Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.644 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.928 Miembros | 19.347 Autores | 98.321 Relatos 
Fecha: 23-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Gays

El último año – Ruptura capítulo 9

George
Accesos: 2.059
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 28 min. ]
 -   + 
Los rompimientos duelen, el amor siempre duele no importa que tan delicado seamos, siempre dolerá, en muchas medidas, no hay que engañarnos... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

/////Rafael/////

    Me encontraba en el patio central, leyendo una copia de beautiful bastard, sinceramente no era de mis libros favoritos, lo empecé a leer por recomendación de una amiga de mi club de lectura en línea, pero toda la trama de loa historia se basa únicamente en sexo, no lo mal entienda pero creo que hay más que eso para un libro, en fin no podía dejar de leerlo, tengo la política de que si comencé a hacer algo debo terminarlo, es algo que mis padres me inculcaron mucho, y con esa mentalidad crecí, pero eso sí no leeré las secuelas, es como para ahorcarme.

    -Que lees? – me dijo una voz muy intrigada en mis asuntos.

    -Beatiful bastard. – dije después de darme la vuelta, para ver su cabello rubio y sus hermosos ojos azules. Desde aquella vez que paso todo lo ocurrido en su casa, no he vuelto a ser el mismo con él, aunque se estaba esforzando eso debo de admitirlo.

    -Y es bueno el libro.

    -Si te gustan las historias que hablen solo de sexo, entonces este es el libro indicado para ti. – le dije entre jocoso y algo taciturno. La verdad de cierta manera aun me sentía incomodo.

    Él rodeo el banquito y se sentó a mi lado, puso su bolso de otro lado no dejando mucho espacio entre nosotros, abrió las piernas, se inclino y apoyo los codos en sus rodillas, dando un largo y cansado suspiro. Puede ver lo ancha que era su espalda y como la luz del sol hacia brillar su cabello rubio natural, no podía verlo los ojos pero estoy seguro que en contra luz no hubiera existido nada más hermoso que eso.

    Quería que todo volviera a la normalidad, antes de que él hiciera todo eso antes de que dijera lo que dijo, - debo decir que fue efectivo, mi ex no volvió a escribirme ni a llamarme más el mensaje fue más que claro. – todo ahora era más incomodo, me encuentro entre la amistad que yo pretendía mantener con él y los sentimientos que están luchando por florecer, aferrándose a esperanzas que a mi razón le parecían imaginarias, a pequeñas migajas que simplemente eran residuos de algo que ni siquiera podía ser.

    -Lo lamento. – fue todo lo que salió de su boca después de un largo, pronunciado e incomodo silencio. – Lamento lo que dije ese día, sé que no fue mi mejor idea, pero…

    -Y por qué lo dijiste? Porque hiciste eso?

    -No lo sé, solo me salió decirlo, fue lo primero que me cruzo por la mente.

    -Ahora todo es raro, te das cuenta de eso?

    -Es raro porque tú quieres que sea así. Pero quieres que te diga algo. – no fue una pregunta. – No me arrepiento de haberlo hecho, y lo haría otra vez, si tengo la oportunidad.

    -Por qué? – sentía que algo subía desde el centro de mi estomago a mi garganta, no sé si era rabia, nauseas, euforia, o todas las anteriores. – No te das cuenta de lo que hiciste, de cómo…

    -De cómo te hice sentir? – no dije nada. – Si me doy de cuenta, se que te hice sentir incomodo – no se daba cuenta. – Porque somos amigos, pero la verdad es que nunca había tenido un amigo como tú.

    -Como así.

    -Que… no sé. Que me confundiera tanto.

   -Mani, no te estoy entendiendo.

    -Es justo eso, yo tampoco me entiendo. Ve a mí siempre me han gustado las mujeres, nunca he visto el trasero de otra que no se una mujer que este re-buena, y solo he tenido sexo hetero. Pero desde hace tiempo solo me pasa una cosa por la mente.

    No sabía si lo estaba entendiendo o es que solo escuchaba lo que quería escuchar, pero le gusto a Mani?

    -No logro entenderte del todo Mani, dime lo que me tengas que decir sin rodeo alguno.

     Suspiró, pero esta vez fue uno más largo, como intentando expulsar el miedo que tenia dentro de él y buscar valor, valor en algún lugar recóndito de todo su ser, un lugar que para él era completamente inexplorado. Conozco ese lugar, es uno que nunca antes te habías planteado a explorar pues toda tu vida habías estado completamente seguro que y quien eres, o que solo estas destinado a no hacer mucho en la vida, pero de repente llegas a un inexplorado recóndito de tu consciencia uno que jamás te planteaste posible que existiera, pero ahí está, abriéndote las puertas a un nuevo mundo de posibilidades, de oportunidades, experiencias, seguridad, confort y refugio.

    -Creo que me gustas Ralph. – me quede sin habla, nunca me había llamado así, y creo que había estado buscando un mejor apodo para mí que el que me puso su madre, aunque el que ella me puso me gusta, el de él me gustaba más. Pero lo otro era que mi cerebro no alcanzaba a procesar toda la información, me sentía como una computadora de tan solo veinte megas de memoria RAM.

    Él me miraba esperando a que yo dijera algo, que expresara algo, o qué sé yo. Solo había una cosa que quería hacer decirle que él también me gustaba que lo quería mucho y que todo este tiempo me había estado enamorado del chico malo del colegio que en realidad, tiene el corazón más dulce y puro del mundo. Mi mente empezó a desechar todo lo que no sirviera y mi subconsciente dio una orden magistral algo que podía hacer toda una inmensa gama de diferencia, y sin que ninguno de los dos lo esperáramos, me acerque a él lo más que pude el miedo seguía invadiéndome aun estaba ahí, veía sus ojos azules mirándome fijamente esperando a que yo hiciera el siguiente movimiento, mis labios estaba a centímetros de los suyos, ambos respirábamos entrecortadamente, y estábamos paralizados, pero mi subconsciente tomo la iniciativa otra vez, he hizo que mi mano tocara su pierna y la apretara un poco, eso lo hizo suspirar aun más, la tensión entre los dos era tan fuerte tan densa que cualquier movimiento nos hacia suspirar, cualquier roce nos ponía a volar mas allá de lo que nuestros cuerpo podían resistir, de lo que nuestras mentes procesar.

    Fue él paso más importante alzo lentamente su mano derecha haciéndola pasar por mi espalda baja, logrando que una corriente eléctrica recorriera todo mi cuerpo, luego subió hasta mi omoplato tan lento, tan delicado como si tuviera miedo de que yo me escapara, si supiera que eso es lo último que quiero hacer, finalmente termino su mano en mi mejilla izquierda, y con su pulgar acariciaba suavemente mi rostro, yo suspire y sonríe, e igual que los gatos movía mi cuerpo al compas de sus caricias. Luego me beso, sus labios impactaron con los míos de una manera dulce pero apasionada, nos movíamos sincronizada mente, mi lengua busco la suya y tan pronto entre en su boca la encontró, empezaron a hacer una extraña pero familiar danza.

    Él nos acomodo para estar más cerca uno del otro, con su mano libre me agarro por detrás y me pego a su cuerpo, me encantaba como el llevaba el ritmo, quería que él fuera el único con ese poder, con la fuerza de dominarme y unirnos, fundirnos en nuestros sentimientos. Estuvimos así alrededor de de cuatro minutos, y nos separamos por la falta de oxigeno, el cual nuestros pulmones pedían a gritos.

    Inhalábamos y exhalábamos, profundamente, más que por el beso eran los nervios que sentíamos, el me veía con una gran sonrisa nerviosa el rostro, y yo lo veía de igual manera, no me resiste y le di un beso fugaz, el cual él quería continuar como el de hace rato.

    -Nunca en mi vida había besado a un hombre.

    -Y que te pareció tu primera vez.

    Se acerco a mí y me abrazo por mi cintura, acerco sus labios con los míos y me dio un beso como el que yo le había dado hace rato.

    -Me pareció la mejor experiencia de mi vida. Pero no porque fueras un hombre.

    -Y entonces porque fue? – dije mientras pasaba mis manos por sus musculosos brazos y lo abrazaba por encima de los hombros y recostaba mi cabeza en su hombro derecho, el solo se pego a mi tanto como pudo me dio un beso en la cabeza, mientras me acariciaba la espalda.

    -Porque eres tú. – yo lo abrace más fuerte. Todo estaba bien hasta que mi razón volvió a procesar las cosas con un terabyte de memoria RAM. Me aleje de él con algo violento.

    -Esto que significa?

    -A que te refieres?

    -A nosotros, que somos?

    -Pues novios, o crees que ando besando a cualquiera. Obvio que quiero que seas mi novio. – su rostro se ensombreció de repente y sentí como su cuerpo se tenso. – A menos de que ya tengas algo con ese chico.

    -AH? De quien me hablas. – no entendía de qué coño me estaba hablando.

    -Del chico ese de tu curso de biología avanzada. – era eso me eche a reír, y él se quedo con cara de no entender un carajo. – que es tan chistoso.

    -Que no existe ese chico. En mi curso solo hay chicas.

    -Y porque dijiste que… - lo callé con otro beso fugaz.

    -Él que me gusta eres tú, pero como no era algo de lo que me sintiera seguro hablar dije eso. – se relajo lo sentí, estaba más relajado. – te habías puesto celoso?

    -Sí, mucho. –yo solo seguí riendo.

   -Hay algo que te quiero pedir.

    -Lo que mi novio hermoso quiera. – dijo dándome un beso en la mejilla, y haciendo cosquillas con su barba de un par de días. – Que es lo que tu corazoncito quiere?

    -Wao nunca pensé que fueras así de cursi, me gusta, aunque jamás lo imagine. – nos reímos un poco pero luego me enserié. Él capto el mensaje porque también dejo de reír. – Quiero que te alejes de Estrella, se que tal vez pueda pensar que ya estoy actuando como novio celoso y todo eso, pero no la soporto y además es una arpía, promete me que te alejaras de ella.

    -Prometido. Y yo también quiero pedirte una cosa.

    -Okay a ver.

    -Quiero que nuestra relación no sea algo que debamos ocultar.

    -ENCERIO! – eso me tomo desprevenido.

    -Sí, por qué te sorprendes?

    -Porque acabas de descubrir que te gusta un hombre, acabamos de comenzar una relación no pensé que te sintieras seguro de que todo el mundo se entere.

    -Bueno tampoco que vamos a andar con camisetas que lo digan. A lo que me refiero, es que quiero una relación normal, donde yo pueda tomar a mi novio de la mano cada que yo o tu queramos, que nos podamos besar sin importarnos nada y que seamos nosotros mismos. A eso me refiero. Además siempre me siento seguro de mi mismo y si te digo que te quiero y que quiero pasear por la calle presumiendo al novio tan lindo e inteligente que tengo pues eso es lo que hare.

    No lo pude resistir pero se lo había ganado, lo bese con pasión, con amor, con dulzura, lo bese tal cual él se lo merecía, total ya éramos novios, y como dice la canción a quien le importa lo yo haga.

    Nuestro lindo momento fue interrumpido por un sonido familiar, una canción que se llama “amigas como tú” eso solo significaba una cosa, me separe de mi novio.

    -Qué? Quién es? – decía malhumorado de que haya tenido que interrumpir nuestro beso.

    -Es Pam. – conteste.

    -Hi, amiga que paso?

    -Como que, que paso? Que paso es de pelea.

    -No seas ridícula. – dije riendo. – Donde estas? Por qué no has llegado?

    -Estaba con Terry solucionando unas cosas sobre tú ya sabes. Pero te llamo por otra cosa.

    -Dime lo, soy todo oídos.

    -Es sobre unos adornos para el auditorio, son algo pesados, estoy en mi casa y no puedo con todos, ven para que me ayudes.

    -Ok, pero no voy solo, llevare un par de manos extras.

    -Como así? Cuanta me con quién andas.

    -Con tu cuñado. – dije y en ese momento Manuel puso la más de las sonrisas que le había visto.

    -Y se puede saber quién es ese susodicho. No recuerdo que me hubieras contado de algún romeo.

    -Es una historia algo interesante. Pero mejor te lo presento, vamos para allá. – le dije y colgué.

    Manuel y yo nos encaminamos, a la oficina de la coordinadora de eventos, en el camino me tomo de la mano, incluso se ofreció a llevar mi bolso pero le dije que hacía falta.

    Las personas a nuestro alrededor no dejaban de vernos, de cuchichear, los murmullos se escuchaban en todas partes, en cada rincón del pasillo. Quizá con otra persona hubiera sido diferente, quizás me hubiera intimidado que tantas personas me vieran y que tantas personas hablaran sobre mí, yo uno de los estudiantes más tranquilos – claro abiertamente gay, pero eso no quita que me sienta algo intimidado. – de la mano del chico que todo el mundo consideraba intimidante, malo, con un carácter de los mil demonios, y es que su expresión de chico malo no desaparecía, solo cuando me volteaba a mirar o para decirme algo, su expresión se suavizaba, y solo lo hacía por mí, demostrándome que yo para él era diferente a todos los demás, que para é yo soy especial.

    Al llegar con la profe Ester las cosas no cambiaron, el seguía agarrándome de la mano, seguía en esa pose de novio orgulloso por tener a su lado a alguien como yo. La profesora al igual que los demás no pudo ocultar su sorpresa, y por un minuto creo que estuvo a punto de decir algo al respecto de que nosotros estuviéramos paseando por el colegio con las manos agarradas, pero como que lo pensó mejor, porque se acomodo en su silla, se acomodo las gafas que traía puestas, las dejo colgando de su cuello, y esbozo una sonrisa casi indeleble, eso me hizo respirar otra vez, y ni me di cuenta cuando deje de hacerlo.

    -Se les ofrece algo a los dos?

   -Sí profe, es que Pamela me acaba de llamar diciéndome que tenía unos adornos de su casa que podía usar en el auditorio para la fiesta, y me pidió ayuda. Así que vinimos a pedirle permiso para ir a ayudarla.

    -No recuerdo que el señor Sandoval se anotara para el comité. – diablos era cierto, el no está en el comité de organización, ahora no le darán permiso.

    -Cierto pero Pamela dijo que eran mucho, así que me ofrecí a ayudar en esta ocasión.

     Rogué en mis adentros para que la profesora dijera que si, de verdad quería que mi novio viniera conmigo.

    -Está bien, no veo cual es el problema, pero quiero que vallan y vengan tan rápido como  sea posible. – la profesora saco un walkitalki de uno de los cajones de su escritorio, de esos que usan la policía. Apretó el botón y hablo a través del walkitalki. – Alfonso me copias.

    -La copio profesora que se le ofrece.

    -Dos estudiantes, van a salir y tienen mi permiso son Manuel Sandoval y Rafael Medina, que firmen la hoja de registro con hora de salida, y luego con hora de entrada.

    -Copiado, profesora.

    -Listo, pueden ir, pero que sea rápido, que clase tienen ahora.

    -Historia universal. – dije yo.

    -Entonces prepare el justificativo.

    Después de eso, Mani y yo no perdimos más el tiempo, salimos como balas, antes de que la profesora Ester cambiara de opinión, y no dejara a mi novio venir conmigo. Tardamos como cinco minutos llegar a la entrada del colegio, firmamos el documento, con fecha y hora de salida, y partimos a la casa de mi mejor amiga.

    -Pensé que no te gustaba los eventos del colegio?

    -Y no me gustan solo que, esto lo hago porque Pam me lo pidió.

    -Y ella porque quiere organizar la fiesta de navidad.

    -Eso es algo de lo que no te puedo hablar, así que me vas a tener que disculpar.

   -Así no vale, el primer día de novios y ya tenemos secretos.

    -No es un secreto como tal, es algo que tarde o temprano todos van saber, pero que por ahora solo debo saber yo, Pam, Katherin, y Marcos.

    -Está bien amor, confiare en ti.

    -No esperaría menos. – le sonreí y le di un beso en la mejilla.

    -Oye una pregunta, vamos a ir juntos cierto.

    -Quieres ir?

    -Sí, contigo sí.

    -Te das cuenta que es una fiesta y que es muy posible que tengamos que bailar.

    -Si me doy cuenta de eso, y ese es el plan. Quieres?

    Lo pensé por un rato, nunca había ido a una de las fiestas que organiza el colegio con pareja. Pero la sola idea de bailar una pieza lenta con él, me ponía a volar en una nube.

    -Está bien vamos.

    Después de eso solo continuamos con nuestro camino a casa de mi mejor amiga para ayudarla con los adornos. Esto de organizar una fiesta no era tan malo, era incluso divertido, los últimos días me había divertido mucho con los chicos, habitualmente solo somos Pam y yo, pero desde que llego Alejandro, ambos concordamos que él fue una adición al grupo ideal, es una gran persona, y un amigo genial, además gracias a él, incluso Pamela ha vuelto a hablar con Kath, y tenía tiempo que no la veía así de feliz, ella nunca ha dejado de amarla, y se ve que Kath tampoco lo ha hecho, cuando las dos están juntas se puede notar lo bien que compenetran una con la otra, son como dos almas separadas al nacer, y que se volvieron a reunir. Yo por mi parte he conseguido a un novio, que nunca pensé que tendría, Manuel es un chico sin punto de comparación, es atractivo, gracioso, tiene un corazón de oro, y siento que me quiere de verdad. Solo faltaba Alejandro y Oscar que estén juntos, a claro también que Marcos encuentre a alguien el pobre esta mas solito que un esquimal en el Sahara.

/////Oscar/////

    Estaba en la cafetería, y tenía a mis amigos en frente de mí, me sentía furioso, no solo con ellos si no también conmigo mismo por nunca creer les, debo admitir que estaba cegado por el estúpido amor que le sentía a Estrella. Ellos si notaban que estaba muy callado y la verdad no sabía cómo pedirles disculpas y a la vez interrogarlos, Alex se había ofrecido a estar conmigo en este momento pero rechace esa oferta aunque si quería que estuviera conmigo, esto es algo que debo hacer yo solo sin la compañía de nadie.

    Ya le había escrito a Estrella diciéndole que necesitaba hablar con ella, de algo muy importante, no lo iba a tolerar más, ella era el único obstáculo para que yo estuviera con Alex y era hora de acabar con eso.

    -Primero que nada quiero disculparme con los dos. – ambos me miraron con gran sorpresa, creo que no sabían de lo que yo estaba hablando.

    -Disculparte por qué? Amigo. – me preguntaba Marc que se hizo más adentro de la mesa como para hacer énfasis en que no entendía e iba a prestar toda la atención del mundo.

    -Por nunca creerles cuando me decían la clase de persona que es Estrella.

    -A que te refiere, explícanos porque me dejaste india. – me decía Terry quien estaba más confusa que de costumbre.

    No sabía cómo decir lo siguiente que estaba a punto de decir, me comencé a poner nervoso, conocía a mis amigos, en especial Terry, ellos nunca me darían la espalda por nada del mundo, nunca lo han hecho todo este tiempo que los he tachado de locos por todas las veces que apoyaban lo que yo tan estúpidamente considere rumores mal intencionados tampoco lo harían ahora, eso lo sabía, pero aun así, esto es algo que no se dice fácilmente, porque las personas no se creen toda la vida heterosexuales, para una mañana despertar enamorado de alguien de su mismo sexo eso es prácticamente una locura, aunque es básicamente es lo que me paso a mí, incluso me cuesta entender todo lo que estoy sintiendo por Alex. Solo sé que me encanta que estoy enganchado a él desde el momento que él me dio ese primer beso, que refute lo que sentía cuando nos dimos ese segundo beso en el armario de limpieza, y esa salida al parque cuando dije que era su novio, decirlo fue como quitarme parte de un gran peso, pero ahora quería quitarme ese peso por completo, quería decir que ese hombre es mi pareja y que fuera ciento por ciento verdad, que no cupiera duda de que lo que digo es real, de que lo quiero, y quiero comenzar algo nuevo y mejor con ese chico. Suspire y me decidí a hablar un poco, bueno muy nervioso.

    -Estoy enamorado de otra persona.

    -Enserio. – dijeron ambos al mismo con un ligero tono sarcástico y viéndose de ellos a mi repetidamente.

    -Sí, enserio. Y no solo eso, gracias a esta persona me he enterado de cosas que pensé que solo eran chimes de quinta.

    -Cómo qué? Dime. – era Terry con un pronunciado y sombrío interés.

    -De que Estrella si es la persona que todo el mundo dice, que si me monta los cuernos cada dos por tres, como eso.

    -Y más nada? – esta vez era Marcos

    -Qué mas debería saber? Aparte de que mi novia a estado montándome los cuernos desde que comenzamos a salir. O bueno tal vez estoy exagerando, pero ustedes me entienden.

    -Sí lo hacemos hermanos, pero ahora hay un tema más importante que tratar, porque ya no hablaremos más de la oxigenada, - la oxigenada, eso siempre me dio risa pero por respeto a la que pronto será mi ex novia, nunca lo demostré. – Queremos, no, necesitamos, no tampoco, te exigimos que nos digas, de inmediato quien es el que ocupa tu cora… - en ese momento Marcos le dio un codazo a mi amiga, y esta lo miro molesta, mientras que el primero la miraba muy acusadoramente. Y fue cuando ella se tapo la boca porque sabía la gran metida de pata que había cometido.

    -Desde cuando lo saben? – les apuntaba acusadoramente, los dos se voltearon instantáneamente, y se quedaron mudos, como por dos minutos, hasta que fue Terry quien hablo.

    -Desde el día que nos castigaron, y nos mandaron a limpiar el salón de química, el profe me mando a buscarlos, y escuche todo lo que le decías Alejandro.

    Eso de verdad no lo esperaba, por eso contestaba con estupideces cuando le hable sobre esa situación hipotética, que en realidad no era tan hipotética, y por eso hablaba tan bien de Alex, y me decía lo buena persona que le parecía, por eso también había vuelto hablar con Pamela para investigar sobre el chico que me gustaba ahora todo tenia sentido, todo estaba más que claro.

    -Y entonces que opinan?

   -Que opinamos de qué? – preguntaba Marc.

   -Sobre Alex, y sobre mí, aun quieren ser mis amigos?

    -Oscar Miguel, tu enserio crees que dejaremos de ser tus amigos solo porque te gusta un hombre. Osqui, eres mi mejor amigo desde el pre-escolar, tenemos toda nuestra vida siendo amigos, eres como el hermano que nunca tuve, y del cual me siento sumamente orgullosa, nunca  dejaría de ser tu amiga por una tontería como esta, además sabes cuánto tiempo he esperado para que saques a Estrella de nuestras vidas? Niño estoy que grito ahora mismo que la fiesta de navidad es esta noche en mi casa.

    Solo reí de las ocurrencias de mi mejor amiga, ella siempre tenía algo que decir, y de verdad se veía feliz como si algo se estuviera aligerando dentro de ella. Pero luego voltee a ver a mi amigo que seguía estando mudo, Terry también lo miro, pero ella lo hizo de manera amenazadora.

   -Qué? – fue todo lo que dijo.

    -Cómo qué que, tarado. No tienes algo que decirle a nuestro amigo que se está muriendo por dentro pensando que nosotros sus mejores amigos lo vamos a rechazar por ser él mismo.

    La cara de Marc era de gran confusión, creo que no esperaba que esta situación se diera, me vio a los ojos, y dijo:

    -Oscar a mi no me interesa de quien te enamores, eres mi amigo como un hermano, no te podría juzgar nunca en la vida, y estoy feliz por ti y Alejandro, y siempre tendrán mi apoyo, para lo que sea.

    Luego de eso ambos chocamos los puños en señal de que todo estaba dicho, y no había nada más que agregar, nada más a esta parte de la conversación.

    -Ahora pasando a otro tema, necesito que los dos me den su ayuda en algo.

    -En qué? lo que necesites. – dijo entusiasmada Terry.

    -Quiero que me ayuden, a pedirle a Alex que sea mi novio.

    -Y como supones que hagamos eso. – era Marcos.

   -En la fiesta de navidad, quiero pedírselo ahí. Como tú eres la  organizadora – Hablando le a mi amiga. – Necesito que en el plan pistas halla una canción lenta una en específica.

    -Cual?

    -One and only de Adele.

    -Es una buena opción.

    -A él le encanta Adele y sé que cuando oiga esa canción quedara fascinado, quiero bailar esa canción con él y pedirle en medio de la pista que sea mi novio.

    -Ains!!! Es lo más romántico que he oído parece sacado de una película.

    -Espero que Alex opine igual.

    -Tranquilo que nosotros sabemos de buena fuente que él opina igual.

    Me relaje al oír eso, se que Terry siempre tiene buena información a la mano, en especial porque esa seguro se la dio Pamela.

    -Ahora debemos pasar a otro tema, y este es desagradable.

    Mis amigos me vieron curiosos intentando descubrir que era lo que yo quería, luego de que les explique que terminaría este mismo día con Estrella, les pedí que me dijeran que con lujo de detalle que era lo que sabían sobre las cosas que ella había hecho, al principio dijeron que no mucho, pero luego fue Marcos el que le dijo a Terry que era mejor contarlo todo. Y vaya que no me esperaba todo ese embrollo de alianzas y planes súper secretos que parecía sacado de una mala película de especias, pero me explicaron que era la única manera que ellos encontraron para poder sacar a Estrellas de nuestras vidas y no perder mi amistad. También me explicaron lo de las fotos de Estrella con Manuel al principio quería ir a partirle su puta cara al rubio, pero Terry me explico que Pamela le había dicho que justo hoy Manuel y Rafael se hicieron novios, que era más o menos una situación como la mía con Alejandra, así que me calme, y no hice nada, total Estrella no merecía que yo hiciera escándalo por ella, y Manuel, solo es uno más de los hombre torpes como yo que caímos en las garras de una arpía, así que no importaba mucho, además me alegraba que él y Rafa estuvieran juntos, Alejandro le decía cachorro, porque es pequeño y a veces algo remilgoso, y pues me alegraba que el cachorro fuera feliz. Luego de eso me explicaron lo que paso con Marcos y Estrella con lujo de detalle, me dolió un poco es mi mejor amigo, no puedo creer que ella fuese tan descarada como para enrollarse con mí mejor amigo, lo que faltaba es que también se le hubiera besado a mi hermano, cosa que en definitiva no le permitiría.

    Después de hablar de todo eso con ellos decidí que ya era hora de la verdad, que era hora de hablar con Estrella se acercaba el final del día lo único que faltaba era ir al auditorio para continuar los preparativos de la que es la tan esperada fiesta para mí que sería dentro de una semana nada, una vez Alejandro sea mi novio, todo estaría en orden, solo necesitaba decirle a mi familia y listo, debo primero contarle la verdad a Alex.

    Ya en el auditorio me encontré con mi chico adorado, no le di un beso por desgracia pero si un gran abrazo que no se vio de lo más raro para nadie, y la verdad me parecía perfecto estar así con él.

   -Oye puedo hacerte una pregunta. – le decía mientras lo ayudaba a desenrollar una luces navideñas que se supone colgaremos encima del escenario.

    -Claro que puedes pregunta con confianza.

   -Quieres ser mi cita para la fiesta de navidad.

    Alejandro quedo en blanco, eso si no se lo esperaba, y se notaba por la expresión de su rostro, me provocaba comérmelo a besos en ese mismo lugar pero tenía que controlarme.

    -Enserio quieres que seamos pareja para la fiesta?

    -Sí, por eso te lo estoy pidiendo, quiero que tú seas mi cita?

    -Y que pasa con Estrella.

    -Le voy a terminar hoy mismo ya la cite en mi casa, y hoy mismo ella y yo dejamos de ser novios. Estaré libre y disponible para cualquiera en especial para un chico muy atractivo, que está muy cerca de mí.

    -Quien Marcos? Pensé que a él le gustaba Kath. – ambos volteamos y vimos a mi amigo tirando la baba por Terry quien estaba hablando una cosas con Pamela, y Rafael quien es su compañero lo golpeo en el hombro para que prestara atención. Alex y yo no aguatamos las carcajadas. Luego voltee y mire a mi chico.

   -Bobo, hablo de ti.

   -En ese caso con gusto seré tu cita.

   Después de eso, el resto del tiempo que pasamos en el auditorio fue el más divertido en mi vida, todos hacíamos chistes, jugarretas, bromas, las risas no paraban estos eran los momentos de la vida que yo más apreciaba era los momento que yo amaba de vivir, esos momentos sencillos, y divertidos que uno pasaba con sus seres querido, donde no se requería más que un grupo de personas que se quieren mucho para ser plenamente feliz, y darte cuenta que lo primero y lo más importante que hay que tener en la vida es amor, pues con eso podremos superar cualquier cosa.

    Ya había llegado a mi casa, todo estaba en silencio, eso significaba que no había nadie en la casa, eso es lo mejor Estrella no tardaba en llegar y es mejor que este asunto lo resolvamos solos sin nadie que escuche ni que nos interrumpa, ya es hora de terminar este capítulo y empezar uno nuevo al lado mi Alex. Deje mi mochila en uno de los sofás de la casa, y fui directo a la cocina para buscar algo de comer, antes de que llegara, solo agarre pan, jamón, lechuga, tomate, mayonesa, salsa de tomate y cebolla me prepare un sándwich, y cuando le iba a dar el primer mordisco sonó el timbre, era ella.

   Abrí la puerta y ahí estaba con los brazos abiertos a punto de saltarme encima pero la frene, no lo deje, no quería que me tocara, nunca más. La hice pasa a la sala, y le pedí que se sentara donde quisiera, así lo hizo y se sentó en el mueble más grande yo me senté en un sillón que estaba en frente.

    -Y de que es eso de lo que me quieras hablar mi bebito.

    -Estrella, tenemos que terminar.

    Sus ojos se abrieron como platos, sus pupilas se dilataron, y su mirada, lo que reflejaba su mirada no parecía tristeza era más como ira una incontrolable ira.

    -Por qué? – ya su voz no era alegre y jovial, parecía otra persona, no la sentía como la estrella que yo conocía, su voz era más seca, y asesina.

   -Estoy enamorado de alguien más.

   Se levanto de golpe y empezó a hablar y en cada palabra su tono de voz aumentaba:

   -Quien se supone que es la mosquita muerta, perra que se te metió por los ojos!

   Yo también me pare no dejaría que hablara así ni de Alex ni de nadie

   -No permitiré que hables así de nadie, me oíste! Si alguien debe ser llamada así esa eres tú. – solo sentí cuando su mano impacto con la mi mejilla, y después solo oía el eco del sonido del impacto.

    -Nunca me vuelvas a hablar así Oscar, no se lo permito a nadie, me oíste!? Lo preguntare una vez más quien es la perra.

  -No es ninguna perra, no le faltes el respeto, y es Alejandro.

   Esta vez su cara se descompuso, no sabría en lo absoluto como describirla, pero lo que sucedió después me dejo a mí aun más preocupado. Ella se lanzo sobre mí y empezó a gritar como loca, diciéndome que era un maldito y mil cosas más, me golpeaba y me rasguñaba, en ocasiones parecía que estuviera gruñendo como un animal, pegando muy fuerte los dientes, lo único que pude hacer fue quitarme la de encima, la empuje y Salí en dirección de la abertura que daba la conexión entre la sala y el comedor, ella se quedo en el suelo, golpeándolo con las manos y gruñendo. Luego como de un minuto se levanto tenía el cabello enmarañado, y como puedo se lo acomodo.

    -QUIEN!? QUIEN DE ESAS MALDITAS TE METIO ESAS COCHINAS IDEAS EN LA CABEZA!! QUIEN FUE DIMELO!! – gritaba como loca. – FUE ESA ESTUPIDA DE KATHERIN YO SÉ QUE FUE ELLA, PERO JURO, JURO POR DIOS QUE TODOS ESOS MAL NACIDO ME LA PAGARAN.

   -Nadie hizo nada Estrella, yo me enamore de Alejandro, fui yo quien lo hizo nadie más.

 Su voz volvió a ser suave y dulce como la de siempre, pero quien rayos era esta persona, me pregunto si alguna vez hubo una Estrella que fue mi novia.

   -No lo entiendes mi bebito, ellos quieren separarnos, ellos quieren alejarnos, tu y yo nos pertenecemos, es así.

    -No Estrella, no es así, yo quiero a Alejandro, quiero que entiendas eso, y que por lo menos seamos amigos.

   -Amigos…Amigos… AMIGOS, TU Y YO NO SOMOS AMIGOS SOMOS NOVIOS, NOVIO Y NOVIA, ASÍ ES COMO TIENEN QUE SER LAS COSAS, NO CON ESE COCHINO ASQUEROSO, Y REPULSIVO HOMOSEXUAL.

   -Pues te informo yo también soy homosexual.

    -NO! NO! NO! NO! Y NOOOOOOOOOOOOOOOOO! – Gritaba y gritaba más fuerte – yo te hare entender,  ya verás esto no se queda así, veras lo que pasa cuando no haces las cosas correctamente, veras lo que pasa cuando me traicionan.

    -No seas hipócrita Estrella cuantas veces me has traicionado tu a mí, con cuantos hombres no te has acostado en estos dos años y medios de llevamos de novios, y hablas de lealtad, de cómo son las cosas en el orden natural de las cosas, no me vengas con esas chorradas, y lárgate de mi casa! No somos novios, no somos amigos, no somos nada! Aléjate de mí vida y de mis amigos, y por sobre todo aléjate de mi novio Alejandro.

   Ella me miro de una forma casi demoníaca como si algo la hubiera poseído, solo sonrió, y dijo:

    -Ya veras, todos me la van a pagar, comenzando por tu maldito e inmundo novio, luego por esa perra de tu Katherin, ella otra inmunda más, seguido de la malnacida de Pamela y sus asquerosos amigos, Rafael y Manuel, luego acabare con Marcos, y cuando todos caigan te darás cuenta de cuál es tu lugar, tu lugar es conmigo Oscar, conmigo.

   -Estas enferma. Lárgate de mi casa.

   Cuando salió de mi casa azotando la puerta como loca, algo, no sé como describirlo un frio de ultratumba me recorrió de pies a cabeza, no tomaría enserio las amenazas de un niña desquiciada pero igual estaría alerta.

   -Que le pasa a tu novia, se ve como si estuviera loca. – era mi hermano que había llegado de su práctica de fútbol.

   -Ya no es mi novia, y si creo que está loca.

Por ser navidad, mi época favorita del año estoy publicando dos capítulos por semana, espero que los disfruten... a defecto de ser molesto, quisiera volver a mencionar mi libro (Psíquico) el cual ya saben que pueden conseguir en físico en autoreseditores.com y en digital en smashwords.com. pueden descargar una parte del libro gratis en ambas paginas para que le echen una ojeada, haber si mi libro despierta su curiosidad, y como siempre pedirles, que en cualquier caso comente sobre mi libro en sus redes sociales, para ayudar a difundirlo.



© George

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (6)
\"Ver  Perfil y más Relatos de George
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)