Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.532 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.714 Miembros | 19.563 Autores | 99.889 Relatos 
Fecha: 30-Jul-17 « Anterior | Siguiente » en Trios

El voyeour generoso

morbox69
Accesos: 9.206
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 27 min. ]
 -   + 
Seguimos descubriendo nuestro limite y vamos descubriendolo avanzando siendo cada vez algo mas atrevidos y decididos. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Relato 3 (Voyeour)

Con el recuerdo de nuestra experiencia en el coche, y nuestro voyeour espontaneo. Desde entonces, le proponía que podíamos practicar sexo con otras personas, bien que participen con nosotros o no, cada vez mas deseaba ver a mi mujer disfrutar recibiendo placer de otros, la verdad me ponía muy cachondo. En mi cabeza imaginándome su encuentros sexuales con Juan, en mi mente la veía siendo follada por aquel desgraciado, pero reconozco que se me ponía dura. Eva me respondía que no estaba preparada, aunque estaba mas animada. Aproveche esa rendija y seguí buceando por las redes, descubrí un par de paginas de contactos, haciendo un perfil y abriéndome una cuenta en messenger exclusivo para el golferío. Poco a poco cada vez en las conversaciones surgía el tema, sin ser una obsesión, pero si nos introdujo en un ambiente de pareja morboso y excitante, que nos llevaba a disfrutar de nuestras relaciones cargadas de fantasías y mas morbosas si ya no lo eran suficiente.

Después de insistir y con su rechazo por costumbre. Pero una noche después de follar, fantaseamos como siempre de diversas situaciones y vi que podría ser una buen momento y le propuse que por que no quedar con un mirón y volver a sentir de nuevo la experiencia de aquella tarde. Eva me sorprendió …

Eva- La verdad que pienso en ello y me pone, ¡Vale!

Nos planteamos como lo haríamos.

Yo- ¡Cariño! Yo me encargo de todo y tranquila no te preocupes, pues ningún sufrimiento ni mal te deseo. Pese a ser humanos somos animales y como tales nuestros instintos nos hace comportarnos como tales, el ser racionales es lo que nos diferencia en inteligencia pero no los comportamientos a veces.

Cuando llego el fínde con tranquilidad me puse a ojear las distintas paginas de y contactos , chats y demás por Internet. Fui a dar con un anuncio en una revista que decía:

Empresario casado de 52 años de paso por Barcelona. Soy hombre elegante, atractivo, educado y me pone gratificar económicamente a pareja por dejarse ver follar”

Me dio morbo un tío maduro, entonces nosotros teníamos unos 38 o 39 años, y el hecho que gratificaba económicamente, no lo necesitábamos, pero si nos dio un punto muy morboso. Espere el momento oportuno para decírselo a Eva y que mejor momento durante la sobremesa relajados en el sofá, estando muy acaramelados con caricias besos y poco mas por estar los críos por casa. Le comente con todo lujo de detalles.

Eva- ¡No se! ¿Por que no busca una puta para eso?

Yo- No se, seria cuestión de preguntarle.

Eva- ¿Tu como lo ves? ¡No se!

Yo- Podemos contestarle y ver si nos responde y nos diga mas.

Eva- Bien pero esto lo tenemos que hacer entre los dos.

Yo- ¡Claro! A si tiene que ser.

Pasadas un par de semanas sonó mi mobil, un numero que no reconocía…

Yo- ¡Dígame!

Tlf- ¿Manu?

Yo- ¡Si!

Tlf- Buenos días me llamo Rubén. Y me contestaste a mi anuncio.

Yo- Si somos pareja y nos gusto tu propuesta pero nos gustaría saber un poco mas de ti y lo que deseas. Para nosotros es la primera vez que contestamos a un anuncio y nunca emos quedado con nadie.

Rubén- ¿A si que no tenéis experiencia en el mundo liberal?

Yo- ¡No! ¿Seria un problema?

Rubén- No, todo lo contrario, eso me pone mucho mas.

Yo- Bien, cuéntame entonces.

Rubén- Mira, esto lo hago de vez en cuando y siempre fuera de la ciudad de donde vivo, por el anonimato, y me da mucho morbo ver follar y pagar por ello a una pareja, pues me lo puedo permitir, es si pago es como un símbolo como de compraros ese momento, sois míos y mando yo, eso si tranquilos nada de cosas raras de sado y todo eso soy un mirón compulsivo. Si estáis dispuestos os ofrezco 200 euros.

Yo- Somos nuevos en esto y claro siempre hay dudas, pero estamos decididos, aunque la ultima palabra la tiene mi mujer. No te conocemos ni sabemos como eres y hay recelo.

Rubén- No hay problema ahora te mando una foto, pero te pido que me mandes una vuestra, no hace falta desnudos jajajajaja. A si nos conocemos y vemos.

Pasaron un par de minutos y recibí una foto de Rubén. Fue entonces cuando yo le mande una de nosotros del verano una salida que hicimos a la costa.

Rubén- Me gustáis y sobre todo tu mujer y que buenas tetas tiene.

Yo- Si esta muy buena y es guapísima, multiorgásmica y le encanta follar.

Rubén- ¡Ummm! Mira os propongo que quedemos , y si no hay filing cada uno por su lado.

Yo- Ok me parece bien pero se lo digo a Eva, mi mujer, y te llamo con la decisión.

Rubén- Me parece bien, yo estaré el Domingo en Barcelona.

Yo- Ok, te digo algo. Un saludo.

Rubén- Espero vuestra respuesta.

Cuando llegue a casa, después de cenar y los críos ya acostados, fue cuando le dije a Eva que me había llamado el voyeour. Le conté todo lo que hablamos y no pareció que le disgustara.

Eva- ¿Tu que dices? ¿Como lo ves?

Yo- Mira como lo veo

Le puse su mano en mi entrepierna pues tenia la polla dura pensando en la situación, metiendo su mano bajo mi pantalón de chándal agarrándomela y besándome con pasión.

Eva- Pero no sabemos como es.

Yo- Si, me ha mandado una foto y yo le he mandado una nuestra luego.

Eva- ¡Que dices! ¿ A ver que foto le has mandado?

Yo- Tranquila la de la costa de este verano.

Eva- Bien, enseñame como es el

Abrí la carpeta de fotos del mobil y enseñando a Rubén

Eva- Bueno solo se le ve de hombros hacia arriba pero se le ve muy apuesto y atractivo.

Yo- Y muy discreto y educado. ¿Que dices entonces?

Eva- La verdad que me pone me da mucho morbo, a veces recuerdo lo del coche con el morito y me pongo cachonda. Me apetece.

Yo- Pues entonces tengo que llamarle y decirle que bien que estamos dispuestos.

Marque su numero de teléfono, sonó varias veces, pero no me contesto, pensé que podría estar con su familia u ocupado y no insistí. Decidí mandarle un sms.

Al día siguiente recibí otro mensaje de Rubén, que perfecto que el estaría en Barcelona el Domingo y yo me encargara de todo que ya le diría. Que le mandara por mensaje todo.

A Eva le propuse de alquilar un apartamento, como ya habíamos hecho en otras ocasiones para nuestras escapadas de pareja, cuando bajábamos a Barcelona, pues nosotros vivíamos a uno cincuenta kilómetros en un pequeño pueblo.

Llame a los apartamentos y reserve uno para el Domingo por la noche. Cuando ya lo tenia todo reservado le mande como me pidió un mensaje con la dirección de los apartamentos y la hora, las 11 de la noche, confirmándomelo todo seguidamente.

Desde ese momento teníamos los nervios de los novatos, con todas las dudas del mundo, y durante los tres días que quedaban hasta el Domingo pensando como nos preparábamos y haríamos, pero llegando a la conclusión que las cosas hay que dejarnos llevar.

Y llego el Domingo, los críos se quedaron en casa de mis padres. Eva sobre las seis de la tarde se metió en el baño, arreglándose esmeradamente, y después y acicalarme yo también teníamos decido, bajar a Barcelona e irnos a cenar, lo que hicimos, un restaurante en la zona de la plaza Francesc Macia próximo a los apartamentos. Durante la cena…

Yo- Me tienes muy sorprendido.

Eva- ¿Por?

Yo- Te veo muy tranquila, yo estoy mas nervioso que yo.

Eva- Vamos a follar y disfrutar como otras veces en nuestras escapadas de pareja. El hecho de que vaya a ver alguien lo hace muy morboso y el que nos pague me pone, ¡Sentirme zorrita!

Yo- Me gustas con esa actitud tuya y me pone tener una esposa tan guarrilla.

Terminamos de cenar y nos dirigimos hacia el apartamento. No era muy grande pero si muy acojedorés para lo que estaban destinados. Al entrar un pequeño recibidor, separado del salón por un biombo, el salón con un sofá, una mesa centro con una pequeña caja de madera con varios departamentos donde había cigarros, cerillas, y preservativos, un mini bar con bebidas, la televisión, la que encendí y directamente ya seleccionado un canal porno, la dejamos en ese canal bajando el volumen casi al máximo pero se podía oír los jadeos como fondo ambientando junto la música que Eva selecciono en el ambiente musical. Al lado una pequeña cocina con una barra americana abierta al salón y una nevera con un poco de todo. Junto al televisor estaba la puerta del dormitorio amplio, con una cama grande, con un colchón no muy blando, ideal para follar, frente a ella un mueble con un gran espejo y a su izquierda un confortable sillón, frente a el el baño, con una bañera de hidromasaje grande.

Abrí una botella de cava, bastante frio, serví dos copas para brindar por nosotros y nuestra nueva experiencia.

Se aproximaba la hora, mi mujer me dijo que se iba a preparar, para nada sabia que tenia pensado pues no me había comentado nada, estaba visto de que no dejaba de sorprenderme. De su bolso saco una bolsa de plástico, dándome un pequeño pico…

Eva- Relajate que enseguida salgo

Estaba muy decidida y entre el vino de la cena, el par se copas de cava fresquito que habíamos bebido teníamos un buen puntito. Pasaron unos diez minutos y se abrió la puerta del dormitorio, salio con una camisa miá blanca de seda a medio abrochar, por lo que se podía ver casi todo sus pechos, sin sujetador, un tanga brasileño negro transparente.

Yo- ¡Uffff cariño estas para comerte y reventarte a polvos.

Eva- jajajajajaja Tranquilo la noche es larga, no te impacientes.

Se me acerco, y dándome un morreo, con su lengua asta el fondo de mi boca para después susurrarme al oído mientras me metía su mano en mi paquete...

Eva- Estoy muy cachonda.

A los pocos instantes sonó el timbre de la puerta.

Eva- Dejame que mire primero por la mirilla.

Yo- ¿Que tal? ¿Abrimos?

Eva- SI, muy bien.

Me respondió con cara picarona y dirigiéndose hacia el salóncito.

Abrí la puerta y vi un hombre con un aspecto fenomenal. Un señor sobre 1.80 metros de altura, se notaba que se mantenía en forma, bastante moreno y pelo corto canoso. Ofreciéndome su mano.

Rubén- ¡Encantado Manu!

Yo- Encantado Rubén, pasa.

Entrando el por delante mio, encontrándose a Eva, ofreciéndole ella una sonrisa devolviéndole el con otra y dándose un par de besos.

Rubén- Manuel te felicito tienes una mujer preciosa.

Yo- Ya te lo dije.

Eva- ¡Gracias! Tu también ere un hombre muy atractivo. ¿Quieres algo de beber? ¿Una copa de cava?

Rubén- Si, gracias

Nos sentamos yo en una butaca frente al sofá donde se sentó el y a su lado Eva cruzando sus piernas dejando ver por bajo la camisa sus muslo y su escote dejaba al aire casi un pecho fuera, Rubén no perdía detalle. Nos pusimos a charlar en un principio de temas intrascendentes, pero la conversación fue subiendo de tono y nos contó que el tenia dos vicios que era el trabajo y el sexo. Y tal vez por eso no he podido tener una relación estable. pero por su trabajo había viajado mucho y tenia mucho vivido. Miro fijamente a mi mujer diciéndole…

Rubén- ¡Eva me encantan tus tetas! No puedo evitar mirarte.

Ella sonrió y se sonrojo

Rubén- ¿También te gusta follar?

Eva- Si , me encanta y estoy muy caliente ahora.

Rubén seguía mirándola con cara de deseo a la vez que se tocaba su entrepierna. Levantándome y acercándome a ella, me arrodille frente a ella para estar mas o menos a su altura, morreándonos con deseo jugando con nuestras leguas, bese también su nuca. Ella paso una mano por dentro de su camisa acariciando sus tetas, sus pezones estaban duros, se le marcaban en la seda y con la otra mano empezó a desabrocharme el cinturón del pantalón y seguidamente bajarme la cremallera. Lamiéndonos mutuamente nuestras lenguas, mi polla empezaba a estar dura, agarrándomela por encima del slip. Pase a acariciarle sus grades pechos jugueteando con sus pezones por bajo de la camisa.

Rubén estaba muy cachondo pero sabia como disfrutar del momento, se había quietado el jersey apreciado los resultados del gimnasio, no estaba cachas pero si fuerte y musculado. Con otra copa de cava que se había servido observándonos atentamente.

Eva- ¿Os parece que vayamos al dormitorio?

Yo- Si, mejor.

Entramos en el, Rubén se sentó en la butaca colocándola junto delante de la cama a un metro de ella que estaba inclinada hacia mi o sea dándole a el la espalda, con un primer plano espectacular del culo de mi mujer con la cinta del tanga entre su culo. Eva me tumbo sobre la cama, estirando de las pernas de mi pantalón, bien se podía apreciar lo cachondo que yo también estaba, puesto al quitarme el pantalón con el salio mi slip y apareciendo mi polla tiesa como un mástil de bandera. Eva se desabrocho del todo la camisa e inclinándose, empezó a comerme suavemente la polla, se situó de forma que Rubén podía ver estupendamente la mamada y sus pechos que se balanceaban acompasados con el movimiento de su cabeza. Sus movimientos cada vez eran mas rápidos mas intensos y mas profundos, estaba muy cachonda y comportándose como una buena zorra viciosa, salivando bien mi duro rabo que podía sentir como la saliva bajaba por mis testículos rasurados e intercalando con un buen pajote, mirando a Rubén con cara de fulana sonriéndole con su lengua en mi capullo.

Quitándome yo la camisa y después haciendo lo mismo con la de Eva y colocándola en mi lugar, cambiando las posiciones, le abrí las piernas, entrando entre sus nalgas atacándole a su coño completamente depilado y brillante de lo húmeda que ya estaba. Jugueteando con mi lengua por sus labios exteriores muy mojados, jadeando ella por su excitación y el placer que percibía con mi boca. Mientras se magreaba sus voluptuosas tetas, agarrándose los pezones, cabeceando de un lado a otro recibiendo su primer orgasmo al saborear yo su clítoris absorbiendo sus flujos y viendo como su coño se abría.

Rubén se había desabrochado el pantalón y se acariciaba por dentro del bóxer.

Yo seguía con mi lengua pasándosela por todos los recovecos, llegando a su clítoris que lo tenia duro, parecía una pequeña perla brillante, cada vez que con mi lengua se lo acariciaba se estremecía. Todo lo acompañaba introduciéndole en su vagina un dedo muy mojado…

Eva- Cariño acercame el bolso.

Me susurro entre jadeos en mi oído. Alargue mi brazo acercándoselo. De el saco uno de sus juguetes preferidos, Una polla de látex.

Eva- Dame tu polla quiero comerte asta tus huevos.

Empezó a jugar con aquel rabo de goma, Rubén estaba muy cachondo, le pidió a Eva que se la metiera.

Eva- No seas impaciente.

Al mismo tiempo que me comía la miá, empezó a meterse lentamente aquel falo duro de artificial y placentero.

Rubén se quito el pantalón y el slip, quedándose completamente desnudo. Eva que volvía a correrse y de nuevo disfrutar de otro orgasmo, no se apercibo de su la desnudez de nuestro voyeour. Cuando se dio cuenta se quedo sorprendida como me había quedado yo al ver la polla de Rubén. Eva al verla…

Eva- Ummm que rica que apetitosa.

Yo sabia que era de su agrado, por los comentarios que siempre me había hecho . No era larga pero tampoco corta pero si gorda. Jamas la había visto tan salida y me encantaba verla a si. Me tumbo en la cama, con los pies apoyados sobre el colchón, colocándose frente mi pene completamente tieso, con sus piernas abiertas y el coño húmedo a escasamente unos treinta centímetros de aquella polla, que yo sabia sin ninguna duda que a Eva le encantaría sentir.

Inclinándose su cabeza hundiéndose entre mis muslos y agarrando mi polla engulliéndosela entera jugando con su lengua por mi tronco tieso.

Rubén tenia una panorámica esplendida, aquel coño abierto y chorreoso a una mínima distancia que con un solo impulso serviría para clavársela. Pese a ello ni lo intento, cosa que a mi me hubiera encantado ver como se follaba a mi mujer,.

Rubén- ¡Joder! Estoy como una moto de cachondo Eva creo que eres una buena zorra.

Eva- Si lo soy pero ni yo misma creía que tanto.

Rubén- Tiene el coño al rojo y empapadísimo ¡Ufff!

Eva- ¿Te gustaría tocarlo? Veras lo caliente que esta.

Rubén- Claro que me encantaría

Eva- ¿Cariño te importa?

Yo- Aquí quien manda esta noche eres tu.

Eva- Rubén mete tu dedito y veras como estoy de caliente.

Mientras seguía pajeándome a la vez que observaba como Ruben metía su dedo en su coño. Yo que ya estaba a punto de reventar esa imagen de ver un hombre extraño follando con sus dedos el coño de mi mujer , me hizo correrme, aunque quise aguantar mas y disfrutar de lo tanto tiempo había deseado.

El jugueteaba con sus dedos por dentro de su agujero a lo que no tener Eva en tener de nuevo un orgasmo, mojándole la mano a su digital follador.

Eva girándose quedándose frente a Ruben, colocándose sobre mi polla a la vez que el le ofrecía sus dedos empapados, agarrándole Eva la mano e introduciéndose sus dedos mojados en su boca lamiéndoselos y succionándolos como si le hiciera una mamada. Mientra culeó hacia mi metiendo mi falo entre sus labios hinchados, mojados y con ganas de polla. Colocándome cómodo y con movimientos lentos empezaron mis envestidas.

Eva- ¡Dame fuerte cabrón, estoy cachondísima!

Seguí dándole mas y mas fuerte como nunca la había follado. Sus tetas se balanceban de arriba abajo al compás de mis clavadas profundas, Ruben se puso de pie frente a ella meneándose con una mano su pollón gordo, mientras con la otra magreaba las tetas de Eva con sus pezones duros. Eva le agarro su rabo venoso y tieso, sin parar de follarme ella, pues había cogido las riendas de las penetraciones.

Me corrí echando mi leche dentro de aquel coño tragón vicioso, a la vez que ella repetía otro orgasmo y lo que le hizo dar un par de gritos fuertes e intensos de gusto y gemir insistentemente sin soltarle el gordo falo de Ruben, saliendo de con fuerza un gran chorro de lefa densa que impacto en las tetas de mi esposa y que chorreaba por ellas bordeando su duros pezones.

Los tres nos quedamos exhaustos de placer, ella tumbada hacia arriba sobre mi y Ruben sentado frente a nosotros en el sillón.

Cuando nos recuperamos, nuestro acompañante entro en el baño a darse una ducha, y nosotros aprovechamos para comentar nuestra experiencia recién vivida.

Eva- Cariño ¡Me ha encantado! Ha sido muy morboso y excitante.

Yo- ¿Te hubiera gustado saborear ese pollón?

Eva- El hecho de tenerla y no follársela mientras disfrutaba como lo estaba haciendo me ponía muy caliente y muy morboso.

Ruben salio del baño.

Ruben- Sintiéndolo mucho me tengo que ir que a primera hora ha Lóndres.

Yo abrí otra botella de cava, llene tres copas y Rubén ofreció un brindis por la buena noche que habíamos pasado y en especial por Eva una mujer especial morbosa y tan atractiva.

Una vez ya vestido Rubén de su bolsillo saco unos billetes, dándoselo a Eva a la vez que beso su boca.

Rubén- Es algo mas que lo pactado pero ha merecido la pena.

El y yo terminamos las copas mientras mi mujer fue a asearse y cambiarse al aseo, pasados unos minutos de nuevo disculpándose y diciéndonos que lo lamentaba pero tenia que irse, dándonos un apretón de manos y a Eva salio de la habitación vestida unicamente con mi camisa blanca, Rubén se acerco a ella cogiendo con sus manos la nuca de ella enzarzándose en un intenso morreo jugando con sus lenguas, para mirarle después a sus ojos y dándole las gracias por la noche tan placentera y saliendo del apartamento, cerrando la puerta mirando hacia atrás despidiéndose con una sonrisa.

Mire el dinero, que estaba sobre la mesa hecho una bola, de haberlo arrugado.

Eva- No esta nada mal, pues te lo pasas bien y encima te dan un dineríto.

Yo- Lo repetirías.

Le dije mientras desliaba el manojo de billetes y contaba.

Eva- Por que no, siempre y cuando fuera igual, la situación, la persona, etc.

Yo- Trescientos cincuenta. Le has gustado lo zorrita que eres.

Mirándonos y soltando una mueca de sonrisa los dos.

Yo- ¿Y estarías también dispuesta a lo mismo pero follando?

Eva- Tal vez pero tendría que ser una situación especial y muy morbosa. Si surgiera ya se vería. Por que no jajajajajaja.

Yo con su repuesta me quede sorprendido, y empezando a darme cuanta que Eva mi mujer podría ser mas viciosa y cachonda de lo que yo creía, lo que me propuse poder descubrirlo.

Nos metimos en el jacuzzi, donde nos acaramelamos de nuevo entre las burbujas echamos un polvazo.

Durante los posteriores días, esa noche la comentábamos en varias ocasiones, lo que nos ponía muy cachondos y fantaseando como seria como y con quien podríamos repetir la misma situación o dar otro paso mas.

Eva- Tal vez la primera vez fuera con algún conocido.

Yo- ¿Por que?

Eva- No se, por morbo tal vez, y creo que no seria tan violento y me daría mas confianza.

Yo- ¿Y has pensado alguna vez en alguien?

Eva- Jajajajajaja ¡No te aceleres! Podría ser que alguna vez he imaginado con alguien y tengo que confesarte que me he puesto cachonda. Si llega la ocasión ya te enteraras.

Me dijo mientras me miraba con cara y sonrisa de picara. Y no pude conseguir que me dijera quien era. Desde aquella noche con Rubén todo había cambiado algo , pues eramos mas sinceros en nuestros deseos, y el sexo se convirtió en mas intenso, morboso, y frecuente.

 

Morbox69

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© morbox69

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de morbox69
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)