Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.352 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.287 Miembros | 19.511 Autores | 99.500 Relatos 
Fecha: 11-Jul-17 « Anterior | Siguiente » en Confesiones

No se que titulo ponerle a todo esto

Rachel
Accesos: 7.745
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 33 min. ]
 -   + 
Les cuento lo que a pasado en mi vida pero en diferentes días, espero les guste. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Desde que me pidieron que fuera su puta, mi profesor de química y el director no dejan de seguirme con la mirada en la escuela. en una ocasión, me encontré en el pasillo al de química, en la salida de los baños.

 

-¿Qué has pensado de lo que te proponemos?

-Que seria divertido, pero me da miedo que nos descubran. -mentira, ya que al decirle esto le acaricio la verga por encima del pantalón- no creo que sea correcto meterme con los profesores -Cuando sentí su estremecimiento lo solté y salí corriendo, dejándolo ahí parado, en medio de una erección creciente.

 

Tiene una herramienta de buen tamaño, siempre tengo suerte de encontrarme a machos con vergas largas y gordas. Baje las escaleras y me encontré a mi novio, platicamos un rato sobre la universidad que escogería saliendo del instituto, me dijo que lo acompañara para ver al que la que más le ha gustado hasta el momento. le dije que si pero seria en otra ocasión <> le dije, pero era una pequeña mentira, si iba para la casa de mi abuela, pero solo estaría ahí cinco minutos, y después a casa de Mia. Salí del colegio con él, en la puerta lo esperaba su padre, algo raro ya que nunca lo había visto venir por su hijo.

 

-Hola señor.

-Hola Rachel ¿Qué tal la escuela?

-Muy bien, gracias. Bueno, nos vemos mañana -Le digo a mi novio, parandome de puntitas para darle un beso casto y tierno en la mejilla.

-¿No vienes con nosotros?

-Esta vez no, tengo que ir con mi abuela.

-Bien -Al alejarme de ellos pude escuchar que su padre le decía <>

 

Me despedí de él agitando la mano en el aire y me dirigí al área de taxis. Al acercarme pude ver que estaba parado el taxista que ocupó continuamente, así es que sin más, abrí la puerta de atrás y entre. El papá de mi novio tiene unos 50 años, los cálculo por las canas que tiene en el cabello, pero eso no impide que este muy bueno, con espalda ancha, y brazos gruesos, y no creo que sean de grasa, se ve que hace ejercicio. Debería comprobarlo.

 

-Buenos días señorita

-Buenos días, y llameme Rachel. -Le decía al taxista

-Pues a mí dime Jorge

-Jorge, me puedes llevar -y le dije la dirección de mi abuela.

 

Cuando deje que me llevara a casa el papá de mi novio fue algo incomodo, pero divertido, ahí pude descubrir de donde saco lo machito su hijo, él es un hombre de esos que no se andan con rodeos, y eso me gusta.

 

-Hace mucha calor.

-Si es verdad. -Platicaba con el taxista.

 

Durante el trayecto que duró el que el papá de mi novio me llevara a casa no pude descubrir cómo es que llegamos a las preguntas de “¿Que tal coje mi hijo?” “¿Te deja satisfecha?” y los comentarios de “si fuera más joven te haría mi novia, mi esposa”

 

-Y usted se la pasa todo el día dentro del auto, ¿Como aguantar este calor? -Le digo mientras tomo la parte baja del suéter del uniforme que usamos de forma obligatoria.

-Mantengo las ventanas abiertas y tomo mucha agua fria -me dice y al mismo tiempo no me deja de ver mientras voy alzando el suéter para quitarmelo y mi blusa escolar se alza dejando ver mi ombligo -Tome le invito una botella de agua

-¡Gracias! -abro la botella de agua y le doy unos tragos. esta helada, con algunos pequeños hielos en el interior, la botella estaba sudando de frío por fuera, una pequeña gota de agua sale de mis labios resbalando por mi barbilla y cuello hasta perderse en medio de mis senos -Ya necesitaba algo de esto- le digo cerrando la botella y acomodando mi suéter.

 

El papá de mi novio tambien me dijo cosas que me calentaron, alabo mis piernas, mi culo, mis senos y mi rostro, bueno, en general me dijo que estaba muy buena. De vez en cuando, me atrevía a ver su entrepierna, en un par de ocasiones el me cacho en esas incursiones visuales, y solo sonreía. No puedo decir si tiene una buena verga, pero no se prestaba la ocasión para saber eso.

 

Estaba en esos pensamientos, “Que tan buena verga tendrá”, cuando íbamos bajando por la Matamoros Poniente, esos pensamientos me estaban calentando, y tome la botella para darle otro trago, cuando mis labios estaban a punto de hacer contacto con la boca de la botella, el taxista pasó por un bache, todo dentro salto y el agua salió brotando, mojandome parte de mi barbilla y empapando mi blusa, la que empeso a transparentarse, dejando a la vista del taxista mi sujetador blanco.

 

-Perdone usted, pero es difícil esquivar estos baches

-Tranquilo, no te preocupes, y no me hables de “usted” -Le decía, mientras me secaba con mi suéter

 

Desde este momento, el taxista manejo más lento de lo normal para poder pasar más tiempo conmigo, poder verme mis senos y no chocar, cosa que a veces si me da miedito. Deje de secarme la blusa, deje que el taxista admirara algo que está muy lejos de tener. Llegamos a casa de mi abuela, baje del taxi con todas mis cosas y le dije a mi amigo taxista que me esperara.

 

Toque el timbre de la casa de mi abuela, mientras esperaba, movía mi culito ligeramente para darle un pequeño espectáculo al taxista. El que abrió la puerta fue mi tío, al mirarme se le iluminó la cara, y una sombra de perversión cayó sobre él.

 

-Hola ricu… hola Rachel.

-¡Tío! -me lance a sus brazos.

-¿Que te trae por aquí?

-Bien a dejarle unas cosas a mi abuela ¿Está en casa? y tú ¿Qué haces aquí? -Sus manos me tenían agarrada un poco por debajo de las caderas, sus dedos rozaban mis nalgas, y me presionaba hacia el más fuerte de lo normal; yo movía mi cuerpo restregando con el de él, mis pezones se pusieron duros al contacto con su pecho. Quise separarme de él, pero no me dejo, me tenia bien agarrada por la parte de abajo de mis caderas.

 

-Voy a ver a la abuela, no puedo tardar porque el taxi me está esperando y tengo que ir a otro lado.

-Está bien -Y a regañadientes, se hace a un lado, dejándome pasar y dándome una palmadita donde tenía su mano- anda, esta en la cocina. yo caminaba de espaldas para poder mirar a mi tío.

-¿Que has estado haciendo estos días? -Le pregunté

-Acabo de llegar de Guadalajara, pase a ver a mi madre. Te mojaste la blusa.

-¡Huy si! jajajaj… -Me tape el pecho con una mano para que dejara de ver mi sujetador- Hace rato, el taxi pasó por un bache y pues yo estaba tomando agua

-Al parecer se la pasó bien el taxista.

-JAJAJA…

 

Entramos, deje mi mochila-portafolio en el sillón de la sala, y me coloque por los hombros el suéter, para que las mangas ocultaran la humedad de mi blusa; me diriji dando saltitos coquetos hacia la cocina, mi tío nunca me quito la vista de encima.

 

Amo a mi abuela, es de esas abuelas que son la onda jajaja… son de esas que te pueden guardar secretos y que te ayudan a hacer travesuras, siempre y cuando no te pases del límite. La encontré con las manos en la masa, “literal”, ya que estaba preparando una masa para hacer tamales, a ella le encanta la comida tradicional, y le queda muy bien, mis tios siempre le dicen que debería dejar que la servidumbre se encargue de eso, pero a ella le gusta hacer de comer, y le queda muy bien, siempre e tenido la idea de que me enseñe algo de cocina tradicional, pero nunca encuentro el momento y el tiempo adecuado, me recibe con los brazos abiertos, me abraza pero dejando sus palmas de sus manos alejadas de mi ropa, le entregó una caja pequeña de madera con fotos de mi padrastro que él me mandó a dejarselas a ella, la dejó sobre la mesa porque ella tiene todos los dedos embarrados de masa, después de unas palabras de la escuela, la tarea y cosas así empiezo a meter un dedo en la masa cada que ella está distraída, voy dando saltos y vueltas por toda la cocina mientras le cuento las novedades de mi día en la escuela, cada que doy una vuelta puedo ver a mi tío recargado en el marco de la puerta de la cocina mirándome, lo que me provoca que me mueva más, como una autentica lolita en primavera. miro mi pequeño reloj de pulsera que tengo y ya han pasado 15 minutos. Me despido de mi abuelita con otro abrazo y salgo, mi tío me acompaña todo el trayecto, mirándome el trasero.

 

-Te vas ¿Y mi abrazo que?

-Jajajaja… -Lo abrazo como al principio, y como al principio disfruta del roce de mi cuerpo con el suyo.

 

Subo al taxi y le doy la dirección de Mia.

 

-¿Es su novio? -Me pregunta el taxista mientras comienza el viaje.

-¿Quien?

-El señor de hace un momento

-Haaa… es momento tío, acaba de llegar de un viaje de trabajo.

-jajaja por cómo la abrazo y todo eso pensé que eran novios.

-jajaja el tiene 49 años.

-Yo tengo 54 y eso no me impediría ser su novio.

-jajaja gracias eso es lindo.

-Para usted ¿Es problema la edad?

-Heeee… la verdad es que no.

 

 

 

Después de eso se quedó callado. Llegamos a casa de Mía, al bajar toque el timbre de la puerta y me gire para pagarle el viaje al taxista.

-No es nada,  no te preocupes.

-¿Cómo cree?

-Para mi es un placer tener una compañía como tu unos minutos.

-Me da pena con usted, ya le debo mucho.

-Algún día me lo pagarás con un beso.

-jajaja -Mia abrió la puerta.

-Hasta luego.

-Chao.

 

Mia no dijo nada,  solo se hizo a un lado para que yo entrara, cerró la puerta detrás de nosotras me tomó de los hombros haciéndome girar hacia ella y me empezó a besar desenfrenadamente.

 

Tarde unos segundos en reaccionar, pero termine tomándola de la cintura y metiendo mi lengua para jugar con la suya. Era tan desesperado nuestro beso que en momentos nuestros dientes chocaban, me tenía dijera de la cara con ambas manos, no dejaba que me moviera libremente, mis manos bajaron por su cadera hasta su culo,  literal apreté y ella soltó un gemido que se perdió en mi boca; eso fue tan excitante que me hizo soltar también un gemido de puro gozo. Mis manos acariciaban todo el contorno de su culo,arriba y abajo, de lado, lo apretaba y lo hacía mover en círculos, pasaba mis dedos por la costura de sus jeans que dividen las nalgas, lo que la hacía gemir más profundo, siempre le ha gustado estas caricias, y a su vez, su excitación me hacía gemir también a mí.

 

Casi a la fuerza, me separe de ella, y le dije -Llevame a la cama- Muy cerca de mis labios, sonrió, me dio un beso de piquito y llevándome de la mano subimos las escaleras, caminamos por el pasillo riendo y corriendo hasta entrar a la recamara de sus padres. No nos preocupamos en cerrar la puerta, al parecer Mia sabia muy bien que no llegarian y no habría problemas. caímos riendo sobre la super ancha cama, muy adecuada para coger, acostadas de lado frente a frente, nos miramos a los ojos, y por unos segundos no dijimos nada, nos reímos, comencé a acariciarle su cara mientras admiraba el azul de sus ojos, y su boca, pequeña; tiene unos labios color rosa claro, y con la saliva de ambas le daban un poco de brillo, tiene un labio superior delgado, y su labio inferior algo grueso, no mucho. Tome una de sus orejas, y la jale hacia mi para besarla, ahora fue un beso lento; mordí con mis labios su labio inferior, después lo hice otra vez, pero al estarlo jalando pasaba mi lengua a todo lo largo, dentro de mi boca. Lentamente, comencé a subirme en ella, mis senos se apretaban contra los suyos, pase una pierna a cada lado de ella, lo que aprovechó para acariciar mi culo de la misma forma en que lo hice yo, pasando sus manos muy por debajo de mi culo, y después subiendo sus manos hasta mis caderas. Me enderece quedando sentadada sobre el area de su vagian, me movia en circulos mientras desabrochaba los botones de mi blusa escolar, de arriba a abajo, mientras la miraba a los ojos y sonriendo, ella me acariciaba las piernas mientras me miraba mordiéndose su labio inferior; Abente la blusa junto con el sujetador, me acerque a ella, como una gata, mi cabello hizo una pequeña casa alrededor de nuestras caras, le di un pequeño beso, y estire mas mi cuerpo para que mis senos quedaran a la altura de su boca, y así, puse mi pezón izquierdo en sus labios.

 

Ella beso mi pezon, despues le paso la lengua, y después lo apretó con sus labios, abrió un poco más la boca y un trozo mas de mi seno entró en ella; su lengua jugaba con mi pezón haciendo círculos alrededor, después encima de él. Al primer contacto de su boca con mi piel solté un gemido y mi espalda tembló por el placer que sentía con ella. Mia chupo y chupo como una bebe y así paso a mi otro seno haciendo lo mismo mientras yo disfrutaba cerrando los ojos.

 

Me tomo de la cintura y juntas rodamos en la cama, ahora ella estaba arriba de mi, seguía chupando mis senos, mientras que con sus manos ella misma se desabrochaba los jeans, se los bajó con todo y bragas hasta las rodillas, tomó la parte baja de su playera y enderezandose se la saco, estirando su cuerpo hacia arriba encima de mi. yo la imite, pero con mi falda, me la desabroche y me la saque con todo y bragas. Y ahì estábamos las dos desnudas en la cama de sus padres con la puerta abierta.

 

Bajo hacia mi, para seguir besándome, nuestros senos hicieron contacto y gemimos al mismo tiempo, su mano derecha acariciaba mi seno izquierdo mientras mis manos se perdían en medio de sus nalgas, con mi mano derecha la metí entre nosotras en busca de su vagina, ella alzó su culo solo un poco para facilitarme la tarea, y sin mas, meti un dedo dentro de ella lo que provocó que me mordiera con más fuerza de lo normal mi labio inferior al mismo tiempo que su cuerpo temblaba encima del mío. Mientras mi dedo acariciaba las paredes vaginales, con la palma de mi mano acariciaba su clítoris, se comenzó a retorcer, lo que hacía que con mi propia mano me frotaba mi propio clítoris, comenzamos a gemir en medio de nuestros besos y caricias. Aumente la velocidad, aunque ya me empezaba a doler la mano por la posición incómoda en la que estábamos -¡Que bien se siente esto!- me dijo mientras yo metía un segundo dedo en ella, nuestros gemidos se alzaron más y más hasta que sentí como comenzaba a ponerse rígida encima de mi, señor que le faltaba poco para correrse, Aumenta la velocidad, y ella, en un gemido entre un lamento y algo mas, se convulsionó encima de mi, sentia como su vagina se apretaba alrededor de mis dedos, y como salia liquido embarrando toda mi mano y parte de mi vagina, se quedó con su boca pegada a la mía durante todo su orgasmo hasta que recuperó un poco el conocimiento, y me beso la cara, el cuello, el pecho hasta mis senos, bajó más y más mientras giraba su cuerpo para que llego a mi bagina, paso una pierna a un lado de mi cabeza, quedando en un perfecto sesenta y nueve.

 

Inmediatamente la tome de las caderas, podía ver su vagina muy humeda por que el trabajo que había hecho en ella, aún podía ver como salían algunas gotas de su vagina por el orgasmo que pasó, veía su vagina perfectamente blanca por fuera y rosa por dentro, se me hizo agua la boca al instante, mientras sentía su lengua deslizarse por todo mi labio vaginal derecho, y después el izquierdo. La tome de las nalgas y la jale; saque mi lengua y con ella recorri toda la viagina de mi amiga escolar; ella se estremeció ante mi caricia, y me recompenso de la misma forma lo que me hizo soltar un gemido en el momento en que con mis labios apretaba el derecho de su vagina. Ella comenzó a pasar su lengua por mi clítoris, lo que me hacía más difícil el trabajo de chuparle su vagina por el tremendo placer que me proporcionaba, entre gemido y temblor, metia mi lengua entre sus labios, movía mi cara de derecha a izquierda para abrir sus labios y así entrar más en ella, lo que a mi amiga le gustó más porque sus lengüetazos por toda mi vagina eran más fuertes y rápidos.

 

Y sin previo aviso, me sorprendió mi propio orgasmo, temble y grite de satisfacción, mi cuerpo se puso rígido y mis pulmones se negaban a jalar aire, sentia que moria, pero era tan rico ese momento que no me importaba nada, ella apreto su vagian a mi boca, lo que hacía que mis gemidos se ahogaran dentro de ella, cerré los ojos y me deje llevar por ese momento.

 

No supe como ni cuando, pero al recobrar el conocimiento estaba boca abajo, ella estaba de lado con medio cuerpo encima del mío, y mientras me chupaba una de mis orejas, tenía uno de sus de sus dedos metido hasta el fondo de mi culo, me besaba mi hombro y mi espalda, y regresaba a mi oreja mientras su dedo entraba y salían de mi culo de forma lenta pero sin detenerse. Creo que fue por el orgasmo tan rico que sentí, que mi culo no puso resistencia a la hora de que metió su dedo, y lo que es más sorprendente, es que sentia muy rico esas caricias internas que me hacía. Levante ligeramente el culo para dejar que ella tuviera mejor acceso a mi interior mientras la besaba en los labios.

 

Me enderece quedando sentada en la cama, la mire a los ojos mientras abría las piernas; ella entendió lo que quería, e hizo lo mismo pero acercándose a mí, nuestras piernas quedaron abrazando a la otra, nuestros senos se acariciaron, y nuestras bocas se besaron. Ella alzó un poco el culo, y yo moví mi cuerpo acomodandolo para que nuestras vaginas quedarán pegadas, al sentir el contacto de humedad con humedad soltamos un gemido de placer que no pudimos más y nos entregamos al placer. Frotabamos nuestras vagias con freneci, como si no existiera un mañana, nos besabamos pero era algo difícil por el placer que sentíamos, así es que solamente teníamos las bocas pagadas y con fuertes gemidos que se ahogaban el la boca de nosotras.

 

Podía sentir como nuestros clítoris hacían contacto, como en momentos el labio vaginal de una de nosotras quedaba atrapado en medio de los labios de la otra, era placer puro y sin adulterar hasta que en con gemidos desgarradores terminamos teniendo un orgasmo tan fuerte, tan intenso que me hizo ver las estrellas, sentía su cuerpo temblar al mismo tiempo que el mío, todo el mundo se hacía borroso. Fue tan intenso que creo que hasta tuve alucinaciones. ya que en medio de las nubes de placer en mis ojos, aún no estoy segura si fue real o imaginaria la figura de un hombre asulto recargado en la puerta de la recamara.

 

Cuando recuperamos el conocimiento, nos besamos otro rato más, entre risas y platicas de la escuela, de los chicos y cosas sin importancia. llevaba más de tres horas en casa de Mia cuando ella me dijo que ya era hora de que nos pusieramos la ropa que y ordenamos la cama porque no tardaban en que su papá llegar a casa, nos pusimos la ropa, y mientras yo me arreglaba el cabello, ella arreglaba la cama, bajamos a la cocina a comer un poco, y despues me despedi de ella con un beso tierno como de novias.

 

Esta vez es no llame a mi amigo taxista, mejor decidí caminar unas cuadras hasta donde estaba donde se estacionan todos ellos, durante el camino, como de costumbre escuchaba piropos dirigidos a mi mientras yo revisaba todos los mensajes que me llegaron mientras estaba con Mia, eran muchos, de chicos invitandome a salir, y de hombres maduros queriendo que pasara un rato con ellos, a algunos les respondí con evasivas a otros con indirectas diciéndoles que tal vez algún dìa, a otros mas les decía simplemente “no”

 

Tenia uno de mi profesor de matematicas, que me decia que me queria en su departamento el dìa siguiente, yo le dije que estaría ahí sin falta. Tenía otro de mi profesor de Química, preguntándome donde estaba y si tenía tiempo de pasar un rato con él, ya que estaba solo en su casa, por lo que veo quería que ya me acostara con él, pero aun tenia mis reservas y tambien queria hacerme del rogar un poco. También tenía otro del director preguntándome si ya tenía una respuesta, que le dolían los huevos por estarme esperando jajajaja… y uno mas de mi Tío diciéndome que me invitaba al cine pero a él le dije que no porque tenia mucha tarea por hacer, cosa que era mentira. Así es como llegué hasta la parada de los taxis y me subí inmediatamente al de mi amigo, estaba super cansada, me recargue en el asiento y cerré los ojos, creo que él entendió y no dijo nada durante todo el viaje, ya en casa, quise pagarle de nuevo pero se negó y en plan trabiesa, le di un beso en la mejilla y baje del auto para entrar a casa.

 

El resto de la tarde me la pase viendo Netflix, me encanta la serie de House of cards. Me gusta ver TV con una buena dotación de palomitas de maíz, pero no de esas que se hacen en microondas, yo las hago, mi papi me compro una buena dotación de maíz palomero. De vez en cuando detengo la serie para poder contestar los mensajes que me llegan. La tarde paso se lo más normal posible, mande a traer del restaurante del club una mojarra con verduras.

 

Al día siguiente en la mañana estaba desayunando en las piernas de mi papi huevo con un trozo de tocino, jugo de naranjas u leche, y al terminar mi papi me dio más leche, pero de macho maduro.

 

-Hazme una mamada putita -Fue lo que dijo.

 

Tome agua simple de su vaso para limpiar mi boca de restos de comida, me levanté y él se separó de la mesa sin levantarse de la silla. Me puse de rodillas y le comencé a desabrochar el pantalón mientras lo miraba a los ojos, su verga monumental estaba ya muy dura lo que me dificulto la tarea, al sacarle la verga se me hizo agua la boca. Grande, larga y gorda, sus venas se dibujaban como un mapa en relieve.

 

La tomé con mis dos manos y la punta, su hongo brillante y jugoso sobresalía de mis manos. Me pase la lengua por los labios saboreando mi comida.

 

-A mamar puta, tengo que salir al trabajo -Me dijo mientras me tomaba con las dos manos de la cabeza y me metía su verga en la boca.

 

Tenía un sabor a jabón de baño con un toque salado. Siempre me cuesta darle placer con mi boca por sus dimensiones, mi lengua se movía con dificultad debajo de su verga, podía sentir la punta arrastrarse hasta llegar a la entrada de mi garganta. Cada vez que la punta tocaba mi Campanita me hacia sentir arcadas, pero eso a mi papi no le importa, movía mi cabeza a su antojo.

 

-Eso es perrita, así, eso es -me decía mientras mi cuerpo se agitaba por las arcadas- muy bien, así, siiiii, ya está entrenando más.

 

Mi barbilla ya chocaba en sus huevos, cuando empezó a moverme más rápido.

 

-Eres la mejor putaaaa siiiii que rica boca, que ricaaaa siii… perfecta para cojer. Haaaaaaa

 

Después de una eternidad, me apretó hacia él, mientras se corría en mi garganta, fueron 6 o 7 disparos de espesa leche, rica y espesa leche de macho.

 

Se quedo así, sin dejar que me moviera, yo me quede quieta, esperando a que mi macho se calmara. Después de unos minutos sentí como su verga se relajó en momentos boca, bajo en tamaño pero solo un poco, me la saque de la boca y comencé a pasarle la lengua para limpiarlo. Deje limpió su verga y aprovechando baje a sus huevos, les pase la lengua, primero al derecho, después al izquierdo; cuando tenia uno de sus huevos dentro de mi boca me dio una ligera palmadita en mi mejilla.

 

-Ya tengo que irme.

 

Yo entendí que mi macho tenía cosas por hacer, tome su verga y con cuidado la guarde, y le acomode el pantalón, dándole un beso a su paquete por encima de la tela.

 

Llegue a la escuela, y el director me esperaba en la entrada -Tenemos que hablar señorita, la espero en mi oficina a las 11:00 a.m. - me dijo; yo le dije que si con un movimiento de cabeza y me dirigí a mi salón.

 

El día paso de lo más normal, Andrea estaba entre clase y clase intentando convencernos a todas que consiguieramos unos buenos chicos y que nos fuéramos todo un fin de semana a la playa, aunque suena atractivo, por mi parte no creía buena idea ya que mis gustos en cuestión de edades son algo diferentes.

 

Llego la hora de la clase de Geografía. Me encanta esta clase ya que me divierte hacer sufrir al profesor. Me la paso jugando con el lápiz entre mis labios mientras no le quito la mirada, también me gusta verle el paquete mientras paso mi lengua por mis labios, mientras que el me mira como lo hago y yo finjo que no me doy cuenta. También, cuando el ya no me quita la mirada de encima cruzó las piernas dejando al descubierto mucha carne. En esa estaba cuando terminó la clase, dejo mucha tarea,  más de lo normal, pero yo no me preocupó,  tengo a mi amigo Jose que me ayuda con eso.

 

-Si continúan dejando tanta tarea no me quedará tiempo para nada, ¿No piensan que tengo vida social? -Le dice Jessica a Andrea mientras guardan sus útiles

-Se pasan, ¿qué hay de los chicos? ¿A qué hora los veremos?

-¿Las alcanzó en la cafetería?

-¡Claro! Pero ¿A donde vas?

-Voy a ver al director

-No tardes o comeremos sin ti

-Jajaja como si alguna vez no pasara eso. -Y me encamine a la oficina del director.

 

Baje las escaleras de piedras antigua, me gusta mi escuela, es un edificio muy viejo, de los primeros que se hicieron en Huamantla, y con los cuidados y arreglos constantes lo hace una escuela muy elegante.

 

Paso frente a la oficina de mi profesor de matemáticas y me lo encuentro frente a su puerta.

 

-Rachel, entra, solo un par de minutos -Me dice entrando el primero sin esperar mi respuesta.

 

Me encanta cuando me hablan así, bien machos. Lo seguí como una corderito que sigue al pastor, al entrar cierro la puerta detrás de mi.

Ven acá puta -Me dice mientras me arrastra a sus fuertes brazos.

 

Sin decir más,  mete su lengua en lo profundo de mi boca, su año izquierda me tiene bien sujeta de moda culo mientras su otra mano me aprieta mi seno tan fuerte que suelto un gemido que es más de dolor qué se placer.

 

-HHHAAAUUUuuu…

-Estas muy buena mami.

-Me dan ganas de cogerte -Se separa de moda boca- pero estoy esperando a una profesora -Mete su lengua en mi boca otra vez- te quiero en mi departamento -Me dice metiendo su mano en mía bragas- ya es hora que pagues tus calificaciones -Mete dos dedos en mi vagina- ¿Entendido?

-Siiiii!!!  -Le digo casi gritando un gemido.

 

Empieza a meter y sacar sus dedos de esa forma que hace que me tiemblen las piernas y él lo nota.

 

-Jajajaja ¿Ya tienes ganas de que te la meta?

-Siii!!!  

-Tendras que esperar, ahora no tengo tiempo -Me dice sacando sus dedos y dejándome a la mitad de un gemido- ya vete y no olvides lo que te dije.

 

Me da una nalgada y me hace salir con las rodillas todas temblorosas.

Me recargado en la pared afuera de su oficina y respiró varias veces para recobrar la compostura.

 

Comienzo a caminar hacia la oficina del director aun con las piernas temblorosas. No está su secretaria, toco en su puerta y el me pide que entre. Cierro la puerta ya estando dentro.

 

-Siéntese señorita Rojas -Me dirijo a los asientos que hay frente a su escritorio pero el me interrumpe- ahí no, aquí.

 

Me señala dando palmadas a sus piernas y haciendo atrás su asiento. Me quedo de pie, mordiéndome mi labio inferior y mirándolo sin saber qué hacer, mi vagina está pidiendo atención, se un siento un ligero temblor en las piernas, y sin pensarlo más hice lo que me pidió.

 

Sentí su erección en mi culo; con una de sonrisa triunfal puso su mano izquierda sobre mis piernas, y la otra sosteniéndome de las caderas.

 

-¿Y bien? ¿Me dejaras deleitarme con todo esto? -Me dice acariciando mi pierna por debajo de la falda subiendo rápidamente a mis bragas.

-No se, no se. Me da algo de miedito.

-Solo déjate llevar, eres realmente hermosa.

-¿De verdad?

-No te hagas la ingenua conmigo, sabes que eres hermosa y lo usas a tu favor así es que al grano, se que bien que te gusta la verga.

 

Con un movimiento rápido con sus dedos hizo a un lado mis bragas y acarició mía labios vaginales. Yo me estremesi por lo sensible que estaba por el trato nada sensible que me propuso mi profesor de matemáticas minutos antes.

 

-haaaa…

-Mira nada más, pero si estas bien húmeda, ya estas lista para recibirme. -Empezó a meter su dedo- uffff. Que delicia, estas muy apretada.

-ooouuuu

-me aprietas rico el dedo, no me digas que se un eres virgen.

-sssshhhhh -me retorcia encima de él mientras mas metía su dedo.

-Wwoowww no, al parecer ya no eres virgen; que lastima. Aunque estas tan estrecha que parece que si lo fueras. ¿Quien te estreno?

-haaaaa.. se… sssss… se… cerro. -Mmmmm… no creo que fuera un de tus compañeros ¿Un profesor? O ¿un familiar? ¿Tak vez tu padrastro? Seria estúpido si no se metiera entre tus piernas.

-Y usted ¿Como esta tan seguro?

-Digamos que experiencia, no eres la primera putita que pasará por mi verga

-¿si? ¿De aquí? -le pregunte dejándome llevar por la curiosidad y disfrutando de su dedo juguetón.

-Así es, -me dice pasando su nariz por mi cuello- pero no soy como mi colega, yo solo monto a in grupito selecto.

-haaaaaa… ¿quie… eeennnes… son?

-Secreto, un grupito muy selecto de las mejores putas de todo el instituto y tu serías la joya de la corona.

-haaaaa!!!... ¿muy selecto?

-Si, muchas han venido a ofrecer sus nalguitas a cambio de ayuda en sus calificaciones o reportes pero no, soy exigente en mis gustos.

 

De forma experta me estimulava el punto G con su dedo, ya mi respiración era dificultosa, tenía mi frente pegada a la suya, con la boca abierta para jalar aire lo miraba a los ojos. Su boca estaba rodando mi labio inferior.

 

-Ya es mucha platica, ¿Cual es tu respuesta?

-Nooo… nnnno seeeeaaa!!  Haaaa!!!  

-¿Porque no? Mira que si me dices que si, los cuatro años que te faltan para salir de aquí serán pan comido.

-mmmeeee daaa daaa miedo queeee haaa!!! Ssseee enteren

-No te preocupes por eso, ya tengo muchos, muchos, muchos años de experiencia haciendo ésto. Ya te lo dije, quiero que seas la joya de mi corona, serías la mejor puta que me cogido, la mejor, la más hermosa -Mientras me decía esto rozaba mis labios con loa suyos dándome descargar de placer- serás mi puta preferida, te voy a usar cuando yo quiera, aquí, en un hotel, en mi casa o en mi depa,y tu iras para darme tu hermoso culo que tienes.

-Hhhhhaaaaa!!!! Y… yyyy!!!  Ssii diggooo!!  Queeee nooooo!!!!

-Te vas por esa puerta y nos olvidaremos que tuvimos esta conversación.

-Siiii siiii quiero!!!! -Y lo besé con desesperación. Lista para lo que el quisiera- siiii!! Seré su putaaa!!!  Sii cojame yaaaa por favor.

 

Lo bese más profundo y el movía más rápido su dedo, el sonido de mis gemidos ahogados en su boca se dincronizaban con el chapoteo de los jugos de mi vagina.

 

-Sabría que dirías que si. Levántate -Me dijo sacando sus dedos de mis bragas.

 

De pie los dos,  me tomo de la cintura haciéndome girar dándole la espalda,  me tomo de la nuca y me hizo que me reclinara sobre el escritorio. Deje que me colocara a su antojo y solo pare mi culo,  cuando por la ventana de cristal ahumado pude ver que la secretaria ya está en su lugar.

 

-eeesssprree ya llego su secretaria -Le digo alarmada y frustrada porque no me cogería.

-no te preocupes -me dijo mientras que con una año en mi espalda impedía que me levantara y con la otra se sacaba la verga del pantalón- ella sabe porque estas aquí, es muy discreta y no le importa lo que pase o lo que haga.

 

Alguna parte de mi cerebro no estaba de acuerdo, pero estaba tan caliente que no me importaba nada. Coloco su verga en medio de mis labios vaginales mientras pasaba sus manos en mis nalgas y piernas. -Estas muy buena, mira nada mas que buen culo tienes perrita.

 

Comenzó a pasar su verga de abajo hacia arriba provocandome escalofríos, me estaba muriendo por la calentura que comencé a mover mi culo para meter esa verga dentro de mi y dando unos ronrroneos de gatita en celo.

 

-jajajaja ¿ya quieres verga? ¿ya quieres que te la meta? Jajaja -se reía de mi y de mi calentura.

-¡haaaa!

-dímelo perrita

-sii siiii!!!  Haaaa!!!!!...

-si que???  -me dice dándome una nalgada.

-si quiero que me la metaaa!!!

-¿Quieres ser mi puta?

-haaaa ahha!!!

-Pídemelo!!! -me sii otra nalgada.

-Siiii!!!! Por favor!!!  DÉJEME SER SU PUTA AAAA!!!  cojame por favor, seré su puta casa que usted quiera!!!  ¡¡¡HHHHAAAAA!!!

 

Y me la metió, lento, pero sin detenerse hasta estar totalmente dentro

 

-gggrrrrhhhaaaa!!!  -en lo que duro su primera metida soltó un gruñido -pero que apretada estas!!!  Dios!! Que bien se siente -le costó trabajo y algo de dolor metermela por completo por lo estrecha que soy. Ya estando hasta el fondo, se quedo quieto disfrutando de la calidez de mi cuerpo, sentía el palpitar de dulce corazón en duda verga, y el podía sentir el mio en mis contracciones, me tenía bien sujeta de las caderas con ambas manos.

 

Empezó a moverse, despacio, tomándose su tiempo para saborear todo lo que le ofrecía mi cuerpo joven. Pasaba sus manos por mis contorneadas piernas hasta llegar a mis nalgas, las tomaba con las dos manos y las apretaba,  y las separaba para ver como entraba y salia su verga de mi estrecha vagina. Subió sus manos hasta llegar a mía senos, los apretó por encima del suéter y blusa escolar, me los apretó con fuerza que me hizo moverme para safarme se sus manos al mismo tiempo que soltaba un gemido de dolor.

 

-No te muevas perrita -Me dio una nalga bastante fuerte que me hizo retorcerme con más fuerza lo que provocó que me diera otra nalgada aún más fuerte- déjame disfrutarte a mi antojo.

 

Me di cuenta que estaba con un macho de verdad, un macho que le gusta que lo complazcan en todo, y que no recibe un “no” como respuesta. Mi vagina se moja mucho más ante el trato que me daba mi macho en turno. Y sin avisar, explote en un fuerte y hermoso orgasmo.

 

-HHHHHAAAAA!!!!... -me deje ir en un gemido largo y liberador, mi vagina se apretó con fuerza al rededor de su dura verga.

 

-Estabas urgida puta, oooosssiiiii!!!!! Muy bien, que rico te estas corriendo siii!!!

-Haaaa!!!

 

Me dio otra nalgada y regresó a apretar mis senos, lo hacía con firmeza, dominando todo mi cuerpo, mientras mi cuerpo seguí perdido en un rico orgasmo.

 

Me la saco y jalandome del cabello hizo que me levantara, con algo de rapidez me quito el suéter escolar y abrió los botones de mi blusa, tomo mi sujetador y lo abrió rompiendolo. Al ver mis redondos parados y duros senos se pazo la lengua por los labios y tomándome de mis nalgas me subió al escritorio, tomo mis bragas qué estaban en mis rodillas y me las quito a lo cual abrí las piernas para recibirlo como se merece.

Me la metió toda de un solo golpe y indio su cara en mis senos, mordiéndo, chupando.

 

-Haaa que ricoooo!!!!!

 

Lo recibí con las contracciones de mi primer orgasmo. Empezó a entrar y salir mientras me chupaba mi seno izquierdo y el derecho me lo apretaba con su mano.

 

Yo gemía y gemía con una gran sonrisa en la boca. Me sentía feliz, plena, llena. Esto es lo que mas me gusta e todo el mundo, me siento realizada al estar debajo de un verdadero macho que goza con cada centímetro de mi cuerpo. Mientras el sigue metiéndome su rica verga  yo abró más mis piernas para su comodidad mientras le acarició la cabeza gimiendo con una sonrisa en la cara.

 

-sssiiii haaaa haaaa haaaa haaaa!!! -gemía yo sin parar, sin importarme que su secretaria nos escuchara.

 

Se enderezo, me tomo de nis dos senos y empezó a envestirme con más fuerza, no era rápido, pero si,  en cada metida usaba su fuerza de toro en brama.

 

-HAAA!!  HAAAA!!!!!  HAAAAAAAAAASSSSIIII!!!!  JAJAJA!! SIII!!!

 

No podía controlarlo, estaba gimiendo y riendo de felicidad por tener a este machos entre mis piernas-HAAA!!!!  SIII!!! QUE RICO!!!

 

Mi espalda se arqueaba en cada estocada, estiraba mi cabeza hacia atrás en cada gemido. Sus embestidas eran cada vez más fuertes, hasta que que sentí como se pone rígido su cuerpo y de su verga salía su leche de macho, chorros y chorros de espesa leche caliente comenzaron a llenarme, sentía como se hinchaba mi vagina al no soportar tanto semen dentro y mi macho seguía sacando más y más. Me sentí tan feliz de estar siendo llenada por su néctar que mi cuerpo respondió en un orgasmo largo, apretando y aflojando con fuerza su verga. Se inclinó sobre mi, aun ambos temblando, sentía como su leche salía por los lado y llegaban hasta mi culo. Me metió su lengua en mi boca, la mía lo recibió con agrado, el acariciaba mis senos mientras disfrutaba de nuestro beso hasta que los espasmos que hacía su verga dentro de mí se hicieron menos frecuentes y con menos fuerza.

 

Beso mis senos, los apretó con ambas manos y se puso de pie. al momento de que él sacó su verga, sentí el característico dolor final por sus dimensiones, me enderece y pude ver su hermosa verga, aun estaba algo dura, pero no había perdido su tamaño ni grosor. La vi brillosa por mis jugos, con gotas de semen por encima de todo el tronco y con más gotas de semen resbalando por sus dos lados y la punta, la veía palpitar arriba y abajo, tambien vi que sus huevos estaban brillosos por nuestros jugos y con más semen. Aun con la respiración algo agitada me baje de la mesa, me puse de rodillas y sin mirarlo y sin preámbulos meti esa hermosa verga en mi boca. No la pude meter toda de un solo golpe por lo enorme que es, pero si la punta. Llegó a mí el maravilloso sabor de macho, sentía como sus venas y toda su carne palpitaba dentro de mi boca, mi lengua se encargaba de limpiar todos los rastros de semen, y despues chupe con fuerza su punta, chupe y chupe para asegurarme que no quedaba mas semen dentro. Escuche un “eso es puta” de parte de mi director “dejarla bien limpia” decía, mientras yo seguía limpiando su verga y sentía como su semen que tenia en mi vagina escurría por mis piernas y llegaba hasta mis rodillas ensuciando el piso. Con una mano levante su verga y con la otra me sostenía de una de sus piernas mientras pasaba mi lengua por sus huevos, recogí toda la leche que tenían pegada y después me los metí en la boca, primero el derecho y después el izquierdo; grandes y duras bolas de macho alfa, jugué con ellos usando mi lengua dispuesta a que se le pusiera dura la verga otra vez y darle placer que solo un cuerpo joven y tierno como el mio le puede dar a un macho experimentado como él, pero mi director me tomó del cabello jalando con algo de fuerza por mi resistencia a despegarme de su verga.

 

-Es suficiente glotona, tengo cosas que hacer.

-Esta bien -hice un puchero de niña mimada que no le dan su dulce y me levante dándole un beso a la punta de su verga.

-Que buena puta eres, no me equivoque contigo, la mejor carne que e probado.

-jijijiji…

-Te deje algo desalineada

-ahorita me arreglo.

 

me abroche mi blusa, y me acomode la falda, y es ahí cuando me di cuenta que estaba aun saliendo mucha leche de mi vagina, tanta que ya me llegaba mas abajo de mis rodillas. Lo primero que hice fue tomar mi suéter y comenzar a limpiar todo ese desastre. Limpiaba y escurría más, limpiaba y escurría más; cuando pensé que ya no saldría mucho busqué mis bragas pero vi que el las tenia y las estaba guardando en un cajón, ¡Con mas bragas! eran muchas, recordé que me dijo que no era la única, y que sería su joya de la corona, su mejor puta, la favorita y sin saber porque eso me llenó de orgullo. me beso agarrándome con una mano de mi culo y con la otra de mis senos, después dándome una nalgada me dijo.

 

-Tengo que disfrutarte con más calma en mi casa.

-Cuando quiera jijijij…

-Yo te avisare cuando.

 

Me di media vuelta para salir cuando me da una fuerte nalgada de despedida, yo solté un gritito de sorpresa, lo mire sonriendo y le mande un beso. Al salir me despedí con una sonrisa de su secretaria, segura de que escucho mis gemidos, ella me miro, se despidió de mí con un movimiento de cabeza. Al estar afuera me recargue en la pared mirando al cielo con una sonrisa en la cara por la emoción de saber que ya era la puta del director, su mejor puta porque no era la única, eso no me importo, de hecho me sentí orgullosa de ser la mejor y su favorita. Di un brinquito de felicidad y el semen en mi vagina comenzó de nuevo a escurrir por mis piernas, sorprendida por tanta leche, mire a mi alrededor que na viera eso, ya que comenzaba a llegar por mis rodillas donde no cubre la falda, y salí corriendo a los baños para limpiarme y esperar a que dejara de salir.

 


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Rachel

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Rachel
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)