Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.600 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.885 Miembros | 19.342 Autores | 98.278 Relatos 
Fecha: 13-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Grandes Series

Telemorbo - Pedido Nº2

Polaris
Accesos: 2.523
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Aqui os narro el segundo encuentro con Aurora, esta vez ejerciendo ella de repartidora. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

(Nota: Recomiendo leer la introducción)

 

 

Y: Hola

A: Hola!, que tal, como estás?

Y: Muy bien gracias, deseando volver a hablar contigo.

A: Sí, la verdad es que tuve unos días complicados, ni siquiera pudimos charlar nada de nuestro primer encuentro.

Y: Y bien, ¿ha quedado usted satisfecha?

A: Jajaja, sí, mucho. Fue muy raro...

Y: Lo que?

A: Pues lo que pasó, parece más bien como si hubiese sido un sueño calentorro.

Y: Pues te aseguro que no lo fue, todavía recuerdo el sabor de tu coño.

A: Y yo a esa lengua juguetona... que corrida me dio. ¿Tu que tal lo pasaste?

Y: De vicio, hacia tiempo que no disfrutaba tanto comiendo, acabé muy empalmado.

A: Ya ví, y no me dejaste ni tocarte el paquete.

Y: De eso se trata el juego, tu no habías pedido eso...

A: Claro, así te guardas esas cosas para tus pedidos pillín.... hablando de eso.. esta semana te toca a ti, ¿tienes algo pensado?

Y: Sí, algo tengo.

A: Tengo la semana algo liada, a ver como hacemos..

Y: Tranquila, es algo rápido...

A: A ver, sorpréndeme chico raro...

Y: Es fácil, quiero una paja

A: Uhm.. será un placer. ¿Y como la quiere usted?

Y: Rápida, intensa, cerda. ¿Puede ser?

A: Así será, descuida. ¿Qué día puedes?

Y: Pues mañana martes estoy de guardia en la oficina, podría ser un buen momento.

A: Vale, tengo un hueco de media hora entre las 17:30 y 18:00, ¿te va bien?

Y: Perfecto

A: Pues a las 17:30 te llamo cuando esté en la puerta. ¿Alguna petición más?

Y: Sí, que lleves Kleenex.

A: Tranquilo, siempre llevo en el bolso.

 

Pedido Nº2

 

Son las 17:25 y ya me comienzan a temblar las piernas tal adolescente en su primera cita. Ya tengo todo el trabajo listo y no espero ninguna llamada, al menos hasta última hora de la tarde. Mientras tanto, busco la mejor zona para hacerlo ya que aunque es poco probable que alguien venga, no quiero arriesgarme y que nos pillen. El cuarto de limpieza no es mala idea, tiene un pequeño ojo de buey desde el cual podría vigilar la entrada principal mientras Aurora está al lío. Para perfeccionar más el plan, vierto un poco de agua en el suelo de mi despacho, para tener coartada para estar en el cuarto de limpieza. Es un cuartucho pequeño, no caben mas de tres personas de pie, pero es suficiente para lo que necesitamos. Huele a productos de limpieza, por eso mismo es bastante agradable la estancia.

 

Empiezo a inquietarme, son ya las 17:35 y no sé nada de Aurora. Temo que me haya dado plantón, al fin y al cabo todavía no tenemos mucha confianza pese al primer encuentro. La excitación comienza a convertirse en decepción al ver como pasan los minutos, ya son las 17:40. Dudo en si llamarla o no, pero por otra parte no quiero ser pesado cuando es ella quien me viene a hacer el favor. 17:48, ya estoy convenciéndome de que no va a venir por lo que decido limpiar el agua que yo mismo he tirado.

Sin embargo, y sin esperanza ya, mi teléfono suena, es ella.

 

- Hola Aurora, pensaba que no vendrías..

- Perdóname, se me complicó la reunión y no he podido salir antes. La excusa de que tengo que ir a hacerle una paja a un ciber amigo creo que no colaría… Estoy abajo, ábreme anda.

- Sí, ahora voy.

 

Rápidamente activo la puerta desde el telefonillo  y veo como Aurora con un bonito vestido negro entra apresuradamente. Abro la puerta de la oficina y escucho sus tacones subiendo por la escalera.

 

- Hola corazón.. -dice plantándome un beso-

- Hola… te estaba esperando…

- Voy muy mal de tiempo… -me soba el paquete con insistencia al decir eso- ...caray ya estas medio listo...

- Venga, sígueme -la guío de la mano hacia el cuarto de limpieza-

- Joder, menudo sitio, ¿quieres que te la haga aquí? -dice entrando y observando hacia los lados-

- Sí, te parece bien?

- Si te gusta a tí, me vale -me desabrocha el cinto y el botón del pantalón con mucha habilidad-

 

Siento su mano fría de la calle buscando en mi calzón y agarrando mi tronco con firmeza.

 

- Joder que ganas tenia de sentir esta polla… -dice mientras me come los morros otra vez-

- y yo de sentir esa mano -mi excitación sube de una forma exagerada y mi miembro se endurece-

- ¿Quieres que te la chupe para que termines antes? -me sugiere mordiéndose un labio- voy muy jodida de tiempo

- No, hoy solo la mano..

- Qué raro eres tío… -comienza ahora a bombear mi polla con la mano entera-

- Así, movimientos largos..uff.. me encanta  Aurora.. lo haces genial

- Umm sí? te gusta?.. eso es que me vas a dar tu leche pronto?.. -me susurra al oido mientras acelera el ritmo-

 

Me apoyo en la puerta para no caerme, siento mis piernas muy débiles.

 

- Si no tuviera tanta prisa te ofrecería correrte en mi cara, ¿no te gustaría salpicármela?..

- Sí.. mucho… ufff que bien lo haces joder… -sus palabras y su buen hacer con las manos me tienen bajo su control-

 

Mi polla está lo más dura que puede estar y noto como el liquido pre-seminal va saliendo poco a poco. Aurora aumenta la intensidad de la paja y ahora hace movimientos más cortos y más cercanos al glande. Es una verdadera experta y en un par de minutos ya me tiene a punto.

 

- Podría ofrecerte sin embargo… -me sigue susurrando sensualmente al oido- …tragarme hasta la última gota de tu corrida.. ¿Qué me dices…?

- Me corro, me corro…. -inesperadamente siento  como me voy a venir-

- Vamos córrete… dame tu leche venga… -dice ella girando su cuerpo y apuntando mi verga hacia el cubo de la fregona - quiero ver como chorreas.

 

Mi polla convulsiona fuerte y comienzo a salpicar semen una y otra vez, dirigido por la mano de Aurora. Hilos blancos van bañando la escena.

 

- joder, cuanta leche!..no quiero que deje de salir…

 

Una vez que termino de correrme el panorama es algo dantesco, leche en el suelo, sobre los botes de limpieza, sobre la fregona y algún chorro en la pared.

 

- Joder  Aurora, mira como lo has puesto todo… -digo aún con la respiración entrecortada-

- Yo? jajaja serás tu, lechero! - dice ella mientras usa un kleenex para limpiarse unos restos en su mano.

- Menudo orgasmo, eres una diosa con la mano!

- Gracias y eso que no practico mucho últimamente jajaja. ¿donde está el baño?, debo irme ya.

- Saliendo a la derecha -digo guiándola y abrochándome el cinto.

 

Después de lavarse las manos, Aurora se va y nos despedimos con un intenso beso con lengua.

 

Continuará…

 

 


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Polaris

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Polaris
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)