie para que continúe

-      Pero sentí feo y luego verte abrazada y que ambas se digan que se extrañan – noto mi mala cara y bajo la mirada

-      Entiendo, soy una puta para todo el mundo – me miro y quiso hablar pero no la deje – No sé ni para que mierda vine

Salí emputadisima, iba a bajar la escalera pero me detuvo justo Sofía, me agarro y me llevo a su oficina

-      Se escucharon tus gritos hasta mi acá – sentía mi cara muy roja - ¿Qué paso?

-      Que la hija de puta de Isabella hace comentarios desafortunados y mi novia cree que son ciertos – apoye mi espalda en la puerta – Piensa que la cago con Luz

-      ¿Qué vas a hacer? – me encogí de hombros – ¿Vas a quedarte a la reunión?

-      Sí, me voy a quedar – me senté en su silla – Esta es más cómoda que la que era mía

-      Son iguales – la puerta se abrió y entro Tati – Las dejo solas – salió y cerró la puerta

-      ¿Me dejas explicarte? – negué – Por favor Tami

-      No importa lo que digas, crees que te soy infiel no hace falta que expliques nada – bajo la mirada - ¿Crees que te soy infiel?

-      Lo fuiste pero no creo que lo seas conmigo – abrí mi boca – Espera, dejame hablar – hice señas para que con continúe – El comentario de Bella me molesto pero te vi hablando con Luz, estoy casi segura de que por lo menos le gustas y conmigo sos muy reservada acá adentro

-      ¿Queres que le demuestre a todos que somos pareja? – puso sus ojos en blanco – Explícame porque no te entiendo

-      Con ella sos muy expresiva y a mí me hablas poco o nada y jamás me saludaste con un beso en los labios al llegar si no es en la oficina, hace mucho tiempo que conmigo no te reis como con ella – me puse de pie y camine hacia mi novia - ¿Cómo no queres que este celosa? Conmigo siempre te duele la cabeza y con los demás estas feliz y todo es risa

-      No te hagas idea que no son – tome sus manos – Estoy bien con vos, me encanta estar con vos, ella es solo una amiga

-      Quiero que salgamos a pasear, que te diviertas a mi lado, que me tomes de la mano cuando caminamos juntas – se soltó de mis manos – Si, estoy celosa

-      Te voy a demostrar que solo me importas vos – rodee su cintura – Voy a hacer que te sientas segura de nuestra relación

-      La puerta se abrió y entro la dueña de la oficina – Tati, te busca Jennifer

-      Si, olvidaba que tenemos una reunión – fue hacia la puerta

-      La agarre de la mano y le di un beso en sus labios – Te veo más tarde – sonrió y se fue, Sofí me miraba con ternura – Quiere que sea más demostrativa

-      Espero que le des lo que necesita – note su tristeza – Jennifer al verme solo me saludo y me pregunto por Tatiana, nada mas

-      Mañana hablen, no pueden seguir así – se sentó en su silla – Voy a preparar unos café, ahora vuelvo

Estuve haciendo tiempo el resto de la mañana, por suerte no me cruce con ninguna de las dos personas que no quería ver. A las 11 de la mañana en punto fui a la sala de reuniones, ya las dos socias mayoritarias estaban sentadas y también estaban Natalia e Isabella, estaban enfrentadas y Jenny señalo para que me siente en la punta para no quedar al lado de nadie

-      Sinceramente creí que solo sería conmigo la reunión – las cuatro me miraron – Yo no tengo nada que hablar con ellas

-      No Tami, no van a hablar – Jenny me interrumpió – Queremos decirte la Dra. Peretti y yo que no aceptamos tu renuncia, sos una socia importante y te necesitamos en la empresa – miro a Isabella – Te habíamos dicho que una más y estabas despedida, no te vamos a despedir pero vamos a suspenderte una semana sin goce de sueldo y a vos Natalia – miro a mi hermana – Si queres seguir trabajando para nosotros será fuera de la empresa, no hace falta que vengas, tus proyectos los podes enviar por correo o por mensajería – Natalia me miro – Mirame a mí, estoy hablándote – levanto el tono de voz – Esto se produjo porque se comportaron de forma irrespetuosa con ella – me señalo – No sé qué le hayan dicho y sinceramente no me interesa pero ella es una socia y deben respetarla, en definitiva es tan jefa de ustedes como Tatiana y yo – me acomode en la silla y las mire enaltecida, necesitaba este apoyo y que me valoraran – Tami, queremos que el lunes comiences a trabajar nuevamente – asentí – Con respecto a tu salud, te voy a pedir que vayas al médico y te hagas los chequeos que sean necesarios

-      Si, está bien, la siguiente semana voy a ir – sonreí

-      Natalia, Bella – ambas miraron a Jenny – Retírense por favor, Bella en una semana te espero en la empresa para volver a hablar – las dos se fueron sin decir nada – Anda el lunes en la mañana, quiero que si te hacen estudios tener los resultados lo antes posible para descartar cualquier cosa y poder subirlo a tu expediente 

-      Si Jenny, voy temprano – me puse de pie – Si me dan permiso me gustaría irme a mi casa a descansar, no le hago desde hace días y ahora que me siento un poco mejor tal vez pueda

-      Si anda – las tres nos paramos – Te veo el lunes

-      Gracias Jenny – la abrace y nos saludamos con un beso en la mejilla y luego agarre de la cintura a Tati y bese sus labios – Adiós Hermosa

-      No mezclemos los temas laborales con los personales – Tati y yo volteamos y Jenny se empezó a reír – Las dejo despedirse tranquilas, tengo que solucionar unas cosas

-      Cerro la puerta y mi novia me observaba – Sos una parte importante para todos nosotros, nos reunimos con los socios y todos estuvieron de acuerdo en esta decisión

-      Gracias, de verdad me hizo muy bien todo lo que dijo Jenny y me da gusto saber que fue una decisión unánime de todos – la abrace y luego la bese – ¿Vamos al cine esta noche?

-      Sí, me gustaría mucho ir – acaricio mi cara – Te queda muy bonito ese maquillaje aunque se te ve muy cansada – la tome de la mano y caminamos hasta la recepción – Te veo a las 8 pm en tu casa

-      Si, ahí te espero – la abrace nuevamente y me despedí con un beso – Hasta la noche preciosa

Me fui a mi casa muy feliz, sabía que a partir del lunes todo iría a mejorar.

>>Sami<<

No podía creer lo que me había dicho mamá Carmen, Tami renunció y sabía perfectamente que eso lo habían provocado Bella y Natalia, me metí a mi oficina y estaban ambas riéndose, no quise hablar con ellas, así que tomé mi bolso junto con mi Tablet de mi escritorio y me fui, escuché que me llamaban pero no detuve mi paso y me subí al auto, no quería llegar a mi casa, empecé a creer que irme a vivir con Bella había sido un error y se me vino a la mente las palabras de mi padre, golpeé enojada con una de mis manos el volante y fui a la casa de mis papás.

Llegué y entre conversaciones les pedí que me dejaran dormir esa noche con ellos, me insistieron que les contará el por qué pero me contuve a sólo decir que los extrañaba mucho y quería pasar la noche a su lado.

Subí a mi cuarto después de cenar y de pasar horas conversando, abrí la puerta y sin querer se me vino a la mente cuando Tami vino la última vez de chicas, observé donde antes tenía las fotos con ella haciendo caras y divirtiéndonos, recuerdo su pantalón de jean y sus Converse negros de aquel día, recuerdo a la perfección el aroma de su cabello y lo nerviosa que se había puesto cuando le pedí besarla; añoraba tanto que las cosas hubieran sido tan fáciles como aquel entonces. Suspiré pensando en todo lo que estaba pasando en mi vida, en un inicio todos me decían que estaba mal porque me hacía falta el amor de mi vida, lo recuperé aún sin saber si ella quería algo conmigo, estuvimos 6 meses de novias y en un abrir y cerrar de ojos todo había terminado, ya no la tenía más a mi lado, recuerdo que todo terminó mal y a pesar de estar dando cierres inconclusos por varias veces, jamás he podido cerrar esa hermosa etapa de mi vida y es que no ha sido fácil, con ella estaba aprendiendo a madurar, a ser mejor persona y aunque mis celos fueron incontrolables, siempre fueron por un motivo acertado, ahora me llevo muy bien con la novia de mi ex novia y por más que convivimos, no puedo quitar de mi mente el hecho de que ambas en plena fiesta en casa de Jenny me estaban viendo la cara. Por otro lado, las cosas con mi mejor amiga se han ido consumando, ella se enamoró perdidamente de Sofía y del hermoso enano rubio, estuve todo el tiempo apoyándola incluso cuando se peleó con su novia y quiso intentar algo más conmigo, pero me reclamó por lo que pasó Sofía con su padre y eso pesó más que cualquier otro momento en el que he estado con ella y por irme a vivir con Bella cuando supo todo el tiempo que no podía irme a vivir con ella porque estaba chica y no tenía la madurez que he adquirido este tiempo.

Me senté en el borde de mi cama y agarre un espejo de mano, estuve viéndome a los ojos, todos ellos jamás van a entender lo que me ha estado pasando, tuve al amor de mi vida en mis brazos, por orgullo e inmadurez la perdí y cada vez que la veo tengo ganas de lanzarme a sus brazos nuevamente pero sé que no se puede por respeto a Tatiana, desde ahí vengo haciendo cosas que creo son mejor para mí, porque no he podido superar mi pérdida, jamás fui tan liberal como ahora que me he acostado con Natalia, Bella y con Juanjo, con Natalia no tengo ningún sentimiento, con Bella me divierto, la pasamos muy bien pero no creo que estemos preparadas para una relación y con Juanjo siento algo especial, me da protección, madurez y seguridad que es lo que tanto me hace falta, además lo quiero muchísimo pero debo ser sincera y explicarle lo que ha pasado en éstos meses para ver si él a pesar de todo quiere tener algo conmigo.

Me he portado infantil peleándome con Jennifer, con Tami y Sofía pero es por la inseguridad que tengo, porque a Tami ya no le puedo pelear nada sin embargo me duele demasiado su infidelidad y que siga con quien me engañó, con Jenny me duele que no le parezca lo que hago con mi vida muy a pesar de que ella lo hizo mucho peor pero como ya sentó cabeza con Sofía, ahora soy una hija de puta y con Sofía porque es la mejor amiga de Tami y la novia de Jenny, todas ellas se apoyan una a la otra y todo hacen juntas.

Mi madre entró al cuarto, me prestó una de sus pijamas y se sentó al borde, puso su mano en mi pierna

-      ¿Qué es lo que está pasando con vos hija? Tu papá y yo estamos muy preocupados – la miré sin decir nada conteniendo mis lágrimas – Sabes que estamos para vos y aunque tengas 24 años siempre serás nuestra bebé – no resistí más, la abracé y me puse a llorar como una nenita, mi padre entró al cuarto y se sentó a mi otro lado

-      Samanta – puso su mano sobre mi hombro – Sabemos que no estás siendo feliz – yo hacía pucheros conteniendo el llanto - ¿Qué necesitas?

-      Quedarme unos días en tu casa José – las lágrimas no paraban de caer sobre mis mejillas – No tengo nada, no tengo a Jenny ni a Tami y todos me juzgan de que hago mal las cosas

-      Al crecer vas aprendiendo a madurar, de vos depende aprender o simplemente vivir, te duele que no vayan saliendo las cosas como quisieras pero eso es lo bonito hija, recuerda que cuando más oscuro está es porque falta poco para el amanecer – mi papá no paraba de sonreírme – Quienes te acompañen en tu vida pueden ser sólo de paso y aprender algo de ellos o que se queden para siempre – comencé a secar mis lágrimas – Me mencionaste a Jenny, de chicas eran inseparables pero ahora que cada una ha hecho su vida, ya no coinciden, Jenny vivió lo que quiso y fue adquiriendo responsabilidades, ve de otra manera la vida, ahora es jefa de familia y de una empresa que no tardará en ser exitosa y vos hija estás estudiando y viviendo todo lo que conlleva la universidad, debes darte el tiempo de disfrutar – levantó su dedo índice de su mano derecha – Todo con responsabilidades y siempre hacete cargo de tus problemas, cuando ignoras se hacen más grandes y con el paso del tiempo regresan y cuestan solucionarlos, sos socia de la misma empresa que Jenny y de ti depende de que todo funcione y fluya – puso su dedo en su sien – Debes ser más inteligente y astuta para solucionar los problemas que tenes ahora

Comprendí a la perfección todo lo que mi papá me estaba diciendo, le agradecí porque  podría dormir tranquila con la esperanza de solucionar todos mis problemas. Los abracé y quedé profundamente dormida.

Al día siguiente me desperté temprano con toda la actitud, me estiré por unos segundos, me metí a bañar, puse canciones de Fifth Harmony y cuando sonó la de “That´s my girl” me puse a cantar, salí y una vez cambiada bajé rápido las escaleras y desayuné con mis papás, tomé mi bolso y me fui a la empresa.

Saludé de beso a mamá Carmen y vi a Pablo que iba a su oficina con una taza de café, lo saludé eufóricamente y él se sorprendió, me metí a la oficina y saludé a todos los que estaban adentro y luego fui a trabajar con Marcelo, esa tarde fui a mi casa a buscar ropa para quedarme en la casa de mis padres por unos días.

Los días pasaron muy rápidamente, cuando llego el jueves solicite una reunión con todos los socios y hablamos sobre la renuncia de Tami, llegamos a la conclusión de que no aceptaríamos la renuncia y que debíamos sancionar a Isabella y que Natalia trabaje fuera de la empresa.

El viernes fui a hablar con Tami, quería convencerla de que aceptara regresar pero estaba muy firme en su decisión así que deje que las jefas hablaran con ella, sabía que lograrían hacerla entrar en razón y me fui a la empresa.

Esa misma noche regrese a mi casa, con Bella no hablaba desde la semana anterior, aún seguía molesta por haberse comportado de esa manera y unirse con Natalia solo para fastidiar. Ella llego tarde y se sorprendió al verme, le dije que debíamos hablar y ella dijo estar de acuerdo y nos fuimos a la sala a conversar, una vez sentadas empecé a hablar

-      Vamos a dejar hasta acá lo que tenemos – se puso tensa y me miro a los ojos – Si queres una amistad, buenísimo pero ya no quiero que nos volvamos a acostar juntas

-      ¿Es por lo que paso con Tamara? – pregunto molesta

-      Es por la actitud que venís teniendo y lo que le hicieron a ella fue muy inmaduro e infantil – me cruce de brazos

-      ¿Te decidiste por Juanjo? – sentí reclamo en su pregunta

-      No he pensado en eso, solo quiero estar bien y la vida que estoy llevando no me hace sentir muy feliz – hizo silencio – Quiero vivir la vida con más calma

-      Está bien – bajo la mirada – ¿Me puedo seguir quedando acá con vos?

-      Claro que sí, yo no te pedí que te vayas, me gusta convivir con vos – sonrió – Sos muy divertida

-      De acuerdo – se puso de pie – Me voy a descansar

Ella se fue a su cuarto y yo al mío, me cambie con ropa holgada para dormir y me acosté, no tenía sueño así que me puse a leer un rato hasta que mis ojos se cerraron y caí en un profundo sueño.

El fin de semana se me paso entre trabajo, limpiar la casa, lavar ropa y convivir un tiempo el domingo con mis padres.

Llego el lunes, una nueva semana empezó, entre a la empresa y salude a Pablo, Mica y mamá Carmen que estaban en la recepción, fui a mi oficina y me encontré con una gran sorpresa, estaba Juanjo hablando con Marcelo, al vernos sonreímos los dos y salte encima de él

-      ¿Cuándo llegaste? – le di un beso y sentí lo mucho que lo extrañaba

-      Esta mañana y quise venir directo a la empresa – me bajo y me abrazo – Que hermosa que estas princesa

-      Si hubiera sabido que venias me hubiera puesto más guapa – apoye mi cabeza en su pecho

-      ¿Más hermosa? ¿Es posible? – se miró con Marcelo y ambos rieron – Gracias por cuidármela amigo

-      Es una hermosa personita, para mí fue un gusto pasar tiempo con ella y me hizo conocer a una hermosa mujer – me guiño el ojo – Me acaban de comunicar que Bella no va a estar esta semana así que voy a quedarme con ustedes

Los tres nos quedamos conversando, Juanjo nos contaba sobre su viaje y el proyecto en el que estuvo trabajando. Fuimos al estudio, nos mostró los plano y comenzó a hacer el reporte que le tenía que presentar a Carlos, Marce y yo seguimos con el plano en el que trabajábamos hace una semana el cual ya estábamos terminando.

Una vez que terminamos Marcelo me dijo que hiciera una copia del plano en tamaño oficio y se la lleve a Tatiana que es la encargada del proyecto, no tarde mucho en hacerlo y subí la escalera, me pare frente a Luz

-      ¿Está la Dra. Peretti en su despacho? – le pregunte con una enorme sonrisa

-      Si, está en su oficina porque en una hora tiene una reunión así que aprovecha – respondió igual de sonriente que yo

Camine hacia la puerta de su oficina, golpee y abrí, mi corazón se detuvo, Tami estaba con la camisa desabotonada y Tati estaba besando su pecho, al verme se separaron, Tamara se cubrió con su camisa y Tatiana me observaba sin decirme nada, trague saliva, me acerque evitando mirarlas y deje los papeles en el escritorio, salí rápidamente y corrí hacia la escalera pero me choque con alguien, cuando levante la vista note que era Jennifer

-      Hey ¿Qué pasa? – iba a bajar pero me detuvo - ¿Estas bien?

-      Perdón, no te vi – quise irme nuevamente pero no me dejo – Quiero irme a mi oficina

-      No, veni – me tomo de la mano y me llevo a su oficina - ¿Por qué estas llorando?

-      Estamos en horario de trabajo Jennifer – quise abrir la puerta pero ella se apoyó y no me dejo – Dejame irme

-      No, Sami – me abrazo – No quiero que te vayas – me aferre más a ella y mi llanto empeoro - ¿Qué paso?

-      Las vi de nuevo, esta vez estaban por hacer el amor – al decirlo sentí un fuerte dolor en mi pecho - ¿Por qué me sigue doliendo?

-      Mi amor, ya tenes que seguir con tu vida – me llevo al sillón y ambas nos sentamos – Cuando discutimos no fue porque no me guste tu vida, me enoje porque no es la vida que queres y por eso no sanas, porque seguís esquivando el problema – ahora yo la abrace – Si queres estar con Bella me parece perfecto, pero centrate en ella y en ser feliz a su lado y si lo que queres es estar con Juanjo es lo mismo, cuando me contaste que estabas divirtiéndote con los dos te había dicho y odio decir te lo dije pero tenías que cuidar tu corazón para no salir lastimada

-      Pero no me lastimaron ellos dos – me separé de ella y me encogí de hombros

-      Vos solita te lastimaste, porque por estar divirtiéndote jamás te enfocaste en sanar y ahora verla con Tatiana te parte el corazón

-      Tenes razón, es cierto, pensé que estando con alguien sea de la manera que sea iba a estar bien pero no fue así – recordé las palabras de mi papá la noche que llegué a su casa y suspiré – Me voy a dar la oportunidad de estar con alguien y ser feliz – nos quedamos en silencio mirándonos por unos segundos que se hicieron eternos

-      Sofí terminó conmigo – me sorprendió la noticia – No me entiende que mi ritmo de vida es distinto al de antes y no voy a obligarla estar conmigo si no lo acepta, me pidió hablar el viernes y como le dije que yo no podía por asuntos laborales, que me desocupaba hasta ayer, ella se molestó y me canceló – sus ojos se enrojecieron – La amo pero para estar conmigo debe entender que ahora tengo demasiadas responsabilidades y que por un tiempo será así o peor – tomé su mano – Esto es sólo el principio y hasta que la empresa no dependa de los proyectos que consigamos va a ser así o peor – soltó una risa nerviosa – Voy a mandar a construir un baño completo para quedarme a vivir acá – ambas reímos

-      Jamás dejas de lado tu buen humor – la abracé nuevamente y me separé – Míranos, siempre volvemos una a la otra

-      ¿Recordas cuando jugábamos a ser mayores? – asentí – Decíamos que queríamos la casa de nuestros sueños, nuestros autos y nuestros esposos musculosos y modelos, ahora lo tenemos a excepción de los chicos pero jamás pensamos en que había que esforzarnos por tenerlo, creíamos que todo sería fácil y eso se lo debemos a nuestros padres que nos sirvieron todo en bandeja

-      Pero igual nos enseñaron a vivir la buena vida y ahora para lograrlo debemos aprender a lavar hasta un plato y barrer – reímos – Y vos no tendrás al modelo pero yo puedo tenerlo – abrió sus ojos – Abajo tengo a uno que cuando usa camisa de vestir le hace notar más los músculos – me mordí el labio, ella me dio un golpe en la cabeza y reímos

-      Ya hasta me lo antojaste – la fusilé con mi mirada – Decile a Juanjo que me presente a uno de sus amigos del gimnasio

-      Está Marcelo – Jenny puso cara de asco – Tampoco es tan feo, es simpático y su belleza es interior – soltamos una carcajada

-      Vamos a comer, yo invito – tomó su bolso y salimos 

Nos fuimos a nuestros restaurant de siempre, estaba bastante alejado pero era nuestra reconciliación y ese era el mejor lugar para disfrutar un almuerzo juntas.

Al regresar nos despedimos al pie de las escaleras, ella subió y yo entre a mi oficina, me acerque a Juanjo y lo tome de la mano, lo lleve al estudio para que nos quedáramos solos, él me miraba con una enorme sonrisa esperando su beso pero no se lo di

-      El beso va dependiendo la respuesta que me des – levanto una ceja y me miraba serio – nos conocemos hace casi tres meses y me demostraste lo buena persona que sos, me tuviste paciencia y me respetaste cuando te dije que no quería una relación formal – asintió – Tengo que decirte una cosa y luego preguntarte otra – comenzó a doblar las mangas de su camisa sin dejar de verme – Desde que termine con mi ex hice estupidez tras estupidez, pensaba que de esa manera la olvidaría y dejaría de sufrir pero me di cuenta que no, que la diversión la vivo en el momento pero después sigo igual de triste – iba a decir algo pero le pedí que esperara con mi mano – Una de esas estupideces fue tener relaciones con Bella, no solo una vez, fueron varias

-      Abrió enormemente los ojos – Eso no me lo esperaba – nos miramos unos segundos – Esta bien, si eso te hace bien lo comprendo, nosotros no tenemos nada serio – me sonrió de una manera muy sincera y eso me dio tranquilidad - ¿Qué es lo que me queres preguntar?

-      Toda mujer espera que esta pregunta la haga el hombre – me reí y él también - ¿Queres ser mi novio?


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Tami22

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Tami22
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)