Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.884 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.403 Miembros | 19.395 Autores | 98.630 Relatos 
Fecha: 19-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Sexo con maduras

Trio inesperado para mi mujer (2° parte)

manu
Accesos: 25.972
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Segunda parte de como se desarrollaron nuestras vacaciones. Ahora totalmente desinhibidos. (Relato real, recomiendo leer la primera parte) Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Pasamos a contaros lo sucesivo a nuestro primer trío ya que muchos lectores nos piden correo que lo hagamos y nos satisface compartir nuestra experiencia.

Recogimos nuestras cosas en la playa y nos fuimos, ya empezaba a hacerse tarde, no sin antes intercambiar numeros de teléfono para más adelante. Al ir en coche al hotel, Sofía y yo empezamos a comentar la experiencia, estábamos un poco descolocados, confundidos... 

- cielo, te ha gustado? Me preguntó.

- si, de verdad, todavía tengo una mezcla de excitación y nerviosismo, pero te he visto disfrutar como nunca, además, casi me corro solo de miraros, y cuando empecé a follarte, encontrar el chocho completamente abierto, y lleno de semen, me puso tan cachondo que hizo que me corriera como hacía años que no lo hacía. 

A todo esto, deciral lector que usamos la píldora, pero hablamos de la locura del momento de no usar condones, y que si hubiese una próxima vez, los tendríamos preparados. El caso es que sin darnos cuenta, estábamos haciendo planes sobre el tema, ya lo empezábamos a tomar como algo necesario y normal. El cuerpo nos pedía más guerra. Nos calentamos de tal forma durante la cena recordando el episodio, que subimos a la habitación y volvimos a follar como locos y nos dormimos. 

Al día siguiente salimos y decidimos ir a pasar el día en Las Canteras. Unas compras, comer... vueltas, un poco de sol en la playa y a media tarde, me armé de valor y ya que el tema no salía, y pensaba que nunca más lo haríamos ni hablaríamos de ello, le espeté de golpe  a Sofi:

- que será de tus admiradores? No quieres saber nada de ellos?

- dios! Creí que nunca más me darías el gusto!

Me contestó rápidamente para mi sorpresa. Creo que aquello nos ocupaba el pensamiento al 100% a los dos todo el rato y ya lo teníamos claro, necesitábamos quedar otra vez con ellos. Sin perder tiempo, saqué el móvil y envié un mensaje. Sofi me preguntó a quién se lo había enviado y le dije que a Carlos.

- al fin y al cabo es el que consiguió dejarte agusto. Te conozco y no soy tonto, tu lo que quieres es un buen rabazo como ese, que no lo tienes en casa y quieres aprovecharlo...

Me miró de reojo y no dijo nada, al momento, sonó el móvil, pero era una llamada. Era el chico , sin perder tiempo quedamos para tomar algo después de cenar en el sur, ya que tanto el como nosotros estábamos allí. Confirmamos hora y lugar y salimos corriendo. Nos dimos una ducha, cenamos y llegamos al sitio acordado casi justos pero lo vimos esperando en la calle. Estaba con Yerai. Paramos a su lado y les dijimos que subieran, que íbamos a aparcar y ya buscábamos dónde ir. Se subieron a nuestro coche, una Volkswagen Multivan, iban detrás, nos saludamos, se dieron unos besos con Sofi y continuamos. 

- a dónde podemos ir? Pregunté.

- buf, somos de esta zona, dijo uno de ellos, como dando a entender que les daba corte dejarse ver y que estarían cohibidos.

-venga, subimos a Las Palmas, dije yo. Ok, respondieron todos.

Cogimos autopista, atravesando del sur al norte la isla, un buen rato, y empezamos a hablar, al rato ya era distendido y con mucha confianza. En un instante, Sofi dijo; 

- chicos, me paso atrás, que es más cómodo para hablar... y se deslizó desde el asiento del copiloto a la fila de sientos trasera y se sentó en medio.

Me vino a la mente la imagen de la playa otra vez, y ahora yo iba  conduciendo un monovolumen con los cristales oscuros y en la parte trasera mi mujer cachonda perdida con dos pibitos que tenían las hormonas disparadas. Mi mujer iba vestida con un tanga y minifalda a medio muslo, y una camiseta blanca. Cuando acomodé el retrovisor y pude verlos, ya estaba sobándoles los paquetes y morreándose con Yerai y Carlos sobándole las tetas. Joder, que panorama! Y yo de chófer cogiendo un empalme del copón.

Rápidamente cogí un desvío y salimos en Vecindario, nos metimos en la calle principal y aparqué rápido frente al hotel Vecindario Aeropuerto. Era una calle transitada pero no había peatones del lado de la autopista y era ideal. Cuando apagué la furgo y puce mirar hacia atrás, mi mujer sólo tenía puesto el tanga y ellos estaban en pelota, menos  Carlos, que tenía la camiseta puesta. Sofi estaba de rodillas chupando las pollas alternadamente y podía ver su culo pegado a los asientos delanteros, cosa que aproveché para acariciarle el coño y empezar a lubricarla. Giré un poco el asiento y me acomodé mejor. Giré también el del copiloto e hice un hueco cómodo y ya me arrodillé detrás de ella y me quité los pantalones y los calzoncillos. Ya tenía un buen empalme, y acariciaba el clítoris con una mano y una teta con la otra. Los chicos ya estaban a cien, les chupaba profundo y muy lento, como ella sabe, y cambiaba de uno a otro cada 4 o 5 chupetones para que no se corriesen rápido.

- hoy no va a ser como ayer, no me vais a follar ninguno, os voy a follar yo y váis a hacer lo que yo diga, ok? 

Mi mujer parecía poseída, nunca la había escuchado de esa manera, se giró, y mordiéndome la oreja, me dijo al oído: - primero tú, y acomodó el culo en pompa contra mi polla y la metió de golpe. Entró fácilmente y empecé a bombear, hasta que se apartó y me hizo seña de quedarme quieto. Le puso un condón a Yerai y girándose de cara a mi, fue bajando el culo con las piernas cerradas y guiando la polla del chico hasta que quedó totalmente sentada, empezó un suave ritmo, moviendo la cadera adelante y atrás, sin sacar ni un milímetro la polla, abrió las piernas, apoyó las manos en las rodillas del chico y se hechó totalmente hacia atrás, apoyándose en el pecho de él. Yo ahora veía los huevos totalmente pegados al clítoris y empezó de nuevo el mismo movimiento. Se movía muy lentamente, y le dijo que la avisara cuando se fuese a correr. Al minuto la avisó y ella se quedó inmóvil unos instantes... volvió a empezar mas lento aún... el se volvía a tensar y ella volvía a parar... así lo tuvo unos 15 minutos, mientras Carlos y yo nos pajeábamos y disfrutábamos mirando. Se levantó muy le tamente para que no se corriera, se giró y quitándole el condón con mucho cuidado;

- cielo, esto es de lo mejor que te puedo hacer, verás... dejó el condón en el suelo y metió la polla hasta la garganta. Chupando fuerte, empezó a subir y bajar lentamente y mover la cabeza como ella sabe y en 10 segundos Yerai se tensó, Sofia la metió todo lo que pudo en la boca y apretó fuerte... se movía rápidamente y él descargaba su leche en la boca y se escapaban algunas gotas por las esquinas de los labios. Chupó fuerte hasta que el chico se retiró de golpe por la sensibilidad y girándose y mirándome se puso encima de Carlos a repetir la misma operación, le puso un condón apretadísimo y que sólo llegaba hasta la mitad de la polla y empezó a bajar el culazo en su barriga.

- ahhhhh.. diooossss!

empezaba a jadear, y solo estaba la punta metida. Me puse delante suyo para que se apoyara en mis hombros y pude ver la operación a escasos centímetros de mi cara. Empezó poco a poco y a los cinco minutos ya se empezó a dejar caer metiéndola entera. Subía y bajaba lentamente, y hechándose hacia atrás, como antes, con la inmensa polla dd Carlos metida dentro le dijo:

- para ti tengo algo diferente, quieres correrte dentro o te la chupo?

- chúpamela como a él (por Yerai), porfa...

- pues va a ser que quiero otra cosa, semental... y se levantó, se giró y se dejó caer apretando la tetas contra el pecho del muchacho.

Yo veía subir y bajar ese culo, desapareciendo totalmente un pollón de 20 cm entre los labios vaginales de mi mujer y volver a salir, casi hasta la punta, y así sucesivamente, muy lento. Paró, se chupó un dedo y empezó a lubricar la entrada de su culo. Cogía restos de fluidos de alrededor de la polla y se lubricaba. Se metió un dedo y empezó a moverlo, hasta que me hizo la señal y entendí que hoy me tocaba a mi darle placer por detrás. Al tercer intento conseguí meter la punta y noté la extraña sensación de otra polla al lado de la mía. Era increíble. Empezamos un ritmo muy lento, y ella empezó a jadear con nosotros.

- ummmhh,  uuummmhhh... seguir, cabrones, no paréis, no paréis, correos dentro, cabrones.... 

seguimos unos minutos hasta que Carlos estaba a punto de correrse y Sofía se quitó rápidamente. Nos pilló por sorpresa, rápidamente se giró, se sentó y metió la polla del chico otra vez en el coño pero dándole la espalda y viendo yo el pollón totalmente entrar y salir abriendo el coño de mi mujer. Empezó a botar rápidamente y el agarrándola de las caderas fuertemente:

- me corroooo, me corooooo, ohhhhh!

y mi mujer aceleró el ritmo hasta que el pobre chico explotó y le dieron unos cuantos espasmos mientras mi mujer no paraba de botar.

- yo también.... me corro, cielo, aguántala dentro, que me estoy corriendo.... dioossss!!! No me la saques, que bueeenooo...

Vi  a mi mujer en uno de los mejores orgasmos que tuvo delante de mí hasta la fecha, y el pobre chico, que se había corrido, estaba agarrando la polla apretando fuertemente la base para nk perder la erección y que Sofía se corriera a gusto. Se separaron, se puso a 4 patas y yo me la follé tranquilamente hasta correrme dentro. Mientras ya le estaba chupando la polla a Yerai y lo fenía a 100. El caso que me corri como un animal y seguimos follando de todas las maneras posibles, llenando todos los agujeros a la vez en algún momento. Así unas 2 horas con algún descanso.

Yo me corri tres veces y quedé hecho polvo. Ellos no lo se pero se gastaron con 7 u 8 condones, no se exacto. Y cuando llegamos al hotel y nos duchamos, Sofía me dijo que se había corrido 4 veces, y no podía casi ni mear, tenía el coño dolorido y dilatado todavía. 

Pero ya habíamos quedado para el día siguiente ir al centro comercial y pasear....

Saludos


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© manu

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de manu
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)