Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.752 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.928 Miembros | 19.347 Autores | 98.321 Relatos 
Fecha: 07-Ene-17 « Anterior | Siguiente » en Transexuales

El sauna III

ArielAJH
Accesos: 7.871
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 9 min. ]
 -   + 
Una reunion de oficina me permite volver al sauna que me dio tanto placer. Esta vez tengo nuevas e inesperadas aventuras. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Ya ha pasado cerca de un año desde que nos fuimos al sur, desde entonces muchas cosas han cambiado, pasamos de ser 4 amigos viviendo juntos, a ser una familia completa. Mi suegra y su sumiso, ahora travestí, marido se fueron a vivir a una casa, en un campo en las afueras de la ciudad, cada vez que podemos vamos a visitarlos. Mientras que, con Fernanda, Sofía y Tanya vivimos en una ciudad al sur de Chile, las chicas dicen que son mis 3 mujeres y tenemos una vida casi normal. Sofía y Tanya están embarazadas, Fernanda sigue dando y recibiendo placer, al igual que yo, pero son cada vez menos las ocasiones que tengo de recibir un buen pedazo de carne en el culo.

Hace unas semanas, tuve que ir a Santiago por trabajo, por lo que decidí visitar aquel sauna, el mismo que me dio la familia que actualmente tengo. Luego de realizar los trámites que fui hacer, llamé al sauna para ver si seguían funcionando y solicitar una sesión de masajes con Luciano, el cubano que me rompió el culo la primera vez que fui. Para mi sorpresa, Luciano ya no trabajaba en el sauna, pero me dijeron que Mariana estaba disponible, así que tome una hora con ella.

No perdí tiempo y me dirigí al sauna, en la entrada, para mi sorpresa, reconocí a Raúl, el novio de Irina, quien ahora trabajaba en el sauna. Este se hace al desentendido, me entrega las llaves del casillero, me regala una sonrisa y me indica, muy sutilmente, cual es el sauna más vacío. Llego al vestidor, mientras me desvisto aparece Mariana, me regala un jugoso beso mientras me pajea suavemente. Sonríe, me toca el culo y sigue pajeando, mientras me dice:

-          Estoy ansiosa por nuestro masaje, ya te estaba echando de menos.

Me vuelve a besar y se va. Quedo pensando en lo que dijo, aún estoy empalmado cuando llega una hermosa travestí, me mira con cara de complicidad. Se acerca, sin decir palabra se arrodilla y empieza chuparme el pico, se lo traga entero, juguetea con su lengua, me lame las bolas, en eso llega otro tipo; sin decir nada se acerca y empieza a lamerle el culo a esta chica (nunca supe su nombre). Ella empieza a gemir, se da vuelta, lo mira y sigue chupándome el pico. Me pide que me siente, ella se sienta sobre mi pico completamente duro, empieza a bajar de a poco, no me aguanto, la tomo por la cintura y la bajo de golpe.

-          Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah! – grita ella cabalgando como una zorra

Sigue chupándole el pico al tipo, se mueve como una loca, su culo se traga todo mi pico, se mueve como una zorra ganosa, en un momento le dice al tipo que se vaya, este no hace caso la toma por la cabeza para que trague más aun, yo la pongo en cuatro, ella gime y grita como una perra en celo, el tipo se pone bajo ella y realizan un 69, mientras yo se la meto cada vez con más fuerza, más violento, mis bolas chocan con las suyas, mi sudor cae en su espalda y culo, los tres empezamos a movernos cada vez más y más, hasta que acabamos los 3 juntos. Antes de salir de camerinos, compartimos un beso los tres, la chica sonríe, anota su número en mi celular, vuelve a chuparme el pico, asegurándose que no pierda ni una sola gota. El otro tipo solo sonríe mientras se relame y camina hacia las duchas.

Con una sonrisa y sabiendo que algo así podía pasar, me dirijo al sauna que me recomendó Raúl, al entrar la cantidad de vapor era demasiada, apenas podía ver más allá de mi nariz, tocando la pared pude llegar a un lugar donde sentarme. Se acerca Raúl, me da un beso y dice:

-          Acabo de hablar con Irina te esperamos en la noche.

Me besa nuevamente, me da un par de besos en la punta del pico y se va, mirando a todos lados, como preocupado. Al rato llega un tipo moreno, de cuerpo atlético, calculo que medía 1,80mts., se sienta a mi lado, sonríe, me queda mirando fijo con sus ojos grises y sin decir nada empieza acariciarme la espalda y hombros. Yo no puedo desviar la mirada de sus ojos, lo dejo hacer, me gusta, con su mano libre corre la toalla y deja libre sus 25cm de carne casi empalmada. Con una mano empiezo a tocarlo, al principio con timidez, luego me atrevo más y empiezo a pajearlo, el tipo echa la cabeza hacia atrás, en señal de placer, sube su mano, acaricia mi cabeza con ternura, y me guía a ese hermoso pedazo de carne palpitante; abro mi boca, empiezo a lamerle las bolas, me meto una en la boca, trato de meterme las dos, pero no puedo, son enormes. Con la punta de la lengua, subo, lamiendo, toda esa herramienta, tiene un sabor delicioso, una mezcla de sudor y placer.

Me meto ese pico enorme en la boca, trato de tragarlo entero, pero es demasiado grueso, sin embargo, logro meterlo casi entero, siento su glande en mi garganta, habré tragado cerca de 19cm, pero quería más, empiezo con suaves movimientos al principio, luego aumento el ritmo, el tipo gime como loco, mientras me dice:

-          Que rico chupas putita…… No pares, sigue así, ……. aaaaaaaaaaaah!

No pasan más que unos minutos cuando siento una poderosa descarga inundando mi garganta, como perra ganosa me lo trago todo, luego de relamerme los labios el tipo se acerca, me besa, me toma de la mano y me lleva a un cuartito (no sabía que existía) donde había un pequeño sofá, me da la vuelta, lame mi culo entero, se demora lamiendo mi agujero, me mete su lengua en el culo, esto me vuelve loco; me empieza a chupar el pico mientras mete uno de sus dedos en mi culo,  a estas alturas ya está deseoso y ganoso de pico, me sigue chupando, lamiendo, ahora son dos dedos en mi culo, me muevo como una putita, casi le imploro que me la meta. El tipo sonríe, me pide que se la chupe de nuevo, hago caso gustosamente, una vez que ya está casi listo de nuevo, me pone de cuatro, siento como la cabeza de su pico presiona contra mi culo, …, ya entro, se demora unos minutos, mi culo se delita con cada centímetro que entra, siento un placer indescriptible. Sus movimientos empiezan a aumentar cuando sus bolas chocan con mi culo, al mismo momento que suelto un grito de placer… ¡aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!

Empieza a cogerme como a una puta, con violencia y desenfreno me rompe el culo, sus movimientos son cada vez más intensos, de golpe me la saca del culo, quedo como loca, deseando que vuelva, el tipo se sienta en el sofá, corro detrás de ese pico hermoso, de un salto me lo meto de vuelta, empiezo a cabalgar como poseído, el tipo grita de placer:

-          ¡aaaaaaaaaaaah! Que puta más rica, .…., muévete perra, ……., muévete como la puta que eres ¡aaaaaaaaaaaah!

Sus palabras me vuelven más loca aun, sigo cabalgando el pico enorme, entra y sale de mi culo con violencia, siento que me rasga entero, cada embestida es más placentera que la anterior. Al rato el tipo grita que va acabar, me meto su pico en lo más profundo de mi culo esperando mi premio, no tarda en llegar, me inunda entero, su semen chorrea por mis piernas, parece me hubiese follado a un caballo, sigue saliendo semen por todos lados, la segunda descarga alcanzo a tragarla, tengo la boca, la cara, el pecho y las piernas llenas de semen, mi culo, aunque adolorido, está satisfecho.

Me quedo unos momentos abrazado a su cintura, aun con su pico en mi boca, el tipo en acaricia la cabeza con ternura, sonríe, me da un beso y se va. Alcanzo a terminar de limpiarle el pico, antes que deje la habitación.

Descanso unos momentos, apenas me podía mover luego de aquel semental partiéndome el culo. Pasa cerca de media hora, cuando salgo, aun tambaleante, me dirijo a las duchas, la hora del masaje ya estaba cerca. Al llegar veo a una nenita (travesti) llorando en un rincón, no puedo evitar que me dé pena, me acerco y le pregunto qué le pasa, ella con miranda triste me responde:

-          Vine con mi novio, pero al llegar él decidió terminar nuestra relación y se fue con un tipo que trabaja acá – dice entre lágrimas

-          Estoy devastada, quise chupar el primer pico que me cruzara, pero todos se alejan de mí, no sé por que

No puedo evitar sentir lastima por ella, la tomo entre mis brazos, ella continúa llorando:

-          No tienes que llorar por un hombre así – le digo

-          Yo necesito darme una ducha y tu secar esas lágrimas, ¿te parece si nos duchamos juntos?

Ella me mira con ternura, acepta, nos vamos juntos a un box, donde juntos empezamos a ducharnos, el agua tibia calma el ardor de mi culo a la vez que la relaja a ella. Al rato me dice que se llama Claudia, me regala una dulce y hermosa sonrisa. Empezamos a conversar de cosas banales, mientras aún seguimos bajo el agua. Le digo que tengo una sesión de masajes, ella se pone triste porque tendré que dejarla, pero lo entiende, me dice que ira a la piscina y que me esperara allá, para que sigamos conociéndonos. Sonrío y me voy a la sala dispuesta por Mariana, al llegar a esta ella se disculpa, me dice que su jefe le llamo la atención porque se la estuvo chupando al cliente anterior. Me dio su número de teléfono, me regalo un beso y se fue.

Como ya había perdido el masaje, me dirijo a la piscina, a encontrarme con Claudia, ella estaba sola en un hot tube, me acerque y sin que ella se diera cuenta que estaba ahí, le digo:

-          ¿Cabe alguien más o es privado?

Ella sonríe, se le ilumina el rostro, entro a la tina con ella, de un salto queda encima mío, me besa con pasión y ternura. Esto me sobre salta, pero me encantó la manera tierna que lo hizo. Nuestras lenguas se mezclan, nuestros jugos salen y entran de nuestras bocas, yo ya estoy empalmado, ella siente como mi pico crece, presionando contra su culito hermoso, gira, quedamos frente a frente, siento como su pico, durísimo, choca contra mi abdomen, ella se acomoda, levanta un poco su culito, mi pico entra de golpe, ella empieza a cabalgar con ternura y delicadeza, como si fuese su primera vez, seguimos, sus uñas clavadas en mi espalda, como si se tratara de una leona en celo, mientras yo no puedo soltar sus nalgas. Seguimos por largos minutos, le dedico varios minutos a sus tetas, no son de gran tamaño; pero son igualmente deliciosas.

Sin soltarnos la levanto, la pongo contra la pared, nuestros movimientos son cada vez más intensos, ella como poseída grita que va acabar, la dejo hacer, y llena todo mi pecho con su semen. No pasan más que unos segundos cuando soy yo el que acaba y le dejo el culo lleno de semen.

Nos quedamos abrazos por largos minutos, sin decirnos nada, solo nos abrazábamos y acariciábamos, ella acariciaba el pico que acababa de tener en el culo, mientras yo juego con sus tetas. Nos besamos intensamente, de la mano, y como dos enamorados, nos vamos a las duchas, esta vez ella se arrodilla y me regala una mamada deliciosa, me hace acabar en pocos minutos, se traga casi todo mi semen, el resto lo compartimos en un jugoso beso. Nos vamos juntos a camerinos, mientras estábamos vistiéndonos llega Raúl, nos mira con desconcierto y entre risas me dice:

-          Parece que te gusta dejar todo en familia. ¿No es cierto?

-          ¿Cómo es eso de todo en familia? – pregunto yo

-          Te presento a Claudia. Ella es la prima de Fernanda y Sofía ¿me vas a decir que no lo sabias?

Quedo con cara de desconcierto, en realidad no conocía a nadie de la familia de Fernanda y Sofía, sacando a su madre y al maricón de su padre.

Claudia sonríe, se toma la cabeza en señal de no poder creerlo. Me besa nuevamente:

-          No puedo creer que tú seas el famoso novio de mis primas, parece que te estas convirtiendo en el amante oficial de esta familia, espera a que mis hermanas sepan esto. Además, eres delicioso….

Dice esto con una pícara sonrisa. Habíamos quedado de seguir la fiesta en su dpto., pero yo aún seguía desconcertado.

-          ¿Bueno, entonces nos vamos juntos a mi depto.?

Sonrío, la beso, y juntos nos vamos a su dpto., donde prometí quedarme el resto de la semana, además todo queda en familia.

Saludos.



Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de ArielAJH
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)