Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.532 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.714 Miembros | 19.563 Autores | 99.889 Relatos 
Fecha: 02-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Dominación

Mi desconocido AMO 2.

lulu
Accesos: 4.104
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 5 min. ]
 -   + 
Aqui teneis la segunda parte. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Primero de todo quiero agradecer a todas las personas que me han dado sus opiniones en mi primer relato, eso siempre se agradece.

 

Vosotros sabéis muy bien quienes sois 😉.

 

Disfrutadlo ya que con el morbo que me dais con vuestros email, y las sesiones de mi querido Amo he podido seguir con esta segunda parte.

 

Siempre suelo agradecer bastante a la gente que me dice lo que piensa de mis historias, así que no os cortéis y escribirme a mi email que está al final del relato.

 

Voy a comenzar describiéndome ya que en mi primer relato no lo he echo. Soy morena de piel y pelo. Uso una 95C de sujetador y siempre he usado tanga desde que mi madre dejó de comprarme ropa interior jajaja.

 

Bueno lo demás imaginadlo vosotros, vayamos al grano.

 

Con mi Amo en ese dormitorio del hotel, esperaba ya cualquier cosa que me hiciera.

 

Sabía que lo disfrutaría así que qué más da ?

 

Después de 15 minutos de interminables azotes a mi rojizo culo, mi cara estaba empapada de lágrimas y ya no gemía ni le pedía más. De alguna manera me gustaba recibir el castigo, porqué me lo merecía además que al entrar a esa habitación era propiedad de mi Amo y no mía. Estaba ahí para su placer no para el mío.

 

De repente se paró y me ordenó que me levantara.

 

-¿Porqué estas llorando? Acaso no te ha gustado... Puedes responder puta.

 

Su voz estaba llena de odio,  y eso hizo que me mojara incluso más de lo que ya estaba.

 

-Sí me ha gustado, Amo.

 

De repente me dio una abofeteada que me hizo volverme de golpe. Me agarro de la coleta y me estampó la cara contra la pared brutalmente.

 

-Para poder llamarme así, tienes que ganártelo primero. De ahora en adelante me llamaras Señor, hasta que mejores tu conducta de rebelde. Tienes permitido hablar, pero solo  por esta noche. ¿Entendido?

 

Asiento.

 

Me golpeó otra vez la cabeza contra la pared.

 

-He dicho que hables, estúpida.

 

-Sí, Señor. Lo he entendido.

 

-Así me gusta. Túmbate en la cama.

 

Todo esto lo hacía con el antifaz todavía puesto, me resultaba muy excitante el echo de no saber quién era, de no conocerle físicamente. Además que todo es muchísimo más intenso así, al no tener el sentido de la vista funcionando, los otros se disparan.

 

Al tumbarme en la cama se acercó a mí y me ato las manos a ella. Tenía miedo de que al día siguiente me quedaran marcas ya que tenía trabajo, pero a él no pareció importarle en absoluto ya que me agarro muy duro.

 

-Ábrete de piernas. Voy a hacer que te corras de la mejor manera que hayas sentido jamás, seguro que el cornudo de tu novio no sabe apenas comerte las tetas.

 

Hice lo que me pidió dejando a mi depilada rajita abierta completamente frente a él.

De repente sentí un golpe seco de dolor mezclado con placer en esa zona. La sensación que me produjo fue intensa, muy intensa. Me retorcí buscando más, pero tardó en llegar.

 

-Siéntelo zorra.

 

Un golpe, otro, otro, otro. Y así hasta perder la cuenta. Sentía muchísimo dolor en la zona más sensible de mi cuerpo, pero la mezcla del placer era indescriptible.

Me estaba pegando con una fusta y me encantaba y le pedía más y más. Me retorcía en esa cama, deseaba que me follara en ese momento, quería decírselo pero tenía miedo de lo que me podría hacer. Hasta ese momento no supe lo perra que era.

 

Entre lloriqueos le pedía que no parase nunca y entre gemido conseguí correrme.

El no me dio tiempo a recuperarme, me volvió a coger de la cintura y me dio la vuelta completa encima de la cama. Acercó unas tijeras a mi camiseta y me la rompió, no sabía cómo esperaba que volviera a casa.

Tumbada encima de la cama boca bajo, se saco el cinturón y me empezó a golpear la espalda, el culo y todo mi cuerpo. Me dolía no lo voy a negar pero al mismo tiempo le sentía absolutamente llena. Mi Amo estaba siendo muy duro conmigo y no me estaba importando en absoluto. Es más le pedía a gritos más y más, y él me lo daba.

 

-Te he dicho...

 

Azote.

 

-Siempre que te vayas a correrte...

 

Azote. Iba subiendo de intensidad en cada golpe.

 

-Me avisaras primero.

Eso ha sido todo por ahora. Gracias amores mios.

lulu.kuki07@gmail.com


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© lulu

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de lulu
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)