Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.408 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.287 Miembros | 19.511 Autores | 99.500 Relatos 
Fecha: 19-Jun-17 « Anterior | Siguiente » en Sexo con maduros

Mi vecino Jacinto

braizinho
Accesos: 32.701
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Mi odioso vecino venció Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Llevabamos un año en este edificio de mala muerte en esta ciudad de mala muerte. De los seis pisos del edificio solo el primero que era el nuestro y el cuarto estaban habitados. Y aún por encima, con riñas. Mi marido y yo compramos el piso nada más casarnos jóvenes, todo era idílico pero nuestra vida ahora es una mierda. El trabaja de sol a sol y a veces en otra ciudad en recursos humanos de una empresa y yo por las mañanas en una guardería un trabajo que me parecía espectacular y ahora me cansa y me estresa. Nuestra vida sexual se resume en uno el fin de semana y mal debido al estrés y al poco tiempo que nos vemos.

En cuanto a los vecinos, un matrimonio de jubilados. Ella 70, gorda, bajita y una santa mártir diría yo. El un viejo verde, un poco mayor que ella y muy mal encarado. Mi marido y él raro es el día que no discuten por cualquier tontería de la comunidad o de cualquier chorrada del edificio hasta que Berta, la mujer pone paz.

Cuando parecía que nada podía ir peor, llegó el día que cambió todo.

Por la mañana desayunaba tranquilamente con mi marido y luego nos preparamos para ir al trabajo. El no vendría hasta la noche y nos despedimos amorosamente.

Despues de comer y mientras dormitaba en el sofá mi marido me llamó 

- Cariño, el gilipollas del vecino me llamó como una furia para no se qué de la fachada, si no te importa sube y que te explique bien que pasa por que es un ignorante

No me hacía ninguna gracia subir junto a ese imbecil. Con mis mallas del gym, mis zapatillas y mi camiseta de tirantes subí a su casa. 

Su mujer me abrió.

- Pasa Rebeca, por fin despues de un año vienes a nuestra casa

- Si venía a hablar con Jacinto que no se que pasó en la comunidad.

- Pasa que está en el salón, yo sigo en la cocina que tengo todo sin fregar

Al verme entrar al salón se levantó y con muchos aires me chilló

- Estoy hasta los putos cojones de tu marido, es un inepto joder, en una hora encontré yo un presupuesto la mitad de caro que los que lleva el una semana mirando, y la fachada hay que pintarla ya. Joder que gilipollas

- No hable así de mi marido, si usted lo encontró mejor pues solucionado

- Solucionado? Hablo de él como me da la gana, es un inepto, no hace nada bien y mirate tu, riendole sus chapuzas y sus gracias

- A usted todo le está mal eso es lo que pasa

- No sabe hacer nada, es un gilipollas, seguro que ni un buen amante es

Mi vecino estaba muy encendido cada vez alzaba más la voz. Al decir la última frase me quede petrificada y creo que me ruboricé un poquito. Berta alertada por los gritos llegó enseguida

- Deja a la pobre chica Jacinto.

- Berta, no te metas, son dos gilipollas, él que no sabe hacer la O con un canuto y ella que seguro que ni un buen polvo le tiró en su vida y aguanta, anda y que les zurzan.

Efectivamente, me había ruborizado, bajé a casa avergonzada. Llamé a mi marido y le conté lo que el vecino quería omitiendo claramente lo demás.

- Que sinverguenza, súbele todos los papeles que tengo en el archivo de la comunidad y que a partir de ahora se encarga el de todo, gilipollas

- Prefería no subir, porque no vas tu mañana...

- Quiero acabar con esto ya, subes y se acabó

No sabía que me pasaba, tenía miedo de que el vecino tuviese razón... Quizás había dado en el clavo, se me nota que soy una malfollada?, en realidad lo soy?...

Subí y esta vez él me abrió la puerta.

- Que cojones quieres, no se puede ni estar tranquilo en casa

- Vengo a entregarle todo esto, a partir de ahora usted se encargará de todo

- El sabelotodo de tu marido ya no es tan listo que me entrega los papeles de la comunidad... vaya ... y encargarme de todo se refiere también a ti

- Pues claro que no, cerdo

- Pues sabes que?, en diez minutos voy a bajar a tu casa y me voy a encargar de tí. Berta no está y te voy a sacar esa cara de amargada que tienes joder.

Inmediatamente, dió un portazo

Me quedé inmóbil, no podía ser, no lo decía en serio, como iba a bajar... además si no le abro ya está, y sino llamo a la policía. Todos estos pensamientos me atenazaban entrando en mi piso.

Diez minutos despues sonó la puerta, desde el pasillo oía sus llamadas pero no abrí.

- Sí, es cierto, sabes que tengo razón. No sabe ni pedir un presupuesto decente de una fachada y va a atender bien a una hembra como tu, es imposible y lo sabes. Me dijo desde el rellano

- Lo vas a gozar, se te nota a leguas que solo recibes hombre una vez a la semana, eso si hay suerte verdad?

El puto viejo tenía razón, me tenía calada. Abrí la puerta

- A usted no le importa mi vida, cada uno hace lo que quiere asi que vayase

Empujó la puerta y la abrió de par en par, se metió dentro del piso y cerro fuerte la puerta.

- Que hace, voy a llamar a la policia

- Llama... Me dijo mientras bajó su bragueta y su pantalón viendo como medio capullo de su polla le salía por el lateral del calzoncillo. Su polla era tan grande que no cabía dentro del amplio calzoncillo que llevaba

- Arrodillate y chupa anda que lo estás deseando

- Ni de coña cerdo

- Si lo vas a hacer. Me dijo mientras se bajaba también los calzoncillos. 

Eso fue demasiado, mis ojos se salían de sus órbitas con semejante pedazo de carne. No se porque pero me arrodille y agarré ese mástil con las dos manos. Olia fatal, el olor a orín y a no lavarse era claro pero ver como semejante arma crecía en mis manos me llevó a metermelo en la boca y en pocos segundos empezar a chupar con devoción

- JAJAJAJAJAJAJ lo sabía. Chupa puta, la polla de tu vecino el viejo que te da lo que tu marido no sabe

Cuantas más verdades me decía mas chupaba.

- Frena un poco perrita que me voy a correr y no puedo perderme tan pronto semejante cuerpo. Dime donde quieres que te folle.

Estaba tan caliente que me valía cualquier sitio pero acabé diciendo: "donde quieras"

- JAJAJAJAJAJAJ vamos a tu cama jodida perra

Se tiró en mi cama de matrimonio

- Baila para mi ramera y quitate esa ropa muy despacio

Empecé a contornearme como una fulana mientras el se pajeaba, ya estaba fuera de mí, no iba a parar... no dejaba de mirar semejante pollón, solo quería zumbarmelo. 

Saqué mi camiseta de tirantes dejando el sujetador negro a su vista y despues poco a poco mis mallas de deporte dejando también a la vista unas bragas negras.

- Es que estas malfollada vecina, mira que bragas tienes, joder quitalas que dan asco

Volvía a tener razón, dejaba de poner tanga desde hace tiempo porque me estaba dejando ir, otro dardo a mi poca autoestima que me hacía desearlo más.

- Ahora tus tetitas y desnuda vienes a comer este rabo

Así hice, desnuda me subía a la cama y volví a comer su polla como una posesa

- Come puta, por fin hago cornudo a ese puto gilipollas se lo merece. Mírame mientras te hablo joder

Levanté la vista y vi sus ojos llenos de lujuria y rencor hacía mi marido

- Subete a mi cipote y muevete como una puta zorra

En medio segundo ya estaba follandome al vecino como el quería, una puta zorra. Me movía como una loca con semejante pollón en mi coño.

- Te vas a correr vecina, te va a hacer correr el vecino verdad

- aAAAAAAaaaaaAAAhg

En ese momento me corrí como hacía más de un año que no lo hacía, mis jugos empapaban nuestros cuerpos mientras mi vecino me bajó de la cama, puso mi pecho en ella y con mi culo en pompa volvió a meter semejante pedazo de carne en mi coño y a bombear como un martillo

- Que buena estas joder, que ganas de rabo tenías. Ahí fue donde me dí cuenta que nada volvería a ser como antes

- SIII, agarrame de los pelos, follame, parteme en dos jodido vecino soy para ti, vamos

- Ya lo se vecina, el cornudo de tu marido no sabe lo que esta dejando escapar

- Mi marido no me folla como tu, eres un animal joder, dame más.

El segundo orgasmo acababa de llegar. Estaba gozando muchísimo...

- Lo siento vecina pero estoy a punto de acabar, el primer día voy a dejarte decidir

Inmediatamente me arrodillé y seguí mamando esa polla para que se corriese en mi boca

- Dame tu leche Jacinto, me la tragaré toda

- Te gusta más que la de tu marido

- Mi marido es un cornudo de mierda.

- Quien va a ser tu macho?

- Tu, Jacinto, tu...


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© braizinho

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (6)
\"Ver  Perfil y más Relatos de braizinho
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)