Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.568 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.452.911 Miembros | 19.347 Autores | 98.321 Relatos 
Fecha: 31-Mar-17 « Anterior | Siguiente » en Grandes Relatos

Pedro: el jefe, la secretaría y la nueva amiga IV

Yggdrasil
Accesos: 3.426
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 16 min. ]
 -   + 
No imagino la hora de ver a Sonia así...Esta toda sudada, retorciéndose mientras le dan placer por sus dos agujeros, sin poder decir nada..- Ahora vuelvo.-le digo-Correte todo lo que quieras.Antes de salir me giro a mirarla de nuevo. Que vista, tiene cada de asustada,pero no puede más y se corre. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Sinceramente me he quedado con ganas de más, a sido demasiado… Como decirlo.. ¿ Suave? No se…

 

Nos fumamos un cigarro cada uno y decidimos salir en busca de los demás, a saber si aún se encontraban en el pub. Cruzamos la pista en dirección a la puerta y ahí estaban.

 

- Sonia y Pedro, por fin ,¡os encontramos! - grita María abrazando a Sonia. Va muy borracha.

- Si, lo siento estábamos en la terraza fumando y se nos a ido el tiempo. - miente mientras la abraza.

- ¿Vamos a comer algo? - propone Juan.

 

- Estaría bien – responde una voz a nuestras espaldas.- Hola Pedro.. - noto que me acarician la espalda. Algo que odio muchísimo.

 

Me giro, es Marta. Va con Laura y cuatro amigos más. Joder…Laura ni siquiera levanta la mirada del suelo, y los chicos miran a Sonia y a las demás algo salidos. Estas dos seguro que los llevan calentado toda la noche...

 

- Lo siento pero no es una invitación - le digo cortante.- Vete dentro, busca a Carlos y que os de algo de cenar si quieres.

- Vale.. vale.. - contesta algo enfadada.- No hay por que ponerse así… ¡ Encantada chicos! - dice al resto de mi grupo y se van hacía el pub.

 

- Perdonad es una amiga algo entrometida- me disculpo. Colocándome un poco detrás de Sonia.- Me encantaría ir a comer – pongo disimuladamente las manos en sus caderas. Se estremece.- Pero ya es algo tarde y debería irme. Mañana tengo trabajo. - digo haciendo una mueca, se ríen. Le aprieto el culo a Sonia.- Os debo una cena.

 

Les tiendo la mano a los chicos, beso a María y Paula.

 

Me pongo delante de Sonia. La cojo por los hombros.

 

- Bueno preciosa, me lo he pasado muy bien esta noche.- le doy dos besos cerca de la comisura de las labios.- Y no solo es por lo que tu piensas. - le digo riendo y le hago cosquillas

- Para tonto.. – me sonríe y me alborota el pelo.- Luego te digo algo cuando llegue a casa.

- ¡Chao chicos! ¡Nos vemos, disfrutad!- digo mientras me alejo caminando.

 

Uf… Que noche más completa. Tiene un cuerpo delicioso… No logro quitármela de la cabeza, le hubiera echo tantas cosas... Estoy cachondo otra vez. Tengo una idea.

Vuelvo de nuevo al pub entrando por la puerta de detrás.

 

Cojo mi móvil y le mando un par de whatsapps a Laura. De mientras me dirijo hacía el reservado otra vez. Me siento en una de las butacas. Veo que a leído los mensajes. Espero que no tarde me va a reventar el pantalón. Se abre la puerta.

 

- Hola…- dice algo tímida entrando.

- Pasa.. pasa..- le digo mientras me levanto.- ¿Que tal a va la noche?

- Bien.. hemos ido a un par de bares antes de venir.- deja el bolso en el sillón.

 

Me acerco a ella, la cojo de la cintura y empiezo a bajarle la cremallera del vestido.

 

- Pues creo que va a mejorar..

 

Empiezo a besarle el cuello, agarro uno de sus pechos y empiezo a apretarlo.

 

- Pedro… Quería darte.. las gracias por lo del curro.- dice agarrándome la cara y dándome un beso.

- Me lo podrías agradecer de otra manera..- le señalo hacía abajo.

- Vale..- dice y se pone de rodillas.

 

Saca mi miembro erecto, empieza a lamerlo enérgicamente, arriba y abajo. Se la saca de la boca y se golpea la cara suavemente. Intenta metérsela entera en la boca pero no puede, la ayudo cojiendole de la cabeza y empujándola hacía mi.

 

- ¡Oh.. Que gusto Laura! - le digo tocándole el pelo.

 

Empezando a embestir su boca mientras le agarro la cabeza. Veo que se ahoga, pero ella sigue moviendo su lengua por donde puede, así que continuo un poco más.

 

- Levantate.- le ordeno.

- Si..- responde algo nerviosa.

- No te he dicho que me contestases. Se pone roja.

 

La llevo hacía el diván.

 

- Siéntate, voy a buscar un par de cosas que nos harán falta.- le digo dirigiéndome al armario de donde había sacado la camiseta.

 

Esta vez cojo un collar de cuero de perro, la mordaza de bola, unas esposas acolchadas, un par de vibradores uno más grande que el otro y por ultimo una pequeña cuerda.

 

- Creo que no me dejo nada..- le digo dejándolo todo a su lado.

- Pedro… ¿ para que quieres esto ? - dice cogiendo el collar.

- Es para ti, pontelo y recogete el pelo.- le digo dándole una goma que llevaba puesta en la muñeca.

 

Me mira raro.

 

- ¿Te lo pongo yo ?- acabo diciendo.

- No.. no.. - se lo pone y se hace una coleta alta.

- Te queda muy bien.- le digo – pero esto va hacía atrás – cojo la argolla dorada y la estiro hasta ponerla en su nuca.- Así mejor.

 

Veo que esta nerviosa. No para de mirar los vibradores. Le bajo entera la cremallera y le quito el vestido. Lleva un sujetador liso negro, un tanga a conjunto y unas medias que acaban a mitad de muslo con un poco de encaje. Que culo...

 

- Um… No estas nada mal Laurita…- le dijo quitándole el sujetador.- Y si, me gustan.- aprieto uno de sus pechos. Y le doy unos pequeños pellizcos en los pezones hasta que están rojos y duros.

-¡ Oh.. Pedro..! - gime y empieza a acariciarme.

- Ponte de rodillas – le digo.

 

Me arrodillo detrás suyo. Empiezo a acariciar su cuerpo, primero sus caderas, voy subiendo hasta agarrarle los pechos, los manoseo. Bajo hacia su vagina y le meto un par de dedos, esta muy mojada.

 

Pongo las manos en sus hombros y empiezo a bajar hasta sus muñecas. Llevo sus manos hacía su espalda y le pongo las esposas.

 

- Pe..- intenta decir, pero le pongo la mordaza.

- Hablas demasiado. Es hora de que disfrutemos un poco…- le susurro al oído y le doy un azote.

 

Le apoyo sus hombros en el borde del diván. Cojo el vibrador más pequeño y se lo introduzco en la vagina. Lo voy subiendo de nivel poco a poco mientras juego con su clítoris. Su respiración cada vez más rápida, se mueve al vaivén de los movimientos de mi mano. Veo que empieza a levantar el culo, va a correrse…

 

Me pongo detrás de ella, le saco el vibrador, se la meto y empiezo a darle unas brutales embestidas. No aguanta ni 3 y estalla. Noto como sus líquidos resbalan por sus muslos. Cae rendida.

 

- No no Laurita.- le digo agarrándole la cintura y vuelvo a ponerla como estaba.- Acabamos de empezar.

 

Me pongo detrás suyo y vuelvo a metérsela. Me muevo un poco, noto como se mueve contra mi.

Cojo la cuerda y la paso por la anilla del collar. Se gira para mirar que hago, le doy un par de embestidas y vuelve a mirar hacía delante.

 

- Tranquila… te va a gustar.- le digo acariciandole el culo, mientras se la meto y saco suavemente.

 

Cojo los extremos de la cuerda y los paso por las esposas. Hago un nudo corredizo y lo aprieto un poco, veo como se le doblan un poco los brazos y como levanta el cuello. Estiro un poco más. Quiero que le ahogue un poco.

 

Se la saco y empiezo a meterle los dedos. Me pongo al lado suyo, la miro a la cara. Le brillan los ojos, le encanta que la traten como la perra que es. Se le cae un hilito de saliva por la comisura de la boca. Esta cachondisima. Con la mano libre le pellizco un pezón.

 

Cojo los dos vibradores, los pongo a media potencia.

 

- Voy a ser bueno y lo voy a mojar antes de romperte ese culito - le digo mientras meto el vibrador más pequeño en su vagina. Lo meto y lo saco varias veces, rápido y lento.- Así estará bien…

 

Cojo el vibrador y empiezo a metérselo por el culo, poco a poco. Laura se agita como puede y gime.

 

- Ahora el otro.- digo metiéndole el más grande en su agujero libre.

 

Esta excitadisima no para de gemir, aún con la mordaza y todo. Se agita y se corre otra vez.

Me mira como pidiéndome que se los saque.

 

- Tendrás que aguantar un poco más Laurita. - le digo dándole unos azotes y embistiéndola para que se movieran los vibradores dentro de ella.- Por lo menos más de 3 minutos ¿ no crees?

Le subo el vibrador más grande al máximo. Me pongo delante de ella y la miro.

 

Esta preciosa, sus pechos de mueven agitados por su respiración. No imagino la hora de ver a Sonia así...Esta toda sudada, retorciéndose mientras le dan placer por sus dos agujeros, sin poder decir nada. Pero falta algo.

 

- Ahora vuelvo.- le digo dándole un azote- Te prometo que no tardaré. Correte todo lo que quieras.

 

Me voy hacía la puerta, pero antes de salir me giro a mirarla de nuevo. Que vista, tiene cada de asustada, pero no puede más y se corre. Cierra los ojos. Pero enseguida vuelve abrirlos, la misma mirada de perra que antes. Sonrío y le lanzo un beso.

 

Cierro con llave y voy hacía la barra. Cojo un par de hielos de una cubitera y vuelvo a la habitación.

Sigue ahí, pero ahora chorrea más que antes.

 

- Vaya… veo que te lo estas pasando bien tu sola…- le digo mientras paso uno de los hielos por su espalda.

 

Se arquea por el frio. Aprovecho para apretar un poco más el nudo, queda preciosa así puesta.

 

Me levanto y le hago un par de fotos con el móvil. Un pequeño recuerdo.

 

Le saco los dos vibradores. Y paso el hielo por sus agujeros… Se retuerce. Ahora me toca a mi.

 

Se la meto entera sin miramientos, escucho como intenta gritar, empiezo a darle enérgicamente. Quiero desahogarme. Imagino que es Sonia. La saco y se la meto en culo. La cojo por las caderas y empiezo a embestirla brutalmente hasta que ya no puedo más y me corro dentro de ella.

 

Le desato la cuerda y se cae rendida. Esta exhausta, se habrá corrido como 7 o 8 veces, esta empapada. Le quito la mordaza para que respire mejor. Tose un par de veces, poco a poco recupera el aliento.

 

La ayudo a acomodarse, voy a por un par de copas y cojo el champagne , que ni había usado antes, y lleno las copas.

 

- Pedro.. quitame las esposas… ya hemos acabado…y me duelen las muñecas - dice mirándome mientras me acerco de nuevo.

 

- Haremos otra cosa.- cojo de nuevo la cuerda, pero esta vez la paso haciendo un ocho entre los hombros y los codos, queda como un pequeño corsé. Lo aprieto un poco hasta juntarle los brazos.

Queda erguida sacando pecho, y entonces le quito las esposas.- Ahora tengo mejores vistas.- y le acaricio los pechos.

 

- Pero..- dice. Le tapo la boca con la mano.

- Ya hemos hablado suficiente…- respondo mientras cojo una copa de champagne.- Bebe un poco, estarás sedienta.- le destapo la boca.

- Gracias.- y separa los labios sacando un poco la lengua para recibir la copa.

 

La ayudo a beber un poco, en el tercer sorbo le derramo un poco por encima.

 

- Perdona, soy un poco torpe. - cojo la camiseta que había usado antes para secar a Sonia, me pongo de rodillas delante de ella y empiezo a secarle los pechos.- ahora lo arreglo.

 

Empiezo a lamerle los pechos y a rozárselos con la camiseta, hasta que su respiración volvió a acelerarse.

 

- Pedro.. yo.. - susurra.

- ¿ Si? - le pregunto metiéndole dos dedos y acercándome a su oído.- dime..

- ¡Oh!.. - empieza a gemir otra vez.

- ¿ Quieres más Laurita? - le digo moviendo mi mano más rápido. - ¿ Quieres que te folle otra vez?

- Si.. Si… - dice entre gemidos.- Quiero que me folles otra vez por favor…- grita.

 

Le meto el consolador más grande por el culo mientras la vuelvo a poner a cuatro patas.

 

- Quedate así un momento.- le digo y voy al armario a por otra cuerda.

 

Con un extremo le ato un tobillo, la cojo por los brazos y la ayudo a ponerse de rodillas, paso la cuerda por las esposas y ato el otro extremo al otro tobillo.

La tumbo boca arriba, aprieto el nudo hasta que le quedan los tobillos pegados al culo, aprovecho para subirle el vibrador al máximo. Le abro las piernas y apoyo mi miembro en la entrada de su vagina.

 

- Pedro…me estira un poco…- gime mientras mueve la cadera buscando ser penetrada.

 

Cojo la mordaza y se la vuelvo a poner.

 

- Así estas mejor.- le guiño un ojo, la levanto por el hueco de debajo de las rodillas y empiezo a embestirla como antes. Noto el enorme consolador en su culo, que se mueve a cada embestida.

 

Sus enormes pechos rebotan en cada movimiento, gime como una loca. Me mira mientras se corre.

Le doy más fuerte, más rápido. Saco una mano y y empiezo a pellizcarle los pezones. Y sigo bombeándola un buen rato hipnotizado con sus pechos.

 

Veo que mueve la cadera muy rápido, intenta meterse todo lo que puede dentro. Gime y se retuerce. ¿ Va a correrse otra vez?

 

Le doy lo más duro que puedo y me voy con ella.

 

Laura respira muy rápido, le quito la mordaza.

 

- ¿Estas bien?- le digo soplándole a la cara.

 

Suelto la cuerda que le obligaba a doblar sus piernas y se estira.

 

- ah...ah..- apenas consigue articular palabra. Cierra los ojos.

- ¡Laura! - le digo acariciando su cara. - Abre los ojos..

 

Cojo a copa y se la acerco a la boca. Le da dos sorbos.

 

- Desatame por favor…- me pide dócilmente.

- Si claro..

 

Empiezo a deshacer los nudos, le han quedado unas pequeñas marcas, se le irán en un rato.

Se sienta como puede en el diván, debe dolerle un poco el culo.

 

- Dios Pedro…- dice cogiendo la copa.- Antes no me hacías estas cosas…

- Ya te he dicho que he cambiado.- sonrío y voy a buscar un cigarro.

- Me gustaría repetir otro día- dice tendiéndome la mano para que le diera un cigarro también.

- Esto no va a ser una relación ni nada así Laura.- le respondo dándole el mechero.

-…. - suspira.- Se que no podremos volver a estar juntos, como pareja, pero podríamos repetir esto o ir un día al cine, a cenar..- dice dándole una calada al cigarro.

- Eso es ser una pareja. Ir al cine, tener sexo luego ir a cenar , volver a tener sexo…- digo mientras doy vueltas por la habitación.- No Laura, no podría. Eso sería dar un paso atrás para mi.

- Pero no tendría que ser cada día…- insiste.

- Laura, esta bien esto del sexo esporádico, sin cine ni cenas.- respondo algo cortante.

- Vale Pedro… no te insistiré más.- se acaba la copa de un trago.

 

Se levanta. Recoge su ropa y empieza a vestirse.

 

- No quiero que te enfades ahora Laura..- le digo ayudándola a subirse la cremallera.

- No me enfado. - responde – pero tengo la esperanza de que me perdones y volvamos a salir.- sonríe y me besa.

 

Se arregla el pelo y recoge su bolso.

 

- Bueno Pedro.. es hora de irme.. Marta me estará echando en falta- dice mirando el móvil.

- Gracias por venir Laura, es un placer estar contigo.- le digo dándole un beso en la boca.- Nos volveremos a ver.

- Tenlo por seguro…- responde mientras se quita el tanga.- toma, quedatelo como un recuerdo mio, para que me eches de menos…- esta ruborizada, sonríe y se va.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Yggdrasil

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Yggdrasil
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)