Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.488 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.308 Miembros | 19.157 Autores | 97.056 Relatos 
Fecha: 28-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Gays

Bruno, secretos y sorpresas (4).

mat
Accesos: 6.559
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 37 min. ]
 -   + 
¨...Su mano izquierda comenzó a subir por mi pierna hasta detenerse en la entrepierna y sin perder el tiempo apretó mis huevos y mi verga..." Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Ninguno de los hablaba. El silencio reinaba, salvo por el fuerte ruido de la lluvia y la tormenta. En mi caso miraba el techo y mas nada, absorto en mis pensamientos, supongo que Bruno también estaba en igual estado. El solo hecho de haberme acostado en la cama hizo que mi verga se pusiera dura de nuevo con ganas de más y el bulto se marcaba en la fina sabana que la cubría, aunque poco importaba luego de lo que había pasado hace algunos minutos.

Me sentía completo, radiante, feliz, alegre y curioso. No sabía que era posible estar en estados de ánimo tan radicales en cuestión de tan poco tiempo, pero era lo que me pasaba en estos momentos. Lo que venía deseando hace días, en el interior de mi, esas ganas de tener contacto con Bruno, que había despertado esa curiosidad sexual con él y con un hombre hace unos días atrás cuando mire aquellas fotos, se había cumplido y con creces. Nunca espere una reacción como esta, y me generaba mucha curiosidad saber que le pasaba a él, porque me había encarado de esa manera y además saber que ocultaba con respecto a los hombres porque el que tuviera la revista porno y lo que habíamos hecho no era una simple coincidencia. Sexualmente hablando no había sido una gran noche de sexo, ni siquiera estuvimos cerca de una penetración, si bien (más después de haber tenido contacto con esa verga) tenía muchas ganas de que me quitara la virginidad en la cola, no era el momento y hubiese sido muy apresurado. El morbo de la ducha fue por lejos lo mejor de todo. El vapor y el agua caliente habían sido personajes secundarios de gran calidad. Me gusto como Bruno me trato, como me besó, como jugamos con nuestros cuerpos. Todo lo que me pasaba en realidad me hizo acordar a todo lo que sentí cuando debuté sexualmente hace unos años atrás, parecía que esta noche era la primera vez que tenía contacto con otra persona desde el punto de vista sexual.

De reojo vi como Bruno se quitaba la semana y dejaba a la vista su aún dura verga.

-la tengo re dura todavía…-dijo sonriendo. Al hablar lo mire sonriendo y después fije mi vista nuevamente en su pedazo que estaba como si nunca hubiéramos hecho nada. Estaba claro que quería que le mostrara la mía, así que quite la sabana.

-no sos el único….-ambos reímos.

-que loco todo, ¿no?- comento sin cubrir la verga con la sabana.

-muy loco…- dije sin volver a colocarme la sabana. Quedamos unos segundos más en silencio.

-¿Estás bien vos Bauti?- me sorprendió un poco la pregunta en el sentido que no sabía muy bien porque me preguntaba si estaba bien. Claro que estaba bien. Estaba en las nubes.             

-si…bien, ¿vos?-

-sí, si…todo bien-de nuevo un incomodo silencio-estuvo bueno, ¿te gusto?- que ganas tenia de tirarme arriba de él de nuevo y empezar a besarlo.

-si me re gusto….estuvo muy bueno- conteste y volvimos a reír.

-¿Queres hablar?....digo, no sé, supongo que nos tenemos que explicar algunas cosas…..siempre y cuando vos quieras, sino no hay problema…-

-sí, me parece bien…- dije intrigado por lo que me iba a decir.

-pero primero voy a buscar algo para tomar y comer, siempre después de coger…..bueno, o lo que sea que hayamos hecho, me da sed y hambre, ¿te traigo algo?-

-agua nomas….-

-ok...- dijo levantándose y saliendo del cuarto. No pude quitar la vista de ese par de nalgotas hasta que salió del cuarto.

Que haya llamado a nuestra actividad coger con tanta naturalidad me hizo sentir cosquillas en el estomago. Parecía un adolescente y no tenía ninguna intención de dejar de sentirme así. Al irse Bruno aproveche para pensar más en todo lo que había pasado, sobre todo en su cuerpo. Capaz que en estos momentos lo miraba con otros ojos, pero tenía un físico envidiable y eso que solo era 2 años mayor que yo, lo que tampoco me explicaba mucho el tamaño de su verga. Detalle aparte era el vello que recorría sus partes íntimas. Su cola estaba cubierta por una fina cantidad de vello, pero bien lampiño en la parte más interna. A su verga la rodeaba una interesante cantidad de vello púbico pero cuidado, recortado, algo que lo hacía aun más macho. No me gustan los hombres totalmente lampiños y todos depilados, por lo menos no me gustaba en mi, supongo que ahora lo debo aplicar a los demás hombres que me puedan gustar, aunque por el momento Bruno era el único, pero tampoco me gustaba mucho pelo y descuidado, y en ese sentido Bruno cumplía. Además me excita mucho esa línea de bello bien cuidada y recortada que salía desde su obligo hasta perderse en el comienzo de su verga. Inevitablemente al pensar en todas estas cosas lleve la mano a la verga y empecé a tocarme, no con intenciones de hacerme una paja sino de acompañar mis sentimientos con mi sexo. Como sentí que Bruno venia subiendo las escaleras deje de tocarme en el momento justo que entra al cuarto con dos vasos y un paquete de galletitas.

Seguía con su verga totalmente parada, algo raro nos pasaba, porque estaba igual, y creo que la causa era que la calentura todavía estaba muy a flor de piel y que nuestra reciente actividad no llego a colmar las expectativas de nuestros cuerpos.

-no se baja….menos mas que vos estas en la misma….-dijo y se acostó de nuevo. Me alcanzo un vaso y mirando fijo mi verga comento-buen pedazo pichón….-

-no es nada al lado de eso….- dije y señale la suya. Se la miró y la tomó con la mano y empezó a agitarla. Que ganas de ponerla en mi boca de nuevo.

-en realidad, no sé si prefiero tenerla tan grande, a veces es un poco incómodo…-

-a mi no me incomoda para nada…- sonó a comentario de persona que esta totalmente entregada. En este caso, así era.

-sos fatal pichón….-dijo soltándola. Cada vez me calentaba más que me llamara ¨pichón”. Se puso de costado mirándome, comía galletitas-bueno…. ¿la pasaste bien entonces?-

-más que bien….todo esto es nuevo para mí y me gusto y mucho…o sea, si bien es la primera vez que hago algo con un hombre, las sensaciones y lo que me pasaba me hicieron acordar a mi primera vez con una mujer, no sé si me explico…..-

-si te entiendo….fue como si hoy tuviste tu primera experiencia sexual de tu vida….-

-algo así…..-al principio me sentía algo incomodo pero a medida que hablábamos me sentía cada vez más seguro hablando con Bruno y además tanto a él como a mí, se nos empezó a bajar la verga-¿y vos?- le pregunté.

-¿yo qué?-

-¿es la primera vez que haces algo con un hombre?- dejo de mirarme y sonrió apenas. El que no haya contestado enseguida era por un solo motivo: no era la primera vez que hacia algo con un chico. El se dio cuenta que yo sabía la respuesta y volvió a mirarme-entonces…..ya has tenido más experiencias con chicos…-

-técnicamente sí….- tomo algo de agua-es una historia complicada la mía…no te quiero aburrir…-

-para nada Bruno, me gustaría escucharla….- se enderezo algo en la cama y con la mirada algo perdida dijo:

-o sea, todo comienza en la adolescencia, cuando me creía y sentía seguro con respecto a lo que me gustaba, que eran las mujeres, siempre me hice pajas mirando porno hetero o con revistas de mujeres desnudas que conseguíamos con mis amigos o con la sola imaginación de estar con las chicas que me gustaban, que en esa época eran muchas y por suerte nunca tuve problema para estar con mujeres, tuve algunas novias y debute y seguí teniendo sexo con mujeres, me gustaba y en ningún momento estuvo presente la duda  pero supongo que en realidad la duda siempre estuvo ahí, adentro mío, dormida o en estado latente, esperando algo, alguna señal, algún evento, algo que la hiciera despertar y que de alguna manera la colocara en mi mente y comenzara la confusión- hizo una pausa.

-¿y que fue ese algo que te hizo empezar a dudar?-

-en realidad no fue algo, sino alguien…Manuel-otra pausa, este vez algo más larga-Manuel fue un gran amigo, nos conocimos en secundaria y en poco tiempo formamos una amistad muy fuerte, si bien yo tenía amigos, ninguno con el lazo de amistad que forme con él y eso nos llevo a compartir muchas cosas, todo te diría, no había secretos, no había vergüenza, no había timidez, nada…..y eso nos llevaba a que yo durmiera en su casa, el en la mía, compartíamos vestuarios, no teníamos ningún problema en andar desnudos uno frente al otro, es más, hasta nos consultábamos me acuerdo, si nos teníamos que recortar o no el vello y como la hacíamos-sonrió-esas charlas eran muy divertidas, en definitiva nada fuera de lo normal, cosas que pasan con amigos de ese calibre, supongo que a vos tenes ese tipo de relación con tus amigos-

Asentí. No comente ni agregue nada porque estaba inmerso en la historia y Bruno estaba dispuesto a contarlo todo.

-la cuestión, que tanta confianza nos llevó a dar un paso más y empezamos a hacernos pajas juntos, cada uno en la suya pero compartíamos el porno digamos….pero igualmente, en su momento también lo encontré normal y no me pasaba nada en especial, pero resulta que en ese momento nos agarro a los dos sin novia y tuvimos un tiempo de pajeros al máximo, era todos los días que nos juntábamos a pajearnos y como todo, nos empezamos a aburrir de repetir siempre lo mismo: poner una película porno, desnudarnos, hacernos la paja, acabar y vestirnos de nuevo. Entonces nos animamos a hacernos cruzada, y la primera vez que lo hicimos, fue la primera vez que toque una pija que no fuera la mía. Era algo todo novedoso como también cuando acabamos, era la primera vez que tenia leche en mi mano que no fuera la mía. Pero igualmente lo seguía notando como algo normal, pero algo, esa duda, en lo más profundo de mi, ayudado pero la repetición diaria y continua de esas prácticas llevaron a que empezara a mirar a Manuel con otros ojos y que no pensara en otra cosa que en él y que llegara la hora de encontrarnos al otro día para tocarnos y hacernos nuestra paja diaria. Pero si bien me daba cuenta que algo me estaba pasando, lo deje fluir, porque me sentía bien, cómodo, me gustaba y además era mi amigo, no tenía porque ser algo que me preocupara. La cuestión fue que nuestras prácticas diarias fueron yendo cada vez más lejos, empezamos a hacer frote, a tocarnos cada vez mas nuestros cuerpos y en silencio, nos fuimos convirtiendo en algo más que amigos, sin darnos cuenta nos dejamos llevar por lo que en ese momento sentíamos. Hasta que un día fue el punto clave de todo y también el punto de quiebre en la relación que teníamos- quedé en silencio nuevamente.

Estaba sacando todo lo que tenía guardado y se notaba que hacía mucho tiempo que lo tenía guardado y sentía la necesidad de contárselo a alguien. Se notaba que su mente en esos momentos estaba en aquel día en el que todo cambio para Manuel y él, y yo moría de ganas de escuchar que fue lo que paso.

-estábamos haciendo un frote, arrodillados en la cama, muy juntos y de un momento a otro nos besamos. La primera vez que besaba a un hombre. Fue hermoso, disfrute de ese beso como nunca y a partir de ahí nos quitamos las ataduras por así decirlo, y le dimos rienda suelta a la pasión. Nos revolcamos un buen tiempo, no parábamos de besarnos y pasamos al sexo oral. La primera vez que chupaba una pija. Fue hermoso. Nunca había disfrutado tanto de estar con alguien en una cama y que además fuera un hombre. En definitiva fue algo muy parecido a lo que paso hace un rato entre vos y yo, y en aquel momento yo me sentía igual de cómo te sentiste vos ahora. Después que terminamos, Manuel dio el paso siguiente, saco fuerzas y me dijo que me amaba, que sentía muchas cosas por mí, que le gustaba en todos los sentidos, que no quería seguir siendo mi amigo y si quería ser su novio. Ese era el momento para que yo también diera el salto definitivo, acompañara a Manuel en su propuesta y que ambos hiciéramos los que nos gustaba que era estar con el otro y que nos amaramos, que dejáramos de lado la duda y la confusión, pero hice todo lo contrario, me gano la cobardía y me enoje feo con Manuel, le dije un montón de barbaridades, cosas verdaderamente feas de las que todavía me avergüenzo. Hasta me llegue a poner violento y desde ese día, volví a enterrar la duda y la confusión e intente demostrarme a mi mismo que podía estar con mujeres también, pero ese mismo día fue la última vez que lo vi a Manuel, nunca más supe nada de él salvo algún que otro comentario que escuché por ahí, siempre me sentí terriblemente fatal y en definitiva me sigo sintiendo fatal por lo que hice esa noche, pero como no creo en los arrepentimientos, seguí hacia adelante, por más que doliera-

A lo último su voz se empezó a quebrar y una pequeña lágrima recorría su mejilla. Su historia me conmovió y sorprendió al mismo tiempo. Nunca había visto a Bruno en ese estado.

-pero, hace no mucho tiempo atrás, esa duda y confusión que todavía viven en mí y ese sentimiento que tenia hacia Manuel, que en definitiva es hacia los hombres, volvió a despertarse y es algo que no puedo controlar-

-¿y cuando fue eso?-

-cuando te conocí a vos Bauti….- volvió a mirarme a los ojos. Los suyos estaban llorosos. Yo estaba impactado y sorprendido. No paraba de sorprenderme- y hoy cuando me besaste fue la gota que rebalso el vaso y por eso cuando te entraste a bañar deje de reprimir lo que me pasaba, me deje llevar y bueno…paso lo que paso-

-guau….no sé qué decirte Bruno, estoy más que sorprendido-

-se que puede ser mucho para vos, extraño o raro, pero necesitaba decírtelo y además esta Ana en el medio, no quiero que te sientas mal ni nada…-

Cuando menciono a Ana un golpe de realidad me pego y fuerte. Me había olvidado que estaba en la cama, desnudo con mi cuñado, el novio de mi hermana. Y que no hace mucho tiempo atrás, había tenido la verga de mi cuñado en mi boca, que nos habíamos besado, que le había acabado en la boca y todo lo que paso. Muchas cosas que seguramente Ana también hacia con él. Me sentí mal. Muy mal. 

-Bruno va a ser mejor que me vaya…-

-¿dije algo que te molesto?....no fue nunca mi intención Bauti-

-no Bruno, para nada….fue hermoso todo lo que pasó y todo lo que me contaste, se notaba que hacía tiempo tenías eso guardado adentro tuyo y me siento alagado de que haya sido yo a quien decidieras contárselo-

-¿vos no queres contarme nada?.....supongo que también te deben estar pasando cosas-

-si me pasan muchas cosas y quiero contarte, enserio, pero creo que por hoy fue suficiente, ya es tarde, además tengo todo el quilombo con Luciana, lo mejor va a ser que me vaya para casa-

-tenes razón…..vamos que te llevo-

Nos mudamos en silencio. En silencio también fue el viaje hasta casa y algo incomodo. La lluvia no aflojaba ni un segundo. Cuando estaciono su auto fuera no salí enseguida. Solo sentíamos el ruido del agua golpear el techo del auto. Nos miramos.

-nos hablamos, ¿te parece?-dije.

-dale….que duermas bien-

-vos también- volvimos a mirarnos en silencio. Baje del auto y la fría lluvia volvió a mojarme. Entre a casa y en ese momento vi por la venta que Bruno se iba.  

Desperté muy temprano, casi una hora antes de que sonara el despertador. Tampoco había dormido mucho. Nada prácticamente. Desde que me acosté, luego de una ducha caliente, mi mente funcionaba a muchísimas revoluciones pensando de todo. Toda la confusión, toda la duda y todas esas preguntas sin respuestas que tenía en mí cabeza, habían empezado a aclararse en vista de los acontecimientos de anoche. En cuanto a Bruno y toda la historia con Manuel marcaban no solo que no era un primerizo en esto de estar con hombres, sino que además sus sentimientos iban más allá y estaba dispuesto a dejar todo para formar una relación. El tema en todo esto era donde encajaba mi hermana. En cuanto a mí, confirme varias cosas, una de ellas que Bruno me gusta y mucho. Además sentía cosas que iban más allá de lo físico, me estaban pasando cosas definitivamente que me estaban cambiando todo el panorama y tenía que afrontar estos cambios de la mejor manera.

Desayune algo rápido en la cocina, mientras mis padres estaban en proceso de levantarse. Ana todavía dormía. En Ana tenía otro problema, quería mucho a mi hermana y teníamos una muy buena relación, no quería destrozar todo ni lastimarla. Tenía que encontrar la mejor manera de llevar esto para que ella no salga lastimada. Por el momento me fui antes de que bajara a la cocina porque no estaba preparado para mirarla a la cara luego de lo que hice anoche con su novio. Por más que fue solo eso, de alguna manera u otra, anoche Bruno engaño a Ana con su hermano.    

Con todo lo que había pasado en mi vida en las últimas horas me había olvidado de la facultad, que nos tiene híper ocupados. La mañana fue una verdadera tortura de clases, pero estaba súper distraído, no prestaba atención, estaba literalmente en otro mundo. A la hora del almuerzo, el tiempo no daba para volver a casa así que con mis amigos decidimos comer algo en la facultad mismo, aproveche para llamar a Luciana. Claro que fue sin éxito, enseguida me saltó el contestador. Lo intente varias veces sin éxito y le deje un mensaje de voz para que se comunicara conmigo. Por más tormenta que hubiera respecto a mis sentimientos, algo tenía que hacer con lo que había pasado con ella. Volví a la mesa en la que estábamos sentados pero estaban solo Joaquín y Pablo.

-¿Mariana y Romina?-

-fueron al baño-contesto Pablo y me quedo mirando mientras le enviaba mensajes de texto a Luciana-¿Qué te pasa Bauti?-

-ehhh… ¿Qué?-dije distraído.

-te pregunte que te pasaba, no estás bien, no sos el mismo, estuviste toda la mañana como en otro planeta- dijo Pablo.

-es que discutimos feo con Luciana anoche-

-viste te dije que era eso….-le dijo Joaquín a Pablo-¿paso algo?-

-le llegaron unas fotos….en la que estaba yo besándome con otra-

-¿y cuando te besaste con otra vos?-pregunto extrañado Joaquín ya que a ellos le contaba todo. Bueno, lo de anoche decidí que no era el momento para contarlo.

-la noche que fuimos a “el puerto”….en una que fui a la barra me encontré con una rubia que ni se el nombre y terminamos a los besos en la parte de afuera- la expresión de sorpresa en mis amigos era notoria.

-¿Por qué no nos contaste nada boludo?- dijo Pablo.

-lo que pasa que con la borrachera que tenia y después se me paso, porque fue eso nomas, nos besamos un poco y no paso más nada, solo que algún hijo de puta sacó fotos-

-creo que lo más preocupante no es el hecho de que te hayan sacado las fotos, sino como le llegaron a Luciana…- comento Joaquín.

-capaz que fue el mismo que las saco…-

-si capaz…-comente pensando en el tema de las fotos. Tampoco había tenido tiempo de detenerme a pensar en eso. Llegaron las chicas y Romina me pregunto:

-¿nos vas a decir que te pasa a vos?-

-pero che…uno no puede andar mal que todo el mundo se da cuenta-

-te conocemos lo suficiente Bauti….- le conté la historia a ellas. Mariana fue la primera que acoto algo.

-pero serás pelotudo….andar besándote con una loca en pleno baile, sabes que la gente hoy tiene menos vida propia que le preocupa mas lo de los demás que con tal de hacerte daño hacen este tipo de cosas-

-igual es raro el tema de las fotos, que le hayan llegado a Luciana y además tantos días después- dijo Pablo.

-no lo justifiques-dijo Mariana.

-no es que lo justifique, solo digo….-

-ustedes los hombres……se mandan las cagadas y después quieren buscar a terceros como culpable- replico Mariana.

-che, ustedes son las amigas, podrían ayudarlo un poco….no sé, digo- comento Joaquín.

-mira Bauti, te mandaste una tremenda cagada, por error o por lo que sea, lo hecho, hecho esta…..- dijo Romina-acá lo importante es si vos queres arreglar las cosas con Luciana…-

¿Quería arreglar las cosas con Luciana? En estos momentos no podía contestar esa pregunta.

-por lo menos me gustaría hablar con ella…-

-¿te atiende el teléfono?- dijo Romina.

-no ni tampoco contesta los mensajes….-

-yo hubiese hecho lo mismo-dijo Mariana.

-pero callate vos si estas mas soltera…- comentó Pablo.

-hablo el que tiene novia, vos con lo único que te podes pelear es con tu muñeca inflable porque la cambiaste por otra…- los cuatro sonreímos. Por primera vez en varias horas pude sonreír y era con mis amigos que estaban en todas.

Regrese a casa pero por poco tiempo porque nos teníamos que juntar en lo Romina para seguir estudiando. Quedaban tres días para que la tortura de la facultad por fin se terminara por este año. Estaba en la cocina comiendo algo y entró Ana. Era la primera vez que la veía después de lo de anoche y me sentí mal. Casi que no lo mire a los ojos.

-ey, por fin das señales de vida….ni los mensajes me contestaste-

-estaba a full Ana con las clases y todo, ni tiempo tenía-

-¿estás bien?- no conteste solo hice un movimiento con los hombres. No sabía cómo estaba en realidad-Bruno me conto todo- la mire fijo. Mi corazón se acelero al máximo y el miedo se apoderó de mí.

-¿qué te conto Bruno?-

-lo que paso con Luciana y que después te fuiste para la casa de el-

-ahh, pero solo fui porque no quería venir para acá-

-está bien…hiciste bien, ¿es cierto eso de las fotos?- asentí con la cabeza-¿tenes idea de quien se las pudo haber mandando?

-no, no se me ocurre nadie…-

-igual estuviste mal Bauti…-

-ya se Ana, pero vos te crees que yo me acuerdo de eso, o sea, si, pero estaba tan borracho que no se por qué lo hice, no es que la culpa sea del alcohol, pero fueron unos besos nomas, ni siquiera me acuerdo si le pregunté el nombre-

-ya se Bauti, pero igual, estuvo mal….y viste que todo, en algún momento se sabe, pero ta, ya paso, ahora lo importante es arreglar las cosas con Luciana, ¿te atiende el teléfono?-

-no, en todo el día me contestó… ¿vos hablaste con ella?-

-no, le deje un mensaje, pero ahora tenes que dejar que las cosas se calmen un poco, que se enfrié la situación y después vas a ir viendo cómo llevarlo, ustedes dos se quieren mucho y ese amor va a ser más fuerte, no le pongo dudas…-

-vamos a ver qué pasa….-

-además ahora pone las pilas en la facultad que te quedan pocos días para terminar y bien, que esto no te cambie el rumbo, por más que duela y moleste, tenes que seguir….-

-si ni me hables de facu, ahora tengo que volver a lo de Romina a seguir estudiando…-

-te va a ir bien vas a ver….che Bauti, yo estoy siempre para hablar con vos y que me cuentes las cosas, eso lo sabes, soy tu amiga además de hermana, no dudes nunca en venir a hablar conmigo o cuando estés en una situación como la de anoche, siempre corres a lo de Bruno, me gustaría que un día sea yo la que recoja las lagrimas de amor que dejas por ahí…-sonreímos ambos.

-ya se Ana que estas siempre…..-

-mejor así….bueno, ¿vos ya te vas?-

-sí, termino de comer algo y me voy….. ¿Vos que haces?-

-sigo estudiando, me voy para arriba…-se levanto de la silla y antes de irse le dije:

-te quiero mucho Ana…-

-yo también te quiero mucho Bauti-nos abrazamos. No iba a soportar más ocultarle a ella lo que había pasado anoche.

A los minutos de haber tenido la charla con Ana y cuando me estaba preparando para irme suena el timbre. Abro la puerta y era Bruno.  

-hola-dijo él.

-hola-conteste-pasa…- al ingresar quedamos mirándonos unos segundos. 

-¿está Ana?-

-sí, está arriba estudiando…- conteste algo distante.

-¿estás bien?

-sí, estoy bien…me tengo que ir a estudiar- cuando estaba por irme dice:

-tenemos que hablar Bauti, por favor…-

-otro día Bruno, enserio….me tengo que ir porque llego tarde, nos vemos- cerré la puerta y lo deje solo en el living. Eso había sido muy cortante.

Los días siguientes fueron una mezcla de todo: nervios, cansancio, preocupación, estrés, felicidad, alegría, emoción, llanto y sonrisas. El fin del año en facultad había generado todo eso, por suerte para mis amigos y para mí con un final feliz. Habíamos logrado aprobar todo y se venían vacaciones por delante. En el aspecto personal, Luciana seguía muy enojada conmigo, nunca me contesto los mensajes, nunca me atendió los llamados y la única novedad que había tenido de ella era que había hablado con Ana y que las perspectivas a futuro no eran las mejores. Mi sub consciente pensaba que en definitiva y sin quererlo, y en vistas de todo lo que me estaba pasando con Bruno, esto podía llegar a ser una solución y una salida a mi relación con Luciana sin tener que exponerme luego a explicar que la dejaba por irme con un hombre. Aunque era muy pronto para estar pensando en cosas así cuando ni siquiera sabía lo que quería. A Bruno era imposible no verlo. No era que quería evitarlo, me gustaba verlo, pero no me sentía cómodo, sobre todo en el contexto que lo veía. Era cuando venía a casa a ver a mi hermana. Seguramente era eso lo que me llevaba a evitarlo o ser cortante con él dándole respuestas cortas, sin entablar mucha charla y buscando continuas excusas para no tener que estar mucho tiempo con él, ya sea acompañado o a solas. Bruno se daba cuenta de la situación e intento contactarme a través del celular, las llamadas no se las atendía y luego empezó a mandarme mensajes: ¨ ¿Qué te pasa Bauti?....me evitas todo el tiempo, ni siquiera me atendes las llamadas, tengo que hablar con vos, los dos tenemos que hablar. Por favor, encontrémonos en algún lado”. Este había sido el primer mensaje que no conteste. Insistió: ¨ni siquiera los mensajes tenes pensado contestarme. Si estas enojado conmigo, o te ofendiste por lo que paso el otro día, te pido mil disculpas, pero necesitamos charlar. Por favor”. No sé porque reaccionaba de esta manera, pero note que me estaba excediendo y que no tenía ningún motivo para hacerlo sufrir de esa manera. Así que decidí contestarle: “Bruno, no estoy enojado para nada con vos. Simplemente que no sé qué me pasa, estoy tratando de entender todo lo que siento. Ya vamos a tener oportunidad de hablar de todo. Pero necesito que me des algo de tiempo”. Su respuesta fue inmediata: “ok, me alegro que por lo menos me contestes un mensaje. Sabes que estoy para ayudarte a entender lo que te pasa, pase por lo mismo y estoy en una situación parecida a la tuya, pero la mejor forma es hablarlo. Espero que te decidas a hacerlo pronto. Te quiero.”. Ese final me saco una sonrisa de un enamorado. Y si me hubiese visto en un espejo estaría colorado.   

Llegó un nuevo fin de semana y era el primero libre totalmente de facultad. Los únicos planes que tenía eran dormir y seguir durmiendo. La tarde del sábado luego de dormir más de cinco horas seguidas, me levante algo confundido porque no tenía mucha ubicación en el tiempo y espacio, algo que me sucede cuando duermo tan bien y sin preocupaciones, bueno, sin preocupaciones es una forma de decir. Estaba anocheciendo y antes de darme un baño fui a la cocina a comer algo porque moría de hambre. Antes de ingresar a la misma ya se podía sentir el rico olor a comida cuando cocinaba mi madre y efectivamente me la encontré cocinando varios platos a la vez. 

-buenas tardes dormilón…..pensé que seguías de largo hasta mañana de mañana…-

-no es mala la idea…- me empecé a preparar un sándwich.

-¿No te cansas de dormir tanto?-

-la verdad que no….tenia sueño acumulado de varios días-

-si vos decís…-dijo y siguió con su tarea. 

-¿a qué se debe tanta comida?-

-cena familiar incompleta esta noche….-

-¿y cuando la cena familiar es incompleta?-pregunte confundido.

-porque viene Bruno y me hubiese gustado que también viniera Luciana….pero en vista de la cagada que te mandaste…-

-¿viene Bruno?-pregunte sorprendido y nervioso a la vez.

-si, por que la sorpresa…..no es la primera que lo invitamos a cenar-

-ahhh….-dije ya pensando en cómo afrontar la cena con Bruno. La idea de faltar no le hubiere gustado nada a mamá así que no había chances de esa posibilidad.

-¿te pasa algo?-

-no, nada…-

-¿No has hablado con Luciana?-

-no mamá, ni siquiera me contesta los mensajes menos voy a hablar con ella…-

-bueno, ya irán a arreglar las cosas….- siguió cocinando- me haces el favor de dejar de comer que no se va a demorar mucho mas la cena y por favor, date un baño…-

-estaba Ana en el baño y sabes lo que demora….- desde la parte de arriba de la casa se escucha un grito de mi hermana:

-¡esta pronto el baño Bautista!-

-ya no está ocupado….- dijo mamá y solo con su mirada me di cuenta que en ese mismo intente me tenía que ir.

En la ducha en lo único que pensé fue como afrontar la cena con la presencia de Bruno. Lo venia evitando, tratando de mantener el mínimo contacto con él pero esta noche no había forma de escapar, aunque iba a llegar un momento en que teníamos que enfrentarnos y charlar. La mejor forma de afrontar lo que se venía era actuar de la manera más normal posible como si nada hubiere pasado.  Al terminar de bañarme, me ate una toalla a la cintura y salí rumbo al cuarto. En el pasillo me sobresalte al encontrarme subiendo las escaleras a Bruno. Quedemos enfrentados.

-Bruno… ¿Qué haces?-

-venia al baño...-

-ah bueno, ya salí…-

-sí, ya veo que saliste…- sonreímos. Estaba nervioso. Sobre todo porque solo me cubría una toalla-¿me vas a evitar toda la noche?

-no te estoy evitando ahora….-

-sí, porque nos chocamos prácticamente…- miro hacia las escaleras y comprobó que no viniera ni hubiere nadie-veni….-me tomo del brazo y me llevo al cuarto y cerró la puerta.

-¿Qué haces Bruno?-

-mañana….-

-¿mañana qué?-dije.

-vamos a juntarnos a hablar mañana, ya que no salís a correr más conmigo, pongamos eso como excusa y nos juntamos a hablar…-

-Bruno…..no sé…-

-enserio me vas a salir con alguna pavada, dale Bauti, por favor…-se acerco un poco.

-está bien….mañana hablamos, ahora me dejas cambiarme por favor….- y le señale la puerta.

-¿no te vas a cambiar adelante mío?.... ¿no queres que te vea desnudo?- volvió a sonreír y se acerco otro poco.

-Bruno enserio, esta Ana por favor…-

-Ana esta abajo….-volvió a acercarse y quedo muy cerca-dale…..sacate la toalla-

-Bruno….- se acerco peligrosamente a mi boca y solo espere el beso pero lo que sentí fueron sus tibios labios sobre mi cachete. Hizo durar ese más de lo normal y lo hizo de la manera más cariñosa que pudo. Se me erizo toda la piel y dijo al oído:

-antes nos saludábamos con un beso…- se alejo unos centímetros y nos miramos fijo. Se alejó y antes de salir del cuarto se freno-me hubiese gustado que te sacaras la toalla, alguien más te lo está pidiendo-

Miro la toalla y tenia marcado el bulto. Mi verga se había despertado. La vergüenza se apodero mí.

Todavía avergonzado por lo que había pasado en el cuarto me reuní en la sala de estar con mi hermana, mi padre y Bruno. La comida todavía no estaba pronta. Casi que no podía mirar ni a Bruno ni a Ana. Lo único que hice fue sacar el celular y distraerme haciendo cualquier cosa.

-pichón, ¿has hablado con Luciana?- pregunto Bruno. Utilizo la palabra “pichón” a propósito.

-todavía no…- dije cortante. Silencio.

-me dijo Bruno que salen a correr mañana…- comentó Ana.

-y si, ya era hora….estaba muy de vago tu hermano-contesto Bruno. Estaba muy incomodo. Por suerte mamá nos llamó a comer.

Fui el último en llegar a la mesa y ¿adivinen al lado de quien me tuve que sentar? Si, de Bruno. Enfrente a nosotros estaban mamá y Ana, mientras que papá está en la esquina, su lugar de siempre.

La cena transcurría con normalidad. La comida estaba muy rica y la charla era continua. Yo en cambio participaba lo mínimo e indispensable, suponiendo que los demás pensarían que estaba en ese estado por toda la situación con Luciana, cosa que no era así, estaba incomodo por la situación de tener a Bruno al lado. Más cuando enfrente estaba Ana y claro, mis padres. En un determinado momento, mientras estaba concentrado comiendo, siento que la pierna izquierda de Bruno hace contacto con la mía. Pensé que era algo casual por moverse, algo que descarte inmediatamente cuando Bruno cada vez hacia fuerza con su pierna contra la mía y la empezaba a frotar. Deje de comer y lo mire disimuladamente, aunque él no me miro, porque estaba hablando con mamá. Intente separar mi pierna pero no me dejo, ya que con su pie agarro el mío y me tenia, literalmente, agarrado. El seguía actuando normal, como si nada estuviese pasando. Seguí comiendo esperando que se separara mío haciendo pequeños movimientos para que efectivamente lo hiciera. Bruno dejo de comer, se acomodo en la silla y me miro por unos segundos sonriendo pícaramente pero además alejo su pierna de la mía, seguí comiendo algo más aliviado pensando que el incomodo momento había pasado, pero no, su siguiente movimiento fue aun más audaz. Su mano izquierda comenzó a subir por mi pierna hasta detenerse en la entrepierna y sin perder el tiempo apretó mis huevos y mi verga. Me sobresalte de tal manera que solté el tenedor sobre el plato haciendo ruido y llamando la atención de los demás. Bruno no dejaba su mano quieta, porque no solo me apretaba los huevos, sino que acariciaba y manoseaba todo el bulto y cuando, inevitablemente, se me puso erecta, empezó a mover su mano como si me estuviera haciendo una paja. Se me ponía cada vez más dura y no encontraba lugar, ya que estaba apretada tanto por el bóxer como por la bermuda. No podía ni quiera mirarlo, la vista la tenía fija en el plato y jugaba con la comida porque ni siquiera podía comer. Observe disimuladamente a mi familia para ver si no notaban nada extraño, y aparentemente no lo hacían. Bruno no paraba su movimiento y a pesar de la circunstancia tan extraña y a la vez peligrosa y más allá de los nervios, me estaba excitando. Cuando ya la tenía bien dura, Bruno realizo un movimiento aun más audaz, comenzó a bajar el cierre de la bermuda intentando liberar mi verga de su aprisionamiento. Tenía que parar esto ya.

-ya vengo, voy al baño…-dije sobresaltado. Bruno apenas retiro la mano de mi bulto e intente, antes de levantarme, de cubrir con el buzo la erección. Salí prácticamente corriendo y a esa velocidad también subí las escaleras y me encerré en el baño. 

Estaba verdaderamente excitado y la mezcla de la adrenalina y los nervios hacían un combo difícil de explicar. ¿Qué le pasaba a Bruno? Había perdido totalmente la cabeza al hacer eso con su novia, mi padre y mi madre juntos. Por más que pensara que era una locura, la combinación de sentimientos que les dije me llevo a que me bajara la bermuda y el bóxer a la vez, me sentara y empezara a hacerme una paja. La excitación pudo conmigo y no me importaba nada, ni siquiera lo que estaba pasando abajo. Cerré los ojos y me deje llevar. Me estaba pajeando bien rápido y ya tenía bastante húmeda mi verga cuando los golpes en la puerta me volvieron a la realidad. Nervioso y mientras me subía la bermuda pregunté:

-¿Quién es?-

-soy yo, Bruno, abrí Bauti, por favor…-

Al abrir la puerta ingreso y cerró la puerta inmediatamente.

-se puede saber que mierda te pasa., hacer eso en la mesa, delante de todos, estás loco o qué carajo…-

-perdoname, pensé que te iba a gustar….-

-no enserio Bruno, no podes hacer esas cosas, mira si descubren algo….estas completamente loco…..y ¿Qué queres?... ¿qué haces acá arriba?-

-nada, les dije que venía a hablar con vos, piensan que estas mal por lo de Luciana y que por eso viniste…-

-bueno, bárbaro, pero ahora vamos de nuevo a la mesa…- cuando me dirigía a la puerta dice:

-¿te estabas haciendo una paja?- lo mire y el miraba mi bulto. Todavía la tenia erecta.

-¿Qué decís?-

-sí, te estabas haciendo una…veni- me agarro y me sentó nuevamente. Me bajo de una el bóxer, la bermuda y libero a mi verga cubierta de líquido pre cum.

-Bruno…. ¿que estas hac….?-no me dejo terminar porque de una se la metió en la boca y empezó a chupar-ufff….-dije, cerré los ojos y disfrute de la mamada que me estaba dando mi cuñado. Teniendo a mis padres y a mi hermana a escasos metros.

Lo hacía muy bien, pero esta vez, la chupaba mucho más rápido, no se tomaba descansos ni siquiera para respirar. Estaba claro que quería que acabara rápido porque la morbosa situación no era la más adecuada para una mamada lenta, aunque que lo hiciera como lo estaba haciendo, no quitaba que fuera igual de disfrutable. Le tome la cabeza, agarre su cabello y empecé a ser yo quien le hacia el movimiento de arriba abajo. La excitación de todo el momento me llevo a que estuviera a punto de acabar, aunque esta vez, como pude, le logre avisar.

-Bruno me vengo….-dejo de chuparla, respiro y dijo:

-sacate el buzo….-

Le hice caso y quede completamente desnudo mientras él me empezó a pajear bien rápido. En cuestión de segundos una importante cantidad de chorros de leche cayeron por todo mi pecho y abdomen. Gemía y respiraba aceleradamente. Bruno no dejo de pajearme hasta que la última gota de leche salió de la punta de la verga. Lo mire satisfecho, el solo sonreía. Soltó la verga y tenía toda la mano bañada en leche. Se limpio en lavatorio y antes irse dice:

-limpiate y baja….- salió y me dejo sentado en el baño, desnudo y totalmente cubierto de leche.

Al bajar nuevamente hacia donde estaban todos, la situación se volvió el doble de incomoda y los nervios se apoderaron de mi. Además, todos me miraban mientras me sentaba nuevamente en la mesa. Al único que no mire ni le preste atención fue a Bruno.

-¿estás bien?-preguntó mamá.

-sí, estoy bien mamá….-

-¿te sentís mal?-pregunto Ana. Me molestó un poco tanta pregunta y se notó en el tono de voz que utilice.

-no, no me siento mal y estoy bien, por favor…-

-está bien Bauti….no te enojes…-dijo Ana mirando a Bruno buscando alguna respuesta. Claro que él la tenia pero no la podía revelar.

Por suerte la cena terminó bastante rápido y con la intención de no estar en la misma habitación que Bruno y Ana, ayude a mamá a limpiar los platos mientras ellos miraban TV con mi padre en la sala. Lo hice en silencio, porque mi cabeza no dejaba de pensar. ¿Habríamos pasado un límite con lo que sucedió en el baño en medio de la cena? ¿La situación con Bruno ya no había forma de pararla y en vez de eso tenía la tendencia de ir cada vez más hacia adelante? Creo que ambas preguntas tienen respuesta afirmativa. Al volver a la sala, estaba papá solo mirando fútbol.

-¿Ana?-

-subieron….-

-¿Bruno se queda?-

-me parece que si…-

-ahh ok…-dije pensando en esa posibilidad. Mamá apareció en la sala y se sentó junto a mí padre-bueno, me voy para arriba….hasta mañana….buenas noches…-

-buenas noches…-dijeron al unísono mis padres.

Cuando pase por enfrente al cuarto de Ana lo hice muy lento y casi deteniéndome frente a la puerta para ver si escuchaba algo, pero solo oía el ruido de la televisión. Al encerrarme en el cuarto pensaba en la posibilidad de que los dos tuvieran relaciones, que era lo normal y lógico ya que eran novios y si bien Ana no me había dicho nada para que dejara libre el cuarto, eso no era impedimento para que lo hicieran, ya había sucedido antes. Apague las luces, me quite la ropa quedando solo en bóxers y me acosté buscando algo para ver en la tele. Como no había nada interesante, puse música en el celular, bien fuerte, conecte los auriculares y me ausente del mundo. 

Me había dormido, siempre la música me hacia dormir enseguida. Pero esta vez la sensación de movimiento hizo que me despertara. Estaba todo muy oscuro y tenía la vista algo nublada pero algo o alguien estaba en el cuarto. Encendí la luz y me sobresalte al ver a Bruno a escasa distancia de la cama. Tenía puesto solo un bóxer de color blanco.

-¿Bruno?.... ¿que…..que estás haciendo?- logre preguntar.

-shhhh….-coloca el dedo en sus labios para que hiciera silencio. Se acercó mas a la cama y con las manos se quito el bóxer y libero su verga que estaba algo dura pero no en su máxima expresión. No podía salir del asombro.

-¿Qué haces?- dije casi en un susurro.

Me quito la sabana que me cubría, me dejo al descubierto y, desnudo como estaba, se metió a la cama conmigo. Coloco nuevamente la sabana pero ahora cubriéndonos a ambos. Estaba arriba mío. Su verga totalmente dura chocaba con la mía que iba por el mismo camino, solo que protegida por el bóxer. Coloco sus dos manos al lado de mi cabeza y se acerco hasta que nuestras caras prácticamente quedaron juntas.

-no me pude aguantar…te tenía que venir a ver…-

-Bruno estas completamente loco, estas mis padres y Ana boludo, está acá al lado, nos pueden escuchar o algo….-

-no te preocupes, nadie nos va a escuchar…- hablaba confiado, con voz seductora y con su vista clavada en mis ojos, aunque miraba con mucha ganas mis labios.

-Ana está acá al lado, si se despierta o algo y no te ve te puede venir a buscar o algo, enserio Bruno…-

-tu hermana está profundamente dormida, siempre después que hacemos el amor queda así, no la despierta nada…-

-¿vos me estas jodiendo?....o sea, me decís que acabas de coger con mi hermana y te venís a desnudar y meter a mi cama…-lo decía algo enfadado pero la situación era muy morbosa y excitante. Mi verga así me lo demostraba.

-enserio Bauti….no aguantaba más, tenía que venir, te quiero besar…- se mordió el labio inferior.

-Bruno no podemos correr estos riesgos, nos pueden costar muy caro, va a ser mejor que te vayas…-

-¿enserio queres que me vaya?- honestamente, no, no quería que se vaya.

-es riesgoso Bruno…enserio….-

-alguien me parece que quiere correr el riesgo….-movió un poco su vientre y su verga rozo la mía, ya totalmente dura que además sobresalía del bóxer.

-enserio…por favor…-

-bueno está bien-dijo algo resignado-pensé que eras más valiente pichón…- escuchar esa palabra me basto.

Le comí la boca literalmente. No lo deje reaccionar ya que con mi boca atrape sus labios y nos besábamos rápido y apasionadamente. Yo llevaba el control porque tenía agarrada su cara. Nuestras lenguas luchaban dentro y nuestra saliva se mezclaba. Su boca tenía un sabor exquisito, disfrutaba la manera en cómo nos acoplábamos mientras nos revolcábamos en la cama. Girábamos de un lado a otro. Cuando el quedaba arriba, yo aprovechaba para apretar y aferrarme a su musculosa espalda pero también para tocar, acariciar y apretar su cola. Lo mismo hacia él cuando yo quedaba arriba. Cuando volví a quedar acostado arriba de su pecho nos dejamos de besar y al separarnos un hilo de saliva nos seguía uniendo. Me senté sobre su verga y comencé a moverme hacia adelante y hacia atrás, haciendo que su pedazo quedara apretado entre mis nalgas. Intento quitarme el bóxer pero no pudo, así que lo tuve que hacer yo. Cuando por fin nuestros cuerpos volvieron a tener contacto ya sin ropa de por medio, ambos nos estremecimos y seguí con el mismo movimiento, solo que ahora el contacto de su verga era directo a mi cola, mientras que con sus manos me pajeaba. Volví a caer sobre su pecho y nuestras bocas se volvieron a unir, pero no por mucho tiempo porque empecé a comerle el cuello a besos y note que lo volvía loco así como también cuando le daba pequeños mordiscos en su oreja. Lentamente comencé a recorrer su pecho a besos deteniéndome especialmente en los duros pectorales y esas tetitas marrones que estaban bien duritas. En ellas estuve un buen rato porque también lo excitaba mucho. Las chupaba y lambia, pero sobre todo, las mordía apenas y era súper excitante. Luego seguía bajando por su abdomen a los besos, seguí el camino indicado por sus marcados abdominales hasta llegar al ombligo y ahí me detuve. El me miraba.

-¿sigo el camino?-dije tocándole la fina línea de vello que se perdía en su verga.

No contesto solo asintió. Como prometí, seguí el camino a los besos hasta que mi cara chocho con la húmeda verga. Sin dudarlo abrí mi boca y envolví esa cabeza gorda y rosada con mis labios. Me concentré un bueno tiempo en su cabeza, mi lengua se encargaba de recorrer cada milímetro y además de recoger todo el pre cum que salía por la punta. La apretaba y jugaba con mis labios, y la sensación era única. Empecé a enroscar mi lengua y darle vueltas a la cabeza. Deje de utilizar la lengua por unos instantes y mire a Bruno que estaba súper excitado, lentamente y sin quitarle los ojos de encima, mi boca avanzo por su verga, por todo el tronco ya lubricado por la saliva que deje caer y lentamente su verga iba desapareciendo en mi boca hasta que llegue a un punto en que no la podía meter más. Era muy grande, por lo menos para una boca sin experiencia. Busqué la forma de acomodarme para que entrara un poco más pero no fue mucho más adentro, además me empezaba a ahogar y no era la sensación que buscaba. Luego la metía y la sacaba lentamente, aumentado gradualmente el ritmo. Bruno volvió a cerrar los ojos. Cada vez que me la metía hasta el fondo lograba acercarme, no tocar, el vello que rodeaba su sexo, pero si llegaba oler ese olor a macho, a mezcla de semen con transpiración, etc. Seguí mi movimiento rítmico hacia adelante y hacia atrás, cada vez más rápido.

Tome un descanso de su verga sacándomela de la boca, pero la seguí pajeando. Pero mi boca quería más y fui directo hacia sus huevos, al principio los envolvía con la lengua y mis labios los besaban hasta que me metí uno completamente adentro y lo chupaba con ganas. Tenía un testículo de un hombre en mi boca. Y no podía estar más feliz. Luego de estar con uno, cambie al otro. Bruno estaba súper excitado, emitía cada vez mas gemidos y hacia fuerza para no hacer mucho ruido dado el contexto en el que estábamos y para retrasar la leche que estaba a punto de salir. Con mi mano lo seguía masturbando y el líquido pre cum cada vez era mayor, así que era inminente que acabara, por lo que deje los huevos y volví a la carga con la lengua y volví a chuparla de arriba abajo bien rápido. La leche caliente empezó a inundar mi interior, no tenia ninguna intención de desperdiciar ni una gota, la verga de Bruno palpitaba en mi interior expulsando leche a cantidades. Me empecé a ahogar de tanta leche que tenia acumulada así que retire la boca y los últimos chorros salieron con fuerza a mi cara, mientras que las últimas gotas quedaban en su abdomen. Lo mire y me miraba satisfecho y el paso siguiente fue tragar toda esa leche que. Fue una sensación única y rara a la vez. Una vez sola probé mi leche y no fue una cosa que me gustara mucho, pero esta vez, el momento y la excitación me llevaron a tragarla toda. No tenía un sabor muy rico, pero no me importaba, el momento me hacia disfrutarla. Con restos de leche en mi boca recogí la leche que había quedado en su abdomen, como si estuviera muerto de hambre y necesitara de eso para vivir, así como también le limpie la verga, pero antes de volver a tragarlos me dice:

-para……no lo tragues, veni….-

Me tomo de la cara y nos dimos nuestro primer beso lechoso. La sensación era maravillosa, nuestras bocas luchaban y se mojaban con su leche, mientras que su lengua luchaba ferozmente con la mía por recuperar lo que le correspondía aunque la mía no quería ceder ni un poquito. La leche hacia que el beso fuera más pegajoso pero húmedo y sabroso. Al separarnos nos reímos porque pequeños hilos de leche y salvia se desprendían de nuestras bocas.

-¿queres acabar?- me pregunto.

-obvio, aunque no me falta nada…-dije tocándome mi verga y era cierto, con muy poco volvería a explotar.

Me recosté y Bruno apoyo su cabeza en mi pecho mientras yo me pajeaba apuntando con todo a su cara. No precise mucho tiempo, ya que prácticamente enseguida me corrí literalmente en la cara de Bruno que recibió todos los chorros de leche. No fueron muchos porque ya había tenido una acabada no hace mucho tiempo, pero igual fue una cantidad considerable. Luego de las últimas gotas Bruno se encargo de limpiar mi verga. Cuando me miro, la imagen era un poco extraña, toda su cara estaba cubierta de leche e incluso algunas gotas en su pelo. Sin pensarlo me beso y recibí en mi propia boca toda mi leche calentita, que mezclada con lo que quedaba de Bruno hacían de este beso, lo mejor que me ha pasado. Al terminar de besarnos, nos limpiamos un poco y ambos tragábamos la leche que todavía nos quedaba. Se acostó a mi lado y me tomo la mano.

-ahora si capaz que me tenga que ir…-

-si va a ser mejor-

Se levanto, busco el bóxer y se lo coloco. Antes de irse dice:

-quiero estar con vos Bauti, por favor, quiero estar con vos enserio…..halemos mañana-

-te lo prometo Bruno, mañana si o si nos juntamos-

-chau, que descanses….-

-vos también- dije.

Salió del cuarto y quede mirando el techo. Con una sonrisa de oreja a oreja.

  

   



© mat

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de mat
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)