Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.412 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.749 Miembros | 19.443 Autores | 99.066 Relatos 
Fecha: 08-May-17 « Anterior | Siguiente » en Hetero: General

Lagrimas y estrellas

Aquari0
Accesos: 7.874
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 13 min. ]
 -   + 
Como una noche de observación del cielo nocturno acabó en algo todavía más profundo. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

La casa estaba en un lugar privilegiado, en medio de una carretera en la que casi no pasaba nadie, a varios kilómetros del pueblo más cercano y sin cobertura en el teléfono. Lo que puede llegar a asustar a muchos, a mí me parecía fantástico ya que podía disfrutar de noches como la de ese día y ver las Perseidas, conocidas también como las Lágrimas de San Lorenzo.

Me había costado convencer a mis padres para que me la dejaran esos días en lugar de alquilarla, pero finalmente lo había conseguido y tenía preparado mi asiento y el alcohol, aunque esto último hacía un buen rato que lo había estrenado. Faltaba una hora para poder ver la lluvia de estrellas en todo su esplendor, así que apagué las luces del porche dejando todo el lugar en plena oscuridad y justo en ese momento apareció la primera lágrima de la noche en el cielo, esa noche vi muchas más, pero no de las que había venido a buscar.

Llené la copa y me recosté en la tumbona junto a la piscina intentando unir estrellas en sus constelaciones para hacer tiempo, cuando un coche se paró a unos 50 metros de la casa. Supuse que alguien tendría que vaciar la vejiga, pero de repente una chica se bajó del coche llorando y el conductor salió gritándole:

- ¡Eres una zorra!¡Ya sabía yo que me la estabas pegando! - Le gritó mientras sacaba algo del maletero y lo volvió a cerrar de un portazo- Aquí te quedas, ahora que te recoja uno de los que te habrás follado.

El chico se montó en el coche y se fue a toda velocidad, entonces me asomé por encima del muro que rodeaba la finca de la casa y vi a la chica agarrando una maleta y mirando su móvil sollozando.

-Perdona, ¿Necesitas ayuda? -  le dije. Ella dio un respingo y se acercó asustada, aunque solo podía ver lo que iluminaba la luz de la luna, tenía un cuerpo …

-No tengo cobertura y necesitaría hacer una llamada, ¿Me dejarías hacerla desde tu teléfono? - Intentaba sonreír entre sollozos y el miedo que tendría, y no era para menos, se había quedado sola en medio de la nada y lo único que había era un tío en una casa totalmente a oscuras.

-Lo siento mucho, aquí no hay cobertura y esta casa la tenemos solo para vacaciones así que no tenemos teléfono fijo, pero si quieres puedes pasar- Madre mía, tenía una cara preciosa, estaba deseando verla plena luz.

Se quedó unos segundos pensativa y finalmente me preguntó. - ¿Hay algún pueblo cerca? - lógicamente no terminaba de fiarse.

Le hice una mueca con la cara- Vas a tener que andar unos cuantos kilómetros- Le dije mientras abría la puerta- Ahí sola no te voy a dejar, así que pasa y si quieres paramos al próximo coche que veamos- Parece que eso sí que le convenció y finalmente entró quedándonos en la misma entrada a la espera.

-Perdona si te he asustado- le dije- Hoy caen las lágrimas de San Lorenzo y estaba a la espera de verlas- Ella miro la zona que tenía preparada para la observación hasta que vio mi coche y se le ilumino la cara. - Si estás pensando en que te podría acercar yo, siento decirte que llevo ya varias copas encima, no me atrevería a coger el coche en estas condiciones-

-Está claro que hoy no me puede salir nada bien… Y encima te fastidio tu noche -Dijo mientras rompía a llorar de nuevo. Me apetecía darle un abrazo, pero no le conocía de nada y podía tomárselo mal, así que me quede allí como un pasmarote viéndole llorar y deseando que pasase algún conductor que me quitase el marrón, pero después de 20 minutos esperando la chica empezó a tiritar. Pese a que era agosto, estaba refrescando por las noches y ella llevaba solo una camisa rosa de mangas cortas. - ¡Oye ¿Por aquí va a pasar más gente a parte de mí?!- me gritó de repente.

-Pues la verdad es que hoy solo os he visto a vosotros, pero vamos que yo mas no puedo hacer ¿Sabes? - Le dije ofendido.

-Ay, perdóname es que veo que me voy a tener que quedar aquí toda la noche- Y rápidamente quiso matizar- Que no es por ti eh, pero…-

-No te preocupes, ya sé que este no era tu plan, pero lo mejor va a ser que pasemos a dentro antes de que te congeles- Ella asintió, recogí lo que tenía preparado y fuimos al salón de mi casa.

Ya dentro me pude fijar mejor en todos sus detalles, tendría unos 20 años, rubia con los ojos miel, nariz pequeña y unos labios finos, pero le hacían una cara perfecta, no mediría más de 1´65 pero sus pechos eran lo suficientemente grandes y además de la camisa vestía un pantalón vaquero ajustado a su pequeño trasero que lo hacía de lo más deseable. Había preparado la noche para ver estrellas, pero la que se había colado en mi casa superaba todo lo que podía imaginar.

Nos sentamos en el sofá de mi salón y entonces me fije que tenía suelto un botón de la camisa que dejaba ver sus pechos y un sujetador color turquesa, por lo que podía ver parecía que tenía encaje. ¿Por qué siempre tiene que ser ese botón? Y además encaje, pocas cosas me ponían más en cuanto a lencería, a partir de ese momento iba a ser muy difícil no mirar continuamente allí, menudo calentón me estaba entrando.

Bebimos, y mientras me imaginaba arrancándole la camisa y metiéndole mano, ella dijo su nombre, Cristina pero todo el mundo le llamaba Cris, me fue contando de donde era, lo que estudiaba y el resto de su vida. No sé si fue el alcohol, pero nos encontrábamos bastante a gusto y empezamos a hablar de asuntos más íntimos, en algún momento me contó lo que había pasado con su novio.

-Mi novio es demasiado tradicional en la cama, así que me registre en una web de citas ¡Pero no pensaba quedar con nadie!- Se dio cuenta lo mal que sonaba eso- Fue solo por morbo, subí algunas fotos en ropa interior sin que se me viese la cara para ver qué opinaba la gente, la verdad es que tenía muchísima curiosidad por ese mundo, pero no quería ir mas allá ¡No pienses que soy una puta ni nada así eh!- dijo un poco avergonzada.- El caso es que un amigo de mi novio lo ha visto, me ha reconocido y  ha llamado mientras íbamos en el coche de fin de semana y bueno, el resto ya lo has visto tú, se cree que me he acostado con todo el he pillado.

- ¿Y no te ha dejado explicárselo? Yo creo que todos nos hemos metido en esos sitios alguna vez por curiosidad.

-¡No me ha dejado ni hablar!- Se bebió de un trago lo que le quedaba en la copa y la llenó de nuevo- Oye… ¿alguna vez has quedado con alguien por una web de esas?

-Pues la verdad es que no, me mandaban mensajes, pero para mí que eran bots- Dije riéndome y ella respondió con una carcajada- No me puedo aguantar sin saber que Nick te has puesto.

-¡No te lo voy a decir!- Gritó poniéndose completamente roja, mientras yo le ponía ojitos hasta que cedió-  Esta bien…“Yourblondbitch” ¡Pero como lo cuentes te mato!

- ¿Pero a quien se lo voy a decir si te acabo de conocer? - y volvimos a reír- Eso sí, no te andas con chiquitas con el Nick- rompí con una carcajada- Esta noche me tienes que enseñar esas fotos que colgaste

- ¡Ni de coña! ¿¡Estás loco!?-

- ¡Venga ya!¡Si dices que no se te ve la cara y además te llevo viendo las tetas todo el rato! -Aquello lo dije sin pensar. Se miró el botón abierto y en su cara pude ver que había metido la pata bien metida.

-Esto es muy incómodo- Dijo con voz seria y se puso de pie -Voy al baño-

Se fue, pero a la cocina y de fondo gritó un ¡Joder! Que se oyó por toda la casa.

-Está al fondo del pasillo…- le indiqué, y ella paso de nuevo por delante de la puerta sin querer mirar adentro, yo estaba avergonzado y no sabía cómo iba a salir del atolladero cuando volviese.

Los 3 o 4 minutos se me hicieron eternos y por más que buscaba una disculpa no encontraba ninguna, tampoco estaba para eso. Cuando apareció por la puerta se puso erguida delante de mí, yo seguía avergonzado, pero a la vez ardía en deseos de poseerla, finalmente dijo mirándome seriamente:

-Me quieres ver en ropa interior ¿No?, pues mira- Se quitó la camisa y ahí delante tenía las tetas que llevaban toda la noche provocando que me apretara el pantalón. Se puso encima mirándome fijamente a los ojos- Estaba pasando uno de los peores momentos de mi vida, y has hecho que se me olvide al menos un rato. Te he dicho que mi novio no entendía mis morbos, haga lo que haga hoy se piensa que me he acostado con todo el que he podido, estoy muy borracha y después de mañana no me vas a volver a ver, así que dime una cosa ¿Eres un tío tradicional o me vas a follar como a una puta?

No sé lo que había pasado en ese baño, pero desde ese momento iba a ser mi lugar favorito de la casa.

Le agarré con una mano en la nuca y la traje junto a mi para besarla muy lentamente, mordiendo con delicadeza su labio inferior, haciendo cosquillas con mi lengua por ambos para acabar buscando la suya dentro de su boca. Cris empezó a tocar por encima de mi pantalón y me susurró con una mirada picara- O te abro el pantalón o te va a reventar la polla.

-Eso llevo pensando toda la noche de tus tetas. - Así mientras ella evitaba la desgracia abriendo la cremallera y el botón de mi pantalón, yo iba quitando su sujetador para encontrar unos pezones rosados preciosos, pero en aquel momento solo me los podía imaginar en mi boca, primero pasé mi lengua húmeda alrededor de ellos y luego los envolví con mis labios succionándolos para acabar rozándolos con mis dientes y mi lengua mientras masajeaba sus tetas con mis manos.

Quise disfrutar de ellas un poco más, pero Cris me paró y me susurró al oído- Ahora me toca chupar a mi- Se puso de rodilla agarrando mi miembro, y sin apartar la mirada de mis ojos empezó a pasar su lengua por mi polla -Ya empieza a salir un poco de leche- Dijo pasando su lengua por mi glande- Ni me acuerdo cuando fue la última vez que me lo tragué, voy a ver cuánta leche puedo sacarte- Con una mirada muy picara la metió dentro de su boca y empezó a chupar con fuerza, si realmente llevaba tiempo sin hacer una felación, no había perdido práctica.

Tuve que pararle o me acabaría corriendo antes de empezar, le cogí de los brazos y entendió que quería que se pusiese de pie, mientras le indicaba que se diese la vuelta, bajé el pantalón y en cuanto vi su pequeño culo vestido con lencería turquesa de encaje, a juego con el sostén, estuve a punto de estallar- Así que encaje, estabas preparada para un buen polvo ¿Eh?- mientras le hablaba pase mi mano entre sus piernas y pude comprobar que el tanga estaba muy mojado, le agarré de su cadera con mi mano izquierda y metí el dedo corazón de la derecha en su rajita húmeda, mientras besaba todas las partes a las que llegaba en esa posición.

-Sí que lo esperaba, pero esto está superando lo que tenía en mente- decía como podía mientras se le entrecortaba la voz y empezó a respirar fuertemente por la boca. Fui metiendo y sacando mi dedo, hasta que noté que podía probar con dos. Empezó a gemir y se le escapo un “Dioss” casi imperceptible.

Saqué los dedos que ya estaban chorreando y después de quitar con mi lengua todos los jugos que tenían, le quité el tanga y agarrándole de la cintura la senté encima de mí diciéndole al oído:

-Ahora la voy a meter a la vez que te masturbo ¿Lo has hecho alguna vez? -

- Cariño, a mí me podrían llamar la misionera, no hace falta que te lo explique ¿Verdad? Te voy a exprimir bien- Por fin comencé a penetrarla con mi polla, ya estaba ardiendo, dentro de su coño, Y con mi mano derecha le rodeaba la cintura en busca de su clítoris con el dedo. Tenía una rajita estrecha pero muy húmeda, por lo que se sentía apretado y palpitando.

Cris empezó a mover sus caderas lentamente para que no perdiese el ritmo mientras le masturbaba- Joder tío… esto sí que no me lo esperaba- Dijo a duras penas mientras empezaba a gemir cada vez más fuerte – ¡Como te corras antes que yo te mato! - me gritó.

De repente me apartó la mano que tenía entre sus piernas y la metió en su boca chupando mis dedos cubiertos de los jugos con los que ella los había mojado y se dio la vuelta metiéndola de nuevo en su coñito caliente. Nos agarramos de la cabeza mutuamente y continuamos follando y gimiendo sin quitarnos la vista el uno del otro.

-Ahora me voy a correr, después me voy a poner a cuatro patas y  quiero ver como tu polla llena todo mi culo, quiero que seas muy cabrón conmigo y me hagas sentír la más puta del mundo- Empezó a moverse cada vez más fuerte levantando la cabeza, por mi parte le agarré de la cintura siguiendo el mismo ritmo hasta que empezó a gritar mientras sus pechos no paraban de subir y bajar delante de mi cara, así que metí uno de ellos en mi boca y empecé a morder suavemente su pezón bajando también mi mano derecha hasta la entrada de culo para rozarla con mis dedos.

¡Hazme tu puta! - Y sin dejar de gritar –-¡Diosss, no pares ahora, no se te ocurra parar!¡Me voy a correr! – el orgasmo de Cris me llevó al límite y de no parar en ese momento me habría corrido dentro de su raja, no podía hacerlo, todavía tenía que probar el postre.

Tal como había dicho, se puso a 4 patas en el sofá y con su culo listo para ser penetrado, pero me antes quería disfrutar de su coñito un poco más, así que le agarré de la cadera y volví a metérsela dentro.

-Eso no es mi culo- Se quejó entre gemidos.

- ¿Querías que fuese cabrón? Me vas a tener que aguantar hasta que la tenga chorreando y después te voy a taladrar por detrás, vas a ser una buena zorra y no parar de mojar si quieres sentir todo lo que tengo dentro de ese agujero Mientras hablaba metí un dedo en ese lugar prohibido y empecé a azotar una nalga, a lo que Cris respondió con gritos de placer entre sus gemidos. Había llegado la hora.

La saqué de su coño y apreté mi glande contra su ano, fui empujando poco a poco, penetrándolo mientras notaba como su agujero más estrecho se iba abriendo solo para que mi polla lo llenara entero, nada más entrar noté que se me escapó un poco de leche, pero tenía que aguantar como fuese. Cris había pasado de gemir y gritar a un silencio casi perfecto, roto por algún pequeño ruidito, parecía concentrada en disfrutar cada milímetro de carne que entraba.

Cuando estuvo entera dentro, ella rompió en un pequeño pero fuerte grito y eso me pareció la señal de que empezara a aumentar el ritmo.

- ¿Dónde está mi polla? - Le pregunté con agresividad

- ¡En mi culo! - Gritó.

 La saqué dejando solo la punta para volver a meterla de golpe, con cada acometida Cris gritaba a plena voz, mientras yo disfrutaba agarrando fuertemente justo debajo de su cintura, casi en sus nalgas.

-Eres la puta más grande del mundo- Dije comenzando otra ronda de azotes. - Voy a llenar todo tu culo con mi leche, ¿Quieres tener mi leche caliente dentro de ti?

-¡Quiero toda tu leche! No dejes nada, quiero saber que esta toda dentro de mí. ¡Soy tu puta!.

Después de oírle no pude aguantar más y empezó a manar todo mi semen, era la primera vez que me corría practicando sexo anal y eso me daba un plus de placer.

La saqué y separe sus nalgas para ver como goteaba mi leche mientras Cris me miraba sonriente y claramente satisfecha.

- ¿Puedo irme al baño ya o vas a seguir recreándote? - Me dijo, pero no pude resistir la tentación y volví a meter un dedo en su ano, al entrar hizo que saliese mas semen y sin dejar de meterlo y sacarlo fui acercando mi boca a la suya.

- Eres un cerdo ¿lo sabias?-.

-Es culpa tuya, me has puesto tan cachondo que no se me pasa- Ya estábamos casi rozando los labios y yo no paraba de masturbar su culito.

-Si no estuviese recién salida de mi culo, te la chuparía hasta dejarte seco- Me susurró y volvimos a besarnos. 

Después de aquello nos duchamos juntos y sí, Hubo felación, y nos fuimos a dormir.

Al día siguiente hablamos de lo bien que había estado la noche anterior y me confesó que se había dejado llevar para cumplir algunos de sus sueños, que normalmente era más recatada, pero quería vivir aquello sin limitaciones.

La llevé hasta la ciudad con estación de autobuses más cercana y de vuelta a casa me di cuenta que no nos habíamos dejado el contacto y esa sería la última vez que la vería, pero al llegar a casa me encontré el tanga que Cris había llevado la noche anterior junto a un papel con su email y una nota:

“Siento haberte cambiado los planes anoche, estabas deseando ver tus estrellas fugaces y me colé en tu casa con mis problemas. Lo he pasado genial, ya puedo tachar de mi lista el sexo anal y otras cosas de las que no hablaría sin alcohol o estando más a tono.

PD: Todavía me siguen faltando muchos sueños por cumplir, como que alguien me envíe una foto mía desnuda llena de semen, como no puedes tener esa foto, tampoco estaría mal recibir una de mi tanga cubierto, por si te animas… ;P”

Cris. Tu estrella fugaz.

Más en: www.aquariusdreamblog.wordpress.com


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Aquari0

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Aquari0
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)