Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 4.712 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.682 Miembros | 19.563 Autores | 99.863 Relatos 
Fecha: 14-May-17 « Anterior | Siguiente » en Transexuales

Brasil 2014-2016 (8)

wendyazucena
Accesos: 2.844
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Llega el día de la operación implantación y sorpresa Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

BRASIL 2014-2016 (8)

 

Había llegado el día, no había desayunado, me fui a la habitación de la clínica, en ella espere a que me viniesen a buscar, tras media hora de espera, llegaron dos chicas con una camilla, me invitaron a que me desnudase y me subiese a ella, ya sobre aquella camilla, me taparon con una sabana y me llevaron al quirófano.

Al entrar, vi que aparte del Dr. que me había tratado, estaban tres personas más y se fueron presentando.

-          Buenos días Diana, soy el Dr.P., el cirujano que te pondrá los implantes, ya escogimos los que mejor te quedaran con respecto a tu físico. El Dr. S. te hará una liposucción sacándote grasa de la tripa, y te la pondrá en los glúteos, y el Dr. M te retocara la cara, nariz, pómulos la nuez y alguna otra cosilla que no quiero decírtela, será una sorpresa.

Una enfermera me puso un gotero, y una mascarilla, me mandaron contar desde 100 en retroceso y mentalmente comencé, 100, 99, 98, 97, 96, 9……

No sé el tiempo que permanecí en el quirófano, cuando desperté, estaba en la habitación, la cara vendada, con unos tubitos conectados a la nariz, para respirar bien, notaba el torso oprimido y pesado, estaba vendada desde la cintura hasta la clavícula, mis piernas estaban también vendadas desde la rodilla hasta los glúteos.

En eso entro una enfermera y me dijo.

-          Buenos Días Diana, tenias mucho sueño, te operaron hace dos días, todo salió muy bien, esta mañana vendrán los Drs.  a ver como evolucionas tras la intervención, te pongo el avisador a mano por si necesitas algo nos llamas.

No sé el tiempo que paso desde que la enfermera me visito, llegaron los Drs.    comenzaron a revisarme y  me tomaron la tensión vieron las suturas y demás al marchar me dijeron.

-          Diana, cuando llegues a Rio, durante un mes no tomes el sol, podrás salir de paseo, no cojas cosas pesadas durante dos meses, utiliza un sujetador que te pondremos durante 15 días y después puedes utilizar uno deportivo, los deportivos se utilizan para que las mujeres que hacen deporte, corren, saltan etc., los pechos estén más sujetos y no estén bailando samba, me en tiendes? Después te podrás ponerte los que quieras, es para que las prótesis se acoplen bien a tu cuerpo, con los glúteos pasa lo mismo, la grasa que te auto trasplantamos deberá sujetarse por sí misma a la zona, no es necesario que las tengas vendadas, podrás utilizar unos pantalones que te estén bien ceñidos, no corras, camina, notaras como poco a poco tus glúteos temblaran lo necesario para llamar la atención, aplícate cremas hidratantes en todo el cuerpo y no te olvides de seguir tomando las medicinas que te dio el Dr. si no lo haces te saldrá bigote. Dentro de dos, tres días volveré a verte.

Pasaron tres días y el Dr. me visito nuevamente, revisión, temperatura, tensión las suturas perfectas y me dijo.

-          En tres días, a la residencia, si tuvieses molestias avisa, una enfermera pasara todos los días para hacerte las curas si necesitas algo se lo dices.

Efectivamente, a los tres días me dieron el alta y me llevaron a la residencia, lo único que note al llegar a mi cuarto, es que habían quitado los espejos, pregunte el porqué y la contestación fue.

-          Orden de los Drs. las pacientes no pueden verse hasta que ellos lo autoricen. Tomate esta pastilla te ayudara a dormir, pues hasta que no encuentres la postura mas cómoda te aconsejamos que duermas boca  arriba es por los implantes, antes no tenias ese problema, pero te acostumbraras  y encontraras una postura, además muchas mujeres dormimos con sujetador, solamente lo quitamos cuando queremos guerra, es una manera de decirle al marido que no me duele la cabeza.

Los días pasaban, apenas salía de la habitación, me entretenía leyendo, viendo revistas del corazón y escuchando música, todos los días venia el Dr. a ponerme la consabida inyección, con el fin de que no me creciese el bigote, algún día que otro salía a dar paseos por los jardines, pero mi ropa seguía siendo la misma que antes de la intervención.

Habían pasado casi dos meses desde la misma cuando un día entro en mi habitación, el Dr. la directora  y dos enfermeras que traían un espejo grande de cuerpo entero, el corazón me dio un vuelco, eso daba a entender que me quitarían los vendajes y podría verme como había quedado. La directora me dijo:

-          Diana, llego el día, el espejo esta como puedes ver al revés, ahora te vas a quitar toda la ropa, el Dr. te quitara las vendas y entonces podrás ver tu nuevo cuerpo. Dr. puede proceder.

Primero me quite toda la ropa, camiseta, short, bragas, quedando completamente desnuda, el Dr. comenzó por quitarme los vendajes de las piernas, los cuales habían asegurado que en las mismas y en mis glúteos, la grasa trasplantada se fijase por la compresión que se ejercía sobre la zona, luego procedió a retirar los vendajes que ocultaban mis pechos, los nervios me comían por dentro, y por último los de la cara. Fue cuando las enfermeras dieron la vuelta al espejo en el que reflejaba en cuerpo de una transexual,  de pelo negro, ojos rasgados, nariz un poco respingona, con unos pendientes pequeños en forma de una estrella, no tenía la clásica nuez, masculina, pómulos no muy pronunciados, bajando la vista estaba lo más importante, lucia unos hermosos pechos, no eran los clásicos pechos que enseguida se notan que son prótesis, los toque, no eran duros, un poquito caídos pero los pezones apuntaban al cielo, como si indicasen que estaban listos para ser besados aureola de tamaño mediano, rosada, el tamaño era el justo, ni muy grandes ni muy pequeños, di un pequeño salto y comprobé que aquellos pechos tenían un movimiento muy natural, su tamaño correspondía a una copa 90C, mis medidas anatómicas habían cambiado, eran en ese momento 90 -60-90. Mi trasero, era bien redondito y respingón, notaba que al caminar, los glúteos se movían al ritmo de la música del país, me di la vuelta y vi a la directora y al Dr. con una sonrisa en sus rostros, sonrisa que reflejaba que el resultado había sido el deseado, entonces pregunte:

-          Dr. porque los ojos rasgados, las brasileiras no tienen los ojos rasgados.

-          Pero Diana, ya no te acuerdas de cómo te llamas, tu nombre es Diana do Santos Li, tu madre era china, y por lo tanto has heredado en algo los caracteres de tu madre, de ahí los ojos achinados, eso te da un aspecto más exótico. Estas satisfecha con el resultado?

-          Dr. claro que estoy no satisfecha sino muy muy satisfecha, muchísimas gracias, ahora ya podre ponerme toda esa ropa que me compraron.

-          Claro Diana, dijo la directora, te dejamos sola con la enfermera para que te de las últimas instrucciones con respecto a tu cuerpo. Mañana pasaras por la oficina y se te darán las instrucciones para tu vida en Rio.

Salieron del cuarto la directora y el Dr., quedándose la enfermera la que me explico los cuidados que debería tener durante un tiempo con los pechos, como tenía que lavarlos, dormir con sujetador hasta que no encontrase la postura, que no tomase el sol sin sujetador, primero porque está prohibido en Brasil hacer Toples y segundo por cuestión de las cicatrices, fue cuando me indico que los implantes habían sido colocados a través de la aureola, la habían levantado y por ese lugar los introdujeron, suturando después nuevamente la aureola con micro cirugía, por eso no vería ninguna cicatriz en la base de los pechos, que muchos hombres al verlas ya sin tocarlos saben que llevas tetas postizas, las cicatrices que me quedaron, solamente las puede distinguir un profesional. Al quedarme sola, comencé a sacar del armario todos los conjuntos de ropa interior, quería probármelos todos.

Escogí un conjunto color celeste de culote y sujetador que me agarraba muy bien el pecho, un short color rosa y una blusa con botones cerrando únicamente tres botones del medio y la parte baja anudándola  sobre mi cintura, dejando ver por primera vez el canalillo que tenia, me puse unas playeras y salí a dar un paseo. Todo el personal que me veía pasar, se daba la media vuelta y me sonreía, diciéndome que estaba muy guapa y que aquella ropa me quedaba muy bien.



© wendyazucena

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de wendyazucena
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)