Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.088 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.986 Miembros | 19.353 Autores | 98.390 Relatos 
Fecha: 22-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Disfrutando a mi hijo IV

oscar
Accesos: 30.994
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 15 min. ]
 -   + 
Nunca creí que podía caer tan bajo, me siento culpable de lo sucedido y no sé que hacer después de haberme comportado como una cualquiera, más aún haber sido la zorra de dos y que uno de los dos hubiera sido mi propio hijo. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Pasaron casi 6 meses con folladas cada vez más intensas, nos teníamos tanta confianza que cada experiencia nos alentaba a buscar algo nuevo y más obsceno aún, pero comencé a sentirme culpable por alentar a mi propio hijo al morbo y desenfreno.

Fue apenas este jueves pasado vivimos una experiencia que jamás olvidaré y que me plantea un mar de dudas.

No fue un jueves cualquiera, ese día cumplí 43 años, así es que necesitaba verme mas linda y atractiva que nunca, me puse mi atuendo deportivo, un vestidito blanco cortito, David me convenció de inscribirnos en un club de esa ciudad, después de jugar tenis estuve con mis amigas, me invitaron a comer.

Me miré al espejo, giré para verme de atrás, saqué los glúteos hacia fuera y lo que vi me gustó, en eso despertó David diciendo:

- ¡Feliz cumpleaños! ¡Mamá, qué linda estás! En la noche te voy a dar tu regalo, yo sé que te va a encantar.

- Gracias hijo, pero quiero comentarte las dudas que tengo sobre nuestra relación…-

- ¡Uf! ¿Otra vez con lo mismo mamá? – Respondió, ya que esta situación era recurrente. – a ver, te escucho.-

- He estado pensando si esta relación que tenemos no te estará confundiendo hijo, debes concederme que lo nuestro no es muy normal. ¿No?-

- Qué sé yo lo que es normal, Marta. – Dijo David, dirigiéndose por mi nombre, cosa que hace cuando está disgustado. – Sólo sé que la pasamos bien, que nos gusta, que nos amamos y que no le hacemos daño a nadie ¿Te parece poco? – Preguntó levantando la voz.

- No sé… pero… Quisiera saber ¿Cómo me ves?¿Como madre o como mujer? – Pregunté ahora en voz más baja.

- Eres una madre extraordinaria a la cual admiro, has sabido abrirte camino en la vida, sola y con un hijo; y también eres esa sensacional mujer a la cual le tienes tanto miedo, esa que cuando dejas salir nos da tanto placer a ambos. -

- Sí… pero ¿cuál de ellas soy para ti?

- ¿Pero por qué tienes que ser sólo una de ellas? Sé madre y mujer sin plantearte tantos interrogantes.-

Tenía que pensar lo que me planteaba, le di un beso en la boca diciendo:

- Anda que se te va a hacer tarde para ir a la escuela, nos vemos en la tarde. –

El aceptó el beso, acarició mi cabello y dijo.

- Diviértete, celebra tu cumpleaños en el club y deja de pensar pendejadas. –

Cuando me retiraba David me dio una palmada en el trasero que hizo correr electricidad por mi cuerpo, pero que no demostré, me dirigí hacia la puerta moviéndome provocativamente, sabiendo que su mirada estaría fija en mis piernas y glúteos.

Durante la comida nos tomamos unas cuantas copas, me la había pasado muy bien con mis amigas.

Eran casi las 6 de la tarde, iba llegando a casa cuando recibí una llamada de David, diciendo que recibiría mi regalo de cumpleaños en un hotel.

Me dijo que me ayudarían (en plural) a ser una buena zorra, yo me sentía alegre así es que en lugar de indignarme lo tomé con buen humor, pensé que seguramente bromeaba, para seguirle el juego le dije:

-¿Quiénes son esos ?

Me dijo: 

-Tu querido hijo y su mejor amigo.-

Casi me quedo sin aire, no lo podía creer, al parecer lo decía en serio, le dije que ni loca follaría con otro estando él y se oía como le decía su amigo:

-Te lo dije, no se atreve, está muerta de miedo y se rió. -

Mi hijo terminó diciéndome el nombre del hotel y el número de habitación, que me esperaban porque alrededor de las 11 de la noche querían a su zorra allí.

Cortó la llamada, durante horas estuve pensando en todo eso y como no pensaba ir allí en esas circunstancias.

Cené algo ligero, pensé en irme a dormir pero en la cama solo veía la cara de mi hijo y un completo desconocido esperándome.

Pensé ¿Qué se creerán esos niños, que no soy capaz? pero bueno soy capaz de eso y de más.

Me levanté de la cama y para tranquilizarme un poco me serví un trago de whisky, aún faltaba tiempo para las 11, decidí entretenerme pensando que atuendo ponerme, al final me decidí por lo que había comprado en una tienda de sexo para celebrar la graduación de David, aún faltaban 2 semanas para esta, pero ese día mi adorado hijo quería una zorra.

Me puse una cortísima falda de cuadros tipo colegiala que apenas me tapaba el culo, medias y camisa blanca, en lugar de abrocharme con los botones hice un nudo dejando mi vientre a la vista, así mi pecho quedaba suelto y se movía libre, también me puse un mini tanga blanco de hilo dental que se transparentaba por delante, me sentí feliz al comprobar que me quedaba a la perfección.

Me preparé otro trago y mirando al espejo pensé: "Si quieren una zorra, una zorra tendrán".

Pedí un Uber LUX, antes de salir me puse por encima del conjunto un abrigo que me llegaba casi a las rodillas, así nadie sabría lo que iba debajo, en varias ocasiones estuve tentada de pedirle al chofer que regresara pero no pude, me vencía el morbo de la situación.

Me sentía muy pero muy exaltada, por fin llegué al cuarto y toqué, abrió la puerta un completo desconocido diciéndome:

-Hola preciosa, te había visto en fotos pero en vivo eres espectacular, pasa, David se está bañando, yo estaba en el jacuzzi, relajándome.-

Me quedé sorprendida, era bastante mono, como de la misma edad que mi hijo y también mantenía una atractiva complexión atlética, estaba desnudo pero se cubría con una pequeña toalla.

Con una mano me guió hacia el cuarto, dócilmente me dejé llevar, en cuanto llegamos alzó la voz avisándole a David:

-Ya llegó tu madre, tenías razón, si tuvo el valor de venir.- Después se desprendió de la toalla y se metió al jacuzzi.

Hubo un silencio incómodo, fueron unos cuantos segundos pero me parecieron eternos, no tenía idea de que decir, o que hacer.

Afortunadamente no tardó en salir mi hijo, me encantó su olor, recién bañadito, también estaba desnudo, después de darme un tierno beso me dijo:

- Ponte cómoda, quítate ese abrigo que hace calor.-

Necesitaba tranquilizarme, le respondí tratando de aparentar serenidad:

-Ahora corazón, antes me tomaré una copa, se ve que me llevan delantera.-

Fui al bar, solo había tequila, me serví un trago en un caballito,  temblaba mientras me servía, estaba muy agitada, no me tomé la molestia de partir un limón, bebí ávidamente.

Por fin me quité el abrigo y lo dejé en un sillón, discretamente me toqué el coño y corroboré que ya lo tenía mojado, volví a servirme un caballito para regresar con este y con un plato en el que puse frutos secos.

Caminaba despacio, sintiendo sus miradas en mi cuerpo, me agaché lentamente, para poner mi vaso y el plato junto al jacuzzi, pero principalmente para exhibirme descaradamente permitiendo que se deleitaran con mi atuendo, procurando que el amigo vieran mi blanca tanguita.

Los dos estaban absortos, sorprendidos, el amigo sentado en jacuzzi y David parado junto a mi no dejaban de recorrerme mirándome de arriba a abajo.

Mi hijo fue el primero en reaccionar:

- Guau, está espectacular ¡verdad Amigo?-

-Más que eso, joder, tu mamá parece una auténtica puta.-

-Cogí un fruto seco y me volví hacia él, me incliné nuevamente, escasos centímetros nos separaban.-

Alargué la mano introduciendo un fruto seco en la boca del amigo de mi hijo, mirándole le dije:

-Dime Marta, o lo que quieras, pero nada de tu mamá-.

Mi hijo me guió para que me levantara, ahora él me dio un fruto seco metiendo sus dedos en mi boca diciéndome:

-Chúpalo.-

Chupé el fruto seco y sus dedos mirándolo a los ojos, sin salir del jacuzzi el afortunado amigo me tocó las piernas, desde su perspectiva veía muy bien por debajo de la micro falda.

David comenzó a besar mi cuello, hizo una pausa para decir al amigo:

-Te lo dije, Marta es muy zorra.-

Traté de disimular mi agitación preguntando:

- Y bien ¿para qué querían verme?-

-Quería que mi amigo viera lo zorra y puta que puedes ser.--

Con sus manos mi hijo me llevó hacía él besándome en la boca, luego dijo:

-Besa a mi amigo zorra, que aún no lo has hecho, mete tu lengua de guarra en su boca.-

Antes de hacerlo me incliné para tomar el trago que había dejado junto al jacuzzi, necesitaba un poco más de valor, después de beber permanecí en cuclillas y miré lascivamente al atractivo jovencito diciéndole con la mirada que acercara su rostro, con mis dos manos le cogí su cabeza para llevar mi boca a la suya, luego metí mi lengua en su boca y jugué con la suya, mientras sentía como él me sobaba los pezones, duros como piedras.

Estaba absorta, no sé cuánto tiempo lo estuve besando  hasta que me incorporé mirando a mi hijo a los ojos, esperando sumisamente nuevas indicaciones.

David metió su lengua en mi boca mientras su amigo recorría con sus manos mis piernas, yo gemía de gusto con la boca de mi hijo dentro de mi boca y las manos de un completo extraño sobando mis muslos, ni cuenta me di que hábilmente ya me había quitado las medias, la falda y la tanga.

Mi hijo hizo una pausa para arrancarme la blusa, entonces me guió para que me metiera al jacuzzi y me sentó en medio de ellos, no podía creer el increíble tamaño de la erección de los dos.

Después de otro buen morreo con los dos y de un buen sobo de tetas me pusieron de pie, me voltearon para que recargara mis manos en el borde, ambos dirigieron sus manos en mis piernas y las subieron a mi coño.

Entonces mi hijo dijo:

- Estás chorreando zorrita ¿lo ves mi buen? te dije que era una buena putita-

-Uf, ya lo veo, está empapada y apenas hemos empezado, creo que esta es la más guarra de las putas que hemos conocido.-

Al oír palabras sucias de la boca del mejor amigo de mi hijo casi me muero de vergüenza y de placer.

Cerré los ojos y simplemente me dejé hacer, no sé quién de los dos abrió mis piernas, solo sé que uno empezó sobarme el coño y el otro me metió con lentitud un dedo en el ano, yo con los ojos cerrados gemía y gemía cada vez más fuerte, además con la otra mano los dos me sobaban el pecho, el vientre, la cara, el cabello, todo el cuerpo.

 Mi hijo me preguntó morbosamente:

-¿Te gusta esto zorrita, te pone que dos chicos te toquen a la vez?-

Estaba enajenada, fuera de mi, no podía escapar de mis instintos.

- uuff  Sí, sí que me gusta mi amor.-

 Así estuvieron infinidad de rato y yo gimiendo, casi gritando, hicieron una pausa para poner música fuerte para que no se oyera fuera del cuarto del hotel, entonces reanudaron  sobándome por todas partes y diciéndome que era una cualquiera, no sé cuantas veces me vine.

En cuanto dejé de convulsionarme me dijeron:

-Es hora de pasar a la habitación, ponte tu atuendo de zorra – Me ordenó mi hijo señalando mis zapatillas de 12 centímetros.

Después de ponerme el calzado me dirigí al bar a servirme otro caballito de tequila.

Una vez en la habitación me pusieron a 4 patas en la cama, David expresó:

-Amigo, te cedo el gusto de ser el primero en follarle el coño a esta puta, para que no grite yo le meteré mi polla en la boca.

Así lo hicieron, el amigo me metió por el coño su polla la cual era más corta que la de mi hijo, pero un poco más gruesa, me empalaron por el coño y la boca a la vez, el amigo era brutal en sus embestidas, me daba azotes, mi adorado David me follaba la boca mientras decía:

-Joder con Marta, menuda puta está hecha, no sabía que pudiera llegar a ser una zorra que pudiera con 2 a la vez.-

Primero se vino el amigo en mi concha, pero seguí moviéndome para que solo sacara su gorda verga hasta que mi hijo eyaculara en mi cara, él estaba tan caliente que no tardó en inundarme también, estaba plenamente satisfecha al sentir como habían dejado su leche espesa y caliente dentro de mi concha y boca.

Entre la sesión de antes y la de ahora estaba rendida, en cuanto sacaron sus pollas de mi cuerpo me tumbé boca abajo en la cama, no me importó ensuciar las sábanas.

Nos dimos un tiempo para recuperarnos, hasta que mi hijo fue por un porro, mientras lo encendía me ordenó:

-Fuma un poco.-

No tenía idea acerca de qué tipo de cigarro era, pero no quise verme como una tonta, me senté al borde de la cama en medio de mi hijito desnudo y su amigo, colgándoles sus enormes pollas, cogí el cigarro mientras admiraban mi cuerpo desnudo.

Tras dar el primer golpe estuve a punto de toser, pero me logré contener, le regresé a David el cigarro quien sonriendo me dijo:

-No le des el golpe.-

Él y su amigo también fumaron y nos fuimos turnando el cigarro hasta que se terminó.

Mi respiración se relajó, empecé a sentir una gran vitalidad y euforia, me levanté diciéndole a mi hijo que me urgía ir al baño, mi hijo se sentó en el sillón ordenándome:

-Puta, ponte encima de mí verga, si quieres mear lo tendrás que hacer en mi pene como la perra que eres y tu amigo, fóllale el culo a esta guarra.-

Su libidinosa orden me enardeció, sin dudarlo me puse encima de mi hijo y cogí su polla, ya la tenía dura otra vez, aún con algo de la leche de su amigo me la metí en el coño.

El guapo desconocido puso su polla en mi trasero, poco a poco me la fue metiendo, no llegaba tan profundo como la verga de mi hijo, pero esta era más gruesa, aún así no sentía el más mínimo dolor, al contrario, mi esfínter estaba muy relajado, en verdad disfruté como fue ultrajando mi ano, me sentí completamente llena, me invadió una intensa lujuria al estar por primera vez siendo doblemente profanada.

Sentía y oía con una gran claridad como ambas pollas entraban y salían de mis agujeros, podía palpar como sonaba mi coño de los jugos que tenía.

El amigo me jalaba sin piedad el cabello, mi hijo pellizcaba con violencia mis pezones, me decía palabras sucias que no alcancé a atender absorta por el gozo que sentía.

Fue hasta el final de mi bestial orgasmo que lo escuché exclamar asombrado:

-Como gimes de gusto, realmente eres una perra en celo.-

Estaba guarra a más no poder, una gran energía me invadía, sus pollas dentro de mí, los pellizcos y sus palabras fuertes hacía mí me hacían volver a gritar de placer, tanto que al final mi hijo puso su mano en mi boca metiéndome varios dedos para que no gritara tan fuerte.

-Como aúllas de placer putita, te encantan dos pollas dentro, pero que pervertida estás.-

Fue lo último que alcancé a poner atención en un tiempo interminable.

Después de llegar a un descomunal orgasmo más logre poner atención al amigo decir que era la puta más depravada que conocía.

Tras hacer una pausa dándome tiempo a recuperar mi aliento el amigo me preguntó:

-Te voy a llenar tu culo de leche zorra ¿eso quieres o no?-

Inmediatamente respondí: 

-Si, si, toda tu leche dentro de mí, por favor, toda, la quiero toda.-

Me impregnaron su semen otra vez, una vez que amainaron nuestros movimientos me relajé y no pude evitar mear a mi hijo mientras llenaban mi concha y mi culo de esa rica, espesa y caliente leche que tenían.

Una vez que recuperé mi aliento di por hecho que al fin estarían completamente satisfechos, pedí permiso para irme a asear en el jacuzzi.

-Me habías dicho que Marta era insaciable.- Dijo el amigo a David, como buscando provocarme.

-Sí que lo soy- le dije melosamente, por supuesto que también quería seguir disfrutando, así es que también lo reté.- Pero no quiero abusar de ustedes, los veo algo cansados.

  

Entonces David me dijo:

- Híncate perra.- Sumisamente atendí su indicación, enloquezco cuando mi hijo me humilla, me deleité al sentir como con su miembro golpeaba mi rostro, me tomó completamente desprevenida cuando empezó a descargar su lluvia dorada sobre mi cuerpo entero. Tuvo una meada muy larga, cuando David me gritó:

- Pero que sucia eres madre-  

me animé a abrir mi boca y tragar algo, estaba fuera de mi, guarra a más no poder, excitada de una manera muy singular.

El fuego me consumía, en verdad estaba muy necesitada, me postré a 4 patas, al borde de la cama, ofreciéndome descaradamente, se empezaron a turnar, primero me folló el amigo y luego mi hijo, se alternaban una y otra vez sin parar, apenas recibía una descarga cuando el relevo entraba en acción, ni siquiera tenía necesidad de voltear para saber quién era el amante en turno, perfectamente distinguía la diferencia por el tamaño de sus pollas.

La última follada que recibí fue increíble, el amigo estaba exhausto, así es que yo tenía acostado en la alfombra, montandolo con parsimonia, cuando me incliné más para alcanzar a besar a mi amante en la boca David me dijo:

- Que concha tan abierta tienes mamacita linda, estoy seguro que te cabe otra verga en lo más profundo de tus entrañas.-

Mi corazón casi se detiene, no lo podía creer ¿Lo decía en serio?

Mi hijo se acercó y también empezó a penetrarme, me volví a estremecer al saber que viviría una nueva degradante y morbosa prueba.

Al recibir 2 vergas en mi vagina me sentí completamente saciada, no pude evitar contorsionarme sin control, cuando los 2 descargaron casi al mismo tiempo en mi intimidad llegué a un clímax total.

Estaba por amanecer cuando me permitieron regresar a casa, pero sin ropa por deseo expreso de mi hijo, tan solo me puse el abrigo.

En cuanto llegué a casa en lugar de bañarme comí algo, tenía muchísima hambre, después me dio un sueño terrible, me fui a dormir, estaba muerta de cansancio pero tardé un poco en conciliar el sueño, sinceramente empecé a sentir la cruda moral, me sentía culpable de lo sucedido, haberme comportado como una cualquiera, más aún haber sido la zorra de dos y tan depravada que uno de los dos hubiera sido mi propio hijo.

Agradezco sus comentarios en mi correo:

oscar.martinez.1973@hotmail.com


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© oscar

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de oscar
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)