Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.928 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.392 Miembros | 19.396 Autores | 98.613 Relatos 
Fecha: 23-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Disfrutando a mi hijo V

oscar
Accesos: 39.006
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 13 min. ]
 -   + 
No ha sido fácil animarme, pero ahora estoy dispuesta a hacer lo que sea para satisfacer cualquier capricho de mi cielo. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Perdí la noción del tiempo, no sé cuánto tiempo dormí hasta que me levanté y fui a bañar, pero seguía cansada, me volví a recostar, entre sueños recuerdo que mi hijo se tumbó junto a mí haciendo que le mirara de medio lado, entonces me besó en la boca mientras me abrazaba, yo también lo abracé, me di media vuelta para que su polla me diera en el culo, me abrazó y sentí su pecho en mi espalda, me sentí segura, acompañada, querida protegida, nos dormimos.

No sé qué hora era pero me desperté con la cabeza de mi hijo entre mis piernas lamiendo mi irritado coño, le puse mis manos en su cabeza y abrí más las piernas, oía su lengua dando con mis jugos, David me dijo:

- Que rico coño tienes, no te lo había podido comer con tanta leche que tenías, buenos días, ya es domingo mi bella durmiente,.- Deseaba corresponder su delicioso beso, le pedí:

- Bésame, quiero tener el mismo sabor que tú en mi boca.-

-Es el sabor de tu coño-

- No amor es el sabor de tu coño, es tuyo, todo mi ser te pertenece, yo te pertenezco, seré tuya para siempre.-

Después de besarnos nos levantamos para ir a tomar el sol a la alberca del club, me puse un bikini blanco semitransparente que sabía me quedaba muy justo, una vez que llegamos nos acostamos los dos en un camastro.

El club estaba casi vacío, era domingo temprano pero algún conocido podía mirarnos, por lo que teníamos que ser prudentes, aunque eso no quitaba que mi hijo me tocara más de lo necesario, no se cortaba nada diciéndome lo buena que estaba.

Nos metimos a la alberca y aprovechando que no había nadie a la vista me folló y eyaculó en mi, después de decirme que estuve sensacional me ordenó:

-Vete a nadar un rato para que te quites la leche de tu coño por si me apetece comértelo.-

Por supuesto que así lo hice.

Después de nadar me fui a recostar al camastro junto a mi hijo, me trajo una margarita, empecé a disfrutarla cuando David me dijo sin más:

- Así que fuiste la perra de dos hombres.-

- Bueno amor, siempre seré solo tuya, pero la verdad es que si me ha dolido haberme comportado delante de ti como una cualquiera.-

Hacía mucho tiempo que no lo veía tan molesto, me arrepentí de haberle confiado mi arrepentimiento, levantando la voz me dijo:

-Así me agradeces la increíble noche que pasaste en tu cumpleaños, si tanto daño te hago lo mejor es que me vaya de la casa.-

¡No lo podía creer! Después de todo lo que había hecho por él pensaba abandonarme, comencé a suplicarle:

- Por favor, no te vayas, a tu lado soy la mujer más feliz del mundo, quédate, siempre estaremos juntos amor, haré lo que digas, seré tu perra obediente en todo amor, tu objeto sexual, quédate, lléname de leche todos los días, quiero ser completamente tuya.-

No sé si para corroborar mis palabras me ordenó:

-Tu bikini no deja nada a la imaginación, ábrete bien de piernas para que se te vea ese coño de guarra.-

Por supuesto que lo hice, solo bastaron unas palabras y su mirada para que me sintiera caliente y deseosa de ser follada nuevamente por él y eso que lo acabábamos de hacer.

Tener su polla, tenerle a él era algo más que sexo, que lujuria, que pasión, que erotismo, que ardor…. Era afecto, adoración, ternura, idolatría, enamoramiento, era el sentir que yo era una prolongación del ser que tuve en mi vientre.

Desde el sublime momento en que desconcertada degusté la lengua de mi propio hijo, lo empecé a ver como un hombre, no como a un hijo y que lazo más fuerte era que un hijo pase a ser el hombre de su madre, que muestra de amor más grande podría haber que permitirle que me viera como mujer, que me sintiera como mujer, que entendiera que lo era todo para mí y que estaba dispuesta a ser y hacer todo lo que el deseara.

A pesar de sentirme degradada me extasió complacerlo, no sé cuánto tiempo estuve así, completamente expuesta, abriendo mis piernas de par en par, David pudo apreciar mi respiración agitada, pues me dijo:

- Estás caliente verdad cabrona, joder zorrita me vas a dejar seco, quieres asegurar que te preñe, no podía imaginar que mi madre fuera tan perra y caliente.-

Yo tampoco lo podía imaginar:

- Tienes razón, , sí que soy una adicta al sexo, pero es por ti amor, solo por ti que me pongo así, cielo ¿Quieres que te de un masaje?-

Como respuesta se recostó boca abajo en el camastro, me senté a su lado para empezar a aplicarle bloqueador en su espalda, deslizaba instintivamente mi mano, sin darme cuenta empecé a frotar sus firmes glúteos por abajo del traje de baño, después de un rato mi hijo se volteó, aproveché para aplicarle bloqueador en el torso, pero no podía dejar de observar su enorme erección, en su traje de baño aparecieron algunas gotas de su delicioso liquido seminal, me animé a meter mi mano dentro del traje para sentir lo duro y caliente que estaba; no pude evitar rozar la suavidad de su glande.

David me dijo que necesitaba orinar, no dudé en estimular con mi mano derecha sus testículos y me postré y agaché ante él para que descargara en mi boca, fascinada no dejaba de agitar su polla y de masajear sus huevos cuando de repente sentí en mi paladar su rico jugo caliente.

Cuando David terminó de descargar abrí los ojos y a lo lejos vi venir a Hylda, una amiga del club.

Me senté en el camastro, en mi rostro sentía la orina que había escapado de mi boca, improvisando traté de secarme frotándola con mis manos y dirigiéndola hacia mi cabello.

Entonces David me acercó una toalla y sin pensarlo me tapé para que mi amiga no me viera en un bikini tan vulgar.

En ese momento llegó Hylda, le dije sonriendo:

-Disculpa que no te salude de beso, casi acabo de salir de la alberca y estoy algo mojada.-

Le presenté a mi hijo y me disculpé para irme a bañar, los 2 se quedaron platicando y disfrutando el sol.

Después de bañarme busqué en mi locker algo cómodo, me puse un top blanco con una mini falda roja, nada de  ropa interior y salí, había quedado de verme con mi hijo en el restaurante, estaba terminando de tomarse una cerveza cuando me vio.

- Joder que pinta de zorra tienes. - 

Sonreí satisfecha, su enojo había desaparecido por completo.

Mientras comíamos David me dijo:

-Hace 4 años Sandra y yo tuvimos una hija; se llama Sol, como sabes hace tiempo terminamos así es que por esto no te lo había querido decir, pero ahora Sandra se va a casar y me está pidiendo que me haga cargo de nuestra hija... -

No lo podía creer, me  sentí muy sorprendida, nunca lo hubiera imaginado, me ilusionó el cuidar a su hijita, pero también me sentí molesta por no haberme dicho antes algo tan importante, no pude evitar reclamarle:

- ¡Pero que malo eres!  Llevo 4 años siendo abuela y sin saberlo.-

-No quería preo...-

No lo dejé terminar.

- Mira, me gustaría ayudarte a cuidarla, pero no podría, es evidente que no podría ver que nos amamos.-

- Bueno, Sandra no quiere hacerse responsable de su hija, así es que tú podrías ser su verdadera madre.-

Me encantó escuchar su maravillosa propuesta, no pude evitar expresarle completamente entusiasmada:

-¡Sí! Seremos una hermosa y unida familia, seré su verdadera madre, me dedicaré a cuidarlos a ti y a Sol.-

Después de comer nos fuimos a la casa, después de subirme al carro mi faldita se levantó, después de bañarme me había depilado y no llevaba ropita interior así es que mi hijo alcanzó a ver mis labios vaginales, estaba por taparme cuando me dijo:

- Mamá, me gustas así insinuante, vestida de zorrita para mí.-

-Así estaré siempre para ti si tú lo quieres, amor.-

Estaba segura que todo llegaría, porque lo que quería escuchar era que me llamara como lo hacía pero también que en otras situaciones me dijera amor, cielo, mi vida, te amo….

Estaba absorta pensando en Sol, ya quería conocerla, la enseñaría a nadar, a bailar, a cocinar, a jugar tenis, David me sacó de mis pensamientos, después de dedear mi rajita me dijo:

-Entiendo por qué te llegaste a sentir culpable, te has permitido disfrutar de mi amigo, pero sé cómo puedes superarlo...-

Lo vi dudar, se tardaba demasiado en continuar, esto aumentó mi curiosidad, alterada le pregunté:

-¿Cómo lo podría superar?- Esto era algo que realmente deseaba hacer.

Un poco inquieto me respondió:

-Podrías recompensarme, haciendo lo mismo que yo, convenciendo que una de tus amigas para que se acueste conmigo.-

Tardé varios segundos en asimilarlo, un frío escalofrío me empezó a recorrer, deseaba obedecerlo siempre pero esto me parecía demasiado, nerviosa le refuté:

-Que conveniente sería para ti ¿Verdad? ¿Cómo crees que podría ser cómplice de algo así? y si accediera, no dependería de mí, es casi imposible, las mujeres no somos como los hombres, nos guiamos por los sentimientos.-

Sin inmutarse me dijo:

-Eres demasiado lista, tú podrías convencer incluso a la más mojigata, pero no te preocupes, yo solo te lo proponía para que estuvieras más tranquila, pero es más, mejor olvídalo.-

El resto del trayecto no nos dirigimos la palabra, necesitaba tiempo para meditarlo mejor, no sabía qué hacer, conforme fueron pasando los minutos cada vez me empezó a atraer más hacer realidad su indecente propuesta,  por más que lo intentara no podría sacar el perverso consejo de mi mente.

Una vez en nuestra casa anhelaba follar con David, no podía hacer a un lado la depravada idea de corromper a una de mis amigas.

Llevando la iniciativa lo desnudé, mis manos sudaban, sentía miedo de que mi hijo se diera cuenta que casi me tenía a su merced, después me quité rápidamente mi escasa ropita, me postré a 4 patas en el sillón de la sala.

Mi sexo estaba irritado después de tanta penetración, pero la pasión me consumía, así es que le imploré a mi hijo:

-Fóllale el culo a tu puta amor, llénalo de tu leche en tu perra caliente.-

Se me quedó viendo un buen tiempo, me sentía súper expuesta, la pausa me hacía necesitarlo con mayor urgencia, después de sentirme desesperada un enorme alivio me empezó a recorrer cuando por fin se me acercó diciendo:

-En verdad que estás enviciada con el sexo.-

Entonces puso su pollón en la entrada de mi ano y de un golpe sentí que me metió más de la mitad, sentir su enorme verga entrar por las paredes de mi ano, pareciendo que me abriría en dos me ponía perra perdida.

-Así fuerte y salvaje te gusta verdad putona.-

-Aaahh ¡Siiii!-

Después de decir esto me tapé la boca para que no se oyeran mis gritos, creo que en cuanto me la metió hasta el fondo me corrí de gusto, así estuvo embistiéndome hasta dejarme el culo lleno de leche caliente, espesa.

En cuanto se vino ansiaba preguntarle más detalles acerca de su morbosa propuesta, pero no quería que me viera demasiado entusiasmada, además también quería saber cuándo llegaría a conocer Sol, preferí preguntarle:

-¿Cuando se vendría a vivir nuestra hija con nosotros?-

-Más pronto de lo que te imaginas.-

Nos fuimos a acostar, aunque estaba cansada me tardé en quedarme dormida, me sentía excitada e ilusionada, excitada pensando en cómo podría abordar a una de mis amigas,  ilusionada porque me moría de ganas de conocer a mi nieta, o mejor dicho a mi hija.

Al día siguiente por la tarde mi hijo llevó a mi adorada Sol a vivir con nosotros, era preciosa y como David, bastante inteligente, en cuanto la vi supe que no sería para nada difícil inculcarle que debía adorar a su padre, tiernamente lo obedecía en todo.

Estuve atendiéndola y jugando con ella toda la tarde, en cuanto Sol se durmió fui a buscar a mi hijo, estaba viendo la TV, sin decir palabra me desnudé frente a él mirándolo lascivamente, lo besé en la boca, le arranqué su ropa, le hice tumbarse en la alfombra y me puse encima de él, me metí su polla en mi sexo y comencé a subir y bajar cabalgando para que mi coño entrara y saliera de su virilidad.

Estaba obsesionada con ser degradada, ofendida, prostituida, se lo insinué a mi hijo diciéndole:

-Así te gusta que te lo haga tu zorra  ¿verdad?

- Claro que me gusta tanto como a ti putita, estás empapada de gusto.-

- Pero te gusta la variedad ¿Verdad? te encantaría hacerlo con una de mis amigas.-

Buscar incitar al desenfreno a mi propio hijo me puso en extremo muy guarra y cachonda.

-Claro que sí, tanto como tu disfrutaste de mi mejor amigo.

Mordí mi labio inferior tratando de ocultar lo mucho que me estimulaba su respuesta, si que había disfrutado como loca con mi hijo y su amigo, a los pocos minutos de empezar ya me había corrido gimiendo como una auténtica perra, pero quería que mi cielo me llenara de leche, sentirla entrar en mi más profunda intimidad me extasiaba.

- Como gritas puta, como te gusta, me voy a correr ¿Quieres que te preñe zorra?-

- Aahhh ¡Siiiii! ¡Vente dentro de mí, amor si, préñame,  lléname de leche!-

Después de alcanzar juntos un sensacional orgasmo, me quedé moviéndome lentamente, seguía encima de él, llevaba varios minutos así, no quería detenerme, pero tenía que estar concentrada, saqué unos instantes el delicioso miembro de mi coño, no podía creer lo que estaba a punto de hacer, pero me armé de valor y bajando la voz me animé a preguntar:

-¿A cuál de mis amigas?-

Haciéndose el tonto David preguntó:

-¿A cuál de tus amigas qué?-

No pude evitar jadear de lujuria, iba a ser más clara mi obscena pregunta, me quedé sin aire cuando le cuestioné a mi hijo:

-¿A cuál de mis amigas te quieres follar?

Sin alterarse demasiado respondió:

-A Hylda o a Sonia, cualquiera de las 2 están muy bien.-

Las 2 eran muy diferentes, con Hylda jugaba tenis, era una jovencita de escasos 17 o 18 años, Sonia era de mi edad y yo era su paño de lágrimas ante sus problemas maritales, pero debo reconocer que sí tenían algo en común, los dos eran bastante atractivas.

-Uufff-

En lugar de sentirme indignada o celosa, me cautivó comenzar a ser cómplice en el cumplimiento de la fantasía de mi hijo, mis ganas de estallar se multiplicaron por mil, me volví a ensartar nuestros genitales y empecé a moverme con violencia, mis desaforadas convulsiones ayudaron para que no tardáramos en gozar un orgasmo bestial el cual me pareció eterno, exhausta y plenamente saciada me quedé tumbada encima de él, besándole por todos sitios.

Nos fuimos a acostar, la angelical Sol dormía plácidamente en nuestra cama, besé tiernamente a nuestra hija y después a mi hijo varias veces en la boca, me acosté en medio de los dos dándome vuelta pegando mi culo a la polla de mi amor y abrazando a mi adorada Sol.

David pasó un brazo por debajo de mi cuello acariciando el cabello de Sol, su otra mano la puso encima de mi vientre, mi espalda a su pecho, mis piernas debajo de las suyas, me sentía amada, protegida, sumisamente entregada a mi hijo, mi amor.

Dormí completamente desnuda.

Estoy segura que no será tan difícil convencer a Sonia para que folle con David, con frecuencia lo piropea, incluso ya pensé en una estrategia para que no sospeche que le ofrezco este placer más que nada porque añoro complacer a mi hijo.

Convencer a Hylda quizás sea un poquito más difícil, pero estoy dispuesta a hacer lo que sea para satisfacer cualquier capricho de mi cielo, en fin no sé cómo será, lo que sí es seguro es que todo será más morboso y lujurioso, solo a quien me escriba se lo relataré más adelante..

A la pequeñita Sol, nuestra hija, la educaré para que complazca ciegamente a su padre, como yo lo hago, será tan dichosa como yo.

Besos

Agradezco sus comentarios en mi correo:

oscar.martinez.1973@hotmail.com


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© oscar

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de oscar
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)