Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 4.964 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.469 Miembros | 19.284 Autores | 97.887 Relatos 
Fecha: 25-Nov-16 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

Aprendiendo a Amar Cap. 66

Tami22
Accesos: 4.310
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 21 min. ]
 -   + 
- Me reí – Hace rato que tenes esa fantasía – asintió con una hermosa sonrisa en los labios - ¿Y si me comes a besos ahora? Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

carolinas9  me encantaria poder contactarme con vos para comentarte varias cositas respecto a tu comentario del capitulo 64... Respecto a los que me dicen que quieren dejar de leer la historia por que no es el curso que les gusta que lleve solo puedo decirles que tengan paciencia, todas las historias atraviesan cosas que no nos hustan pero se que el final terminara gustandoles... Espero Sigan leyendola...

Agreguenme a Facebook: https://www.facebook.com/tami.denise.56

Siganme en Twitter: https://twitter.com/AaAmarTR

Envienme correos: tami.denise.22@hotmail.com

Saludos ;)

Capítulo 66

>>Sofí<<

Ya van cuatro meses desde que no estoy con Jenny, me duele ver que ahora que tiene tiempo lo dedica para divertirse y no ha intentado recuperarme. Santi se está quedando más días de la semana con ella, dice que se divierte más y todos sus juguetes están allá así que pasan mucho tiempo juntos y me ha dicho que varias veces fue a visitarla un chico, estoy segura que es Karim ya que veo que se llevan muy bien estando en la empresa y varias los vi irse juntos.

Tami me pidió que me siga quedando con ella, le quise pagar varias veces un alquiler pero no lo acepto solo quiere que le cocine rico todos los días ya que debe seguir una dieta equilibrada por la anemia que tiene.

Es viernes, estoy por irme de la empresa para la universidad, golpee la puerta de la oficina de Jennifer y ella me abrió, adentro estaba con Tati y Karim

-      Ya me voy – mi ex novia sonrió – Santi quiere ir a quedarse con vos

-      Está bien, lo paso a buscar por lo de Tami cuando salgo – se sentó en su silla

-      No, yo lo llevo así aprovecho para hablar con vos – Tati y Karim me miraron

-      ¿A qué hora llegas? – agarro su celular y contesto un mensaje que le había llegado

-      A las 8 pm más tardar – le di un beso en la mejilla a Tati y luego le sonreí al contador – Me voy que se me hace tarde

-      Te espero entonces – respondió sin apartar la vista de la pantalla de su celular

Me fui y mientras bajaba me encontré con Tami, se ofreció a llevarme rápidamente a la universidad ya que era tarde, nos subimos a su moto y nos fuimos, cuando llegamos me despedí de ella y le entregue el casco, me pregunto si me pasaba a buscar en la noche y le dije que no, que iba a salir temprano y pasaba a buscar a Santi por la casa de mi abuela para llevarlo con Jenny, me dio un beso en la mejilla y partió de nuevo hacia la empresa.

Las dos materias que tuve se me hicieron muy largas pero en cuanto dieron las 7 pm agarre mis cosas y me fui, tome un taxi hasta la casa de mi abuela, Santi se alegró de saber que lo llevaría con Jenny, le dije que se suba al taxi, en el camino fui pensando, tengo que regresar con Jenny, la extraño, la amo, me hace muchísima falta y no quiero pasar más tiempo lejos de ella.

Una vez que el auto se frenó en la puerta de la casa le pague y nos bajamos, toque el timbre y rápidamente Jenny abrió la puerta, entramos los tres y Santi subió la escalera

-      Bueno, mañana lo dejo en la casa de tu abuela – tenía su mano izquierda en la puerta esperando que me vaya para cerrarla - ¿Necesitas algo más?

-      Te extraño – soltó la puerta y se cruzó de brazos – No puedo seguir sin vos, te necesito a mi lado

-      ¿No te parece que me estás diciendo esto cuatro meses tarde? – baje la mirada - ¿No te parece egoísta pensar que te iba a esperar tanto tiempo?

-      Necesitaba tiempo, dijiste que me esperarías – negó – Ahora tenes más tiempo libre y no me buscaste

-      No, claro que no – hizo silencio y volvió a hablar – Te busque cuando terminaste conmigo cuando Santi tuvo problemas en la escuela, te busque hace cuatro meses cuando te fuiste de casa y me echaste de tu cuarto porque no querías que te vea desnuda ¿Esperabas que te busque ahora también?

-      Estoy acá, buscándote – se rio irónicamente

-      Ya es tarde Sofía – sentí un nudo en la garganta – Estoy conociendo a alguien

-      ¿Es Karim? – en ese momento bajo Santi

-      ¿Te vas a quedar a dormir Ñeña? – pregunto contento al verme aun ahí – Te presto mi almohada

-      No Santi, Sofía ya se va – Jenny le respondió y él se puso triste

-      Subí mi amor, ahora voy a hablar con vos – asintió y subió la escalera – Respóndeme ¿Es él?

-      No te interesa quien es Sofía, no tengo que darte explicaciones – cerré la puerta que aún estaba abierta – Esperabas que con decirme te extraño yo volvería con vos ¿Dónde quedo yo?

-      Acá quedas vos – agarre su mano y la puse en mi pecho – No me podes decir que vas a tirar nuestra relación a la basura – mis lágrimas comenzaron a salir de mis ojos – Estoy acá parada pidiéndote que regreses conmigo

-      No puedo Sofía, no puedo correr a tus brazos solo porque me decís que me extrañas – moría de ganas que me abrace pero ella seguía igual de firme – No puedo darte otra oportunidad, debes ganártela

-      Seque mis lágrimas – Que irónico, tantas veces hablamos de lo tontas que fueron Tami y Sami y estamos haciendo exactamente lo mismo

-      Estas en lo correcto – volvió a abrir la puerta – Llevate la camioneta, te la regale y acá se está echando a perder

-      No la quiero, no me interesa nada material – fue hacia el mueble donde está la pantalla y cuando regreso me entrego la llave – No la quiero Jenny

-      La pueden usar Tami y vos, por cualquier emergencia – no la deje seguir hablando y la bese, ella se quedó paralizada y cuando me separe se cruzó de brazos - ¿Es lo que necesitabas? ¿Ya con eso nos reconciliamos?

-      No, pero no voy a perderte – cerré la puerta y me fui

Comencé a caminar, no podía contener mis lágrimas, ya era de noche la calle estaba vacía, no iba hacia ningún lado, solo quería pensar, no quiero perder a Jenny pero tampoco puedo obligarla a que regrese conmigo. Varias cuadras después una moto paso cerca de mí, me asuste un poco así que acelere mi paso y escuche que la moto regresaba hacia mí, se detuvo y justo cuando iba a salir corriendo se sacó el casco y vi que era Tami

-      Pequeña, veni acá – camine hacia ella y la abrace - ¿Dónde estabas?

-      Quise caminar un poco – saco el casco que llevaba en su codo y me lo entrego

-      Vamos a casa – me puse el casco y ella también, me subí, la abrace fuerte y ella arranco la moto

Cuando llegamos a casa no espere a que Tami termine de guardar la moto y me fui corriendo a mi cuarto, me acosté en mi cama y abrace mi almohada, pocos minutos después Tami llego y se acostó a mi lado, me abrazo e hizo silencio mientras yo lloraba, acaricio mi cabello durante largos minutos, cuando pude tranquilizarme un poco me senté en la cama y me la quede mirando

-      ¿No fue bien? – negué y comencé a llorar de nuevo - ¿Qué te dijo?

-      Que está conociendo a alguien – me abrace a ella – Seguro es Karim

-      No mi amor, eso te lo dijo para hacerte molestar – acariciaba mi espalda – No va a estar con nadie, esa mujer está loca por vos, solo se hace rogar

-      ¿Cómo hago? – me acosté de nuevo con mi cabeza en su pecho – No quiero estar sin ella

-      Demostraselo, no hables más, actúa – asentí – Ahora descansa, mañana podrás pensar como lo vas a hacer

Cerré mis ojos y con sus caricias me quede dormida. En la madrugada me desperté, tuve un mal sueño y desperté a Tami, estaba casi por caerse de la cama, ella se acomodó y me volvió a abrazar, me acurruque en ella y trate de volverme a dormir, no se iba de mi mente la imagen de mi sueño en la que Jenny se besaba con Karim.

Cuando sonó la alarma me levante y me fui a bañar, cuando salí desperté a Tami y ella hizo lo mismo que yo. Cuando ya estuvimos ambas arregladas desayunamos y luego fuimos a la empresa, Tami se fue para su oficina y cuando yo iba para la mía salía justo Karim de la oficina de Jenny

-      Hola Sofí – le sonreí – Me dijo Jenny que vayas en cuanto puedas

-      Gracias – el apretó con suavidad mi hombro y camino hacia la sala de espera, abrí la puerta y Jenny me miro – Hola ¿Qué paso?

-      Hola Sofí – se veía preocupada – Santi ayer tuvo mucha fiebre

-      ¿Por qué no me llamaste? – le recrimine

-      Te llame más de diez veces, no me respondiste – recordé que no había sacado mi celular de mi bolso, lo busque y era cierto, tenía sus llamadas perdidas – Lo lleve al médico y tiene varicela

-      ¿Cómo? – me senté – No le note granitos ni nada

-      Los tenía en el abdomen y en el cuero cabelludo, hoy ya le salieron en la carita – me levante y ella también – Esta en mi casa con Sami, desde anoche se quedó con nosotros y me dijo que se quedaba con él

-      ¿Me podes dar autorización de ir con él? – asintió – Gracias

-      Espera – me detuvo – Vine solo para que vayamos juntas

Agarro su bolso y bajamos, fuimos al estacionamiento, subimos a su auto, lo encendió y partimos hacia su casa. Íbamos en silencio aunque yo no podía apartar la vista de ella, Jenny lo noto y sonrió

-      Me va a dar dolor de cabeza si me seguís mirando – volteo a verme y baje la mirada – ¿Sabes que cuando estas triste tus ojos se ven más oscuros?

-      ¿En serio? – asentí y ella se miró en el espejo retrovisor - A mí se me hacen iguales

-      Vos no los ves como los veo yo – en ese momento se me derritió el corazón de amor

-      Perdón por no responder el celular anoche, me sentía bastante mal – me miro apenada – ¿Estuvo muy mal Santi? – se detuvo en el semáforo

-      Sí, no pudo casi dormir – negué con mi cabeza – Por suerte estuvo Sami conmigo ayudándome, estaba bastante asustada

En ese momento llegamos a su casa, abrió el portón con el control y entramos a la cochera, nos bajamos y cuando entramos nos encontramos a Sami en el sillón

-      ¿Cómo está? – le di un beso en la mejilla

-      Bien, recién se durmió – deje mi bolso – Ya le di los medicamentos

-      Gracias Sami – Jenny la abrazo – Anda a descansar, no dormiste nada

-      Me avisan cualquier cosa – se despidió de mí y se fue

-      Voy a ir a ver como esta – subí la escalera

Entre a su cuarto, estaba acostadito, bastante cobijado y se le veían varios granitos en la cara, le di un beso en la frente y me fui, cuando salí justo subía Jenny

-      ¿Sigue dormido? – asentí – Veni – tomo mi mano y me llevo a su cuarto, cuando entramos estaba nerviosa, como la primera vez que estuvimos juntas en el hotel donde nos encontramos a Saúl - ¿Por qué temblas?

-      Estoy bien – sonrió - ¿Para qué me trajiste acá?

-      Te quiero pedir perdón por la manera en que te trate ayer – se recogió el cabello – Fui muy dura y realmente cuando te fuiste me sentí muy mal

-      Sé que debí buscarte hace mucho tiempo pero cuando vi que empezabas a tener tiempo y ese tiempo lo aprovechabas para salir a divertirte me sentí muy mal – la mire a los ojos - ¿Estas con Karim?

-      Salí varias veces con Malik pero solo como compañeros de trabajo – no entendí de que hablaba – Le gusta que le digan Malik, su segundo nombre

-      Tienen mucha confianza por lo que veo – mire hacia abajo - ¿Te gusta? – pregunte sin mirarla

-      No te voy a negar que es muy lindo – mis ojos se llenaron de lágrimas – Pero hay alguien más que me enloquece

-      ¿Quién? – levante la mirada y comenzaron a caer las lagrimas

-      Vos – seco mis lágrimas – Quise hacerme la dura, que te esfuerces por regresar conmigo pero cuando se puso mal Santi desee que estés a mi lado, apoyarme en esa valentía que tenes y que siempre te saca adelante – me tomo de las manos – No quiero ni puedo seguir sin vos, estos cuatro meses me volví loca, te veía en la empresa, quería meterte a uno de los baños y comerte a besos

-      Me reí – Hace rato que tenes esa fantasía – asintió con una hermosa sonrisa en los labios - ¿Y si me comes a besos ahora?

Soltó mis manos y puso las suyas en mis mejillas, se acercó lentamente y al sentir sus labios sobre los míos mi cuerpo se relajó, rodee su cintura con mis brazos y nuestro beso se hizo más intenso, la falta que me hizo estos cuatro meses desapareció, su boca me revitalizo. Nos quedamos abrazadas varios minutos, luego me tomo de la mano y fuimos a la cocina, me dijo que me sentara y se puso a cocinar, estuvimos hablando sobre Todo lo que paso estos meses, varias veces me puse a llorar y ella dejaba lo que estaba haciendo para abrazarme y besarme.

Después de comer despertamos a Santi, Jenny le llevo comida y nos quedamos haciéndole compañía a mi hermanito el resto del dia.

>>Sami<<

Todo con Juanjo va muy bien, me trata como una reina, hacemos muchas cosas juntos y con el proyecto que consiguió Tati en Uruguay no fuimos unos días para allá, tuvimos mucho trabajo pero nos hicimos nuestro tiempo para ir a pasear, no había ido nunca así que disfrute mucho.

No llevo casi nunca a Juanjo a casa ya que Isabella está demasiado molesta con nuestra relación y siempre hace algún comentario desafortunado y prefiero evitar problemas.

Hoy es mi cumpleaños, Jenny me ofreció su casa para festejarlo así que aprovechando que es sábado al salir de la empresa voy a ir a su casa a preparar todo.

A la primera que vi en la mañana fue a Bella, al verme salir ya lista para el trabajo me dio un abrazo y vi que me había preparado un desayuno muy rico

-      Sé que es poquito pero quería darte este bonito detalle – le di un abrazo y nos sentamos a la mesa – Espero que te guste

-      Corte un trozo de pastel para ella y otro para mí, con mi tenedor agarre un poco y lo lleve a la boca – Esta riquísimo Bella – dije con la boca llena y ella sonrió

-      Me da mucho gusto Sami – acaricio mi mano y seguimos desayunando

Después de ese agradable inicio de dia nos fuimos a la empresa, al llegar mamá Carmen me abrazo y me felicito por mi dia. El siguiente en verme fue Pablo, llego con Caro y el hermoso Matías, apenas tiene tres meses pero parece mucho más grandote, me dieron mi abrazo y luego fueron a su oficina ya que Caro había empezado a trabajar con nosotros también. Mica al verme me lleno de besos

-      Samita, feliz cumpleaños amiga – me abrazo – Otro más que pasamos juntas

-      Ya van varios, perdí la cuenta – me entrego una pequeña cajita – Muchas gracias Micolita, no te hubieras molestado

-      Es un pequeño detalle, el regalo mayor es esta noche – la mire sin entender – Ya vas a saber de qué hablo

-      Tengo miedo con tus locuras – unos brazos me rodearon por detrás, rápidamente identifique a mi mejor amiga – Hermanita

-      Mi amor – me hizo dar vuelta y me abrazo – Feliz cumpleaños

-      Gracias Jenny – me abrazo fuerte, tanto así que me levanto del piso – Estoy muy feliz de que sigas en mi vida

-      No empeches que me vas a hacer llorar – nos reímos

-      Feliz cumpleaños Sami – Sofí beso mi mejilla – Espero que tengas un hermoso dia

-      Muchas gracias Sofí – aún seguimos un poco distantes después de la discusión  con Jenny

-      ¿Juanjo ya te vio? – negué - ¿Ya llego? – Jenny le pregunto a mamá Carmen

-      No, aun no llego a la empresa – en ese momento llegaron Tati y Tami

-      Hola Sami – Tati me abrazo - ¿Cómo empezaste tu dia?

-      Muy bien, con un rico desayuno y el cariño de todos ustedes – sonrió y mire a su novia – Hola Tami

-      Feliz cumpleaños Sami – nos abrazamos – Me da gusto que haya empezado muy bien tu dia

-      Iba a responderle pero cuando mire hacia la puerta entro mi guapo novio – Princesa – me abrazo y me dio un beso – Feliz cumpleaños mi vida

-      Ya no aguantaba las ganas de verte – beso mi mejilla – Ahora mi dia mejoro mucho mas

-      Este dia va a ser especial mi amor – saludo con la mano a todos – ¿Vamos a festejar en tu casa verdad Jenny?

-      Sí, claro ya está todo listo para que en cuanto salgamos empiece la fiesta – la mire con el ceño fruncido – No íbamos a dejar que prepararas la fiesta de tu cumpleaños – dio un aplauso – A ponernos a trabajar que quiero salir puntual

Nos fuimos cada uno para su oficina, al entrar vi que había muchas flores, iguales a las que la tía de Juanjo había dejado en su casa de la playa, lo mire y él beso mis labios, nos demoramos más y nos pusimos a trabajar, mi novio y Bella fueron al estudio y yo me quede en mi escritorio, pocos minutos después llego Karim, me felicito y nos pusimos a trabajar en unas cotizaciones.

Toda la mañana recibí llamadas y mensajes de felicitaciones, varios eran de las chicas de la universidad y algunos familiares, respondí todos y cada uno. Unas horas después me llego un correo de Tami, decía que había cerrado el trato con un cliente y me pidió que subiera para ver algunos detalles, le dije a Karim que continuara solo que cuando bajaba lo revisaba junto con él. Subí, Luz y Laura al verme se acordaron que era mi cumpleaños y me saludaron, la recepcionista de las abogadas me dijo que Tami me esperaba y fui a su despacho, golpee y cuando escuche su voz entre

-      ¿Qué necesitas Tami? – me senté frente a ella que estaba firmando unos papeles

-      Recién cerré un trato – levanto la vista y me miro – El cliente es demasiado especial y quiere que le expliquen los materiales que utilizamos porque le dijeron que no sé qué tipo de material es malo, le mostré el catalogo pero dijo que quería hablar con alguien que pueda explicarle

-      ¿Dónde está? – pregunte

-      Fue al baño – se abrió la puerta y un hombre no muy grande entró – Gutiérrez, ella es la Licenciada Marín, forma parte de nuestro grupo de Arquitectos

-      Buenos días Licenciada – estiro la mano y se la tome

-      Buenos días Señor Gutiérrez – ambos tomamos asiento

Estuve aclarando sus dudas por varios minutos, se veía que es un cliente muy complicado ya que todo lo preguntaba dos o tres veces, le enseñe un video de una de nuestros proyectos, eso me ayudo a explicarle mejor y él sintió un poco más de confianza, Tami fue redactando el contrato y para cuando termine de explicarle ya lo tenía listo. Ya más tranquilo y seguro lo firmo, estrechamos nuestras manos y se retiro

-      Gracias por lo de Licenciada – me sonrió – Menos mal que no sabe que soy estudiante, si no ni me hubiera querido escuchar

-      Tenes poder de convencimiento – me reí – Hace 11 años nos hicimos amigas

-      Si, paso rapidísimo el tiempo – se empezó a reír a carcajadas - ¿Qué paso?

-      Me acorde de la chica que era tu amiga, no me acuerdo su nombre – casi no le entendía lo que hablaba

-      ¿Fanny? – asintió - ¿Qué hay con ella?

-      La cara que puso cuando la echaste de tu casa cuando te hizo decidir entre ella y yo – me empecé a reír también al recordarla – De verdad fue muy divertido

-      La puerta se abrió – Perdón – Sofía entro y cerro – Necesito que me ayudes Tami

-      ¿Estás bien? – pregunto al ver la cara preocupada de la rubia

-      Un cliente quiere rescindir el contrato porque no le parece bien unas cosas del contrato – Tami suspiro – ¿Esta en tu oficina? – asintió – Vamos y veo que puedo hacer – me miro – Te veo en la casa de Jenny – beso mi mejilla y se fue

Me quede pensando en mi primer cumpleaños con Tami en mi vida, en ese momento si me hubieran dicho que pasaría todo lo que paso en los siguientes 11 años me hubiera reído tan fuerte como Tami hace un rato, me levante de la silla y regrese a mi oficina.

A las 2 pm salimos, como había ido sin auto nos fuimos Bella, Juanjo y yo a buscar a Marcelo que ya estaba con Pao y luego partimos hacia la casa de Jenny. Cuando llegamos vimos que también lo hacían Sofía, Jenny y Karim junto con Laura, entramos los ocho y me reí al ver que estaba decorado como si fuera una fiesta infantil. Unos pocos minutos después llegaron Tati, Tami, Luz y mamá Carmen, después llegaron Mica y Manu acompañados por Luciana y Julián y por ultimo Pablo y Caro, ya que habían dejado a Mata con sus abuelos.

Todos fue transcurriendo muy bien, nos estábamos divirtiendo mucho, ya cuando oscureció Jenny saco un enorme pastel del refrigerador, pusieron veinticinco velas y me cantaron el feliz cumpleaños, recordé mi cumpleaños número catorce, mire a Tami y sonreí al saber que mi sueño de que siempre este en mi vida se había cumplido, luego mire a Jenny, también había deseado tenerla siempre conmigo y sé que también estaba cumplido, el último deseo de ese cumpleaños fue ser siempre feliz, no lo había sido siempre pero pase muy buenos momentos en mi vida pero ahora era hora de tres nuevos deseos, cerré los ojos y desee que todo vaya bien con la empresa, luego no separarme nunca de mi hermoso grupo de amigos y antes de pedir el tercero abrí los ojos y los clave en mi novio, deseo que él me dé la mayor oportunidad de ser feliz, suspire y sople las velitas.

Todos vinieron a abrazarme, me dieron varios regalos y por ultimo Juanjo se acercó a mí, me tomo de la mano y me miró fijamente a los ojos, saco algo de su bolsillo, era una bolsita de tela blanca que estaba atada por un moño rojo, con delicadeza lo abrí, al mirar el interior levante mi vista y mire a ese guapo hombre parado frente a mí, regrese la mirada al interior, metí la mano y saque unas llaves

-      ¿Queres venir a vivir conmigo? – me pregunto sonriendo

-      Claro que si mi amor – salte sobre él y lo abrace – Te amo

-      No sabes el miedo que tenia de que no quieras – suspiro y luego me beso – Te amo mi vida

-      Perdón que interrumpa el momento – ambos miramos a Mica – Como te había dicho en la mañana te voy a dar mi regalo – miró a Juanjo – Perdón señor pero nos va a tener que prestar a su chica para llevarla a festejar entre chicas esto

-      Por supuesto – me dio un beso en los labios – Vayan a divertirse

-      ¿Ya sabias que me lo iba a proponer? – me acerque a mi amiga

-      Claro, yo fui la primera en enterarme – respondió Micaela

Los hombres se fueron, quedamos solo las chicas, me llevaron al cuarto de las Jenny y Sofí, me dieron ropa más provocativa, luego me subí junto con Bella, y Sofí al auto de Jenny que iba manejando. Mi mejor amiga manejo con calma hasta un bar, las chicas ya habían llegado y nos esperaban en la puerta, cuando estábamos por entrar el guardia saludo a Mica, señalo a una chica y mi amiga se acercó, la joven se presentó como Romina, nos llevó a una mesa larga que estaba cerca del escenario, me imaginaba lo que era, Jenny pidió cervezas, la luces no tardaron en apagarse y comenzó el show, salieron tres hombres muy musculosos y bailaron mientras se sacaban la ropa, Mica y Lu estaban como locas, les gritaban cosas a los muchachos, después de eso un muchacho llego por detrás nuestro y me tomo de la mano, me hizo subir al escenario, me hizo sentar en una silla, se bajó y de atrás del telón salió un hombre de piel morena, vestido de policía y comenzó a bailarme, no paraba de reírme, me agarraba de las manos y me hacía ayudarlo a desvestirse, cuando quedo solo con una tanga la cual marcaba su enorme bulto me hizo acariciar su cuerpo y termino haciéndome quitarle la última prenda, escuchaba a mis amigas reírse y gritarme cosas.

Cuando el show en el que tuve que participar termino me baje y me senté nuevamente con las chicas que no dejaban de burlarse de mis caras.

Ya en la madrugada me llevaron a la casa de Juanjo, realmente a pesar de que no me gustan los strippers me divertí mucho y sobre todo porque estuve rodeada con mis amigas. Me despedí de Jenny, de Bella y de Sofí que eran las que iban en el auto y con mi llave abrí el portón, apreté el botón del ascensor y cuando llego a la planta baja me subí, apreté el botón con el número cuatro. Una vez que estuve en la puerta abrí nuevamente con las llaves que me había regalado mi novio y entre, todo estaba oscuro, camine en silencio hasta el cuarto, Juanjo estaba acostado, dormía con mucha tranquilidad, me quite la ropa y me acosté a su lado, el abrió los ojos y me sonrió

-      ¿Cómo la pasaste mi amor? – beso mis labios

-      Muy divertido – me lo quede mirando – Gracias por compartir conmigo este dia

-      No me agradezcas mi vida, estoy encantado de poder estar al lado tuyo – me abrazo y deje mi cabeza – Yo te tengo que agradecerte por aceptar venir a vivir conmigo

-      Fue el mejor regalo – sonrió – Vamos a dormir – bese sus labios – Buenas noches mi amor

-      Buenas noches preciosa – beso mi cabeza

Me acurruque, bese su pecho ya que no tenía remera puesta y con una enorme sonrisa en mis labios me dormí.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Tami22

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (4)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Tami22
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)