Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.632 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.322 Miembros | 19.391 Autores | 98.544 Relatos 
Fecha: 07-Ene-17 « Anterior | Siguiente » en Gays

EL INTERNADO (9) Me Revientan el Culito (2)

KAI
Accesos: 11.340
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 11 min. ]
 -   + 
Los coloqué a los dos contra la pared, y les lamí con mi lengua el semen sobrante pegados a sus pollas. Me sentía como una puta, ... era la putilla de ellos, arrodillado en el suelo alternando una detrás de la otra sus vergas en mi boca, y dejándoselas bien lavadas. Cuando terminé con Eric, se agachó tras de mí y me metió la lengua en el culo, lamiendo y recuperando la leche que el adulto me había soltado dentro. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

 

                          EL INTERNADO (9)

       El Entrenador me Revienta el Culito (2 parte)

                           

Los coloqué a los dos contra la pared, y les lamí con mi lengua el semen sobrante pegados a sus pollas. Me sentía como una puta, ... era la putilla de ellos, arrodillado en el suelo alternando una detrás de la otra sus vergas en mi boca, y dejándoselas bien lavadas. Cuando terminé con Eric, se agachó tras de mí y me metió la lengua en el culo, lamiendo y recuperando la leche que el adulto me había soltado dentro.

ENTRENADOR: Ahora, ... niñatos calentorros, le toca a mi culo una buena comilona de polla. Este culazo está muy, ... pero que muy hambriento.

Salimos de las duchas, y nos dirigimos hacía los vestuarios, hasta la oficina del entrenador que estaba allí mismo, en frente de las taquillas. El profesor iba delante, y Eric y yo detrás de él un poco mas rezagados, y mientras andabamos, el niñato me iba hablando en susurros.

ERIC: Veo que te lo has pasado bien colega ... ¿Te gusta follar culos? ... Por que si te gusta, ... el del entrenador es alucinante. Lo tiene estrecho y muy cerradito como a mi me gustan.

NIKO: El tío está super bueno, y si, ... me encanta follarle el culo a un tío que va de macho, y meterle toda entera mi polla, hasta el fondo.

ERIC: Pues el culazo del entrenador, cuando se le dilata, se traga lo mas grande por el boquete, yo he llegado a meterle por el ano un bate de béisbol, y el cabrón gozando como si nada. Además, es como una puta ninfómana, si fuera mujer eso es lo que sería, y el maricón se corre tres y cuatro veces en una misma follada ... El mamón no se cansa nunca. Ya verás, ... como al final nos lo follamos los dos a la vez.

NIKO: ¡Joder! ... Y yo sin correrme, con toda la leche en los huevazos todavía ... Me va a expoltar la polla colega.

ERIC: Es que, ... el cabronazo no te ha dejado, quiere tu semen llenándole el culo y la boca, Donde tu lo ves, el entrenador es un pervertido de cojones, una maricona calienta pollas, y un vicioso sádico. Por eso me encanta follar con él.

Ya dentro de la oficina, el entrenador se colocó con el pecho encima del escritorío, con las piernas bien abiertas pegadas al suelo, el culo empompa, y el pollón tieso presionado con el borde de la mesa, y apuntando con el capullo baboso hacía abajo. Eric, se situó debajo de su polla sentado en el suelo, con la espalda apoyada al faldón de la mesa, y mirando aquella verga que le suplicaba una mamada. La sujetó con la mano restrgándose el pre-cum por los labios cerrados, sacaba la lengua recogiéndo y saboreando el líquido pegado a sus morros, abrió la boca para que entrara suavemente el capullo, y cerrándola fuerte le aprisionó la corona del glande, y empezó a trabajarse una mamada de las que él, era todo un experto. Me quedé un momento admirando la escena de los dos, veía como Eric espatarrado en el suelo, se tocaba la polla en un sube y baja muy delicado, ... mientras el culazo del entrenador le tapaba media cara, y solo se le divisaba de la nariz para abajo como le taladraba con la polla el boquino.

Miraba con lujuría el trasero que me regalaba el profesor, la boca se me hacía agua del deseo por degustarlo, quería probar el sabor de aquel agujero, y follarselo a lametones con mi lengua. Lo agarré separando con mis manos los glúteos redondos, estiré la piel todo lo que pude, dejando al descubierto una raja apetitosa, y un agujero oscuro muy delicioso. Comencé a lamerlo con desesperación, dandole placer a mi macho, mi lengua culeaba aquel ano con voraz apetito, y paladeaba su riquísimo gustillo a hombre.

ERIC: ¡Mira Niko! ... Mira al mariconazo como se corre de gusto, ... no se le puede tocar el culo a la guarra ... ¡Joder! ... Mira el rio de semen cayéndome por el pecho.

Era un chorro de un grifo abierto, pero el grifo, era su pollón soltando semen sin parar en la cara y el pecho del niñato.

ENTRENADOR: ¡Ahhhhhh! ... ¡Que gustazo chavales! ... No retengo la leche dentro de los huevos, ... no puedo, ... me descargo sin control cuando me tocan el culo ... ¡Siiiii!

Era tal, el calentó que tenía en el cuerpo, que sin dudarlo ni un segundo mas, le metí de un golpe mi polla en ese culazo ansioso por tragar, ... ese culo de maricón reprimío, ... ese culo de maricón traga pollas, ... ese culo que me volvía loco, y sacaba de mi lo mas deprabado y pervertido que llevaba dentro. Sentía como mi cipote le traspasaba el ojete, adentrándose en lo mas hondo de su interior, estaba a punto de reventar de un momento a otro, y no quería correrme todavía, quería que aquella follada no acabara nunca.

Mi nuevo colega Eric, se tendió en el suelo y nos indicó con la mano que fueramos hasta él. El entrenador sacó mi polla de su culo, y se dirigió hacía el niñato, colocandose de cara encima de Eric, e insertándose ahora el cipote del chulito.

ERIC: Ahora tu Niko, ... que a este putón quiere el culazo bien lleno de pollas. ¿Quieres que te follen el trasero tus niños entrenador? ... Claro que si, pedazo de maricona, ... y después te la das de macho, ... pues mira colega, miralo bien Niko, ... al macho disfrutando con un pollón metido por el culo.

Encajé mi polla, y empezamos los dos a envergarle el ano al profesor. Eric debajo de él y yo por detrás pegado a su espalda. Se tragaba los dos pollones a la vez, enteros, gozando como el pervertido que era, jadeando muy sofocado, y con el boquete del culo super estirado. Nos lo follabamos sin compasión, arremetiéndo contra su ano una y otra vez sin parar, parecia que el niñato y yo teníamos el numerito super ensayado. Le habíamos puesto el boquete muy dilatado, tenia dos enormes y jovenes cipotes clavados en su interior. Cada uno llevaba un ritro distinto, uno más fuerte otro más lento y veciversa, pero simepre nos coordinábamos mi colega y yo, para darle a nuestro profesor un vicioso gustazo.

ENTRENADOR: ¡Oh! … siiiii … siiiii … ¡Fóllame! … Quiero sentir vuestros cipotes dentro de mi. Dadme fuerte, sin piedad, destrozar mi ano los dos ... ¡Que gozada de niños!

Entre la follada que le estaba dando a ese hombre tan bueno en el culo, ... el roce de la polla de Eric rebalando junto a la mía, ... contemplar mi cipote como le entraba y le salía del boquete, ... con la baba cayendo de mi boca viendo ese culazo bien abierto y devorando, ... ¡Joder colegas que gustazo! ... No pude frenar el esperma que salía de mi pollón, me dolia hasta los huevos del caudal de leche que soltaba por el capullo, le pringué la verga a Eric de semen, le llené por completo el esfinter al entrenador, y todo esto chillando de placer como un loco.

NIKO: ¡Ayyyy! ... ¡Siiiii! … Me corro guarra, pedazo de putón … ¡Ahhhh! … ¡Me voy … yaaaaa! … ¡Que culazo tienes entrenador! ... Me has devorado la polla a gusto, la tengo destrozada tío ... ¡Tomaaaa!

Sin sacarse la verga de Eric del culo, el entrenador me agarró con las manos, y me atrajo hasta ponerme de pie delante de su cara, ... para que Eric, desde su posición debabajo de mi entre pierna, pudíera ver, como me chupaba la polla con esa boca grande de machote. El pervertido botaba cabalgándole el cipote al niñato, al mismo tiempo que se tragaba por la garganta mi polla, el profe cabrón estaba gozando al sentirse follado por ambos boquetes, y por dos pollones muy jóvenes. Se frotó un par de veces el pollón duro con la mano, y el capullazo escupió varios chicates de semen, que fueron a parar en la cara de Eric. Se retorcía de alegria, de satisfacción, de gusto, mientras eyaculaba apretando muy fuerte su culo contra el cipote del niñato, secuestrándolo sin escapataría ninguna.

ERIC: Ya van tres, cabrón ... ¿Te lo dije, o no Niko? ... Este depravado no va a parar nunca de vaciarse con nosotros ... Mira colega, como sigue su polla, ... dura como una barra de acero, y gorda, que parece que le va ha reventar todo el tronco venoso.

NIKO: Ya lo veo tío, ... no se cansa el mamón, ... solo quiere vicio y cipotes jovencitos. Mi pollón no se queda atrás, ... no se me baja la empalmada, ... y me late como si se me fuera a salir el corazón por el capullo. ¡Que calentura mas viciosa colega!

ERIC: Pues no pierdas el tiempo Niko, y empotrame el culito con tu cipote, ... que quiero ver como me follas, y me haces gozar.

Me senté encima del escritorío, y Eric se subió en lo alto de cara a mi, poniendo sus piernas a cada lado de mis costados, se agachó en cuclillas y se acomodó mi pollón dentro de su culo. Yo le abría las nalgas con las manos, para que mi cipote entrara todo dentro, mientras mi boca se encontraba con la suya besándonos como animales, chocando nuestras lenguas, y mezclando la saliva de uno con la del otro. El entrenador, tenía su cara pegada al culo del niño que tragaba mi verga, notaba en mis huevos su jadeante respiración caliente, sus olfateos de nariz, y sus repetidas lamidas por el poco tronco, que el ano de Eric dejaba al descubierto. El machote, se introdujo un dedo en la boca humedeciéndolo con saliva, y lo insertó en el boquete follado del niñato. Se lo introducía con fuerza, agregando un segundo y un tercer dedo, estimulándome el culo para abrirlo al máximo.

ERIC: ¡Fóllame Niko! … Dame fuerte por el culo … Vamos, … fóllamelo cabrón ... ¡Asiiiii! ... Y tu, macho mío, ... meteme bien los dedos, como sabes que me gusta ... ¡Ohhh!

NIKO: Aquí tienes, chulito de mierda ... Toma mi polla maricona … Al malote del equipo, le gusta como le folla el culo mi cipote ... ¡Tomaaaa! ... ¡Toma puerco!

ERIC: ¡Siiiii! ... Por favor, envérgame … ¡Fóllameeee! … Clávamela en el culo, ... y destrózame por dentro, tío.

ENTRENADOR; ¡Joder con los dos putones estos! ... Vais ha hacer que me corra otra vez guarrones ... Que gusto me da verte el culito Eric, bien follado, todo envergado y tragandose ese pollón ... Y tu verga Nicolas, preciosa, grande, gorda, entrando y saliendo totalmente mojada y brillante  Esto es el paraiso chavales.

Hasta el fondo del culo le hundí mi gruesa polla, que hasta entonces solo se había comido la mitad, se la metí con un solo empujón largo y repentino, le apretaba las caderas hacía abajo contra mi pelvis, y lo obligué a tragar por cojones, todo mi cipote rígido y corpulento. Bombeaba ese culito cada vez con mas fuerza y rapidez, martilleándole con la polla hasta los intestinos. Sus caderas subían y bajaban al ritmo que marcaban mis manos, saboreando con locura el delicioso recto, y suplicándome que no me detuviera nunca.

En ese instante, en el momento que le toqué con mi capullo la próstata, el niñato se pegó una corrida de muerte el cabronazo, como una metralleta me disparó unos cinco trallazos, que me llegaron hasta la frente, la boca, y la cara. El delirio me llevó denuevo a correrme, desbordándose mi esperma dentro del ano del niñato, saliendo y escapándose por el boquete, y chorreándome piernas abajo. El entrenador tenía la polla otra vez a punto, y se vino hacía donde estaban nuestras dos bocas. Agarró nuestras cabezas cada una con una mano, y colocó su pollón en medio pegado a los labios. Él apretaba fuerte nuestras bocas entre abiertas, contra su dura polla, y pajeándose brutalmente. Yo miraba con morbo la cara de malote y de pícaro que tenía Eric, al mismo tiempo, que conmigo los dos a la vez, estirábanos y contraíamos la piel de aquel pollón. Nuestros labios, terminaban besandose al final del recorrido de la verga, que era su capullo babeando de pre-cum y saliva.

ENTRENADOR: ¡Aaaaa! ... ¡Siiiiiii! ... Me corroooo, ... me corrooo, ... ¡Coño, que gusto! ... Así, los dos pajeándome la polla, me volveís loco. Tengo un vicio en lo alto que te cagas, colegas ... ¡Toda para vuestra boca de mamones!

Que placer mas grande escuchar a ese macho gritando de gusto, escupiendo por la verga toda la leche que le quedaba almacenada en los huevazos, ... nos manchaba a mi compañero y a mi, toda la cara de semen, que se le escapaba a borbotones por el agujero del capullo. Se la limpiamos a conciencia con nuestras lenguas, nos disputabamos Eric y yo cada gota que le resbalaba por el glande, saboreando una mezcla de esperma y sudor, con gusto a boquete del culo follado.

Cuando terminamos nos duchamos otra vez, y el entrenador se vistió y se fué. Eric y yo, nos vestimos mas despacio sentándonos junto a las taquillas, en uno de los bancos y charlamos un rato.

ERIC: Entonces, tu eres el nuevo en el clan ... ¿No? ... Te voy a dar un consejo tío, ... Si no quieres tener problemas con Julio, no le digas que has estado follando conmigo, ... y mucho menos con el entrenador.

NIKO: ¿Y eso? ... Ya sé, que tu estabas antes en el grupo, y me dijeron que tuviste un problema grande, y que Julio te echó. ¿Que pasó tío?

ERIC: Julio no me echó, ... me pidió amablemente que no volviera a dirigirles la palabra a ninguno, y que ya no era bienvenido a ninguna follada. La verdad es que e dieron ganas de partirle la boca, pero pasé del tema y no quise tener problemas ... además, si me apetece follo con quién me da la gana, ... ya lo has visto.

NIKO: Bueno para mi eso es echarte, ... pero, cuentame que pasó ... ¿Tan malo fué?

ERIC: Pasó una cosa similar a la de hoy contigo, y el entrenador. Ese día estabamos en mi dormitorío, y yo le chupaba la polla, ... pero ese día el entrenador flipaba, estaba colocado hasta el culo de todo, y estaba bastante salvaje en plan bestia. Alberto, entró sin llamar y nos pilló en plena faena, no pasaba nada por que tu sabes como funciona el clan, pero el entrenador lo agarró bruscamente, y se lo folló contra la pared violándolo como un animal. Ese día le desgarró todo el ano, ... vamos, que lo destrozó por dentro sin compación. La verdad que fué denigrante para el chaval, le hizo perrerias, se lo folló como un sádico por donde quiso, ... y yo, como estaba cachondo por verlo así de salvaje, ... no hice nada por Alberto.

NIKO: ¡Joder tío! ... Que putada colega ... Y Alberto se lo contó a Julio, me imagino.

ERIC: Si colega, ... A cambio de que me fuera del clan, Alberto se callaría la boca, y el entrenador no tendría problemas con el director. Por eso èl sabe lo del clan ... De todas maneras al entrenador le viene fenomenal, así se puede follar por el culo a quién le apetezca. Este sitio está lleno de maricones chupa pollas, y después van todos de machos por la vida ... jajaja.

NIKO: Pues como tú, ... y como yo ... jajaja

ERIC: Bueno tío, ya nos veremos por el internado. Y ya sabes, cuando quieras una buena follada, me buscas o me llamas al teléfono y quedamos. Ahí te dejo mi numero.



© KAI

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de KAI
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)