Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.576 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.382 Miembros | 19.395 Autores | 98.604 Relatos 
Fecha: 27-Abr-17 « Anterior | Siguiente » en Grandes Series

Boca sucia I

Olga
Accesos: 4.442
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 13 min. ]
 -   + 
A mi novio Alex le gusta el lenguaje obsceno y yo por no perderlo me convertí en su puta boca sucia. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

BOCA SUCIA I

 

Este es mi primer relato. Mi nombre es Olga, por ese entonces tenía 17 años, chica de barrio, morena, el pelo rizado y según mis amigos con muy bonito cuerpo.

Tenía un novio llamado Alex, 25 años, quien me inició en esto del sexo duro, Alex era el tipo que caía bien, guapo, un poco engreído, pero simpático, al fin de cuentas.

Con él no perdí mi virginidad, pero fue quien me enseñó a sacar toda la calentura que yo llevaba dentro, mi única experiencia anterior, había sido a los 15 con un primo de 16.

Al principio fue muy tierno mientras se ganaba mi confianza, como todas las parejas cuando empiezan, me tocaba los senos y le quitaba las manos, luego intentó tocarme las nalgas y como no quería parecer fácil, lo rechazaba, me pedía que lo tocara, pero tímida, me negaba; después de cumplir nuestro primer mes de novios, me amenazó con dejarme si no accedía a tener sexo con él, yo estaba enamorada de Alex, así que accedí, esa primera vez fue fea, dolorosa, frustrante, era un animal en la cama.

 

Ya con más confianza me fue enseñando a darle placer y también a recibirlo, a pesar de que ya no me dolía e incluso ya tenía orgasmos, sentía que Alex iba muy rápido: primero quería que me tragara su semen, yo nunca lo había hecho y no lo hice, luego quería darme por atrás, tampoco lo había hecho y tampoco lo hice, luego me propuso hacer un trío (Para que quieren dos, si no pueden con una), yo me negué rotundamente y hasta le dejé de hablar como una semana, una noche me mandó un mensaje recomendándome leer la página de Todo Relatos y especialmente que leyera historias de tríos intercambios y de orgías, por supuesto que la curiosidad me ganó y lo hice, quedé fascinada, especialmente los escritos por mujeres, me sentí más identificada.

Al día siguiente me llamó y volvimos, sin preguntarme nada me llevó a un motel y me dijo:

ALEX: (Mientras él me desnudaba) ¿Te gustaron los relatos?

OLGA: (Mintiéndole) Pues los leí pero no sentí nada.

ALEX: No te creo, si conmigo tenés orgasmos deliciosos ¿Imaginate con dos?

OLGA: No todas las mujeres somos iguales, a mí me basta con tenerte solo a vos.

Yo creo que cansado de mi indiferencia prefirió besarme los pechos, a mí me encanta que lo haga, pero me muerde muy duro los pezones y me duele, luego bajó por mi cuerpo y se dedicó a darme sexo oral en la vagina, me gusta, pero al igual que en mis pezones, me muerde el clítoris y eso no me da ningún placer, luego me jaló de la cabeza y casi me obligó a chupársela, creo que he ido aprendiendo porque cada vez le gusta más como se lo hago, después me acostó de misionero y me penetró, eso sí me gusta como lo hace, profundo, duro, como con rabia y a mi excita mucho:

ALEX: ¿Me amás?

OLGA: Con todo mi corazón.

ALEX: ¿Qué serías capaz de hacer por mí?

OLGA: ¿Ya vas a volver con lo del trío?

ALEX: Me encantaría, pero no te voy a obligar. Lo que te quiero pedir es que me digás cosas sucias…

OLGA: Ay, Alex, no estoy acostumbrada a eso. (Me penetraba más duro y yo gemía de placer)

ALEX: ¿Te gusta que te meta toda la verga?

OLGA: Huhum,

ALEX: Vamos decime ¿qué sentís? ¿Te gusta que te coja?

OLGA: Me encanta.

ALEX: ¿Te gusta que te hable sucio?

OLGA: Sí me gusta, pero a mí me da vergüenza.

Me penetró con furia y sentí sus chorros cuando llenó su condón. Yo me quedé a la mitad, pero no quise decir nada por temor a molestarlo, se vistió, yo también lo hice y me fue a dejar a mi casa, en silencio, ni siquiera me dio un beso al despedirnos.  Más tarde recibo otro mensaje que decía –Te quiero con la boca sucia o aquí se acabó todo.- Esa noche lloré como una desesperada, como yo estaba enamorada y no quería perderlo, ni que pensara que era una tarada en la cama, le mandé un mensaje pidiéndole que lo quería ver la siguiente noche:

OLGA: Perdoname, mi amor, no quiero que pensés que soy una tarada en la cama, lo que pasa es que no tengo experiencia, enseñame.

ALEX: ¿Y qué creés que he estado haciendo estos meses? Comportate como toda una mujer o me consigo otra.

A mí se me partió el corazón:

OLGA: Dame otra oportunidad.

ALEX: ¿Cuándo? Pero si esta vez no me decis: dame verga, que rico me cogés o  cosas por el estilo, te mando a la mierda.

OLGA: Pasado mañana es el día del cariño, (era una romántica empedernida), me invitás a unos traguitos y ya envalentonada me voy a atrever a hacer todo lo que querrás.

ALEX: (Sonriendo) De verdad ¿todo lo que yo quiera?

OLGA: Todo.

ALEX: Ok. Fíjate pues, después no te vayás a rajar.

OLGA: Te lo juro.

ALEX: Bueno, primero te quiero convertir en una boca sucia, muy sucia; luego vemos lo del trío, puede ser con otro hombre o con otra mujer, mejor hacemos los dos trío, ¿te parece?

Me tenía entre sus manos, era eso o perderlo para siempre.

OLGA: Me parece.

Inmediatamente me puse a leer relatos escritos por hombres, para saber que palabras los excitaban. Al día siguiente fui a hacerle un préstamo a mi hermana y me fui a comprar un diminuto conjunto de lencería rojo con medias caladas y zapatos de tacón alto del mismo color, me vi al espejo y en ese momento no se si quería parecer como una amante sensual o como toda una ramera.

Llegó el tan ansiado día, me mandó flores, me llamó tres veces a mi celular y al llegar la noche fue por mí a la Universidad, me llevo a comer, a bailar y a la cuarta copa de brandy yo estaba medio ebria y dispuesta a pasar la prueba.

Alex se portó divino conmigo, era como si fuera otro, galante, caballero, sensual. Mientras bailábamos lo abracé le pegué el pubis y le dije:

OLGA: Mi amor, tengo ganas de que me metás toda tu deliciosa verga.

Pagó y salimos para el motel, en el camino me decía no sé qué cosas, porque mi mente iba en un monólogo interno, sabiendo que a partir de esa noche me iba a convertir en una boca sucia.

Al no más entrar me dio otra copa y me besó apasionadamente, me decía al oído:

ALEX: Hablame, decime ¿qué querés que te haga? Decime algo sucio, algo que me excite.

OLGA: Primero quiero desnudarte despacito. (Y empecé a hacerlo)

ALEX: Y ¿luego? ¿Qué vas a hacer después? ¿Qué más me vas a decir? Me tenés tan caliente.

OLGA: Te voy a bailar despacito hasta quedarme solo en medias y tacones, desnuda para vos.

ALEX: Que rico, decime algo sucio, vulgar, te quiero como toda una puta, la más sucia de las putas.

 

Para ese entonces ya lo tenía desnudo viéndole ese delicioso pene bien parado, lo tiré sobre la cama y le hice un streptease, yo misma me serví otra copa para darme valor, me fui quitando prenda por prenda hasta quedarme en medias y tacones, él se me abalanzó y le dije:

OLGA: Primero te quiero mamar esa enorme verga y luego te quiero besar, lamer y chuparte los huevos

ALEX: Que rico oírte, mi puta culona, esa es la perra que yo necesito, mi zorra rica, mamame la verga.

Yo estaba asustada por la forma en que me trataba, pero al mismo tiempo me excitaba que  me dijera puta, perra, zorra, era como sentirme de su propiedad para darle placer, estaba dispuesta a hacer lo que me pidiera.

Le restregué mí pubis en su verga, le di una gran detallada, le besé las orejas, el cuello, bajé a sus tetillas, a su ombligo, bajé hasta sus piernas, le lamí el interior de sus muslos, le lengüeteé los huevos y agarrada de sus nalgas le sople la cabeza de la verga, se la bese, se la lamí, volví a sus huevos, estaba dispuesta a hacerlo sufrir, quería que me suplicara, lo tenías desesperado, cuando  dijo:

ALEX: Ya por la gran puta, mamame la verga, los huevos y hasta el culo, pero mamá, cerota.

OLGA: ¿Cómo se dice? Los niños educados deben aprender a decir: mamame la verga por…

ALEX: Por favor, mamame la verga por la gran puta, ya no aguanto las ganas de sentirla dentro de todo tu hocico de puta mamadora de vergas, ya cabrona, por favor, mamame la verga, por favor.

(Se la agarré con una mano y me metí la cabeza en la boca) Aaaayyyy que rico, metétela toda, tragate toda la verga... por favor, así mi puta, que rico.

Y ahí empecé a darle la mejor mamada de mi vida, (después de ese día me volví una adicta a mamar vergas), me la tragaba toda, estaba disfrutando de esa verga deliciosa que tantos orgasmos me había provocado, me jaló la otra mano y me la puso en sus huevos para que se los acariciara.

OLGA: ¿Lo estoy haciendo bien papi? ¿Te gusta como tu puta te come la verga y te toca los huevos?

ALEX: Asíííí puta cerota, me tenés la verga hinchada de tanto mamar, lameme los huevos, pajéame la verga, haceme mierda de tanto placer, que riiicooo, ya ves que si podías ser una boca sucia…

 

Yo estaba en la gloria, no hay nada más rico que tener a tu hombre fuera de control, que verga más rica, se la chupaba, me la metía y sacaba de la boca, jugando con mi lengua rodeando su gran cabeza hinchada que palpitaba a cada chupada, a cada lamida, a cada mamada, me estaba graduando de mamadora cum laude, con honores y de alfombra roja, lo tenía a mi merced.

OLGA: Me encanta mamarte la verga, mi macho rico, mi amante vergón, mi hombre delicioso, mi papi rico.

ALEX: Haaa, pará, me vas a hacer acabar.

OLGA: Que verga tan rica tenés Alex, te la quiero chupar toda la vida.

ALEX: Si mi putona rica, pero primero te quiero mamar.

OLGA: Si mamámela, me tenés toda mojada. (Y me la empezó a chupar)

ALEX: ¿De donde estás mojada?

OLGA: De la vagina.

ALEX: ¿Qué otro nombre tiene tu rica vagina?

OLGA: …vulva…

ALEX: Vos sabés las palabras que quiero oír, ¡Decímelas!

OLGA: ...raja... panocha...  raya…

ALEX: Otras, decime otras…

OLGA: hoyo... cuca…

ALEX: Otra, decime la palabra que quiero oír, la más vulgar…

OLGA: … ¡PUSA!

ALEX: ¡Eso, mi putita! ¿Te gusta cómo te mamo la pusa?

OLGA: Sí, me gusta…

ALEX: ¡¡Decímelo!!

OLGA: … ME ENCANTA COMO ME MAMÁS LA PUSA…

ALEX: A la puta, que rico oírtelo decir… por fin.

 

Y me lamía delicadamente los labios, me chupó el clítoris, ahora no lo mordió, parecía que me estaba premiando por ser boca sucia, me metió la lengua en la raja, me dio vuelta y con los dedos metidos en el hoyo, me lamió el culo. Mientras sacaba y metía sus dedos de mi pusa, me metía la lengua entre las nalgas.

OLGA: Ay, que rico.

ALEX: ¿Te gusta cómo te chupo el culo?

OLGA: Me encanta.

ALEX: Pedime que te meta un dedo en el culo… pedímelo, pisada…

OLGA: Más, mi amor, meteme el dedo en el culo, acariciame el clítoris…

ALEX: ¿Cómo se dice?"

OLGA: Por favor, cerote, cabrón, méteme más adentro el dedo en el culo, en la raja, chupame el clítoris, ayyyy paaapiitooo que rriiicooooo...me vengo dame más duro, cogeme con tus dedos ricos, así, más...mááás duro, mas fueerte, méteme otro dedo dentro del culo, méteme toda la mano por mi panocha… Más rápiiiidoooo... más fuerte, me... veeengoooooooo.... hummmm... hummm... humm... hum… yaaaaaaaa….

 

Caí rendida sobre la cama, satisfecha de haber logrado un inmenso orgasmo provocado por todas las groserías que Alex me dijo y las que me obligó a decir, pero descubrí que el sexo es más rico cuanto más sucio es… me acariciaba las nalgas y me besaba la espalda.

OLGA: ¿Estoy salada?

ALEX: Sí, mi amor, tenés la espalda llena de gotitas de sudor, pero estás bien rica...te quiero coger.

OLGA: Sí, mi amor, haceme lo que querrás, yo también quiero sentir tu verga hasta adentro de mi raja, de mi cuca, de mi pusa.

ALEX: ¿Qué otro nombres tiene la verga, putita?

OLGA: … pija…

ALEX: Otros…

OLGA: … moronga… talega… chorizo… salchicha… paloma… pito… pero me gusta más la palabra VERGAAAAA, como que es más obscena, te da lujuria, morbo, ganas…

 

Se me subió encima, me puso la verga entre la raya de mis nalgas, me metió la lengua en las orejas, me sobaba las tetas y el clítoris, yo paraba más el culo para sentir su verga más cerca de mi panocha, se la apretaba con las nalgas, me tenía hirviendo, me palpitaba la pusa de las ganas.

ALEX: ¿Qué querés que te haga, perrita?

OLGA: Quiero que me cojás, que me metás la verga hasta el fondo de mi cuca…

ALEX: Decime sinónimos de coger…

OLGA: … trabar… pisar… ensartar… clavar… taladrar… meter… usar…

ALEX: ¿Y…?

OLGA: … ¡CHIMAR!

ALEX: Ahora si sos toda una puta boca sucia. Pedime vulgarmente que te coja…

OLGA: Ay que verga tan rica, mi amor, metémela toda, cojeme, chimame, por favor papito socame toda la talega en la cuchara.

ALEX: Ahí te va, hija de puta.

Y sin darme tiempo me la clavó de un sólo puyón, estaba tan mojada que me entró como cuchillo en mantequilla, fue exquisito sentir esa pija hasta dentro de mi hoyo, se quedó ahí sin moverse.

OLGA: Movete, cabrón, dame verga.

ALEX: Apretame la verga sólo con los músculos de tu pupusa.

Que desesperante, pero que delicia coger sin moverse, yo le apretaba la verga y Alex me la cabeceaba dentro de la cuca, así pasamos unos pocos minutos que yo sentí que eran eternos, pues yo quería que me limara toda la raja con puyones que me hicieran gritar de la calentura, le paré el culo y le dije:

OLGA: Ya mi macho cabrón, cogeme, metémela y sacámela hasta que grite de placer, hasta que llore, hasta que chille, hasta que me venga, así papito, que rico.

ALEX: Puteame, así como yo lo hago con vos, hija de la chingada.

OLGA: Dame verga, cerote, chimame toda la pupusa con esa talega tan deliciosa que tenés, méteme un dedo dentro del culo, así que rico…

ALEX: Te gusta que te de verga ¿Verdad? (Y me soltó una cachetada. Algo enfermo despertó en mí…)

OLGA: Ay que rico, chimame, pégame, méteme otro dedo dentro del culo, jálame el pelo, así papito, nalgueame rico, dame verga, más duro por favor, me estoy viniendo, ya, yaaa, ¡¡¡yaaaaaaaa!!!!

Estaba con la respiración agitadísima y sudando a mares, luego de un largo silencio me susurró al oído:

ALEX: Te amo.

En ese momento supe que era su esclava, que podía hacer conmigo lo que quisiera, y lo hizo, me convirtió en su puta, esa noche transformó mi vida para siempre. Gracias a Alex, me convertí en una viciosa del sexo, por fin era su BOCA SUCIA.

Tomé su verga y me la metí a la boca, en pocos segundos terminó en mí y me tragué toda su lechita, era la primera vez en mi vida que tragaba semen… y me encantó.

 

 

 


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Olga

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (8)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Olga
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)