Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.684 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.264 Miembros | 19.506 Autores | 99.533 Relatos 
Fecha: 22-Jun-17 « Anterior | Siguiente » en Grandes Series

Historias De Oficina -20-

Danuss
Accesos: 1.576
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 59 min. ]
 -   + 
Finalmente, las industrias Vask pasan a manos del grupo Hudson, vemos una tierna petición de Lucrecia Vask, pero o más destacado es que Sara deja de ser una sombra haciendo una entrada digna de ella misma. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Capítulo 20 (Agostina)

 

 

 

 

La tercera patada azoto con fuerza contra la inmovible puerta, completamente agitada di un cuarto golpe, aunque más débil que las veces anteriores.

-          Es un camión blindado Mariza. No vas poder abrir esa puerta y aunque lo hagas liberarían una orden de captura. ¿Es eso lo que queres?

Escuche su comentario, pero lo ignore totalmente. Tome un poco de distancia y golpee con el hombro una vez y otra vez y otra vez. Hasta caer rendida contra una de las esquinas de esa irrompible caja

-          Yo no tengo que estar acá soy inocente, no hice nada, nada.

-          Tranquilízate. No es por vos, seguro es por mí.

El camión blindado siguió su marcha, totalmente ajeno a mis interminables suplicas. Mis patadas continuaron cada vez más débiles a medida que mi cuerpo comenzaba a cansarse nuevamente, de un momento para otro el vehículo se detuvo de golpe fue la misma inercia la que se encargó de darme una lección. Salí despedida dándome un fuerte golpe contra la parte delantera de la caja.

-          Te dije que te tranquilizaras, se supone que tenes que ir sentada acá adentro.

-          Claro… lo que digas – escupí mientras intentaba levantarme totalmente adolorida – por lo menos yo estoy intentándolo. Vos en cambio te quedas ahí, sentado como un idiota ¿no se supone que sos un super soldado?

-          ¿Super soldado? Soy un agente nada más, estamos en un camión blindado, rodeados de policías, solo tenemos que esperar.

Se acercó a mi arrodillándose a mi lado, acaricio mi rostro con suavidad y beso mi frente.

-          No llores, yo voy a cuidar de vos.

-          Siempre lo haces.

Las puertas se abrieron de par en par de un momento para otro, dos policías aparecieron nos gritaban y nos apuntaban sin piedad. Nos encapucharon escoltándonos a través de una entramada base, ignoro el tiempo que caminamos bajamos en un ascensor y llegamos finalmente a una habitación muy fría, tan húmeda que me recordó donde estuve cautiva al volver de Alemania.   

-          Muy bien, tienen que esperar acá. Vendrán a verlos en una hora más o menos.

-          Esperen, esperen por favor… tengo derecho a hacer una llamada. – agregue

-          Ves demasiadas películas – dijo acercándose hasta colocarse a mi lado – que linda que sos, podrías conseguir muchos privilegios si me tuvieras de amigo – su mano tomo mi cuello y sin medir palabra me beso.

Mi mente reacciono de inmediato, corrí mi rostro del suyo dándole una fuerte patada en los testículos. Mala idea, su compañero se acercó a mi dándome una fuerte cachetada que logro hacerme tambalear.

-          Eh eh eh… se creen realmente tan hombres golpeando a una mujer indefensa.

-          ¿Tenes algo que decir? – dijo enfrentándolo uno de los guardias.

-          ¿Piensan que ustedes dos podrían encargarse de mí?

Estallaron en carcajadas mientras se miraban entre ellos.

-          En primer lugar ¿para qué tendríamos que encargarnos de vos? Estas esposado y detenido dentro de una base subterránea llena de nuestros hombres.

-          Si eso es verdad, pero…abrí mis esposas

Los dos agentes sacaron sus macanas atacando casi al unísono. El atrevido fue el primero en atacar, pero lo evito con suma facilidad antes noquearlo con dos golpes certeros en el mentón. Su compañero retrocedió dos pasos automáticamente. Michael se agacho para buscar la macana del hombre inconsciente. El segundo guardia lo observo durante unos segundos antes de atacar. Comenzó dando una serie de fuertes patadas, aunque ninguna de ellas logro tocarlo, retrocedió asustado y volvía a la carga. Tiro una fuerte patada, pero al fallar recibió un fuerte golpe en la frente. Un claro hilo de sangre comenzó a bajar por ella, notablemente mareado ataco una tercera vez recibiendo un fuerte golpe en el estómago, retrocedió dos pasos antes de dejarse caer de rodillas. Me observo con la mirada vacía durante unos pocos segundos antes que un fuerte golpe en el rostro lo dejara inconsciente como su compañero. Me apresure a tomar las llaves de mis esposas liberándome de una vez.

-          Arriba Mariza, nos vamos agarra el handie. Apúrate – ordeno mientras espiaba por la puerta que no se acerque nadie – ¡Ya, ya, ya!

-          Ya voy.

Salimos de la habitación hacia un pasillo completamente gris, pobres luces fluorescentes iluminaban nuestro camino, Michael me tomo del brazo obligándome a correr.

-          ¡Para! No tenemos idea de a dónde vamos.

-          Seguime, no pienses.

Corrimos por un pasillo lo más rápido que podíamos, derecha, izquierda, derecha nuevamente parecía que sabía perfectamente a dónde dirigirse. Llegamos a un ascensor completamente negro, Michael contaba en silencio mientras el indicador mostraba claramente que alguien descendía del segundo subsuelo hasta el tercero donde estábamos nosotros, las puertas se abrieron. Nos acurrucamos lo más posible contra una de las paredes rogando que el guardia no mirara para donde nos encontrábamos.

-          Por la puerta, vamos – ordeno mi compañero apenas paso el peligro.

Subimos por lo que parecía ser una escalera para casos de emergencia, iluminada por una tenue luz roja. Mi bolsillo comenzó a vibrar, alguien hablaba por el Handie.

-          Ramírez, Urquiza ¿Dónde están?... ¿Me escuchan?... ¡Respondan!

Las alarmas se dispararon, las tenues luces rojas ahora titilaban un número infinito de veces mientras Michael prácticamente me llevaba a la rastra totalmente desesperado

-          ¡Dale, dale, dale! Deben estar registrando todo el edificio, piso por piso.

-          ¡Ya voy, va voy!

-          Dale, tenemos poco tiempo.

-          Dame un segundo – mi respiración estaba acelerada, tuve que sostenerme de la baranda de la escalera para no caerme – Me siento mal.

-          Tranquilízate, te vas a hiperventilar.

-          ¡Ahora resulta que soy una prófuga de la justicia!

-          Mariza.

-          ¡Nos van a agarrar o nos van a matar!

-          Tranquila

-          ¡No me quiero morir acá!

Un fuerte cachetazo impacto contra mi rostro.

-          ¿Mejor? – Asentí más relajada, sus manos sostuvieron mi rostro mientras me miraba atentamente a los ojos – estas a salvo.

Subimos cuatro pisos hasta llegar al piso que creíamos el correcto. Apenas salimos nos encontramos con un guardia, levanto su arma contra nosotros, pero Michael lo sujeto apuntando su arma hacia arriba, tres disparos se escaparon en el forcejeo, la cabeza del pobre guardia fue golpeada tres veces contra la resistente pared de concreto antes de caer rendido al suelo. El escándalo que se produjo alerto a toda la seguridad, se escuchaba claramente como venían corriendo a nuestro encuentro, nos escapamos por uno de los pasillos mientras algunos disparos silbaban a nuestro alrededor, entramos por una de las tantas puertas trabándola con un pesado escritorio. Michael me tiro al piso cubriéndome con su cuerpo, un centenar de astillas cayeron sobre nosotros al compás de las armas automáticas, mire la puerta detrás nuestro que estaba llena de un numero desconocidos de orificios.

-          Están totalmente dementes, quieren acribillarnos – agregue.

-          Muy observadora Srta. Márquez. Arriba no tenemos tiempo que perder – Intentaban abatir la pobre puerta con fuertes patadas – A menos que desees quedarte.

Me levante con una sonrisa ante su sana actitud, me daba esperanza. No nos ganarían, podíamos resolverlo.

Ante nosotros un largo y oscuro pasillo nos condujo hasta una única puerta, pero al entrar todas las esperanzas se cayeron al piso. Nos recibieron los aplausos de Agostina mientras los dos agentes que la acompañaban nos apuntaban.

-          ¡Bravo! Muy bien, no podía esperarse menos de un agente del IAF – comento sonriente.

-          ¿Qué es todo esto? – agrego Michael

-          Maravilloso Michael. Me sorprendiste mucho, tres minutos veinte segundos – Se acercó – bajen sus armas por favor – ordeno a sus hombres.

-          ¿Qué querés realmente? 

-          Hablar con vos. Desármenlo por favor

Los guardias se acercaron rápidamente listos para desarmarlo, pero él fue más rápido. Extendió el brazo con el que sostenía el arma, pero antes que pudieran tomarla disparo. La bala llego a la rodilla derecha del pobre guardia. Su compañero intento en vano golpearlo, Michael lo tomo del cuello. El pobre hombre lucho por zafarse, pero al cabo de unos segundos sus movimientos cesaron, dejo de luchar cayendo al suelo.

-          ¡Por dios! – escapo de mis labios – ¡Lo mataste! mataste a un agente. 

-          No está muerto – agrego defendiéndose – esta inconsciente.

Michael puso su pistola en la sien derecha del guardia herido. La mirada de Agostina mostraba preocupación, como si estuviera revolviendo en su mente buscando una solución a toda esta mierda que se había generado. 

-          Ordena que abran las puertas – comenzó Michael

-          O sino…  ¿qué? – contraataco Agostina – estas en un bunker, no estás en condiciones de dar ninguna orden.   

-          Voy a matar a tus agentes.

-          ¿Quieres matarlos? Adelante podés hacerlo – El guardia fijo sus ojos en Agostina, un pequeño espasmo había recorrido todo su cuerpo – podes matar a ese agente herido, a su compañero inconsciente, a cada uno de los agentes dentro de esta base si lo deseas. ¿Y después qué? Después de una semana ¿Qué? Después de un año ¿Qué? Después de cinco años ¿Qué? Michael ¿Vas a vivir escondiéndote? Nunca vamos a dejar de buscarte ¿Vas a morir debajo de un puente? morir como un don nadie.

-          ¿Me ofreces algo mejor?

Agostina soltó una corta risa que resonó dentro de la habitación, parecía que era la única que le encontraba algún tipo de gracia a todo lo que estaba pasando. Debía ser porque nadie había intentado acribillarla minutos antes.

  

-          Deja a ese agente por favor, acaba de ser padre hace apenas tres días – comento esperando pacientemente hasta que Michael guardo el arma – Queremos que trabajes con nosotros ¿Quieres poder vivir sin esconderte? Puedo limpiar tus antecedentes ¿Te gusta el nombre Michael? Te lo doy ¿te gustaría trabajar en alguna agencia gubernamental? Lo puedo conseguir.

-          Es una gran propuesta, pero no tenés el poder para hacer absolutamente nada de eso.

-          Claro que no. Yo no tengo ese poder, pero mis superiores sí. Estoy autorizada a cerrar el acuerdo. Sí o sí.

-          Quiero poder vivir tranquilo – la sonrisa esperanzada de Agostina reapareció – Hay otra cosa. Quiero que aseguren también la libertad de Víctor Vask y Mariza Márquez – La sonrisa desapareció.

-          ¿Qué? Víctor Vask ¿Por qué? No, el acuerdo solo te incluye a vos.

-          Bien. No hay acuerdo.

El ambiente estaba cargado con una pesada energía. Las miradas desafiantes de ambos parecían competir una contra la otra ¿Ahora también protegería a Víctor? La situación me confundía mucho. Se escucharon pasos acercándose, la puerta se abrió de una tremenda patada, todas las armas ahora apuntaban contra nosotros en cuestión de pocos segundos nos rodearon mi cuerpo se llenó de puntitos rojos provenientes de sus miras. Levante los brazos rindiéndome de forma casi automática.

-          ¡Basta, bajen sus armas manga de imbéciles! Ayuden a estos agentes. Necesito una conexión segura con Mando Uno ¡YA!

Se movieron rápido sacaron a los dos agentes que estaban todavía tirados en el suelo, uno de ellos parecía que usaba una pequeña mochila, se alejó un poco de nosotros y extrajo un teléfono de ella.

-          Estrella Solitaria a Mando Uno ¿Me reciben?... Estrella Solitaria a Mando Uno…

El agente espero unos cuantos segundos antes de llamar a su jefa y pasarle el teléfono.

-          Michael ¿Puedo preguntarte algo? – comencé diciendo

-          ¿Quieres que te diga cómo sabia a donde tenía que ir? – adivino mirándome con una sonrisa, simplemente asentí – conté los segundos que caminamos – respondió sin dar mayores explicaciones – no más preguntas intento saber que dice Agostina – dijo mientras la miraba fijamente.

-          ¿Cómo vas a saber eso? – susurre incapaz de callarme

-          Estoy leyéndole los labios y antes que me preguntes. Si de verdad puedo hacerlo, soy un agente de élite entrenado para misiones de inteligencia. Ahora por favor, necesito silencio.

Muchas veces me hacía sentir como si fuera una nena tonta, pero realmente me sorprendían todas las cualidades que poseía Michael. Los agentes se paseaban a nuestro alrededor con la mirada siempre puesta en mi compañero. A varios metros nuestro Agostina discutía con sus superiores.

-          Bien, todo arreglado. – exclamo Michael sonriendo.

Lo observe sin entender absolutamente nada. Recién cuando vi que Agostina se acercaba nuevamente a nosotros pude entenderlo.

-          Es un trato – dijo tendiéndole la mano a Michael – Atención a todos. Desde este momento Michael trabaja junto a nosotros.

Se produjo un ambiente casi sepulcral, algunos agentes la miraban fijamente otros simplemente observaban un punto perdido en la habitación, uno de ellos se acercó a nosotros, dio una rápida mirada a Michael antes de observar a Agostina nuevamente.

-          Señora, me informan que Víctor Vask y otro sujeto esperan pacientemente afuera.

-          ¿Cómo mierda hizo para encontrarnos? – pregunto extrañada – En fin. Bien Srta. Márquez hora de irse.

-          ¿Qué hay de Michael?

-          No debe preocuparse por él, ahora trabaja con nosotros.

-          No creo absolutamente ninguna palabra que sale de tu boca – contrataque enojada

-          Mariza. Podes estar tranquila. Ellos me necesitan más de lo que yo los necesito a ellos – Explico Michael con paciencia.

-          No quiero que te lastimen – conteste angustiada – no quiero que te hagan nada.

-          No te preocupes por mí. Es hora que te vayas, Víctor vino a buscarte

Una pesada puerta se abrió ante nosotros, al otro lado esperaba un simple estacionamiento. Al cruzar Agostina hizo una rápida seña y la puerta volvió cerrarse. Observe a Michael mientras la puerta me dio tiempo. Su confiada actitud se mantenía inamovible, me saludo con su mano mientras mantenía su sonrisa tan característica.

Me escoltaron fuera del recinto en un vehículo completamente negro, tanto como sus cristales. Al detenernos en el exterior ya estaba esperándome Víctor junto a un hombre que resulto intimidante para mí. Supuse que ese era John, la persona en la que tanto confiaba.  Subí al vehículo y esperar solo unos cuantos segundos antes de que podamos irnos a casa nuevamente.

El viaje de vuelta fue un auténtico martirio para mí, Víctor por alguna razón estaba enojado, no me dirigía la palabra apenas si me miraba, creo que incluso su hombre de seguridad se dio cuenta de eso.

Llegamos a casa y tras tata de entender que era lo que estaba pasando por su mente comenzamos a discutir, tal vez estábamos algo cansados o tal vez estábamos ya agotados de toda esta situación. Dijimos cosas que no debíamos decirnos, es algo que ambos teníamos que reconocer. Termine llorando en su cama abrazada a una de sus almohadas, su perfume entraba por mi nariz alterando mis sentidos, me levante solo para enterarme que Víctor se había ido hace mucho.

Reuní a todo el personal doméstico y les di la noche libre, corrí hacia la puerta norte los guardias me detuvieron con la típica excusa.

-          Ya se ya se… que uno venga conmigo vamos rápido.

Recorrimos la ciudad comprando las cosas que creía necesarias para la cena de esa noche, intentaría copiar un platillo que mama hacia siempre que mi padre se enojaba, era como un pasaje hacia la reconciliación de ambos, tal vez con Víctor sucediera la mismo.

Con la cena ya resuelta me dispuse a comprar algunas otras cosas que darían un detalle más íntimo al asunto, la discusión seguía tan firme en mi mente. Rogaba que todo hubiera sido presión del momento y que Víctor estuviera realmente arrepentido de haberme lastimado. Mis guardaespaldas estaban intranquilos por haber detectado un vehículo que nos seguía, realmente yo también me sentí muy intranquila al saberlo, pero que no nos atacaban me hacía pensar en dos posibilidades. Podría ser gente de Michael, siguiéndome como siempre había hecho o podría ser gente de mis nuevos amigos de INTERPOL.

De una u otra forma volvimos a la mansión. Comencé con todos los preparativos, parecía como si el tiempo volara a una velocidad exagerada. Me coloqué mis auriculares y empecé a bailar al ritmo de la música, el delicioso aroma comenzaba a llenar la cocina, necesitaba preparar la salsa. Pato a la naranja con salsa agridulce y papas a la francesa, delicioso.        

Me había alejado tanto del mundo que no percibí el momento en el que entro, al voltearme pude ver que me observaba, mi cuerpo se paralizo al momento, no lo esperaba… todavía no estaba lista la sorpresa. Se acercó a mí, retrocedí… noté como eso lo había lastimado. La discusión logro hacer que nos sinceráramos tanto así que Víctor lloro frente a mí, pobre amor mío. Me acerque a él besándolo con todo el amor que tenía en mí. Nuestros cuerpos no podían estar peleados, nos necesitábamos. Mordía mis labios, tiraba de ellos como si estuviera desesperado. Nuestras lenguas se encontraron, se exploraban como si fuese la primera vez.

Sus manos acariciaron mi cuerpo, desabrocharon mi blusa un botón a la vez sin que nuestros labios se separasen en ningún momento. Llego a mi cintura, desabrocho mi cinturón tomándose su tiempo y haciendo que me impaciente. El fino pantalón por fin cayo junto con mi ropa interior. Sus manos tomaron posesión de mis nalgas y sin previo aviso me levanto en aire depositándome sobre la barra de la elegante cocina. Un espasmo de frio se causó cuando la parte más delicada de mi piel toco la fría superficie. Me reí solo durante unos pocos segundos antes que nuestros labios volvieran a encontrarse, acaricio mi rostro apartando los clásicos mechones rebeles que como siempre querían caer sobre mis ojos.

Arrodillándose ante mí y sin previo aviso su lengua se perdió en mí ya impacienté sexo. Tome una fuerte bocanada de aire dejando escapar un suspiro tan ansiado. Mis piernas lo aprisionaron mientras su habilidosa lengua trataba con éxito de volverme loca. mis manos tiraban de su cabello mientras lo aprisionaba aún más contra mí.

-          Esto no quiere decir que te perdone – dije totalmente agitada – todavía tenes que esforzarte mucho más.  

Fue en ese preciso momento que sentí como sus dedos entraban en mí, gemí de forma casi involuntaria, mordí mi labio inferior sin soltarlo en ningún momento. Su lengua se concentró pura y exclusivamente en mi clítoris.  Mi respiración aumento de forma gradual, todo mi cuerpo comenzaba a retorcerse de placer antes sus toqueteos.

-          ¡No, todavía no! – grite deteniéndolo

Lo traje traje una vez más hacia mis labios rodeando su cuello con mis brazos. Era momento de desvestirlo a él, como siempre había hecho mis manos destrozaron una nueva camisa, sonrió tirando la prenda al suelo, pero me privo del placer de seguir desvistiéndolo. Fue el mismo quien se sacó el pantalón quedando solamente con un bóxer color negro. Estaba a punto de sacárselo cuando lo detuve. Me miro extrañado como si pensara que nuestro encuentro terminara ahí.

“No amor, todavía falta para ganarte el perdón”

Baje de la barra totalmente ansiosa pero aun así quería que el disfrutara al máximo del placer del perdón. Arrodillándome ante él me tome mi tiempo para acariciar la clara erección frente a mí. Mi lengua recorrió toda la extensión de su miembro por sobre la delicada tela que lo cubría. Volví a lamerlo por completo, mis dientes lo apretaron poco a poco soltó un bramido. sonreí maliciosamente mientras me dedicaba a bajar esa prenda tan molesta. Lo tome entre mis manos jugando con él, lo majeaba mientras mis ojos no se apartaban de los suyos. Poco a poco lo fui introduciendo en mi boca, sus ojos estaban fijos en los míos mientras sus manos acompañaban el movimiento. Su miembro llego a mi garganta tosí sacándolo de mi boca, sonrió mientras me observa hacer un nuevo intento. Disfrute cada momento que mi lengua tuvo contacto con su miembro, mis dientes raspaban su superficie, me encantaba poder conocer su gusto, su esencia. Poco a poco fui poniéndose de pie mientras iba dejando un reguero de besos desde su pelvis hasta su pecho. Nuestras bocas volvieron a unirse. Me apoyé contra la barra sintiendo como a poco a poco se iba hundiendo en mí, un gemido ahogado escapo de mis labios, mis piernas volvieron a rodearlo sentí un placer inmenso en lo más profundo de mi ser mientras aumentaba cada vez más.

Mi cuerpo era movido como un trapo mientras él se hundía en mí, mis pechos caían víctimas de su boca…de sus dientes. Mis pezones completamente duros eran sensibles a cualquier contacto…. Cualquier simple rose desataba una explosión tras otra en mi cuerpo sobrecargándolo de estímulos. Tome sus cabellos entre mis manos tirando de ellos, su respuesta fue un bramido seguido de una renovada explosión de energía. Volví a tirar de ellos, la misma situación se repitió, entre en un círculo vicioso volviéndolo cada vez más loco, mientras mi cuerpo soltaba un gemido tras otro. Envueltos en una tormenta de placer y casi al unísono alcanzamos el clímax terminando rendidos contra la barra que seguía sosteniéndonos. Las piernas de Víctor fallaron en un momento por lo que casi nos caemos, me deposito sobre la estructura mientras ambos comenzábamos a reírnos llenos de felicidad.

-          ¿Hice méritos suficientes para ganarme mi perdón?

-          Digamos que… estas a prueba – dije sonriente mientras volvía a besarlo.

Fue entonces cuando lo notamos, la cocina apestaba a humo. Recordé entonces que estaba cociendo antes que el viniese a interrumpir mi estrategia de reconciliación, aunque a fin de cuentas no me había hecho falta.

Todo estaba quemado, desde el pato pasando por la salsa e inclusive las papas. Nos sentamos juntos respirando todavía un poco de humo.

-          ¿Cómo está la cena mi amor?

-          Delicioso – luego de meditarlo durante unos segundos, dio otro bocado – no sabía que cocinaras tan bien.

Me reí por lo bajo viendo como devoraba el tercer bocado, dijese lo que dijese sus gestos no mentían tan bien como el ¿buscaba que lo perdonase o simplemente no quería que me sienta mal? Fuese cual fuese la razón me sentía bien, estaba a punto de deshacerse de una de las cosas más importantes de su vida solo para complacerme ¿Cuántas más pruebas de amor podría necesitar?

-          ¿Pedimos comida a domicilio?

-          Por favor… – respondió rápidamente lo que causo la inmediata risa de ambos.

Este tipo de momento que compartíamos me hacían creen que todo estaba bien, me hacían olvidar de toda la porquería que nos rodeaba a diario ¿Sera que lograríamos vivir en paz? A mi parecer contábamos con todo lo necesario, teníamos a Michael y sus hombres además de los agentes de INTERPOL seria solo cuestión de tiempo para ver caer a Sara y sus aliados.

Por fin el día que tanto anhelaba se hizo realidad, las industrias Vask pasaban oficialmente a manos del grupo norteamericano Hudson. Eva como persona elegida por ambas partes se haría cargo de todo. Se hizo un gran evento donde mi amiga totalmente envalentonada hablo sobre devolverle la gloria a las industrias, la multitud la aplaudió rindiéndose ante sus encantos. Golpe maestro de mi amado, la gente la ama.

A la mañana siguiente todo comenzó bien, entre besos Víctor logro despertarme. Desayunamos en su despacho viendo lo bien que había caído la intervención de mi amiga, pero cuando las cosas se ponían más interesantes entre nosotros fuimos interrumpidos por el chofer y mi nueva suegra la señora Lucrecia Vask.  La charla continua de forma animada hasta que en un momento aparece Michael, me quedé tan sorprendida de verlo ahí que no pude disimularlo. Mi sádico amigo hablo unas palabras con lucrecia y luego pido hablar a solar con Víctor. Me despedí de ambos contenta, me llenaba de alegría que por fin pudieran hablar educadamente.

Mis planes eran visitar a Eva antes que arrancara el ocupadísimo día que le esperaba como CEO de Industrias Vask, pero antes que pudiera irme fui interceptada por mi nueva suegra.

-          Mariza ¿podemos hablar? – comenzó diciéndome, siempre acompañada por el chofer de mi amor.

-          Claro Sra. Vask ¿En que puedo ayudarla?

-          Realmente cuando te vi dude si eras la mujer ideal para mi hijo primogénito – comento mirándome de arriba a abajo – Estas desalineada, tu cabello es un asco, lo mismo que tu forma de vestirte, tienes mala postura, veo que tampoco sabes comportarte en sociedad también me comentaron que no eres la luz más brillante de la cuadra, no creo que valgas la pena.

“¿porque me dices todo eso? Linda forma de presentarnos que tuvimos” las palabras frías y su dura actitud me habían hecho recordar a Lorena, baje la mirada humillada. Pero al levantarla vi que me sonreía.

-          Tranquila – susurro – eres hermosa – tomo mi rostro en sus manos y dio un beso en cada una de mis mejillas – no sabes los años que espere para ser la madre celosa. Hace tantos años que no tenía una conversación así con mi hijo. Creo que eres responsable que mi hijo encontrara finalmente la felicidad.

-          Yo no estoy haciendo nada especial. Creo que me sobrevalora – admití

-          Sea lo que sea que estás haciendo no te detengas.

-          Ya me estaba asustándome con todo lo que me había dicho, le juro que por favor no quiero más enemigos.

-          Te pido una disculpa por haberte asustado, tranquila. Te prometo que lo último que haría sería ser tu enemiga.

Ni siquiera puedo entender porque lo hice, pero me acerqué abrazándola con cuidado, lucrecia lejos de apartarme, se dedicó a acariciar mi cabello mientras tarareaba una canción. Ese simple gesto había hecho que me relajase, me trajo recuerdos.

-          ¿Me harías un favor? – pregunto – De verdad quiero que te apresures en tener un hijo.

Me aparte de ella, totalmente extrañada. Que petición tan extraña.

-          Bueno es algo que deberíamos ponernos de acuerdo con Víctor.

-          Mariza…. Voy a ser sincera contigo.

-          Lucrecia por favor – interrumpió el chofer.

-          Déjame Lucio – Lo amonesto – Mariza me estoy muriendo. Se me termina el tiempo.

-          No debe hablar así.

-          Es la verdad en todo caso. Si espero a Alex podría no pasar nunca. Entiendo que suena raro y patético, pero realmente quiero poder abrazar a un nietito antes de morir – Expreso con actitud desolada con un brillo muy especial en sus ojos.

Esta vez seria yo quien la consolara a ella, la tome en mis brazos abrazándola totalmente conmovida. Pasaron los minutos antes que pudiera soltarme, por mi mente paso la idea de cómo una mujer tan poderosa podía verse tan derrotada.

Llegue al edificio de Eva acompañada por la seguridad quien se negaba a obedecer alguna de mis ordenes solo importaba lo que Víctor pudiese decir, me baje del auto blindado acompañado por dos agentes mientras ellos esperaron en la puerta me dirigí a los ascensores, llegue al departamento siendo recibida por los abrazos de mi amiga. conversamos sobre las ideas que tenía para el comercio con oriente y la reestructuración de las industrias. Era increíble pensar en que ella ahora como nueva CEO podía cambiar las cosas demostrar que se habían terminado los pactos con los gobiernos de factos y los grupos terroristas, el tiempo paso mientras conversábamos hasta que un gran estruendo proveniente de la calle pudo escucharse, me asome para ver por la ventana encontrándome con una columna de humo negro que se elevaba hacia los cielos.

-          ¿Qué está pasando? – pregunto confundida Eva antes lo que aparecía ante nosotras

-          ¡vámonos! – le grite tomando mi bolso.

Por mi mente paso la idea de que había llegado mi tiempo de proteger a alguien. Saque mi pistola nueve milímetros asustando todavía más a mi amiga. salimos al pasillo donde copie un truco de mi sádico amigo, espere pacientemente para ver cuantos segundos tardaba el ascensor en recorrer la distancia de un piso a otro.

-          ¡Por la puerta ya! – ordene a Eva.

   

Corrimos por la escalera de emergencias mientras podíamos escuchar como comenzaban a bajar también sea quien sea que nos persiguiese ¡Teníamos que salir a los pasillos, y encontrar ayuda… quien fuera! Dos disparos pasaron a nuestro alrededor mientras dábamos gritos espantadas, ignoro cuantos pisos bajamos hasta que salimos a uno de los pasillos solo para encontrarnos con dos hombres apuntándonos, levante mi arma apuntando a la cabeza de uno de ellos. Imagino que entre lo agitada que estaba y el hecho que estaba asustada – aunque no tanto como cuando me apuntaron por primera vez – sería un factor para no ser intimidante para ellos.

Retrocedí lentamente mientras mantenía mi arma lo más firme que podía, sentía la respiración asustada de Eva sobre mi oído y luego uno de sus gritos al ver que los otros hombres nos alcanzaban, tomándola de sus cabellos la apartan de mi lado poniendo un cuchillo en su cuello.

-          ¡Mariza! -  grito desesperada.

Me encontraba totalmente impotente, quería llorar de bronca al saber que ya no había nada que pudiéramos hacer. El cuchillo acaricio suavemente su piel. Mi vista estaba fija en eso.

-          ¡Atrás! – dije poniendo el cañón del arma en mi sien derecha – un paso más y me mato.

-          ¡Mariza, No! – grito desesperada mientras se retorcía tratando de liberarse, las lágrimas inundaban sus ojos cayendo sin control.

“Perdón amiga, pero es lo único que se me ocurre para que no piensen en tocarte y para ganar algo de tiempo.”

-          Están a un solo paso de fallar en su misión ¿Qué piensan que hará Sara con ustedes? – se quedaron inmóviles durante unos segundos.

-          Está bien – pronuncio el hombre que sostenía a Eva – tira tu arma y a tu amiga no va a pasarle nada.

-          ¡No! – grito ella desesperada, por lo que fue golpeada en el rostro.

-          ¿Es un trato? Yo me entrego y no pueden tocarla – pregunte aun con el arma firme en mi cabeza.

-          Es un trato. Baja el arma deposítala en el suelo y patéala hacia mí.

Cada segundo se me hizo eterno mientras trataba de encontrar alguna alternativa a todo lo que estaba sucediendo, pero realmente no encontraba ninguna. El cuchillo en el cuello de Eva comenzaba a hacer presión contra su piel. Baje mi arma siguiendo cada una de las indicaciones. Tardaron solo una fracción de segundo en apalancarse sobre mí, las ultimas cosas que pude ver fue como la cabeza de Eva golpeaba contra una de las puertas cayendo inconsciente y siendo abandonada en cuanto a mí que me removía rasguñando, pateando o mordiendo, el mismo hombre que ataco a mi amiga levanto su puño contra mí y al bajarlo todo poco a poco comenzó a desvanecerse.

Poco a poco comencé a despertar, mi cabeza me dolía muchísimo lo mismo que todo mi cuerpo. A medida que mi cuerpo se acostumbraba a la tenue luz pude ver que estaba en una habitación muy sucia, escuche ruidos a mi alrededor – ¿Quién anda ahí? – pregunto mi mente, aunque dudo que haya salido de mis labios, me levante como pude, poco a poco el mundo se detuvo, mi vista pudo centrarse. Alguien se sentó a mi lado.

-          Hola – dijo la extraña chica - ¿Estas bien?

-          ¿Dónde estoy? – Pregunte confundida y muy adolorida.

-          Bienvenida a Uruguay, el mareo que posiblemente sientas es por las drogas que te inyectaron.

-          ¿Me drogaron? No entiendo nada ¿Por qué estoy aca?

-          No lo sabemos las otras chicas y yo tenemos prohibido hablarte, me mandaron a ver si habías despertado ya. Nada mas

-          ¿Que es este lugar? No entiendo nada ¿Eres también una rehén?

-          Esto es una sucursal al infierno. Llevo años acá, bueno acá, acá no. Te van cambiando de lugar, siempre pueden llamarnos. Políticos, empresarios, nobleza, gente con mucho dinero ¿Qué más da? Las mujeres siempre somos un buen negocio.

-          ¡Que espantoso! – escapo de mis labios comprendiendo lo que me decía – tenemos que salir de acá.

-          No hay salida de acá – agrego pesimista.

En otra ocasión abría invertido mi tiempo en convencerla de que me acompañase, pero viendo el escenario frente a mí me di cuenta de que sería inútil y que lo mejor sería escapar sola y volver con ayuda. Camine por la habitación tratando de no hacer ruido, pero estaba claro que el sigilo no era una de mis habilidades más destacadas. Apenas había salido de la habitación donde estaba recluida cuando un guardia pudo darse cuenta de que estaba despierta se acercó a mi tratando de poner sus manos sobre mí, fue en ese momento que las clases de Michael venían una vez más a mi mente. 

**

El Sector-Dos rebosaba de leales hombres a mi sádico amigo, me habían permitido quedarme, por lo que en esa semana me esforcé al máximo en cumplir con sus exigencias en cuanto a entrenamiento.

-          Mariza, mariza… ¿Puedes prestar atención? Esto podría salvar tu vida algún día. No quiero tener que repetirlo – me llamo la atención Michael.

-          Lo siento Michael – respondí inmediatamente.

-          No lo sientas, solo presta atención. Bien en algunos casos un enemigo podría optar por un ataque frontal – Levanto la mano y con una seña llamo a uno de sus soldados – Ok, quiero que ataque a Mariza, trata de sujetar su cuello – le ordeno

-          No estoy muy segura de esto – admití.

-          Tranquila, no pasa nada. Bien, una opción Srta. Márquez seria usar la palma así – explico levanto su mano su mano en un arco vertical – y golpear con fuerza el tabique del atacante. Lo que podría causar que este se rompa dándote la oportunidad de irte.  ¿Listos? Ahora.

Observe como él venía rápido hacia mí, lo esquive haciéndome a un lado y retrocedí. Se abalanzo de nuevo sobre mí.  Esta vez siguiendo cada paso levante mi palma lo más rápido que pude cumpliendo mi objetivo.

Los demás soldados aplaudieron y se burlaron de su compañero adolorido en el suelo.

-          Bien hecho Srta. Márquez – me felicito sonriendo mi sádico amigo.

**

Con un fuerte golpe en la nariz del guardia logre incapacitarlo. Muy asustada y sabiendo que mi tiempo era limitado corrí lo más que pude esquivando las cosas regadas por el suelo, entre ellas otras chicas que habían caído rendidas a las poderosas drogas que les habían suministrado.

Me encontraba en un espacio muy oscuro tanto que apenas si podía ver hacia donde me dirigía, el olor que se respiraba era nauseabundo, era algo que no podía describir, podía escuchar como el guardia corría detrás de mí, en dos ocasiones logro sujetar mi ropa, pero en cada ocasión pude liberarme. mi esperanza resucito cuando vi una luz al final de un largo pasillo, un amplio salón se abrió frente a mí. Busque algún sitio donde escóndeme, pero al no hallarlo me entrar por una de las puertas, craso error. Me recibieron con un fuerte golpe en el estómago, mi cabeza fue empujada con fuerza contra la firme pared de madera revotando como si de una pelota se tratase. Caí rendida a los pies de un grupo de hombres, aunque ninguno de ellos se movió ni un solo centímetro luego de eso, el guardia que se supone debía mantenerme cautiva por fin me había alcanzado, aunque se acercó temeroso a sus compañeros. Podía escuchar como alguien se acercaba a mí, escuchaba sus pisadas cada vez más cerca. Mi cabeza daba vueltas, pero cuando por fin pude observarla bien, vi a una mujer sin ningún tipo de brillo en los ojos. Parecía que su expresión fuera vacía, carente de cualquier sentimiento.

Vestida con un elegante traje y un cabello prolijamente recortado mostraba una apariencia totalmente profesional, mi vista se centró en la pistola que llevaba en su mano derecha. Se puso en cuclillas a mi lado y con una voz suave me hablo.

-          Mariza Márquez... al fin. sabes cuantos problemas me has causado? – comenzó diciendo – como puede ser que a mi gente le haya costado tanto y mi.... me resulto tan aburrido, eres muy predecible.

No me sentía con las fuerzas para responder absolutamente nada simplemente la observe mientras daba vueltas a mi alrededor

-          Señora, discúlpeme... no se volverá a repetir, fue un descuido – dijo el guardia al que yo misma había lastimado

-          por supuesto que no se volverá a repetir, estoy segura.

Con rapidez levanto su brazo efectuando un disparo en el estómago del pobre hombre.

-          Escolten a la mariza de nuevo a su habitación y estaba vez encadénenla inútiles o serán los siguientes.

-          Si señora ¿que hacemos con el herido?

-          Dejen que se desangre, odio a los inútiles.

Mi cuerpo fue levantado como un simple trapo de piso llevándome nuevamente hacia el área de confinamiento, las lamentaciones de ese guardia y sus quejidos resonaban en mi mente mientras nos alejábamos paso a paso del lugar, finalmente Sara en persona había aparecido. que terrible mujer.

**********

Los contactos de John habían pasado el dato de donde podría estar alojada Mariza. Según parece era un refugio subterráneo donde llevaban detenidos para interrogatorio. Volví a llamar a la Sra. Hudson disculpándome y ofreciéndole cenar esa noche para poder afinar todos los detalles.

El vehículo por fin se detuvo frente a un gran edificio, parecía ser una plaza de estacionamiento como cualquier otra.

-          John… ¡John! ¿Seguro que es acá?

-          En efecto Sr. Vask fue la dirección que me pasaron, debem – de pronto hizo silencio metiendo la mano dentro de su elegante chaleco gris, contesto un teléfono que ni siquiera había hecho un pequeño sonido – Hola…correcto… ¿cargo?... ¿nada?... ¿Cuándo la sueltan?... OK, si esperamos.

-          ¿Y? – dije apenas corto – John ¿Qué te dijeron?

-          No está detenida, no hay ningún cargo en su contra. Están por soltarla.

-          ¿Y porque esta acá entonces? – Interrogue.

-          Según parece el operativo era para detener a Michael y ella por estar con él fue detenida.

Mi mente se nublo de un momento para otro, una mano temblorosa subió hasta mi cabeza en un intento de contenerme, pero era tarde mi furia salió despedida mientras golpeaba con todas mis fuerzas el volante.

-          Señor, señor… relájese. Ya van a soltarla. Tranquilícese.

-          No es por eso. Es ella, estoy tan harto John… tan cansado.

Me miro durante unos segundos fijamente, parecía que una idea se cruzara en su mente, pero no lo diría, sus pensamientos siempre eran un misterio.

La espera duro bastante más de lo previsto, tuve tiempo para pensaren varias cosas y sacar cuentas rápidas, analizar el panorama desde varios puntos de vista. Las puertas comenzaron a abrirse, una hermosa camioneta negra apareció ante nosotros. Nos bajamos del vehículo y esperamos que ellos hicieran lo mismo.  Apareció en escena Mariza y junto con ella una mujer más o menos de su edad.    

-          ¡Amor!  

Intento abrazarme apenas me vio, pero con una mano en el pecho la detuve, su mirada se quedó congelada. Estaba demasiado colérico para caer en sus garras esta vez.

-          Subí al auto – dio unos pasos antes de mirar atrás, luego contemplo a la agente a mi lado y una vez más a mí - ¿no escuchaste?

-          Si, perdón

Saludo respetuosamente a John e ingreso en el asiento trasero del auto.

-          Bueno hasta que por podemos hablar, Agostina – comenzó diciendo mientras extendía la mano.

-          No la toquen más a ella. Se supone que tengo un arreglo con su agencia, no la jodan más.

-          Estoy al tanto de eso. Fue un simple error, pero había que arreglar un asunto. Necesitábamos hablar con Michael.

-          Ustedes son unos hipócritas, usaron a Mariza para agarrar a ese tipo.

-          Bue, bue, bue... no te pongas en Señor Moralidad Víctor no sos trigo limpio. Por algo hiciste el trato que hiciste.

La miré con toda la bronca de que te tenía dentro de mí pero al mismo tiempo no pude responder absolutamente nada. Tome aire y espere cinco segundos antes de seguir.

-           ¿Cómo sigue todo esto? – interrogue

-          Vas a trabajar junto con Michael.

-          ¿Qué? Me parece que te estás pasando ¿Te volviste completamente loca? No voy a trabajar con ese hipócrita.

-          Me parece que no entiendes. Esto no es una negociación te estoy comentando como van a ser las cosas a partir de ahora.

Sonrió de manera tan falsa y asquerosa como Michael retirándose nuevamente a su base subterránea. Nos encaminamos hacia la mansión Vask totalmente en silencio, el ambiente era tan tenso que podría haberse cortado solamente con el filo de una uña.

-          ¿Dónde te dejo John?

-          En las industrias señor. Tengo mi auto estacionado ahí.

-          Bien

Finalmente habíamos quedado solos con mi bella Mariza, ahora sentada a mi lado me miraba en silencio mientras conducía, no decía nada solo observaba. Llegamos a casa, parecía como si pudiéramos tocar esa fuerte tensión que estaba presente entre nosotros.

-          Buenas noches Sr. Vask, buenas noches Mariza. Los estaba esperando ¿Tiene alguna preferencia para la cena de esta noche señor? – Interrogo Natalia apenas entre.

-          No es el momento…no sé, lo primero que se te ocurra.

-           De inmediato señor.

Sabiamente se retiró solo al verme a los ojos, Mariza muy por el contrario se quedó a mi lado.

-          Pasa algo – comenzó diciendo.

-          Nada

Me deje caer sobre uno de los mullidos sillones tomando una gran bocanada de aire, intentaba mantenerme lo más calmado posible.

-          ¿Seguro? – continuo

-          ¡Todo está bien!

-          Bueno está bien, no me grites. Estas un poco histérico.

-          ¿yo soy un histérico? A vos te arrestan junto a ese lunático y el histérico soy yo. La verdad sos increíble, siempre lo pones primero a él. Me parece que las cosas así no van a funcionar.

-          ¿Qué quieres decir? – pregunto levantando la mirada asustada.

-          Que tal vez hasta acá llegamos. Esta no es una relación pareja, continuamente lo estas eligiendo por sobre nosotros ¿Cuál es el problema?

-          ¡No, no es así! Te juro que no es así.

-          ¿No es así?  Te escapaste corriendo con este tipo ¿Queres ir con él? Ándate con él

-          ¡No! – ahora si pude ver como una lagrima resbalaba por su mejilla – no entiendes.

-          La verdad no, no te entiendo. Entiendo que yo me deshice de mi compañía, me deshice de lo que siempre fue mi máxima prioridad… por vos. Entiendo que yo apuesto por un futuro, mientras vos estás jugando a la noviecita rebelde. Entiendo que me canse.

-          Ahh ¿Vos te cansaste? – sus lágrimas recorrían su bello rostro, no trataba de disimularlo – Desde que comenzamos esta relación eh tenido que hacer un esfuerzo titánico. Tiros, secretos, asesinatos… ahora está metido el INTERPOL. Sara, Ángela o Hannah o no sé cómo mierda se llama de verdad, pero vos estás cansado… yo también estoy cansada – se levantó cubriendo su rostro con ambas manos.

-          Mira vos, estas cansada pero aun así ese trastornado es mejor que yo.

Sentía que me estaba desahogando y ella… bueno creo que también, estábamos siendo sinceros por fin. Tomando un pañuelo limpio sus lágrimas y volvió a observarme fijamente

-          Elegís a ese loco por sobre mí.

-          Elegir entre su locura o la tuya. Prácticamente no veo la diferencia.

Fue la gota que derramo el vaso. La tome con fuerza de sus muñecas llevándola prácticamente a la rastra a la puerta de entrada mientras ella protestaba y se quejaba.

-          Ahora es elección tuya.  Si das un paso hacia atrás te vas de mi vida, te quedas con Michael y con toda la locura que te ofrece. Si das un paso al frente me elegís a mí, pero te tienes que olvidar de él. Esas son las condiciones.

-          Me lastimaste – comento con una mirada triste mientras se acariciaba las muñecas.

-          Elegí – Ordené en un estado imperturbable.

Dio un paso al frente, cerró la puerta y con la mirada puesta siempre en el piso se dirigió hacia las escaleras principales. Se detuvo de un momento para otro y por fin levanto su mirada fijándose en mí.

-          Me dices que estás cansado que me escape, tal vez deseo escapar de todo está mierda que nos persigue de forma incansable ¿Sabes lo que me gustaría? Estar con alguien que no resuelva las cosas con violencia – froto sus muñecas y limpio sus lágrimas una vez más -  una cosa más en la que te pareces a Michael. Buenas noches.

Comencé los preparativos para mi cena con Hudson, necesitaba cerrar el círculo y tal vez solo así estaría en paz para dedicar cada segundo a mi bella durmiente.

 

Pocas veces me llamaba un número desconocido. La mayoría de las veces un guardia de la compañía o alguien que no merecía la pena agendar. Como el número de alguna ex, por ejemplo.

-          Vask – Conteste de manera profesional.

-          Hola hermoso ¿Cómo estás? – Dijo al momento la repugnante y conocida voz.

-          ¿Qué mierda queres Hannah? Habla rápido no tengo tu tiempo.

-          Eso quiero, tiempo. Si me das cinco minutos podría explicarte todo.

-          No tengo nada que discutir con vos.

-          Involucra a tu noviecita. Si te interesa nos vemos en el bar que tu padre frecuentaba en media hora. No te confundas amor, yo tampoco tengo tiempo que perder, no me hagas esperar.

Cualquier cosa que me permitiera sacar a Mariza del infierno de tener miedo todos los días era bienvenido ¿Se abría arrepentido Hannah?

Los minutos pasaban mientras mi mente divagaba, subí las escaleras principales dirigiéndome a mi cuarto. Mariza lloraba desconsoladamente en mi cama, mi corazón se detuvo por unos segundos, seguía frotando sus muñecas, una a la vez. Me acerqué lo más lentamente que pude, las lágrimas cubrían sus hermosos ojos que inmediatamente se fijaron en mí. Trate de tocarla, pero su cuerpo se estremeció cerrando los ojos. Tenía miedo, de mí. Un intenso dolor atravesó mi pecho, mi cuerpo se petrifico al instante. Tan desesperadamente necesitado de tocarla, pero tan impotente de hacerlo.

Preferí ir a mi reunión con Hannah junto a algunos de mis hombres, el resto se quedaba para proteger lo más valioso que tenía, ella.

El bar que mi padre siempre frecuentaba ahora tenía otro significado para mí. Por un lado, se encontraba la presencia de uno de los seres más queridos, pero por el otro. Fue ahí donde perdí a mi segunda madre, Lorena. Al llegar todo parecía tranquilo, ingrese junto con mis custodios, adentro Hannah se hallaba totalmente rodeada de su gente como había imaginado, me esperaba junto a una botella de vino. Tome asiento frente a ella en la mesa seleccionada. Sonrió de manera tan sensual como siempre, sus carnosos labios se hicieron a un lado dejando ver esa perfecta hilera de perlas mientras sus ojos buscaban hipnotizarme.

-          Hola… estaba imaginando que no vendrías – tomo la botella que estaba sobre la mesa y me sirvió en una de las copas frente a nosotros – propongo un brindis.

Acercó la copa a mi esperando que siguiera su juego, mi brazo se estiro, con suavidad y delicadeza hice que la copa danzara unas pequeñas vueltas frente a mi nariz aspirando esa preciosa obra de arte, pero moviéndome a un costado deje que copa cayera al vacío destruyendo el momento que intentaba crear.

-          Terminemos con tanta cursilería, no tengo tiempo para perder y supongo que vos tampoco ¿Qué tenes que decirme?

-          ¿Te preocupa la vida de tu noviecita?

-          ¿A qué estás jugando? decime ¿para esto me citaste?

-          No respondes a mi pregunta

-          Sí.

-          Puedo salvarla, si cooperas – mi ceño se frunció con fuerza mientras mis ojos no se despegaban de los suyos –Aunque la protejas Mariza va a morir, tarde o temprano terminaran asesinándola. Sara quiere eliminarla porque de esa forma piensa que te perjudica a vos, pero la convencí de que solamente es un pasatiempo. Si te separas de ella estarás protegiéndola más que con todo tu arsenal.

-          ¿Me pides que confié en ti después de que intentaste asesinarla?

-          Acepto la acusación, pero debes aceptar que tengo razón, en tanto estés con ella no tiene ninguna oportunidad.

-          ¡No voy a abandonarla! – grite golpeando la mesa, la gente a nuestro alrededor se dio vuelta al instante para observarnos antes de continuar con sus asuntos.

Imaginaba las posibilidades ¿Era lo mejor? Si Mariza no tenía conexión conmigo estaría a salvo de esa enferma desquiciada ¿renunciar a ella sería lo mejor?

-          Si me estas mintiendo…. Juro que te vuelo la cabeza.

-          Eres un romántico, pero yo tampoco tengo tiempo para perder, Sara notara mi ausencia. Debo irme, te llamare mañana.

Mi mente trabajaba a cien mil revoluciones por segundo mientras pensaba en la propuesta que me había hecho. Si renunciaba a ella, tendría una oportunidad, me enfrentaría solo a Sara y sus locos dementes. La enviaría lejos, lo más lejos posible de toda esta locura, ordene a mis hombres que volvieran a la mansión y me dirigí solo a mi próxima reunión.

Llegue al lugar donde se suponía que debía reunirme con Hudson, nuestros abogados y contadores. Los minutos pasaban mientras hablaban de cosas que habían dejado de importarme en el momento en que tome asiento, mi cabeza se encargaba de repetir una y otra vez a Mariza asustada, debatía entre las palabras dichas por Hannah – tarde o temprano terminaran asesinándola – ¿podría ser? Volvería a su vida normal. Mantenerla a mi lado solo había conseguido hacerla infeliz, ponerla en peligro, merecía alguien mejor.

-          Víctor – susurro Hudson a mi lado – ¿En qué piensas?

-          En nada, me distraje por unos segundos ¿Cuándo llega la parte del mercado asiático?

Levanto sus cejas como si estuviera sorprendida y dejo escapar una sonrisa.

-          Hace quince minutos, asentiste un par de veces – Mire al suelo antes de beber un sorbo de mi copa de vino – ¿La Srta. Márquez es la que está dando vueltas en tu cabeza?

-          Tuvimos una discusión, la hice llorar.  – Admití como si tuviera que justificarme ante ella.

-          Entonces anda a arreglar las cosas, esta reunión solamente es mera formalidad ¿a quién le importa escuchar lo que estos estirados tienen que decir? Nosotros les enseñamos a leer el mercado. Ahora usan hasta las mismas palabras para parecer inteligentes.

Dude durante unos segundos en que debía hacer. Hudson actuó, se levantó de improviso y dio por terminada la reunión

–         Esto es todo, gracias por venir – todos se quedaron sorprendidos sin entender que era lo que sucedía, yo incluido. Hudson volvió para verme con el ceño totalmente fruncido – ¿Qué haces acá todavía? – me regaño.

La mire sonriente antes de salir prácticamente corriendo. Las ruedas de mi auto chillaron estrepitosamente mientras arrancaba a toda velocidad hasta la mansión. Al llegar, todo seguía tranquilo. Salude a los guardias de la puerta norte e ingrese a la casa, todo permanecía en silencio. El recibidor estaba lleno de pétalos de flores tanto rojas como blancas, continuaba en una línea gruesa hasta la gran mesa del comedor, al parecer Mariza se había mantenido ocupada ¿Cuánto tiempo tardo en dejar de llorar? Note que el rastro continuaba hasta la cocina, fue cuando mi percibí un exquisito aroma, parecía ser pato ¿Me estaba cocinando? Me dirigí hasta la cocina en el mayor silencio posible, al abrir la gran puerta de madera vi que en efecto estaba parada frente a la cocina mientras parecía preparar algo, el horno ardía con vehemencia mientras ella acompañaba sus movimientos de cadera con una pegajosa melodía que silbaba. Me acerqué despacio intentando no hacer ruido solo para notar momentos después que tenía puestos auriculares, me detuve entonces solo a observarla – mereces algo mejor de lo que soy – paso por mi mente.

Se dio vuelta de repente paralizándose al instante, nuestras miradas se cruzaron con una intensidad enorme, trago saliva nerviosa. Di un paso… luego otro, humedeció sus labios. Me acerque rápidamente a ella pero retrocedió dos pasos hacia atrás, seguía asustada.

-          Lo lamento no sé qué me paso – bajo la mirada – Yo sé que suena como una frase armada pero es la verdad. Me segaron los celos, perdóname.

Me miro durante unos segundos en silencio, como si no se animara a decirme algo que tenía en la punta de la lengua.

-          Decime algo al menos…por favor.

-          ¿Cuántas veces más? – interrogo

-          No entiendo la pregunta.

-          ¿Cuántas veces más se repetirá esta escena? Eva perdono a Alex muchas veces, no soy como ella.

Sus comentarios siempre lograban lastimarme, fue como recibir un duro golpe en el estómago. Me dolía e irritaba que me comparase con el estúpido de mi hermano, pero en cierta forma era entendible que lo hiciera.

 

-          Esta será la única vez, lo prometo. Realmente no sé cómo pedirte perdón, tenía miedo.

-          ¿Miedo de que?

-          Desde que este tipo apareció… siempre está un paso al frente mío. Parece que es mejor que yo en todo, me da miedo perderte.

-          ¿Por qué me vas a perder?

-          Cada vez que te fuiste enojada por algo estúpido que hice, salí a buscarte por todos lados como un lunático – Sentía muchísima presión, la necesidad de llorar de nuevo como un niño – siempre él te encuentra primero. Es como si estuviera pendiente de cuando lo necesitas

Se acercó despacio a mi mientras seguía lamentándome en silencio con un delicado movimiento de sus manos levanto mi rostro regalándome una bella sonrisa. Una lágrima finalmente cayó por mi rostro llenándome de vergüenza. Mi tierna Mariza la limpio suavemente acercándose aún más a mí, me dio un suave beso y volvió a alejarse.

-          Conocí a Michael en un momento de mierda de mi vida, me ayudo en muchísimas cosas. Me protegió muchas veces, pero siempre las cosas permanecieron claras entre nosotros. no quiero estar con Michael quiero estar con vos, pero tienes que dejar de mentirme, dejar ser tan paranoico.

-          Te lo prometo, una vez que las industrias pasen a nombre del grupo Hudson todo se va a arreglar.

-          Espero que tengas razón – dijo abrazándome.

La semana paso a una velocidad desorbitante, el grupo Hudson por fin había tomado el control de la compañía. Una gran ceremonia se llevó a cabo en las instalaciones de las ex industrias Vask. Eva encabezando todo sería la persona nombrada como mi sucesora asumiendo el control total con La Junta actuando como consejera y supervisando cada acción.

Pasadas las diez de la noche todos los invitados al exclusivo evento pasaron al salón principal para disfrutar de una delicada cena donde todo sucedió según estaba cuidadosamente cronometrado. Desde la cena hasta la entrada de los músicos, desde los discursos hasta los fuegos artificiales anunciando el final, todo debía salir en el orden preciso.

Llegando el momento de hablar a los miembros de la prensa, miembros del sindicato y empleados más calificados de las industrias me levante de mi asiendo acompañado por mi bella mariza, la Sra. Hudson y Eva, fue esta última quien tomó la palabra en un atril con las iniciales HG (Referencia a Hudson Group)

-          Hola soy Eva – Comenzó diciendo torpemente – Soy nueva en esto de los discursos por favor téngame paciencia – Dijo causando las risas de todos los invitados, aunque del mismo modo todos la observaban complacidos y animados – En primer lugar, quiero agradecer a todos por venir, aunque realmente… contradiciendo las sugerencias de La Junta y por favor no se enojen, no quiero dirigirme a ninguno de Uds. de momento. Miembros de las industrias, amados compañeros, queridos amigos… me dirijo a uds. Han pasado tantas cosas en estos años, hemos tenido de todo, visto de todo. Ahora…– dio  vuelta la cabeza para poder observar a La Sra. Hudson quien asintió sonriente – Estoy en condiciones de anunciar que parte del trato que la administración Vask logro antes de traspasar el poder fue que no habría ningún tipo de reducción de personal en un tiempo no menor a un año. Se vienen tiempos de muchos cambios, anuncio la suspensión de la extrema vigilancia de las industrias, se terminaron los micrófonos ocultos, las cámaras omnipresentes y las patrullas de guardias opresores… industrias vask volverá a estar en paz, pero no puedo sola, necesito la ayuda de todos y cada uno de ustedes, necesitare que me apoyen, que estén conmigo, que no me dejen sola… tenemos en nuestras manos poder llevar a estas industrias hacia una nueva época de oro ¿Puedo contar con su ayuda?

Se produjo un silencio atroz, sepulcral… por mi mente paso la idea que todo se había desmoronado como si fuera un frágil castillo de cartas, pero de un momento para otro todos los invitados se pusieron de pie estallando un aplauso ensordecedor. Entre aplausos y silbidos Eva se bajó del atril saludando a todos los invitados. A pesar que me parecía un mal gesto de su parte, Hudson se mostraba muy complacida. Terminada la noche en paz me retire a casa con Mariza, luego de tantos preparativos al fin ya todo había terminado, prácticamente nos desplomamos sobre las finas sabanas de nuestro dormitorio quedando dormidos casi al instante.

La mañana siguiente comenzó en paz, fue mi bella mariza la que se encargó de llevar el desayuno hasta el estudio.  

**

-          Bienvenidos nuevamente a InfoMundo primera Hora… bueno bueno bueno tenemos muchas cosas para contar empezando por la gran celebración que hubo anoche – comenzó diciendo el conductor del programa.

-          Asi es, la gran celebración que se llevó a cabo en las industrias Vask ahora propiedad del poderoso grupo norteamericano Hudson, alcanzo su punto máximo cuando la nueva CEO la Srta. Eva Simmons tomo la palabra. Señor director por favor el tape.

Pasaron cada uno de las cosas que habían trascurrido a lo largo de toda la noche dejando el discurso de Eva para el final. Mostrándola desde varios ángulos tanto a ella como a todo el salón.

-          Ahora uno creía que a partir de esto la bolsa daría un vuelco llevándose con ella a todo aquel que estuviera arriba del barco vask ¿no?

-          Pero… – complemento la co-conductora.

-          Pero esto no resulta del todo así, la bolsa no solo que no ha dado un vuelco, sino que se ha mantenido en su lugar.  Por otro lado, las redes sociales han estallado con varios tópicos siendo el más usado #YoTambienTeApoyo seguido muy de cerca por #SoyEva… ambos haciendo clara referencia a las palabras de la joven CEO.

-          Me gusta el segundo, es muy tierno ¿a quién se le ocurrió el primero? A algún hombre seguro, oficialmente me adhiero al segundo #SoyEva

-          Bueno, cuando escuche sus palabras supe inmediatamente que se convertiría en un tópico, solo se necesitaba alguien mirando para que ocurrie…

**

Apague el televisor tras el informe financiero. Mariza del otro lado del gran escritorio no dejaba de mirarme de una forma extraña.

-          ¿Qué sucede? – pregunte algo confundido – pensé que estarías contenta, ahora que las industrias Vask   dejaron de estar bajo mi control podremos irnos.

-          yo no quería que las vendieses, simplemente quería que te alejaras… tengo miedo que te arrepientas en algún momento y me eches la culpa de tu infelicidad.

¿Cómo podía pensar de esa manera? Notaba que realmente le había afectado, el hermoso brillo de sus ojos parecía haber quedado casi extinto. Me levante acercándome mientras ella aún permanecía con la mirada en el suelo.

-          Tranquila – dije abrazándola por detrás – tendremos suficiente para irnos a donde queramos

-          No es por el dinero. No lo entiendes – respondió tratando de soltarse – se trata de que no te arrepientas… de estar conmigo.

-          No seas tonta, ahora es cuando podremos disfrutar de estar juntos. Nos vamos a ir lejos.

-          A escondernos lejos querrás decir…no podemos dejar que Sara siga manipulando nuestras vidas, tenemos que pelear.

-          Lo sé… ya lo sé.

La abrace con más fuerza aun, su cuerpo se pegó contra el mío. Un beso a la vez fui creando un camino desde su cuello hacia el lóbulo de su oreja, lo tome entre mis labios tirando ligeramente de él, un suspiro escapo de mi bella mariza. Aunque precisamente en ese momento nuestros juegos fueron interrumpidos, la puerta de mi despacho recibió tres suaves golpes.

-          Adelante – autorice.

La sorpresa fue mayúscula, no por la entrada de Lucio sino porque era acompañado por mi madre. Su estado había disminuido muchísimo, el bastón que ahora portaba le daba un aspecto de debilidad y cansancio, casi tanto como el que reflejaban sus ojos.

  

-          Lucio, no te esperaba. Buenos días Lucrecia.

-          Buenos días hijo – Su vista se posó en mi durante unos segundos antes de notar la presencia de mariza – Buenos días niña.

-          Buenos días – respondió poniéndose de pie al momento que arreglaba su ropa.

-           Me alegro de verte – dije dirigiéndome a Lucio – últimamente todo ha sido arreglos, problemas, arreglos, problemas…

-          No se preocupe entiendo que para esas situaciones confié más en John.

-          No es por falta de confianza amigo, es por

-          No te preocupes Víctor, resulta ser que soy alérgico a las balas, por lo que prefiero que lo escojas a el -  respondió sonriendo.

-          Víctor, hijo mío – comenzó diciendo mi madre – finalmente llego el día en que te liberaste del legado de tu padre. Hiciste crecer la empresa a un ritmo acelerado y alcanzado objetivos con los que tu padre solo soñaba ¿Llego el día en que por fin pienses solo en tu futuro?  –  observo a Mariza dejando escapar una sonrisa – en el futuro de ambos.

-          Si, al parecer…es momento que nos alejemos de ese peligroso mundo. Quiero… queremos paz.

-          Me alegro muchísimo mi amor, es lo que tu padre hubiera querido – observo durante unos cuantos segundos a Mariza antes de continuar – les deseo lo mejor a ambos.

Nos sentamos a conversar alegremente todos nosotros. Mariza y Lucrecia se llevaban bien mientras conversaban de temas a los que no les prestaba atención. Era tiempo de superar nuestra distancia y reconstruir la relación que tanto había destruido. Todo estaba saliendo perfectamente,  bien hasta que mi madre planteo una clara exigencia.

-          Me alegro que están tratando de crear una vida juntos ¿tienen pensado casarse?

-          Yo se lo propuse, ella no quiere – contesté defendiéndome.

-          Por favor, no me hagas reir – contraataco ella – digamos que la propuesta fue un poco… sosa

Lucrecia nos mira  a ambos sin entender absolutamente nada y ataca nuevamente…

-          ¿Pensaron ya en tener hijos?

-          Me parece un poco precipitado pensar en eso ahora –

-          Creo que mariza tiene razón. No hay ningún apuro, llegaran…con el tiempo.

-          ¡Si hay apuro, quiero un nieto!

Las risas llenaron la habitación ante la singular orden. Mi teléfono sonó dos veces antes que lo conteste.

-          Señor Vaks disculpe señor, pero se encuentra en la puerta se encuentra el Sr. Michael.

Espere unos cuantos segundos tratando de adivinar qué era lo que quería ese sujeto.

-          Que pase – respondí finalmente.

La línea se cortó, los minutos pasaron y finalmente apareció en mi despacho guiado por dos de mis hombres, el lunático amigo de mi bella durmiente.

-          Buenos días a todos – Saludo

-          Michael… hola ¿cómo estás?

-          buenos días Srta. Márquez, muy bien. Espero que Ud. también – respondió sonriente.

Se produjo un silencio muy profundo que duro solo unos pocos segundos hasta que mi madre se levantó con evidente cansancio.

-          No tengo el gusto de conocerlo joven – agrego acercándose – Lucrecia Vask – se presentó tendiendo su mano ante él.

Michael la tomo con delicadeza, hizo una pequeña reverencia para después besar la mano de mi madre.

-          Enchanté de vous rencontrer – agrego mirándola a los ojos.

-          Le plaisir est mon seigneur – respondió mi madre.

-          Un gusto – agrego saludando a Lucio – lamento interrumpir ¿Víctor podemos hablar?

Mi cerebro tardo unos segundos antes de reaccionar, llegue a la conclusión que este tipo no vendría salvo que tuviera algo importante para decirme.

-          Claro – respondí – ¿serían tan amable de dejarnos hablar solos? – Agregue a continuación.

Todos se levantaron de inmediato y comenzaron a irse, pero mi bella Mariza tardo un poco más. Deposito dos besos en su mano y los soplo dulce mente hacia mí.

-          Suerte – dijo mirando a Michael guiñándole un ojo.

La puerta se cerró y finalmente estábamos solos.

-          Toma asiento – ofrecí sentándome en los mullidos sillones.

-          Gracias – respondió, tomo asiento sacando un teléfono celular del bolsillo – Nuestra amiga Sara parece que no se queda quieta, hace días comenzó a reunirse con Emilio Santos.

-          ¿Quién se supone que es? – pregunte causando una mirada extraña en el – ¿tendría que saber quién es no?

-          Si, teniendo en cuenta que es uno de los narcotraficantes más poderosos de Sudamérica

Hizo unos cuantos movimientos con su teléfono, mostrando distintas fotos donde podía verse a este tipo Santos. Deberíamos deshacernos de él o simplemente comprarlo sería algo que el tiempo diría. 


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Danuss

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Danuss
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)