Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.660 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.337 Miembros | 19.389 Autores | 98.540 Relatos 
Fecha: 27-Mar-17 « Anterior | Siguiente » en Sexo con maduras

La de 65

SrX
Accesos: 47.198
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 14 min. ]
 -   + 
A continuación relato una de mis aventuras más morbosas hasta ahora, una relación con una zorra casada de 65 añazos. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Suelo entrar de vez en cuando en chats on line para divertirme y matar el tiempo o para hacerme alguna pajilla si estoy muy cachondo, y aquel día no era una excepción. Estaba muy cachondo y se la hubiera metido a lo primero que pillase. Tanto es así que me hice una foto de mi enhiesto rabo con un objeto cotidiano al lado para que se comparara el generoso tamaño de mi miembro con algo fiable, y la subí al chat como foto de perfil.

No tardaron en abrirme algunos chavales pidiendo que me dejara mamar, pero aunque estaba cachondo siempre prefiero una tía, así que me puse a buscar yo mismo. Lo intenté con varios nombres: “guarra”, “zorra”, “mamona” o cualquier otro apelativo que se me ocurriera, hablé con alguna pero no hubo suerte, ya que o bien eran ‘fakes’ o no vivían en Madrid.

Cuando estaba punto de dejarlo y meterme en Todorelatos a leer algo con lo que acabar la paja me abrió privado una mujer, de nick “madura65”, diciéndome que tenía una polla muy grande, cosa que agradecí, y empezamos una breve conversación donde me contó que estaba ya jubilada y que vivía con su marido en una zona pija de la capital, y aunque me pillaba algo lejos de donde vivo dejaba entrever que me gustaría quedar con ella, a lo que sorprendentemente ella aceptó, no sin antes decirme que era al chico más joven con el que había quedado nunca (tenía 20 años por aquel entonces).

En una cafetería de Moncloa, a medio camino entre donde vivimos cada uno más o menos,  nos encontramos tras 2 horas escasas de nuestra primera charla. Yo estaba algo preocupado por si no aparecía pero el morbo me podía y estaba con la polla durísima, tanto que se me notaba y alguna me miraba el paquete de más en el camino en metro, lo cual me puso aún más cachondo si cabe.

Para mi sorpresa ella estaba allí cuando llegué, vestida tal y como me dijo,  con una elegante falda negra y una blusa de color gris, enjoyada y con taconazos negros; en fin, toda una puta.

Yo: Hola, ¿eres Mar verdad?

Mar: Hola sí, tú debes ser mi merienda, ¿no guapetón? – dijo, mientras me guiñaba un ojo, melosa

Y: Ufff, tienes más morbo de lo que me imaginaba incluso. Estás para empotrarte aquí mismo sin café ni hostias.

M: Me alegro de que me lo digas porque ahora mismo prefiero lo que vi en la foto que el café.

Ahí fui presa de la calentura y me apreté a ella para que notara mi rabo duro como una piedra mientras sobaba su culo.

M: No me esperaba esto de un chavalito tan joven, pero me gusta que tengas decisión.

Al ver que no le disgustó, si no que todo lo contrario, me envalentoné más y decidí meter boca a lo que me respondió con ganas mientras me empezó  a sobar la polla mientras decía:

M: Tenía miedo de que no cumpliera mis expectativas pero parece real la foto que vi.

A todo esto yo ya le sobaba las tetas y le comía el cuello sin ningún pudor en plena calle, al lado de la cafetería que sería nuestro punto de encuentro.

Y: Necesito follarte ya- dije mientras intentaba acceder a su coño maduro.

M: Tranquilo, vamos a mi coche que lo tengo aquí cerca hombretón y acabamos lo que empezamos.

El camino lo hicimos al trote entre besos, sobeteos y azotes por las ganas que nos teníamos el uno al otro. A los 5 minutos ya estábamos montados en un Nissan Qashqai blanco del que comenté que era perfecto para follar, por el tamaño, a lo que me respondió que por eso escogió venir con este coche y no con el Passat que también tenían.

Y: Así que lo tenías todo preparado para que te diera polla eh zorra

M: Jaja la duda ofende cariño, yo siempre estoy preparada para que me usen como la puta que soy.

Cada minuto estaba más cachondo, y una vez entramos dentro le dije que me la chupara que me daba igual no salir de donde estaba aparcado y me saqué la polla del pantalón, a lo que ella no dijo nada y solo empezó a darme besitos por el capullo húmedo de precum.

M: Cabronazo sí que tienes un pollón como prometías.

Y: Disfrútalo que en casa no tienes de esto y esta tarde tienes la oportunidad de quedarte bien a gusto zorrita.

M: Eso haré- dijo mientras intentaba tragarse mi polla por completo.

La mamada la hacía muy profunda la zorra, y me llenaba de babas el rabo como a mí me gusta; yo de vez en cuando de lo caliente que me tenía la cogía del pelo y le follaba la boca lo más que podía, en algunas ocasiones casi se ahogaba pero nunca se quejó

A los 10 minutos de comerme la polla me dijo “Quiero tragarme toda tu leche y que me alimentes bien cabrón”. Y no aguanté mucho más. Cuando me corría le apreté la cabeza hacia abajo para que le llegara directa al fondo de la garganta y se la tragara toda sin pasar por la boca.

Cuando arrancó el coche yo aún estaba extasiado de la corrida que acababa de sacarme la zorra que me estaba conduciendo a no sé dónde mientras me decía que había sido muy malo al no dejarla saborear mi leche y que por eso me llevaba a un sitio donde podría vaciarme más y mejor los cojones, a lo que yo le dije que tenía mucha leche para ella aún.

Al cabo de media hora llegamos a un polígono semivacío cuando ya el día empezaba a oscurecer y yo me volvía a poner cachondo tras la primera corrida. Nos empezamos a besar como adolescentes en su primer polvo y a meternos mano como si fuera a ser la última vez (que por suerte no lo sería), y descubríamos nuestros cuerpos con la boca, la lengua, las manos, etc.

Salimos del coche y nos metimos en la parte de atrás para estar más cómodos y desnudarnos completamente, y en cuanto saqué la polla de su prisión se abalanzó como una loba a mamar, a lo que no pude contenerme y emepcé de nuevo a follarle la boca como un poseso, esta vez en mejor posición, ya que podía a la vez agarrarle sus tetas de abuela.

M: ¡Me vas a romper chavalote!

Y: Sí… el coño, y a pollazos.

M: Pues vamos a ello nene que me muero de ganas.

Tras decir esto me escupió bien mi tieso rabo y me lo llenó de babas entero, “para que me entre mejor” y sacó del bolso un bote de lubricante que aplicó en la entrada de su coño.

M: Rómpeme sin contemplaciones… a ver si es verdad lo que dices machote.

Tenía el coño dilatadísimo, era el más holgado que me había follado de largo, se notaba mucho (incluso con lo gorda que tengo la polla) y así se lo hice saber con unas buenas embestidas

Y: ¡Cómo se nota la cantidad de rabos que han pasado por tu coño, eh, pedazo de puta!

M: Ahhhh, sigue cabrón.

El coche se llenó de mis bufidos empotrándola contra el cristal del coche, sus gemidos recibiendo polla y mis cojones rebotando en su culo con cada empujón que pegaba. Hasta que, agarrándola muy fuerte del pelo, le llanaba el coño de mi espesa y caliente leche tras unos buenos minutos de pollazos incansables.

Reposamos unos minutos y me fijé que en la mano me habían quedado algunos pelos suyos del último tirón que le pegué, me había pasado pensé. El sonido de su móvil me sacó de estos pensamientos. Ella rápidamente se recompuso y sacó el móvil del bolso para responder la llamada entrante. Aún recuperando el aliento contestó al que parecía ser su marido:

M: -¿Sí, cariño?

“Con Maite de compras en El Corte Inglés”

“Sí, para la cena estaré en casa mi amor”

Mientras decía esto llevó su mano a su maduro y rasurado coño; sacando algo de lefa de mi anterior corrida con el dedo se lo llevó a la boca y lo degustó con placer y una cara de puta como no había visto en mi vida.

“Aunque he merendado bien”

….

Ahí dejé de prestar atención a la conversación que mantenía mi madura amante con su esposo, pues, su mano había empezado a pajear suavemente mi polla, lo que, unido a la morbosa situación y palabras de cariño y amor que le dedicaba al cornudo de su marido sin ningún pudor, al lado un chaval que se la acababa de follar, y que era incluso menor que su hijo, me puso otra vez cachondo y las ganas de follármela volvieron a mi espíritu, a pesar de haberme vaciado escasos minutos antes.

Cuando hubo colgado a su marido me dijo, sin soltar mi polla:

M: Ahora seguimos con el siguiente y último asalto, pero tengo que avisar a mi amiga Maite para que me cubra la coartada.

Y: ¿Y qué le vas a decir a tu amiga?- pregunté curioso, sorprendido por su naturalidad.

M: La verdad.

Y: ¿En serio?

M: Claro, a ella le digo la verdad siempre. Maite y yo lo compartimos todo.

Y: ¿Todo, todo?- pregunté con intenciones de que me compartiera con otra madura cachonda.

Ella, que me entendió, sonrió como si se le hubiera acabado de ocurrir una gran idea.

M: Sé a dónde quieres llegar golfillo… y me gusta. De hecho, le voy a mandar una foto de tu preciosa polla para que entienda por qué me tiene que cubrir esta vez. Pero para ello vamos a ponértela bien dura antes.

Me guiñó un ojo y sacó la lengua para empezar a saborear mi rabo, que con lo que me acababa de decir y la mamada que estaba empezando tardó poco en ponerse en pie de guerra de nuevo. Escupió y me pajeó para después sacar el móvil y dármelo.

M: Haz me una buena foto mientras te chupo el capullo y se la mandamos a Maite.

Fue dicho y hecho. En la foto salía ella con los ojos entre cerrados y cara de placer, y la cabeza de mi polla por completo en su boca. Le dije que salía muy guapa y natural, por lo que se rió orgullosa y juguetona, y le devolví el móvil para que le enviara la foto a su querida amiga.

No había apenas reanudado la mamada, cuando un whatsapp de Maite respondiendo a la foto nos llegó. Lo leyó y me comentó lo siguiente

M: Mi amiga dice que le encanta la polla que me estoy comiendo, que parece muy gorda.

Y: Vamos a demostrarle lo gorda que me pones la polla comparando con tu antebrazo putita.

Puso el brazo al lado de mi rabo y le hice otra foto que volvimos a mandar a la zorrita de su amiga. Hasta mar se sorprendió al ver la foto del grosor de lo que se acababa de meter por el coño.

Ya no supe que más respondió porque la calentura me pudo, y dejando el móvil a un lado tumbé a mi puta en los asientos de atrás y me dispuse a penetrarla de nuevo, esta vez en un misionero para ver la carita de gozo que ponía la muy golfa.

Empecé a jugar con mi polla en la entrada de su coñito, masajeando el clítoris, abriendo los labios y amagando con meter la puntita, ante sus caras de placer y sus gemidos de gozo.

Cuando menos se lo esperaba, y un golpe la introduje toda en su interior empezando un suave vaivén. Abrió la boca en un gemido muy profundo y seco que acallé metiendo unos dedos dentro.

Y: Te gustaría tener otra polla en la boca, eh, zorra casada.

M: Gggaaah, siii… ggghh.

Esto me puso tan cachondo que volví a darle caña como un animal agarrando su boca con mi mano, mientras con la otra le apretaba las tetas, o, loco por la excitación, abofeteaba su cara de zorrón.

Estuvimos tanto tiempo en esa postura que a ratos el polvo se convertía en algo menos bruto y más pasional y romántico (en parte por el cansancio acumulado que llevaba yo encima), cuando me acercaba a ella y nos comíamos a besos.

Acabé extasiado tras largo rato, y me corrí sobre ella haciéndome una furiosa paja que acabó con unas gotas de leche sobre sus tetazas de abuela. Gotas que se esparció mientras me decía que no se iba a lavar antes de cenar con su marido, cosa que me volvió loco.

Tras un breve reposo mirando cada uno su móvil y respondiendo cosas pendientes tras 4 horas de frenético sexo, me dejó en la estación de metro cerca de donde quedamos, nos intercambiamos los móviles para volver a quedar otro día y continuar nuestras placenteras aventuras,  y se fue a su casa a cenar con su maridito sin un ápice de vergüenza ni pudor. Me encanta esta golfa.

 

La historia con Mar tiene mucho más que merecería la pena contar detenidamente en relatos separados. Espero que este haya gustado y seguir mejorando como autor con la ayuda de vuestras críticas y comentarios queridos lectores.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© SrX

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (5)
\"Ver  Perfil y más Relatos de SrX
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)