Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.996 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.315 Miembros | 19.157 Autores | 97.088 Relatos 
Fecha: 23-Nov-16 « Anterior | Siguiente » en Bisexuales

Placeres de la vida 2. En la habitación del hotel

Jose Dulce
Accesos: 17.138
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 10 min. ]
 -   + 
En la habitación del hotel Sandra me hace recordar a nuestro nuevo amigo de la playa y me prepara para más juegos. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

 

Habíamos estado toda la mañana Sandra y yo tumbados en la playa, jugando y calentándonos sexualmente como siempre. Pero lo que no me imaginaba es la situación que me había hecho vivir Sandra cuando se nos acercó otro chico y los tres estuvimos tocandonos y yo acabé haciendo una paja a su preciosa polla.

 

Volvimos al hotel, Sandra con una sonrisa enorme y yo con un calentón y con vergüenza por marcar la polla en el bañador.

 

-Me encantas Jose, me he puesto cachondísima viendo como masturbabas esa polla, a que te ha gustado?. - me dijo Sandra ya en la habitacion del hotel.

 

-No se, ha sido un calentón. He empezado a tocársela y como le veía esa cara de placer pues he seguido. Pero eso no quiere decir que yo sea gay, es solo un juego.

 

-Lo sé cariño, tu no te preocupes de si eres gay o no, simplemente disfruta de una polla igual que disfrutas de mi coño. Que por cierto, lo tengo a mil. Estoy cachondísima desde que he visto como jugabas con esa polla.

 

Y diciendo esto Sandra se quitó el bikini y empezó a quitarme mi bañador y a acariciar mi polla que estaba totalmente empalmada.

 

-Ves cielo?, te das cuenta de lo dura que se te pone cuando piensas en la polla de Juan?. No es malo que te guste. Una polla es algo delicioso. A que te gustó tocarla?. - Me decía mientras sobaba mi polla y frotaba sus duros pezones contra mi pecho - Confiesalo amor, no tengas miedo.

 

-Sí, creo que sí. Creo que me gustó, me sentí bien al saber que yo daba placer a un hombretón como Juan - Dije de manera inconsciente, creo que por el calentón que tenía con las caricias de Sandra en mi polla.

 

- Claro amor, tu estás hecho para dar placer, y ya viste que Juan dijo que acariciabas la polla con mucha suavidad. A que pensaste en chuparla?

 

-Eh, ? chuparla? No se, yo solo la acaricié. No lo sé.

 

-No te preocupes amor, no pasa nada, estabamos en la playa y había más gente, pero seguro que si hubieramos estados los tres solos tú la hubieras probado. - Insistió Sandra mientras acercaba sus dedos a mi boca - Chupalos Jose, chupalos e imaginate que es la polla de Juan rozando tus labios

 

Yo abri la boca y empecé a chupar, pero en lugar de hacerlo suave me metí los dos dedos que Sandra había acercado a mi boca de golpe, como queriendo comerlos todos, deseoso de chupar.

 

-MMM que ganas tienes de comer una polla amor. - Dijo Sandra - No te preocupes que yo te ayudaré. Y te ayudaré también a notar una polla en tu culito. - Y mientras me lo dijo cogió sus dos dedos mojados con mi saliva y empezó a meterlos en mi culito.

 

Los dedos estaban empapados en saliva y entró uno y luego poco a poco otro. Yo noté como se me abría el culito, ya habíamos jugado a este juego en otras ocasiones y Sandra muchas veces me metía uno o dos dedos en mi culo mientras follábamos, pero ahora lo noté distinto. Ahora noté como que mi culo se abría con mucho deseo.

 

-mmm Jose, es increible lo abierto que tienes hoy el culito?, que te pasa?.

 

-no se, me han entrado los dos dedos hasta el fondo, los noto muy dentro.

 

-Si amor, tu culito está muy receptivo, más que nunca, y eso es porque te estás imaginando que es la polla de Juan la que está entrando en lugar de mis dedos, a que sí?- dijo Sandra.

 

Yo no dije nada, no me atrevía a decir nada. Pero notaba mucho placer. Sandra se agachó y se metió mi polla dura como nunca en su boca hasta la garganta y a la vez me metía dos dedos en el culo, con mucha saliva y cada vez con más fuerza.

 

-Te gusta verdad putita? -me preguntó Sandra.

 

Yo no hablába. Estaba disfrutando como nunca, sobre todo por lo que me imaginaba pero que no me atrevía a decir

 

-Respondeme amor. Dime que te gusta, sino pararé.

 

-No, no pares por favor Sandra.

 

-Entonces dime que quieres más, dime que te gusta, dime que estás imaginandote que es la polla de Juan la que te está atravesando todo tu culo hasta dentro. Sino pararé - dijo Sandra. - quiero oirte gemir

 

No pude aguantar y se me empezaron a escapar grititos. - siii sigue, sigue metemela más Juan, metemela. Me encanta tu polla, ahhh. - y los gritos que se me escapaban eran agudos, como de una chiquilla en su primer orgasmo.

 

Me corrí muchísimo mientras notaba una mano de Sandra pajeandome y la otra metiéndome tres dedos en mi culo. No me había dado cuenta y la cabrona de Sandra me había metido un tercer dedo dejando mi culito muy abierto. Pero fue un orgasmo maravilloso.

 

Sandra estaba encantada- muy bien putita, ves como te gusta?, has soltado mucha leche. Y diciendo esto acercó su mano a mi boca y sin decir nada empecé a chupar la lechecita. Y yo mismo de repente dije - mmm me encanta tu lefa Juan, es deliciosa, quiero más.

 

-muy bien amor, ves como es delicioso que Juan te folle el culito y luego se corra en tu boca? - dijo Sandra.

 

Poco a poco fui volviendo en mi y siendo consciente de que me había corrido muchisimo con tres dedos en mi culo sin que me doliera y que tenía la boca llena de lefa. Y en ese momento Sandra me tumbó en la cama y se sentó en mi polla aun dura y llena de leche y se la clavó follándome salvajemente.

 

Se corrió en seguida mientras yo seguía saboreando la lefa que había en mi boca y mis labios. Fue un polvo genial.

 

-uff amor, me ha encantado. Me da mucho morbo follar con un gay. Es genial que seas tan marica y que a la vez me folles tan bien

 

-Pero yo no soy gay Sandra, - le dije yo aún temblando de placer - solo le he tocado la polla a un chico.

 

-Ya lo sé amor, pero yo te enseñaré a ser muy maricona y a disfrutar completamente de una buena polla. O varias jiji. O no me digas que no te ha encantado imaginarte tu culo abierto por una deliciosa polla.

 

-Pero yo, no se, yo creo que no soy gay. fijate como te he follado- dije yo cada vez más confundido.

 

-Ya lo sé amor, tú no lo sabes, pero eres muy marica solo que tu polla es tan activa que follas hasta coñitos de mujeres calientes como yo jiji. - dijo Sandra - Bueno, vamos a tomar algo que me ha entrado sed y hablemos de otra cosa.

 

Me pareció buena idea, aunque no sé si podría pensar en otra cosa, estaba un poco en sock.

 

Nos duchamos, Sandra se puso muy sexy, era increible lo sexual que podía estar. Yo me fui a poner los pantalones pero Sandra me paró.

 

-cielo, no te irás a poner esa ropa tan aburrida, no?. Creo que tú también puedes ser muy sensual con un poco de ayuda. Además que será más divertido. Justamente tengo aquí unos pantalones vaqueros que me regalaron y me vienen muy gandes, pruebatelos.

 

-Pero son unos pantalones de chica?. Tienen la cintura muy muy baja y levantan mucho el culo. Son claramente de chica y están llenos de agujeros- dije yo.

 

-ah cielo, como eres. Tú puedes llevar cualquier tipo de ropa, tienes que acostumbrarte, no hay que tener prejuicios. Mira pruebatelos que a tí seguro que sí te valen.

 

Me los puse y se ajustaban como unas mallas. El culo me lo apretaban y me quedaba como de una bailarina brasileña, estaba lleno de agujeros y se me veía mucha pierna, pero lo peor es que era de tiro tan bajo que se me marcaba todo el paquete y los calzoncillos se me salían por arriba.

 

-cariño no puedo ir con esto -dije yo- me va a mirar todo el mundo.

 

-Tienes razón - dijo Sandra,- no puedes llevar esos calzoncillos. Pero tengo la solución, quitate los pantalones y los calzoncillos y ponte esto.

 

Me quité todo y de repente Sandra me dio una diminuta braguita de las que ella usaba. Un culotte muy sexy.

 

-Pero como voy a ponerme esto? Esto es un culotte de chica y con muchos encajes. Y es imposible que me quepa la polla dentro.

 

-que sí, pero si siempre me dices que te gustan mucho. No me seas antiguo. Pontelo y sólo prueba, y si no te gusta pues te pones tu ropa normal. Además si no te cabe la polla es que estás empalmado y eso es que te está gustando la idea putita mia jijij.

 

A regañadientes acepté a ponermelo, aunque en cuanto me empecé a poner las braguitas tipo culotte me excité muchísimo al notar su suavidad, y la presión que ejercían en mi polla. Y también como se me metía por el culito.

 

-No pienso ir con estas braguitas-dije yo- pero mientras lo decía me miraba en el espejo y daba vueltas para ver mi culito, uff. Me hacía un culito muy apetecible.

 

Accedí a ponerme el pantalón y me quedé impresionado. Me hacía una figura muy estilizada, marcando un culo muy apretado y con un tiro tan bajo que se me veía la braguita y casi hasta el principio del culito. Por delante era peor, porque tenía la polla totalmente empalmada y aplastada contra el diminuto pantalón se me marcaba todo el capullo hasta llegar al bolsillo. Un poco más y se me salía la punta por arriba y eso que tenía la polla totalmente ladeada.

 

-guauu, estas preciosa cielo - me djio Sandra - eres una monada. Cualquier tio se morirá por acariciar tu culo y sólo pensarán en follartelo jiji.

 

Yo hice como que no me había dado cuenta, pero me impactó que me hablara en femenino, aunque debió ser porque tenía un pantalón muy de chica que me hacía un culito muy respingón.

 

-vamos a bajar al bar que tengo sed- dijo Sandra- abriendo la puerta.

 

-que dices, espera que me cambie- le dije rápidamente-

 

-noo, ni mucho menos Jose, dejate esos pantalones, te sientan genial.

 

-pero como voy a salir así?, se me marca el culo como si fuera un travesti. - dije yo

 

-y que tiene de malo? Eres muy sexy de travesti, apetecible.

 

-y además se me ve que llevo bragas si se me sube la camiseta, y se me nota toda la forma de mi polla por delante de lo empalmado que voy.

 

-claro cielo - dijo Sandra - eso es porque estás tan excitada con esta ropita que estás empalmadísima. Amor, yo sé lo que te gusta mejor que tú mismo, yo sé que te vas a sentir muy bien aunque pases un poquito de vergüenza, pero eso te excitará mas.  Además ahora no hay mucha gente en el hotel y está anocheciendo, hay menos luz. Tú solo te paseas un ratito a mi lado y si no estás a gusto regresamos a la habitación y volvemos a follar como antes.

 

No lo tenía claro y a Sandra no se le ocurrió otra cosa que sacar un dildo que tenía en su maleta acercarmelo a la boca mientras me sobaba mi polla que si ya estaba durisima al contacto de su caricia se me puso a explotar, y me decía : - te acuerdas de lo que has disfrutado tocando la polla de Juan?, eh putita, confiesamelo.

 

-No Sandra, ha sido solo un juego, ya has visto como te he follado ahora, no soy gay

 

-Jose amor, reconoce que has disfrutado mucho acariciando esa polla, y reconoce que te has quedado con ganas de chuparla, meterla en tu boca y notar su sabor.

 

-Bueno un poco si, pero sólo por curiosidad. - confesé de tan excitado que estaba.

 

-Me encantas, aún no se si te convertirás en un marica deseoso de chupar pollas o en una zorrita, una autentica chica con un culito abierto a cualqueir polla gorda, jiji.- me dijo Sandra premonitoriamente, tanto que me asusté sobre todo porque noté que esas palabras me ponían más cachonda (o más cachondo, ya no sé que poner).

 

Mientras me hablaba yo no me di cuenta pero había agarrado el dildo con una mano y estaba empezando a chuparlo por la punta, no se que me pasaba pero me estaba dando mucho morbo.

 

-Vamos cielo, vamos a dar una vuelta vestidas las dos muy sexys y ojalá que veamos a Juan y pueda admirar lo sexy que estas y pueda presumir de que una putita como tu le ha hecho una paja en la playa. A que estás deseando ver a Juan - dijo Sandra.

 

-Amor, si me ve así me muero de corte, va a pensar que soy un marica, y encima tú le dijiste que yo era gay.

 

-Cielo, te diste cuenta de lo que se excitó cuando le dije que tú eras gay?, no te gusta hacer disfrutar a las personas?, pues tu lado gay hará disfrutar a mucha gente, ya lo verás.

 

Bueno, vamonos, pero antes ponte esta camiseta que pega bien con el pantalón. Y me dejó una camiseta suya que a mi me quedaba muy ajustada, pero ya estaba tan sumisa que aceptaba todo lo que me decía Sandra.

 

Salimos de la habitación hacia abajo y yo no entendía cómo estaba tan empalmado y a la vez estaba que me moría de vergüenza, tratando de que no se me reconociera con las gafas de sol que me puse y bajándme la camiseta porque con cada movimiento brusco se me subía por encima de la cintura y se me notaba que llevaba un culotte muy femenino.

 --------------------------------------------

en cuanto pueda seguiré con el relato. Y estaré encantado de recibir sugerencias y comentarios si les ha gustado. un beso

dulcex@gmx.es


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Jose Dulce

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (7)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Jose Dulce
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)