Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.240 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.338 Miembros | 19.389 Autores | 98.555 Relatos 
Fecha: 26-Abr-17 « Anterior | Siguiente » en Fantasías Eróticas

Cachonda en clase (Parte 1): El control remoto.

CyM
Accesos: 11.077
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Empiezo las clases y hago que mi compañero de mesa haga que me corra viva. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Mi nombre es Marta y ahora mismo tengo 24 años, os voy a confesar un secreto.

Desde pequeña siempre he sido una chica con gran interés por el sexo. Tengo mucha curiosidad, muchas fantasías, muchos fetiches, y soy bastante morbosa. No me considero nada del otro mundo físicamente, pero los chicos siempre se han fijado en mi y algunas chicas también. He tenido la suerte de probar con chicos, con chicas, con chicos y chicas, y el sexo en grupo. Digo que he tenido suerte, porque con 24 años recién cumplidos no todas las chicas hacen realidad este abanico de fantasías. Cuando cumplí los 16 ya pensaba que cuando fuese mayor de edad me presentaría a actriz porno, pero me echó para atrás que todo el mundo viese y hablara de mi. Preferí estudiar.

La verdad, no puedo quejarme, llevo una talla 90 y las tengo bien colocadas, mido 1.67 y como hago ejercicio habitualmente me mantengo bastante bien. Morena de cabello y de piel (a veces me dicen que parezco latina), y tengo el cabello rizado y largo.

Entre en un curso de formación superior después de acabar el bachillerato y decidí buscarme algún compañero de clase con el que jugar. Cuando llegué el primer día a clase, me vestí escotada y ajustada pero con moderación, y procuré llegar 5 minutos tarde para que me vieran todos y poder ver yo a todos y a todas, como eran y donde se sentaban.

En la clase eramos unos 25 alumnos, y seriamos unas 10 chicas, algo menos de la mitad. Me senté en el primer sitio que vi atrás del todo y observé si me miraba alguien. Casi toda la clase se giró para mirarme en algún momento, tanto chicos como chicas, yo disimulé. La clase se repartía en 3 mesas de 2 personas a lo ancho y 5 a lo largo. El chico que había a mi lado era un chico normal, parecía un poco tímido, y algo nervioso. Pelo corto, moreno, estatura normal, mas bien blanco de piel, y por su apariencia y por como vestía me recordaba a uno de esos chicos que están todo el día jugando en el ordenador, un poco friki, pero era guapo.

Pasaron un par de días y fui conociendo a los chicos y chicas de clase, la primera semana seguí sentándome en el mismo sitio. Algunos de los chicos se me habían acercado a hablar y alguno otro no podía ni mantenerme la mirada 2 segundos seguidos, eso me gustaba. El chico que se sentaba a mi lado estaba entre éste ultimo grupo, 6 horas a mi lado y no conseguía encajar 2 frases seguidas conmigo. Eso me ponía cachonda.

Hacía un mes que me había comprado un juguete vibrador a distancia. Éste, tenia una forma como de 'U', de tal forma que una de los extremos se introducía en la vagina y la otra me vibraba en el clítoris para estimularme las dos partes. Venía con un mando a distancia con modos del 1 al 10. Para que imaginéis, del 1 al 4 tartamudeaba al hablar, del 5 al 8 casi no podía hablar, y en los últimos dos me resultaba imposible de disimular el placer, era muy muy intenso.

Un día me levanté, lo vi y pensé en jugar un poco, lo llevé en la mochila y cuando llegue a clase fui al baño, puse una compresa en mis bragas (por cuando mojo, mojo mucho), me introduje mi aparatito y me subí las braguitas. Cuando llegué a clase me senté buscando una posición que fuese cómoda y que cuando vibrase no hiciese ruido con la silla, cuando la encontré, metí la mano en mi bolsillo, donde tenía el mando, y empecé a subir de velocidad. Comencé con el numero 1, para calentar. Solo el hecho de estar haciendo eso en un sitio con mas de 20 desconocidos y alguien al lado que no se enterase, me ponía muy caliente. Subí a la posición 2. Empecé a suspirar tímida y silenciosamente. Nadie había notado nada. Lo dejé ahí por unos minutos y subí directamente al numero 4. Se empezaba a escuchar algo, pero quizá era yo que estaba al tanto. Ya estaba empezando a suspirar algo mas fuerte de placer, y Dani, el chico de mi lado, se dio cuenta.

Yo: Que calor que hace hoy. -Le dije en voz baja.

Dani: Si...

Yo: Ya podrían bajar la calefacción, que nos asamos, jeje.

Dani: Ya... Jeje

Pronto el profesor puso faena y toda la clase comenzó a hacerla, hablando entre todos y haciendo ruido, así que aproveché la oportunidad y puse un par de niveles mas. Estaba en el nivel 6. Como subiese uno mas, me corría. Me estaba excitando muchísimo con todo el mundo alrededor. Yo suspiraba y cambiaba de posición con frecuencia, por el nerviosismo. De pronto se hizo el silencio y se escuchó algo la vibración, las mesas del alrededor me miraron e hice el gesto de poner el móvil en silencio, pero en realidad bajé la velocidad 2 o 3 puntos, hasta que no se escuchaba.

Yo: Luego llamaré yo, jeje -Le dije a Dani.

Dani: Yo siempre pongo el móvil sin vibración en clase, por si acaso.

Yo: Si, es lo mejor..., oye puedo pedirte un favor?

Dani: Si, dime.

Yo: Es que en realidad no era el móvil lo que has escuchado vibrar.

Dani: Ah no? Que es?

Que inocente. Saqué el mando a distancia y se lo enseñé.

Yo: Es esto.

Dani: Esto que es?

Me acerque a su oído y le susurré.

Yo: Llevo un vibrador en las braguitas, y esto controla intensidad.

Me aparté, lo miré y se puso como un tomate, me miraba como si estuviese loca.

Yo: Oye, te lo dejo, y subes y bajas de intensidad cuando te parezca, pero ten cuidado que hace ruido, ya lo has visto.

Le sonreí. Me miró sin decir ninguna palabra y lo puso en su bolsillo.

Dani: Vale. -Solo dijo eso.

Me acomodé en mi sitio como pude y pude notar como suavemente iba subiendo y bajando las intensidades mas cortas mientras me miraba de reojo. Yo estaba muy excitada, estaba muy mojada, llevaba una compresa y aún así tenía las partes del muslo mas cercanas al coño ya mojados. Lo podía notar.

Dani iba jugando con las intensidades cortas, y cuando en la clase parecía haber mas ruido, el subía la intensidad. Eso de que alguien controlara mi vibrador y no saber cuando lo va a hacer, me excitaba muchísimo.

A final de clase, en el intercambio, todos empezaron a hablar muy fuerte y haciendo mucho ruido. El vio la oportunidad y subió la intensidad mucho, no sé si sería un 9, o un 10, o un 8, pero era muy fuerte. Yo me iba a correr, apreté los puños contra la mesa y mirando hacia abajo al final lo hice, me corrí, me corrí muy fuerte. Tanto que no pude evitar gemir en voz baja y soltar alguna lagrimita de placer. No paraba de tener espasmos que tenía que contener, y no podía mirar al frente para ver si lo habían notado o no los demás. Cuando terminé le miré sonriendo.

Yo: Apagalo un rato por favor estoy que me muero, me acabo de correr, tengo que ir al baño a limpiarme, ahora vuelvo.

Dani seguía sin soltar una frase seguida. Me devolvió el mando y al mirar hacia su pantalón vi que se había empalmado.

Yo: Por lo que veo te ha gustado eh.

Dani: Si...

Sonrió y eso fue todo lo que hizo. Al levantarme, expresamente pasé mi escote cerca de su cara y lo mantuve unos segundos. El miró y remiró. Me apoyé en su hombro para acabar de salir del sitio y fui al baño.

Cuando me subí el vestido, estaba empapada, suerte tenía de no haberme mojado el vestido. Me limpié toda la zona con clinex, me saqué el vibrador, lo guardé y regresé a clase.

Me senté, exhibiéndole mi escote de nuevo y vi que ya no estaba empalmado. Me miró con una mirada de querer romperme la ropa y empotrarme contra la pared.

Yo: Nos los vamos a pasar bien tu y yo, si quieres eh jajaja -Le dije poniendo mi mano en su pierna.

Dani: Ya veo jajaja, sueles hacer esto a menudo?

Yo: Pues la verdad, es la primera vez que lo hago. Una pregunta, eres virgen?

Dani: Bueno...No.

Lo dijo de una manera que quería decir o que si, o que su primera vez no fue muy buena.

Yo: Yo tampoco, jajaja.

Dani: Ya imagino jeje.

Yo: Que me estas llamando puta?

Dani: Nooo, no quería decir eso! -Dijo preocupado y lamentándose.

Yo: Jajaja, tranquilo era broma, no te preocupes.

Reímos y comenzamos a hablar, era la primera conversación que tenía con el, era un chico majo, bastante tímido, pero parecía buen chico. Yo sabia que entre el y yo iban a pasar cosas interesantes.  


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© CyM

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de CyM
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)