Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.184 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.381 Miembros | 19.395 Autores | 98.604 Relatos 
Fecha: 30-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Gays

EL INTERNADO (8) El Entrenador me Revienta el culi

KAI
Accesos: 10.525
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
El entrenador, empujaba los tres dedos hasta el fondo de mi ojete, provocando que la polla de Eric se incrustara entera en mi boca, amordazándomela para que no pudíera hablar mientras se la mamaba, pero yo no quería hablar yo quería chupar. Sacó de repente los tres dedos, y entonces noté otra cosa apoyada en la entrada de mi agujero. Era algo grande y duro, y enseguida supe que iba a conocer el dolor. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

 

                          EL INTERNADO (8)

       El Entrenador me Revienta el Culito (1 parte)

                           

El Lunes a primera hora de la mañana, tenía clase de matemáticas y coincidía con Carlos. Me senté al lado de él, y mientras el profesor estaba escribiéndo en la pizarra, le estuve comentando por encima (todo no) mi fin de semana en casa de Marcelo.  Le expliqué solamente la follada que tuvimos los dos antes de que llegara mi amiga Lorena y lo demás me lo guardé solo para mi. Pensé, que por respeto a Marcelo, no debía de contar sus vicios mas oscuros, ni el trio con la putilla, y sobre todo la fantasía que tenía con su cuñado ... No quería delatarlo ... quería conservarlo como amigo.

Cuando terminó la clase, fuímos a los servios para mear y fumarnos un cigarrillo. Allí, metidos en uno de los reservados de los waters, pude comprobar tocándole el paquete que Carlos estaba entusiasmado con la idea, tenía la verga toda morcillona, y solo me preguntaba que cuando sería el momento. Yo le sugerí, que como estaban los dos en el equipo de fútbol, aprovechara la situación en los vestuarios, como después del entrenamiento siempre se duchaban, solo tenía que esperar a que se fueran los demás, y quedarse a solas con Marcelo. La idea le pareció genial, solo me pidió el favor de que yo estuviéra por allí vigilando, para que nadie entrara en los vestuarios y los pillara follando. Acepté encantado, y me dirigí a mi dormitorío para hablar con Julio.

JULIO:  Bienvenido colega ... ¿Como has pasado el fin de semana?

NIKO: Pués bastante bien ... ¿Sabes que Marcelo me invitó a su casa para pasarlo con él? ... Aquí tienes la prueba superada, ... puedes ver, que grabé con el teléfono un poco de la mamada, y un poco de la follada, mientras Marcelo no se daba cuenta.

JULIO: ¡Genial tío! ... Haber que lo vea, ... tengo unas ganas locas de ver como tiene el culito el cabrón.

NIKO: Toma miralo, ... solo son un par de minutos, ... solo grabé eso para ti, para confirmar que había hecho la prueba, pero no quería que Marcelo me descubriera, y tuviera un problema con él. Por cierto Julio, ... he pensado que Marcelo es un tío enrrollado y bastante legal, y podría unirse al grupo, ... si te parece bien.

JULIO: ¡Joder con el maricón, como traga! ... (mirando la grabación) ... Ya te dije, que el colega está bunísimo de cojones. Lo has hecho bastante bien Niko, ya estás oficialmente dentro del clan. Y con respecto a Marcelo, dejame que me lo piense, ... primero me gustaría conocerlo un poco mas, luego por supuesto follarmelo, haber que tal, ... y después ya veremos ... (pasándome el celular) ...Tío alegrate, que tu ya estás dentro del grupo, y protegido por mi. Ya irás conociendo a los demás, tu solo has follado con los gemelos pero somos muchos más, ... ya verás que agusto vas a estar en el internado.

NIKO: Si, ... si me alegro colega. ¿Y cuantos son en el grupo? ... ¿Quienes son? ... ¿Los conozco a todos?

JULIO: Jajaja ... Tranquilo chaval, todo a su tiempo. Algunos si los conoces y compartes clases con ellos, y hay otros que no, ... que ni siquiera has hablado con ellos, pero ya te los presentaré, ... no te preocupes. Y ahora vamonos, que tenemos clase de quimica.

Me tiré toda la mañana pensando en clase, ... que si Julio y los demás del clan, no aceptaban a Marcelo dentro del grupo, yo por mi parte, no iba a cortar mi amistad con él, y seguiría con nuestro buen royo y nuestras viciosas, y juguetonas folladas. No quería perderlo como amigo, ... además me gustaba mucho, y estaba empezando a sentir algo más por Marcelo.

Otro tío que estaba super bueno, era el profesor de educación física, que a su vez, era también el entrenador del equipo de fútbol del internado. El entrenado, que así quería que lo llamaramos, era un maquina dando clase y entrenando, el equipo había conseguido con él muchas victorias, y estaban los primeros de la clasificación con respecto a otros colegios. Marcelo, con su pasatiempo de ver peliculas porno, siempre le estaba sacando parecido a todo el mundo con con los actores, y el entrenador, según él, se parecía a "James Castle", con barba de tres días, ... y el cabrón llevaba razón, era clavado como dos gotas de agua al actor porno gay.

El entrenador, era otro que descubrí que le encantaba desvirgar culitos jóvenes, por lo visto me contó Marcelo en su casa, que el tío se follaba a los niñatos del equipo, que cuando se encaprichaba con uno, no paraba hasta meterle el cipote por boca y culo. Me dijo, que con él no había pasado nunca nada, pero que estaba ansioso y deseando saborear algún día el pollón del entrenador.

Le pregunté a Carlos aquella mañana mientras fumabamos en los waters, sobre los vicios del entrenador hacía los chavales, y él me confirmó que era cierto. Me contó, que él ya había tenido el gusto de conocer la polla del entrenador, y que disfrutó mucho con los perversos jueguecitos del cabrón. Pero que últimamente le había dado por Eric, un compañero del equipo que era una mala pieza, problematico a más no poder, y un verdadero abusón. El niñato era el capitán del equipo, un macarrilla de mucho cuidado, muy peleón y muy broncoso, y  bastante arrogante con aires chulescos. Mientras escuchaba a Carlos pensaba, ... Vamos, el prototipo de niñato que a mi me da morbo, me calienta y me empalma la polla. Por lo visto antes pertenecía al clan, pero tuvo un problema con Alberto bastante fuerte, y Julio le dijo que se marchara del grupo.

A partir de ahí, os tengo que contar muchas cosas, que pasaron simultaneamente al mismo tiempo, ... lo del entrenador con Eric, ... la follada de Marcelo con Carlos, y el invitado especial, ... cuando me presentó Julio a Gonzalo, que era otro chaval del clan, ... el reencuentro con mi hermano Luis en casa, ... pero vamos por partes para no liarnos.

El entrenador y Eric.

El martes a última hora de la tarde, teníamos clase de gimnasia, y ese día me dediqué a vigilarlos a los dos. Me di cuenta que en la clase de gimnasia, el entrenador siempre  utilizaba a Eric para hacer el ejemplo del ejercicio que fuera, la cosa era muy descarada, se ponía detrás de él para corregirle la posición, pegándose a su culo y refregándole disimuladamente el paquete por las nalgas. Me ponía todo cachondo ver al chulito haciendo flexiones, apoyando su fuerte brazo en el suelo, y el otro pagado a la espalda, ... y el entrenador, con una mano sujetaba su pelvis por debajo, mientras que con la otra le empujaba el culo hacía abajo, con la intención que le costara mas el esfuerzo.

Después de la clase, todos los chavales pasamos a las duchas, esa tarde no había entrenamiento con el equipo de fútbol, así que busqué el sitio mas cercano a Eric, para ducharme y poder verle bien desnudo. La zona de duchas, es una pared en la que hay una serie de grifos tipo alcachofa, y un plato ducha largo de una sola pieza, que abarca todo el suelo de la estancía, de este modo todos nos podemos ver desnudos ... Eso es lo mejor. Casi todos los compañeros habían terminado, pero yo me retrasé a proposito, para no  perder de vista a Eric, que también tardaba mucho. El caso es que cuando terminé, todos se habían marchado menos él, así que salí de las duchas, me puse una toalla en la cintura, y me dirigí hacía las taquillas. Allí me entretuve haciendo tiempo, esperando sin hacer ruido, para ver que pasaba, y por que el niñato tardaba tanto en ducharse. A los pocos minutos escuché un murmullo, era una conversación que tenía Eric con alguién, y desde donde estaba yo no pude entender bien.

Me acerqué en silencio y descalzo hasta las duchas, para ver que pasaba, ... y los ví. El espectáculo que pude observar me dejó pasmado, con la boca abierta, ... Eric y el entrenador estaban totalmente desnudos bajo la ducha, y el cabrón buenorro, le estaba metiendo la polla por el culo, mientras mi compañero, doblado sobre la cintura, culeaba y se pegaba constantemente a la polla del entrenador. Desde mi posición, podía ver perfectamente el pollón del profesor, entrando y saliendo del boquete del ano del macarrilla. Era una verga gigantesca, enorme, como las que se veían en las peliculas porno, que había visto con Marcelo en su casa. Me fijé que Eric apretaba cerrando los ojos, y que se pasaba una vez y otra la lengua por los labios. Se percibía que estaba gozando de lo lindo, mientras el entrenador estaba a lo suyo, enterrando su polla en aquel culo joven, sobándolo con sus manos, agarrando al chulito por la cintura y atrayéndolo lujuriosamente hacia él.

Aquella escena me había puesto realmente caliente, tenía la polla empalmada a punto de rebentarme, no pude aguantarme y me quité la toalla de la cintura y dejé mi verga libre. Empecé a hacerme una paja con una mano, y con la otra me tocaba suavemente la raja del culo. Cerré los ojos para concentrarme mejor, imaginando que aquel pollón descomunal del entrenador, me estaba follando mi estrecho culito, y mi boca mamona chupaba sin descanso la polla del niñato.

De repente y sin darme cuenta por el gustillo de la paja, escuché una voz fuerte a pocos centimetros de mí. Abrí los ojos rápidamente, y ví al entrenador con el cuerpo mojado por el agua, totalmente desnudo, y con la polla dura frente a mi.

ENTRENADOR: ¡¡¡Nicolas Garrido!!! ... ¿Que haces aquí, ... y que coño estás haciendo?

NIKO: Yo ... yo ... es..ta..ba, ... lo sien..to

Confieso que estaba aterrorizado, en mi cara había miedo y temor por lo que me pudiera pasar. El tío estaba cuadrado, todo musculoso, y si me soltaba un puñetazo con su mano, me partiría la cara en dos.

ERIC: Tu eres Niko, ... el nuevo compañero de cuarto de Julio ... ¿No?

NIKO: Si, ... soy ... yo.

ERIC: ¿Y te han aceptado ya en el clan?

NIKO: Si.

ERIC: Entonces, entrenador, ... no hay ningún problema, y que se una a nosotros.

El entrenador tenía que saber que era el clan, y lo que hacíamos entre nosotros, por que me agarró del brazo y me acercó a Eric. El niñato me besó en la boca metiéndo toda la lengua dentro, después con toda la naturalidad del mundo, se agachó delante de mí y se metió mi polla en su boca. Aquello fué alucinante colegas, sentir aquella boca chupándome el cipote, y se me fue el miedo por completo. El entrenador nos observó un momento, y después, viendo que Eric culeaba ostentosamente, se colocó tras él y le volvió a encalomar su pollón entre los cachetes.

En cada embestida que le pegaba por detrás el entrenador,  Eric se tragaba mi polla entera, hasta tocar con sus labios mis huevos, y provocándole unas buenas arcadas. El chulito come pollas, se sacó mi verga de la boca, y se levantó sujetándome  suavemente de los brazos. Me colocó delante del profesor, que me miraba con una sonrisa perversa, y una mirada muy viciosa. Eric, me obligó muy despacio a agacharme, me colocó a tan solo unos centímetros de aquella gigantesca polla, yo notaba el calor pegado a la cara, y percibía el olor a macho que desprendía. Pude entonces contemplar el hermoso cipote del entrenador, la monstruosa tranca de carne gorda y suculenta, surcada por potentes venas que le dotaba una gran sensación de fuerza y virilidad. El capullo regordete y rosado del cabrón, no paraba de gotear pre-cum, y yo quería ese manjar que me estaba regalando.

Yo cerré los ojos y abrí todo lo que pude la boca, de inmediato sentí como se me llenó el hosico de una gran masa de carne caliente y palpitante, que amenazó enseguida con ahogarme. Respiré por la nariz y abrí los ojos, el panorama era impresionante, ... delante de mí veía aquel pollón enorme sepultado en mi boca, alejándose y acercándose conforme me follaba oralmente. Eric, detrás de mí, no perdía el tiempo. Colocó su cara entre mis cachetes, y pronto sentí un lengüetazo húmedo y superexcitante en el agujero de mi culo. Sentía numerosos latigazos de placer, que invadían todo mi cuerpo, y hacían que me retorciése del gustazo. En ese momento me di cuenta, que el niñato era un verdadero experto, sabía como trabajarse a un tío por el culo con su lengua, calentándote a tope, provocándote un hambre feróz de polla, y tragando sin parar, ... sin quererme parar.

Pero, ... ¿Que internado de maricones viciosos, y locas folladoras me había traido mi padre? ... Mientras pensaba esto, noté que el capullo baboso del entrenador, había traspasado mi campanilla, aquella polla palpitante me llenaba totalmente la boca, apenas podía respirar, y él me la clavaba mas y mas fuerte para saciar mi gula.

ENTRENADOR: ¡Chupamela mi niño! ... ¡Asiiiii! ... Todos sois iguales, unos come pollas, ... unas putillas calienta nabos ... ¡Aaaaaa!

Yo pasaba frenéticamente mis labios por el tronco, notando bruscamente la vena inflamada que atravesaba su verga, y succionando con la boca el gordo y amoratado capullo. Eric no paraba de joderme el ano con su lengua, me la había metido toda entera, fundiendo su cara a mis nalgas como si fuera parte de él.

Después de estar largo rato los dos follándome la boca y el ano, el entrenador y Eric, me dieron la vuelta colocándome al contrario, ahora tenía delante de mi cara, la preciosa verga del chulito de Eric, la tenía mas corta que la del profesor, pero muy regordeta y cabezona. No me lo pensé dos veces y me la zampé con glotonería, ... era deliciosa, con un sabor salidito sabroso y exquisito. Por detrás noté, cómo el entrenador me metía un dedo por el culo con facilidad, porque la lengua del niñato me había dilatado bastante el ano. Luego metió un segundo, y después un tercero dedo, que entraron con dificultad, pero entraron, ... para que él, me pudiera follar el boquete con ellos.

El entrenador, empujaba los tres dedos hasta el fondo de mi ojete, provocando que la polla de Eric se incrustara entera en mi boca, amordazándomela para que no pudíera hablar mientras se la mamaba, pero yo no quería hablar yo quería chupar. Sacó de repente los tres dedos, y entonces noté otra cosa apoyada en la entrada de mi agujero. Era algo grande y duro, y enseguida supe que iba a conocer el dolor. El entrenador me metió de un solo golpe su enorme polla, y yo sentí como si me abrieran en canal por detrás. ¡Joder! ... Que dolor más grande colegas, era inhumano, cruel, y muy brutal, ... pero pronto, con cada envergada que me daba en el culito, fue recorriéndo por todo mi cuerpo una sensación de placer sublime, como un estremecimiento, y un escalofrío que me puso los vellos de punta.

El cabrón del profesor, comenzó un salvaje mete y saca, me follaba el ano sin compasión, notaba como entraba en mis entrañas aquella pedazo de polla, grande y gorda. Eché mi mano hacia atrás y la toqué, y sentí un placer adicional al notar cómo aquel inmenso pollón, se introducía en el estrecho y apretado boquete de mi culo. Eric el chulito, empezó a jadear como un loco poseso, y de repente noté unos buenos caños de leche en mi boca. El muy hijo de puta, se corrió en mi boca sin tan siquiera avisar, me llenaba el hosico mamón de su rica semilla, y la verdad es que me daba igual que no me avisara, estaba tan excitado que no lo pensé y comencé a tragarme el semen, que bajaba por mi garganta. Casi al mismo tiempo, el entrenador empezó a gritar entre jadeos, notaba detrás de mi como se retorcía de gozo, y en ese momento sentí dentro de mi culo los trallazos de leche que me escupía su tremendo cipotón.

Los coloqué a los dos contra la pared, y les lamí con mi lengua el semen sobrante pegados a sus pollas. Me sentía como una puta, ... era la putilla de ellos, arrodillado en el suelo alternando una detrás de la otra sus vergas en mi boca, y dejándoselas bien lavadas. Cuando terminé con Eric, se agachó tras de mí y me metió la lengua en el culo, lamiendo y recuperando la leche que el adulto me había soltado dentro.

ENTRENADOR: Ahora, ... niñatos calentorros, le toca a mi culo una buena comilona de polla. Este culazo está muy, ... pero que muy hambriento.

Continuará ....



© KAI

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de KAI
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)