Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.560 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.451.887 Miembros | 19.223 Autores | 97.457 Relatos 
Fecha: 30-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Gays

El último año - Declaración de guerra capítulo 10

George
Accesos: 1.380
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 31 min. ]
 -   + 
La guerra forma el carácter, nos enseña a apreciar nuestras vidas, y las de otros. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

De antemano quiero disculparme por la tardanza, no sè que paso yo ya habia enviado los capitulos de esta semana pero no se publicaron...

/////Katherin/////

-Terry donde quieres que ponga esto? – me preguntaba Marcos, que parecía no poder atarse los zapatos sin preguntarme como se hacía.

-Allá arriba. – le señale un punto entre los adornos colgantes de santa. – ahí no... aquí. – dije mientras me colocaba debajo de donde yo señalaba.

-Aquí?

-Justo ahí querido, ahora... - sonó mi walkitalki. Para este día tenía que llevar el aparato a todos lados, porque hoy es la fiesta, y yo como la encargada debo estar al tanto de cada movimiento. – Sí?

-Señorita Ortoño, llego una camioneta dice que traen el equipo de sonido y computadoras para el DJ.

-Cómo qué equipo de sonido, como que DJ. Se supone que es una banda en vivo. Voy ya mismo para allá señor Alfonso, no deje que pasen hasta que yo llegue.

-Ok señorita.

-Alejandro! Ven acá guapo. – le hacía señas a quien pronto, muy pronto seria mi nuevo cuñado, que emoción tan emocionante. Él chico me escucho y me vio moviendo los brazos como loca, para llamar su atención, se le escapo una burla, pero por favor a quien no le pasaría eso, yo haría lo mismo.

-Dime para que soy bueno?

-Cariño, bueno estas. Así que no es necesario que seas bueno en nada tan solo mantén ese cuerpo y tienes la vida asegurada. – le decía de broma, una de las cosas más geniales de tener amigos gays, es que puedes bromear de esta manera sin que se formen esos horribles momentos incómodos. – Pero en fin tengo que ir a ver unas cosas sobre el entretenimiento, toma esto, - le di otro walkitalki. – cualquier cosa tu estas a cargo mientras yo no este.

-Ok. Pero te vas a tardar?

-Se supone que iba a venir una banda en vivo, pero me hablan de un equipo de sonido y un DJ, y quiero saber dónde está la banda que contrate. – me di la vuelta, para ver a los demás. – Chicos! – nadie me prestó la más mínima atención. Inhale tan profundo como pude. – HEY CUERDA DE SORDOS PRESTEN ME ATENCIÓN!!!!!!!! – todos voltearon. – Bien ahora que tengo su atención, Alejandro los va a supervisar mientras yo me ausento, así que cuidadito con algo o los desolló a todos, quiero que esta fiesta quede perfecta. Pam tu vienes conmigo. – le hice señas a mi guerrera. Quien no dudo en venir en mi llamado.

Desde que me volví la líder de este grupo he aprovechado cada momento que he tenido para estar a solas con Pam, y es que su compañía me hacia una falta enorme, extrañaba las largas charlas, las risas incoherentes, los piropos discretos, en resumen todo.

Pero para mi desgracia, había algo dentro de mí que se sentía vacío, era una sensación como de estar perdida y desolada, aun estando con ella ese sentimiento no quería desaparecer como si faltara algo más, y la verdad no entiendo que es. Estrella ya no forma parte de nuestras vidas, Oscar la boto como pañuelo usado, bueno no tanto así pero me gusta pensar que así fue. Sigo teniendo a mi mejor amigo, pronto tendré un cuñado nuevo, Marcos no me ha pedido que sea su novia en casi tres semanas eso era un récor, y no sé, si es porque la gente se está empezando a dar cuenta de lo mío con Pam o es que él encontró a otra persona, si es la primera, me estaba empezando a dar lo mismo, amo a Pamela Lustrillo, esta chica me hace volar. No estoy segura de cuando tendré el valor para pedirle nuevamente que sea mi novia, ni cuando tendré el coraje para hacerle cara a mi familia, pero siempre se comienza dando el primer paso, y creo que ese será esta noche, le diré a mis amigos primero, dejare a Marcos a cargo de todo mientras yo bailo con ella y se lo pido, sé que le estoy robando la idea a mi mejor amigo, pero Oscar y yo lo hemos compartido todo desde siempre incluso las ideas.

-Pam y con quien vendrás esta noche. – le pregunte con la respiración algo cortada, porque íbamos caminando demasiado rápido, este colegio es inmenso, hay que ir como una bala a todos lados.

-Yo? Pues sola. Porque Rafael, ira con Manuel. Oscar y Alejandro obvio que irán juntos, y Marcos, bueno a él no se lo pediría es como para que empiecen a usar el nombre de la insufrible como un adjetivo.

No pude evitar reírme, el nombre de Estrella merece tener un lugar específico en el diccionario con su propia definición. Algo así como: "Estrella: adjetivo que se usa para identificar a una persona, sin escrúpulos y vulgarmente zorra." Me da pena por las demás chicas en el mundo que tengan ese mismo nombre pero dicen que por uno pagan todos, y en ocasiones eso es muy cierto.

-Y qué te parece si vamos juntas? – estaba nerviosa, muy nerviosa, esto era como para tirarme al suelo y convulsionar. Algo así como; "se desmaya, desmayadamente."

Ella seguía caminando en silencio, la conozco y sé que esa pregunta la tomo desprevenida, no se esperaba que le pediría que fuese mi cita, y para ser sincera yo tampoco esperaba hacer lo, obvio la idea me rondo mucho por la cabeza, pero de ahí a hacerlo realmente ¡wao! Eso es un salto enorme.

-Enserio quieres que sea tu pareja para la fiesta?

-Sí quiero Pam. – hice que nos detuviéramos, el equipo de sonido y el DJ pueden esperar. – Sé que es sorpresivo que te lo pida, incluso para mí lo es, pero veras... - respire hondo. – este año ha estado repleto de sorpresas, y situaciones inesperadas, o sea, solo mira a Oscar, más de dos años con la misma chica diciendo que la ama con toda su alma, y de repente llega otra persona y queda flechado, y para más de un hombre, creo que eso nadie se lo esperaba. Rafael tiene un novio, y aunque todo el mundo sabe que él es gay, es inesperado que fuese con un chico como Manuel, que tiene la cara del típico hetero, que le encanta hacer le bullying a los chicos como Rafa, y se alimenta de hacer sus vidas miserables, y pues tal vez lo que quede de año escolar, nos deparen muchas sorpresa y quiero confrontarlas a tu lado, no te prometo hacerlo todo de una sola vez, pero sí que quiero dar el primer paso, y creo que este es ese primer paso.

Pamela se me quedo mirando algo absorta, tenía en su cara una media sonrisa, me estaba intranquilizando que no respondiera, quería una respuesta, un sí, un no, un tal vez, un lo pensare, o si existe algo intermedio, eso también me serbia, estaba decidida a que las cosas cambiaran, el tiempo pasa muy rápido, siento que apenas hace unos días comenzaron las clases y ahora ya estamos en navidad. No quiero arrepentirme en un futuro por no tomar las riendas de mi vida, soy consciente de que no es fácil, pero tengo que empezar a hacerlo.

-Si quiero.

AHHHH!!!!!!! Siiiiiiiiiiiiiii. Dijo que si, sentía como si hubiera una versión en miniatura de mi bailando, de la emoción. Ella acepto ser mi cita.

Después de darnos un abrazo para cerrar el acuerdo, nos dirigimos a toda velocidad hasta la entrada. En todo el camino me queje de que este colegio fuera tan inmenso, siempre llego tarde a todos lados y es justamente por eso. Pero cuando por fin llegamos a la entrada, vimos al conserje que nos explicó que los que traían el equipo estaban afuera, y no los dejo pasar como yo se lo había pedido, salimos y comencé una charla, donde me explicaron que por cuestiones técnicas, la banda se iba a retrasar, y que por eso le pidieron el favor de que llevaran un pre-entretenimiento antes del show principal, para que les dé tiempo de arreglar todo, se me ocurrió llamar al manager de la banda para que me confirmara todo pero, antes de siquiera agarrar mi teléfono sonó mi walkitalki.

-Terry me copias...

-Sí querido, qué ocurre?

-Son las luce de uno de los árboles, todas se quemaron.

-Cómo que se quemaron!?

-Pues como lo oyes, cuando prendimos las luces, todas prendieron pero las del árbol cuatro empezaron a echar humo, y lo desconectamos.

-Voy para allá.

-Okay, Señor Alfonso déjelos pasar, Pam tu indícales donde pueden instalarse. Yo voy a ver qué paso con el árbol cuatro.

Detesto los días donde debo estar de un lugar a otro si pudiera multiplicarme creo que todo sería mejor.

Me fui corriendo hasta el auditorio, pero se me ocurrió ir primero al depósito del colegio para poder ver si había luces de repuesto para el árbol. Increíble, tres semanas para decorar ese auditorio infernal, y aun así este día era un caos.

Y después de tanto buscar por fin las tenía y por fin el árbol cuatro estaba listo todo estaba, saliendo a la perfección, los que reemplazarían momentáneamente a la banda ya estaban instalados en el escenario, me pareció raro que no dejaran espacio para la banda, pero ellos sabrán como acomodarse una vez que esta llegue. La comida estaba en la cafetería, más tarde todos nos encargaríamos de llevarla hasta las mesas del auditorio.

-Amigos, increíble pero ya terminamos, ahora solo nos falta irnos a nuestras casa arreglarnos, y volver antes de la siete, para poder tener todo en óptimas condiciones, ya repase la lista seis veces y todo está en su lugar, así que nos vemos a las seis en punto de la tarde para lo faltante que es la comida. Entendido?

-SÍ! – dijeron todos al unisonó.

Fui y le pregunte a los del entretenimiento, si aún les faltaba mucho, al que ellos respondieron afirmativamente, les dije que se quedaran el tiempo que hiciera falta, y que el señor Alfonso se encargaría de cualquier cosa que necesitaran, así que al salir, le dije lo mismo al vigilante y también le pedí que no les quitara los ojos de encima, cosa a que él no tuvo ningún tipo de inconveniente.

Al estar en mi casa, lo primero que hice fue echarme un largo y relajante baño, había sido una mañana agotadora, y el resto de la noche será aun peor. En fin que mi ducha duro unos treinta minutos. Al entrar a mi cuarto alguien toco.

-Adelante.

-Estas lista? – era mi padre quien entraba a mi cuarto con sumo sigilo, desde que entre en la adolescencia él es muy cuidadoso con mi privacidad.

-No acabo de salir de la ducha, pero tranquilo papá, puedes entrar. – dije entre risas. Y total tenía mi bata de baño así que no había ningún problema.

-Entonces cuéntame cómo le fue a la mejor coordinadora de eventos.

-No sé si ese sería mi trabajo soñado, es mucho estrés para mí.

-Linda debes aprender que no importa que trabajo tomes, siempre habrán momentos de estrés, porque cuando te importa algo siempre querrás que todo salga bien, al final es el producto concluido lo que nos dice si todo ese estrés valió la pena.

Mi padre siempre con esa forma tan simple y filosófica de ser, siempre con las palabras exactas para cualquier dilema, desde que tengo memoria este hombre ha sido el mejor ejemplo a seguir que he tenido, la clase de persona que siempre he aspirado a ser, amable, sincero, perspicaz, inteligente... siempre he pensado que si me gustaran los hombre buscaría a alguien con las cualidades de mi padre, porque hasta yo reconozco que son las cualidades que debería tener el hombre perfecto.

-Sigue sin ser mi trabajo soñado.

-Y no has pensado en que vas a estudiar? Ya pronto iras a la universidad. – no, no lo había pensado, ni siquiera se bien cómo enfrentarme a mí misma, no sabría cómo enfrentarme a mi futuro, que era tan incierto como adivinar el lugar de aterrizaje de una bala que es disparada desde un helicóptero a mil pies de altura. Solo agache la cabeza, no sabía que responder. – mi niña, te daré un consejo. Debes escoger algo que te haga feliz sea lo que sea yo te apoyare.

-Cómo decidiste que querías trabajar de comerciante?

-Bueno en realidad no fue una decisión, fue más bien un golpe de suerte, a tu edad yo tampoco sabía lo que quería, cuando salí del bachillerato, me tome un tiempo, un año sabático, para probar distintas cosas, y ver que quería. Al final nada me satisfacía, fue cuando conocí a tu madre. Tu abuelo, era dueño de un minisúper, y necesitaba a alguien que lo ayudara, y me dispuse a hacer ese alguien, con el tiempo me fui enamorando de todo lo que tuviera que ver con el comercio, para ese tiempo tu madre y yo apenas éramos novios, así que le pedí que me esperara mientras yo iba a la universidad, en otro estado de país...

-Que romántico que mamá te haya esperado todo ese tiempo. – mi padre solo se empezó a carcajear.

-No ella no lo hizo, me dijo que a ella no le gustaba esperar, así que se fue conmigo, me dijo, que era mejor que estuviéramos los dos juntos, y se transfirió a la misma universidad donde yo estudiaría, dos años después decidimos casarnos para hacerlo oficial, y bueno el resto es como quien dice historia antigua.

Sin muchos detalles pero la verdad una historia muy linda, nunca pregunte como es que mis padres se habían conocido, y como es que terminaron juntos, pero ahora que lo sabía era muy tierno saberlo. De todas formas eso no me quitaba el peso de no saber qué hacer con mi vida.

-Y a qué hora pasara Marcos por ti? – más o menos. Mi cara se descompuso, al oír eso.

-Por qué piensas que Marcos vendrá por mí?

-Oh... solo pensé que él te había invitado como lo hace todos los años.

-Y todos los años lo rechazo.

-Pensé que como este año era el último, por lo menos le dirías que sí en esto. El chico no es mala persona, y me cae bien, deberías darle una oportunidad.

-Pues no, ni siquiera me invito, para tener el placer de rechazarlo. – mi padre solo me miro de manera seria y como padre estricto, pero no pudo mantener su fingida seriedad, y se le salió una risa un poco contagiosa. – iré con Pamela iremos en plan de amigas. Ella tampoco tiene pareja.

-Pamela eh...Pensé que ya no eran amigas.

-Y no lo éramos pero han pasado demasiadas cosas, y henos aquí amigas otra vez.

-Bueno me alegro, los amigos siempre son importantes, y perderlos es siempre muy triste, en especial cuando son personas por las que valen la pena luchar, - mi padre se acerco más a mí – recuerda siempre esto hija, en la vida si hay que perder se pierde, pero nunca hay que rendirse. Estamos?

-Estamos, papá.

Las charlas con mi padre siempre eran así, reconfortantes y muy productivas, siempre que tenía algún problema, él sin darse cuenta llegaba y decía justo las palabras que yo necesitaba oír, y le daba a mi espíritu todo lo que necesitaba para poder continuar luchando, tal vez ahorita no sepa que quiero para mi futuro distante, pero sé lo que quiero para mi futuro cercano, y tenía nombre y apellido. Fui directo a mi closet, para buscar lo que me iba a poner, tenía muchos vestidos que casi no uso, quería uno que me hiciera lucir mejor que cualquier otro día, que combinara con mi color de piel e hiciera resaltar el color de mis ojos.

Estuve lanzando vestidos por todo mi cuarto, eran como quince o veinte vestidos, que nunca usaba y que mi madre siempre me compraba, pero que yo no era muy dada a usar, puesto que no soy de esas que salen todos los fines de semana a fiestas súper elegantes. Estaba desquiciada por no saber que ponerme, necesitaba la opinión de una chica, pero la única chica a la que podría pedírsela era a la que quería sorprender, así que hice lo único que se me ocurría.

Yo: te necesito, es urgente, emergencia de vestuario.

Estuve esperando por lo menos durante una hora, ya eran cerca de las cuatro y media y nada que llegaba estaba que saltaba por el balcón de mi cuarto, a un destino mucho más sencillo, cuando alguien toco la puerta de mi cuarto, corrí para abrirla, y si era justo él.

-Gracias a Dios por fin llegas necesi... que hace él aquí. – le decía a Rafael, mientras lo hacía pasar a mi habitación y aparecía el rubio de su novio en el umbral de mi puerta.

-Yo estaba de camino a mi casa a vestirme, cuando tú pasaste tu desesperado mensaje.

-Y por qué no te seguiste en dirección a tu casa. – le decía al rubio, al cual aún le tenía cierto resentimiento por lo de Estrella.

-Porque mi ropa también está en su casa. – salía Rafa en defensa de su novio.

-Me vas a dejar pasar, si o no? – estuve tentada a decirle que no, pero lo deje pasar, había que dejar ciertos resentimientos en el pasado.

-Pasa, pero nada de verme, no me importa si acabas de descubrir que le tiras al otro equipo, cuando te diga no mires, no miras.

-Tranquila, que ni como hetero eres mi tipo.

-Imbécil.

-Por favor compórtense.

Y así tuvimos que hacerlo, pues al parecer el único adulto en esas cuatro paredes era Rafael, y Manuel parecía un gato mansito delante de su novio, lo que Rafa decía eso era lo que él hacía, se veía tan tierno como el cachorro lo tenía domesticado. Le explique mi situación al niño, y le explique que quería verme deslumbrante para Pam, cosa que no extraño a Manuel, quien al parecer estaba muy al tanto de toda mi historia con Pamela, el cachorro era boca floja, pero bueno que se le hace.

-Ok, veo tu dilema. – vio todo los vestidos que yo tenía y que había puesto en mi cama, empezó a desecharlos y quedaron dos, uno era un color azul claro, que tenía un escote sencillo, y hacia que mis senos se vieran más grande de lo usual, delineaba perfectamente la forma de mi cintura, terminando en un línea recta más larga atrás que adelante. El segundo era uno rojo, que iba perfectamente tanto para la ocasión como el color verde profundo de mis ojos; no tenía tirantes, y definía toda la forma de mi cuerpo pegándose a mi trasera para hacerlo lucir lo suficiente para atraer la atención de cualquiera. – En mi más humilde y sincera opinión solo tienes estas dos opciones, y escoge rápido que nosotros también debemos prepararnos.

Que sensible es el cachorro, era una decisión muy difícil porque no es cualquier cosa lo que estoy haciendo, es la primera fiesta a la que voy con Pam, como mi cita, y quiero verme espectacular para ella. Quede diez minutos en un total vaivén hasta que Manuel abrió su boca.

-El rojo.

-QUE?

-Que te pongas el rojo, se te vera bien, además si mi cachorro te maquilla quedaras bien.

-Sabes maquillar?

-Tengo una tía que ella es maquilladora profesional, aprendí viéndola, y yo fui quien maquillo a Pam, más bien de su casa es de dónde venimos.

-QUE!? Y COMO ESTA VESTIDA, QUIERO VER TIENES FOTOS, SI LAS TIENES MUESTRAMELAS... - me había vuelto loca, necesitaba ver como se veía ella, tal vez así me daría una idea de cómo vestirme..

-No tengo fotos, pero hazle caso, el rojo te ira perfecto.

No sabía bien porque pero les hice caso, agarre el vestido, y fui hasta el baño donde me cambie, luego de salir del baño ya Rafa había escogido para mí los tacones perfectos un dorado que iba de infarto con el vestido, le pedí de favor que me maquillara, pero que fuera algo sencillo, y solo se tardó unos veinte minutos en hacer todo eso, les dije que fueran a cambiarse, y que por todo esto, podían llegar un poco más tarde de lo planeado, y así lo hicieron yo estaba casi lista, pues aún me faltaba lo más importante mentalizarme en que todo saldría bien. Mi teléfono sonó.

Pam: ready?

Yo: más que lista. Nos vemos allá

Pam: ok ya quiero verte.

Yo: y yo a ti, besos.

Al primero que vi al llegar fue a Oscar, vestía de camisa blanca, con una corbata azul marino, un saco del mismo color cuyo tipo de tela no recuerdo en este momento, pero se veía como si el saco estuviera al revés pues las costuras se veían claramente, pantalones tipo jean color negro ceñidos, le hacían lucir sus gruesas y atléticas piernas, y zapatos de vestir de cuero negro, se veía guapo mi amigo, más de lo usual claro.

-Hola lindo, nervioso?

-Se me nota mucho?

-Aun el sudor no traspasa el saco, así que estarás bien.

-Enserio me veo tan mal?

-Tranquilo Oscar, todo saldrá bien.

-Como estas tan segura, y si me dice que no, y si quiere darse su tiempo.

-Amigo, te estás escuchando a ti mismo? – el solo me vio con unos enormes ojos de cachorrito que sufre de frio bajo la torrencial lluvia. – Relájate.

-Me relajare. –Suspiró. – Y tú con quien viniste?

No contemple esa pregunta, me había estado mentalizando para este momento, pero ahora que llegaba, no sé qué decir. Respire profundo, y visualice mis opciones mientras miraba a mi mejor amigo a los ojos, era ahora o nunca.

-Sobre eso quería hablarte.

-Que nadie te invito? Porque si es así podemos venir todos como amigos, no hay problema, en grupo todo siempre es...

-No es eso, si tengo pareja, yo fue quien le invito... - él me miraba sin entender mucho. – Verte a ti tan entregado, a estar con Alejandro, a de verdad ir por lo que quieres, me inspiro y me lleno de valor, no tanto como yo quisiera, pero el suficiente como para serte sincero, a ti, que eres como el hermano que mis padres nunca tuvieron. Y es que... - di el más grande y largo suspiro, sentía incluso como temblaban mis pulmones, este nerviosismo no era por lo que mi amigo pensara, era por mí misma, por lo que yo creía de mí, por lo que yo veía en el espejo, amo a Pam pero esto tampoco era por ella, todo esto es por mí, por ser libre, por ser quien yo quiero, y quien yo sé quién soy. – Estoy enamorada de Pamela, y fue a ella a quien le pedí que fuera mi cita esta noche.

Tenía mis ojos fuertemente cerrados, mis manos apretadas alrededor de mi bolso de mano, y con los hombros tensos. Lo único que sentí fue el calor que me transmitía el contacto que mi amigo me proporcionaba, la calidez de su abrazo, me relajo y calmo la tormenta que había en mi mente. Lo había dicho, lo dije, dije lo que sentía, quien era, y que quería.

-Se lo difícil que es, y estoy feliz por ti, de lo que dijiste, de lo que sientes, y de que ella te haya correspondido. Por qué lo hizo verdad? – yo solo moví mi cabeza afirmativamente entre su cuello y su hombro. – Bien.

Nos separamos y él solo me veía con una sonrisa, yo sentía que quería llorar de alegría, pero si lo hacía se me correría el maquillaje, y Rafael seguro me mataba.

-Oye si no te molesta quisiera tomar tu idea prestada, para pedirle a Pam que sea mi novia.

-En lo más mínimo, será como cuando éramos niños, y hablamos de tener una boda doble. – me reí, se me había olvidado eso por completo, siempre hablábamos de que seriamos amigos para toda la vida, y que incluso nos casaríamos el mismo día.

-Entonces, cuando tu salgas a la pista yo lo hare igual.

-Oye sabes con quien vendrá, Marc, me dijo que había conocido a alguien por facebook, y que la traería, para que la conozcamos, que es de otro colegio.

-No, ni la menor idea.

/////Oscar/////

Que Terry me hubiera dicho que es lesbiana, fue una muy grata sorpresa, no imagine eso, pero estoy muy feliz por ella, se lo difícil que es decir que estas enamorado de alguien de tu mismo sexo, cuando el mundo entero te ha visto de cierta manera desde siempre, incluso cuando tú mismo te has visto de la misma manera, al final comprendemos que no es por los demás que se hace tan difícil decirlo, no es por nuestro padres, amigos, y demás familiares, claro eso juega un rol importante, pero la verdadera razón es por nosotros mismos, porque cuando lo digamos empezaremos a ver nuestro reflejo de manera distinta, no como alguien diferente, como otra persona que empieza a ocupar nuestro lugar, empezamos a vernos como siempre tuvimos que hacerlo, como quienes somos, como nosotros mismo, y como quienes siempre hemos tenido que ser, y es que ver la verdad, enfrentarla, aceptarla y acogerla es un proceso que siempre da miedo.

Y el hecho de que quisiera pedirle a Pamela que fuera su novia al mismo momento en que yo se lo pediría a Alex, era una fortuna para mí, pues no me sentiría solo en la pista de baile. Todos los que estábamos en el comité empezaron a llegar, Pamela fue una de las últimas, con un vestido de color verde navidad, con unos tacones blancos, algo de pedrería alrededor del cuello y con una caja llena de gorros navideños, se veía espectacular, y si ponías a ambas chicas juntas eran la combinación perfecta, entre colores, altura, y belleza, al ver la juntas, me di cuenta que hacen una pareja ideal ambas, son hermosas, inteligentes y decidías, no me extraña que hayan encontrado el amor la una con la otra.

Luego llegaron él rubio y el cachorro, Manuel era más alto que Rafael y lo llevaba de la mano, luciendo a su novio con todo el orgullo. Ahora que los veía no le guardaba ningún tipo de rencor ni nada semejante a Manuel, la verdad hasta tenía ganas de ser su amigo, tal vez hasta me de consejos de cómo enfrentar todo con Alex, pues él se veía muy seguro de sí mismo estando con Rafa, aunque aún había un asunto que atender, camine directo a ellos.

-Hola... este Manuel me presta un momento a tu novio, prometo no quitarte lo mucho tiempo. – el rubio me miro de arriba abajo con bastante desconfianza. – no quiero nada de venganza por lo de Estrella, eso me tiene sin cuidado.

-Ok, pero lo quiero en cinco minutos. – volteo a ver a su novio. – nos vemos en el auditorio, te quiero.

Se inclinó un poco y le dio un beso en los labios, sencillo y tierno. Luego de eso fue con los demás.

-Y dime para que me quieres? – me dijo algo serio y con los brazos cruzados.

-Quiero pedirte disculpas.

-Ah?

-Cuando todo el mundo te fastidiaba, por lo que tú sentiste por mí. Yo no hice nada, debí hacerlo, debí parar toda esa locura, tú no tenías por qué sufrir así, fui un cobarde, y un idiota, y quiero pedirte disculpas.

Se quedó mirándome un rato, como buscando alguna trampa en lo que yo le estaba diciendo, pero la verdad es que no la había, todo lo que decía era completamente sincero. Se relajó, descruzo los brazos, y me tendió su mano, yo sonreí y se la tome para darnos un amistoso apretón.

-Gracias, Oscar. Aunque no lo creas siempre quise oír esas palabras, nunca pensé que de verdad las fueras a decir, pero las cosas cambian, no?

-Sí, si lo hacen, y me alegro de que todo cambie para mejor.

-Yo también quiero pedirte disculpas a ti.

-A mí, y por qué?

-El primer día de clases le dije a Alejandro que eras un imbécil. Así que lo siento, aunque tú y el vallan a estar juntos, uno nunca sabe cómo nuestras acciones puedan perjudicar a otros, así que lo siento.

-Tranquilo.

Después de esa charla y de haberme quitado ese peso de encima, me sentía mejor y más ligero, sentía que solo me faltaba hacer una cosa, estar en todos los términos con mi chico, solo eso necesitaba para estar bien conmigo mismo por completo, nada más.

Alejandro tenia rato de haber llegado, vestía un saco negro, con una camisa de color rojo y una corbata de rallas color roja y verde, pantalones vestir negros, solo un poco pegados a sus piernas, y a su excelente trasero, y zapatos de vestir sencillos del mismo color, se veía perfecto, aunque no importa que ropa llevaba siempre se veía perfecto. Todos estábamos en el auditorio, terminando de poner la mesa de los bocadillo, y los profesores que harían de chaperones ya habían llegado, y algunos de los estudiantes también, algunos llevaban cajas envueltas en papel de regalos, seguramente en sus salones organizaron intercambios de regalos para los amigos secretos, en el nuestro lo hicieron la semana pasada, me toco regalarle a Pamela y fueron unos sarcillos, que no estaba usando seguramente porque no combinaban con su vestido, y a Alejandro le toco regalar me, me dio las temporadas completas de Naruto en un pendrive en alta definición, este chico si sabía dar obsequios.

-Hola guapo. Cómo estás? – le dije mientras me acercaba y tomaba su mano. Él miro mi mano que rodeaba a la suya, y luego me vio a mí, creo que no sabía si besarme o contenerse, yo le quite la duda y le di un beso en la mejilla. El cual paso algo desapercibido para la mayoría, el me devolvió el beso de la misma manera.

-Mejor que nunca. - Fue todo lo que dijo.

A un cuarto para las ocho de la noche todo el lugar estaba casi lleno, la música sonaba, espectacular, Terry estaba vuelta un ocho, pues la banda que contrato no había llegado, y Pamela la seguía a todos lados intentando que no matara a nadie, mientras tanto, Manuel, Rafael, Alejandro y yo estábamos en una mesa bastante apartados de los demás, el rubio y su novio había bailado, bastante y estaban agotados, yo y mi chico, no habíamos salido a la pista en parte porque estábamos disfrutando mucho de nuestra compañía en ese pequeño rincón que era nuestro pedazo de cielo, y por otro que yo estaba esperando que mi amiga se calmara para hacerle la señal de que pusieran la canción que había pedido.

-En otras noticias Marcos nada que llega. – dijo Rafael, que miraba a todos lados a ver si divisaba a nuestro amigos perdido.

-Dijo que llegaría tarde, pero no pensé que llegaría tan tarde. Y seguro Terry debe estar deseando que le haya pasado algo, o ella misma lo acecina.

-Tengo una pregunta. – era Manuel que parecía que cambiaría el tema de conversación. – Por qué le dicen "Terry"?

-Pues cuando era una niña, ella...digamos que era un poco desastrosa. – Rafael me vio con cara de incredulidad, él había estudiado en este mismo colegio el mismo tiempo que Terry y yo y recodaba perfectamente lo desastrosa que era mi amiga. Corrijo nuestra amiga, ahora siento que el grupo se había hecho más grande. – Bueno está bien, era muy desastrosa, parecía un sismo 9.1, a donde fuera que pisara, y bueno su familia le decía terremoto, y yo termine diciéndole Terry. Claro está que solo las personas cercanas a ella, y que ella misma apruebe pueden decirle así.

Manuel hizo cara de haber entendido toda la historia, y de querer hacer más preguntas pero Alex nos interrumpió.

-Creo que ese de ahí es Marcos.

Acto seguido todos volteamos le hice señas a mi amigo para que viera donde estábamos, después de unos segundos nos vio, y se dirigió a nosotros, venia con una chica bastante guapa, y al acercase pude distinguir la bien, tenía los ojos azul claro, el cabello negro, largo y abundante hasta la cintura, el flequillo lo cortado de manera recta y caía delicadamente en su frente, era de piel blanca, aunque no de ese blanco pálido como Terry, traía un vestido corto, por encima de las rodillas de un color negro con lentejuelas, y unos tacones de color plateado, sus uñas eran algo largas bien pintadas y cuidadas, parecían unas pequeñas garras y estaban pintadas de plateado. Al llegar se sentaron y la presento.

-Chicos ella es Isadora, nos conocimos por facebook, y pues la invite a venir. Isa ellos son; mi mejor amigo, Oscar, Alejandro mi casi cuñado. – Al decir eso Alex abrió algo los ojos, quedo impresionado de que Marcos lo tratara con tanta familiaridad, yo le tome la mano por debajo de la mesa. – Él es Rafael, un muy buen amigo, y su novio Manuel.

Todos la saludamos y nos presentamos amistosamente, la chica se veía bastante carismática, y alegre.

-Es un placer conocerlos a todos, Marc me ha hablado mucho de ustedes, y cuando me invito a la fiesta no lo pensé dos veces. – su voz era amigable, y muy alegre, aunque tenía un toque de convicción bastante pronunciado.

-Y de que colegio vienes? – le pregunte.

-Del San Mariano.

Todos al unisonó hicimos un gran "¡WAO!" el San Mariano no era cualquier colegio de la ciudad, hay solo asistían personas sumamente adineradas, una sola mensualidad, era como pagar cinco hipotecas, ella tenía que tener unos padres muy bien posicionados.

-No es por ser mala onda, y todo lo demás, pero me imagino que las fiestas navideñas de tu colegio son increíbles, porque estas en la nuestras, en vez de allá.

-Estrambóticas eso es lo que son esas fiestas, simplemente pura apariencia, son muy aburridas, y Marc me conto que aquí si saben divertiste, así que preferí la diversión a la apariencia.

-Y tus padres no tuvieron problemas con eso.

-En lo absoluto, mi madre es muy anti parabólica con esas cosas, mientras siempre lleve a Samuel conmigo todo está bien.

-Quien es Samuel? – Pregunto Rafael.

-Es mi chofer. Oigan que les parece si después de esto continuamos la fiesta en mi casa, mi madre trabaja hoy hasta tarde, y como no suelo llevar amigos, será divertido tenerlos a todos.

Todos dijimos un gran "sí" solo faltaba avisarle a Terry y a Pamela, quienes no se veían por ningún lado, y ya que Marc estaba aquí quería poner el plan en acción. Las busque con la mirada, pero no las encontré, hasta que...

-Toma esto. – decía Manuel quien me pasaba un walktalki.

-De donde lo sacaste?

-Eso es algo confidencial, solo devuélvemelo antes de que nos vallamos.

-Terry dónde estás?

...

-Oscar eres tú?

-Sí, soy yo, donde andas tenemos cosas que hacer, ya Marc está aquí.

-Ok, voy para allá.

En cuestión de minutos mi mejor amiga estuvo presente, con su futura novia, Marc se levantó, cosa que todos hicimos al mismo tiempo, lo que no nos esperábamos era lo siguiente.

-Isa!? – era Pamela quien veía a la cita de Marc y la llamaba por su nombre. La otra chica la vio, y se quedó un segundo analizando. Cuando de repente ambas chicas saltaron la una a la otra y se abrazaron todos quedamos bastante sorprendidos de aquella escena especialmente Terry. – Isa, no puedo creer que este aquí, y eso. Qué haces aquí?

-Pues Marc me invito. Dios no te había visto en años, mira te.

-Creo que ya los conociste a todos.

-Sí, claro menos a tu amiga.

-Obvio, Isa ella en Katherin...

-A pero tú eres la famosa Katherin, ya me han hablado mucho de ti.

-De verdad? – decía Terry algo incomoda.

-Sí, es un placer, por fin conocerte.

-Y bueno Terry, ella es mi prima Isadora.

Los hombre de mi amiga se relajaron al oír la palabra "prima" creo que todos habíamos pensado lo que no era, Isa y Pam son primas, eso explica toda la familiaridad y todo lo demás. Luego del momento incómodo y de la reunión familiar, Marcos fue a hacer lo que le pedimos, hablo con el DJ y este hizo sonar la canción que había pedido.

-Quieres? – le dije mientras le tendía la mano a mi chico, él sonrió y me agarro la mano.

Terry hizo lo mismo con Pam y ella acepto, el rubio y el cachorro también nos acompañaron y en la misma pista, estaba Marc esperando a su cita, quien lo abrazo por encima de los hombros y empezaron a moverse al compás de "One and only" los ocho estábamos en la pista bailando, Alex y yo estábamos cerca de Terry y Pam.

-Oye dime que paso con la banda?

-Aun no lo sé, no han llegado, le pregunte al DJ y me dijo que no sabía nada de ellos.

-No te parece raro?

Antes de que contestara la profesora Ester apareció. Entre los cuatro, se veía conmocionada por lo que veía pero no hizo ningún comentario.

-Katherin, porque cancelaste a la banda? – los cuatro nos detuvimos,

-Qué? Yo no cancele a la banda, me dijeron que tenían problemas técnicos y los enviaron a ellos como respaldo hasta que ellos pudieran resolver todo.

-Pues me pasaron un mensaje al correo, diciendo que lamentaban que le cancelaran estaban emocionados por tocar, incluso devolvieron el depósito.

Algo dentro de mí, me decía que había algo que no estaba nada bien, y que algo malo iba a pasar. Y en efecto segundo después la música paro, atrás de donde debería haber estado el DJ había una pantalla donde empezaron a aparecer fotos, unas fotos de Terry y Pam, fotos que todos estaban viendo, al principio nadie le prestó atención, ya las habían visto juntas toda la noche así que no era de sorpresa, hasta que...

-QUÉ SIGINIFICA ESTO? – ese grito, esa voz la conocía, Terry volteo, aun estando de la mano con Pam, ya lo entendía las fotos no eran para el público en general eran para...

-Mamá? – la voz de Terry se quebró, su madre venia hacia ella hecha una fiera, alzo su mano, y lo siguiente que escuchamos fue el impacto entre esa mano y la mejilla de mi amiga.

La marca roja que quedo parecía titilar, las persona inhalaron tan fuerte por la sorpresa que se escuchó en todo el auditorio, Terry miro a su madre y las lágrimas no se hicieron a esperar, salían a cantaros de sus ojos.

-NOS VAMOS AHORA MISMO! – Agarro a Terry por la otra mano y la jalo, arrastrándola, fuera del auditorio.

La profesora Ester que estaba justo al lado de donde estuvo Terry, Estaba tan impactada que no pudo hacer absolutamente nada. Y cuando creímos que lo peor había pasado, se escuchó a las personas cuchicheando. Así que nos volteamos.

En la parte superior de la pantalla habían unas letras que decían; "ES INCREIBLE LO QUE SE ENCUENTRA EN INTERNET." Abajo había unas fotos de periódicos, artículos y demás todos referentes a ese día, al día del accidente, cuando mi madre fue hospitalizada, y al final una foto del padre de Alex y abajo estaban las palabras "ASESINO" luego paso la foto a una de Alejandro y ponía "EL HIJO DEL ASESINO."

La mano de Alejandro tembló en la mía, y de un momento a otro la soltó, lo mire temeroso de lo que estuviera pasando por su mente, él me miraba sin saber muy bien que era todo eso.

-Me habías dicho...

-Alex, lo puedo explicar, yo...

No termine de hablar cuando ya se estaba yendo, yo no lo culpaba por lo que había pasado, pero el sí se sentía muy avergonzado por todo eso, el si sentía el peso de todo lo que había pasado. Luego sentí la mano de alguien en mi hombro y me voltee, era Marc. Isa estaba consolando a su prima que también se veía muy desconsolada, Rafa también estaba al lado de su amiga, Manuel estaba con su novio, se le veía furioso por todo lo que pasaba.

-Oscar...

-Qué?

-Mira. – dijo y señalo la pantalla. La cual decía:

"ESTO APENAS COMIENZA."

Era claro, esto era obra de Estrella, empecé a buscar por todos lados pero no estaba, lo había planeado todo.

 

 

 

Bueno no solo a nosotros nos está llegando el año nuevo, sino también a nuestros protagonistas, quienes les espera un 2017 lleno de emociones aventuras y desventuras. Como saben por las fiestas he estado publicando dos capítulos por semana, pero como ya se está yendo la navidad, en enero retomare el publicar un capitulo por semana, así que ya saben... a todos les deseo un feliz año nuevo, llego de prosperidad, de salud, bienestar, fuerzas, amor, que la pasen súper bien con todos sus queridos, y que sea un año lleno de oportunidades asombrosas, besos, abrazos y nos vemos el año que viene, feliz año nuevo 2017...



© George

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de George
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)