Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.224 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.201 Miembros | 19.504 Autores | 99.463 Relatos 
Fecha: 18-Mar-17 « Anterior | Siguiente » en Voyerismo

Hermana adolescente y chantajista.

antipodas
Accesos: 43.163
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 66 min. ]
 -   + 
Mi novia y yo nos vemos sometidos al chantaje de su hermana pequeña, lo que nos permite explorar nuevas facetas desconocidas y placenteras sobre nuestro sexo. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Mi novia tiene veintidos años, y una familia en la que son cuatro hermanos, un chico y tres chicas. El mayor es un chico, despues una hermana con dos años mas que mi novia, y la pequeña que tiene actualmente quince.

Viven en un chalet a las afueras de Madrid, pero muy cerquita de la ciudad.

Tienen tambien una casa en la playa donde se trasladan todos los veranos, desde Julio hasta los primeros días de Septiembre, coincidiendo con las vacaciones escolares.

Mi novia es muy responsable. Yo estoy presentado ante sus padres como su novio formal, bien aceptado y reconocido por toda su familia.

Su hermana pequeña es un desastre como adolescente que es, y este año concretamente ha traído varios suspensos en sus notas por lo que estaba condicionando las vacaciones de toda la familia. Estudia en un colegio privado que ofrece una especie de segunda oportunidad a los alumnos suspendidos para que no tengan que presentarse en septiembre. Consiste en un cursillo intensivo durante el mes de julio, donde tienen la oportunidad de recuperar los suspensos sin tener que presentarse a los exámenes de septiembre. La condición principal, es que asistan a clase por las mañanas durante todo el mes de julio y después son sometidos a un examen bastante benevolente, que aprueban casi todos los que no hayan cometido mas de tres faltas de asistencia.

El caso es que por culpa de la "adolescente" hermana, toda la familia tenía que quedarse en Madrid durante el mes de julio, desaprovechando casi la mitad de sus vacaciones en la casa de la playa. Pero a mi novia se le ocurrió una solución que propuso a sus padres. Dado que ella ya era mayorcita, si les parecía bien podía quedarse en la casa cuidando de su hermana durante los cursillos y desplazarse a la playa con su hermana pequeña a primeros de agosto cuando los exámenes de la adolescente hubiesen terminado.

A sus padres les pareció una buenísima idea y en seguida dieron su aprobación, además me propusieron a mi que me quedase con su hija en la casa durante el mes que pasaría sola con su hermana.

 

Yo casi no podía creerlo. Iba a pasar un mes en un chalet con piscina, acompañado de la mujer de la que estaba enamorado, y con la completa aceptación por parte de sus padres, que por cierto son personas muy comprensivas y de mente abierta. Ella tenía el mismo sentimiento que yo, y estábamos muy ilusionados con que llegase el día en que su familia se marchara y nos dejaran la casa para nosotros al cuidado de su hermana adolescente que tenía que asistir a clase toda la mañana hasta las 15:00 aproximadamente.

Y con nuestra espera y espectación, finalmente ese día llegó.

Sus padres y hermanos partieron rumbo a su casa de veraneo. Nos dieron la típica charla que dan los padres, sobre todo si es la primera vez que confían esa tarea a uno de sus hijos y se marcharon confiando también en mi, y con el beneplácito total para que yo la acompañase durante ese mes.

Los dos estábamos extasiados. Nuestra relación era excepcional, llena de cariño, complicidad y deseo del uno por el otro, y ahora teníamos un chalet enterito casi para nosotros solos, gozando de total intimidad durante todas las mañanas. Y por las tardes aunque estuviese su hermana que era un poco rebelde, en realidad no molestaba demasiado, pues los jóvenes y adolescentes a eas edades dan prioridad en casi un 70 % a los amigos mas que a los padres y hermanos. Por otra parte le habían dejado bien claro antes de marcharse que tenía que obedecernos en todo, además ellos también llamaban a la niña incluso varias veces al día para controlarla.

 

Los primeros días vivimos una especie de paraíso donde por las mañanas nos levantábamos y podíamos andar desnudos por toda la casa incluídos el jardín y la piscina, lo que nos encantaba a los dos. La casa se encontraba sin vecinos cercanos y protegida de las miradas por un muro de dos metros y medio que bordeaba todo el perímetro de la parcela.

 

Mi novia es muy sensual y sexual, sin tabúes y ambos gozamos completamente del sexo como es lógico entre dos jóvenes enamorados, pero la sensación de poder andar enteramente desnudos y poder follarnos en cualquier momento y estancia de la casa no la habíamos vivido nunca, y a los dos nos parecía muy excitante follar en el salón, en la cocina, en la terraza, en la piscina o en cualquier otro lugar que nos apeteciese en el momento. También el hecho de poder seguir desnudos despues de follarnos siempre me ha parecido una situación muy excitante y tras hablar de ello con mi novia me confirmó que a ella también.

Así que se convirtió en algo normal, levantarnos, desayunar, follar, tomar el sol, volver a follar... También nos gustaba mucho escenificar situaciones teatrales con pequeños guiones, en los cuales siempre terminábamos follándonos. A veces ella se presentaba llamando a la puerta como si fuese una vendedora de cualquier cosa y yo abría completamente en pelotas argumentando que era mi manera natural de andar por mi casa, mientras ella se hacía la sorprendida y remilgada pero impresionada y curiosa al mismo tiempo, asi que no rehusaba a entrar para mostrar su producto de venta y terminaba siendo follada en cualquier habitación de la casa. En otras ocasiones representábamos una escena mucho menos imaginativa, pero que pertenece ya a un clásico del porno. Ja,ja. En este caso me presentaba yo como técnico de electrodomésticos y ella representaba el papel del ama de casa que le había llamado. Una vez que entraba en su cocina y mientras inspeccionaba la máquina averiada, se insinuaba sugerentemente ligerita de ropa, sin bragas y agachándose para dejar bien a la vista su coño y su ano, ambos preciosos y muy apetecibles, para terminar igualmente empotrada por el técnico.

Paula, mi novia, lleva el coñito totalmente depilado dejando al descubierto unos labios mayores de los mas bonitos que he visto nunca. Tienen un tamaño perfecto. Lo justo para demostrar su feminidad, pero muy cerraditos, de manera que ocultan los labios menores y el clítoris hasta que ella no desea mostrarlos voluntariamente y se abre de piernas. Incluso así -con las piernas bien separadas- tiene que abrirse los labios con la mano si quiere mostrar totalmente visibles sus intimidades. Yo por mi parte, me esmero mucho comiéndola el coño y le tengo perfectamente pillado el punto de la velocidad, y los sitios donde tocarla con mi lengua para que se corra como mínimo un par de veces antes de que la penetre sin compasión. El sexo anal no lo descartamos, pero tampoco es especialmente preferente para ninguno de los dos, sin embargo que le trabaje el culo con la lengua si que le excita, y así mientras le como pasionalmente el coñito, si que le gusta que le levante las piernas y alterne lengüetazos entre su coño y su ano, e incluso que la ponga boca abajo y me centre por completo en su orificio anal.

La excitante belleza de su coño y ano, dan lugar a que a veces la proponga caminar a mi lado a cuatro patas por el jardín con collar y correa, levantando bien el culo, esto a ella le encanta y dice que le hace sentirse sometida cuando me muestra impúdica y sumisamente todo lo mas íntimo que tiene una mujer. Mientras se enseña como perrita y le doy leves azotitos en el culete, para terminar con mi lengua metida entre sus nalgas y después follarla entre las plantas del jardín en esa misma posición, donde le toco fondo con mi polla.

De esta forma vivíamos día a día en nuestro pequeño paraíso. La única precaución que debíamos tener en cuenta era vestirnos antes de las 15:30, hora en la que volvía su adolescente hermana de las clases.

Por otra parte, la hermana a pesar de la rebeldía propia de su edad y sus alborotadas hormonas, no nos molestaba para nada por las tardes y la relación entre los tres era muy buena, además que para ella era mucho mas llevadero que fuésemos nosotros quien estábamos a su cargo en lugar de los padres con los que siempre una chica de su edad se entiende peor.

La adolescente no tenía nada que ver con mi novia en cuanto a físico se refiere. Para cualquiera que no las conociese, se podría decir que son incluso de distintos padres. Mi novia es muy sensual pero con un cuerpo aniñado. Es alta, esbelta, delgadita, elegante, de cadera estrecha, mas bien poco pecho y en general muy bien proporcionada, mientras que su hermana es mas bajita, turgente sin llegar a sobrarle peso, voluptuosa, con las tetas bastante grandes -el tamaño del pezón lo desconozco, pero con lo que puede deducirse tras la camiseta, apunta a un tamaño en buena armonía con sus grandes tetas- y aunque aún sin terminar de estar formado; tiene mas cuerpo de mujer que mi novia.

Como joven en plena pubertad tiene bastante curiosidad por los temas sexuales, se nota que le apetece conocer, sobre todo a su sexo opuesto y como me tiene a mi en su casa, mi novia y yo hemos notado que a veces ha propiciado alguna situación en la que pudiese verme en pelotas, pero sin haberlo conseguido de momento, excepto una vez que estábamos Paula y yo en la piscina, se nos pasó la hora de su llegada y para cuando nos dimos cuenta, la niña había entrado sigilosamente y se había escondido tras unos arbustos para espiarnos. Mi novia la pilló y le echó una buena bronca, aunque pensamos que tampoco pudo ver mucho porque estábamos solamente tumbados al sol e inmóviles. Desde ese día, o se hizo mas cauta o verdaderamente no volvió a intentarlo.

 

Todo trascurría con la normalidad que mi novia y yo habíamos establecido, hasta que un día sucedió lo que era suponible que podía suceder. Su hermana nos pilló en pleno polvo.

 

Serían sobre las 13:00, cuando mi novia y yo estábamos follándonos apasionadamente sobre un sofá del salón. Ninguno de los dos percibimos ningún ruido de la cancela exterior o cualquier otra cosa anormal, tan solo se escuchó una especie de suspiro seguido de un ¡Que fuerte! y una sonora carcajada que mas que natural, parecía emitida para avergonzarnos, evidenciar su presencia y que nos quedase bien claro la escena que -se supone que accidentalmente- había presenciado.

Lógicamente mi novia y yo nos detuvimos inmediatamente y nos dirigimos a su habitación para cubrirnos con los bañadores. El camino hacia nuestra habitación implicaba dirigirnos en la misma dirección hacia donde había ido su hermanita pues los dormitorios eran contiguos. Yo a pesar del susto no había disminuído ni un milímetro en mi erección y caminaba detrás de mi novia con la polla apuntando al techo y temeroso de que su hermana saliera del dormitorio, aunque en realidad el hecho de que la joven me viese desnudo no me importaba demasiado, sino mas bien las implicaciones que tenía de cara a la familia. Y desde luego caminar con mi novia delante viéndole las piernas completas, sin barreras desde sus pies hasta sus gluteos y el bambolear de su precioso culo al andar, no contribuía lo mas mínimo a que fuese remitiendo mi erección.

Afortunadamente la hermana, no salió de su habitación y mi novia y yo llegamos a nuestro dormitorio donde nos pusimos los bañadores.

Mi novia me dijo que estuviese tranquilo, que no había de que preocuparse, aunque no obstante iba a hablar con su hermana para ver como se había tomado la escena de vernos en plena follada.

Yo me dirigí a la cocina para beber algo mientras mi novia iba en busca de su hermana para sondear su reacción.

Pasó un largo rato mientras ellas seguían hablando o a veces, -si se tiene en cuenta el volumen de sus voces- incluso discutiendo. Llevaban ya mas de media hora hablando, lo que a mi empezó a sugerirme mentalemente que algo no iba bien.

Finalmente, pasada mas de una hora de medio charla y medio discusión entre ellas, mi novia apareció en la terraza donde yo estaba, moviendo la cabeza de lado a lado y soltando un ligero suspiro. Le pregunté: ¿y bien? a lo que me contestó un "Bueno... ahora te cuento". Yo le dije: ¿Pero, algún problema? Ella: "No, en realidad no, pero luego te cuento tranquilamente".

Al poco apareció su hermana exhibiendo una sonrisa maliciosa mientras me miraba. Desde luego, su forma de mirarme había cambiado y por otra parte mi actitud para con ella también era distinta como es lógico despues de que me había visto completamente desnudo y follándome a su hermana en el salón de su casa. No es que hubiésemos hecho nada malo, ni tampoco teníamos que expiar ningún pecado, pero irremediablemente sientes una sensación de vergüenza y como de estar un poco en deuda con la persona que te ha descubierto en pleno acto.

Comimos los tres en medio de una tensa calma en la que se percibía que algo pasaba entre ellas.

Despues de comer, mi novia y yo nos fuimos a nuestro dormitorio a echarnos una siesta y terminar el polvo que habíamos dejado a medias con la imprevista aparición de su hermana.

Nada mas entar le dije a mi novia: "Bueno, cuéntame. ¿Que pasa?"

Pues en realidad nada grave, pero esta puta niñata me está chantajeando con decírselo a mis padres.

Yo le pregunté: ¿Bueno, y que es lo que pide? ¿Cual es el precio del chantaje?

Pues gilipolleces de una adolescente salida, pero lo que me jode es que te implica a ti.

Yo: ¿Como?

Dice que si no quiere que se lo diga a mis padres tengo que dejar que te vea ir desnudo por cualquier parte de la casa, al menos durante un par de horas.

Yo me quedé alucinado con las exigencias de su hermana. Como he comentado anteriormente había notado algunas veces cierta curiosidad hacia mi, como el día que mi novia la pilló espiándonos, algo típico en una adolescente en plena experimentación. A esa edad es mas que lógico que quieran satisfacer su curiosidad en temas de sexo y de hombres. Las chicas en el colegio hablan, especulan e intercambian información, pero siempre está distorsionada porque en realidad casi nunca pueden hablar desde la experiencia propia de haber visto de lo que hablan con sus propios ojos y ahora esta niña tenía la oportunidad de ver realmente a un hombre desnudo y conocer de primera mano la realidad, a pesar de que lo hayan visto miles de veces por internet o en revistas, pues todos sabemos que no es lo mismo.

Bueno; y tu que le has dicho.

No le he dicho nada todavía porque quería primero hablarlo contigo.

Se hizo un silencio mientras nos mirábamos a la cara y rápidamente le dije: "A ver, no es para mi la situación mas agradable del mundo, pero si tengo que hacerlo por ti, lo hago" "Todo depende de lo que te importe que se chive a tus padres de que nos ha visto follando, algo de lo que ellos no creo que se vayan a sorprender demasiado, ni nos vayan a reprobar en modo alguno, pero vamos que también te digo que si a ti se te hace muy incómodo que se enteren así, por mi no te preocupes en absoluto que no va ser de las cosas mas difíciles o traumáticas que haya hecho en mi vida, sabes que no soy especialmente pudoroso, y no me importa demasiado que me vean desnudo. Si la niñata es lo quiere, pues la dejo que me vea un ratito en pelotas y asunto concluído"

¿De verdad que no te importa?

Vamos a ver, si que me importa, pero me importas mas tu y como te sientas en base a lo que consideres que es trascendente o no, de cara a tu familia.

Hombre, pues se que mis padres no se van a asustar, pero desde luego que prefiero que aunque se lo puedan imaginar, no tengan la certeza de que hemos follado alegremente y sin reparos por toda la casa que nos han dejado a nuestro cargo.

Pues entonces, si es por ti cariño, no se hable mas. Cuentas con mi entera aprobación, me muestro sin ningún problema desnudo ante tu hermana un ratito y terminamos con este asunto.

Gracias. Eres un amor. Eres lo mejor. ¡Creo que nunca podré querer a alguien como te quiero a ti! Cada día me demuestras tu amor y me haces sentir plenamente complacida.

Bueno... bueno... Yo de lo que estoy seguro es de que te quiero como nunca antes he querido, que haría cualquier cosa por ti y a fin de cuentas esto tampoco es para tanto. Que la niña quiere ver polla, pues vamos enseñarle lo que es una buena polla, jajajaja.

¿Entonces? ¿Cual es el plan? ¿Como te ha pedido que tenemos que hacerlo? ¿Me despeloto y ando por aquí como si ella no estuviese?

No. De momento hoy no hace falta que hagamos nada. Quiere que mañana cuando vuelva del cole, estés desnudo en la piscina como si fuese un encuentro o descuido fortuíto, y despues que continúes en pelotas todo el rato y camines desde allí hasta la casa. Si hace falta ya iremos improvisando. Me ha dejado bien claro que no quiere que lleves ni siquiera unas chanclas y que no tengas el bañador, una toalla, o cualquier otra prenda por la piscina o alrededores por si se da el caso de que te arrepientas, que no tengas absolutamente nada con lo que taparte antes de entrar en casa.

¡Joder con la niñita! ¡Que Maquiavélica! O sea que si te derrumbas o ves que la situación te sobrepasa, no tiene clemencia alguna y encima va a machacarte, jaja.

Aún así te doy mi ok!. Por mi no hay problema, de verdad cariño que no tiene demasida importancia. Por cierto, ¿ha dicho si quiere que tu estés también desnuda o en bikini?

Pues eso no se lo he preguntado, pero si tu prefieres que te apoye desnudándome yo también, lo hago sin ningún problema. Ya demasiado estás haciendo tu por mi.

La verdad es que me da un poco igual. Bueno, es cierto que si los dos andamos en pelotas parece como mas natural, pero de verdad que por mi no te preocupes. Además, ahora que lo pienso, si te veo caminando en pelota picada, igual que yo y con tu hermana vestida, corremos el riesgo de que la situación me excite y me agarre un empalme de impresión. Y eso ya si que no se si quieres que lo vea tu hermana.

La verdad es que ya una vez metidos en faena y habiendo accedido a su chantaje, me da igual que simplemente te vea o que te vea empalmado, no me produce celos de ningún tipo. No va a volver a ver una polla tan apetecible como esta ni aunque se pase un año entero escondida en un vestuario de tíos, jajajaja.

Pues nada. No le des ni una vuelta mas. Mañana le enseño la polla un ratito a tu hermana y terminamos con el mini problema. ¿Te ha hecho alguna otra petición o algo que yo deba saber?

No. Lo cierto es que no me ha dicho nada mas, ¡Ah, bueno si! También me ha impuesto como condición que tenemos que contestarle a preguntas de carácter informativo que nos vaya planteando, que por supuesto suponemos que serán sobre tu polla o de índole sexual. A lo mejor tengo que ponerme en plan profesora y tu ser mi modelo para irle explicando las partes de la anatomia masculina con una muestra real, jajaja. Veras... si al final, despues de todo hasta nos vamos a reir con la situación y la curiosidad de una adolescente salidorra.

Desde luego. Eso tenlo por seguro. Sabes que yo no soy especialmente vergonzoso, y si cuento con tu aprobación y complicidad, le enseño todo lo que quiera y mas a esta niñata, le muestro mi polla a conciencia, con descaro y al final somos nosotros los que le damos la vuelta a la tortilla y tu hermana la que se va a sentir incómoda. Ja,ja,ja.

Entonces, ¿Por fin que hacemos? ¿Yo me despeloto o no?

Da igual. Como tu prefieras. Si quieres improvisamos, y si te apetece ejercer de dómina y que seas tu vestida la que me exhibe a mi en pelota viva y sin opciones para taparme en caso de que no aguante la vergüenza, pues también me parece bien, jajaja.

¡Mmmhhhh! Pues no lo había pensado, pero dicho así tiene su rollo morboso y me puede molar.

Eso nunca lo hemos hecho. A ver si me voy a aficionar y despues te tengo todo el día el pelotas y exhibido para todas mis amigas, jajajaja.

 

Ya estaba todo claro y el tema zanjado, así que mi novia le comunicó a su hermana antes de la cena que aceptábamos sus peticiones y que el juego comenzaría el día siguiente cuando volviese del colegio como había propuesto ella.

Cenamos los tres juntos como cada noche, procurando que los acontecimientos del pacto o mas bien el chantaje de la cabrona de su hermanita no se hiciesen notar en modo alguno para no crear ninguna situación incómoda y así, la cena transcurrió con total normalidad. Hicimos lo de todos los días, charlamos un rato sobre cualquier otra cosa y nos tomamos unos chupitos de licor en la mesa del jardín, bajo las estrellas en medio de una inmejorable temperatura de la noche de Madrid en esas fechas. Poco después recogimos la mesa y nos fuimos cada uno para su habitación, aunque ahí si que se podía detectar una sonrisa de despedida acompañada de una expresión de prepotencia por parte de la adolescente, como si se sintiera dueña de la situación que había planteado para el día siguiente.

Como he dicho anteriormente, a mi en realidad tener que mostrarme en pelotas ante la hermana pequeña no me avergonzaba en absoluto e incluso puedo decir que en parte todo lo contrario, o casi que me gustaba sabiendo que contaba con la aprobación de mi novia. Pero aunque habíamos ido a playas nudistas en alguna ocasión, esto no tenía nada que ver, pues sabíamos que la niña no se iba a perder detalle alguno de mi pene, y la historia estaba casi mas cercana al exhibiccionismo y la dominación por parte de mi novia, que al simple nudismo de una playa donde a pesar de andar todo el mundo en pelotas, en realidad nadie fija por completo la mirada en las partes de los demás. Mientras que en este caso no solo no iba a ser así, sino que según habíamos pactado, la curiosa adolescente podía hacer preguntas explícitas sobre sexo y en relación a mi desnudez.

Total que entre unos pensamientos y otros yo me había ido excitando durante la cena y nada mas entrar en la habitación me bajé el bañador quedando desnudo para mi novia. A pesar de haberlo hecho miles de veces a ella le seguía haciendo gracia que yo hiciese eso de despelotarme nada mas entrar. Le excitaba la situación y generalmente se lanzaba de inmediato a mi polla con las manos o con la boca para terminar follando como siempre con enorme pasión. Yo siempre llevo rasurados los testículos y el púbis arreglado pero con un mínimo de pelo por encima de la base del pene. Y me sorprendió mucho mi novia cuando me planteó que por qué no me lo afeitaba por completo y así su hermana tendría una visión total de mi polla y le haría parecer incluso algo mayor de tamaño.

Yo no puse objeción alguna y le dije que si ese era su deseo y le apetecía que su hermana me viese aún mas notoriamente la polla, pues adelante, pero esto me corroboró que a mi novia en realidad debía de excitarle la situación y quería exponerme bien como el macho de su propiedad, a la vista de su hermana. Ahí salió a relucir ese puntito de dómina que casi todas las mujeres llevan dentro. Por mi parte no existía objeción alguna y no me importaba que mi novia me tratase como su trofeo y disfrutase de sentirse un poco dominante siendo ella la que me exhibía. Finalmente en el sexo sano todo se basa en el juego, la imaginación y la variedad, mientras todo sea consentido y no se sobrepasen los límites que cada uno se imponga. Por lo demás, yo opino que todo vale y todo aporta.

Mi novia guardó mi bañador en el armario mientras pícaramente me decía, "Bueno, creo que esto ya no lo necesitas hasta dentro de casi 24 horas" Jaja.

Me llevó al baño y fue ella la que me afeitó los pocos vellos púbicos que tenía y ya de paso me dió con su delicadeza un repaso general por los huevos y la base del pene dejándolo todo muy bien apurado. Después agarró una loción after shave y me masajeó las partes afeitadas con la crema a la vez que me recorría la polla entera de arriba a abajo con las manos resbaladizas. Como es lógico, esto me provocó un empalme completo.

Siempre me ha gustado mucho con mi novia que además de follar me haga pajas con la mano. Me gusta mas que con la boca. Ella es perfectamente conocedora del placer que me da con ello y muchas veces termino el orgasmo así con sus manos y sin metérsela. Además hoy concretamente me parece que ella tenía una especie deseo de corresponderme por haber aceptado el pacto con su hermana y me pidió que la dejase terminar de cascármela hasta que me corriera. Mientras me trabajaba la polla a dos manos, hacía constantes halagos hacia el tamaño y se sonreía diciendo: "Ya verás mañana, jaja, va a flipar la niñata esta cuando vea de verdad lo que es un buen rabo, jaja"

Empecé a eyacular y ahora si que no dudo un instante en llevarse el capullo a la boca y dejar que me corriera dentro mientras me trabajaba magistralmente con la lengua y no se dejaba ni una gotita fuera. Se lo tragó todo y como siempre suele hacer, después abrió totalmente su boca ante mi para que pudiese comprobar por mi mismo que no quedaba rastro alguno de semen en el interior mientras se reía.

A todo esto me había percatado de que yo ya llevaba un buen rato en pelotas mientras que mi novia seguía vestida con unos pantaloncitos cortos, camiseta y el bikini debajo, algo que no era para nada normal pues ella tenía mas afición que yo a andar desnuda porque además sabe que me encanta mirarla y me excita enormemente, así que en cuanto tiene oportunidad se despelota y especialmente en cuanto entrábamos en su habitación, pero hoy además de no haberlo hecho todavía, tampoco parecía que tuviese intención alguna de hacerlo, asi que le pregunté:

¿Que pasa que te has tomado en serio lo de ser dómina y estás practicando para mañana? Ja,ja.

 

Ja,ja. Pues la verdad es que no me disgusta esto de tenerte en pelotas para mi mientras yo estoy vestida. Me pone bastante. ¿A ti te incomoda o te molesta?

No, que va, para nada. Es solo que se me hace extraño porque nunca lo habíamos practicado.

Ya, precisamente por eso. Alguna vez tiene que ser la primera ¿No? Ja,ja. Y parece como que estoy descubriendo algo nuevo que de momento y para serte sincera, me excita muchísimo. Por eso mismo, creo que mañana finalmente yo no me voy a despelotar cuando hagamos lo de mi hermana. ¿Que te parece?

Pues muy bien. Si es lo que prefieres y además estás descubriendo que es una faceta inexperimentada que te atrae, por mi no hay ningún problema. Hombre siempre te sientes mas vulnerable cuando es uno solo el que está desnudo mientras los demás están vestidos, pero eso también es parte del juego, además supongo que tu hermana ni siquiera va a reparar en si tu estás desnuda o no, porque sospecho que va a dirigir toda su atención hacia otras cosas. Ja,ja.

Si, eso seguro. Ja, ja. Por cierto, ¿Me acompañas a la cocina que quiero un vaso de leche?

Ja,ja. Si ya has tomado leche hace un rato, ja,ja. No, en serio ¿Quieres que te acompañe? ¿Y si se levanta tu hermana? ¿Que pasa que quieres empezar hoy mismo con lo pactado para mañana?

No, no creo que se levante, nunca lo hace, pero la verdad es que estoy deseando que llegue el momento en el que te vea todo desnudo, que se fije bien en el pollón que tienes, sentirme dueña de ello y de alguna manera pensar que soy yo la que te estoy exhibiendo. ¡Ufff! ¡No se cariño!, pero me pone muchísimo esto. No me explico ni como, ni por que no me había dado cuenta hasta hoy. ¿Bueno que, me acompañas o no?

 

Pues claro que te acompaño, mi ama. Ja, ja. A mi también me gusta que vayamos experimentando cosas nuevas y sobre todo sentir que te excitas viéndome que estoy en pelotas para ti, o que te ponga que me vean o lo que sea, ja,ja. ¡Vamos!

 

Entonces mi novia salió de la habitación y yo detrás de ella en pelota picada. Vimos que salía luz por debajo de la puerta de la habitación de su hermana, lo que significaba que aún no se había dormido y aunque nunca lo había hecho, en cualquier momento podía salir de su habitación y pillarnos en esa situación. Bueno en realidad, al que iba a pillar era a mi, y si así fuese lo único que pasaría es que estaríamos adelantando unas horas lo que mañana iba a suceder igualmente. Pero he de decir que a pesar de que le había transmitido toda la tranquilidad y seguridad del mundo a Paula diciéndole que no me importaba en absoluto, lo cierto es que me puse algo nervioso pensando que su hermana pudiese salir y verme, lo que me anticipaba que a lo mejor lo de mañana no me iba a resultar tan fácil como yo había creído. Y esa sensación lo que significaba realmente es que a mi también me excitaba mas de lo que creía lo de mostrarme totalmente desnudo para su hermana durante al menos un par de horas como se había pactado. Por otra parte, haber descubierto que a mi novia le gustaba exhibirme y se excitaba con ello, le da todavía una vuelta de tuerca mas al asunto.

Llegamos a la cocina, mi novia encendió todas las luces y abrió la nevera para sacar la leche. Me miró un par de veces y se sonrió. Por primera vez desde que estamos juntos sentí cierta mezcla de pudor, acompañado de excitación. No creo que fuese solo porque me viese desnudo pues llevábamos toda nuestra trayectoria juntos viéndonos así sin haber sentido ninguno nada parecido, debía deberse mas bien al hecho de haber descubierto que a mi novia le gusta exhibirme lo que me somete un poco a la figura de objeto sexual y por otra parte a ella la eleva a una posición de superioridad. Eso despierta al pequeño sumiso que todos llevamos dentro. En realidad aunque nuestra tendencia sexual sea una determinada, todos portamos un porcentaje aunque sea mínimo de todas las demás, que se manifiesta cuando se dan las condiciones oportunas. Así todos somos en algún momento puntual o determinado, dominantes, sumisos, exhibiccionistas, bruscos, románticos o cualquier otra cosa que nunca hubíesemos imaginado que podríamos ser.

Bueno, el caso es que ahí estaba yo completamente desnudo para mi novia vestida, en su cocina por la noche y con la posibilidad de que su adolescente hermana cargada de curiosidad pudiese aparecer en cualquier momento. Bajé un momento la mirada hacia mi pene y ademas de darme cuenta de que había crecido hasta un tamaño que podríamos llamar pre empalme, también reparé en algo que aunque acababa de suceder ya había olvidado, y es que estaba depilado por completo. Eso me hizo sentir muy expuesto por primera vez en nuestra relación, aunque estuviese solo delante de mi amada. Entonces pensé que quizá no había sido tan buena la idea de mi novia de afeitarme tan a fondo, pues si me sentía así con ella, imagino que cuando me viese su hermana, la sensación de exposición sería aún mucho mayor.

En ese momento, mi novia que estaba bebiendo su vaso de leche lo dejó en la encimera y soltó: ¡Andá cariño! Mira como se te está poniendo la polla. Ya sabemos que tienes un buen tamaño de rabo, pero además así afeitado por completo ahora se te ve enorme. ¿Que es lo que te ha excitado tanto de repente, porque además yo estoy vestida y solo me estaba bebiendo un vaso de leche? ¿Ahora tambien te pone cachondo verme beber leche en vaso? Jajajaja. Reimos los dos.

Pues no tengo ni idea, pero a lo mejor es precisamente eso, el verte ahí vestida y sentirme exhibido para ti.

Si, puede que sea eso nuevo que ha nacido hoy y que los dos estamos experimentando, porque yo estoy cachondísima perdida tambien.

Entonces se acerco a mi de frente, me agarró la polla con decisión y empezó a besarme muy apasionadamente la boca. Besos de esos ardientes e impetuosos de verdad. De esos muy mojados, un poco frenéticos pero muy dulces a la vez.

La situación era super excitante. Puede incluso que de las mas excitantes que hemos vivido, y en realidad no estaba pasando nada super especial, simplemente yo en pelotas como tantas y tantas veces y ella tocando suavemente mi pene al mismo tiempo que nos besábamos. Pero creo que el cambio se había producido en el interior de cada uno de nosotros y se habían abierto las puertas a una nueva manera de disfrutar de nuestro sexo que hasta ahora desconocíamos.

Como era de esperar mi polla no tardó nada en armarse por completo y mi novia había comenzado a mover de arriba a abajo con mas decisión la mano con la que me la agarraba. Se percibía que estaba muy cachonda y palpitante. Jadeaba y casi se puede decir que vibraba y desprendía fuego de su interior.

Allí, según estábamos en la cocina, le saqué la poca ropa que llevaba, dejándola totalmente desnuda al igual que estaba yo. Le di unos pocos besos cariñosos por el cuerpo y en seguida fruto de la excitación, me puse mas brusco y le hice apoyar el pecho contra la encimera. Dado que Paula es elta, la cadera le quedada a la altura justa donde todavía apoyaba los pies en el suelo, de modo que dejaba totalmente expuestos su ano y vajina y como acoplados en esa posición, pegados a la encimera, perfectos para usarlos y prácticamente inmovilizados.

Me agaché hasta las corvas y desde allí comenzé e lamerle la parte que quedaba de pierna hasta el culo. Bien fuese una u otra la pierna por la que empezaba, siempre terminaba en el centro, pasando la lengua ligeramente por su coño, y con mucho esfuerzo y fogosidad por el ano incluso urgándole la entrada con la punta de la lengua.

Poco a poco empecé a notar que el fluído que emanaba de su vajina era cada vez menos líquido y mas viscoso, pero sin llegar a perder la trasparencia. Estaba claro que la perra de mi novia estaba muy, muy caliente. Podría deberse a las conversaciones que habíamos tenido y a que estaba experimentando cambios en nuetra sexualidad que nunca habiamos practicado y que al parecer le excitaban mucho y correspondian a un mundo nuevo de gozo, placer y excitación para su sexo y mente.

Total que así, en la posición tal cual estaba y percibiéndo yo tal cantidad de hormonas sexuales que emanaban de ella, aprovechando mi obligada desnudez y mi máxima erección, le embestí desde detrás. La primera y segunda vez, poniendo algo de cuidado, pero ya la tercera y sucesivas, sin compasión alguna y llegándole muchas veceas a hacer tope con la punta de mi glande en el fondo de su vajina.

Ella estaba ida, descontrolada. Además de disfrutar desmedidamente de la arrebatadora follada que le estaba dando sin lugar alguno a la tregua corporea, también se advertía que la excitación mental, apoyaba tan energicamente a la otra.

Así que le di fuerte desde atrás, incluso con algo de dolor en determinados momentos de máximo empuje hasta su fondo, pero de ese dolor que -según ellas- produce un poquito de placer y luego le di la vuelta para seguir follándomela, esta vez cara a cara y en vez de apoyada en la encimera, dirctamente en el suelo de su cocina.

Previo a que le diese la vuelta cuando le estaba entrando desde atrás, ya explotó en un primer orgarmo demoledor que le dejaron las piernas débiles. Por mi experiencia con ella, yo sabía que cuando comenzaba a orgasmar asi, se convertía en el preludio de orgasmos encadenados hasta que a mi me apeteciese dejar de dárselos o ella me pidiese por favor que parase porque ya no podía mas de tanto tensar los musculos.

Todas las mujeres orgasman de maneras distintas, tanto en las reacciones que exteriorizan como en la forma que les llega el climax, y mientras que algunas se muestran muy escandalosas e incluso violentas en sus movimientos pélvicos, hay otras en las que casi no te enteras que han llegado a completarlo, puesto que no se convulsionan tanto, ni se ponen rígidas muscularmente en ninguna parte de su anatomía -que generalmente suelen ser las piernas- y son tan inexpresivas que hay ser muy sutil y observador para ver cuando están ya con los espasmos finales y no continuar por no crearles con ello sensaciones desagradables al final del climax, cuando en ese punto final, lo que se demanda es una considerable bajada en intensidad y aunque sin sacar la polla por completo hay que reducir la velocidad a un 30% como mínimo para permitirles que su orgasmo, que es mas largo y distinto al nuestro continúe dándoles placer durante el máximo tiempo posible.

En estos casos del final del orgasmo femenino, se ha de estar muy atento a cualquer tipo de cambio por muy leve que nos parezca que se vaya produciendo en nuestra compañera y es muy conveniente conocer las bases de la naturaleza de su sexualidad -que es completamente distinta a la de los hombres-, si queremos proporcionarle el máximo de placer que le quepa en cada explosión orgásmica. Y puedo asegurar que incluso aunque ellas en la mayoría de las veces lo desconozan: y solo depende de que su amante de turno sepa canalizarlo adecuadamente para que aflore, o que ellas se rindan absolutamente a una confianza plena con su follador, y que le permitan que les saque del interior lo que todas por el hecho de ser mujeres, ya llevan implícitamente dentro.

Bueno, el caso es que me follé muy duramente a mi novia en su cocina con la posibilidad de que su hermana pudiese levantarse. No sucedió nada inesperado y despues del polvazo nos fuimos a nuestra habitación.

A pesar de haber tenido tan buen sexo, yo seguía excitado y por lo que mostraba mi novia, ella también. Volví a comerle el culo y el coño hasta el orgasmo, y mientras se retorcía en espasmos de placer con mi lengua, la embestí con rudeza mi polla en el chochete, de manera que fusionaba su orgasmo clitoriano con la sensación de ser penetrada y tener llena la vagina al mismo tiempo. A la vez también, le comía la boca apasionadamente, produciendo muchos fluídos y alternando entre ligeros mordisquitos en su labio inferior, succiones y muchos, muchos besos...

Por lo que a mi respecta, además del placer sexual que me produce, me encanta hacerla gozar y llega un momento en el que no soy capaz de discernir si es mi propio placer o el hecho de verla gozar como una perra lo que me produce mas satisfacción.

Después de tan desenfrenado sexo, nos fuimos quedando dormidos, con abrazos y ligeros besos por toda su anatomía.

A eso de las cuatro de la mañana aproximadamente, me desperté en medio de una temperatura excelente y me encontré con que seguíamos desnudos, abrazados, y mi boca descansaba sobre uno de sus pezones.

Empecé a besarlo muy suave mientras ella continuba dormida, pero poco a poco, los besos dieron paso a que me metiese la punta del pezón en la boca, masajearlo muy despacito con la lengua y juguetear rozándole los labios.

Mi novia, aunque aún dormida, comenzó a disfrutarlo y dejarse hacer, mientras mi mano derecha iba acariciando sus labios vaginales muy suavemente y muy poco a poco iba buscando el centro de los inferiores para terminar con sutiles roces en su clítoris al pasar la mano hacia arriba. Empecé a sentir como su vagina comenzaba a exhalar de nuevo cada vez mas fluídos, a la vez que su respiración se aceleraba. Así, continué masturbándola muy suave y cuando me percaté de que estaba muy excitada, le di la vuelta poniéndola boca abajo y me centré en lamerle el ano impetuosamente. Como ya he comentado, esta práctica me encanta, y me recreo pasándole la lengua de todas las maneras posibles, en incluso introduciendo la punta en su orificio, al mismo tiempo que le voy acariciando el clítoris con una mano.

Cuando advertí que estaba a punto del orgasmo, le di la vuelta otra vez, juntamos las empapadas bocas y volví a clavársela hasta el fondo del coño, con firmeza pero muy suave a la vez, con decisión y ternura, que suele ser una mezcla que a casi todas las mujeres les encanta.

No se cuanto tiempo estuvimos haciéndonos el amor, pero probablemente fué mas de una hora en la que ella se corrió tres veces. Para terminar, yo orgasmé y eyaculé en su interior mientras seguíamos besándonos y volvimos a dormirnos sin sacar yo la polla de su interior.

 

Por la mañana me desperté y me encontré solo en la cama. Esta era una situación bastante normal, pues yo suelo despertarme mas tarde y ella se esfuerza mucho en intentar no interumpir mi sueño cuando se levanta.

Como casi siempre y en casi todos los hombres, al despertar tenía una enorme erección y ganas de mear. Me levanté, fuí al baño y tal y como estaba, oriné, y salí de la habitación con la polla de un tamaño muy considerable, esperando encontrarme con mi novia. Fuí hasta la cocina, donde ella andaba trasteando. Se alegró mucho al verme y se acercó a besarme mientras nos fundíamos en un abrazo enorme.

Hasta aquí todo era habitual, a excepción de que hoy mi novia estaba vestida con unos pantalones cortos y la parte de arriba del bikini, al igual que la noche anterior en esa misma cocina.

Me preguntó, que que me apetecía desayunar, mientras yo me exhibía ante ella completamente desnudo.

Esta situación era de lo mas normal, si no fuese por que habitualmente éramos los dos los que estábamos en pelotas.

Con toda la naturalidad del mundo y la confianza que nos profesábamos el uno al otro, conversamos sobre ello abiertamente, y mi novia me confesó que como ya habíamos hablado, acababa de descubrir una faceta sexual nueva, que no era otra mas que le gustaba que yo estuviese desnudo mientras ella andaba vestida y fantaseaba con la posibilidad de que en esa situación otras mujeres pudiesen verme, lo que le excitaba muchísimo. Yo lo comprendí perfectamente y la apoyé, pues en el sexo en la pareja hay que ir innovando, e introduciendo nuevas prácticas para mantenerlo vivo.

Entonces mi novia me preguntó: ¿Como te sientes con el tema de que mi hermana te vea en pelotas?

Pues si te soy sincero, estoy un poco mas nervioso de lo que esperaba. Sabes que no soy nada pudoroso, pero según se va acercando el momento, noto algunas sensaciones de miedo y vergüenza que nunca antes habían aparecido, y no me explico por que, pues además se que cuento con todo tu apoyo y aceptación, aunque también he de reconocer que esa nueva faceta tuya de dómina me descoloca un poco.

Pues cariño, si tu no estás cómodo, pasamos, rompemos el trato y que sea lo que Dios quiera.

No, para nada. Tampoco es para tanto, solo es que antes de pactarlo, la situación me parecía mas cómoda, pero ahora con el momento cerca, me aparecen sensaciones desconocidas y de inseguridad que nunca había sentido. Puede ser tambien un poco contradictorio porque tu y yo hemos estado en playas nudistas miles de veces y nunca hemos sentido rechazo o pudor alguno, pero quizá mezclado con este tu nuevo descubrimiento de exhibirme, y sus implicaciones sexuales, derpiertan en mi cierta inseguridad que hasta ahora no había aparecido. Sin embargo, contar con tu aprobación, me da la fuerza para experimentarlo, sobre todo ahora que conozco que para ti es un tema excitante, pero de verdad que no te preocupes. Sabes que a mi no me importa, y si además soy consciente de que para ti saber que me exhibes, es un añadido extra, me apetece mucho mas.

Bueno cariño, sobre todo lo que yo quiero es que estés tranquilo, e incluso disfrutes con ello como yo lo voy a hacer, y si existe el mas mínimo resquicio de desaprovación o mal rollo, que no tengas ni la mas remota duda para echarte atras.

Gracias mi niña. Tus palabras, tu sinceridad y tu comprensión me dan la fuerza para continúar con ello, y si además soy consciente de que de alguna manera te excita, hace que redescubramos nuestro sexo aun mas, y vayamos ampliando experiencias, de verdad que por mi no hay problema alguno, sino todo lo contrario. Con todo tu apoyo, seguridad y sobre todo comprensión te seguro, que todo irá sobre ruedas. ¡Confía en mi!

Lo que si me gustaría, es follarte al menos una o dos veces mas antes de que aparezca tu curiosa hermanita, jaja, y así estaré mas seguro de tener menos posibilidades de empalmarme.

Eso dalo por hecho. Entiendo que aunque no te importe demasiado, intentes no mostrarte totalmente empalmado, al menos hoy que es la toma de contacto, te voy a dejar bien sequito para que no te que queden muchas ganas de que tu polla tome vida propia por si sola. jajaja.

Por eso, si podemos follar un par de veces antes de que aparezca tu hermana, me descargará mucno psicológicamente y por descontado físicamente.

Tu por eso tranquilo, que antes de apareza la niñata chantajeante esta, yo te dejo bien exprimido y satisfecho, por eso no te preocupes en absoluto, que con un par de trabajitos míos, dudo mucho que te queden ganas o fuerzas para satisfacer a otra. Eres mi novio, mi amigo, mi pareja, mi incondicional y salvaje amante y puedes tener por seguro que no te voy a dejar solo en esto ¡Te lo prometo!!!

Gracias mi niña....

 

De todas formas tengo que decirte, que aunque hayamos aclarado gran parte de todo, me encanta sentir en todo momento tu apoyo.

Ya estaba todo dicho, pactado, acordado y cada uno sabía cual era su papel en esta historia.

Mi novia segúia vestida con su bikini, mientras que yo andaba por la casa totalmente en pelotas y con la polla mas expuesta que se podía tener despues de haberme depilado Paula todo rastro de pelo. Un par de veces me miró y me dijo:"ha sido todo un acierto, se te ve una polla enorme, muy bonita, y muy apetecible".

 

Me follé a Paula en el salón y me descargué a gusto en su interior. Cuando aún quedaba aproximadamete media hora para que su hermana apareciese, salimos al exterior caminando hacia la piscina, tal y como habíamos acordado, es decir yo en pelotas, sin ni siquiera unas chanclas y sin llevar absolutamente prenda u objeto alguno en las manos que me permitiesen taparme lo mas mínimo en caso de que me arrepintiese. Nunca había paseado así desnudo en el exterior con mi novia al lado vestida y esta nueva sensación se me hacía profundamente excitante, y es curioso porque sin embargo desnudos los dos hemos estado miles de veces sin provocarme esta sensación.

Tal es así, que noté como mi polla iba cogiendo tamaño mientras se bamboleaba de un lado a otro al caminar. Paula se dió cuenta de ello, y me dijo: "pero mira que estás bueno, y que buena polla muestras" Ja,ja, y me la cogió un par de veces con la mano, lo que provocó que la erección subiera casi al máximo.

A todo esto, habíamos llegado ya a la piscina donde se supone que tenía que poducirse el accidental encuentro.

Ya en la piscina y con el empalme que llevaba encima, mi novia, me hizo tumbarme y me masturbó con delizadeza pero a conciencia para conseguir otra eyaculación, que no tardó mucho en llegar, y disminuir con ello la posibilidad de empalmarme cuando estuviese ante su hermana.

Ahora yo me encontraba mas tranquilo habiendo eyaculado dos veces, una dentro de mi novia y la otra con la paja que me hizo con sus manos. En principio no debería preocuparme por tener otra erección en unas cuantas horas.

Procuré estar todo lo tranquilo que pude, tomando el sol y haciendo las cosas que cualquier dia normal hacíamos en la piscina, a excepción de que ahora era solo yo el que estaba en pelotas.

Ya estaba iniciada la escena, y solo teníamos que esperar a que su hermana apareciese y disimular que había sido un encuentro fortuíto.

Faltaban aun como diez minutos para la hora en la que la hermana tenía que aparecer, cuando de pronto comenzamos a escuchar ruidos y risas impropios de la rutina de ese mes.

Mi novia, se asomó a mirar y de pronto su hermana gritó :¡Sorpresa!

Se me había olvidado comentaros que Andréa, -mi mejor amiga de clase- se viene a pasar el finde con nosotros.

A lo que mi novia saltó como un resorte y dijo ¿pero tu de que vas niñata? ¿Crees que puedes hacer y deshacer los planes establecidos según te de la gana y a tu antojo?

¡Pues no! El trato, era de una manera y si ahora hay algún cambio o necesitamos renegociar algo, pues se habla, o se elimina el trato, pero desde luego puedes estar segura de que no puedes hacer lo que te de la gana cuando te plazca. ¿Entiendes?

La hermana le contestó, estoy completamente de acuerdo en lo que argumentas, pero la pequeña modificación que introducimos solo es que hay una amiga que va a pasar con nosotros el fin de semana y el lunes se marcha.

Yo estaba escuchando la conversacion, -medio bronca- entre las hermanas, a unos cuatro o cinco metros de allí sin que las chicas me hubiesn visto todavía, pero llegó un momento en el decidí intervenir y le pregunté a mi novia ¿Cual es el problema? ¿Que a última hora tu hermana, nos ha metido a otra persona a participar en su juego? Pues si todavía quedan plazas vacantes le asignamos una y terminamos con esto, jaja. Desde luego que no debería haberlo hecho sin consultar primero, pero ya sabes que prefiero las soluciones a las discusiones y es mejor que ya que hemos empezado, terminemos con esto hoy.

Ahhhhhh!! Pues si tu lo admites, por mi si que no hay problema alguno, porque al fin y al cabo va a ser a ti al que van a ver en pelotas todo el día, o ya de paso que se traiga si quiere a alguna amiga mas.

Entonces le dije: Paula, cariño parece que estás celosa o enfadada. ¿Cual es el problema? ¿Que en vez de ser una adolescente, ahora son dos las que pretenden aprovecharse de un pacto ya cerrado? ¿Y que?

No, no estoy celosa, aunque he de reconocer que si me cabrea un poco que la niñata esta haga y deshaga como le de la gana, pero bueno lo único importante es saber si a ti esos cambios de ultima hora, te suponen algún problema o te incomodan de alguna manera.

Pues no, para nada, la verdad es que me da bastante igual una que dos, sabes perfectamente cariño que a mi eso poco me importa. Ahora eso si, si ella ha incumplido su parte del pacto, es justo que nosotros tampoco lo cumplamos al 100 % según lo acordado y que para equilibrarlo, por ejemplo acotemos un poco el horario ¿no?

Pues si a ti que eres el mas involucrado no te importa, a mi tampoco. Ahora tendrás dos espectadoras en vez de una, jaja.

Entonces me dirigí a Paula, la aparté un poco hablando en voz baja de modo que las jóvenes no pudiesen escucharnos y le pregunté: ¿En serio cariño, a ti que te parece? ¿Te importa mucho que en vez de ser solo tu hermana, sean dos las adolescentes que me vean en pelotas?

¿A miiiii? Por mi no tengo problema alguno, y es mas si tengo que elegir y dada mi nueva inclinación, incluso creo que voy a disfrutar mas de que sean dos en vez de una las que te puedan ver completamente desnudo y encima sintiendo que soy yo la que te exhibo. ja,ja.

¡Pues hecho!

Entonces me acerqué a la valla de menos de un metro que rodeaba la piscina y pude ver por primera vez a la tal Andréa, que desde luego era una preciosidad, mas delgada y estilizada que la hermana de Paula, de pelo tirando a rubio y una cara muy bonita con pinta de no haber roto un plato en su vida. Me mostré tal cual estaba por primera vez a las adolescentes. Para mi cuñada el impacto pareció ser menor, pero su amiga tenía los ojos que se le salían de las órbitas, bastante cara de asombro y como cortada o avergonzada al mismo tiempo. Se hizo un pequeño silencio cuando me vieron y al segundo se miraron la una a la otra y explotaron en una sonora carcajada.

Fué entonces cuando a modo de reprimenda, les eche una mini charla, diciéndoles que esa no era la dinámica que queríamos en absoluto para llevar esta situación. Que si habíamos accedido a su chantaje, era por no tener líos y porque tampoco nos parecia ni a su hermana ni a mi tan determinante que me viesen desnudo y además lo considerábamos algo totalmente natural. Ahora bien, si querían continuar con esto adelante, tenían que enfocarlo de una manera mucho mas adulta y las risitas y cuchicheos sobraban completamente. Nosotros estábamos dispuestos a satisfacer sus inquietudes dejándoles ver a un tío desnudo de primera mano y no por lo que contaban las historas de las ajadas revistas que pasaban de mano en mano por su colegio, y además responder a todas las preguntas que nos fuesen haciendo en relación a los genitales masculinos y al sexo en pareja. Pero a lo que no estábamos dispuestos es a ser un chivo expiatorio, ni motivo de risas, ni nada por el estilo, pues no se trataba aquella práctica de humillar a nadie y por ahí no estábamos dispuestos a pasar porque lo consideramos, no solamente innecesario, sino contraproducente para la finalidad que en si misma habíamos acordado para ello.

Las adolescentes se quedaron un poco cortadas por su torpeza y prometieron que no volvería a suceder. Se limitarían a observar y preguntar las dudas que les pudiesen ir surgierndo, pero quedaba desterrado lo de mofarse.

 

Así que las jóvenes entraron a la zona de la piscina, y me acerqué a saludar a Andréa con dos besos. Que sensación tan extraña a la vez que excitante fue tener que agacharme un poco y darle dos besos a una jovencita vestida, mientras que yo estaba completamente en pelotas y con la polla aumentando de tamaño. Creo que en el momento de rozar nuestras caras para darnos los tipicos besos, rocé ligeramente el cuerpo de Andréa con mi polla. No creo que se debiese a eso, sino a la propia situación en si misma, pero la chica estaba roja como un tomate y por otro lado mi novia y mi cuñada no apartaban sus ojos de nosotros. Parece como que nunca hubiesen visto a nadie saludarse, aunque bueno, bien mirado, seguro que nunca habían visto a un chico saludar desnudo con un par de besos a una chica vestida.

Me aparté y caminé un poco buscando en parte algo de refugio en Paula porque me daba la impresión de que me estaba pasando lo que en ese momento menos quería, que era empalmarme. Pero la situación de estar en pelotas completamente delante de tres mujeres vestidas, una tu novia, otra tu cuñada y la otra una preciosa amiga de esta, se puede decir que hasta que no pase algo de tiempo y te acostumbres un poco, prácticamente solo te deja dos salidas: o te mueres de vergüenza o te excita, y si no ha pasado el tiempo ese suficiente para que te acostumbres, lo normal es que la excitación venga acompañada de erección.

El caso es que aunque notaba que mi polla estaba mas grande de lo normal, y a veces sentía como me llegaban palpitaciones de empalme, de momento conseguía controlarlo y no se me llegó a poner dura del todo. El hecho de mirar a mi novia y ver como estaba disfrutando e incluso que se mordía el labio inferior sin apartar su vista de mi pene, también promovía los amagos de empalme. Por otro lado, las adolescentes tambien me miraban aunque con algo mas de disimulo y se apreciaba satisfacción en sus caras con una leve sonrisilla. Andréa era la que mas se cortaba para mirar y a pesar de tener mucha curiosidad, cuando lo hacía procuraba que yo no la viese mirándome descaradamente los atributos.

Así, fué pasando el tiempo y las adolescentes que parecían tan lanzadas, no se atrevían a preguntar nada, pero Paula no iba a dejar que esto se quedara así y fué ella la que comenzó a incitarlas.

Bueno, ¿no teníais tantas dudas? Pues preguntad ya lo que querais, que tampoco vamos a estar todo el día aqui en la piscina, y dirigiéndose a su hermana pequeña le dijo: ¿A ver que te apetece saber?

Un poco cortada la joven dijo: bueno... A mi me llama la atención lo de que el glande esté todo el rato fuera y no se tape con el pellejo como en otros penes.

Bien, es una lógica pregunta. Entonces Paula me dijo: quieres explicárselo tu, o prefieres que lo haga yo. A lo que le contesté que me daba igual. Asi que mi novia que al parecer estaba deseándolo comenzó, se puso a mi lado haciendo gestos con las manos hacia mi polla y les dijo: esto es absolutamente normal, no todos los hombres tienen la misma forma ni tamaño en sus penes, -eso supongo que ya lo sabreis- unos tienen mas pellejo que otros cubriéndoles el capullo. Algunos que tienen pellejo, cuando se ponen en erección se les sale y se pone a la vista, mientras que otros tienen que tirar de él hacia atrás para sacárselo, y otros como en el caso de Carlos, directamente no tienen nada de piel que les cubra y lo tienen siempre a la vista incluso en estado de flaccidez.

Yo estaba bastante cortado, pero excitado a la vez porque Paula, les estaba dando una clase a su hermana y la amiga sobre los distintos tipos de polla utilizándome a mi como modelo. En un momento dado me dijo: ¿se lo enseñas tu o prefieres que yo haga yo? Me quedé un momento callado porque el impacto fue tal, que no supe como reaccionar, pero rápidamente volví a la situación y sin decirle nada a mi novia, fuí yo mismo el que me cogí la polla mientras la miraba, tiré de la piel hacia afuera escondiendo el glande y solté para que pudiesen comprobar que no había posibilidad de que el capullo quedase nunca cubierto. Armado de valor, lo repetí una segunda vez, y aún así mi novia parece que no se quedó contenta del todo y que quería participar de la aclaración. En realidad, lo que creo es que lo que le apetecía era dejar claro que en ese momento, ella era mi dueña. Así que me agarro la polla con decisión y les mostró a las niñas, una tercera vez la imposibilidad de cubrirme el capullo con piel.

Yo percibía como disfrutaba Paula con todo esto, lo encantada que estaba exhibiéndome desnudo y manipulando mi pene con naturalidad ante su público, como si fuese yo su trofeo.

Las dos adolescentes estaban alucinadas, y esta vez si que la situación de que mi novia me la tocara delante de su hermana y su amiga, hizo que comenzara a tener una visible erección.

Su hermana, no pasó esto por alto y dijo con toda normalidad ¿Ahora se le está poniendo mas grande no? ¿Es porque tu se la has tocado?

Esta vez fuí yo quien comenzó a explicarles que los hombres podíamos tener varias erecciones al día, y muchas veces sin motivo aparente. Algunas podían deberse a ganas de orinar, otras debidas a excitación o estimulación sexual, y otras muchas sucedía simplemente porque si. No se por que,-bueno si se por que, porque me daba vergüenza- pero no quería reconocer abiertamente que en este caso se debía a que Paula me había tocado la polla, con el agravante de estar delante de mis dos jóvenes espectadoras, mas ella misma a modo de dueña y todo esto me parecía muy excitante.

Pasó un rato en el que mi polla no iba ni hacia delante, ni hacia atras sino que mostraba un empalme de alrededor del 60%.

Volví a tomar la palabra les expliqué que también las situaciones nuevas como la que estábamos viviendo en las que no estás acostumbrado a estar desnudo delante de gente nueva, hacen mas proclive que surja la erección, y que normalmente pasado un rato cuando te vas familiarizando con ello, y las posibilidades van disminuyendo.

La hermana preguntó:¿Entonces cuando vais a playas nudistas,-porque yo se que vais,jaja- tambien te ocurre lo mismo?

No, en ese caso es completamente distinto porque todo el mundo va igual, y nadie se fija en nadie, aunque raramente y en alguna ocasión también puede ocurrir. Mientras, Paula sonreía y asentía con la cabeza.

Andréa no hacía ninguna pregunta pues se notaba que se encontraba todavía cortada, pero no perdía detalle y a pesar de su vergüenza, parecía que ya no le importaba tanto que la viésemos mirándome sin disimulo. Al fin y al cabo, con la excusa de pasar el fin de semana con su amiga, para esto, es para lo que en realidad había venido.

Yo poco a poco, sentía como me iba encontrando cada vez mas cómodo, deshinibido y como comenzaba a disfrutar de esa situación tan surrealista, que se tornaba a ratos muy excitante.

Ahora, ya me mostraba sin pudor alguno caminando alrededor de donde ellas estaban sentadas en la hierba.

El miedo a empalmarme desapareció casi por completo, e incluso me gustaba que me viesen con esos principios de erección, aunque he matizado "casi" porque aún no estaba absolutamente seguro para exhibirme con la polla al 100%.

Me ayudaba mucho ver como mi novía no solamente lo aprobaba, sino que estaba disfruntando de una inclinación sexual novedosa y desconocida para ella y para mi. De hecho, un par de veces que pasé a su lado, me dijo: "Si por mi fuera, te la mamaba ahora mismo hasta dejarte sequito". No estoy seguro de si lo hacía para excitarme y que me empalmara del todo, o si solo estaba dando rienda suelta a su calentón.

Iba pasando el tiempo, se acercaba la hora de comer y las adolescentes solo se recreában mirando, pero no planteaban ninguna pregunta mas, así que fué de nuevo Paula la que propició la situación y dijo muy sonriente: "Bueno ¿entonces, ya no teneis ninguna duda o curiosidad mas? Lo digo, porque son mas de las dos y media y tendremos que comer ¿no?

Las niñas se miraron como empujándose la una a la otra, hasta que la hermana de Paula dijo: "no, la verdad es que ha estado todo muy bien" "Aunque... bueno, hay algo que me ronda por la cabeza, pero es mas una pregunta para ti que para él"

Paula dijo: "pues dispara"

Ok, pues, ¿que produce mas placer a una mujer, una polla con pellejo, o como la de Carlos?

A Paula esto le hizo gracia y no pudo evitar una leve risita, pero tenía que contestar, o al menos ese era el trato, así que me miró la polla sin disimulo, se puso en plan serio y dirigiéndose a su hermana le dijo: "Bueno, pues eso depende de muchas cosas"

Hermana: ¿Por ejemplo, de que?

Paula: Pues de las preferencias personales, del tamaño...etc. Aunque por lo general a las mujeres nos resulta mas atractivo un pene con el capullo a la vista, pero como todo, es custión de gustos. ¿Tu que prefieres?

Ahí su hermana flaqueó un poco y se le puso la cara roja por primera vez, pero dado que era ella la que había hecho la pregunta, ahora no tenía opción de escabullirse. Miró a Andréa como buscando su aprobación, y dijo: "Hombre, pues la verdad es que me parece mas estético lo de tenerlo todo a la vista como Carlos, ¿Y tu que opinas Andréa? -Intentando que su amiga se mojara también, aunque solo fuese un poco-.

Andéa, Como siempre, fué parca en palabras y solo contestó con lo mínimo diciendo: A mi también...

Paula: Pues eso es lo que importa, aunque como te he dicho, opinas igual que casi todas las mujeres, que según todas las encuestas que he leído, prefieren los capullos a la vista a los que tienen pellejo, que además de ser mas estéticos, son mas higiénicos. Espero que hallas pillado el doble sentido...

Hermana: No, ¿A que te refieres?

Paula: ¡Joder! Creía que sabías mas, ¿o te estás haciendo la inocente? Me refiero a que una polla con el capullo a la vista nos gusta mas para metérnosla en la boca. ¿Lo pillas ahora?

Hermana: Ja,ja. Ok! Ahora si. Pero de todas formas, lo que yo te he preguntado es si produce o no mas placer.

Paula: ¿Supongo que te refieres a cuando follas, no?

Hermana: Si, claro.

Paula: Esta es una pregunta difícil, porque como te he dicho antes, eso depende mucho de las preferencias personales, del tamaño, de la dureza, de la forma de hacerlo...etc. Pero bueno, si tengo que opinar por mi, -y no es porque esté él delante- en mi caso Carlos es el tío con el que he disfrutado mas en el sexo, no se si será por tener el glande siempre fuera o no.

Te imprime tanta seguridad, que te hace sentir super única y especial -como en realidad somos absolutamente todas las mujeres, y todas las personas independientemente de su sexo: somos únicas e irrpetibles.

Para él, si le abres las puertas a la mas absoluta y verdadera intimidad, tu cuerpo se transmuta en objeto de su admiración regado con miles, y miles de besos. Maneja a la perfección los tiempos nuestros y conoce sin duda alguna, cuando tiene que apretar o cuando ser mas sutil. Parece saber detectar cuando necesitamos la rudeza de un macho embravezido que prácticamente te asalta y arremeté contra ti sin compasión, -siempre y cuando le des unas mínimas muestras de aprobación- o cuando necesitamos dar rienda suelta a nuestro mas recóndito instinto maternal para cuidar a un cachorrito abandonado, que también precisa de que lo recojan y lo cuiden, porque también necesita como todos los mamíferos superiores,"Sentirse Aamado. Si, Sí, así es, puede pasar de un polo a otro en breves espacios de tiempo en cuanto detecta que es lo que necesitas en ese momento para sentirte bien. Si conectas con él, le das tu confianza y consentimiento, te puede convertir en la fémina mas vulnerable, protegida y sobrecuidada del mundo entre sus brazos, para que en otro momento -siempre bajo tu permiso- pases por propia iniciativa, a ser la puta con unas ansias de polla que ni siquiera hubieses nunca imaginado. Si, así es Carlos; profundamente entregado a la pasión y a descargar en la mujer que quiere, todo el amor que tiene para dar, sin límites, rodeándo cada momento de la intimidad que lo hace ser único y covirtiendo cada día ordinario en algo extraordinario. Tratando siempre de buscar incansable tus carencias para cargarlas con la opuesta polaridad e intentar -dentro de lo que puede- hacerte feliz.

No existen muchos tíos así, de esos que siempre anteponen tu necesidad y tu placer al suyo, si le abres la puerta sin miedo y le permites entrar, puede hacerte sentir la única y mas deseada mujer de la tierra.

Yo estaba flipando de la naturalidad con la que mi novia y mi cuñada se estaban expresando y ya no solo en cuanto a sexo se refiere. Además, esa conversación tan íntima y alagadora, me estaba pareciendo de lo mas excitante.

Hermana: Desde luego que tienes toda la suerte del mundo y un tío así al lado es lo que anhelamos la mayoría de las mujeres -excepto alguna loca-.

Y, si algún día te cansas, te sientes astiada, percibes que estás soportando un peso sobre tus hombros que no te corresponde o no estás dispuesa a soportar, llámame antes de dejarlo en el "Punto Limpio" ja,ja. Mantendremos tu y yo, una distendida charla sobre algunos conceptos y a pesar de ser hermanas, seguro que llegamos a un punto de encuentro.

Y despues de dicho todo esto, me parece de lo mas bonito e íntimo que he escuhado en mi vida como disertación de el concepto de pareja.

En realidad ha quedado sin contestar la pregunta que te había planteado desde un principio, así que te la plantearé de otra forma. ¿Es Carlos el que la tiene mas grande de los tíos con los que has estado?

Paula: Ja, ja. ¡Joder, hermanita! ¡No te andas con rodeos, ehhh!

Hermana: Bueno, en principio habíamos quedado que podíamos preguntar lo que quisiéramos ¿No?

Paula: Si, si, claro. Pero tu imagínate, que te tuviese que decir que no delante de él.

Hermana: Ya, entiendo, aunque yo no he visto muchas pollas en vivo, bueno mas bien ninguna, pero teniendo de referente las fotos y videos de internet, que vemos a diario, Carlos la tiene mas bien grandecita ¿O me equivoco?

Esto si que me dejó totalmente atónito. Mi novia y su hermana pequeña, estaban hablando abiertamente sobre la forma y el tamaño de mi polla y además con su amiga delante. Me pareció tan excitante que ahora si que estaba comenzando a empalmarme de verdad. Por un lado me daba todavía un poco de corte, pero por otro me apetecía que me viesen la polla completamente dura. Me sentía mas desnudo que nunca y un poco objeto propiedad de Paula quien podía decidir si parar esto aqui, o exhibirme empalmado por completo para las niñas. Y sopechaba que su decisión se iba a inclinar mas por el lado de enseñarme y sentirse mi dueña.

Paula: No se que contestarte, porque en realidad ya te lo has dicho tu todo. Y sobre si la tiene mas grande que la media, pues yo creo que salta a la vista por si misma ¿no? Y no soy capaz de diferenciar si es la forma, la excitación que me produce en general con sus maneras de tratarme como mujer, tener el capullo siempre visible o lo que mas sopecho; la longitud extra, asi como el diámetro y la dureza de sus erecciones que muchas veces me llegan al final, lo que confirma que efectivamente es Carlos el hombre que mas me ha hecho gozar. Y en cuanto a lo de tener el glande sin cubrir, pues si, creo casi seguro que es mas placentero para una mujer.

Para ese momento, yo ya superaba un empalme mediano, y esta vez si que iba directo a completarlo casi seguro.

Como he dicho en otras ocasiones, no era la erección en si misma lo que me importaba, sino que al nacer de una conversación tan concisa y subida de tono entre sus hermanas, me daba la impresión de que mi empalme tenía todos los ingredientes de ser calificado como absolutamente "sexual", y eso ya no me hacía tanta gracia. Y así se lo expliqué a las chicas.

La hermana de mi novia haciendo uso de lo pactado y sin cortarse un pelo, dijo dirigiéndose a Paula, que si era posible, les gustaría verme en estado de erección total incluso aunque fuese necesario que mi novia me tocase para logarlo. Paula se rió con malicia y, echando balones fuera, dejó la pelota en mi tejado diciendo que por ella no había problema, pero que tenía que ser yo quien diese la aceptación.

Entonces mi cuñada que había perdido toda la vergüenza, me dijo: "Entonces que ¿Te decides o es muy cortante para ti?"

Yo lo expliqué de nuevo que mas que cortante, significaba pasar a otro nivel que no habíamos planeado para nada. Que si me nacía una erección espontanea, no tenía problema ninguno en que me observasen todo lo que quisieran, pero que provocarla intencionadamente a través de un componente sexual, como podría ser Paula meneándomela, lo consideraba distinto.

Así que dije: si quereis, nos vamos a comer, así tengo un ratito para hablarlo con Paula y ya decidiremos ¿ok?

Paula entonces inervino para decir de nuevo que por ella no había problema alguno, ni tenía ningún impedimento en mostrarme empalmado, o a contribuir activamente en la erección, pero que efectivamente era mejor hablarlo antes entre nosotros.

Venga! Pues no se hable mas! De momento vamos a comer.

Las adolescentes se levantaron, cogieron sus mochilas del colegio y los cuatro nos dirigimos por el camino asfaltado que llevaba a la casa. El camino tendría unos 100mts, donde al igual que el resto del tiempo yo iba en pelotas totalmente, sin siquiera unas sandalias, y tanto mi novia, como mi cuñada y su amiga, se encontraban correctamente vestidas.

100 mts, parece una distancia corta acostumbrados a ir en coche, pero creedme que es un muy largo camino para hacerlo andando, y mucho mas si eres como un objeto exhibido desnudo para tres mujeres.

Mi polla seguía a un 60 % de erección y sentía como se me clavaban las miradas de las chicas cuando se bamboleaba de lado a lado al caminar.

Como he dicho antes, la vergüenza ya casi había desaparecido y eso me permitía disfrutar prácticamente en pleno de la situación de exhibir mi polla con el consentimiento de todas las mujeres, aunque si se mira objetivamente era realmente un poco humillante. A pesar de todo, yo en realidad, lo estaba disfrutando mucho, mi novia tambien y a las adolescentes parece ser que no le desagradaba en absoluto.

Cuando llegamos al final del camino había que subir unas escaleras que daban al porche de entrada a la casa, y nada mas subirlas me dirigí a mi habitación con intención de ponerme un bañador, pero en menos de un minuto aparecio Paula a mi encuentro y me dijo: ¿No se te ocurrirá taparte ahora verdad?

A lo que yo le contesté que era lo que tenía pensado, al menos para la comida, y que además después de todo, podíamos dar por concluído el chantaje de su hermana.

Pero me pidió casi suplicando: No, Carlos, por favor ahora que hemos llegado hasta aquí, no te cubras.

¿Por que? ¿Nosotros ya hemos cumplido nuestra parte del trato o mejor dicho del chantaje, no?

Si, de acuerdo, pero es que esto que he descubierto es nuevo, me encanta, estoy excitadísima con la situación y quiero prolongarla un poco mas.

Ya, pero yo a lo mejor ya no estoy tan cómodo con esto y prefiero dejarlo aquí.

Carlos, por favor hazlo por mi. Te recompensaré como tu quieras si hace falta, pero no te vistas.

¿Ah,si? ¿Y que recompensa me propones?

Pues por ejemplo que tu podrás hacer lo mismo conmigo o incluso mas y tenerme en pelotas cuando te apetezca y donde te apetezca, aunque dentro de unos límites claro. Por ejemplo se descarta pedirlo delante de nuestras familias, como los padres, pero fuera de ese supuesto puedes hacer conmigo lo que quieras que si tu cumples ahora conmigo, no me voy a negar a nada.

Me quedé un momento pensativo y le dije: ok, lo hago por ti, pero recuerda que cuando yo te lo pida y donde te lo pida, además los periodos serán de 24 h, y no me vale con una vez, quiero tres.

Joder! Que buen negociador eres! Pero ahora mismo no me voy a oponer a nada. Tienes concedidas tus tres veces para ordenarme que me desnude cuando quieras y por periodos de 24 h.

Nos dimos la mano cerrando el trato y dijimos a la vez :¡Hecho! Ja, ja.

Bien, pues ahora tu parte es seguir por aquí en pelotas hasta que yo te diga que se acabó, pero no te preocupes que tampoco va a durar mucho.

Así que con mi trato cerrado, salí de la habitación igual que había entrado y me dirigí en pelotas a la cocina donde estaban mi cuñada y su amiga, que al verme se sorprendieron porque suponían que aparecería vestido.

¿Habeis mirado que hay para comer?

Si, hay algo de pasta y de segundo tenemos unos filetes en salsa que ya están hechos y solo hay que calentar.

Ok. Perfecto, pues voy llevando los platos a la mesa de fuera, porque ¿comemos en el porche como siempre, no?

Y así tal cual estaba, en pelotas y sin siquiera unas chanclas, comencé a llevar y a colocar los platos a la mesa.

Paula, no había aparecido de momento y era yo solo el que iba montando la mesa junto con Andréa. Estando en la cocina, charlaba de vez en cuando con su hermana que era la que estaba calentando la comida y con la polla otra vez a mas del 60 %, es decir con un tamaño por encima de paralelo al suelo. Me acercaba de vez en cuando bien a ella para ver como iba con la comida, mientras que ya no mostraba pudor alguno, y por tanto no se esforzaba para nada en disimular cuando me la miraba. Una de las veces llegó a decirme: ¡Madre mía! ¡Ahora si que se te ve bien grande, si! Y era porque mi tamaño seguía en aumento y ahora andaba ya por el 80 %, algo bastante lógico por otra parte porque no todos los días te encuentras en pelotas en una cocina y llevando platos a la mesa que estaba a unos diez metros atravesando el salón, con dos curiosas chicas vestidas, con menos de diez años que tu.

Durante los trayectos a la mesa, un par de veces me crucé con Andréa que me miraba alucinada y despues miraba al suelo como avergonzada. Como hemos comprobado, esta chica era de muy pocas palabras, así que fuí yo mismo el que le dije: "No pasa nada, mira lo que quieras, que no hay problema y además tu amiga ya me ha avisado de que ahora mismo la tengo en un estado mas grande que en toda la mañana en la piscina".

Solo acertó a decir: "Si, si, ya lo creo, bueno y lo veo." Y por primera vez esbozó un pequeña sonrisa.

Para cuando volví a la cocina y mi polla había seguido creciendo y ahora estaba ya casi empalmado por completo. A mi cuñada no se le pasó el detalle y dijo: "Al final parece que no va a hacer falta que te haga nada mi hermana porque esto está ya casi a tope ¿no?"

Yo intentando ser natural, le dije: "Pues la verdad es que si." "Ves, como ya te dije que esto podía pasar a veces solo, sin llamarlo y sin motivo aparente."

Estaba recogiendo unos vasos de espaldas a ella, cuando mi cuñada me dijo:"A ver, ¿puedes darte la vuelta un momento para ver como está ya?

Me giré y le dije ya sin pudor alguno: "Pues mira, yo diría que si no estoy empalmado del todo, falta muy, muy poco"

Hermana: "Ya te digo..." "Que barbaridad." "Es alucinante la diferencia de la piscina a aquí." "No pensé que podía estirarse tanto."

Pues si, le contesté y todavía no estoy a tope del todo.

Justo en ese momento, entró Paula en la cocina y nos sorprendió. Yo apoyado en la encimera a unos 3 mts de su hermana que cocinaba mientras hablaba abiertamente conmigo del tamaño de mi empalme.

Paula dijo: ¡Andá! Si al final no va a hacer falta que te toque ni nada, cariño, ja,ja.

Eso es justo lo que estabamos comentando tu hermana y yo ahora mismo.

Hermana: "Si, y también le estaba diciendo que parece mentira hasta donde puede llegar a estirar" "Solo por curiosidad, ¿Sabeis cuanto le mide así, en erección total?

Paula: "Pues la verdad es que no. Nunca la hemos medido" "De todas formas todavía no está a tope del todo, falta muy poco, pero aun queda algo mas, ja,ja".

Entonces y sin pedir permiso de ningún tipo, Paula se acercó a mi, me cogió la polla con la mano y realizó algunos movimientos de sube y baja con todo el descaro del mundo delante de su hermana, que ni se inmutó y solo se limitó a sonreir.

Luego me soltó y dijo: "Ves, ahora si que está empalmado del todo" "Avisa a Andréa por si quiere verlo."

A mi me había vuelto un poco la vergüenza de nuevo, pero en realidad iba tan cargada de excitación y morbo que no se le podía casi ni llamar vergüenza a esa sensación, o mas bien a ese cúmulo de sensaciones entremezcladas de exhibiccionismo, dominación y placer en general.

En ese momento y sin necesidad de llamarla, apareció Andréa en la cocina, que al ver el panorama, solto un pequeño suspiro y con una mano hizo un gesto como de taparse la boca. A mi cuñada y a Paula, esta vez ya si que se les escapó la risa por la cara y gesto que había puesto Andréa.

Mi cuñada entonces le dijo: "¿Has visto? Al final no ha hecho falta nada y se ha puesto así el solito."

Andréa: "¡Joder! ¡Que grande está! No me imaginaba que pudiese llegar a tanto."

Hermana: "Justo eso mismo he dicho yo. Que es alucinante todo lo eso se puede estirar."

Yo no acertaba a decir nada, pues en realidad poco tenía que decir y ya lo estaban diciendo ellas todo.

Mi novia me cogió de la mano y dijo: vamos aquí al salón o al porche que hay mas luz, y me condujo desnudo y empalmado con su hermana y amiga siguiéndonos.

Me apoyó el culo contra el borde de una mesa dejando así mi polla totalmente expuesta a la vista de las adolescentes.

Entonces comentó: "Bueno, pues esto es lo que hay. ¿Teneis alguna duda o pregunta mas?

Las chicas se miraron, y se preguntaron: ¿Tu? y ¿Tu?

Pero no se les ocurrió nada.

Paula ejerciéndo de dómina me agarró otra vez la polla fingiendo total naturalidad y la movió levemente hacia arriba y hacia abajo aunque sin intención de masturbarme, pero ahora me encontraba yo super excitado y habrían bastado unas pocas veces mas para que estallara en una corrida alli mismo.

Hermana: "¿Y ahora, cuando está así, normalmente que haceis, esperar a que se baje, o....?

Paula: "Pues si estamos solos y tenemos tiempo, normalmente follamos, aunque otras veces le hago una paja. Nos gusta mucho a los dos."

Hermana: En tono bajo y casi suplicatorio, "¿Y sería mucho pedir que se la hagas aquí delante de nosotras?"

Paula: "A ver, por mi no hay problema alguno, pero ya te ha explicado Carlos, que todo eso entra ya dentro del terreno sexual y prefiere dejarlo a parte"

Hermana: "Pero si total, ya os he visto incluso follando, o sea que no me voy a asustar de nada."

Paula: "¡Mira que eres insistente ehhhh! Niñata!!!" "Además ya te he dicho que no depende solo de mi"

Entonces las tres me miraron a la cara como esperando una respuesta. Yo estaba cortadísimo y me sentía super exhibido, pero también super excitado.

Tengo claro que en cualquier otro momento me habría negado casi seguro, pero ahora estaba tan cachondo que estaba a punto de darle a Paula mi consentimiento, aunque se que despues de correrme, me iba a arrepentir y a sentir mucha vergüenza. Finalmente en estos casos casi siempre es el instinto el que impera por encima de las decisiones cerebrales, entonces miré a Paula y dije: "¡Venga! ¡Sigue adelante! ¿Total? Llevais media mañana mirándome en pelotas y además tiene razón tu hermana; ya nos ha visto hasta follando" "Eso si, con esto ya terminamos ¿ok?"

Todas dijeron: "Claro!" "Claro" "Por supuesto"

Y sin esperar mas, Paula me agarró la polla y empezó a hacerme una paja tranquilamente delante de su hermana y de Andréa.

Le dije: "Si quieres alargarlo un mínimo, vete despacito que noto que me voy a correr en seguida"

Paula: "Ok, tranquilo que voy suave"

Las adolescentes no perdían detalle y se decían alguna cosa en voz muy baja para no desconcentrarnos.

La hermana, le preguntó a Paula: "¿No llegas a abarcarla entera con una mano, no?

Paula: "De ancho no, y de largo ni con las dos"

Hermana: A parte de lo que hemos visto por internet, Carlos ¿La tiene bastante mas grande de lo normal, no?

Paula: Pues ya te has contestado tu sola. ¿A ti que te parece?

Hermana: A mi me parece que si, pero a veces la pantalla engaña, y por eso lo pregunto.

Paula: Pues no, en este caso la pantalla no se si engaña o no, pero te puedo asegurar que Carlos, la tiene mas grande que la media, ja,ja. Habeis tenido suerte! Encima de ver a un tío mas mayor que vosotras en pelotas sin ningún prejuicio y con el capullo a la vista, además tiene la polla de un tamaño superior a la media. ¿Que mas se puede pedir, no? Ja, ja.

Hermana: Pues la verdad es que tienes razón: no se puede pedir nada mas.

La amiga no perdía detalle de la masturbación de Paula, y yo tenía muchas sensaciones opuestas con lo que estaba viviendo.

Yo estaba totalmente en pelotas, exhibido completamente por mi novia para su hermana pequeña y la amiga, con la polla tiesa, y dejando que vieran como me pajeaba.

La situación me hacía sentirme muy desnudo y exhibido, lo que por una parte me avergonzaba y por otra me excitaba, pero sabía que cuando me corriera la sensación de vergüenza superaría a todas las demás.

Hermana: ¡Que barbaridad! Parece que cada vez está mas grande. Se agradece todo lo que estamos viendo y aprendiendo con esto. ¿Nunca le haces sexo oral?

Paula: Pues claro, ja,ja, pero no me voy a poner a comérsela aquí delante de vosotras. Lo dejamos en una paja y ya ¿ok?

Hermana: Claro, claro. Si era solo una pregunta. ¿Y mas o menos cuanto tardará en correrse?

Paula: Lo que yo quiera. De hecho estoy muchas veces reduciendo la intensidad para alargarlo un poco, pero en cuanto aumente ligeramente el ritmo, se corre. ¿Verdad cariño? Yo solo asentí con la cabeza.

Con las palabras de mi novia, no podía sentirme mas objeto y mas dominado por ella, pero curiosamente, no solo aceptaba la situación, sino que me gustaba y me parecía excitante.

Paula: ¿Quereis que terminemos ya?

Hermana: Bueno, no se, como vosotros prefirais. La verdad es que yo con lo que he visto hoy, me doy casi completamente por satisfecha, jaja, y supongo que Andréa también.

Paula: Bien, pues voy a terminarlo. ¿Pero por que has dicho "casi" completamente?

Hermana: Hemos recibido mucha información de primera mano y no tenemos queja alguna, y lo de "casi", me da un poco de vergüenza decirlo, pero lo único que me faltaría es haber podido tocar ese pene con mis propias manos.

A mi se me puso el corazón a mil revoluciones al escuchar eso de mi cuñada, porque además sabía que mi novía no iba a poner inconveniente alguno, e iba a dejar la decisión a mi elección.

Paula: Ja,ja, ¡Mira que eres! No tienes final ehh! hermanita. Es otro paso mas, pero por mi no tengo problema en que sientas una buena polla entre tus manos, aunque sea la de mi novio, pero una vez mas, tendrá que ser él quien lo decida. Por mi parte, teneis todo mi permiso. ¿Que opinas tu, Carlos?

Yo: Bu, Bu, Bueno, pues no se... A mi me da corte, pero si a ti no te importa...

Paula: Ja,ja, a mi no es que no me importe, sino todo lo contrario. Me gustaría verlo.

Ahora si que estaba flipando con mi novia, pues no solo me había reconocido a mi sus nuevas inclinaciones de dómina, sino que las expresaba abiertamente delante de su hermana pequeña y la amiga de esta.

Paula: ¿Bueno, que dices? ¿Te importa mucho si mi hermana te agarra la polla por un ratito?

Yo: No, bueno, no se. Lo que tu me digas me parece bien.

Paula: Yo ya he dicho que por mi no hay problema alguno sino todo lo contrario, así que si me dejas decidir a mi, ahora mismo la suelto y dejo que sea mi hermanita la que te toque. Eso si, dejando bien claro que esto es solo hoy y solo en este contexto -dijo mirando a su hermana-.

Entonces me soltó la polla y le dijo a su hermana: "Venga, toda tuya".

La hermana dudó un momento, pero se notaba que además de satisfacer su curiosidad también se había puesto muy caliente con todo el espectáculo, y a pesar de sus dudas y miedos, alargó la mano y me agarró la polla con todo lo que sus dedos abarcaban el contorno. Se sonrió, miró a mi novia buscando su aprobación y comenzó a hacerme movimientos de masturbación.

Yo también miré a mi novia y sentí como no solo lo aceptaba, sino que estaba disfrutando con la situación, le hacía gracia y se reía.

La hermana como es lógico no tenía experiencia alguna y sus movimientos eran torpes y desacompasados, pero se percibía como estaba disfrutando al máximo de las sensaciones de tener una polla en la mano por primera vez.

Su inexperiencia y sus ganas de experimentar me parecian muy excitantes y además la joven ponía mucho empeño y se notaba que quería aprovechar bien esta ocasión. Hubo un momento en el que acercó la mano que tenía libre y posó con delicadeza un par de dedos sobre mi capullo mientras preguntaba: ¿Te duele o te molesta?

Yo le contesté por supuesto que no, y que según le habíamos explicado, a los hombres que tenemos el glande siempre visible se nos desensibiliza y no se hace desagradable el roce sino todo lo contrario.

Así que ella continuó palpándolo y examinándolo sin ningún prejuicio.

Miraba el prepucio de cerca mientras lo tocaba a veces con un dedo, a veces con dos, a la vez que no soltaba el tronco del pene con la otra mano.

Parece que todos nos habíamos olvidado de su amiga, hasta que mi cuñada le dijo: Andréa, anda ven. ¿Quieres probar tu un poco?

Su amiga como siempre estaba entre alucinada y avergonzada, pero no podía dejar pasar una oportunidad como esta, así que se acercó y lo primero que me tocó con su timidez, fué el capullo.

Ahora que eran las dos niñas las que estaban centradas en mi polla, fué mi novia quien las animó y les dijo: ¡Venga, no tengais miedo! ¡Tocad, y examinad todo lo que os apetezca?

Yo ya lo tenía totalmente admitido, y estaba completamente relegado a la categoría de objeto sexual a donde mi novia me había llevado. Pero la situación no era excesivamente humillante y solo me entregaba para dos inexpertas adolescentes que estaban alucinando, pues todo era nuevo para ellas.

Ellas continuában tocándome el pene y sobre todo les llamaba mucho la atención el glande y que pudiesen tocarlo sin producirme incomodidad.

De repente, mi novia desapareció, supuse que para ir a baño a hacer pis, pero en menos de un minuto apareció con un bote de aceite. Sin preguntar nada, ni a nadie me echó un buen chorro sobre el pene a la vez que soltaba una carcajada. Su hermana y Andréa también se rieron, pero continuaron tocándome la polla, ahora deslizando sus manos ayudadas por el aceite.

Yo estaba a punto de estallar en una corrida antológica cuando la hermana preguntó: ¿No te da nada de vergüenza todo esto? A lo que contesté: Pues claro que me da vergüenza, pero hemos hecho un trato y voy a cumplirlo, además esto empieza y termina hoy, y aquí.

Hermana: Bueno, esto acaba hoy, pero a partir de ahora ¿No te importará menos que te vea desnudo, despues de todo lo que hemos vivido hoy?

Yo: Pues si, posiblemente ya me importe poco que me veas en pelotas, aunque lo sabré llegado el momento.

Hermana: Te comprendo, pero después de esto por mi, puedes estar desnudo por casa siempre que quieras que ya no me va a provocar tanta curiosidad, ya te he escudriñado el pene, lo he visto, y lo he palpado, así que tu desnudez me parecerá totalmente natural.

Paula: Ja,ja. ¡Joder con mi hermanita! Que ahora ya quiere que estés en pelotas todo el día por aquí incluso con ella delante. No, no, ese privilegio me corresponde a mi, que para algo es mi novio.

Hermana: Yo no he dicho eso. Solo que después de esto, ya no voy a tener tanta curiosidad por verlo en pelotas, y si quiere andar por casa así, yo no voy a poner ninguna pega o impedimento.

Paula: ¡Normal! ¡No te jode! Y ten por seguro que no vas a ver y menos tener entre tus manos una polla como esta así tan facilmente. Ja,ja.

Bueno, acelerad un poco y vamos a terminar con esto.

¿Tu como estás cariño?

Yo: En cuanto me lo pidas me corro.

Entonces Paula comenzó a darme besos muy húmedos y con lengua mientras su hermana y la amiga se ocupaban de mi pene.

Cuando ya no pude mas, las avisé para no descargar mi semen inesperadamente. Su hermana solo apartó un poco la cara y continuó masturbándome hasta que empecé a eyacular.

Mi novia paró un momento de besarme solo para indicarle a su hermana que ahora tenía que reducir el ritmo. La hermana atendió perfectamente a las indicaciones de mi novia y fue conduciendo mi orgasmo muy placenteramente hasta que se iba consumiendo.

Mi novia dijo: "Bueno, pues ya está" y se hizo un silencio mientras yo permanecía desnudo ante las miradas de las tres mujeres.

La erección fué descendiendo a la vez que mi sentimiento de exposición y desnudez se fué acrecentando. Yo no sabía muy bien como salir de allí, pero lo que tenía muy claro es que pasado el orgasmo, quería dejar de exponerme desnudo para ellas. Mi novia me daba un poco igual, pero las adolescentes me producían vergüenza y sensación de exhibición. Por otra parte me sentía propiedad de Paula y a pesar de la vergüenza, me gustaba que fuese ella la que decidiese cuando dejar de exhibirme.

Justo entonces dijo: "Bueno, pues creo que ya lo habeis visto todo" ¿Teneis alguna pregunta?

Hermana: No, la verdad es que la situación ha superado con creces lo que esperábamos de ella, por mi parte estoy completamente satisfecha y sospecho que Andréa también.

Andréa asintió con la cabeza.

Hermana: Solo decir que me ha encantado todo, que Carlos me parece muy valiente para hacer lo que ha hecho, y que hemos aprendido mucho, por lo que os damos las gracias a los dos, pero especialmente a él. Y que siempre recordaré de una manera muy especial la primera vez que toqué una polla, sin imaginar que podía ser tan natural y placentero.

Mientras decía esto, su hermana me echaba constantes miradas a la polla sin miedo ni disimulo alguno.

A mi tanta sinceridad me facilitaba bastante las cosas. Se lo agradecí y mi novia dijo: "Bueno, pues va siendo hora de vestirse" "Al menos para uno, ja, ja" "Y ya de paso comemos, no?

Así que me incorporé, y totalmente desnudo, tal y como estaba, me dirigí hacia nuestra habitación sabiéndome todavía el centro de las miradas de las chicas, por lo que les mostré bien mi polla y como iba descendiendo su tamaño, que a pesar de no estar ya en erección se mostraba todavía grande debido a todo el tiempo que había estado empalmado.

Al poco de llegar a la habitación y estando yo todavía en pelotas, apareció Paula y me besó de nuevo apasionadamente mientras con la mano me agarraba la polla entre una mezcla de cariño y excitación sexual.

Me dijo: "Me encantas" "Me encanta como has sabido manejar esta situación, y me encanta como me has otorgado a mi el poder"

"Hoy te aprecio y me gustas un poquito mas, y todo lo que he percibido con tu exhibición, me excita muchísimo" "Estoy deseando follarte vivo y que ahora seas tu quien me utilices a tu antojo" "Te debo una"

Yo:"No, acuérdate que me debes tres" Ja,ja.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© antipodas

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (8)
\"Ver  Perfil y más Relatos de antipodas
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)