Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 4.824 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.348 Miembros | 19.163 Autores | 97.102 Relatos 
Fecha: 26-Nov-16 « Anterior | Siguiente » en Orgías

Promoción en castro urdiales

bokonon
Accesos: 15.957
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 15 min. ]
 -   + 
Una estudiante universitaria necesita unos eurillos con lo que poder disfrutar del fin de semana, compra ropitas.....en fin....Es muy lícito ganarse la vida verdad? Mi amiga Aitziber y yo pasamos un día fuera de casa por una promoción.... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Hola, me llamo Aida. Soy una chica de 18 años del norte de España, vivo en Bilbao. Me gusta el sexo. Siempre he fantaseado con el sexo y esta es la razón por la que asiduamente entro a esta página, aunque en realidad, no tengo demasiada experiencia. Creo que en mi entorno no entramos en estos temas y eso me hace ser un poco retraída.

Tengo novio. Se llama Pablo, tiene 19 años. Es un chico bueno y simpático. Sexualmente vamos probando cosas, pero a veces me gustaría que tuviese más imaginación. No se puede tener todo, un chico majo y guapo que siempre está pendiente de mí, pero que es un poco convencional. Este año he empezado a estudiar en la Universidad, y estoy conociendo a mucha gente. A veces me quedo con amigos de la Facultad y eso a Pablo no le gusta demasiado. Es un poco celosete y  anda un poco mosqueado conmigo. A mí me gusta llamar la atención, soy joven, tengo un bonito cuerpo. Mis faldas, mis escotes, mis pantalones apretados le molestan. A mí me molesta que sea tan anticuado y posesivo. No soy muy alta, mido solo 1,60 peso 49kg. Tengo un cuerpo bonito, lo que más me gusta de mí es mi culo respingón y duro: me gusta mucho andar en bicicleta, y mi tripa. Soy proporcionada. Mis tetas no son muy grandes, pero creo que les saco partido, sobre todo ahora, antes era mucho más tímida. De cara soy normal, aunque me maquillo. Me encantan los labios pintados y el rímel.

De vez en cuando cojo algún trabajillo en una agencia de eventos, para ganarme unos eurillos, me surgió la posibilidad de hacer unas promociones en farmacias de un producto nuevo, teníamos que ir dos chicas, así que hable con mi amiga Aitziber. Es amiga desde niñas, aunque ahora estudiamos en universidades distintas. Es un poquito más alta que yo, tiene buen tipo, aunque ella no se saca el mismo partido, es un poco niña aún. Fijaos que paso a buscarme y llevaba unos pitillos verdes y sudadera blanca, con unas zapas a la moda, mientras que yo llevaba un pantalón de cintura alta que me hace un culo espectacular, pero llevaba una chaqueta de punto negra básica con los botones abiertos hasta el canalillo para enseñar escote.

-          Aitzi, tía, dos morenas como tú y yo tenemos que ir despampanantes…ven que te maquillo un poco.-se rio y se dejó hacer, como siempre-

Teníamos que ir a Castro Urdiales, queda cerquita, y yo llevaba el coche. La promoción era en el horario de la mañana, nos pagaban la comida y nos dejaban la tarde libre. Allí estuvimos desde las nueve hasta las dos. La verdad es que lo pasamos bien, y además me gustaba estar con mi amiga. Aunque el plan era volvernos a Bilbao y comer cada una en su casa, le dije:

-          Y si comemos por aquí juntas en vez de guardarnos el dinero de la comida? La verdad es que me apetece estar contigo y así nos ponemos al día…

-          Jo, Aida –me dijo- pues sí que me apetece….

Y nos acercamos a una pizzería del pueblo….un jueves 24 de noviembre….estaba vacía, había dos señoras mayores y nosotras. Nos sentamos encantadas dispuestas a pasar un buen rato y cotillear. Yo le enseñaba fotos con gente de la facu, con Pablo, ella me enseñaba fotos suyas con su novio, nos reíamos….pedimos un plato de pasta cada una y nos pusimos a comer.

-          Qué tal con Pablo? Tía, ya llevas casi tres años….el día que yo lleve lo mismo con Aitor…

-          Buff –le dije- últimamente está un poquito inaguantable. No deja de darme la brasa. Creo que lleva mal el cambio del último año. Así que no sé…

-          Bueno lo superareis supongo, la suerte que tenemos Aitor y yo es que estudiamos en el mismo sitio, así que siempre estamos juntos…

-          Y no te agobia? Jajajjajaja

-          Siiiii, jajajjajaja –me contesto-

Estábamos en estas cuando entró otro cliente. Era un hombre mayor, de pelo plateado. Tendría la edad de mi padre. Alto y con barba, muy delgado y bastante más moderno que mi padre. Me pareció que estaba bueno, así que le di una patadita a Aitzi y se lo señalé.

-          Jajajajjaja –me dijo- tiene más años que nosotras dos juntas

-          Pues seguro que nos hace un buen apaño, tonta, que años ha tenido para aprender jajajaja –le dije

Aitziber abrió una boca enorme de sorpresa y yo seguí riéndome. Dejamos el tema porque le sentaron en la mesa contigua a la nuestra, a espaldas de Aitziber, por lo que él y yo nos quedamos cara a cara con mi amiga en medio. Se sentó y sacó dos teléfonos  y se puso a trastear…y nosotras seguimos a lo nuestro. Nos reímos tan alto que acabamos llamando su atención, nos miró y yo le miré a él y me sonreí. Sin darme cuenta le había invitado a mirarme, y lo hacía, vaya si lo hacía. Con descaro.

No era guapo ni feo, la verdad, cara delgada piel morena curtida, semblante serio….pero tenía una mirada arrebatadora, firme, segura, me desnudaba cada vez que alzaba la cabeza. Yo perdía la atención en la conversación. De repente éramos tres,  y yo, tonta de mí, solo me preocupaba de sus miradas, medía mis gestos, insegura.

-          Voy al baño, ahora vuelvo. –dijo Aitziber-

-          Vale –contesté-

Con el mismo descaro que miraba mi escote, vi como miraba el culo a Aitziber cuando se iba. Me dio una punzada de celos. Quería que sus miradas fueran para mí. Aitziber volvió y se sentó, ahora mis conversaciones le incluían a él. Intentaba dar señales pero ya no nos miraba. Acabó de comer, pidió la cuenta y se fue. No pude evitar volver la cabeza mientras salía.

-          Aida cielo, se te van los ojos….de verdad te gusta?

-          No….no sé….solo quiero saber si está a nuestro alcance. No te imaginas como te miraba el culo cuando te levantaste al baño. Repasito al ir y repasito al volver.

-          Joder!!!! –dijo- que puto salido…si podía ser su hija!!!!

-          La verdad es que tienes un buen culo, no le culpes, jajjajaja

-          Y comiendo pasta así de salvaje, culazo se me va aponer, jajajjaja

-          Estaba buena la comida no?

-          Si, y me lo he pasado muy bien –me dijo-  quieres café?

-          Vale –contesté- pero en otro sitio. Yo también me lo he pasado muy bien….contigo y con las miradas del señor a mis tetas….estoy tan necesitada que me ha hecho mojar las bragas.

Aitziber puso la misma cara de sorpresa y diversión que la primera vez. –hoy a Pablo le va a salir bien el día, jajajjajaja- me dijo

Pagamos la cuenta y nos fuimos caminando. El sol caldeaba una mañana fría y caminamos hacia una plaza que hay junto al puerto para tomarnos un café. No habíamos andado unos metros, cuando vi a mi hombre de pelo gris hablando por teléfono. Colgó, y sin decir nada a mi amiga me dirigí directamente a él con la mejor de mis sonrisas:

-          Hola –dije- nos apetece tomar un café y no sabemos dónde ir, conoces algún sitio tranquilo donde podamos sentarnos tranquilas?

-          Solas vosotras dos? O estoy invitado? –me contestó dibujando una amplia y bonita sonrisa que iluminó su cara-

-          Estás invitado si quieres –le dije con una sonrisa del mismo tamaño-

-          Vale, pues vamos….

Aitziber estaba flipando, me miraba con gesto de desaprobación, pero yo iba a demostrarle que ese hombre que podía ser mi padre estaba a mi alcance como cualquier otro, así que los tres nos pusimos en marcha.

-          Me llamo Aida, y mi amiga es Aitziber.

-          Yo me llamo Alain, encantado.

No fuimos a la plaza, callejeamos un poco juntos y nos metimos en un bar, era un bar muy bonito, de madera y con sillones de cuero. Alain conocía al camarero, le saludó y nos sentamos al fondo en un sofá. Yo me senté con él y Aitziber en frente nuestro. Cuando me preguntó que quería le dije que un café cortado, Aitziber lo pidió con leche. Se levantó y fue a la barra a pedir.

-          qué haces tía? –dijo Aitziber- vámonos!!!

-          No, por favor, acompáñame en esto.

-          Pero, qué vas a hacer?

-          No lo sé…..pasármelo bien

-          Te mato!!!!!

Puse cara de buena y Aitzi se relajó un poquito. Alain volvió con los cafés y traía chupitos para los tres. Aplaudí la ocurrencia y nos pusimos a hablar. Era un hombre con buena conversación, daba gusto estar con él, era simpático y hablador. Aitzi se fue sintiendo cómoda y yo cada vez lo estaba más. Cayeron varias rondas de chupitos y se iba haciendo tarde, pero Alain seguía mirándome con descaro y seguía poniéndome cachonda como en el restaurante, de vez en cuando me tocaba y me ponía a cien. El juego era muy divertido.  

-          Vivo aquí al lado, queréis subir a casa y nos tomamos la última?

-          Si –dije- vamos

M i amiga hizo amago de decir algo, pero se calló. Alain pagó la cuenta y nos fuimos. Vivía cerquita y cuando nos dimos cuenta estábamos en su casa. El salón era inmenso y nos invitó a sentarnos en el sofá. Además del salón, que no tenía gran cosa, ni tan solo una tv, estaba su habitación el baño y la cocina. Aitziber y yo nos sentamos.

-          Qué os apetece? –preguntó-

-          Ron cola –dije- tienes?

-          Si –me dijo-

-          Ponme a mi otro- dijo Aitzi-

Me senté en el sofá grande y Aitziber en el otro, Alain vino con las copas y se sentó junto a mí. Aitziber estaba medio morada, se le veía mientras nos miraba. Alain estaba pegado a mí, me había pasado la mano sobre el hombro, y me tocaba una teta sin disimulo, yo quería comérmelo, y miraba a Aitziber viéndonos sin inmutarse. Alain me giró la cara y me besó, le devolví un beso cálido y húmedo, sentía su lengua recorrer mi boca. Sus dedos recorrían la línea de mi escote, y yo no paraba de besarle, como besaba el cabrón!!! Tenía las bragas mojadísimas. Sus dedos entraron por dentro de mi sujetador y empezó a pellizcarme los pezones de una forma que me vuelve loca, tirando de ellos un poquito entre su índice y su pulgar. Metía la lengua en mi oreja y me desabrochaba la chaquetita. Ufff, tenía muchas ganas de follarmelo, empecé sobar su paquete por encima del pantalón, recorriendo su polla, amasando sus huevos. Aitziber se acomodaba en su sofá y no perdía ojo de lo que pasaba en el nuestro. Alain trabajaba sobre mis tetas, y yo sobaba su poya. Era una buena poya, por la cinturilla de su pantalón asomaba una cabeza inmensa, yo pasaba el dedo índice sobre ella. El me seguía comiendo los morros y tocándome las tetas. Entre el magreo, el morbo de que Aitzi nos viese, la edad de alain….pensaba en mi padre, en mi novio, en mi amiga, en lo putón que estaba siendo y me estaba volviendo loca….tenía prisa.

-          Muérdeme los pezones, cabron, cómeme la tetas!!! –le dije-

-          Te mueres de ganas?

-          Siiiiiiii –conteste-

Se puso de pie frente a mí, se desabotonó la camisa lentamente con una mano mientras se sobaba su paquete con la otra. Yo le miraba desde abajo, deseando que se abalanzara sobre mí, Aitzi se tocaba las tetas con una mano por debajo de su sudadera blanca.  Me quite la chaqueta, y me quede en un sujetador de algodón blanco, amasándome las tetas, ofreciéndoselas para que se las comiera. Mi coño estaba caliente y mojado.

-          Cómeme las tetas!!!!

Con una mano me bajó un tirante del sujetador, después el otro, yo me desabroche el pantalón y empecé a tocarme el coño. Se agacho saco mis tetas de las copas del sujetador y empezó a comérmelas. Yo sentía su cuerpo fibroso entre mis piernas y acariciaba su pelo. Me estaba follando un desconocido, que podía ser mi padre, delante de una amiga que se estaba tocando con el espectáculo, y ella y yo teníamos nuestros  novios que pensaban que estábamos trabajando.

-          Cómele las tetas a tu puta, cómele las tetas a tu niña….mira que guarra me haces ser….llevas todo el día haciendo que empape las bragas- El me miró y sonrió, sus dedos recorrían mi tripa y me puso de pie y apoyó mis manos en una estantería, me quitó el sujetador, Aitziber estaba a mi izquierda, con la mano dentro del pantalón, la sacaba, se la chupaba y la volvía a meter. Traté de darme  la vuelta, pero él no dejo que separase las manos de la estantería. Me bajo de un tirón los pantalones, dejándome solo un pernera puesta, y oí como se bajaba los suyos. Mi cadera bailaba deseando su poya, buscando su contacto. Estaba desesperada, nunca había deseado que me follasen tanto….por qué era tan puta? Yo nunca lo había sido…..y  Aitziber se quitó la sudadera y se bajó los tejanos, vi como apartaba sus bragas y se metía un dedo entre jadeos.

-          Bailas puta? Quieres poya?-preguntaba alain-

-          Tu poya de padre!!!! No te da vergüenza follarte a una niña?

-          Eres una guarra calientapollas, y esto se te ha ido de las manos, zorra. Desde el restaurante no has hecho más que buscarme.

Alain me amasaba las tetas desde detrás y bajo su mano derecha hasta mis bragas.

-          Estás mojada putilla, estas bragas de guarra están para tirar- mientras me tocaba el coño por encima de las bragas- mira tu amiga la tímida, mira cómo se excita viendo lo zorra que eres.

Mire a Aitzi que ya no tenía pantalón ni bragas, con los pies sobre el sofá se destrozaba el clítoris

-          Aitzi, eres un putón, como yo, mira que dedo te estás haciendo viendo como me lo hacen a miiii, eres muuuuy putaaaa!!!

Aitziber no decía nada se seguía masturbando y mordiendo los labios, vi cómo se estremecía corriéndose y no paraba. Estaba desatada, como yo.  Alain me aparto las bragas, los labios de mi coño se abrieron para sus dedos, él los recorría, recogía mis fluidos y me trabajaba el clítoris, yo miraba a Aitzi, estábamos las dos como perras. Notaba la polla dura de Alain en la raja de mi culo, y mientras me masturbaba apretaba mi esfínter que se dilataba y contraía buscando su verga.

-me corrooooo!- Grito Aitziber- me corroooooo- ah, ahhhh, ahhhh, ahhhhh, hijos de puta habéis hecho que me corra mirando!!!!! Ah, ah, ahhhhh

Eso me acabó de poner a cien-  follame alain, follame, soy tu puta, jodeme con ese poyón que tienes, follate el coño de tu nena, soy tuyaaaaa ¡!!!

Y de una embestida su poya entro por completo en mi vagina, me corrí nada más que entro, de caliente que estaba –me matas cabrón, bufffff-gritaba. Su poya tenía una cabeza inmensa y curvada, notaba su cabeza al final de mi coño, y cada vez que entraba me tenía en la gloria

-Fóllame cabrón follame!!!!!- Aitziber empezó a masturbarse otra vez, como una desesperada, sus muslos brillaban por sus propios fluidos y se pellizcaba los pezones, que cuerpazo tenía la hija de puta, miraba de reojo a Alain y aun sabiendo que se la gozaba follandome, sentía su deseo, pero ahora ya no tenía celos, éramos tres, siempre seríamos tres y yo haría lo posible porque así fuera. Necesitaba a mi amiga de la infancia comprobando como yo era una buena guarra que se dejaba dominar por un señor. Alain me follaba cada vez más fuerte, golpes intensos y secos que me tenía en un orgasmo continuo. Era todo una locura, era un jodido animal, realmente era la primera vez que me follaban, que no les importaba traspasar límites. Me dio un azote en el culo.

- mmmm, pega a tu zorra…..maaaaas!!!!- Y me dio otro y no le deje parar. Aitziber se estaba metiendo dos dedos en el coño viendo lo puta que era su amiga- Joooooder Aida, eres una zorra sumisa y tu un viejo depravado, como me tenéis hijos de putaaaa….peeeegaaaale!!! Y con cada azote Aitzi disfrutaba como una perra Alain me estuvo bombeando como un animal, embestida tras embestida….me voy a correr putilla!!!!!-gritó-

-Lléname el coño de semen joder!!!!Gritaba yo

-Ahhhhhh,ah,ah,ah

Sentí mi coño lleno de semen e hizo que me corriera otra vez. Sudaba, tenía el culo dolorido de los azotes y frente a mi estaba la poya hinchada y roja de alain, con su cabeza inmensa goteando semen, un poco más lejos Aitziber con dos dedos en su coño y mordiéndose la muñeca mirando al techo. Me sentía  muy puta. Supe que siempre sería una puta, y sería la puta de alain. Supe que Aitziber era tan puta como yo. Así que me comí la poya de alain. Le limpié el semen mientras le miraba fijamente a los ojos expresándole que a partir de ese momento estaba a su disposición. Mire a Aitziber, ella me veía engullir la poya de nuestro hombre. Alain me acariciaba la cabeza mientras su miembro se empezaba a endurecer. A Aitziber le brillaba la entrepierna, sus labios estaban hinchados y jadeaba mirándonos.

Saqué la poya de mi amado de la boca y dije:

-          Follale el culo a mi amiga.

Aitziber sonrió, Alain se acercó a ella…la miró, le acarició la cara, la beso delicadamente, puso las manos en sus rodillas y bajó la cabeza hasta su coño. Empezó a darle lametadas, recorría los labios y Aitziber agarró la cabeza entre sus manos.

-          Eres un hombreeeeee!! No pareeeees!! Joder, que comida de coño!!!!

Me acerqué, su lengua jugaba con su clítoris, duro brillante, a punto de explotar y no paraba. Aitzi movía la cadera arriba y abajo. Y comencé a besarla, ella metía su lengua desesperadamente en mi boca. El seguía abajo, comiéndole el coño, metiendo un dedo en su coño y jugando con su ojete. Con la otra mano se masturbaba. Aitziber se estremeció corriéndose, se corrió físicamente, entre mis brazos, en la cara de Alain. El morbo me estaba matando, todo era muy fuerte. Me puse a cuatro patas, abrí mis nalgas y le dije que me desvirgara el culo. El cabrón bufaba como un toro, su polla estaba a reventar….se había follado a dos niñas y aún una le pedía que le rompiera el culo. Aitziber se incorporó, lubrico mi ano con su saliva y su lengua y dirigió la polla de nuestro amante a mi culo. Entro y sentí un desgarro. Se me saltaron las lágrimas, él no se movía, podría decir que me acostumbre pero no es cierto, era un dolor constante, solo darles a ellos todo mi ser compensaba el sufrimiento, el salió, los dos me acariciaban, me mimaban, yo me quede tumbada, la polla de alain estaba a punto de explotar y Aitziber dijo: follame el culo a mí. Alain separo sus nalgas y en un visto y no visto la polla está dentro. Aitziber gemía como una puta y alain la bombeaba….

-          Yo también soy tuya!!!!Rómpeme!!!!rómpeme!!!!! yo también seré tu puta!!!!

En un gemido ronco Alain le llenó el culo de semen a Aitzi…todos nos tumbamos y sonreímos.

Fue la primera vez de muchas. Aitziber y yo vamos varias veces por semana a Castro, Alain viene de cuando en cuando a Bilbao. Las dos seguimos con nuestros novios, pero nuestro cuerpo sólo tiene un dueño y una adicción. La poya de Alain. De esto hace justo hoy un año, y hay mucho que contar….


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© bokonon

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de bokonon
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)