Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.428 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.836 Miembros | 19.463 Autores | 99.166 Relatos 
Fecha: 25-May-17 « Anterior | Siguiente » en Confesiones

Mientras nos calentábamos

AmbarConeja
Accesos: 10.564
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 8 min. ]
 -   + 
Esto fue lo que viví en casa de mi novia, cuya hermanita y madre tenían como objetivo principal mirarnos y ponerse loquitas! Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Mientras nos calentábamos

Mi nombre es Guido, hoy tengo 30 años, una familia y algunas cosas ordenadas en mi vida. Pero no he logrado a través del tiempo olvidarme de Paola, una novia que tuve cuando tenía 21, estudiaba en la universidad y hacía algunas changuitas para sostener mis estudios y necesidades básicas.

Pao tenía 15, y la conocí en un boliche. No entendí cómo es que con tanto control, una menor podía estar tomando tequila, moviendo el culo con tales desatinos, jaraneando y franeleándose con cuanto cuerpo masculino se le pusiera en frente. Algunos la manoseaban demás, y ella no paraba de repartir besos, sonrisas y de recibirle tragos a un flaquito de no más de 18, del que solo parecía interesarle su billetera.

No tengo muy fresco el recuerdo de cómo empezamos a hablar. No podría asegurar si yo di el primer paso, o si ella me sacó a la pista. Sí conservo con nitidez que cuando la llevé al auto de mi viejo, el que de vez en cuando me prestaba o alquilaba según sus humores financieros, nos re toqueteamos y besamos con una pasión y una torpeza que de igual forma hacía que la pija se me pare al punto tal de tener que desprenderme el cierre del jean.

No pasó mucho más esa madrugada, porque a ella le daba vueltas la cabeza de todo lo que había bebido. Yo no iba a aprovecharme, aunque ardía de ganas, de una borrachita alzada, casi dormida, inestable, jocosa y medio friolenta por su faldita y su topsito calado.

Pero me dio su dirección, y al otro día fui luego de la siesta, empalado y lleno de curiosidades por conocer su casita.

Era lunes, hacía calor, y todavía las nubes perdían la pulseada con el sol impiadoso cuando, encontré su precaria casa entre un montón de casas iguales. Paola salió a recibirme, todavía vestida con su polera de colegio, una calcita negra, el pelo suelto y los ojos tan abiertos como un atardecer. Me hizo entrar sin dudarlo, me sirvió un vasito de agua helada, nos sentamos a charlar en el comedor mientras se filtraba el ruido de una máquina que algo debía estar reparando en lo de su vecino, y nos empezamos a chapar metiéndonos mano por donde se nos fuera posible, aunque todavía ella no me tocaba la pija. Yo sí le palpaba la vulva sobre su calcita, y hasta me animaba a colarle los dedos, haciendo que unp poco de esa tela se le moje con sus jugos casi virginales.

Pero aquello no nos duró demasiado, porque de repente aparece una nena de unos 13 años, con unos auriculares en las sienes, una mochila de colegio y un paquete de papitas. Nos dimos cuenta de su aparición porque se tropezó con una silla.

La casa de Pao, no tenía puertas, a excepción del baño y la calle. Solo había dos habitaciones. Una para sus padres, y la otra para ella y su hermana Tatiana, la nena que nos interrumpió. Además tenía una cocina comedor y un patio lleno de yuyos. Todo estaba separado por cortinas, y la casa no olía muy bien que digamos. La fritura y el pucho se impregnaba en la ropa de quien estuviese allí adentro. Había platos sucios, ropa desparramada por cualquier sitio y mucho desorden.

Con el tiempo Paola y yo nos pusimos de novios, y aunque solo duramos tres meses, y casi que no hicimos grandes cosas, porque sus padres no la dejaban salir ni a la esquina por lo desastroso que le iba en el colegio, reconozco que fue muy intenso, inolvidable y lleno de sorpresas.

El mismo día que me contó que sus padres aún no sabían que se escapó un par de veces al boliche, nos metimos en la pieza, mientras Tatiana hacía unas cosas de matemática. A Paola ni le importó. Se me tiró encima y me empezó a masajear el pito por adentro del bóxer. Le encantaba la textura de mi bóxer, y gemía cuando se llenaba la mano con mi presemen.

Al rato me acosté en su cama deshecha, y ella se me subió para frotar su concha sobre mi dureza, y aunque no nos quitábamos la ropa, les juro que fue tremendo aquel ejercicio con sus labios mordiendo los míos, sus tetas saliéndose impertinentes de su remerita, sus gemiditos y chupones por mi cuello.

Tatiana en un momento se dio cuenta de lo que hacíamos, y le advirtió que si no la cortábamos nos acusaría con su madre.

Hubo muchos episodios en los que Paola y yo nos tranzábamos y franeleábamos delante de Tatiana. Yo trataba de no quedarme a dormir, porque su padre podía llegar en cualquier momento. No podía controlar la tentación. Sus 15 años inexpertos aunque cargados de calentura me cegaban, y no quería que tengamos problemas. Claro, ella no aguantaba más sus ganas de coger.

El primer pete que me hizo fue mientras Tatiana dormía, en plena madrugada lluviosa. Como el techo de su casa es de chapa, y las gotas violentas no cezaban, no podía escucharnos. Fue magnífico acabarle todo en la boca en cuanto terminó de darme unas chupadas furiosas, de eructar cada vez que se la dejaba un buen rato en la garganta y de escupirme conforme yo se lo pedía. No lo había hecho hasta ahora con una pija como la mía, que, si bien no llegaba a los 18 centímetros, era más que las pijas de sus compañeritos del colegio.

Me contó que se la mamó a cuatro pibes, y que siempre le pareció delicioso tragarse la leche. Esa noche no sería la excepción. Solo que, no cogimos porque ella estaba indispuesta.

Día por medio, yo me mandaba a su casa, y con solo encontrarnos las chispas del deseo nos conducían a tranzarnos commo loco. Cierto día hasta le rompí la calza de tanto colarle los dedos. Le hice un agujerito que fue progresando en mis embates dedales, mientras ella me pajeaba la pija al desnudo, le echaba algunas escupiditas y gemía, segura de que no había nadie.

Otra tarde, me llevó a su pieza mientras Tatiana dormía y me bajó el pantalón sin ponerme en situación. Empezó a mamarme la verga, a oler mi calzoncillo, a chuparme los huevos y a llenarme con sus besos ruidosos, a jadear totalmente metida en su papel de petera con cada vez más elementos y a pedirme la leche, que todavía no había merendado y tenía mucha sed.

Momentos antes de acabarle todo en esa boquita estrecha y caliente, veo que Tatiana está destapada, con una bombachita roja y una mano sobre sus tetas. En cuanto Paola lo nota, y tras quedarse con mi leche toda para ella, le revolea una zapatilla y le pide que se tape, que no se haga la putita y que no mire lo que no debe a su edad.

Otra tarde, Paola y yo estábamos franeleándonos tirados en la cama, ella solo con su calza y yo con la pija afuera. Estaba a punto de chuparmelá con sus ansias intactas. En eso aparece Tatiana envuelta en un toallón deshilachado, con el pelo mojado y descalza. Cuando nos ve, no sé si por accidente o por propia voluntad, el toallón se le desliza lentamente hasta sus pies.

¡no la mires pendejo, que está en bolas la guacha!, me dijo Paola mientras me pajeaba.

No llegué a inspeccionarla bien, pero sí pude contemplar que sus tetas relucían más desarrolladitas que la úlima vez que la observé con atención.

Una noche, Paola y yo nos matábamos a besos, mientras mi mano hacía su trabajo. Ya le había bajado la calza, y solo me aprovechaba de los bordes de su tanguita rosada para meterle y sacarle dedos a esa conchita empapada. Le frotaba el clítoris y ella gemía sin saber reprimirse. El olor a guiso comenzaba a invadirlo todo. Sus tetas ya estaban al aire sobre mi rostro. Mi verga empalmada era el instrumento que sus manos presionaban luego de escupirse las palmas, y mi leche estaba al borde de ensuciarla.

De repente, cuando observamos a través de la cortina que oficia de puerta, vemos que su madre nos mira embelesada, que se toca suavemente los pechos y que pareciera morderse los pasos con tal de no delatarse.

Ella se sube la calza enseguida, y yo me guardo la pija, en el exacto segundo en que mi leche comienza a fluir elegante, cuantiosa y caliente.

Paola opta por elegir ducharse, y me deja solo en la habitación, pensativo y sin respuestas. Discutimos en voz baja antes de que se vaya, pero ella estaba resuelta a decirle a su madre que no le correspondía mirarnos.

Yo ya había decidido irme antes de cenar. Me había levantado para proceder, cuando, supongo que sabiendo que su hija se duchaba, la mujer me abraza por la espalda y me dice al oído:

¡así que vos sos el novio de mi nena? Vos podrías ser mi hijo chiquito! y, además, por lo que me parece, te dejó caliente!

Me apoyó su buen par de tetas en la espalda, pegó su cara a la mía para hablarme y, hasta me tanteó el pedazo todavía erecto aunque sin fuerzas por el lechazo que me empapaba el calzoncillo.

¡te la chupa no? Se traga la lechita mi nena?!, dijo mientras levantaba la calza y la bombacha que Paola había dejado en el piso.

No sabía si responderle. Pero me dejó más atónito cuando me dijo:

¡nirá pendejo, te voy a pedir que cuando te la cojas, no le acabes adentro… pero, sí quiero verlos… quiero ver cómo coge mi nena!

La madre de mi novia no estaba nada mal. Sus pechos eran dos bombas explosivas, turgentes a pesar de sus 37 años, con dos pezones punteagudos y casi siempre sin corpiño. Hubiese querido que se propase más conmigo. Pero yo no me sentía capaz de forzarlo.

Decidí que todo debía tener un fin cuando Tatiana entró al baño, cuando yo terminaba de hacer pis. La pendeja estaba en bombacha, y ni bien se pone encima de la puerta para que yo no pueda abrirla, me dice:

¡cogeme guacho, cogete a la hermanita pajera de tu novia!

La cosa es que, la re manoseé, le saqué la bombacha, me la enredé en la pija y la hice agacharse sin darle la opción de retractarse. No me la chupó, pero se la pasé por toda la cara, por las tetitas, por la cola en cuanto la apoyé contra el lavatorio, y le pedí que me deje colarle los dedos en la vagina. Tenía un olor a pis que me enloquecía, casi tan parecido al de Paola cuando estaba alzadita.

Le di la leche ni bien me lo pidió, y salí viendo cómo se la tragaba. Me pajeé contra su boquita, que se abrió a mis pistilos seminales como un cuenco para el rocío de la noche.

En ese mismo momento, y antes de que Tatiana abra la boca para delatarme, me fui tras fingir un llamado de mi padre. Le di el último beso a mi novia, me llené los ojos para siempre con las tetas de mi ex suegra y desaparecí, mientras Tatiana comenzaba a chiyar. Ninguna de las dos mujeres le dio bola.

Lo bueno es que Paola no sabía dónde buscarme, ya que jamás la llevé a mi casa, ni le presenté amigos míos ni a nadie de mi familia!     fin


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© AmbarConeja

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de AmbarConeja
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)