Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 4.900 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.991 Miembros | 19.236 Autores | 97.526 Relatos 
Fecha: 10-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Transexuales

Transformación de esposo vicioso a sumiso pasivo

topinambur
Accesos: 19.000
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 17 min. ]
 -   + 
Continuación de la fantasía de confesiones de mi esposo, en la que cornudo como lo hice, disfruta ahora de nuevas sensaciones Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Hace unos días que les conté de cómo la relación abierta que tengo con mi marido Jaime, ahora ya es total, bien llevado, consensuada y plenamente satisfactoria por ambas partes, cosa que nunca antes jamás hubiera pensado que tal cosa fuera posible. Me gustaría continuarles con dichas confesiones, de cómo él, ahora que casi hicimos 2 años con quien es mi amante Javi, es con el único que estoy a parte de mi marido, por decir algo es mi amante/amigo/macho fijo, que, al mismo tiempo, es el mejor amigo (ahora más que nunca)  de mi marido Jaime.

La relación es estupenda, hemos cogido mucha confianza entre los tres, sabemos sobradamente que nos gusta a cada uno y que no, con mi amante, lo normal es quedar unos 2 o 3 veces por semana, aquí en nuestra casa casi siempre o en algún otro sitio, sábados o domingos en algún momentos son los días preferidos , poniendo como excusa que ellos dos quedan para ver futbol. Con Jaime mi marido, lo hacemos menos, pero también por que no hay tanta necesidad como antes ni tanta ansiedad, este tipo de relación noto que nos ha hecho más fuertes a nosotros dos, a él le dejo de vez en cuando que me haga el amor, que no es lo mismo que follar, si se porta bien, cada 10 días o así le permito hacerme cosillas como a él le gustan.

Su amigo Javi, mi amante desde entonces, lleva entrando y saliendo de nuestra vida sexual a placer estos últimos dos años, a veces  yo y  él a solas y muchas otras, con mi marido presente, él me ha dado y me sigue dando todo lo que durante años no he tenido, una sexualidad plena, haciéndome sentir dichosa y satisfecha , claro está con el pleno consentimiento de mi Jaime, que a él también le gusta el hecho de verme disfrutar de esta manera, es más, soy consciente de que hago las delicias de los dos dejando que uno me trate como a una putilla fuera, haciendo valer la amistad que tiene con mi marido y el otro, sumiso por completo a estas alturas, haciéndole sentir así ,de manera que obtiene el placer que tanto ha deseado en este tiempo.

 

Esporádicamente esos encuentros entraron a formar parte de nuestra intimidad como os decía, a tener relaciones en cualquier parte y momento con mi amante a ojos de mi marido, eso sí, siempre ha sido todo muy discreto y en secreto de nosotros 3, nadie más ni su mujer por su puesto, quien es amiga mía, sabe nada y por muchos años más. El hecho es que, un día, hace ya unos meses, en algunas de las citas que habíamos tenido en casa, había comprobado como Jaime, mi marido iba más afeitado y depilado de la cuenta, o mejor dicho, más que antes, ya que nunca lo vi que se depilara ni se quitara vello ninguno, ahora, alguna vez le veía al desnudarse que apenas tenía nada en sus partes , pecho y axilas lo llevaba completamente rasurado justo los días que nos citábamos con este amigo,  lo dejé pasar como algo normal durante un tiempo, pero se hizo frecuente, pensé que era porque él se veía mejor así, así que no le di mucha importancia.

Un día entre semana que mi esposo estaba en casa entre semana, se había tomado unos días libres para descansar del trabajo, lo dejé para irme al gim un rato a mis clases semanales de pilates y TRX de 16 a 19. Resultó que una vez llegué , las clases se habian suspendido por culpa de la monitora que no estaba dispuesta  y como no me gusta quedarme al gim hacer pesas ni nada de eso decidí volverme a casa y estar con mi marido el resto de la tarde.

Al entrar en casa, oí silencio, parecía no haber nadie, la tele apagada, todo cerrado , solo arriba en el dormitorio se escuchaba algo, entré, cerré la puerta y me descalcé , subí la escalera y a medida que iba subiendo oía como unos gemidos, sentí oir a …mi marido , Jaime que gemía, vi como dentro de la habitación había luz por la ranura de la puerta entre cerrada, solo unos pocos centímetros dejaban ver el interior de la estancia, él gemía y gemía, parecía que estuviera con alguien ahí dentro así que me asomé en silencio….supongo que él había confiado que estaría toda la tarde fuera de casa y …me fijé que estaba solo, en cima de la cama, pero me costó adivinar que era él, pues llevaba puestas unas medias mías con el liguero y lo que parecían la tanga de un conjunto de encaje que tengo…no me lo podía creer, se había puesto mi lencería y veía como con la cara recostada en la cama se apartaba la tanga para tocarse con mi vibrador el culo, de ahí que estuviera gimiendo todo el rato, no podía creer lo que estaba viendo…que fuerte, la escena me calentó enormemente, me puse roja y no sabía como tomármelo..deducí muchas cosas al momento, el sentimiento que él tiene hacia su amigo viéndole follar conmigo, el sentirse sumiso mío, en como disfruta cuando lo humillamos suavemente en algunas ocasiones y el porqué se depila y se afeita sus partes, creía entender que sus gustos sexuales a lo largo de estos años habían ido cambiando, su timidez, su complejo y esa manera introvertida que tenia de afrontar su sexualidad conmigo, realmente era un deseo oculto o reprimido…no lo iba a juzgar , pues era libre como yo de disfrutar con lo que le gustaba. Me quedé como 10 minutos mirándolo ahí, viéndolo vestido como una nena y entregado a su fantasia y como no dejaba de follarse el culo con mi consolador, con sigilo metí una mano por dentro los leggins que llevaba del gimnasio puesto, estaba muy mojada solo necesite unos instantes de frotar mi sexo con los dedos para tener un orgasmo ahí mismo de pie en silencio por no ser descubierta, noté que no me molestaba para nada e hice el intento de comprender lo que estaba haciendo y reconozco que me excitó de alguna manera, pues ya tenía sexo cuanto quería con mi amante , con su amigo y con su consentimiento, pero creo que después de eso, nuestros roles podrían ser otros en las citas que teníamos, lo dejé de mirar sin hacer nada de ruido y dejar que terminara tranquilo y me salí de casa sin que se diera cuenta…no podía créemelo.

Al poco tiempo, la mujer de Javi, Mónica tenía que quedarse unos días (unos 5 días) en Barcelona con su hijo en casa de sus padres, pues iban a operar a su madre y Javi se quedaba solo por tener que trabajar. Nosotros, la última vez que nos habíamos visto con Javi y mi marido ya habíamos planeado que esos días podríamos disfrutar un poco más de nuestra libertad sexual sin tener ni prisas ni obligaciones por parte de nadie, así que siendo el miércoles el día que operaban a su suegra, Javi se vino a casa y se instaló con nosotros (por decir algo) esos días, podemos decir , que menos las horas en que iba a trabajar , el resto del día lo tenía en casa, así que dispuse de él y de mi marido como una pequeña familia, desayunábamos juntos , cenábamos , Javi me tenía a diario…donde él quería, Jaime disfrutaba mucho con tener esas sesiones en exclusivas para él en casa y le cedió que pudiera dormir conmigo yéndose el a la habitación de al lado que tenemos preparada por si hay invitados algun dia. Fueron dos días intensos en cuanto a sexo, la verdad es que a cuanto más me follaba Javi, más ganas y mas excitada me tenía, a parte no podía dejar de pensar que hacer con lo que había visto a mi marido en casa la otra tarde, ummmmmh , tenía que hacer o decir algo.

La noche del viernes, decidimos irnos a cenar fuera los tres, durante la cena yo dejé caer el tema homosexual encima la mesa sin querer, de cómo veían ellos a los tíos que se decían ser homosexuales o bisexuales. Puede comprobar cómo Javi era un tanto machista, pues no le gustaba o no entendía la idea de que un hombre le gustara otro hombre, aunque hizo broma con los gustos de que otro se le ofreciera , por lo que él no tendría problema alguno…la cara de mi marido Jaime, era un poema…notaba como su amigo repudiaba cualquier contacto con otro tío, y que de seguro él , durante sus sesiones de travestismo privado habría fantaseado con ello…aunque les tenía una sorpresa para esa noche en casa.

Después de la cena nos fuimos a tomar algo y a bailar hasta tarde, eran casi las 3h , llamamos un taxi para volver a casa, me senté detrás con Javi y mi marido delante, Javi no dejó de manosearme descaradamente todo el trayecto, podía notar como el taxista nos miraba continuamente pues yo me dejaba, para gusto de todos los presentes y ayudada por el alcohol ingerido , meterme mano hasta apartarme la tanga y dejar que me metiera sus dedos rabiosos en mi coño, fácilmente vulnerable en esos momentos tan caliente de madrugada cuando estábamos llegando a casa en taxi los tres, íbamos muy contentos todos, me recompuse como pude, me excusé con el taxista al bajar que me dedicó una simpática sonrisa, pues le había animado la noche, los dos me agarraron por todos lados, estaban muy salidos, sentía como el vestido a penas me cubría nada pues lo había levantado por completo metiéndome mano en el culo y en mi coño mientras andábamos por la calle hacía la entrada de la nuestra casa, no podía ni quería pararlos…entramos, en seguida me quedé solo con el conjunto negro que llevaba puesto, de medías finas  con los zapatos puestos altos negros , tanga y sujetador a conjunto, el mismo que esa tarde mi marido se había puesto a solas mientras lo vi jugar con mi consolador y que tanto me calentó verle así.

Tardó nada y menos Javi en dejarme caer por encima del cabezal del sofá , dejándole a su merced mis partes traseras , donde él desde atrás bajándose de golpe pantalones y calzoncillos hasta quitárselos, teniéndome a mi allí sin poder hacer nada esperando su momento y viendo como Jaime atenuaba la luz del comedor , se iba a sentar delante para ver la escena, note como a la voz de “toma”, Javi apartaba a un lado la tanga y me hundía su enorme erección de una vez en mi coño completamente mojado arrancándome un quejido de placer, notaba sus embestidas, estaba desbocado y muy duro, lo sentía como nunca excitado y follándome de una manera indecente que provocó que mi marido se fuera desnudando y se empezara a pajear su picha, lo podía ver alguna vez al abrir los ojos , pero notaba como Javi me hacía sentir completamente dominada a su merced sin poder hacer nada, solo intentar sujetarme al sofá como podía con las manos,  por miedo a que de un embiste me hiciera caer por encima de este, notaba que estaba de puntitas con mis zapatos aun puestos y que apenas podía tener sujeción, me decía puta, lo puta que era y lo caliente que le ponía.

-no sabia que Eli follara también y estuviera siempre tan caliente Jaime, me tendrías que haberlo hecho saber antes – le decía Javi a mi marido en voz alta, el solo asentía con la cabeza mientras seguía pajeandose frenéticamente.

 Fui notando su excitación y antes de que se fuera a correr le pedí que me dejara sacarme la ropa interior, que no la quería manchar…así que paró, dimos la vuelta al sofá y una vez me la había quitado y dejado en la mesita quedándome completamente desnuda, termino de follarme a 4 patas en la alfombra del comedor espaldas a mi marido que pudo ver como se corría dentro de mi dándome ráfagas de su pollón, hizo que con la borrachera y su follada, cayera rendida encima de la alfombra aun con las piernas ligeramente abiertas, él se quedó sentando al lado de Jaime y los dos me miraban como pausadamente aun gemía y emanaba el semen de este por mi coño, completamente extasiada , no podía moverme los miraba de reojo a los dos.

-ayúdala un poco quieres? – le dijo Javi a mi marido, que sin pensárselo y con el pito aun tieso se arrodilló y me fue limpiando poco a poco todo el semen que me salía con toallitas húmedas que había en la mesita. Le decía cuanto le quería mientras intentaba sobreponerme a tal follada.

-ven siéntate aquí entre los dos- me dijo mi marido ayudándome mientras me cogía una mano para levantarme y ponerme en el sofá.

-porqué no le limpias un poco a él también ¿?- Le dije yo a mi marido que no paraba de tocarse aun- te importa a ti Javi??, dejas que te limpie tu amiguito un poco ¿?

Se quedaron un poco sorprendidos los dos, pero como estábamos muy excitados todos , supongo que les fue fácil acceder a mi petición, así que Jaime tomó unas toallitas, se fue al lado de Javi y se arrodilló en el sofá a su lado, le cogió su polla que estaba muy mojada, flácida en ese momento y se dispuso a pasarle la toallita limpiándole despacito mientras se miraban de una manera…como decirlo, notaba que mi marido , sin haberle dicho nada se veía sometido por quien era su amigo, que disfrutaba relajadamente del ritual que mi amado esposo le daba a su polla.

-te has fijado, mira??- le dije yo con voz baja pero que mi marido, polla en mano, lo pudiera escuchar, mientras le señalaba el pene de mi querido esposo- aun estando la tuya flácida Javi y la suya empinada, parece que la tienes más grande no?

-si es cierto, has oído lo que dice tu mujer tio? – le comenta directamente él – parece que te quiere provocar Eli verdad, menuda cabrona es tu mujer?

Mi marido a su lado arrodillado, solo respondía con timido “si”  sin soltarle la polla y seguía frotándosela.

-no se le baja, está muy empalmado ves? Disfruta con ello… - le seguía diciendo yo a Javi mientras le empecé a dar unos cachetes en el culo a mi esposo.

-te gusta Jaime, Te gusta tocarme ¿?  Es una polla de hombre esta , he??  Por fin tu mujer se siente satisfecha verdad, y lo sabes? - le preguntó él

-Si, me gusta –volvió a decir mi marido

-Y sabes que le gusta a tu amigo mucho?? – dije yo a Javi en voz alta

-Que??

Hice poner a mi marido de pie y que no quería oírle decir nada, que se mantuviera callado le dije, que le iba a gustar. Indiqué a mi amante Javi, que no nos quitara ojo. Tomé un pañuelo de cuello que tenía en la silla del comedor y le vendé los ojos a mi marido, ahí de pie, desnudo, paliducho y completamente depilado que iba, con su pichilla empalmada empecé por ponerle una de mis medias, luego la otra, quiso decir algo o replicarme, pero mi amante, Javi , su amigo, le ordenó que se callara y que me hiciera caso y que se dejara hacer, cosa que me puso muy cachonda…y vimos que su erección no menguaba, que aun se  le empinaba más, tenia pinta de chiquillo virgen ahí en medio con esa pinta, cabizbajo y cachondo perdido.

Seguí por enfundarle el liguero y abrocharle las medias a él, seguí con mi sujetador que tuve que adaptárselo pues no podía abrocharlo y por fin la tanguita, que le dejaba bien recogidito su particular cosita de pene, el cual se podía ver a trabes de la transparencia que hacía mi tanga.

Una vez lo tuve vestidito con mi lencería delante de su amigo, le tome la mano y le di unas vueltas rodeando la mesita de centro …

-Sabes Javi??? Aquí tu amigo Jaime, mi marido, le gusta ponerse mi ropita cuando esta solo…creo que le excita y se siente mujer con ella puesta- iba hablándole yo a Javi mientras paseaba a mi marido de la mano sin dejar que comentara nada.

-no me lo puedo creer ¡¡¡ que fuerte…todos estos años…y así ¿? – contestó Javi

-Que ¿? Como lo ves ?? , a que le queda bien mi ropita por eso?? A que parece una putita de verdad? – le insinuaba yo, pero la verdad que no le quedaba mal, mientras se nos escapaban unas carcajadas.

Paramos delante del sofá, hice que Jaime se arrodillara entre sus piernas, le propiné una sonrisa complice a Javi para que me dejara hacer y tomando su polla medio flácida aún pero gorda , conduje la cabeza y boca de mi marido hasta que hice que, a la orden de “abre la boca¡¡” se la chupara…podía ver la cara de Javi, viendo como su amigo se la estaba chupando y el gusto y la excitación que eso le provocaba entraba en conflicto en lo que el siempre había pensado de estar con otro. Yo los calmaba a ambos, les decía, lo importante que eran los dos en mi vida ahora y lo mucho que disfrutaba con eso, que me dejaran hacer , que se relajaran, que estaba muy excitada yo.

-deja que te de placer él también – le decía a Javi mientras mi mano acompañaba la cabeza de mi marido a las mamadas que le iba proporcionando. Notaba como poco a poco iba ya solo tomándole el ritmo. Por otro lado Javi con la cabeza hacia atrás, ojos cerrados y la boca abierta disfrutaba como nunca de mi esposo, su amigo del alma ahora convertido en un cornudo sumiso y una buena putita según parece , para el placer y servico de nosotros dos.

Cuando noté que el ambiente estaba ya distendido y que ambos estaban comodos con lo que estaba pasando, me uní a mi marido a chupársela tambien a Javi, los dos juntos, arodillados delante de él, yo desnuda al lado de mi marido que llevaba puesta mi lencería, decidí entonces, tomar el gel lubricante y apartando la tanga que llevaba puesta Jaime le unte con un dedo en su ano lentamente, noté que quizás no fuera la primera vez que mi esposo hacia algo así, pues se dejó hacer y el dedo, los dos dedos le entraban con ligera facilidad, es más, notaba como él mismo buscaba mis dedos empujando hacia atrás.

Los miraba , Javi veía lo que hacía y parecía no creérselo, aun se ponía más cachondo tambien, le quite el pañuelo de los ojos y se miraron, pero ninguno dejó de hacer nada, mi marido seguía chupándosela a dos manos sin parar, estaba entregado mientras yo le tenía dos dedos entrando cada vez más rápido en su ano y pasando mis manos por sus huevitos y su pichita algo durita ahora un dentro de la tanguita.

-Madre mía Jaime tío¡¡ no me lo puedo creer, yo no sabía….que, joder  - sollozaba Javi viendo a mi marido mamarsela – te gusta si?

- si mucho – le contentaba este sacándose un momento el pollon de la boca

- ven- le dije a mi marido haciendo que se levantara y dejara de chupársela a su amigo que la tenia completamente tiesa.

Lo tomé de la mano, fuimos hacia la mesa del comedor , él aun con mi lencería puesta y el hilo de la tanga a un lado de una de sus nalgas, le pedi que se tumabara encima la mesa con las piernas en el suelo, llamé a Javi que vino polla en mano frotándose , le puse yo misma algo de gel en toda su polla y a petición mía le pedí que se lo follara, que lo desvirgara ahí mismo.

-cariño¡¡¡ -grito mi marido haciendo ademan de levantar el torso que tenía pegado a la mesa- pero no….

No lo dejé ,apoye mi mano en su espalda para que no se levantara mientras Javi , ahí que pensaba yo que no lo haría o no querría, me dedicaba una sonrisa complice acercando su duro pene al culo de mi marido,  le dije que se callara y disfrutara y que iba a sentir lo que una mujer con un hombre de verdad, que le dejara disfrutar también a su amigo de esta manera con él, que no fuera egoísta que ya todos sabíamos que esto le gustaba así que…di la vuelta a la mesa , mi marido me miró, yo le cogí las manos y se las sujeté para que no se pudiera mover. Javi le levantó la pierna derecha para ponérsela encima de la mesa y separando sus nalgas, veía como se le metía despacito, un poco más, mi marido gemía, gemía, le pedía que fuera despacio, a lo que su amigo la sacaba de nuevo y despacito se la volvía a meter, no tardó mucho en metérsela entera y constatar como Jaime estaba disfrutando mucho con ello. Con los ojos cerrados y exhalando, viendo como su picha flácida se balanceaba dentro de la tanguita con cada embestida de mi amante haciéndolo sentir vulnerable.

-ummmm joder tio, como me gusta – le gritaba Javi- eres un cabronazo Jaime, me provocas con este culito que tienes, que bien te entra¡¡¡- se la metia sin parar

-ooooohhhh¡¡ si ooooohhh si¡¡ - gritaba mi marido haciendo para que le soltara las manos, pero no, le sujetaba fuerte

-se nota que te gusta cabrón, mira como te entra toda en el culo¡¡¡- seguía diciéndole Javi – ahora tendré dos putitas para mi ¡¡¡ a que sí?? ,ahora que tu mujer sabe que te gusta, te follaré cuando quiera ¡¡¡ dime a que sí putita??? – le decía a mi marido él.

-siiiii , si iii claro si….lo que tu digas….- le contestaba Jaime sin poder casi vocalizar, mientras vi que del tanga le salia…

-se está corriendo, no pares ¡¡¡ - le grite a Javi – le gotea el semen por la tanga , se lo estoy viendo- decía eufórica yo en voz alta y le solté las manos para ir al lado de ellos.

Vi como efectivamente como pierna en alto, tenia la tanguita empapada en semen que estaba goteando al suelo y Javi no dejaba de meterla y sacarla, le entraba todo ese trozo de polla en el culo, no pensaba que algo así le vería hacer, estaba fuera de si. Hice que se pararan un momento para quitarle entera la tanga y a continuación, Javi volvió a ponerle la pierna en alto y siguió follandole el culo sin parar, yo veía, como ese pequeño pene de mi marido soltaba chorritos de leche por el gusto que le estaba dando, hasta que …

-          Me corroooooo¡¡¡¡¡ - gritó fuerte Javi, con 5 o6 embestidas fuertes hasta dejarla descansar dentro del culo de mi marido- diós, diós,. Joder Jaime…joder¡¡¡- le decía él.

Esperó unos instantes y se la sacó de dentro, dejándolo acostado , agotado encima la mesa aun con pierna en alto y vimos como un hilito de su semen le caia del ano rojizo y abierto que le había quedado, le goteaba por el muslo y me estaba manchando las medias, yo le cogí las dos nalgas y mostrándoselas a mi amante se las abria y apretaba para que se le fuera caiendo todo el semen que tenia dentro mientas le escuchaba decir – joder, joder..que bueno. Sentía curiosidad con todo aquello, así que le meti un dedo notando como de lubricado lo tenía y  lleno de semen de Javi, con los espasmos que su culo daban por el gusto que sentía.

Hablamos de lo sucedido y normalizando la situación, nos sinceramos con lo que habíamos vivido y sentido cada uno, a fin de poder discutir que cosas podíamos hacer o no a partir de entonces. Lo cierto es que no varió mucho las situaciones, solo que la participación de mi marido Jaime fue a mayor, en esos encuentros que tenemos, el ver a mi marido con mi amante me pone como loca y ambos lo saben ,  igual o más que cuando me tiene a mi, lo utilizamos a placer pues hemos ido notando que es con lo que los tres disfrutamos más, diría que aparte de esas peculiaridades, nuestra vida sigue igual, le sigo queriendo igual o más  a mi marido por todo lo que me ha dado y me da, una vida sexual abierta y excitante y morbosa como pocas habrían pensado,  a él por que se que disfruta viéndome y tambien sintiendo a su mejor amigo y a Javi por la libertat que tiene con nosotros en el sexo, haciendo a placer lo que él quiera. Tampoco es cierto que cada vez que quedamos ellos dos tengan sexo o sexo con penetración, si no que a veces yo tambien he quedado a solas con Javi para tener nuestros nomentos.

Con el tiempo,  asi como se que los viernes, el dia que salen todos juntos desde hace años los tios de su grupo, tardó en pasar varias semanas, pero al cabo de un mes de haber empezado a tener sexo ellos dos también veo y me dice mi marido que se pone algo de lencería debajo de los pantalones, pues Javi asi se lo ha pedido para esos días en concreto que han quedado, lo viene a recoger con el coche a casa , se van a cenar y a tomar algo todos juntos despues, lo acerca de nuevo él a casa donde aprovechan ambos, alguna vez que he estado despierta aun cuando han vuelto los he espiado en el salón, a parte de  que hacen ruido, los veo follar y como disfrutan tambien de su momento  y como este se entregan el uno al otro.



© topinambur

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de topinambur
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)