Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.292 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.161 Miembros | 19.504 Autores | 99.449 Relatos 
Fecha: 16-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Gays

El último año – Encuentros decisivos capitulo 7

George
Accesos: 2.339
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 20 min. ]
 -   + 
Sin saberlo siempre nos cruzamos con personas que definen momentos cruciales... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Por ser navidad, les entregare dos capitulos, de esta historia. espero que les gusten.

/////Alejandro/////

    Eran las tres en punto de la tarde de un domingo que en definitiva era el más caluroso del año hasta los momentos, no sé porque pero los domingos nos son de mis días favoritos.

    Había recibido un mensaje de Oscar diciendo que quería que nos viéramos en un parque que estaba al oeste de la ciudad, el lado más apartado de todo y todos, aquí no venia nadie que yo conociera, y me imagino que no venia tampoco nadie que el conociera. Los últimos días Oscar y yo nos hemos texteado, whatsappeado, facebookeado y twitteado – si use todas esas palabras como verbos – como locos desde que nos dimos ese beso en el armario de limpieza, de cierta manera esta situación me hace sentir incomodo, porque siento que soy el otro, siendo que Oscar tiene novia, y dice amarla y no sé que otro motón de cosas, pero también hay una parte de mi que dice “a la mierda, el chico está interesado en ti, disfruta lo y lo que tenga que ser ,será.”

    Esta era la primera vez que nos veíamos los dos solos después de lo que paso la otra vez, ya había pasado diez minutos desde que llegue se supone que era a las tres y media que nos veríamos pero yo decidí llegar antes así tenía tiempo de pensar y calmarme para el encuentro, porque esto ni siquiera se le podía llamar cita.

3:43pm

    Se había atrasado trece minutos y ya me estaba impacientando, fue una mala, terrible y pésima idea, haber venido tan temprano. Me levante del banquito donde estaba sentado, me disponía a caminar para despejar un poco la mente, cuando escucho una voz que me llama a lo lejos, al voltearme, lo vi, venia corriendo parecía muy desesperado por llegar me quede mirándolo mientras se acercaba a donde yo estaba, se veía más atractivo que de costumbre, no sé si era el hecho de que ahora había algo entre los dos, algo de verdad y no solo unas cuantas suposiciones, aunque nada estaba realmente definido el seguía teniendo novia y yo seguía siendo el aparecido, es raro como puede alguien atraerte tanto hacerte sentir algo bonito y a la vez demasiado mal, o quizás no era él, era mi moral que estaba siendo golpeada muy bruscamente por un chico que tal vez solo está experimentando y que al final se quedara con los senos y no con el paquete.

    No soy de esos gays que buscan competir contra las mujeres para demostrar algo, me parece ridículo eso, pero estoy más que claro en que chicos como Oscar siempre terminan siendo heteros no gays…

    -Disculpa la tardanza, es que no podía deshacerme de Estrella, quería que saliéramos hoy, pero le dije que tenía un asunto muy importante, que no podía dejar para después, quiso acompañarme, pero al final pude persuadirla de que no. – decía mientras en cada palabra tomaba aire por haber estado corriendo, se oía exhausto, desesperado, y muy tierno.

    -Tranquilo entiendo, es tu novia y tiene prioridad. – Okay por qué diablos dije eso?

    -No, no es eso, lo que pasa es que… nos sentamos es que estoy un poco cansado.

    -Claro. – dije y acto seguido nos sentamos en el mismo banquito en el que yo estaba minutos antes.

    Ambos nos sentamos uno al lado del otro sin mirarnos, solo mirando al parque que se alzaba frente a nosotros, los arboles, verdes y frondosos, en medio había un enorme lago donde los gansos, nadaban y se bañaban tranquilamente, la paz se sentía, incluso el sol parecía haber bajado su intensidad, y el aire soplaba fresco, no sabría decir si es la naturaleza que decidió calmarse o es que estando con Oscar yo percibía todo diferente, aun no puedo olvidar ese primer beso que yo le di, y aun mas ese beso que él me dio, fue algo memorable totalmente.

    Oí como suspiraba como intentaba coger aire como si el mismo le dieran las palabras, para romper este incomodo silencio que yo por estúpido había creado, pero es la verdad lo que dije tiene novia, y no sé si la ama o no lo que sí sé es que ella es alguien importante para él alguien que él no quiere lastimar y lo entiendo, si yo estuviera en su lugar estaría dentro de mi cama envuelto en mis sabanas pidiendo a gritos que me dieran la respuesta correcta, a algo que pareciera que no la tiene.

    -Ve Alex – comenzó a decir, y sin dudo estaba sacando las palabras que encontraba. – todo lo que ha pasado en estos meses ha sido para mí de locos, nunca pensé que un chico me besaría, y llegaste tu y me besaste, nunca pensé que yo besaría a un chico y mira como terminamos, en el armario de limpieza, y jamás pensé que pasaría días enteros y  noches en vela escribiéndome con alguien de mi mismo sexo de la manera con la que lo hago contigo. Todo esto es muy nuevo para mí, Estrella es una gran chica que me ha querido mucho todo este tiempo, es una gran persona, indiferentemente de lo que digan los demás, para mi esos son solo puros chismes y rumores mal intencionados. – me parece que nunca ha escuchado el refrán que dice “cuando el rio suena es porque piedras trae” pero quién soy yo para juzgar. – Así que el hecho de que esté pasando esto, que yo le pague a ella todo este tiempo de novios, de manera me pone en un intranquila posición, y…

    Le tome la mano y la apreté no quería que siguiera hablando, sabía a lo que se refería, y me sentía como un idiota egoísta, porque es verdad. Yo asumí mi sexualidad, fue un proceso algo complicado pero lo hice, él ha vivido toda su vida pensando algo y de repente llego yo y pum le doy un giro de ciento ochenta a toda su vida.

    -Perdona me tú a mí, fue egoísta de mi parte decir eso, es solo que… el que tengas novia me incomoda me pone en una posición difícil, yo no quiero ser el otro, y tampoco quiero terminar siendo el que pierda más aquí, ambos estamos en posiciones incomodas, solo hay que…

    -Que saber cómo solucionarlo.

    -Exacto. – sonreí.

    -Oye que te parece si dejamos todo este drama, y disfrutamos de nuestra primera cita.

    -Nuestra qué? – dije muy confundido, no me esperaba que esta fuera una cita, la verdad ni siquiera me había planteado que era este encuentro.

    -Nuestra primera cita, o que crees que solo te pedí que vinieras para hablar de cosas incomodas, pues no, esta es nuestra primera cita, sé que tal vez estamos algo alejados de todas las personas que conocemos pero, se me ocurrió que aquí podríamos andar tranquilamente. – se levanto y me tendió la mano.

    Yo se la tome, y me ayudo a pararme cuando iba a soltársela él entrelazo sus dedos con los míos, yo me quede algo pasmado por eso, ambos somos chicos muy altos, y fornidos, lo mire a los ojos, él solo me sonrío se acerco a mí y me dio un beso en la mejilla, yo inmediatamente empecé a mirar a todos lados.

    -Te dije aquí nadie nos va a molestar.

    Yo aun no había concluido el entrelazar nuestros dedos, me apretó más la mano sin llegar a lastimarme, y fue ahí cuando yo concluí en proceso.

    Empezamos caminando el parque que media más o menos treinta kilómetros cuadros, mucha gente de esa zona de la cuidad venia, y a donde volteara no había nadie que nosotros conociéramos, ni del colegio ni de nuestras familias, aunque yo aun no conocía a la familia de Oscar, nunca he ido a su casa.

    -Quieres un helado? – me pregunto señalando un pequeño carrito de helados que estaba frente a una zona de juego para niñas, con columpios, toboganes un enorme castillo, de dos pisos, y una caja de arena para los más pequeños, esa imagen me trajo recuerdos de cuando era más niño y siempre jugaba con mi hermana, sin darme cuenta apreté mi mano. – Alex estas bien?

    -Sí, sí quiero ese helado.

    Al llegar el pidió dos helados, y la vendedora tenia decenas de opciones, el pidió una de ron con pasas, y yo un cono de tiramisú, el pago todo, con la excusa de que fue su idea así que el pagaba, y no me dejo colaborar en partes iguales. Nos fuimos con nuestros helados tomados de las manos, no sin antes recibir halagos de la vendedora porque nos consideraba una muy linda pareja, yo me sonroje un poco y me dio mucha pena no me suele pasar eso, y con Oscar no solo es nuestra primera cita, si no que es mi primera cita hablando muy generalmente, el solo sonrió y dijo: “gracias pero aun no es mi novio, solo lo estoy conquistando.” La chica solo se río y dijo que iba por buen camino que un helado siempre es un buen camino para conquistar a alguien. Luego de eso nos fuimos.

    -No me esperaba que dijera eso. Me cae bien la chica. – decía mientras le daba un mordisco a su helado de ron con pasas.

    -Yo no me esperaba que tú dijeras eso.

    -Pero es la verdad no somos novios, aun te estoy conquistando.

    -Y si ya me hubieras conquistado. Qué dices a eso?

    -Digo que debo seguir esforzándome mucho más, porque ahora me toca enamorarte.

    -Yo también debería hacer lo mismo entonces.

    -Y si ya estoy enamorado. Que dices a eso?

    -No sé, lo estás?

    -Puede ser.

    Solo nos reímos de sus tonterías y seguimos comiendo mientras caminábamos y disfrutábamos de la naturaleza que nos rodeaba. Era lindo estar así con él, me gustaba mucho tenerlo a mi lado, que entrelazara su mano con la mía, que insinuara que estaba enamorado de mi, menos mal que no sufro de problemas cardiacos porque este hombre me hubiera provocado un infarto desde hace rato.

    Todo iba perfectamente hasta que escuche la chillona voz de una persona que tenia siglos que no veía, sentí como Oscar se tensaba, su mano se puso rígida alrededor de la mía. Genial él día perfecto se estaba empezando a arruinar, y aunque era alguien que Oscar no conocía y ella no lo conocía a él, el susto era para desear que la tierra se abriera en dos y lo tragara vivo, hasta llegar al centro de la tierra, incluso yo en su posición empezaba a envidiar a los dinosaurios, ¡PORQUE DIABLOS NO CAE UN METEORITO JUSTO AHORA!

    -Alejo, mi amor como estas? – Thalia, no la confundan con la cantante, esta de cantante tiene lo que yo de hetero.

    -Thalia, bien y tu. – Oscar no decía nada, ya la chica estaba enfrente de nosotros, él estaba pálido y frio podía sentir su mano congelada, ni siquiera me soltaba, aunque me imagino que es lo primero que hubiera hecho de ser posible, me preocupaba pero a la vez se veía tan lindo.

    -De maravilla mi príncipe hermoso, de maravilla, aunque el colegio se ha sentido, súper, mega híper, magna, ultra solo sin tu presencia. – a cuantas personas conocen sepa usar tantos sinónimos en una sola oración. Thalia una chica de estatura promedio, con el cabello castaño medio, de piel bronceada ojos café, de un tono medio, sus atuendos favoritos son faldas y leggies, con zapatos deportivos todos tipo convers con blusa de tirantes, y lo que mejor se ve en ella son sus pecas, heredadas de su madre pelirroja, solo que ella salió castaña. – Oye guapo y no presentas.

    -Ah. Si claro, este Oscar ella es Thalia una muy buena amiga de mi viejo colegio, Thalia, Oscar él es… - no sabía que carajos decir. Tenemos las manos agarradas, estamos paseando juntos en un parque, en donde se supone que nadie nos debería haber encontrado y…

/////Oscar/////

    -Soy su novio. – no me esperaba decir esas palabras, pero era lo más lógico que había que decir, aparte de que Alex parecía no saber qué decir. Además a esta chica no la conozco y ella no me conoce no creo que haga algún daño. O si?

    -Oh wao encerio. Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!! – la chica salto y me abrazo, haciendo que Alex y yo nos soltáramos de las manos, y yo intentando buscar mi centro para no perder el equilibrio y caernos al suelo. – discúlpame, es que desde que conozco a Alejo nunca le había visto con un novio, más bien nunca ha tenido novio, tú en definitiva eres el primero, y estoy mega emocionada por eso. – con que el primero eh, cuando voltee hacia mi “novio” el veía a su amiga con cara  de querer matarla por lo que dijo. Yo solo lo mire y reí.

    Después de que ella se separara de mi buscamos un lugar donde sentarnos los tres así Alex y su amiga podrían ponerse al día de todo lo que ha pasado. Caminamos alrededor de diez minutos hasta que encontramos unos banquitos que hacían una pequeña especial cuadrada, todos tenían espaldar y había una pequeña abertura por donde entrar, solo pasamos y nos sentamos.

    -Haber Alejito, cuéntame cómo te va como esta mu mami?

    -Bien estamos bien los dos, vivimos en el lado este, en un pequeño departamento.

    -Y tu padre? – perfecto un tema del cual yo también quería saber, no sabía cómo hablar de ese tema con Alex, así que esta era mi oportunidad de saber las cosas que tanto ansiaba.

    -Él está en México.

    -Como así? Pensé que ya lo habrían encarcelado.

    -Así tuvo que ser, hace seis meses iba a ser el juicio, pero tiempo después de que mi madre se divorciara de él, consiguió un pasaporte falso y se fue a México.

    -Pero que tiene gente por allá.

    -Mis abuelos, nada más, son los únicos que lo aceptarían después de todo lo que ha hecho.

    -Y que sabes sobre la otra persona que resulto involucrada? – ahora no sé si quiero saber, lo que tenga que decir Alex, ya lo que quería saber lo supe, el hijo de puta esta en México, eso era todo y no volvería para acá porque sabe que aquí no tiene futuro. Pero del resto…

    -Solo sé que una mujer murió, nunca quise conocer a la familia, no sabría como mirarlos a la cara, porque por culpa de mi padre alguien más perdió un ser querido. – alguien más? Entonces eso quiere decir que su…

    -Cariño tu perdiste a tu hermana, tu mejor amiga, y eso es algo irremplazable, no tienes de que avergonzarte eres una víctima igual que los demás el único aquí que debería avergonzarse y sufrir castigos y penas es tu padre.

    Alex miraba a su amiga y yo solo pude agarrarle la mano, era todo lo que me salía hacer en ese momento, lo vi en sus ojos, cuando volteo a verme, era tristeza y soledad, la misma que he sentido yo todo este tiempo desde que mi madre se fue, Thalia estaba en lo cierto él no tiene nada de qué avergonzarse, él igual que mi hermano, mi padre y yo, es una víctima más de su padre.

    -Ves. Aparte tienes un muy lindo novio que te cuida y se ve que te quiere ya ve… - no termino la frase pues su teléfono sonó. – disculpen mis amores. – vio la pantalla, y puso los ojos en blanco. Como si no quisiera contestar, pero al final lo hizo. – Prima que pasa, y eso tu llamando… - silencio – Bueno para hoy no tenía planes. Estoy en el parque Childhood, con un amigo y su novio… - otra vez esperando la respuesta de su prima – Okay nos vemos en el centro, claro pero no quedare mucho, tu sabes como es mi madre cuando estoy muy lejos de casa… - respuesta – Nos vemos en quince. – colgó guardo su teléfono en su bolsito – disculpa mi amor, mi prima, que parece que anda aburrida, dice que su novio no la quiso acompañar hoy y no quiere saber nada sobre su amantes.

    -Como así que amantes. – decía mi chico.

    -Te acuerdas de esa prima de la que te hable que en mi opinión es una zorra.

    -Mmmmm… Sí, creo que si me acuerdo.

    -Bueno ella tiene un novio, que dice que es la maravilla hecha un hombre, pero le monta más cuernos que una panadería. No me extrañaría que el universo le diera una probada de su propia medicina. Nunca he entendido como si dices amar a alguien lo traicionas de esa manera. Pero bueno para no arruinarles su momento a solas yo me retiro. – los tres nos levantamos para despedirnos, ella abrazo primero a Alex. – Fue un gusto volver a verte, no pierdas el contacto mira que en el cole tienes amigos que te extrañan, y una amiga que te tiene los mejores chismes, por cierto conéctate esta noche en Sky, no te dejare dormir.

    -Okay lo hare.

    La chica fue hasta mí y me abrazo con mucho cariño: -Fue un inmenso placer conocerte Oscar, por favor cuídamelo que ha sufrido mucho el pobre.

    -Tranquila yo me encargo.

    Luego vimos como Thalia se alejaba, al caminar parecía como si diera saltitos, en verdad esta chica es todo un personaje, una personalidad eufórica y la vez alguien sensato, de donde salen este tipo de personas no sé, pero me dejo pensando mucho lo que dijo, y es porque tiene razón como puedes decir que amas a alguien y le haces una cosa tan baja como lo es traicionarla…

    -Pensando en lo que dijo Thalia?

    -Puede ser.

   -Pudiste haber dicho que soy tu cita, no tu novio.

   -Lo sé, pero quería saber cómo se oía saliendo de mí, como se sentía decirlo.

    -Y cómo fue?

    -Me gusto como se escuchaba, y se sintió bien, me agrado el escucharlo. Pero…

    -Te sientes mal, por Estrella.

    -Sí, ella ha sido una gran novia, pero creo que ya no siento lo mismo por ella que antes. Ahora siento algo distinto por una persona diferente.

    -Por mi?

   -Obvio que por ti, tontito.

El resto del día se nos fue caminando, disfrutando de la naturaleza, del inmeso parque y hablando de nosotros conociéndonos, más que todo hablando de nuestros gustos, las cosas que gustan las que nos disgustan y las cosas que detestamos, y así. También le pregunte sobre su hermana, fue algo difícil que me hablara de ella, pues la voz se le cortaba y en varias ocasiones le salían lagrimas, así que decidí que no le preguntaría más. Hasta que fue él quien me pregunto sobre mi familia, le hable de mi padre; quien es un buen hombre más alto que yo, algo barrigón y que poco a poco se está quedando sin cabello, pero que ha sido el mejor papá del mundo. Luego de mi hermano; quien es casi de mi misma altura, deportista empedernido, siempre se anda metiendo en problemas y en el colegio no le va también como a mí pero bueno así es él. Cuando llegue a mi madre, sí le dije que ella había muerto, decidí contarle la verdad a medias pero Alex es inteligente así que pensé decirle una mentira blanca después de lo que escuche y de cómo se siente al respecto, no quiero alejarlo de mí, quería encontrar el momento preciso para decirle la verdad, no solo eso, también para terminar con Estrella de la mejor manera, y También contarle a mi familia que me gusta un hombre, que quiero que este hombre sea mi pareja y aparte rezar para que no lo odien ni lo traten mal por ser el hijo del hombre que nos arrebato a mi mamá, eran demasiadas cosas para una sola persona, como necesito a mi madre ella siempre sabía qué hacer, siempre tenía la respuesta correcta a cada problema.

    Al fin en casa, en mi cuarto en mi cama, y con mi almohada, siempre una buena consejera, fue un día largo quizás el más divertido que he tenido en muchísimo tiempo, estuve todo el día con un chico maravilloso a quien no dejo de escribirle ni de pensarle, y…

    -Se puede? – era mi hermano.

    -Claro entre. Qué pasa?

    -Pues es química que no le entiendo nada.

    -Ok ven y te explico.

    Ayudar a tu hermano menor con las tareas es algo que casi todos los hermanos mayores hacemos, para mí no es ningún problema explicarle, al contrario, me siento bien haciéndolo, demostrarle a mi hermano que siempre tendrá alguien con quien contar, pero no lo negare el enano es cabeza dura, a veces cuesta que entienda algo pero hago mi mayor esfuerzo. Después de dos horas de explicarle química, me dijo que ya lo había captado cosa que no me dio mucha confianza pero bueno que se le hace.

    -Y que estuviste haciendo todo el día? – me pregunto estando entre el pasillo y mi cuarto.

    -Salir por ahí.

    -No le estarás montando los cuernos a Estrella verdad.

    -De cuando acá a ti te preocupa que  yo le monte los cuernos a Estrella.

    -No me preocupa, te felicitaría, siempre te lo hemos dicho, ella no es para ti, deberías buscarte a alguien más.

    -Tan tierno preocupándose por mí. – dije yo en forma de chiste.

    -Burlarte, pero es la verdad esa chica siempre anda por ahí con quien sea.

    -Esos son rumores y chismes, dime la has visto.

    -No, pero como mamá decía; cuando el rio suena es porque piedras trae. Piénsalo hermano mayor.

    Y valla que me dejo pensando, tenía razón a veces los rumores son por algo, aunque algunos son exagerados, siempre o por lo menos la mayoría de las veces tienen algo de cierto, por pequeño que fuese.

/////Alejandro/////

    Ya en casa, estaba cansado, solo quería ir a dormir, y no saber nada de nada hasta que amaneciera pero que aun me quedaba otra cosa más Thalia me había dicho que me conectara al Sky, para video chatear, no quería pero tenía tiempo que no la veía y no hablaba con ella, y de verdad extrañaba a esa loca, me dio mucho risa la forma en que se arrojo a los brazos de Oscar emocionada porque yo tengo un novio, el primero, no negare que cuando dijo que él era mi primer novio casi la acecino, como se le ocurre ella a veces puede ser muy boca suelta, pero solo cuando no piensa en lo que hace, pero cuando hay que ser discreto ella se ganaría un oscar, por su maravillosa actuación y autocontrol.

    -Cómo te fue hoy mi cielo? – era mi madre quien aparecia y se sentaba a mi lado en la sala.

    -Bien ma, me divertí mucho con Oscar, hablamos, comimos helado y caminamos bastante.

    -Me alegro mi sol, ese chico Oscar se ve muy agradable, no me molestaría si fuera mi yerno.

    -A mi tampoco ma, aunque todo eso está un poco lejos, aun hay muchos problemas que resolver.

    -Me imagino mi niño. Sabes Oscar se me hace algo familiar.

    -Qué curioso él dijo lo mismo con respecto a mí.

    -Mmmmm.. ya. Y has conocido a su familia?

    -No, aun no, pero me dice que solo vive con su padre y su hermano.

    -Y su madre? – mi mamá estaba haciendo más preguntas de lo habitual, aunque es la primera vez que me intereso tan profundamente por un chico, que posiblemente se vuelva mi novio así que me imagino, que es ese instinto de madre que sale, de proteger a su hijo.

    -Su madre murió, de un infarto, hace dos años.

    -Estás seguro?

    -Eso fue lo que me dijo, porque me tendría que mentir?

    -Bueno tienes razón, me iré a dormir, buenas noches mi cielo.

    -Buenas noches mami.

    Después de despedir a mi madre, fui directo al baño quería ducharme, para poder relajarme, quizás no sea muy ecológico, pero cuando tengo días largos me gusta darme duchas largas y este ameritaba una de esas.

    Estando ya en mi habitación, me senté en mi cama con mi laptop en frente, la prendí y conecte el wifi de la casa, lo primero que hice fue conectarme al Sky como me lo había pedido pecas, y lo primero que ocurrió una video llamada de ella.

    -Holis mi amor.

    -Hola pecas, como estas?

    -Ains tenían tiempo que no me decían así, yo de maravilla, pero mi vida se me olvido informarte, mi prima se antojo de quedarse a dormir y…. – no termino la frase alguien le gritaba y estaba fuera de cámara. – Esta en el buro al lado de la ducha!!! – gritaba ella en respuesta. – la voz de la prima de Thalia se me hizo muy familiar.

    -Thalia, preciosa, cual es el nombre de tu prima?

    -Estrella mi vida. Estrella Serrano, creo que debes conocerla ella estudia en el mismo colegio que tu. – eso me cayó como un tanque de agua fría, ellas dos son primas a la mierda con todo.

    -He oído su nombre y la he visto pero no nos conocemos como tal.

    -Si quieres te la presento.

    Me puse pálido cuando dijo eso sentía el aire frio correr por mi cuerpo.

    -No tranquila, ya habrá otra oportunidad. Bueno pecas te dejo, suerte con tu prima.

    -Gracias mi amor. – y volteando para asegurarse de que nadie la vea, ni la escuche se acerco mas a la pantalla. – Porque esta no para de hablar de sí misma y de sus aventuras y desventuras, Dios todo poderoso, me dé un planeta entero de paciencia.

    -Chao pecas te quiero.

    -Igual mi Alejito lindo, me saludas a tu novio.

    Y me desconecte, lo más probable, es que pecas no conociera la aparecía del novio de Estrella porque quien sabe que ocurriría. Inmediatamente busque mi teléfono, y lo primero que hice fue escribir un mensaje a Oscar.

Yo: hay un problema, necesitamos hablar pero en persona.

Oscar: que paso?

Yo: ya lo sabrás de antemano te pido disculpas.

Oscar: no me asuste, que fue lo que hiciste?

Yo: nada pero me entere de algo, hablamos mañana.

    Deje el teléfono a un lado en modo silencio, no quería seguir escribiendo, si esto es así, Dios nos ayude.

Chicos pueden encontrar mi libro, en Smashwords.com, en formato digital, mucho mas economico que en la otra pagina, para aquellos que se dieron una vuelta, y no pudieron adquirirlo pero quisieron obtenerlo, a los demas los invito a que se den una vuelta... (3,50 dolares)



© George

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de George
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)