Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.480 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.453.836 Miembros | 19.463 Autores | 99.166 Relatos 
Fecha: 12-Jun-17 « Anterior | Siguiente » en Confesiones

Haciendo la cola

AmbarConeja
Accesos: 11.092
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 8 min. ]
 -   + 
Esa pendeja preñada y necesitada de dinero sabía muy bien cómo mamarla, ofrecerte su lechita y cavalgarte como una diosa del sexo! Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Haciendo la cola

Fue una mañana de febrero templada pero húmeda, espesa de nubes y ruidosa como siempre. Yo estaba en la fila de discapacidad en el banco, ya que me tocaba cobrar mi pensión nacional, la que me asignó el estado por perder un dedo en una máquina especial de carpintería. Ahí trabajé desde que terminé el secundario.

Tengo 30 años, una hija y varias deudas. Me separé de mi mujer porque no pude perdonarle lo que me hizo. Una tarde llegué de un viaje mucho más temprano de lo previsto. Y la encontré peteando a mi hermano en la cocina de nuestra casa, muy arrodilladita, en tetas y con los ojos irradiando una felicidad que, por momentos quería borrársela de un cuchillazo. Lo peor era que mi hija estaba durmiendo!

Desde entonces, hace dos años que vivo en lo de mis padres, a quienes ayudo con la despensa que siempre fue orgullo de la familia.

Aquella mañana de verano, adelante mío había una morocha de no más de 22 o 23. No era fácil concentrarse en otra cosa que en su pecho desnudo cuando le daba de mamar a su hijo. Yo tenía la certeza de que encima estaba embarazada. Además había dos nenes con ella que se la pasaron fastidiando a la gente de la fila, corriendo y gritando.

Les juro que, en el tumulto de los pequeños avances de la prosceción, no pude controlar la erección de mi pija necesitada de cariño cuando se la apoyé de lleno en el culo! Le pedí disculpas, y ella se dio vuelta para mirarme con una carita de sumisa que me derritió, y me dijo:

¡tranquilo, siempre me apoyan en el banco, pero no es culpa tuya!

Ahí vislumbré que el bebé dejaba que la leche se le derrame del pezón, ensuciándole la remerita ancha que traía, y mi pija parecía reaccionar aún con más vigorosidad. El bebé estaba satisfecho, y ella aún no se tapaba.

Le pregunté el nombre como para entablar algo de charla, y mientras retaba a los guachos me dijo que se llamaba Carina. Supe que los revoltosos eran sus sobrinos, que el bebé se llamaba Dylan, y que estaba embarazada de 5 meses. El supuesto padre estaba preso, según ella injustamente, y ahora cobraba una asignación universal.

¡no sabés lo jodido que es estar sola con los pibes, sin un hombre al lado… y aparte, no está bueno andar sin coger!, dijo solo para que la escuche yo, cosa que no hacía falta. Tenía una voz disfónica, serena y llena de trasnoche.

De un ojo no veía muy bien, pero tenía una sonrisa de pícara tremenda.

Cuando le dije que se tape porque la gente la miraba mucho, dijo:

¡y qué me importa? Son tetas, y todos tomamos la teta, o no?!

Tenía el pelo hecho una piltrafa, y no sé por qué, pero me calentó verle un par de piojitos en el medio de la cabeza. Su perfume barato no disimulaba su poco contacto con el agua, y el pantalón medio que se le caía.

Como era peticita, en un momento se agachó para levantar su celular, y sin querer se chocó la carita con mi carpa endiablada. Ahora ella me pedía disculpas por el roce, y yo transpiraba como un idiota.

La cola avanzaba, y ya faltaba poco para que ingresemos al banco.

¡che, pero tu ex no es ninguna boluda! A lo mejor necesitaba una pija, y como vos no estabas, bueno, manoteó al primero que encontró!, dijo una vez que yo me deshaogué con mi historia, la que ella escuchó fascinada.

¡y ahora vivís solo? Y, hace cuánto que no cogés? Con mi macho cogemos en la cárcel cuando podemos… pero yo no me quedo caliente por ahí! Si tengo ganas busco a alguien para garchar y listo! La última vez fue la semana pasada, con el pollerudo de mi hermano mayor!, me confiaba poniéndome más al palo, y sin dejarme responder.

¡la verdad, vos estás para darte masa, pero bueno, no sé qué onda vos… tenés alguna amiguita que te saque la calentura? O te pajeás viendo pornos?!, se me burló con una risita suspicaz adivinando mi sequía sexual.

Ya estábamos adentro del banco cuando supe que, además de su asignación cobraba una pensión por su bebé que nació con un leve retrazo mental. Gracias a ello cobramos en la misma ventanilla. Mejor dicho, yo cobré, pero ella no.

Se puso tan mal que no supo detener sus lágrimas de angustia. Necesitaba la plata, porque no tenía ni para comer.

Cuando termino de recibir lo mío, mis documentos y el recibo, me apresuro para seguirla y ofrecerle llevarla a su casa.

¡vos estás en pedo? Ahí no entrás ni loco! Si querés llevame a lo de mi hermana, así le dejo a los guachos y como algo ahí!, dijo cuando los pibes seguían en la suya, sin hacer caso a los llamados de su tía.

Al rato ella volvía a darle la teta a su bebé en el asiento del acompañante, mientras yo manejaba, y los pibes se peleaban atrás.

Para mi tranquilidad, llegamos bastante rápido a una casita humilde, donde todos se bajaron, y mis ojos se detuvieron en ese culo terrible, el que le apoyé en la fila, y que ahora dejaba asomar el elástico de una bombacha blanca. Me preparé para suponer que jamás lo volvería a ver.

Arranqué el auto para irme, pero ella de repente vuelve sobre sus pasos a la ventanilla baja de mi lado, y me dice:

¡che, y vos? No tenés ganas de que te la mame? Te juro que me trago toda la lechita! Y si querés te doy un poco de la que tengo en las gomas!

Mi cerebro parecía agrandarse de emoción en mis huesos, mi poronga le hubiese gritado que sí si tuviese cuerdas vocales, y mis huevos celebraban una fiesta de producción seminal bajo mi slip.

No pude decirle que no, y menos cuando puso sus dos tetas desnudas sobre la ventanilla abierta, de las que caían gotas de leche. Al bebé ya se lo había llevado a dormir, y los guachos ya jugaban a la pelota en patas con otros pibes.

Cuando entro a la casa, descubro que una piba más grande veía la tele y tomaba mates.

¡nati, andá con el Dylan, y cambiale el pañal!, le dijo Carina.

La tal Nati se levantó con cara de ojete, me saludó con un pico y desapareció tras un portazo. No podía creer que estuviese desnuda de la cintura para abajo!

Carina, algo más relajada se me sentó en la falda, ya sin su remera ancha.

¡querés teta pendejo? Tenés hambre de teta? Porque yo sí quiero toda esta pija en el culo y la concha, quiero lechita!, me decía pegándome en la verga una vez que la liberó del encierro de mi ropa y apretando sus tetas contra mi cara. El olor de su piel me pervertía, su barriga y ese ombligo al borde de rajarse me daban ganas de hacerle otro guacho. No es que estuviera tan gorda, pero como es de contextura pequeña, parecía que iba a parir en cualquier instante.

¡tocame pibito, sentí cómo se mueve mi bebé, y chupame las tetas!, decía ella frotando su culazo contra mi pija, habiéndose quitado el pantalón. La bombacha que tenía estaba llena de agujeritos, con olor a pis y toda mojada.

Gemía como una quinceañera, me mordía los labios, me pedía que le apriete las tetas como a las vaquitas, textuales palabras suyas, y me pajeaba haciéndome notar hasta sus uñas en el tronco.

Hasta que se sentó en el suelo y se la mandó a la boca como a una salchicha para chuparla y gemir aún más inquieta.

Entonces, en el justo estado de trance entre su lengua y los juguitos de mi pija, me levanté para ponerla en cuatro sobre el suelo con las manos en el sillón repleto de ropa limpia recién doblada. Le saqué la bombacha y me puse detrás suyo para fundir mi músculo viril y ensalivado en su concha peluda pero no tan abierta como me imaginé que podía tenerla. La bombeé rápido, seguro, enfatizando cada ensarte con un jadeo y pegoteándome los dedos con la leche que le chorreaba de las tetas, ya que yo se las ordeñaba.

¡así guacho, garchame bien, rompeme toda, haceme otro pibe, cogeme que soy una mierdita, una putita sucia!, decía Carina entre gemidos y toses, ya que se ahogaba por el humo del cigarrillo que encendió su hermana tras aparecer para poner agua a calentar en una pava.

Enseguida nos levantamos medios mareados del piso, me senté en el sillón y la dejé que me cabalgue como una trola cualquiera, aferrando sus manos al respaldo para saltar sobre mi pito cada vez menos consciente y totalmente fuera de sí. Tanto fue así que, en un arresto de lucidez me dijo:

¡quiero que me rompas el culo pendejo!

Pero mi semen ya comenzaba a entrelazarse con los jugos de su conchita en un orgasmo furioso, incapaz de describirse más que con gotas de sudor.

La guacha se arrodilló para limpiarme la pija con su boquita, y se extrañó tanto como yo al notar que se me paraba con una suficiencia y una rapidez que, se tentó por tenerla en el culo.

Entonces, apenas la hermana se fue al baño diciendo:

¡cómo te gusta coger pendeja, sos re puta loquita!, Carina apoyó las manos en la mesa, y empezó a tirar la colita para atrás, a menearla, pegarse en ella y abrirse los cachetes con los dedos. Fui al acecho para nalguearla con todo, mientras le decía que es una villera, y después de pajearme entre sus glúteos, apenas sentí la brisita de un pedito en mi glande se la calcé como un campeón. Le entró sin mucha dificultad, aunque se despachó con un grito aterrador, que de a poco fue cambiando sus matices por gemidos. La taladraba sin medir mi fuerza, sabiendo que estaba preñada y que su leche materna enchastraba todo el mantel. Le pedía que me muerda los dedos y le tironeaba el pelo para que chille desconsolada. Le preguntaba si le gusta que los milicos la revisen en la cárcel cuando iba a visitar a su macho, si se cogió a alguno, si se pajea mientras amamanta a su crío, y si sentía toda mi pija abriéndole el orto.

Se la saqué del culo ni bien mi leche salió como un flechazo para colmarla completa, para darle los últimos pijazos a su conchita divina.

Costó recuperar el aliento, pero tenía que apurarme, pues, seguro en breve los sobrinos de Carina vendrían a comer.

Natalia vio cómo le hice el culo a su hermana mientras cocinaba algo con tuco.

Le di mil pesos a Carina, y le dije que el mes próximo la esperaba en la cola del banco. Me sonrió, me dio un último sorbo de su leche mientras se ponía la bombacha y me acompañó a la puerta.        fin


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© AmbarConeja

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de AmbarConeja
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)