Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.240 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.396 Miembros | 19.396 Autores | 98.613 Relatos 
Fecha: 20-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Voyerismo

Observando a los vecinos.

Vladimir
Accesos: 12.685
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 27 min. ]
 -   + 
Un solitario hombre recupera su memoria sexual luego de una experiencia visual que involucra a un joven y a una sensual morena. Las consecuencias lo llevarán a animarse a lo prohibido. Contiene: Voyerismo, Autosatisfacción. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Mi nombre es Cesary a estas alturas de mi vida siento que ya lo he vivido todo. No tengo objetivos por cumplir. He ganado suficiente dinero en la vida gracias a la medicina que puedo darme el lujo de exiliarme en el confort de mi casa y allí vivir una calma existencia. A pesar de mi edad, no me sentía viejo, sin embargo el espejo, las canas y las arrugas decían todo lo contrario. 

Nunca me dio por tener una mujer, menos hijos, yo no estoy para ataduras. Y no es que no fuese atractivo o que no tuviese habilidades de conquista, todo lo contrario, simplemente me gusta llevar una vida solitaria. Nada como el placer de estar solo, sin que nadie te moleste. Sin citas, sin pacientes, sin una molesta secretaria, sin horarios, sin nadie. De todo eso, ya había tenido suficiente. 

Siempre había llevado mi vida por el camino del bien. Nunca he matado, nunca he robado, nunca he estafado, tengo mi conciencia tranquila, de que si bien me había dejado llevar por lo excesos, nunca había hecho nada ilegal.  

Apenas y salía de mi casa, cuando lo hacia, lo hacia en la camioneta, nunca a pie, algunos de mis vecinos ni me conocían la cara, sin embargo yo los conocía bien a todos, antes de seleccionar un lugar para vivir, y mas si planea que su hogar sea un santuario de paz, uno debe saber a quien va a tener a los lados. 

Y a decir verdad no me incomoda que mis vecinos me tachen de raro por que la soledad sea mi único placer, en realidad, lo que no saben es que hay un placer que tengo en común todos ellos que se consideran 'normales'. El sexo.  

El sexo en un amplio sentido de la palabra. Me gusta follar. Me gusta pagarme las más caras prostitutas y todas han quedado fascinadas conmigo. El dinero sí compra la felicidad y a mme ha permitido darme todos los gustos sexuales que he querido. Y no me arrepiento de ello. Aunque en realidad debo confesar que usar el tiempo presente en esta remembranza seria algo impreciso, porque todo aquello quedo muy atrás en el pasado. Hace meses que no veía una mujer desnuda y hace años ya que no tenía una erección. 

Cada tanto me invadía la nostalgia por el tiempo pasado, pero luego recordaba que la nostalgia es para aquellos que piensan que su pasado pudo ser mejor, que en el pasado pudieron hacer tal o cual cosa. Yo en cambio, creía que lo había vivido todo y al máximo, había cumplido todas mis fantasías, al menos las que conocía, porque hubo un día en que me di cuenta en que aun me faltaban cosas por descubrir. 

Eran aproximadamente las 5 de la tarde, el calor era insoportable. Decidí subir al tercer piso de mi hogar, donde estaba ubicada la terrazaallí seguramente encontraría aire fresco que buscaba. Quería dejar por un segundo el aire viciado del interior de mi hogar, quería ver el espectáculo del atardecer. Sin embargo, una vez en la terraza termine viendo un espectáculo completamente distinto. 

En la casa de uno de los vecinos, el hijo mayor de la familia, Vladimir, se besaba apasionadamente con una mujer, ambos estaban metidos en una piscina. A pesar de la baja estatura de la chica, poco notoria pese a estar sumergidos bajo el agua, se notaba claramente que ella era mayor a el, su rostro me resultaba familiar sin embargo estaba seguro de no haberla visto antes en el vecindario. Otro detalle que pude observar y que era bastante notorio es era ella quien estaba al mando de la situación sexual. 

El chico a penas e intentaba mimetizar los movimientos de la morena mujer, y fue la joven quien se encargo de despojar del bañador al chico, y luego, se desnudó ella, claramente la chica era toda una perra, por como lo besaba y por como tenia enloquecido a ese muchacho. Me gustaba mucho poder observar la situación desde mi terraza, que de pronto se había convertido en un palco privado y de lujo ante semejante show. 

Ya despojados de sus vestiduras ambos jóvenes se besaban con pasión, ella tenia un hermoso cuerpo moreno, unas anchas caderas y un redondo culo, de pechos no la pude ver bien, pero imagino que si los tuviera grandes, lo habría notado, pero con semejante culo bastaba causar trastornos en cualquiera. Luego del beso, la perra de la mujer le pidió al joven que se siente al borde de la piscina, lugar donde ella se acerco y empezó a mamársela 

Ellos seguían sin descubrirme. En cambio fui yo el que descubrí algo. En medio de mis holgados pantalones e viejo, un bulto había empezado a formarse. Me costaba creer que después de años, mi verga se estaba endureciendo nuevamenteHabía pasado tanto tiempo que se sentía como algo nuevo. Me saque el cinturón y deje caer mis pantalones.  

Era cierto. No era una idea falsa. No era una ilusión. Mi pene, mi viejo amigo se estaba endureciendo. Y con cada mamada de la perra de la casa de los vecinos crecía mas y mas. 

De pronto, mi falo estaba en su máxima expresión, 23 macizos centímetros de pura carne. Para trazar una comparación mi pene tenia la forma de una bala. Una bala de mas de 20 cm de longitud. Y no menos de 5 cm de ancho. Créanme después del dinero, solo hay una cosa que puede volver loca a una mujer y es una buena verga. Afortunadamente yo supe tener ambas. 

Me era irresistible la idea de masturbarme, no podía contenerme, y empecé a hacerlo. Me sentía joven de nuevo, me sentía parte de la aventura que esos dos jóvenes estaban viviendo. La perra de la morena hacia lo imposible por tragarle toda la verga al imbécil del vecino, pero el la ayudaba bastante poco, con suerte seria la segunda vez que le mamaban la verga, si es que no era apenas la primera. 

La morena me resultaba espectacular, me excitaba la forma en que su moreno culo se agitaba a la vez que chupaba la verga del jovencito, la muchacha tenia unas piernas preciosas, era un poco ancha de cuerpo, pero allí estaba su atractivo, además de que lucía muy experimentada en su trabajo oral. 

Quien iba a pensar que un hombre que lo había vivido todo, que nunca había roto una regla, estaba en la terraza de su casa, arriesgándoseexponiéndoseexcitándose con solo ver a 2 jovencitos descargar su placer en el otro. Yo, un viejo con el dinero suficiente para contratar a la mejor prostituta de la ciudad, debía sentirme miserable, sin embargo ahí seguía, inamovible viendo como esa morena zorra le devoraba toda la verga del vecino, a la vez que con mi mano recorría toda mi polla.  

Toda la situación me calentaba demasiado al punto que estalle en medio de un silente orgasmo, mis chorros de semen fueron directo al piso. En ese momento envidié la situación del chico, mientras mi leche y mi poderosa verga se desperdiciaban en la soledad y en el suelo. El tenia la dicha de llenarle boca de su semen a esa preciosa morena. 

De un momento a otro todo se vino abajo. El chico me vio. No había culminado su orgasmo y su rostro se convirtió en una mueca de sorpresa, el joven solo atinó a ver a su pareja, quien era inocente de toda la situación. En ese breve descuido se me dio la oportunidad de esconderme entre las paredes de la terraza. Ahora era invisible, nuevamente. 

Lo que había hecho había sido irresponsable. Pero se sentía bien. De pronto me di cuenta de que había dedicado casi toda mi vida a hacer el bien, creí haber vivido al máximo, pero me di cuenta que lo que había vivido no era la nada. La verdadera diversión estaba del lado oscuro de la vida. Mis excesos de la juventud ya me parecían oscuros. Pero al parecer había un hondo pozo en el cual podía sumergirme, el pozo de lo prohibido. 

En ese instante volví a asomarme a la terraza, el chico ahora estaba solo en la piscina con claras muestras de frustración, la morena en cambio abandonaba el patio y entraba a la casa con un meneo de culo muy sensual. En ese instante se instalo en mi una idea que no me dejaría tranquilo por el resto del día.  

Mi apetito sexual se había despertado, pero esta vez no quería pagar por placer, esta vez no quiera pedir permiso, todo lo contrario, esta vez quería ir en dirección opuesta a las reglas.  

En ese momento decidí que poseería a esa muchacha, con o sin su consentimiento. Esa morena, su boca, sus caderas y su culo, iban a ser míos. Aunque tuviese que abusar de ella para conseguirlo. 

----------    

Te aconsejo fuertemente leer la serie de la cual se desprende este spin-off, la puedes encontrar en mi perfil o en este enlace: 

----------    

Este ha sido mi primer relato fuera de la trama central de la serie de historias con mi prima, sin embargo esta fuertemente ligada a la misma, espero les haya gustado.  

Me haría muy feliz y me motivaría un montón a seguir escribiendo, el recibir sus opiniones, criticas y sugerencias sean cortas, extensas, positivas, negativas crueles o compasivas, me interesa mucho mejorar y sus opiniones son la principal forma de hacerlo. 

Les agradece:    


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Vladimir

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Vladimir
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)