Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.300 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.313 Miembros | 19.391 Autores | 98.544 Relatos 
Fecha: 20-Abr-17 « Anterior | Siguiente » en Gays

El Nalgueable VecinoDeportista - Parte 1

JimmyOlsen
Accesos: 5.097
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 32 min. ]
 -   + 
Un joven deportista, es humillado por Ty (el novio de su hermana) con nalgadas y algo más. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

EL NALGUEABLE VECINO DEPORTISTA

Toqué a la puerta de Ty.

Él vivía en el mismo edificio que yo.

Mi  hermana había pasado este fin de semana con él. (Ella había venido a ver a su hermanito menor, pero en realidad casi ni habíamos hablado).

La escuché hablando por celular mientras hablaba con una amiga.

“Es un bastardo a veces. Lo sé, lo sé. Debería estar contenta por haberme dado un orgasmo como ese, pero es que él lo hizo tan cruelmente. Me hizo correrme una y otra vez, incluso hasta que le rogué que parara.”

Ella gemía mientras se cambiaba de ropa y luego con un beso en mi mejilla se marchó. (Mientras seguía hablando con su amiga por teléfono).

Entonces ahí estaba yo frente a la puerta de Ty. Supongo que para defender su honor o algo así.

Siendo un caluroso día de verano estaba vestido con una camiseta corta, unos shorts y unas sandalias.

Ty contestó la puerta vestido incluso con mucho menos.

A sus 35 años, Ty, era 15 años mayor que yo. Su peludo pecho estaba desnudo. A diferencia de mí, que no tengo pelos en mi pecho, Ty tenía algunos cubriendo sus pectorales. Una línea de pelo bajaba por su estómago hasta su ombligo cubierto de pelo oscuro. Sus enormes pies también estaban desnudos. Ropa interior Jockey era lo único que cubría su cuerpo. Aunque él medía 1,82 metros, parados frente a frente yo le sacaba de ventaja casi 30 centímetros, él se acercó directamente a mi rostro cuando contestó. Podía oler alcohol en su aliento.

“Sí, qué mierda quieres?”, preguntó con indiferencia.

“Escucha Ty, vine para hablar sobre mi hermana. Ella estaba muy molesta antes de – “

“Ella parecía muy feliz cuando se fue de aquí,” Ty cortó mi oración, riéndose.

Lo seguí hasta el salón central.

“Bueno, no sé lo que puede haber sucedido, pero mientras se arreglaba ella estaba quejándose – “

De nuevo fui interrumpido.

“Escucha chico musculoso, creo que lo que pasó fue algo entre tu hermana y yo, creo que debes largarte hacia tu casa y preocuparte de tus propios malditos asuntos.”

 Ty se movió para agarrar mi brazo, pero me moví fuera de su camino.

Pero en un movimiento FLASH, Ty se movió de nuevo y agarró mi brazo, rápidamente cerrándolo detrás de mi espalda y empujándome hacia adelante.

Caí de estómago sobre la mesa del comedor.

“Creo que mereces una maldita lección, puto. Crees que puedes venir a mi casa y simplemente faltarme el respeto de esa manera?”

“Escucha Ty, lo siento, pero-“

“Cierra la maldita boca. Deja de pelear, chico musculoso. No irás a ningún lado de todas formas.”

Rápidamente me di cuenta que era inútil luchar. Ty me tenía detenido. Con un tirón en mi brazo detrás de mi espalda, me mantenía inmovilizado, con mis pies en el suelo. Comprendiendo que este tipo más bajo era tan fuerte como yo.

“Qué demonios?”

GRUÑÍ cuando sentí mis shorts siendo bajados por una de las manos de Ty.

“Dije que te CALLARAS, chico musculoso. Ahora pon tus manos juntas. Mantenlas en el borde de la mesa y no intentes escapar.”

Con ambos brazos libres traté de moverme para reincorporarme, pero fui empujado de nuevo contra mi vientre.

“No te lo volveré a repetir, hijo de puta. Quédate! Quieto! Ahí!”

Humillado por este tipo mayor capaz de manejarme tan fácilmente, hice lo que me ordenó.

Entonces con la vergüenza profunda que sentía, Ty ahora con sus dos manos tiró de mis shorts hacía abajo a través de mis piernas. Mis sandalias volaron quedando sólo en ropa interior.

Escuché a Ty reírse por mis calzoncillos.

Debido a que se acercaba el día de lavandería, tuve que buscar por unos viejos calzoncillos. Tenía un par que eran blancos y apretados que tenía desde siempre. Esa ropa interior había sido buena hace unos años atrás, pero ahora desde que crecí casi se reventaban debido a mis grandes nalgas. La tela estaba tan tirante y desgastada que mi blanco culo estaba prácticamente visible, sobresaliendo alrededor de mi cuerpo bronceado por el sol.

“Veo que te gusta llevar ropa interior apretada sobre ese gordo culo. Pare que el “chico musculoso” es ahora mi “chico panty”.

“Deja de hacer bromas Ty. Déjame ir.”

Ty no respondió. En vez de eso agarró mi corto pelo cobrizo. Forzando mi cabeza contra la mesa. Mientras me retorcía, colocó un calcetín sudoroso en mi boca.

“Mantén eso en tu puta boca! Mantén tus manos en la mesa.”

Silenciados gemidos salían mientras Ty daba esas órdenes a centímetros de mi oreja.

Luego se alejó un poco. Sentí su pie desnudo tocando mis piernas. Obligándome a separarlas mientras empujaba la parte baja de mi espalda hacía abajo. Haciéndome levantar mi culo.

Y de repente, la gran mano de Ty comenzó a NALGUEAR mi culo.

En estado de shock RUGÍ en el calcetín de mi boca. Tratando de moverme, pero en vez de lograrlo fui obligado a mantenerme en posición.

“Mantente en punta de pies! Levanta ese culo en el aire! Toma tu castigo chico musculoso. Maldito hijo de puta, sin respeto con sus mayores. Te enseñaré a respetarme, perra.”

Traté de protestar pero inentendibles palabras escapaban de mi boca. Ty tenía que saber que no trataba de molestarlo, pero él estaba disfrutando someterme.

“Maldito culo gordo de puta. Rogando por disciplina. Encontraste al hombre que te la dará, perra. Te enderezaré con frecuentes nalgadas.”

Ty hacía que mi culo zangoloteara por sus palmadas. Izquierda, derecha. Izquierda, izquierda. Nunca podía saber qué cachete iba a recibir el golpe. Igual que mi hermana anteriormente, estaba rogándole a Ty que parara.

“Vas a colocar tu malito número en mi lista de contactos. HAZLO AHORA!.”

Ty empujó su teléfono con su mano extendida. Levanté mi cabeza para añadir mi número.

Riendo NALGUEÓ mi cachete derecho rápidamente cinco veces, cuando me hizo gritar el primer dígito de mi número. Se alternaba de derecha a izquierda mientras “NALGUEABA” los otros 6 dígitos, mientras los añadía yo mismo en su teléfono.

“Tú, hijo de puta, vas a estar a mis órdenes en cualquier momento que sienta que es tiempo para disciplinarte un poco. Simplemente tienes que tomar tus pantis y venir hasta aquí para que tu gran culo en forma de burbuja sea enrojecido. Ahora levanta ese gordo culo.”

Mis nudillos estaban blancos por agarrar otra vez el borde de la mesa de cocina. Mi cuerpo estaba sudado por el calor de la disciplina. Estaba respirando fuertemente contra el calcetín cuando Ty se alejó de mí. No me atreví a moverme mientras lo miraba verter hielo en un vaso y luego disparar whisky dentro de él.

Tomando un trago se rascó el pectoral izquierdo.

Dejando el vaso en la mesa, agarró mi pelo. Obligándo a levantarme.

Llevándome a la sala del living.

Afortunadamente para mí, pensé, Ty estaba detrás de mí. Porque yo estaba MUY consciente que mi polla había amado la escena! Mirando hacia abajo vi a mi grueso pene circuncidado que estaba completamente erecto. El sudor y el pre-semen hacían mi herramienta aún más visible sobre la delgada tela de mi blanca ropa interior. El maldito de alguna manera estaba teniendo el mismo efecto en mí que el que había tenido con mi hermana!

> Desde atrás, Ty me hizo abrir la boca, mientras empujaba otro de sus "frescos" calcetines sudorosos entre mis labios.

Si Ty no podía ver mi húmeda polla, ahora podía ciertamente sentirla, cuando me obligó a colocarme encima de sus rodillas. Al ser más alto tuve que estirar mis manos y mis dedos de los pies para quedar en posición. Mi polla quedó acostada sobre las desnudas rodillas de Ty.

Me retorcí sobre su vientre velludo cuando, otra vez, su mano derecha le dio a mis nalgas algunas PALMADAS.

Estaba casi gimiendo por el caliente calor en mi culo. Ty hacía que sus bofetadas SACUDIERAN mis nalgas con su fuerza. Enfatizando sus sarcasmos con NALGADAS.

“Maldita chica-panty. Desde ahora tus gordas nalgas no se sentirán normales a menos que brillen rojizas como en este momento.”

El delgado material de los apretados calzoncillos blancos hacía mi sonrosado trasero visible para Ty.

Las expertas nalgadas hacían que mi culo pareciera dos cerezas redondas.

Una vez más, después de unos cuantos minutos, mis nalgas recibieron un respiro.

Ty me ordenó levantarme.

“Tengo que mear y no te daré ninguna opción para que escapes, vienes conmigo. Pero primero enfriemos un poco este gordo culo.”

Ty tomó el vaso de la mesa. Empujándome hacía el baño, agarró el elástico de mis calzoncillos. Luego VERTIÓ el frío hielo dentro de mi ropa interior. Casi se podía sentir el CRUJIR del hielo derritiéndose cuando hicieron contacto con mis calientes y rojas nalgas.

Humillado como estaba fui obligado a quedarme parado en el baño al lado del inodoro. Mirando mientras Ty sacaba su pene de su ropa interior Jockey y meaba en la cuenca.

Acercándose a mí mientras meaba tomo mi rostro con una mano y me sacó el calcetín de la boca.

Mientras terminaba de mear pinchó la punta de su pene con dos dedos de manera que algunas gotas los mojaron.

Antes que pudiera moverme me agarró por el pelo y forzó mi cabeza un poco hacia abajo EMPUJANDO esos dedos en mi boca.

“Toma una probada de mi orina, perra. Chupa esos dedos hasta dejarlos limpios.”

Estaba asqueado, pero no tenía muchas opciones. Ty mantenía firmemente sus dedos en mi boca, mientras caminábamos de vuelta a la sala del living.

“Ty, tengo que irme amigo! Déjame ir!”

Mi amortiguada protesta no detuvo a Ty en absoluto.

Me agarró de la cabeza, maniobrándome hasta dejarme en cuatro patas sobre el sofá, pero no sin antes tomar otro trago.

Colocando más whisky y más hielos en el vaso, regresó.

“Empuja ese culo hacia arriba. Vamos a calentarlo un poco más! Calla tus gemidos, chico-panty. Aquí, abre tu boca.”

De nuevo encontró un calcetín en alguna parte del piso y lo forzó en la entrada de mis gimientes labios.

Ty comenzó a NALGUEAR la parte “trasera” de mis redondas nalgas. Mismo lugar, diferente nalga, mientras gritaba sin parar.

“Oh sí, vas a saber quién es el que manda en este edificio, niño. Ahora la pensarás dos veces antes de ir a la casa de otra persona y acusarla de algo que no es de tu puta incumbencia! Si escucho algo sobre eso? Tu gordo culo sufrirá las consecuencias.”

Moví mis nalgas de lado a lado. Mi ropa interior no ofrecía ninguna protección mientras Ty seguía con un borracho ritmo.

Apenas podía oírlo. Mis propios gemidos eran más fuertes. Traté de mantener mi culo en alto como él me había ordenado. Miré entre mis piernas. Mi  pene apuntaba derecho hacia mi cadera. Fácilmente se podía ver como mi herramienta estaba sudada y cubierta con un húmedo brillo de pre-semen.

A veces Ty parecía golpear mi culo como si hubiese tomando clases de cómo hacerlo! Golpeando cada uno de los centímetro de un redondo glúteo con su mano.

Otras veces, me golpeaba y regañaba como si fuera un niño. Sonriendo ante mis gemidos.

“Gran rudo chico deportista gimoteando igual que una ramera. Toma tus nalgadas, perra. Si haces algo sucio debes pagar el precio.”

Supongo que Ty se cansó cuando sus nalgadas se hacían menos y menos frecuentes. Ya no podía mantenerme en posición por sus burlas.

“Arquea tu espalda, chico deportista. Oh sí, presenta ese gordo culo para la disciplina que sabes que mereces. Mmmmmm, cuántas veces a la semana debería tenerte aquí? Suficientes para mantener este culo rojo. Suficientes para tener a los chicos en los camarines preguntando por él, eh? Dije que ARQUEARAS TU ESPALDA, CHICO!”

Ty gruñó mientras empujó mi cabeza, haciendo que mi rostro se enterrara en el sofá y mi culo se levantara.

Humillado, me quedé en esa posición por minutos mientras Ty caminaba alrededor. Sirviéndose un poco más de whisky.

Miré mientras se tambaleaba hacia su dormitorio. Podía ver sus pies desnudos mientras se recostaba en la cama.

Me imaginé que se había quedado dormido por el trago, así que era mi oportunidad para irme de ahí. Rápidamente en mis sandalias y mis shorts me dirigí a casa.

Una vez en mi departamento, me dirigí a mi cuarto de baño.

Tenía miedo de mirar mi picante culo!

Mi calzoncillo era bastante transparente como para poder dejar ver mis rojas nalgas.

Lo tomé de la parte de atrás y lo empujé bajo mi trasero.

Me sorprendí de que mi culo no estuviera de la peor manera. No había marcas, sólo había un calor y resplandor que emanaban de mis cachetes.

Cuando me saqué por completo mis apretados calzoncillos blancos me sorprendió más mi polla que mi culo. Mi pene estaba como estaca y cubierto de una sustancia pegajosa. Todavía estaba duro. Haciendo darme cuenta que estuve tirando liquido pre-seminal durante todo el tiempo que estuve allí.

Entré a la ducha y limpié el sudor de mi cuerpo. Contrayéndome de dolor cuando las gotas de agua helada chapotearon en mi culo caliente.

Mientras limpiaba mis axilas mire hacia abajo. Era evidente que mi pedazo de carne aún apuntaba hacia afuera de mi pubis.

Traté de olvidar a mi polla.

Salí de la ducha y me sequé. Una vez más me retorcí cuando froté la toalla en mi culo.

Mientras caminaba desnudo vi la luz parpadeante que salía de mi teléfono.

Habían dejado mensajes mientras me duchaba.

Ty al parecer no se había desmayado por mucho tiempo.

“Tráeme hielo.”

“No me respondes, chico-deportista?”

Podía ver que estaba escribiendo algo más, mientras devolvía el mensaje, “Estaba en la ducha”.

“Ven aquí y tráeme hielo, a menos que quieras que otros en el edificio conozcan sobre ese nalgueable culo gordo.”

Mierda, estaba comenzando a asustarme al pensar que lo que hizo con mi culo se supiera por el edificio. Ty conocía a todos aquí!

“No olvides qué vestir chico-panty.”

Estaba buscando mis bandejas de hielo para meter en una bolsa mientras rápidamente contestaba, “No tengo pantis”

“Ponte un jock-strap, perra. Deja de perder el tiempo. Ponte uno apretado.”

Agarre mi camiseta y mis pantalones cortos del piso y me dirigí al fondo de mi cajón encontrando unos viejos jocks, agarré uno.

Subiéndolos por mis grandes glúteos, pensé “Mierda, este es demasiado pequeño.”

Un PING en mi teléfono hizo que me los colocara de todas formas. Mi pene estaba finalmente suavizándose un poco, estaba AJUSTADO en la bolsa. Mi rojo culo se mantenía parado por las correas.

Al finalizar de vestirme comencé mi camino.

Toqué a la puerta de Ty.

Contestó en sólo ropa interior otra vez.

Tomando la bolsa de cubitos de hielo se fue y tiró algunos en un vaso lleno de whisky, mientras me gritaba para que entrara al departamento.

El sol ahora brillaba directamente hacia adentro del departamento de Ty, haciéndolo cálido.

Me preguntaba por qué había regresado hasta aquí. O incluso por qué él me había llamado hasta aquí? Me di cuenta de que había hecho todo lo que me había pedido!

Estaba aún perdido en mis pensamientos, cuando él TIRÓ mis pantalones cortos hacia abajo.

“Desnúdate. Déjate sólo las bragas, perra.”

Obedecí rápidamente.

Ty se rió de nuevo por mi elección de ropa interior. La gastada bolsa copeaba mis pelotas y mi pene apretadamente.

Mis rojas nalgas apuntaban hacia afuera. Enmarcándose alrededor de las blancas correas.

“Perra, vistes cualquier cosa con tal de exhibir ese maldito culo!”

Estaba pensando en hacer una inteligente observación diciéndole que ÉL me había hecho vestir así pero justo me agarró por el brazo.

Ty lo cerró detrás de mi espalda. Ordenando que pusiera mi otra mano atrás.

Me dijo que dejara mis manos ahí, mientras movía su cuerpo detrás de mí.

Mis manos estaban en su pecho.

Luego se apoyó contra mí.

Siendo más bajo que yo, su estomago descansaba en mi caliente culo.

Sus manos llegaron a mi parte delantera, copando mis pectorales.

GRUÑÍ. Sus dedos, probablemente por tomar los vasos con hielo y whisky, estaban CONGELADOS.

“Oh sí chico deportista, continuemos con tu castigo, me gustó la manera de como volviste a mi departamento, niño. Ustedes los grandes malditos sementales, necesitan a alguien para controlar su arrogancia. Mira hacia abajo a tus pequeñas bragas, chico, parece que tienes una polla que necesita control. Sólo la sensación de mi vientre peludo en tu culo gordo es suficiente para que quieras correrte, no es así chico?”

No sabía por qué pero mi herramienta estaba definitivamente incómoda en la bolsa del suspensorio.

Creo que el frote del estómago de Ty en mi culo rojo pudo haber llegado a mi polla, sus dedos todos sobre mis sensibles pectorales deben también haber aportado al truco.

Él seguía manoseando mis pezones. Tirando el pezón hacia afuera, antes de rudamente pellizcarlo. Luego todos sus dedos se envolvían alrededor de un pectoral. Exprimiéndolo.

Yo sabía que en cualquier momento podría haber, probablemente, empujado o golpeado al tipo más bajo, pero sus burlas, su juego con mis pectorales, su estómago presionado en mis rojas nalgas, todo eso hacía soltar pre en mi ropa interior.

“Vamos a ver si puedo obtener leche de estas tetas, oh sí, tu amas esto no es así chico? Gimiendo como una puta barata.”

“Ty – por favor! Mis pezones. Son muy sensibles. Por favor. Para!”

Sabía que mis plegarias eran inútiles. Ty me mantuvo en posición. Sus dedos estiraban mis pectorales.

A veces, se agachaba para agarrar un poco más de hielo. Haciéndome temblar cuando los frotaba sobre mis tetillas.

“Estas tetas están paradas ahora, debido a la atención que han recibido, chico.”

Miré hacia abajo. Mis pezones estaban parados apuntando directamente hacia afuera. Hormigueando debido a la ruda manipulación.

 Ty me llevó hacia su sofá.

Sentándose, rudamente me arrojó sobre su rodilla.

“No! Ty para!”

“Cállate, chico-panty! Sólo quiero tomar una mirada de ese hermoso culo gordo que tienes. Ohhhh sí. Grandes nalgas redondas tan calientes.”

 SLAP! SLAP!  SLAP!

Gemí RUIDOSAMENTE mientras mis cachetes eran azotados. Renovando el calor en mis heridas nalgas.

Entre las bofetadas, Ty agarró ambas nalgas. Amasándolas con sus dedos.

“Qué tenemos aquí? Mira esa hermosa vagina, que tienes ahí chico. Mmmmm, me gustaría tomar una probada de eso. Mira ese apretado coño rosa.”

“Qué? De ninguna maldita manera, Ty! Déjame ir!”

Traté de levantarme de su regazo. Él forcejeó hasta que logró empujarme hasta dejarme en el piso. Sentí sus grandes manos agarrar cada una de mis nalgas. Tirando de ellas hacia los lados separándolas, Ty VOLÓ en medio de ellas!

GRITÉ! Al sentir su resbalosa lengua trabajando alrededor de mi agujero, estaba rápidamente volviéndome loco. Me agitaba en el piso, pero no podía escapar.

“OOOHH MIERDA! TY PARA, AMIGO! POR FAVOR! OOHHHHH!"

“Tú amas esto, chico grande! Levanta ese culo hacia mi boca, puto.”

No tenía opción. Su lengua era implacable. SORBIENDO húmedamente en mi apretado agujero.

"¡Levántate!"

Lo intenté, pero Ty me agarró antes que pudiera levantarme por mi mismo. Lanzándome contra el brazo del sofá.

GIMIENDO, mis llenas pelotas estaban presionadas debajo de mi cuerpo, cuando de nuevo sentí a Ty agarrar mi culo de burbuja, metiendo su rostro en medio de mi raja.

“Ooooh sí, perra. Este culo gordo es mío ahora, puto. Caliente coño y un gran culo para nalguear cuando se me antoje.”

Sé que estaría exagerando si dijera que eso continuó durante horas, pero para mí, parecía que estuve gimiendo y rogando por un largo periodo de tiempo.

Mi culo fue comido y nalgueado en todas las posiciones.

Ty era insaciable. Estaba siendo testigo de lo que mi hermana había dicho al comienzo del día. Ty dominó mi culo. Sí, yo estaba teniendo algo de placer, pero no había dudas de quién estaba haciendo correr el espectáculo!

Fui empujado a través de la mesa. Luego colocado dentro del lavadero de la cocina con una pierna en el aire sobre el mostrador. Luego sentado sobre una silla con mi culo en el borde.

Una y otra vez, él le daba un “beso francés” a mi culo con su húmeda lengua.

Cada golpe a través de mi agujero hacía que mi polla EMPAPARA la bolsa de mi ropa interior con pre. Podía sentir ahora, el pre, cubrir mi dura polla e incluso el paquete de mis bolas.

Mientras gemía y retorcía mi gran cuerpo, me di cuenta de que esta humillación era el “castigo” que Ty había mencionado antes. Estaba perdiendo mi masculinidad con el tipo mayor, mientras él jugaba con los labios de mi culo con su rasposa lengua.

Apenas noté cuando Ty dejó de lamer.

Estaba de nuevo en el piso sobre mi estómago, cuando él fue a la cocina para conseguir más alcohol.

Sentándose hizo una broma sobre querer calentar sus pies desnudos, luego colocó ambos sobre mis nalgueados cachetes. Pude sentirlo separar mis nalgas.

“Cómo se siente esa rosada vagina, chico? Mírala guiñando por más lengua. Caliente perra.”

Ty se mantuvo sentado por algunos minutos, bebiendo su trago. Sus largos pies sudorosos no se movían. Manteniendo mi agujero obscenamente expuesto a su mirada.

Finalmente me ordenó que me levantara.

Me contuve de dolor cuando agarró mis pelotas sobre la ropa interior.

“Qué tenemos aquí, chico? Tus pelotas empapadas en jugo de polla? Estas goteando? Malditas pelotas llenas de esperma, no es así, chico?”

Gemí un “sí” mientras Ty rodó mis bolas entre sus dedos.

Empujándome dentro de su dormitorio, me tiró en su cama sobre mi vientre.

Antes que pudiera moverme me ordenó que separara mis piernas. Gritando “más separadas” con NALGADAS sobre mis rojas nalgas cuando no me movía lo suficientemente rápido.

Mis grandes muslos se extendieron por completo y mis nalgas quedaron levantadas, sentí a Ty posicionarse entre mis piernas y de nuevo su rostro voló sobre mi agujero.

Él era capaz de mover sus manos hacia abajo. Ambas manos pusieron dedos en mis pies y en la planta de mis pies. Haciendo COSQUILLAS en ellos!

GRUÑENDO en reacción, forzando mi culo hacia atrás contra su rostro mientras me RETORCÍA. Su rostro nunca abandonó mi agujero. Atrapado entre la profunda raja de mi culo. Mi agujero era empujado contra su lengua una y otra vez debido a la reacción por sus cosquillas.

“Ty, amigo! Por favor! OOHH MIERDA! Mi agujero. Tu maldita lengua! Demasiado húmeda! Pa-pa-para de hacerme cosquillas! No puedo controlar mis pies cuando son tocados! Por favor PARA!”

Podía oír y SENTIR a Ty riéndose en mi agujero mientras seguía disfrutando haciéndome rogar.

Sus dedos rascaban a lo largo de mis desnudas plantas de los pies, haciéndome SACUDIR mis nalgas contra su cara.

Él paró su implacable lamida en mi agujero, para arreglar de nuevo las estrechas correas de mi ropa interior.

Pude sentir que las correas estaban ahora manteniendo mis grandes nalgas separadas para Ty. El agujero de mi culo totalmente expuesto.

Ty LAMIÓ como si estuviera disfrutando un helado de cono. Hacia ARRIBA y hacia ABAJO pasaba su lengua sobre mi expuesto agujero.

El placer que me daba era intenso. Mi agujero se movía en anticipación de su inquieta lengua.

A veces, sus lamidas eran reemplazadas por CHUPETONES en mi agujero. Sus labios trabajaban alrededor del rosado punto. Forzándome a CHILLAR de lujuria.

Cuando los labios de mi culo se hincharon, TY pudo AZOTAR ese agujero.

“No creas que hemos terminado con tu castigo, chico grande.”, rió.

GRUÑÍ cuando mi agujero sintió la PICADURA de las bofetadas.

Tan expuesto estaba que podía sentir el frío aire directo en mi vulnerable agujero cada vez que Ty tomaba un descanso de sus incesantes lamidas.

“No te muevas. Mantente abierto justo así, con ese gordo culo en el aire y ese coño mendigando por lengua, chico grande.”

Ty se levantó de la cama y caminó hacia el frente de mí. Totalmente desnudo!

Levantó su dura herramienta con sus manos, hacia mis labios.

Traté de mover mi cabeza hacia otro lado, pero sabía que estaba sólo esquivando tiempo.

Me agarró del pelo.

“Bésalo! Pon tus malditos labios por completo sobre mi polla, chico.”

A regañadientes me arrugué besuqueando la longitud de su gran pene.

Esa carne estaba tan dura, podía sentir el calor emanando de la cabeza de su verga, cuando mi rostro se vio obligado a frotarse contra ella.

“Por favor Ty. No me hagas - MMMMFFFF!"

Ty usó la oportunidad de cuando abrí mis labios para protestar, para EMPUJAR su verga en mi boca.

La cabeza en forma de hongo era tan grande. Forzando a mis labios a extenderse mientras era alimentado por la pija de ese tipo mayor.

“Eso es chico deportista. Aprieta tus labios alrededor de él. Haz que ese pene se sienta bien. OH SÍ! Chúpalo!”

Mi inexperiencia no parecía molestar a Ty. Se balanceaba hacia adelante y hacia atrás con sus pies. Haciendo a su pene deslizarse hacia adentro y hacia afuera de mi abierta boca.

“Eres un chico natural. Grandes labios gruesos hechos para mamar. Sentiste el sabor de la vagina de tu hermana en esa polla? Eres definitivamente el mejor chupa pija de la familia, eso es seguro.”

Ty se reía mientras yo gemía como respuesta alrededor de su carne.

Él sacó su polla. Haciéndome estirar la lengua y hacerla rodar toda sobre su gruesa cabeza. Ordenando presionar mi lengua contra el agujero de la cabeza.

“Prueba ese jugo de polla, chico. Mantén tu lengua en ese agujero. Lámelo. No te preocupes chico. Puedo mantenerme duro y alimentarte con mi pre durante horas. Sigue lamiendo.”

Gimiendo, mientras sentía el sabor que se filtraba de su herramienta.

“Tiene un buen sabor, no es así chico? Sí, vuélvete adicto con el sabor de ese semen. Porque he decidido que cuando vengas para acá para ser nalgueado, vas a trabajar mi polla también. Puto, la forma en que disfrutas el agujero de mi polla no me parece mucho que sea un castigo. Abre tu boca. Chúpala! Sí, justo así. Cómete mi polla.”

Con su verga entrando y saliendo de mi húmeda boca, miré hacia arriba. Viendo a Ty con su cabeza inclinada hacia atrás. Jugando con sus pezones mientras empujaba su herramienta hacia mi garganta.

Más y más de su pre goteaba en mi lengua. Tenía miedo que disparara en mi boca, pero justo cuando sentí que él estaba cerca, su húmeda polla se deslizó hacia afuera.

Rápidamente Ty se posicionó detrás de mí. Su boca se clavó contra mi agujero.

"OOOOHHH MIERDA!  TY!  MMMOOOAANN!"

Mi propia leche estaba lista para cubrir la bolsa de mi ropa interior. Ty empujó su lengua en mi culo. Como una resbaladiza serpiente, su lengua de deslizó dentro y alrededor de los húmedos labios.

Mis pensamientos sobre correrme sin embargo rápidamente se fueron con SLAP, SLAP, SLAPS en mi culo de burbuja.

Ty re-calentó mi culo ardiente, entre ordenes de mantener mi “gordo” culo en el aire.

Todavía recostado con las piernas abiertas en la cama, arqueé la espalda lo suficiente para mantener mi culo elevado.

En vez de bofetadas, repentinamente sentí las grandes manos de Ty agarrar cada una de mis nalgas. Separándolas nuevamente. Pero ahora en vez de su lengua, pude sentir su gran polla apuntando a mi agujero!

"OOHH MIERDA! NO VAMOS HOMBRE!  NO!"

“Silencio chico-panty. Tu vagina está toda húmeda y lista para mi pene. No te preocupes, te va a encantar.”

Ty estaba de rodillas entre mis separadas piernas. Tratando de empujar esa enorme cabeza de hongo más allá de mi pequeño punto apretado.

Aunque le rogué que no lo hiciera, siguió golpeando mi agujero. Hasta que la cabeza fue capaz de penetrar un poco.

“Mierda chico! Que apretada vagina. Esta exprimiendo la cabeza de mi polla!”

Mi agujero se vio obligado a ABRIRSE mientras Ty trabajaba su pene. Me quedé sin aliento y lloriqueaba en la cama. Suplicándole que se detuviera. Y de repente con un golpe seco, los labios de mi culo se cerraron sobre la cabeza de su pene.

“Bien! Abre esa cereza! Sólo relájate chico. Tu vagina es demasiado atractiva para ser abusada. Me aseguraré de que disfrutes esta cabalgata.”

Ty  nunca se movió. Dejando que mi agujero se acostumbrara a la invasión.

Segundos pasaron, antes de que lentamente empujara su pene más profundamente. Entonces lo sacó dejando sólo la cabeza dentro de mi apretado culo. Entonces otra vez. Una y otra vez hizo lo mismo, hasta que sintió que mi agujero estaba empezando a disfrutar su polla!

Entonces, empezó a empujar esa enorme cabeza de hongo cada vez más profundo.

“Oh sí chico deportista, escucha tus gemidos, amando esta polla dentro de tu coño. Hombre, tan malditamente apretado! Tomando esta polla como una zorra. Sientes este peludo vientre contra tu gordo culo, chico? Sabes lo que eso significa, no es así? Significa que tienes mis pelotas chocando contra tu coño. Eres mi chico-vagina ahora, de eso no hay dudas! Mantendré tu culo rojo y tu coño lleno con mi polla todas la veces que quiera.”

Ty entonces procedió a FOLLAR mi agujero! No esperó más para empezar a embestir mi culo. Dentro-afuera-dentro-afuera.

Mi culo rebotaba en su estómago con cada embestida.

> De habitación en habitación, me hizo moverme – pero en ningún momento retiró su carne de mi agujero.

Contra las paredes me la metía. Siendo más bajo, era capaz de empujar esa polla DENTRO de mi agujero con cada movimiento de sus caderas.

Luego me empujó sobre el sofá. Aunque su polla comenzó a deslizase hacia afuera, la gran cabeza continuaba atrapada dentro de mi agujero, por los labios de mi culo. De nuevo PERFORÓ su carne en mi agujero.

GRUÑÍ y solté GEMIDOS de placer.

Estaba siendo totalmente dominado por este caliente tipo mayor y estaba amando eso.

Cansado de la posición, Ty me hacia cambiar hacia otra. Desde atrás buscó adelante para manejar mis pezones. Sosteniendo mis pectorales como apalancamiento para empujar su polla PROFUNDAMENTE en mi agujero una y otra vez.

Ty deslizaba su cuerpo completamente contra el mío mientras follaba. Ambos estábamos sudorosos debido al cerrado departamento. A eso sumémosle el calor que irradiaba de mi rojo culo!

Ty se sentó. Bebiendo otro vaso de whisky, que había dejado por ahí mientras fallábamos!

“Cabalga mi verga, chico. Fóllate a ti mismo! Vamos!

Alentándome a empujar mi culo de nuevo sobre su dura herramienta, con NALGADAS en mi culo o con un PINCHAZO en mi pezón con sus congelados dedos.

Empujé mi culo hacia abajo, hasta que mis nalgueados cachetes estaban calentando las bolas de Ty. Entonces la polla se deslizó hacia afuera, sólo hasta que la enorme cabeza se mantenía adentro.

“Maldito Ty. No puedo soportar esto hombre! Se siente tan bien. AHHH HOMBRE! Tengo una polla simplemente llenando mi agujero!”

GRUÑÍ cuando de repente sentí a Ty empujándome contra su pecho. Mi agujero empalado en su polla.

“Creo que estás a poco de llenar tus bragas con semen, chico. Tengo que retrasar las cosas un poco. Tenemos toda la noche.”

Ty difícilmente hablaba. Asombrándome de su habilidad por mantenerse duro como roca, luego de haber tomado tanto whisky.

Con su duro pene todavía llenando mi agujero, hizo que ambos nos levantáramos. Guiándome hacia su dormitorio otra vez.

Me forzó en la cama hasta dejarme en 4 patas. Mi culo suspendido en uno de los bordes.

Ty, de pie detrás de mí, comenzó un constante FUCK.. FUCK.. FUCK.

“Chico, estaba follando al miembro incorrecto de tu familia. Tú agujero, es MUCHO más apretado. Está simplemente trabajando para que mi verga preñe esa vagina. Malditas grandes nalgas (SLAP!  SLAP!), estrujando mi polla. Tu vagina simplemente ama esto, no es así chico? No es así?”

Ty de nuevo enfatizaba  su punto con traseras PALMADAS sobre mis apretadas nalgas.

Tirando todo su peso sobre mí, Ty quedó sobre mí forzándome a quedar de estómago en la cama. Moviendo sus caderas, hasta que quedé empujado hacia la cabeza del colchón.

Ty me dio la vuelta. Otra vez, su herramienta nunca abandonó mi agujero, atravesado por su enorme cabeza de hongo.

El estaba sentado en sus tobillos, con mis grandes piernas colocadas sobre él. Empujando sus caderas hacia arriba, para mantener su polla llenando mi agujero.

Luego agarró mis tobillos, con el dedo meñique y pulgar, firmemente sosteniendo mi pie.

No sin antes tirar la bolsa que cubría mi herramienta hacia un lado. Mi polla y pelotas, cubiertas con pegajoso pre-semen estaban ahora expuestas.

Ty obviamente recordó mi frenética reacción de antes cuando tocó mis pies, RASPANDO una uña en mis talones.

Cerré de golpe mi agujero sobre su verga, mientras AULLABA!

“TY! QUÉ MIERDA!? NO HOMBRE! NO PUEDO SOSTENER MI PI-“

“Cállate, chico! Pon tus malditas manos en la cabecera de la cama. Mantenlas ahí!”

Levanté mis manos, colgándolas en los rieles, mientras veía a Ty mirándome con una gran sonrisa en su rostro.

Arrastró los dedos que estaban sosteniendo ambos de mis tobillos, alrededor de mis pies.

"OOOOHH por favor.!!  No!  En serio hombre, no puedo soportar eso!"

“Pero chico, tu agujero es como una mordaza alrededor de mi pito cuando lo hago. Entonces por qué tendría que detenerme?”

Con una risita, volvió a rascar la espalda de mis pies. Era incapaz de moverlos debido a su agarre.

Nuestra conexión, su polla y mi agujero, estaban sintiendo los efectos. Me mantuve tratando de no levantar mi espalda fuera de la cama como reacción, eso hacía que APRETARA la longitud de ese pene dentro de mi agujero.

Aunque todavía estaba sosteniendo la cabecera, el resto de mi cuerpo se movía frenéticamente, tanto como podía.

“Oh sí, caliente gran maldito, trabaja esa vagina en mi pene. Tu nalgueado culo es tan jodidamente caliente. Está quemando mis pelotas, chico.”

Volví a trabajar mis nalgas hacia abajo de su pene. Sólo una parte era capaz de realmente moverse. Sus dedos incansables en mis sensibles palmas de los pies.

“Me encanta oírte gemir, chico. Tengo a todo el mundo adicto a mi polla. Un fuerte deportista como tú no es la excepción, perra.”

Continué gimiendo sin parar, mientras las cosquillas y la follada continuaban, mientras Ty tenía dificultad para hablar y seguía mofándose.

Él mantenía su carne demasiado PROFUNDO en mi culo. Mi agujero, aparentemente rogaba por más, agarrando su herramienta mientras uñas raspaban los talones de mis pies.

"HA! HA! HA! HA! HA! -M-M-MIERDA!  PARA! M-ME-ME VOY A CORRER!"

Ty se levantó sobre mis caderas. Mis piernas estaban ahora por encima de mi cabeza.

“Quieres correrte? Bueno, mira hacia arriba chico. Vas a disparar tu crema sobre todo tu rostro si es que te corres.”

Mirando hacia arriba pude ver que Ty tenía razón. Si mi polla era capaz de moverse un poco Ty podría agarrar mis pelotas y ponerlas nuevamente en su lugar.

Él apretó sus dedos alrededor de uno de mis tobillos. Lo miré mientras él me miraba a mí, luego rió con un chasquido de su lengua. 

Ty entonces se LANZÓ a mis pies con su boca. Haciéndome realmente CHILLAR cuando su bruta lengua atacaba la parte trasera de mis pies. Tragándose mis dedos de los pies. Cosquilleando mi otro pie sin parar.

Me aferré a la cabecera. JADEANDO debido a la sensación en mis pies y en mi agujero.

Y luego ya era demasiado para mis pelotas.

Mi polla ERUPTÓ con caliente esperma!

Podía sentir que LLOVÍA por sobre todo mi rostro, mientras CHORROS y CHORROS de semen chocaban contra mis labios.

“MALDITA PERRA CALIENTE POR LOS PIES”, Ty gruñía mientras me corría, “Tu coño está asfixiando mi verga! MIERDA! Ordeña mi verga con tu vagina!”

Ty hablaba con dificultad mientras empujaba su lengua entre mis dedos que se retorcían. Yo me RETORCÍA debido a la picazón en mis grandes pies. Mi agujero agarrado a su verga.

Y justo cuando el último de mis disparos salía eyectado, pude sentir que la enorme cabeza de la polla de Ty disparaba la suya propia. Él se mantuvo lamiendo mis pies. Asegurando que mi agujero trabajara su pene.

“Maldita vagina apretada, chico. Tan dulce. Chico, estás consiguiendo que tu coño quede lleno de semen.”

Ty parecía genuinamente sorprendido que mi cuerpo hiciera que su polla continuara disparando su jugo. Mordió los dedos de mis pies. Con el fin de hacer que mi agujero detenga sus espasmos alrededor de su herramienta.

Agarrando una almohada, Ty se dejó caer en la cama, directamente frente a mí.

Mis piernas estaban aún a cada lado de él. Su polla nunca dejó mi agujero.

Momentos después de retomar nuestro aliento, traté de levantarme.

“Adónde vas, chico?” dijo Ty mientras le daba una palmada a mi muslo.

“Me estoy levantando, amigo. Estoy lleno de semen sobre mí, quiero bañarme.”

“Quédate acostado ahí, chico. Haré eso por ti.”

Ty usó su pie para empujarme de nuevo a la cama. Rudamente empujó su pie en mi rostro.

Cuando traté de protestar, su gran pie, brillando con mi propio semen, forzó su entrada en mi boca.

Silenciosos gemidos, cuando una vez más estaba siendo humillado por este tipo mayor.

El enorme pie de Ty cubría mi cara.

“Saca tus jugos de mi pie, chico. Usa tu lengua. Adóralo como si fuera mi polla. Mierda chico, que vagina tan apretada. Hecha para los penes. Envuelta tan apretada alrededor de mi polla. Esta es una vagina de lujo, chico-panty.”

Movió su mano hacia abajo. Lentamente pasando una uña a través de mi pie derecho.

GEMÍ alrededor del dedo del pie que se retorcía entre mis labios. Mi agujero estaba aferrado en el exprimido pene de Ty.

“Parece ser que tu coño quiere otra cabalgata, chico deportista”, Ty dijo riéndose.

Estirado en su cama, cerré mis ojos y lamí mi propia corrida de los dedos de los pies del tipo mayor.

Me quedé allí recostado preguntándome, por qué este tipo no se ponía a dormir?

Pero al sentir sus LENTOS tanteos en mis grandes pies con sus uñas, supe que no quedaba mucho tiempo antes que nuevamente estuviera obligado a trabajar la polla de Ty para otro clímax.



© JimmyOlsen

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de JimmyOlsen
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)