Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.644 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.928 Miembros | 19.347 Autores | 98.321 Relatos 
Fecha: 02-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Gays

El último año – Amenazas capitulo 4

George
Accesos: 3.143
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 18 min. ]
 -   + 
Siempre que tengas un enemigo, debes de atacarlo sin piedad, pues el no te la tendrá a ti... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

/////Alejandro/////

    Ya había pasado casi un mes desde aquel beso, y no habíamos hablado sobre eso en ningún momento, ni siquiera nos habíamos dirigido una simple mirada siempre que veníamos en direcciones opuestas con inminente potencial de cruzarnos uno al lado de otro o me desviaba yo, o se desviaba él, y en las clases éramos más radicales, procurábamos no estar sentados ni en la misma fila ni en la misma columna, era como si inconscientemente nos sincronizáramos, pero sinceramente moría por hablar con él, quería hablar de lo sucedido, porque por más que sea el me correspondió, me agarro por la cintura, y continuo beso.

    Que quiere decir eso? Que le gusto? Y quiero saber qué es lo que está pensando, que es lo que está sintiendo, confusión, atracción, miedo, cariño, horror, asco, enojo. Estaba tan metido en mis pensamientos que no me percate cuando mis dos amigos habían llegado a sentarse conmigo en la cafetería. Hoy hay hora libre, así que la primera clase es a partir de las nueve y media, pero algunos como yo están tan acostumbrados a llegar temprano que venimos a la hora de casi todos los días. Rafael se había sentado a mi izquierda y mantenía una jocosa conversación con Pamela quien estaba frente a los dos, del otro lado de la mesa, mi atención no estaba precisamente en esos dos individuos, que se habían vuelto mis amigos, eran dos buenas personas y sentía que podía confiar en ellos, ya mi madre los conocía y dijo que le caían muy bien, eso me alegraba pues no soy de llevar muchos amigos a mi casa y que los llevara a ellos y que a mi madre les agradara era casi como ganar la lotería pero mucho mejor.

    -Y como les fue con la tarea de inglés? Porque a mí me dejo frita, tantas traducciones, creo que ya soy gringa del tiro. – exclamaba Pame, dejando su cabeza recostada de la mesa en señal de que no podía ni con ella misma.

    -No seas exagerada que estaba sencilla, solo eran tres traducciones, nada del otro mundo. – le decía Rafa.

    -Para ti todo es sencillo cerebrito, no entiendo con una cabeza tan pequeña donde cabe tanta inteligencia. – y era verdad, a veces me sorprendía lo listo que es el chico, ni yo soy tan inteligente, me tengo que esforzar mucho en entender cada clase, y sacar las mejores calificaciones que pueda, principalmente porque mis metas son bastante altas, y necesito siempre estar a la altura, pero él, solo tenía que prestar una mera atención y entendía todo, sin esforzarse, el decía que estudiaba mucho en su casa, pero me parece imposible que alguien pueda estudiar mucho y tener su cuenta de facebook abierta las veinte cuatro horas del día, y twitter ni se diga, tiene más tuits que la mismísima Demi Lovato.

    Entre tanto nosotros hablábamos de cosas triviales, pues decidí a unirme a la conversación. Nuestra atención fue totalmente dirigida a una peculiar escena…

    -Eres una perra descarada!!! – le gritaba Katherin a Estrella, mientras le soltaba una bofetada que resonó en toda la cafeterita, el cachete de Estrella se puso de un color rojo brillante, como si le hubieran dado con un hierro ardiente.

    -Mal nacida estúpida a mi no me tocas sin sufrir. – Estrellas la agarro del cabello y la jalo con tanta fuerza que juraría que escuche como el cabello de Katherin se desprendía del cuero cabelludo.

    Katherin no se quedó con esas, y también le agarro de la misma manera, con una mano le jalaba el cabello a Estrella y con la otra la rasguñaba. Ambas chicas cayeron al piso volviéndose una maraña de uñas, dientes, golpes, bofetones, jalonadas de cabello y demás, todos a nuestro alrededor estaba gritando de la emoción algunos incluso proclamaron apuestas.

    Decidí intervenir agarre a Katherin desde el torso y la jale hacia mí, vi como alguien hacia lo mismo con Estrella y entre los dos separábamos a las boxeadoras que querían arrancarle la cara a su contrincante y ponerla de adorno en el piso. Después de separarlas pude ver claramente quien había agarrado a Estrella y no era nadie más, si no su novio que miraba de una a otra chica con un desconcierto que debía ser fotografiado, Katherin miraba a su mejor amigo algo dolida de que haya ayudado a la rubia y no a ella que era su amiga de toda la vida, se separo de mí y me agradeció, se iba a ir pero la directora apareció y se las llevo a la dirección, vociferando como una fiera las razones por las cuales las peleas no eran aceptadas, que estaban en demasiados problemas, que más les valía tener una explicación, porque algo así ameritaba expulsión, y le advertía a todos que si algo de esto llegaba a internet, todos teneduría puntos negativos en cada evaluación hasta el final del año escolar y que si no le creían que ella sería capaz de hacerlo, pues que la retaran que ella con gusto aceptaría el desafío, y le quitaría a todo el que ella quisiera tantos puntos como a ella le parecieran conveniente.

    Entre tanto me acerque a Oscar, se veía muy confuso y me pareció que esta tal vez sería la oportunidad que tanto buscaba de hablar con él.

    -Sabes por qué se pelearon de esa manera? – él aun no me había notado, solo miraba la puerta de la cafetería por donde habían salido su novia y su mejor amiga, con mucha angustia. Reacción algo tarde espere como tres minutos a que respondiera.

    -No tengo idea. Aunque últimamente es una sensación algo familiar.

    Dijo eso último y se fue, así sin más. Ahora era yo quien estaba confundido, porque eso me dejo pensando, a que se refería exactamente, se habrá estado refiriendo a mí y a lo que paso en mi casa.

    Luego de eso volví con Rafa que estaba algo solo texteando le con alguien y tenía cierta sonrisa, que como diría mi mamá, era una de esas sonrisas que se reconoce a kilómetros de distancia, la sonrisa de idiota de “estoy enamorado y nadie puede sacarme de mi felicidad”.

    -Por qué tan sonriente?

    -Qué? – dijo alzando su rostro, y mirándome aun con esa sonrisa de tarado que lo decía todo, el chico estaba flechado, quien era ese galán que lo tenía así, ni idea pero me lo tendría que decir.

    -Qué porque sonríes como tarado? Cuéntame quien es ese chico.

    -Por qué supones que es un chico?

    -Porque uno; tienes esa sonrisa de idiota que ponen todos los enamorados. Dos; andas texteando mucho. Y tres; hasta donde recuerdo tu eres gay, así que eso me pone a pensar que es un chico, a menos claro de que no esté enterado de que eres pansexual.

    Suspiro: -Sí es un chico, y si me gusta, pero nunca se podrá nada, solo somos amigos.

    -Y por qué no? Amigo eres bastante atractivo, y muy inteligente un chico que no se enamore de eso, es por A) idiota o B) hete… - me tomo como quince segundos sacar conclusiones, NO PUEDE SER… - No me digas que es…

    -Shhhhhhhhhhhh!!!!! – me decía que no dijera más, eso era definitivo el chico se había enamorado, del peor ejemplar de hombre.

    -Cómo es posible que haya pasado eso?

    -No me juzgues, solo paso, aunque no lo creas, él es muy dulce, tierno, es una muy buena persona, solo que siempre anda de mal humor.

    -Eso me lleva a la pregunta dos. Por qué siempre lo ayudas con sus tareas?

    -Porque él tiene que trabajar mucho, y quiere graduarse, para ir a una buena universidad.

    -Hablando del diablo, por qué no está aquí?

    -Porque su jefe le pidió que lo ayudara en unas cosas, me pidió que lo ayudara mas tarde a todo lo que tenga que ver con las clases de hoy. – si me lo preguntan para mi Rafael está jugando un juego peligroso. – Oye y Pame, donde esta?

    Ahora la desaparecida era Pamela, me pregunto si ella estaría de mi lado en esta situación en la que se está metiendo el cachorro.

/////Katherin/////

    Tenía la sangre tan caliente que sentía como se me evaporaba y se condesaba una y otra vez dentro de mis venas. Ya había pasado tres semanas desde aquel día en el parque.

    Como siempre por las tardes me gusta hacer algo de ejercicio en el parque que está cerca de mi casa, y ese día sin previo aviso vi como la oxigenada entraba en mi campo de visión al principio, no me importo, si a ella la atropellara un auto, y lo luego una aplanadora la dejaba del mismo delgado que un papel, yo sería inmensamente feliz, desde siempre la he odiado.

    Bueno no desde siempre, eso sería una vulgar mentira, al principio cuando ella y mi amigo Oscar empezaron a salir me caía bien, me pareció una chica divertida, a la moda, he incluso su cabello me parecía bonito, y me emocione de que por fin hubiese otra chica en el grupo, por fin emparejaríamos el marcador, dos chicas y dos chicos.

    Cuando empezaron los rumores sobre lo perra que era, al principio lo atribuía a la envidia, y es que a veces cuando dos personas son muy felices, el resto del mundo parece odiar su felicidad, y a mi parecer no había una pareja más feliz y enamorada que Oscar y Estrella, y hasta en ocasiones le dije a ella que si se llegaba a casar con mi mejor amigo seria para mí un enorme privilegio ser su dama de honor. Eran cosas de chicas, y de estar con el hombre que todas quieren tener, hasta hubo un momento en que pensé que ella sería mi mejor amiga, por fin tendría una mejor amiga chica. Amo a mis dos locos, pero es que a veces necesito estar con una mujer que entienda lo que es estar con hombres todo el santo día, y escucharlos hablar, de futbol, baloncesto, chicas, más deportes, más chicas, equipos deportivos femeninos. No me molestaba pero a veces era o mejor dicho es agobiante, no poder tener una amiga con quien solo hablar cosas de chicas, y no solo de chicas.

    Pero todo cambio seis meses después de que ellos empezaran a salir.

Dos años atrás:

    -Tenemos que hablar. – me decía Marcos, quien por cosas raras de la vida llegaba temprano ese día.

    -Qué pasa porque tienes esa cara?

    -Es por Estrella, ella…pues lo que pasa…

    -Marc que carajos paso. – los peores pensamientos se aglomeraban en mi mente algo malo había pasado, me estaba aterrando, estaba preparada para salir corriendo a cualquier al hospital o clínica, si así debía de  hacerlo.

    -Ella se me insinuó.

    WHAT THAT FUCK!!!!! Eso sí que no me lo esperaba, habría pensado cualquier cosa pero eso nunca.

    -Espera, estás seguro de lo que me estás diciendo, no será que ella te dijo algo que tú mal interpretaste.

    -No! – dijo carraspeando la respuesta en señal de que le molestaba mi incredulidad. – ella se me insinuó, incluso me dijo que podíamos hacerlo y Oscar nunca se enteraría.

    No podía cree lo, no, no era que no pudiese cree lo, era que no quería hacerlo. Le pedí a Marc que me relatara todo lo sucedido con lujo de detalles, desde que ella llego a su casa pidiendo unos apuntes de matemática, hasta que él, la rechazo diciéndole que lo que ella le pedía era imposible porque Oscar era su mejor amigo.

    Tuve que pedir le que me contara la historia como dos veces más, me sentía una detective, buscando una incongruencia en el testimonio de un sospechoso algo que me dijera que lo que me decía era una vulgar y asquerosa mentira pero no, todo era muy coherente, la historia siempre era la misma. Eso me rompió el corazón.

 

Presente:

    Desde ese mismo instante en que acepte que ella era una sucia perra descarada, la odie, no podía creer, lo sínica, descarada, mal nacida, y puta que era esa chica, nunca he entendido como alguien que dice amar a otra persona termina siéndole infiel, era algo que no aceptaría.

    Nunca le dijimos nada a Oscar, no teníamos pruebas, más que nuestra palabra, y bien es sabido que el corazón no sabe de razones, y como dice el refrán ojos que no ven corazón que no siente, y en definitiva Oscar era de esos.

    Pero no fue sino hasta ese día, cuando la vi en el parque como ya había dicho, no me importo en lo más mínimo su presencia, si la atropella un auto seré la primera persona en correr hacia ella, pero para asegurarme de que este bien muerta y en el octavo circulo del infierno, para que arda. Pero dicen que la curiosidad mato al gato, lo que muchos no recuerdan es que los gatos tenemos nueve vidas, así que me encamine a seguirla y a saber a dónde iba tan bien vestida, como si se preparara para una fiesta.

    La seguí por alrededor de cinco o seis minutos, hasta que la vi, acercándose al chico nuevo, al rubio, me quede boquiabierta, apenas si habíamos empezado clases el chico había llegado hace poco y ya le estaba coqueteando. Más mi ira fue en un extenso y descomunal aumento, de proporciones históricas, cuando lo beso como si él fuera su novio, y no un cualquiera recién aparecido, no perdí el tiempo saque mi celular, le hice unos cuantos zoom y les tome fotos, tenía ganas de seguirlos cuando se adentraron a la zona boscosa que se encontraba cerca de donde ellos estaban pero sabía perfectamente lo que iban a hacer y si llegaba hasta allá, seguro haría algo de lo que me arrepentiría.

    Esa misma noche le envíe un whatsapp con las fotos y al final una leyenda que decía: “O LO HACES TU O LO HAGO YO, TU ESCOGES PERO SOLO TU PERDERAS PINCHE ZORRA.”

    Espere varios días haber si ella le decía a Oscar y por fin le terminara, pero eso no sucedió, ella parecía muy segura de que ella ganaría, así que la confronte.

    -Tienes hasta el final del día para decirle la verdad a Oscar, o se la diré yo.

    -No, no lo harás, ya perdiste tu tiempo. Sí se lo hubiese dicho desde el principio tendrías una oportunidad de redención, pero ya han pasado tres semanas, que crees que pensara Oscar si le dices a estas alturas.

    -Conozco a mi amigo, sé que se molestara conmigo por esperar tanto tiempo, pero se le pasara y me perdonara, pero a ti, no. Porque cuando le digamos a Oscar todo, incluso la vez que te le insinuaste a Marcos, te mandara al diablo para siempre. – ella sonrió, cosa que me desconcertó y me puso más furiosa.

    -Te contó Marcos que ese día él y yo nos besamos. – eso me cayó como balde de agua fría, no me lo había dicho. – Pues sí, mi querida Katherin, lo bese, y el muy imbécil se dejo llevar, Oscar me conoce y sabe cuando miento y digo la verdad y los conoce a ustedes también, si yo pierdo ustedes también lo harán, en especial cuando el sepa que tu supiste todo esto desde hace dos años y nunca dijiste nada.

    -Eres una maldita, una maldita arpía ponzoñosa, te juro que te sacare de la vida de Oscar aunque sea lo último que haga en la mía.

    -No tú no harás nada…

    -Y por qué estas tan segura que dejare que hagas con los sentimientos de mi mejor amigo, lo que se te de la mal parida gana.

    -Porque si haces algo, ya sea directa o indirectamente, diré lo que sé.

    -Y según tú, que es lo que sabes? – dije ya harta de esa conversación sin sentido.

    -El por qué dejaste de ser su amiga. – ella solo volteo, y ahí fue que la mire estaba de espaldas, hablando con sus amigos, con Rafael, y Alejandro los tres parecían estar en su propio mundo.

    -Cómo es que tú…?

    Ella solo sonrió triunfante, me tenía, la muy hija de perra me tenía en sus manos. No aguante mas y le di la bofetada que me había guardado desde hacia tanto.

-Eres una perra descarada!!! – le grité, mientras le soltaba esa bofetada que me había guardado y que resonó en toda la cafeterita, el cachete de Estrella se puso de un color rojo brillante, me sentí la reina del mundo.

    -Mal nacida estúpida a mi no me tocas sin sufrir. – la hija de puta me agarró del cabello y lo jalo con tanta fuerza que sentí como me lo arrancaba de la cabeza.

    No permitiría que se saliera con la suya, le agarré el cabello con la mano derecha mientras que con la izquierda le dejaba marcas en su cara, a ver quien coño la querría toda deforme, ella perdió el equilibrio y en un instante caímos las dos al piso pero eso no me detendría, la seguí golpeando, ella me intentaba agarrar la cara para rasguñarme, pero le mordí la mano, ella grito y me insulto, después cambiamos de posiciones y yo quede arriba de ella, y le volví a dar otra bofetada, no me importaba si me expulsaban , por lo menos, me iría con la alegría que le partí su puta cara.

    Fue cuando sentí como alguien me agarraba por detrás, y me levantaba, luego vi como Oscar hacia lo mismo con Estrella, al principio pensé que había sido él, quien me había agarrado, que se había dado cuenta que algo grave paso, y que la culpable era ella, y que por eso la estaba moliendo a golpes, pero no, fue a rescatarla a ella, fue a auxiliarla a ella, que le montaba los cuernos con cuanto tipejo se apareciera en su promiscuo camino. AHHHHHHH!!!!!!! POR LA SANGRE PURISIMA DE CRISTO, YO SOY SU MEJOR AMIGA, QUIEN A ESTADO CON ÉL DESDE SIEMPRE, QUIEN SIEMPRE LO HA DEFENDIDO, ELLA ERA UNA APARECIDA, QUE LO ENGAÑABA CADA DOS POR TRES, Y FUE PRIMERO POR ELLA, QUE POR MI. PUES A LA MIERDA CON TODOS!

    Me sentí peor cuando vi su cara, estaba como confundido, y hasta sentí que me culpaba a mí, de todo eso. Le di las gracias a quien fuese que me hubiera ayudado, y me fui. No sin antes escuchar como la directora vociferaba y hablaba de la conducta y mil estupideces más  a las que no les preste atención, y nos llevo a la dirección.

    En la dirección, la directora llamo a nuestros padres, y explico de manera breve lo que había pasado, y luego colgó. Yo pedí ir al baño porque quería limpiarme la cara, y calmarme antes de que mis padres llegaran, la directora no puso quejas y me dejo ir.

    Ya en el baño, frente al lavamanos me echaba agua en el rostro, cuando escuche a alguien entrar, pensé que era la estrellita, que enserio aun tenía ganas de estrellarla.

    -Si vienes por más, te juro que te pondré a beber agua del inodoro, tengo ganas, y me quedan energías.

    -No soy la estrellita. – reconocí la voz, y posiblemente era a quien más necesitaba ver. Me voltee. Y si  era ella.

    -Qué haces aquí? – pero que idiota por qué le pregunto eso, sé perfectamente porque esta ella aquí.

    -Qué paso allá en la cafetería Terry, ese espectáculo. La verdad me tomo por sorpresa, pero me fascino, la cara roja de la oxigenada, era para que Da vinci la retratara. – solo reí.

    -Es una perra mal nacida, le pone los cuernos a Oscar.

    -Eso querida mía es un secreto a voces, que solo Oscar ignora.

    -Sí, pero esta vez tengo pruebas.

    -Y que paso, por qué aun no la veo en un rincón en posición fetal suplicando le a Oscar para que vuelvan.

    -Tarde mucho y jugué mal mis cartas, Pam, no soy como tú, tú hubieras sabido que hacer al momento, yo pensé que si la amenazaba con decirle a Oscar, por lo menos se dignaría a decir le, y terminar todo con dignidad…

    -Las perras como Estrella no conocen lo que es la dignidad.

    -Ahora lo sé. Y lo único que le di fue tiempo para arma sus propias defensas, y ahora me salió el tiro por la culata. Si le digo a Oscar puede que pierda a mi mejor amigo y… - no pude más me desplome en el suelo y comencé a llorar, Pamela se lanzo de inmediato a mí y me abrazo, como solía hacerlo en aquellos tiempos. La sola idea de perder a mi mejor amigo, eran como mil cuchillos que se clavaban en mi pecho.

    -No lo perderás, él entenderá, solo debes explicarle por qué fue que tardaste tanto en decirlo.

    -No, no lo entiendes, - decía yo entre sollozos descontrolados, y moqueando – no solo lo perderé yo, también lo hará Marcos, y aparte ella sabe sobre eso.

    -Sobre qué cosa?

    -Sobre eso… - la mire a los ojos con suma desesperanza, ella entendió, fue cuando aflojo su abrazo. – amenazo con divulgarlo y si la gente se entera, yo no sé qué hacer.

    -Tan malo sería? – su mirada era sombría. “¡Otra vez no por favor!” Solo alcance a desviar la mirada.

    Ella me termino soltando, se paro y se fue, sin decir una sola palabra, dejándome hay sola, sin nadie que me consolara, y que me dijera que todo estaría bien, que Estrella no ganaría, que Oscar seguiría siendo mi mejor amigo y el de Marcos también, pero no, nadie iba a hacerlo, todo se me estaba poniendo color de hormiga, y esa perra oxigenada iba ganando.

    Al final del día a Estrella y a mí, solo nos suspendieron por una semana, sin derecho a repetir evaluaciones, y con seis puntos negativos en cada materia, mis padres me querían matar, mi madre no me veía a la cara, y mi padre solo me preguntaba el por qué lo había hecho, yo no respondía no me sentía con la energía para hacerlo solo quería llegar a mi casa, entrar en mi habitación, y desconectarme del mundo, entre mi padre y mi madre, mi padre era más dócil conmigo, el me conocía y sabía que yo no haría nada sin antes tener una muy buena razón, mi madre en cambio siempre me tomaba como una tonta, y me regañaba por todo, cualquier cosa mal hecha era un motivo para decirme que lo había hecho mal a propósito, y eso era material para un sermón, siempre me sentí mas conectada a mi padre quien era más comprensivo, y a él le contaba todo, todo sobre mi vida, pero esta vez, no quería decirle nada, solo quería dormir, y no saber nada de nadie.

Bueno espero que hasta este punto mi pequeña historia siga siendo de su agrado, se que tal vez, pongo a muchos personajes a relatar esta historia, es algo que intentare controlar tanto como pueda, pero es para que tengan una perspectiva mejor de lo que ocurre en todo momento de la historia, la hubiera escrito en tercera persona, pero me pareció que mejor sería sus propios protagonistas quienes la relataran.

Pasando a otro tema chicos, quisiera contarles, sobre mi libro, no esta historia claro, hablo de otro que está terminado, editado y listo para que las personas lo disfruten, es una historia de fantasía, ficción, y acción, relatada desde el punto de vista de su protagonista, es una historia que prometo les va a encantar, pueden encontrarla en autoreseditores.com buscando con titulo y nombre del autor (Psíquico – George Rivero) y también les agradecería que le dieran “me gusta” y lo compartieran en sus redes sociales, eso ayudaría un montón, como dato final atreves de la pagina pueden obtener el libro en formato físico, para que lo tengan en sus propias manos.

Hasta la semana que viene. (El titulo del siguiente capítulo es: EN EL ARMARIO; habrá encuentros, mas romance, planes de contraataque y alianzas.) 



© George

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de George
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)