Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.556 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.743 Miembros | 19.571 Autores | 99.918 Relatos 
Fecha: 29-Jul-17 « Anterior | Siguiente » en No Consentido

Laurita Ragdoll: Viaje a la playa

flaquitaSexy
Accesos: 18.406
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
Laurita es tratada como una perrita por andas de exhibicionista Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Con el dinero que recibí por…bueno, si leíste el relato anterior ya sabes. Nos fuimos a la playa. Yo quería ir a San Pancho; una playa casi virgen y muy bonita. Sin embargo mi novio tenía otros planes.

Él me decía que hace mucho tiempo había ido a “El faro” y que cerca de ahí había una playa totalmente virgen llamada “La llorona”. Para ser sincera no me gustaba mucho esa idea, pero debido a que le debía mucho dinero y no quería volvernos a pelear accedí a ir donde él quisiera. Al final de cuentas es playa; arena, olas…tranquilidad.

Esa misma tarde empacamos todo y a eso de las 7 P.M. salimos a carretera.

Pasaron unas 3 horas y yo ya me estaba desesperando. Él me aseguró que en 4 horas estaríamos allá y no íbamos ni a medio camino. Nos adentramos en una carretera costera muy estrecha, oscura y peligrosa (solo 1 carril) .Era tenebroso; una obscuridad absoluta; solo se veían los 20 metros de la carretera frente a nosotros (era lo que iluminaban los viejos faros de la carcachita de mi novio) y las cegadoras luces de los tráileres que venían en dirección contraria, y que cada que pasaban junto a nuestro auto lo dejaban moviéndose como un bote en marea alta.

Llegó el momento que estaba esperando: mi novio reconoció que no sabía dónde estábamos. Se veían letreros de pequeños pueblos que no nos ayudaban a saber dónde estábamos. Pasaron así 2 horas sumergiéndonos en esa carretera interminable. No veíamos nada, ni a nadie que nos orientara.

De pronto la carretera iba cuenta arriba y ¡Aleluya! encontramos una señal y unas construcciones donde había unos tipos afuera tomando cerveza.Mi novio salió de la cinta de asfalto y se acercó a ellos.

NOVIO: Buenas noches amigos. ¿No saben si me falta mucho para llegar al faro?

HOMBRES: uuhhh  ggggg eeehe eeheh

Solo apuntaban hacia adelante de la carretera y gruñían. Eran como unos cavernícolas que se molestaban porque nos deteníamos junto a ellos. Hasta me dio miedo que se bajaran a asaltarnos. Eran las 12 de la noche y estábamos solo nosotros y esos 6 ó 7 sujetos con cara de secuestradores.

NOVIO: No manches flaca, estos pinches Michoacanos son como simios. Imagina si así tratan a todos los turistas.

YO: Tranquilo amor, seguramente ya estamos cerca y por eso solo apuntaron.

Y así fue, un kilómetro más adelante había un pequeño pueblo de no más de 50 casitas y junto a él un letrero viejo y oxidado que decía “El faro”.

Nos metimos por una pequeña brecha llena de árboles de plátano y 200 metros más adelante : Un mar monumental, furioso y excitante. Rugían olas enormes que se estrellaban contra las rocas. Había valido la pena el trayecto. A unos 500 metros se veía el faro que daba nombre al lugar.

Estábamos ahí, como unos tontos observando el espectáculo de esa marea alocada, cuando se nos acercaron 2 personas. Unas inditas y nos preguntaron: ¿Van a acampar?

NOVOIO: Si, tenemos nuestra tienda de campaña.

MUJER: Va a caer una gran tormenta, tienen que estar bajo una de las palapas. Son 200 por noche.

NOVIO: ¿y si acampamos fuera?

MUJER: Son 200 por noche y no pueden hacer fogatas. En la mañana me pagas, buenas noches.

Definitivamente estos pobladores eran, o se creían los dueños de la playa. No quedó más remedio que meternos en su búngalo y armar dentro  la casa de campaña. Ya comenzaba a llover y con lo cansado que estábamos no hicimos más que dormir, a pesar de los cangrejos que se metían bajo la casa.

Amaneció y hacia un estupendo clima. No había dormido muy bien por la tormenta y los cangrejos, pero rápido s eme olvido todo cuando llegaron las mujeres con un desayuno y nos sirvieron jugo de naranja, huevos y fruta. Después de todo no estaba nada mal.

La playa estaba prácticamente vacía. No era temporada alta y teníamos toda la playa para nosotros.

Solo estaba un lanchero  y su hijo con unas 4 lanchas, las señoras que nos atendían y unos buques que se veían pasar a lo lejos (salían constantemente de Lázaro Cárdenas creo).

NOVIO: Vamos a caminar flaca, vamos al faro

YO: ¿Hasta allá?

NOVIO: No está muy lejos, en 10 minutos llegamos. Tenemos todo 2 días completos para no hacer nada.

YO: ¿Pero a qué quieres ir hasta allá?

NOVIO: A tomarte fotos en el faro

Esa idea me convenció, así que comenzamos a caminar por la playa. Él me iba tomando fotos. (estaba vestida con un bikini no muy sexy de puntitos de colores y fondo blanco)

NOVIO: Te ves hermosa con ese bikini, resalta tu piel morena.

YO: Gracias

El comenzó  a tomar video mientras yo caminaba por la playa dibujando corazones en la arena. Unos 200 metros antes de llegar al faro, el lanchero que tenía sus embarcaciones ahí nos dijo:

LANCHERO: ¡Tortolitos. Ayúdenme!

Nos quedamos con cara de “¿What?”

LANCHERO: Ayúnenme a empujar la lancha hasta el agua y les doy una vuelta.

No teníamos opción. Nos pusimos atrás de la lancha  y comenzamos a empujar entre los 4 (el lanchero, su hijo y nosotros 2) y con mucho esfuerzo llegamos a el agua.

Nos dio una vuelta por la bahía, pero solo por 5 minutos.

NOVIO: No sea gacho, llévenos un poco más lejos.

LANCHERO: Te puedo llevar a “la llorona”, está más bonito que aquí. Esa playa si es virgen y los puedo dejar ahí ahorita y voy por ustedes en unas 3 o 4 horas.

NOVIO: ¿Y si no vas?

LANCHERO: Si no voy no me pagas. Adema si quieres venirte antes la carretera está a 500 metros y a esta hora pasan camiones cada 15 minutos.

NOVIO: ¿Cómo ves flaca, vamos?

YO: ¿Pues a eso venimos no?

Inmediatamente el lanchero nos llevó a esa playa. Tardamos como 20 minutos en llegar. La vista de toda la costa desde la lancha era genial. Definitivamente estábamos pasándola genial.

Nos bajamos de la lancha un poco más allá de la playa, junto a unos riscos. Era excitante saber que estaríamos solos.

LANCHERO. Vengo por ustedes a las 2.

El lanchero se fue poco a poco hasta que se perdió tras la bahía. Nosotros estuvimos ahí caminando entre los arboles de plátano, toda estaba lleno de puros arboles de esos.

NOVIO: Deja te tomo unas fotos en los riscos.

YO: ¡Oye!, vine a descansar no a hacer sesión de fotos.

NOVIO: Solo unas pocas y ya después haces lo que quieras.

Entonces caminamos a las piedras. Era un lugar hermoso, un pequeño rio desembocaba ahí entre las rocas y el me comenzó a  tomar fotos ahí.

NOVIO: ¡Voltea! ¡De perfil! ¡Agáchate! ¡Arrodíllate en la arena!¡Acuéstate en esa piedra¡

Ahora cuando veo esas fotos no me cabe la menor duda de lo buen fotógrafo que era este wey y lo hermosa y sexy que era a mis 18.

NOVIO: Amor, quítate el bra.Hazte a un lado la tanguita.

Yo solo obedecía. No era la primera vez que posaba sin ropa para él. Así seguimos un buen rato tomando fotos totalmente desnuda entre las rocas, el agua y arena. Después de un rato me vestí y nos fuimos a meternos al mar. Pasamos horas besándonos, tocándonos y disfrutando.

De pronto comenzó a escucharse música de banda (odio esa mierda) y unos segundos después, una camioneta llena de nacos irrumpió en la playa. Incluso metían la pick up al agua. Después se estacionaron muy cerca de nosotros y con cervezas e la mano comenzaron a desnudarse.

Unos se quedaron en puros calzones, pero hubo un par que no tenían nada abajo del pantalón. Mi novio me volteo a ver y dijo.

NOVIO: Esperemos un poco y nos vamos. No quiero que se vea tan obvio.

Estábamos cerca de las rocas y unos de ellos comenzaron a subirse y aventarse clavados al mar. Otros comenzaron a nadar muy cera de nosotros, demasiado cerca.

Mi novio me tenía abrazada  y solo nos veíamos el uno al otro tratando de no estar viendo a los mugrosos esos. Pero de repente sentí que algo tocaba mi colita. No era una mano precisamente. Uno de estos tipos me estaba repagando su verga bajo el agua .De pronto estábamos rodeados por 8 tipos que habían como que se divertían sin prestarnos atención, pero yo sabía que la situación no era normal.

Se acercaron más y a pesar de que mi novio me tenía abrazada comenzaron a tocarme. Mi novio me agarró para sacarme de ahí, pero antes de que pudiera hacer algo, ya lo tenían agarrado con una llave e inmovilizado. Lo retiraron hacia la playa y lo aventaron al suelo.

HOMBRE: Ahí quédate, no creo que puedas contra los 8.

Eran unos tipos nacos, horribles, anchos, con bigote de indio. Clásicos michoacanos feos. Unos de 20 años, otros como de 40 y un que se veía como de 13.

HOMBRE: Compadre, ahora si vamos a comer caviar. Hahhaahahha.

HOMBRE 2: Esta putita es lo que me recomendó el doctor.

YO: ¡Por favor déjenme ir!

HOMBRE 1: Cállate pendeja. Ahí estás de puta tomándote fotos sin calzones.

No había mucho que hacer. Estaba yo con medio cuerpo en el agua y 5 tipos desnudos rodándome y listos para retacarme sus vergas en cada agujero.

Me agarraron y traté de forcejear, pero uno de ellos me agarró del cabello muy fuerte y otro me dio una cachetada que casi me tumba un diente.

HOMBRE 3: Mejor flojita cabrona o te echamos a los tiburones.

Voltee a ver a mi novio y estaba peleando contra 2 de ellos. Pero otros se les unieron y creo que él se rindió, porque solo lo veía sentado junto a la llanta de la camioneta.

Me sacaron del mar y me llevaron junto a los arboles de plátano.

HOMBRE 2: Agárrate bien del árbol porque te vamos a dar duro.

ME agarre con mis 2 manos del árbol y ahí fue que me bajaron la tanga y arrancaron el bra.

HOMBRE 1: Agáchate más perra, que no alcanzo a metértela.

Yo me agaché y el me la metió de un solo golpe.

YO: ¡Déjenme, déjenme cabrones!

En eso uno de ellos me dio un puñetazo en las costillas y caí de bruces a la arena. Estando ahí uno de ellos se acercó a mí y me dijo al oído:

HOMBRE: ¡No estamos jugando, o aflojas o los enterramos a ti y tu novio aquí mismo!

Entendí que tenía que comenzar a actuar, a imaginar que era deseado y utilizar toda mis habilidades para dejarlos satisfechos.

Yo estaba en cuatro patas y unos tras otros pasaban y me clavaban la verga en la vagina mientras los demás decían vulgaridades mientras tomaban de las cervezas que siempre traían en la mano.

HOMBRE 3: ¡Qué rica estas putita! ¡Qué envidia le tengo a tu noviecito!

HOMBRE 5: Estas flaquitas se la tragan toda .Deja le estreno el culito.

HOMBRE 3: Cual estrenar, esta puta se ve que se ha tragado muchas vergas por ese agujero.

NIÑO: No sean gachos, déjenme algo.

Entonces voltee y me quedé con el ojo cuadrado cuando vi al verga del niño. Era enorme y hermosa. Y ellos deben de haber notado que me mordí el labio porque uno dijo.

HOMBRE: Hahaha mira Pancho, a esta puta ya se le hizo agua la cola.

Entonces “Pancho” me clavó centímetro a  centímetro de su gorda y larga verga.

HOMBRE 4: Pancho, te la cambio hahahahahahha

Me estuvo bombeando un rato y después llegó otro, el más robusto y me cargo mientras me la metía por la vagina. Quedé entonces como sándwich, con una verga en mi culo y otra en mivagina.Sinceramente yo me abrazaba de la cabeza del viejo.

Después de un rato me aventaron al suelo y otros tomaron su turno. Me hicieron doble penetración. El viejo boca arriba besándome las tetas mientras penetraba mi vagina, los demás turnándose mi culo y otros haciendo que les chupara la verga. Era la primera vez que tenía 3 vergas dentro. Sabía y quería hacerlo algún día, pero jamás pensé que llegaría de esa manera.

HOMBRE 5: ¡Ey amigo! ¿No quieres jugar? hahahahhaha

HOMBRE 2: Traigan a ese cabrón, es su vieja y también quiere violarla.

Entonces le dijeron a mi novio que me cogiera y él se acercó.

HOMBRE 1: Ándale, es tu turno.

Mi novio estaba muy excitado por la escena y me clavó la verga en el culo. Sabía que no tenía otra opción, ya que después me dijo que lo habían amenazado con una pistola en la camioneta.

El más viejo y gordo de todos se puso sobre mí y dijo.

VIEJO: Anda mi amor, límpiale el culo a papá.

Entonces con mis manos abrí sus nalgas y comencé a darle lengüetazos en el culo. Me llené la boca de sus pelos y le metí la lengua hasta el fondo.

VIEJO: Amigo, que bien amaestrada tienes a esta perrita. Es una lameculos de primera. Ahahahhaha

Unos se fueron a sentar y seguir tomando en la camioneta. Creo que estaban tan borrachos que se cansaron pronto. Mi novio ya se había venido dentro de mi culo y se había retirado. Otros comenzaron a venirse en mi espalda y cara.

HOMBRE 2: Se acabó el primer round. Amárrenla en un árbol.

Entonces me ataron las manos atrás y me pusieron junto a un árbol.

HOMBRE: Tenemos todo el día para seguir montando a esa sirena hahahahah.

Pancho se acercó a mí y me comenzó a  besar en la boca, me metió la lengua y to también. Se puso de pie y con comenzó  a vaciar toda la cerveza que se había tomado en mi cara.

HOMBRE: Hahahhaha Pancho, te pasas de verga.

Entonces todos los demás fueron y se mearon sobre mí. Parecía que habían tomado mil cervezas porque salían litros y litros de meados de sus vergas.

HOMBRE 4: Abre la boca piruja. Tómate mi agüita amarilla.

Solo tomé 1 o 2 tragos, lo demás lo tiraba por los lados (la verdad es que sabía a cervecita).

Volteé con el viejo y le dije:

YO: Cógeme pues, no que muy chingón.

El muy cabrón hizo algo que jamás hubiera imaginado. Fue a un árbol y arrancó un plátano, lo pelo y me lo metió por el culo. La verdad es que se desbarató, solo un trozo me quedó ahí adentro, pero fue la forma que tuvo el viejo de quitarme lo hocicona

Fue entonces que a lo lejos se escuchó una lancha.

HOMBRE 2: Vámonos cabrones. Te salvaste pinche puta. Gracias por visitar nuestra playa.

Entonces subieron todos y se fueron, dejándonos solo a mi novio sin palabras para decirnos. Nos vestimos y nos metimos al mar.

LANCHERO: Ya llegué. Me vine antes porque parece que va a llover. Súbanse.

Nos subimos a la lancha y en el camino el teléfono de mi novio se le cayó de la bolsa de su bermuda. Sin que él se diera cuenta comencé a ver sus fotos y para mi sorpresa había un video. Un video donde salía yo, siendo violada por unos indios michoacanos mientras mi novio filmaba con una mano y se jalaba su verga con la otra. Lo borré de inmediato y se lo di. Él se quedó con cara de inocente y dijo:

NOVIO: ¿Quedaron sexys las fotos verdad?

No volvimos  a hablar del tema. Nos quedamos otro día en la playa, cogimos varias veces entre los arboles de plátano (incluso mientras las señoras nos veían) y nos regresamos el domingo a mediodía. Jamás volvimos a hablar de ese tema y solo lo recuerdo cuando veo esas lindas fotografías que el pervertido de mi novio me tomó.  ¿Quieres verlas?

Laurita Ragdoll


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© flaquitaSexy

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (5)
\"Ver  Perfil y más Relatos de flaquitaSexy
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)