Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.492 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.348 Miembros | 19.394 Autores | 98.567 Relatos 
Fecha: 18-May-17 « Anterior | Siguiente » en Confesiones

Con la conchita al aire

AmbarConeja
Accesos: 9.307
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Andar por la facu sin bombacha por culpa de un accidente, desde entonces se volvió mi placer más sensual. y más si estoy con amigos! Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Con la conchita al aire

Hay cosas que no tienen explicación. Pero lo claro es que si lo que sucede se nos presenta, hay que aprovechar tales beneficios. Casualmente el 5 de marzo ingresé a la universidad mientras cumplía mis 18. Elegí diseño gráfico, porque vengo de una familia de artistas, y yo no quería desencajar demasiado.

La cosa es que a medida que los días pasaban, yo me sentía más a gusto con los profes y mis compañeros. Pero el tema más agudo para mis nervios eran los exámenes orales. No tenía la fortaleza de responder siquiera la pregunta más elemental que un profe me hiciera! Me temblaba la mandíbula, tartamudeaba como una estúpida, sudaba las manos, me picaba la cabeza, se me secaba la boca, y en uno de los parciales de historia del arte, no pude evitar hacerme un buen chorro de pipí.

Le pedí permiso al copado de Florez y a su colega para ir al baño, y creo que al contemplarme pálida me concedieron salir y continuar a mi vuelta.

Apenas entré al baño me miré en el espejo, y la cara de enferma mental que tenía me desconcertaba. Entré al individual, me subí la pollera y me bajé la bombacha para sentarme y hacer pis. Pero no me salía nada. Opté por sacármela para no entrar al aula con olorsito, y la dejé tirada al costado del inodoro. Pensé que era una boludéz, que nada podría pasar si alguien la encontrara.

La cosa es que mientras caminaba rumbo al salón, el airesito que se colaba por debajo de mi pollera me erizaba la piel. Sentía que los pezones se me erectaban, y tenía una sensación sexual en las venas que no me dejaban pensar con claridad. Me erotizaba cada vez más saber que estaría todo el día con la conchita expuesta, y peor todavía, que el profe podía adivinarlo.

Entré a terminar de rendir, y al apretar las piernas para que no se notara la desnudéz de mi flor, se me escapó un suspiro al recorrerme un sutil escalofrío desde los pies a la nuca.

Aprobé con 8, le di las gracias al profe y salí del salón pensando en reunirme con mis compas y darles la noticia.

Casi me había olvidado del asunto, aunque las brisas de los pasillos y galerías de la facu acariciaban mis nalgas también desprotegidas. Fui al bufet con Esteban, Julieta y Ramiro a tomar algo fresco, y mientras hacíamos la fila para retirar los licuados y el exprimido de July, esteban me hace un gesto para llamar mi atención, y acto seguido me dice al oído:

¡che Mily, vos venís a la facu sin bombacha?, se te ve todo bolu!

Sus palabras llegaron a los oídos de Julieta, que enseguida aportó:

¡boluda, hace un rato fui al baño y vi una bombachita negra tirada! No me digas que es tuya! Qué te pasó mi vida, te puso nerviosita el profe?!

Creo que se me enrojecieron hasta las orejas de la vergüenza. No supe qué decir en el momento. Pero cuando al fin nos sentamos les conté con toda la calma que supe sacar de mi autocontrol que, mientras el profe me preguntaba, tal vez de los nervios o el stress me había hecho pis. Se me rieron a más no poder, en especial Esteban. Pero no podía enojarme con ellos.

a la hora de la salida, los 4 nos mezclamos con toda la gente que tomaba distintos destinos, pero todos coinsidían en rajarse. Ahí Esteban volvió a advertirme.

¡mily, mirá cómo te relojea ese morocho, y cómo se acomoda la verga al palo el que tenés atrás, pero disimulá tonta!

Claro, otra vez olvidé mi estado de exposición, y andaba a los saltos con los chicos, hablando de boludeces y fumando un puchín.

Me sorprendió que Ramiro me pellizque la cola y me diga antes de irse casi corriendo:

¡si no tuvieras olor a pis te violo acá nomás mily!

Pasó una semana, y entre un paro y faltazos casi no fuimos a la facu. En mi cerecbro era una constante el recuerdo vivo de las palabras de los chicos, las miradas obscenas de los demás, y hasta la carita de calentona que me puso July cuando yo me subí al colectivo y el viento me re levantó la pollera.

Pero la próxima semana, directamente decidí ir sin bombacha. Mejor dicho, me saqué a primera hora en el baño y me la guardé en la carterita que llevaba con mis cosas personales.

Después de la cátedra de economía, volví con los chicos al gran salón del bufet, y nuevamente en la fila Ramiro se avivo de inmediato:

¡eeepaaa Mily, qué onda loquita? Otra vez te pusiste nerviosa?!

July no pudo ser menos y la muy cochina me subió un toque la pollera para darme dos chirlitos en la cola, que sonaron inevitable.

¡che Mily, ya hay dos que se dieron vuelta para mirarte!, dijo Esteban, y lo dejé que me siente en una silla con las piernas abiertas. Vi que Rami se tocaba el pito, que july se apretaba las gomas y que Esteban ponía cara de baboso.

Julieta de repente agarra mi cartera y, con el pretexto de buscar fuego para su cigarrillo saca muy despaciosamente mi tanguita roja de entre el despelote.

¡miren chicos, otra vez se la sacó, y anda con la concha al aire!, murmuró July con los labios contra sus dientes, como sorbiendo hilitos de baba que no se daban por aludidos.

Entonces, Esteban fue muy claro en su exigencia.

¡sentate arriba de la mesa y abrí las piernas Mily, dale, todos tienen que ver esa conchita!

No sé cuál fue realmente el motivo por el que ni me negué, pero enseguida sentía más brisas complacientes en mi sexo mientras tomaba gaseosa con un sorbete haciéndome la sexy, abría más las piernas y dejaba que July me roce las lolas con un lápiz.

Cuando miro a mi derecha, Esteban se tocaba el pene sobre el pantalón y estrujaba mi tanga en su otra mano, la que dos por tres se acercaba a la nariz como envuelto en un misterio delicioso.

¡dale Mily, metele la manito adentro del pantalón a tu amiguito, miralo cómo está el pobre!, dijo Julieta con voz de nenita, y ella sin mi autorización introdujo mi mano en los adentros de su pantalón. Cuando le toqué la pija durísima, grandota y humedita, tanto como su calzoncillo, tuve ganas de agacharme y mamársela toda. De hecho July me escuchó cuando dije:

¡sabés cómo te la chuparía no?!

Por eso no hubo más previa, ni jueguitos ni ademanes. Los cuatro nos levantamos en silencio y enfilamos al baño. nos metimos en un cubículo, y aprovechando que no había nadie, July me comió la boca con mi tanguita contra mi nariz.

¡olela nena, dale zorrita, me encanta tu olor a conchita, y creo que a Florez también!

Cuando giro descubro que los chicos tenían sus pijas al aire, que los dos se pajeaban y que Esteban en particular gemía intentando no soltar su estallido.

¡queremos ver cómo hacés pichí Mily, dale, sentate y dejanos mirarte!, dijeron los pibes, y July apoyó la moción. La verdad no tenía ganas de hacer pis, pero me senté un ratito abriendo las piernas. Me toqué la conchita mirando a los ojos a los chicos, gemí sin la necesidad de fingir en absoluto porque July me amasaba las tetas luego de abrirme la camisita, y de repente, la guacha me levantó del inodoro a los samarreos.

¡arrodillate y chupales laspijas que no dan más los ppibitos nena!, ordenó Julieta, y apenas me hinqué ante esos trozos de carne tiesa empecé a lamerlos, olerlos, babearlos con abundancia, darles mordisquitos dulces, sorber los hilitos de presemen que coloreaban sus pieles ardiendo, pajearlos con mis manos de uñas pintadas, gemir cuando me las metía apenitas en la boca y, pronto para dedicarme a petear como una desquiciada.

Entretanto July me colaba dedos en la concha, se los metía y volvía al fuego de mis flujos incesantes, me pegaba en la cola con todo, me apretaba las tetas como si quisiera sacarme leche y me gritaba:

¡dale perrita, gozá mami, nos tenés loquitos a todos con esa conchita desnuda por la facu, chupá bien esas pijas, y ustedes le van a dar la lechita hasta que se ahogue… cómo te mojás hija de puta, gemí sucia, dale Mily, que Florez si te ve te pega flor de garchada!

No había espacio ni para pensar. Estábamos tan apretados que no podía evitar que esas vergotas lleguen hasta el tope de mi garganta, que mi saliva me genere algunas ahogaditas, que Esteban me coja la boca como un loco y que Ramiro me la refriegue por toda la cara. Pero Julieta quiso que me siente arriba del inodoro sobre las piernas de Esteban, y que le entregue la conchita a su poronga endiablada. El guacho me re garchó, y aunque no duró mucho tiempo, creo que acabé dos veces. Además la July me chupaba las tetas y Rami se comía un par de cachetadas de mi amiga, porque quería bajarle la calcita y ella no estaba ni ahí.

Esteban me largó toda la leche en la vagina en cuanto escuchamos a dos chicas entrando al baño, hablando de un parcial y de un paro docente. Ramiro me acabó en las tetas en cuanto me agaché dispuesta a quedarme con su lechita en la boca, pero apenas mis mamas le rozaron el glande colorado me las regó con su semen abructo, generoso y tan espeso que parecía una crema hidratante.

Salir del baño era una opción que nadie tenía en mente. Pero había que volver al cursado.

Yo, naturalmente fui sin bombacha, toda enlechada y llena de la saliva de Julieta. Los chicos hiper relajados, aunque todavía con sus pijas paraditas, como queriendo otra aventura. ¡y Julieta estaba insoportable, porque se había quedado con las ganas! De hecho, me confesó mientras tomábamos apuntes de filosofía que tenía la bombacha empapada, que los pezones le dolían y que sentía un hormigueo muy intenso en la cola.

¡quiero que esos guachos me hagan el orto, y que vos me dejes chuparte la conchita Mily!, dijo en mi oído rozándome una pierna antes de salir al recreo.

Ya sabemos que desde entonces los cuatro no solo funcionamos de forma exelente como grupo de estudio. Aún no tuvimos un momento para darnos amor de amigos, pero lo claro es que desde aquella mañana voy a la facu sin bombacha, para que todo el que quiera me mire la conchita!    fin


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© AmbarConeja

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de AmbarConeja
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)